Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Concejo de Caso
Asturias

Cabeza l' Arco

Caleao, 12/2011

JFCamina, 04/2012

 

Cabeza l' Arco.

(Un guapo recorrido circular entorno a una preciosa peña)

Mapas ING: 079-I "Felechosa" (1997).

Inicio y fin : Caleao, Concejo Caso, Asturias.

Recorrido: Ermita de San Antonio de Caleao (670 m.a.) - Caleao (680 m.a.) - ¿Puente? La Campa (790 m.a.) - Cabañas de La Porquera (940 m.a.) - ¿Puente? de La Porquera (950 m.a.) - "La Portilla" (1000 m.a.) - Majada de Xulió (1085 m.a.) - Collá l' Arco (1345 m.a.) - Cumbre Cabeza l' Arco (1600 m.a.) - Collá l' Arco (1345 m.a.) - Majada l' Arco (1180 m.a.) - Valdecerráu - Predeaorio enlace con Los Arrudos PR AS - 61(850 m.a.) - Puente de La Fumiosa (800 m.a.) - Ermita de San Antonio de Caleao (670 m.a.)

Distancia: ± 17,5 Kilómetros circulares.

Tiempos: 5,50 horas =3 h. 00' + 2 h. 30'

Desnivel: 930 mts. de ascensos más su correspondiente descenso.

Terreno: Vereda montañera.

Señalizacion: Si el PR AS-124, pero la ascensión a la peña No.

Creative Commons License


Hace justo cuatro años, en el año 2007, nos acercamos por primera vez al valle de Xulió y la Collá l’ Arco, nos marchamos muy contentos y satisfechos de lo que vimos y disfrutamos, pero nos quedó el gusanillo de subir hasta lo más alto de la Peña l’ Arco, hasta la Cabeza, ahora, en el suave mes de diciembre del 2011, volvimos para quitarnos el run-run y volver a disfrutar de los preciosos rincones que guarda este paraje tan especial entre la falda de la vertiente Casina del Retriñón y la coqueto pueblo de Caleao.

(Ermita de San Antonio en Caleao, Concejo Caso, Asturias, ± 0,0 K / 670 m.a. / 10:30 h.)

Este recorrido es circular, partimos, en dirección Norte, hacia el pueblo de Caleao, del aparcamiento de la ermita de San Antonio y en ella terminaremos después de una guapa marcha, así que está más que justificado dejar el coche bien estacionado a las afueras del pueblo en lugar de comenzar en el propio Caleao, donde se encuentra el panel indicador de la ruta que hoy vamos a realizar.

(Caleao, Concejo Caso, Asturias, ± 0,5 K / 680 m.a. / 10:45 h.)

Cuando estábamos entrando en el pueblo Alfonso se da cuenta que olvidó algo en el coche, vuelvo con él, una buena excusa para que el resto de acompañantes tomen un cafetín en el bar de abajo, el de Zulima, para subir al de Oteru queda un poco fuera de ruta. Al final, todos tomamos café, teníamos margen para ello y empezar con algo caliente, en esta fría mañana, siempre viene muy bien.

(Panel del recorrido que hoy toca, el PR AS-124)

Salimos del bar y nos encontramos con los cubos de la basura y el panel circular de la ruta que hoy toca realizar, no contempla la subida a la peña, esto es una añadido personal nuestro. Dejamos atrás el panel y unos metros más arriba tenemos que girar a la izquierda y cruzar el reguero de Avellero mediante un puente “chabana”, a partir de aquí y hasta la entrada en la zona de la Porqueriza va a ser todo un cómodo transitar por pista terrera, algo húmeda y como consecuendia de ello nos cargamos con algo de barro.

(Cruzamos el reguero Avellero y... ¡comienza el paseo!)

Del pueblo de Caleao no nos olvidamos tan facilmente, ya que tenemos que caminar paralelos a él un tramo hasta que giremos en una larga curva y le damos totalmente la espalda, señal de que nos adentramos en el curso del arroyo de Xulió, así que nos da tiempo a sacar unas cuantas fotos, primero de la parte baja, donde está el bar de Zulima, y después de la zona de L’ Oteru, donde está el otro y se ubica el precioso taller-tienda de cerámica de nuestra amiga Mar, para la cual tenemos un recuerdo y sacamos una foto.

