Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Concejo de Caso
Asturias

Picos Sendía y Valdunes

Bezanes, 11/2011

JFCamina, 11/2011

 

Picos Sendía y Valdunes.

(Un guapo paseo otoñal por tierras del Concejo de Caso - Redes)

Mapas ING: 054-IV "Campo Caso" (2001).

Inicio y fin : Soto de Caso, Concejo de Caso, P.N. Redes, Asturias.

Recorrido: Soto de Caso (620 m.a.) - Por Braña enlace con "Calzada" (860 m.a.) - Cascada del arroyo de Argayu (960 m.a.) - "Fayeu" del Argayu (1130 m.a.) - Los Foyancos (1260 m.a.) - La Colladona (1305 m.a.) - Collau Llagos (1348 m.a.) - Zona de Mayá Vieya (1343 m.a.) - Picu Sendía (1536 m.a.) - Majá Llagos (1345 m.a.) - Requexón de Valdunes (1565 m.a.) - Collau Gallegos (1385 m.a.) - Los Foyancos (1260 m.a.) - "Fayeu" del Argayu (1130 m.a.) - Cascada del arroyo de Argayu (960 m.a.) - Por "Calzada" - Soto de Caso (620 m.a.).

Distancia: ± 15,5 Kilómetros = Recorrido ± circular

Tiempos: 6 h.= 4 h. + 2 h.

Desnivel: 1140 mts. de ascensos más su correspondiente descenso.

Terreno: Vereda montañera.

Señalizacion: No.

Creative Commons License


Íbamos a subir al Requexón de Valdunes y... ¡nos liamos!, por un poco más acabamos en la cumbre de La Senda. El precioso “feyeu” y las verdes praderías de Llagos nos distrajeron más de la cuenta y acabamos haciendo dos picos por el precio de uno. La consecuencia fue que en lugar de 950 metros de desnivel de ascenso realizamos 1200 metros, más la correspondiente bajada, menos mal que el impresionante panorama que nos encontramos merecía la pena porque si no alguien iba a tener que escuchar….

(Soto de Caso, Concejo de Caso, Asturias, ± 0,0 K / 620 m.a. / 10:30 h.)

Para afrontar esta entretenida excursión son acercamos al pueblo de Soto de Caso, justito a la vera del río Nalón, el cual divide el pueblo, más o menos por la mitad. Junto una pequeña ermita, la cual pasa desapercibida debido a la cantidad de cachivaches que su alrededor existen, aparcamos el coche. Una atenta señora nos indicó la dirección más corta para coger “la calzada” que nos introducirá a los pies del Requexón, también se puede tomar pasando por el medio del pueblo, entre guapos hórreos.

(Por cómoda pista comenzamos nuestra andadura)

En un minuto enlazamos con una amplia pista de hormigón que empieza a culebrear, poco a poco dejamos atrás el pueblo de Soto y tenemos unas preciosas vistas de su vecino Belerda y de la Peña El Casare. El duró piso pronto va desapareciendo, especialmente cuando decidimos que la dirección que vamos tomando no nos gusta mucho, nos parece que “la calzada” va mucho hacia el Oeste, esta orientación no nos gusta mucho, creemos que nuestro objetivo está al Norte, así que, a falta de una señal que nos diga lo contrario, tomamos una vereda montañera que pasa por detrás de una cuadra y comenzamos a caminar por un terreno que nada tenía que ver con la cómoda pista que atrás habíamos dejado.

(¡Fuera de pista!, Soto de Caso a nuestros pies)

(Soto de Caso, Belerda y, al extremo izquierdo, Peña el Casar)

Este terreno no nos gustaba nada, ¡mal habíamos comenzado!, era hora de tirar con el GPS y dejarnos de experimentar, el mismo nos dice que estamos en la zona de Brañas, que la pista va más al Oeste, por la otra vera del reguero del Pandón. Así que seguimos subiendo con tendencia a nuestra izquierda hasta asomar a un canto y observar que “la calzada” allá bajo iba.

("La Calzada" iba por donde no quisimos ir anteriormente, seremos....)

Corregir es de “sabios”, aunque en este caso no nos quedaba más remedio, sobre todo si queríamos transitar cómodamente, por lo que en cuanto pudimos, sin perder la cota que ya habíamos alcanzado enlazamos con “la calzada”. En principio resultó muy fácil, la vereda que habíamos tomado casi nos lleva a enlazar pero cuando llegamos al reguero de Pandón el tema se puso bastante feo, teniendo que pelearnos con los pequeños robles que allí formaban una pequeña telaraña.