(Sorteando un poco el barro vamos despidiendonos poco a poco del Caleao)

(Zona del L' Oteru)

Tras perder de vista las últimas casas del pueblo, el ancho y cómodo camino pasa a ir en paralelo y por encima al curso del arroyo Xulió, el cual da nombre al valle que estamos adentrandonos, el mismo ronronea un poco, pero sin muchas ganas, el seco otoño se deja notar en su cauce. Entre rusticas cabañas, como las de La Pasera o las de El Ceriscau, vamos siguiendo las señales con cierta atención, ya que algún desvió hacia lo fondero del arroyo puede despistarnos un poco, el recorrido hacia el vá pero muy tendidamente, con tranquilidad y dándole tiempo a que nuestras piernas entren en calor.

(Siguiendo la señalización del PR AS-124)

Tras más de dos y medio kilómetros entroncamos con el arroyo protagonista de la primera parte de esta jornada andariega, el mismo discurre sobre una plancha de hormigón, la cual nos facilita paso, a nuestra derecha está el vetusto puente de La Campa, -¿Cómo pasaríamos si el caudal fuera mayor?, realmente no lo sabemos, no creo que el desvencijado puente estuviera para su utilización, menos mal que hay poco agua, bueno, ¡más bien nada!, ya que parece que el curso del agua va sumido.

(Puente La Campa, ± 2,8 K / 790 m.a. / 11:20 h.)

Dejamos tras nuestro un guapo abrevadero y continuamos la marcha mirando de reojo al puente de La Campa, unos metros más arriba tenemos que hacer caso de la señalización para tomar un ramal a la izquierda y olvidarnos del más suave, el que nos llevaría a visitar las majadas de Les Felguerines, La Cabritera y el collau de Pandefresnu.

(Siguiendo las indicaciones de la señalización tomamos el camino de la izquierda)

La ancha pista terrera discurre por un precioso bosque, donde las fayas, los carrascos y otros árboles norteños son los verdaderos protagonistas. Ahora vamos subiendo con mayor grado de pendiente, hasta el puente apenas habíamos superado los cien metros, así que pronto tendremos que empezar a descontar con fuerza, pues esta va a ser una marcha de más de novecientos metros de desnivel de ascenso, con lo que en algún momento tendrá que volverse cuesto de verdad, aunque esto será poco a poco, sin muchos sobresaltos hasta el ataque a la cumbre de la Cabeza l’ Arco.

(Por bello paraje de floresta norteña avanzamos sin muchos sobresaltos de desnivel)

Después de cerca de cuatro kilómetros de pista, desde que abandonamos el pueblo de Caleao, la misma se acaba y vamos por camino puro, por uno de los que nos encanta y además, por su guapo entorno, podría estar encantado, el que nos da la entrada a las curiosas y singulares cabañas de La Porqueriza. Fue un momento de descanso provocado por las numerosas fotos sacadas de este bello rincón Astur, tras el cual afrontamos otra vez el cruce del arroyo.

(Cabañas de La Porquera, ± 4,1 K / 940 m.a. / 11:50 h.)

A esta zona el arroyo Xulió lleva un poco más de caudal, el cruce del mismo tiene su historia, hace cuatro años lo realizamos haciendo equilibrios por un viejo puente totalmente cubierto de blanca helada, ahora el mismo está fuera de posible uso, así que no nos queda otro remedio que saltar de piedra en piedra hasta la otra orilla, con un poco de suerte nadie mojó las botas.

(¿Puente de La Porquera?, ± 4,3 K / 950 m.a. / 11:55 h.)

Volvemos a mirar de reojo al inutilizado puente de La Porqueriza, a estas alturas del recorrido ya tenemos claro que por aquí en una temporada de lluvias abundantes mejor no venir, podemos encontrarnos con el final de la excursión a las primeras de cambio. Para aliviarnos de nuestras preocupaciones la madre Naturaleza nos depara ahora otro guapo paraje, ya que vamos transitando por un camino flanqueado de bucólicas fayas peladas, su hojas en el suelo hacen las veces de natural alfombra, y en lo fondero del curso del arroyo nos deja unas guapas cascadas, un bello rincón que aún perduraba de la anterior ocasión en nuestras retinas.

(El viejo y debil puente de La Porqueriza, creomos que ya no cumbre su fin)

(Otro precio ricón en este singular paraje del valle de Xulió)

Sin darnos mucha cuenta, desde las cabañas de la Porquera hemos superado un buen desnivel, la belleza el paraje nos hace transitar sin darnos cuenta de ello, atrás dejamos las cascadas y nos enfrentamos, de nuevo, a cruzar el curso del río, ¡otra vez más!, no hay puente, además el ancho del cauce es grande, menos mal que por él solo discurre un tímido hilo de agua, por lo que lo superamos sin ninguna dificultad.

(Otra vez a cruzar el río)

(¡Sin puente!)

A Mari y a un servidor le llama mucho la atención el ancho del cauce y que el mismo esté sin apenas capa vegetal, no recordamos que en el año 2007 estuvieran las piedras tan desprotegidas, algo ha tenido que pasar para ello, Mary lo achaca a las fuertes lluvias de finales de la primavera del 2010, la erosión fue muy fuerte, seguro que dejó todas las piedras al descubierto, creo que no le falta razón en su argumentación.

("La Portilla", ± 4,7 K / 1000 m.a. / 12:10 h.)

De piedra y piedra o por estrecha vereda llegamos hasta una portilla que nos dará la entra a las verdes praderías de la majada de Xulió, aunque aún tenemos que volver a cruzar el curso del arroyo, otra vez sin puente que lo facilite, y ascender un poco más, tras todo esto dejamos atrás la garganta o foz que forman la base de la arista Norte del Cabeza el Arco, pico al que pretendemos ascender, y la Sur de la Peña de Sabogal.

(Atrás dejamos el curso del río y...)

(...alcanzamos la majada de Xulió)

(Tras alcanzar la majada atrás dejamos la garganta o foz por donde discurre el río)

Tras alcanzar las primeras cabañas del la majada el terreno se vuelve tendido, esto es un alivio relativo, ya que, al desaparecer la cuesta nos debería facilitar el avance pero realmente esto no es así, el estancamiento del agua que rezuma de toda la falda Oriental del Retriñón nos deja el camino lleno de barro, lo que nos obliga a subirnos a las murias e ir caminando por ella, la verdad que un poco de aventura no viene mal, le da un puntín de gracia a la marcha, aunque los amantes de la pulcritud no lo valoran de igual manera.

(Haciendo equilibrios por la majada de Xulió para no enfangarnos mucho)

(Majada de Xulió, ± 5,4 K / 1085 m.a. / 12:25 h.)

La preciosa majada de Xulió está a la sombra de un pico querido por los Casinos y Alleranos, ya que compartimos sus laderas, hablamos del Retriñón, como ocurre en la otra vertiente, la majada es preciosa, así nos pareció la primera vez que la contemplamos y ahora nos volvemos a reafirmar en ello, un paraje idílico que en varias ocasiones he catalogado como los más bonitos de nuestra querida Asturias, aunque esto ya lo he dicho tantas veces que la gente ya no me cree, siempre me acaban preguntando: -¿Cuántos rincones más guapos tienes?, en verdad que muchos, la lista sería un poco larga, aunque, según el momento de ánimo, la climatología o la compañía, unos destacan más que otros, esto siempre es una apreciación muy personal.

(Unos momentos de relax y fotografía y seguimos la marcha)

Después de soltar el rollo anteriormente expuesto, tras unos momentos de relax contemplativo y fotográfico, seguimos la marcha hacia la Collá l’ Arco, aunque tendremos que volver a encontrarnos con las piedras peladas del curso del arroyo, además en este tramo estaban sobremanera expuestas, casi exageradamente, esto sí que no teníamos duda que así estuviera hace cuatro años atrás, por aquí discurría un poco de agua entre una zona más o menos de pradería, nunca sobre un mar de limpias piedras, la erosión de las lluvias había dejado esto en un estado de completa desnudez.