(Al final costo un poco de trabajo pero... ¡enlazamos!)

(Enlace de la zona de Braña con "la calzada", ± 1,3 K / 860 m.a. / 11:30 h.)

Haciendo votos de que procuraríamos nos perder la precisa traza que habíamos enlazado comenzamos a caminar por ella en animada conversación, tema que hasta ahora no habíamos tenido muchas oportunidades, el terreno necesitaba que le prestáramos toda nuestra atención.

La cómoda “calzada” va culebreando por las laderas de las distintas riegas, primero la de Braña, después la de Los Argayos, más Les Llampes, así pasamos del reguero de Pandón al de Los Argayus, todo con el Norte-Este como punto de referencia.

Perecía que, a pesar del pequeño infortunio inicial, no habíamos perdido mucho tiempo, aunque, con el reloj en la mano creo que hubiera sido mejor y más cómodo haber dado el rodeo que “la calzada” nos ofrecía. Con este pequeño retraso inicial, a cerca del medio día llegamos a la guapa cascada de Argayus, donde pido un poco de tiempo para tratar de sacar una guapa foto de la misma, a pesar de que no lleva mucha agua y la luz no es la más apropiada para tomar una buena instantánea pero lo intentamos.

(Cascada del arroyo de Argayu, ± 2,0 K / 960 m.a. / 11:50 h.)

(Atrás dejamos las vegas ribereñas del Nalón y nos adentramos en el bosque)

Tras la húmeda parada fotográfica dejamos el reguero e iniciamos un largo zig-zag, para volver , más o menos, otra vez al mismo punto pero unos cuantos metros de desnivel superior y así adentrarnos en un precioso hayedo (fayeu) en tornos al reguero de Argayus, estamos, según nuestro mapa, adentrándonos en Matayandía, a la vera izquierda del reguero, donde el camín discurre entre los contrafuertes que están sujetado las preciosas praderías de Coto Brañas.

("Fayeu" del Argayu, ± 3,0 K / 1130 m.a. / 12:20 h.)

Pero antes de alcanzar el verde pradera tenemos que gozar de la gama variadísima de ocres otoñales que el Parque Natural de Redes nos está ofreciendo en este pequeño rincón Casín, resulta un verdadero placer el caminar bajo la cubierta de estas cálidas y retorcidas fayas. Fue un excelente momento para volver a inmortalizar el otoño norteño, al igual que el año anterior en la subida al pico La Senda, desde el cercano pueblo de Bezanes, así que nos recreamos generosamente, dándole tiempo a que nuestra cámara plasmara todos los guapos detalles que en nuestra subida por el bosque vamos observando.

(Restos de "la calzada" entre las retorzidas fayas del regueru Argayu)

(Los compañeros bajo la preciosa cubierta otoñal)

(Una y otra foto, había que aprovechar el momento)

Con tanta distracción otoñal y sin apenas darnos cuenta vamos avanzando y alcanzando cotas por encima de los mil metros de altitud, en poco menos de una hora hemos superado unos trescientos metros de desnivel positivo, todo por el precioso “fayeu” el cual, en su parte más tupida, acaba en las preciosas praderías de Coto Braña, justo a la finalización del mismo una singular fuente-abrevadero nos da la bienvenida.

(la zona tupida del "fayeu" se va acabando y las prederías comienza a dejarse ver)

(Una singular fuente-abrevadero nos da la bienvenida)

Ahora por la pradería, seguimos subiendo en la misma dirección Norte-Este y nos encontramos con una fuente un poco más “natural” la de Los Foyancos. A nuestra izquierda tenemos los farallones calizos que resguardan al Cotu Braña, no observamos ninguna señal que nos hiciera pensar que por allí debemos seguir. A nuestra derecha la traza seguía muy guapa, aunque con clara tendencia al Este, y la seguimos.

(Los Foyancos, ± 4,5 K / 1260 m.a. / 12:40 h.)

Creo que aquí deberíamos haber consultado el GPS, nos hubiéramos dado cuenta que si giramos al Norte y atravesamos todas las praderías llegaríamos al Colláu Gallegos y desde allí divisaríamos al objetivo del día, el Requexón de Valdunes, pero no fue el caso, no lo pensamos mucho y seguimos la preciosa traza que en aquel momento se nos ofrecía.