(¡Menuda erosión!)

(Contemplando el efecto de la erosión, vamos dejando atrás la majda y el cauce del río)

Damos la espalda a las praderías de Xulio y nos enfrentamos al terreno angosto que nos permita alcanzar al Collá l’ Arco, siguiendo la señalización vertical, bien visible, en pequeños zig-zags vamos ascendiendo por terreno de monte bajo dejando de lado toda la ladera del “Retri” y algunos restos de cabañas, como la de El Mayaín.

(Ahora volvemos al terreno con pendiente de ascenso)

(En esta zona más angosta las señales ayudan a seguir en sentido de la marcha)

Antes de adentrarnos en una zona de murias y de derruidas cabañas, confirmamos con nuestro mapa de que allí existió otra majada, la Majada del Arco apunta, giramos con decisión a la izquierda, al Este, para subir con fuerza hasta la collá que nos espera, ahora el camino va flanqueado por alguna que otra guapa “faya” aunque en el suelo las árgomas pinchan con cierta gracia, muestra de ello llevo en mi mano, la cual apoyó sobre una de ellas en un momento de relajo seguido de tropiezo.

(En la último largo de ataque a la Collá l' Arco)

(Con la vista puesta en la cumbre del día pero sin olvidarnos de lo que tras nuestro dejamos)

Tras dos horas de marcha, desde que arrancamos desde el pueblo de Caleao, alcanzamos la Collá l’ Arco, una vez en ella los primeros momentos contemplativos son para la magnífica estampa de la vertiente Casina del Retriñón, desde aquí podríamos ir hasta ella pero esta preciosa alternativa montañera ya la desechamos cuando decidimos ascender siguiendo la Ruta de las Brañas Alleranas, desde Felechosa, hoy nos vamos toca auparnos hasta lo más alto de la Cabeza l’ Arco, siempre con la atenta mirada de su hermana mayor.

(Collá l' Arco, un precioso momento contemplativo hacia el Retriñón)

(Collá l' Arco, ± 7,3 K / 1345 m.a. / 13:15 h.)

La primera parte del PR AS-124 está concluida, ahora solo quedaría “voltiar” la collá y inicia la bajada hasta Los Arrudos, por el momento esta opción queda momentáneamente aparcada, ahora tenemos la excelente ocasión de subir a lo más alto de la Peña, el objetivo principal de nuesta marcha para el jornada que nos ocupa.

No vemos ninguna señal que nos indique donde comienza la ascensión, ni siquiera un “jitu”, solo en nuestra cabeza llevamos el esquema que diseñamos el día que alcanzamos la cima del Retriñón, desde allí fotografiamos la Cabeza l’ Arco y vemos por donde podríamos subir, además a la vuelta de esa jornada, en el collau La Muezca, nos encontramos con un montañero que venía del Arco y le preguntamos, este nos confirmo nuestra hipotético ascenso a la peña, sobre la citada fotografía lo dibujamos, a mano alzada, y fue el trayecto que empleamos tanto para subir como para bajar.

(Fotografía desde el Retriñón, con la Collá y la Cabeza l' Arco, dibujo del intinerario de ascenso)

Es el momento de contar que cuando le propuse a Mary realizar esta ascensión junto con los compañeros Alfonso y Santiago, lo primero que me dijo que ella iba a ir tranquila, “a su paso”, que no quería que la lleváramos “a la carrera”. -¿Porqué esto ahora?, tiene una respuesta rápida y fácil, la fémina del grupo en cuanto cogió la dirección de la ascensión a la peña se puso en cabeza y no dejó de subir, llevándonos a todos tras ella a ritmo alegre, un servidor no dejaba de clamar: -¡Menos mal que no querías subir “a la carrera”!

(Mary, semi-oculta marcando el paso alegre a los chicos, ¡Menos mal que...!)

Tras superar los primeros metros de ascenso, según la dirección más o menos prevista sobre la fotografía, encontramos el primer “jito”, siempre es un alivio encontrarse uno, además iba en la dirección que teníamos pensado, escorándonos un poco a la izquierda de la trayectoria.

(El jito encontrado nos escora un poco a la izquierda, tal como teniamos pensado)

Siguiendo una leve vereda entre la caliza llegamos a un resalte, que nos deja sobre una franja herbosa en fuerte caída, el paso es angosto y raquítico, voy el último y el compañero Alfonso espera por mí ante la posibilidad de que me dé un poco reparo al pasar, no hizo falta pero… ¡Gracias!, este es el espíritu que nos caracteriza y el que siempre queremos tener, nada de ir cada uno en plan…¡sálvese quien pueda!

(El pequeño resalte y la detalle del resto de subida, por una extrecha canal herbosa)

Tras superar esta potencial dificultad nos adentramos por un estrecho paso herboso, la caliza está totalmente oculta por ella o la llevamos de compañera lateral, bien en forma de farallones, a nuestra derecha, o bien en forma de gravera en la caída que llevamos a nuestra izquierda, no hay mucho margen para transitar ni para cometer errores, nos imaginamos que con agua, nieve y hielo esto no podría ser.

(Con Mary delante vamos superando las dificultades por el estrecho pasillo que la peña nos dispensa)

Con Mary marcando la traza a seguir, apenas aparece en las fotos porque los cuerpos de los compañeros la ocultan, vamos superando las dificultades por el estrecho pasillo que la peña nos dispensa, en verdad que no creíamos que fuera a tan problemático, a pesar que habíamos contemplado desde la cima del Retriñón y analizamos las fotos, pero a pesar de ello nos lo imaginábamos mucho más sencillo, menos mal que el tiempo acompaña y con mucho tiento vamos superando la zona más complicada de andar y expuesta.

(Tras superar la zona más dificultosa de andar y expuerta, llegamos a otro resalte y vemos la cima)

La hierba parece que la vamos dejando tras nuestro, así como el grado de inclinación de terreno, llegamos a otro resalte y con cuidado lo superamos, ya vemos la cima de la peña, solo queda caminar por una larga canal mezcla de monte bajo y caliza.

Ya estamos en lo más alto de la Cabeza l’ Arco, son las dos en punto de la tarde, en cuarenta y cinco, Mary, ¡la que quería subir tranquilamente!, nos aputó hasta la cima. Un servidor no sabe si es mucho o poco la marcha de ascenso, pero tengo que decir que mucho tiempo para sacar mis fotos no me dejó, a poco que me paraba a sacar la cámara me quedaba descolgado, así fue que fui a trompicones para arriba.

(Cumbre de Cabeza l' Arco, ± 8,7 K / 1600 m.a. / 14:00 - 14:45 h.)

Cuando estábamos alcanzando la cumbre, especialmente cuando superamos el último resalte, el que nos dio paso al último largo, comprobamos que el aire estaba muy revoltoso, tiraba con cierta fuerza, cuando a la cima llegamos esta, inicialmente, incomodidad, se volvió un verdadero problema, no podíamos andar apenas erguidos, rápidamente posamos la mochilas, estas no ayudaban mucho, teníamos problemas de estabilidad, lo cual nos impidió gozar de las excelente panorámicas que desde su cumbre uno puede comprobar, a pesar de ello no me resistí a sacar unas cuantas fotos, las justas para hacer un pequeñisimo 360 grados montañero.

(Al fondo, en lo más alto, los Picos de Europa, a nuestros pies Caleao, el pueblo de donde partimos)

(Guapo detalle de los Picos de Europa, con las cumbres de Redes y Ponga por el medio)

(La zona rocosa que protege al pueblo de Caleao)

(Zona que linda con San Isidro, el Torres como buque insignia)

La verdad que el fuerte viento reinante en la cumbre no nos dejó muchas opciones de disfrutar del logro alcanzado, para sacar la foto de grupo tuve que amarar el trípode a la mochila, no quería recoger la cámara en lo fondero del valle al bajar. Tras sacar la foto de grupo abandonamos lo más alto y bajamos un poco para buscar un poco de cobijo y comer el bocata, ahora estamos en horario de invierno y no podemos descuidarnos mucho, no queremos que la noche nos pille por los caminos.

(De retirada con la maginifica estampa del Retriñón)

Con cierta pena le dimos la espalda al pico, atrás dejamos la brillante placa colocada por el Grupo de Montaña ENSIDESA de La Felguera, ya no recuerdo si había buzón o dejamos tarjeta, todo fue muy rápido, el fuerte viento no nos dejo mucho margen para hacerlo todo reposadamente, solo unas fotos y pronto a buscar un poco de tranquilidad unos metros más debajo de la cima.

En el último resalte que nos dio paso a lo más sencillo al subir, ahora, al bajar, es al revés, nos da la entrada a la larga canal herbosa, así que extremamos la precaución, un resbalón sobre la hierba nos puede dar un buen susto, el "Retri", al subir nos cubría las espaldas, ahora lo llevamos de frente, aunque no podemos levantar mucho la cabeza, debemos fijar la vista en donde ponemos nuestras botas.

(Con esmerada precaución volvemos a la Collá l' Arco, en lo fondero el valle de Xulió)

Tanto en los dos recorridos repetidos, la subida y la bajada, Mary era la máquina y un servidor el vagón de cola, a poco que distrajera tomando fotos me quedaba atrás, no había manera que posaren un poco, ella delante hasta la collá.

(El último resalte del descenso y volvemos a ver la collá y el poste señalizador del PR AS-124)

Cuarenta y cinco minutos nos llevó la entretenida ascensión, unos treinta el descenso, creíamos que iba a ser más suave, más tendida y menos potencialmente peligrosa, en función de las condiciones meteorológicas del día el grado de dificultad puede crecer de manera importante, hoy el día, a pesar del vendaval de la cumbre, las mismas eran bastante buenas y nos permitió hacerlo con cierta comodidad, en caso contrario hubiéramos desistido después de ver lo que nos quedaba en el primer resalte del ascenso.

(Fotografía desde el Retriñón, con la Collá y la Cabeza l' Arco, dibujo de los intinerarios)

(Collá l' Arco, ± 10,10 K / 1345 m.a. / 15:15 h.)

A las tres y cuarto de la tarde estamos de nuevo en la Collá l’ Arco haciéndole compañía al solitario poste del PR AS-124, ese al que le dimos la espalda hace justo un par de horas, el tiempo que nos dio en subir, comer el boca y bajar. Ahora tocaba bajar por la ladera opuesta a la del valle de Xulió, esto lo realizamos a través del arroyo y valle de la Pandiellina, el cual desembocará en la conocida ruta de Los Arrudos, en el PR AS-61.

(Bajada por el valle de la Pandiellina)

De la experiencia del año 2007 nos recordábamos que la bajada, especialmente en esta primera parte, era muy resbalosa, por un terreno donde la tierra era muy “pegañosa “ y propensa a los patinazos, aunque siempre tenias la opción de agarrarte a los grandes piornales que en su parte alta existen. Ahora parecía que el camino está más asentado y se agarraba mejor, lo que recibimos con cierto alivio, en principio la traza va al lado de la peña del Arco pero pronto tenemos que cambiar de lado e ir hacia la zona de las majadas y el arroyo que da nombre al valle, todo ello a la sombra de las peñas de la Muesca, la Tabierna y Coriscao.

(Cabañas altas del Valle de Pendiellina, ± 11,20 K / 1180 m.a. / 15:30 h.)

Dejamos atrás las guapas cabañas de la parte alta del valle de Pandiellina, el camino pasa sobre el arroyo, otra vez se repite la historia, el curso del mismo está totalmente desprotegió de capa vegetal, observamos una gran ancho de banda pedrero, esto tiempo atrás no era así, el agua discurría plácidamente entre los arbustos y el musgo, las piedras solo se observaban en la zona más próxima al liquido elemento.

(Arroyo de la Pandiellina, prece que nace de la propia Peña de la Tabierna)

El recorrido a seguir no tiene mucha historia que contar, en cuanto a su recorrido, solo seguir la traza, que el cómodo pero cuesto camino, ante nosotros se nos presenta, además de ir contemplando los preciosos detalles que nos va ofreciendo el bello paraje cobijado entre las dos peñas que estamos transitando, como las cabañas del Felgueru y alguna que otra vaca "montañera".

(Un precioso carrasco acompaña a un vaca un tanto "montañera")

Poco a poco el valle se va cerrando, es el momento de bajar en pronunciado zig-zag, según nuestro mapa estamos transitando por Valdelaxerra, ahora el camino es bastante ancho, parece una pista terrera, vamos dejando lateralmente viejas y derruidas cabañas, así como otras entretenidas distracciones naturales que nos hace mucho más ameno el descenso hasta encontrar con la pista de Los Arrudos a la altura de Prendeoriu.

(Una bajada con naturales distracciones, aunque de esto vamos un tanto sobrados)

(La cabaña de Prendeoriu ya la tenemos a la vista)

Próximos a las cuatro y media de la tarde estamos ante la señalización del PR AS-61 “Los Arrudos”, nos quedan poco más de tres kilómetros para llegar al coche, nos queda una hora de luz para llegar al aparcamiento, vamos bien de tiempo, justo lo que necesitamos.

(Valdelaxerra - Prendeorio, enlace con Los Arrudos PR AS-61, ± 14,30 K / 850 m.a. / 16:25 h.)

Para nosotros el bello paseo de Los Arrudos es un paraje muy conocido, lo hemos realizado en varias ocasiones, la última con seguridad la mejor, un recorrido muy Familiar en compañía de nuestros hermanos, hijo y sobrinos. Una pena que la parte más espectacular, Puente de la Calabaza para arriba, quede aún más allá de donde nosotros hemos entroncado, aunque lo que nos queda por delante no está nada mal.

(Un precioso rincón donde el agua es la máxima protagonista)

(A pesar de que entroncamos muy abajo, aún nos quedan preciosos detalles naturales)

Cuando realizamos la ruta Familiar, a la vuelta encargué a los güajes que me fueran numerando los puentes sobre los que íbamos pasando, unos catorce, gracias a eso, ahora sabemos que desde donde enlazamos hasta la ermita de San Antonio nos quedan seis por superar, así que aún nos queda tiempo para disfrutar y fotografiar, no me extraña que cada poco los compañeros estuvieran esperando por nosotros en algún recodo del camino.

(Sin darnos mucha cuenta nos estamos acercando a punto final de la excursión de día)

El tramos de cómoda pista casi lo realizamos en un suspiro, aunque llegamos con los últimos suspiros del sol sobre la Peña El Casar, un preciso momento que nos permite cerrar con un buen broche de oro esta guapa jornada andariega entorno a la peña de Cabeza l’ Arco.

(El último suspiro del sol sobre la Peña El Casar)

(Ermita de San Antonio en Caleao, Concejo Caso, Asturias, ± 17,8 K / 670 m.a. / 17:20 h.)

Tal como estimamos cerca de las cinco y media de la tarde llegamos a la ermita de San Antoneo, donde habíamos aparcado el coche siete horas antes, tiempo que nos ocupó el tomar un cafetín, subir hasta la Collá l’ Arco, ascender a la Cabeza, comer el bocata, descender a la Collá, bajar hasta Los Arrudos y coger el coche, creo que un tiempo muy bien aprovechado y disfrutado, seguro que tardará en olvidársenos esta guapa circular en torno a esta preciosa peñasca Casina, por si acaso reflejamos nuestro “track” sobre el mapa del IGN.

(Nuestro recorrido en torno a la Cabeza l' Arco / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

La magnífica jornada andariega había concluido, era hora del volver al hogar y descargar las numerosas guapas fotos que sacamos, algunas, como las de la cumbre, ¡trabajo nos costaron!, pero antes nos relajaríamos un momento en algún barín de la zona, el sol había caído rápidamente y el atardecer resultaba bastante frío, era un excelente momento para tomar un cafetín caliente y dar un repaso a las anotaciones de la ruta y pensar en la siguiente.

 

JFCamina


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es o "Rutas por Redes"

 

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.