(Praderías del Coto Braña y el Colláu Gallegos)

En animada charla y caminar contemplativo vamos avanzando por las verde praderías, aún las cálidas hojas nos cubren la cabeza, seguimos por un camín que tiene aspecto de ser bastante transitado, al fondo vemos unos caballos pastando tranquilamente, a la sombra de los contrafuertes del Cantu la Estrella, el cual tiene su base totalmente cubierta por preciosas fayas otoñales.

Son cerca de la una de la tarde, hemos caminado unos cinco kilómetros, estamos a 1300 metros de altitud y hemos alcanzado la preciosa mayá de La Collaona, desde la cual tenemos una buena vista del picu La Senda y del recorrido de ascensión que utilizamos, precisamente, hace una año los mismos actores de esta excursión a su compañero el Requexón.

(La Colladona, ± 5,0 K / 1305 m.a. / 12:50 h. / El Senda ante nosotros)

Creo que ya no podemos ir más al Este, si lo hacemos bajaríamos a la Vega de Llagos, a los pies de La Degollada, y bajaríamos en cómodo camín hasta Bezanes, así que no queda otra alternativa que seguir el camino que gira a la izquierda, al Norte, y nos lleva al Collau de Llagos, además estamos en la perpendicular de la cumbre que queremos alcanzar.

(En La Collaona giramos a la izquierda en dirección al Collau de Llagos)

Al poco de comenzar el nuevo rumbo a Alfonso se le ilumina especialmente la cara, ¡encontró una señal!, la primera del día, pensamos que es la que nos guiará hasta el objetivo, aunque por experiencias pasadas esto no es necesariamente exacto, no todos los caminos van hacia donde uno realmente quiere, ni todas las señales marcan la dirección que a nosotros nos interesa.

(Por pisado camino seguimos hacia el Colláu de Llagos)

(Ahora las flechas marcan la dirección, pero... ¿A dónde?)

(Collau Llagos, ± 5,5 K / 1350 m.a. / 13:00 h.)

Siguiendo el marcado camino llegamos al Colláu de Llagos, una clara senda lo atraviesa en dirección Norte-Este, en frente de nosotros asoma un pico, no parece que sea el nuestro, queda muy a la derecha, nuestra opción esta justo a la izquierda, a pesar de ellos seguimos la buena traza propuesta y, poco a poco, vamos perdiendo desnivel, hasta presentarse ante nosotros una gran y verde depresión, una especie de sumidero.

(Vamos perdiendo cota)

(Pero la vereda va muy pisada)

Lateralmente tenemos unas preciosas postales otoñales del bosque que cubre la base e incluso la cima del Cantu la Estrella y que baja hasta la vega de Llagos, la verdad que con tanta distracción uno no acaba de centrarse en lo que debe, así que en lugar de coger una tímida vereda que va hacía la izquierda, al Norte, y nos llevaría hasta la majada de Llagos, tomamos otra a la derecha, mucho más marcada.

(Vamos perdiendo cota, con la vista puesta en la "picachina" que tenemos enfrente)

Vamos perdiendo cota, con la vista puesta en la “picachina” que tenemos enfrente, no es a la que queremos ir pero seguimos el camín que nos sitúa por encima de la gran depresión, a nuestra izquierda está un hermoso collau, al cual deberíamos llegar pero parece que estamos dando un rodeo innecesario.

(Por el camino de la izquierda, con la depresión a nuestros pies y la "picachina")

(Travesamos una zona de angosto caminar jalonada por alguna por fayas que otra)

Por clara vereda montañera atravesamos una zona de angosto caminar jalonada por alguna por fayas que otra, llegamos a una vieja majada, unos jitos nos dan la bienvenida, la vereda continua de frente, en dirección Este, al Pico La Senda, está claro que esta no es la buena dirección.

(Zona de Mayá Vieya, ± 6,5 K / 1340 m.a. / 13:30 h.)

Estamos en la base del pico La Sendía, en la arista NorOeste de La Senda, en la finalización del Xerru les Grayes, el pico al cual queríamos subir, el Requexón de Valdunes, está a nuestra izquierda, a nuestra espalda, teníamos que haber ido, rodeando por la izquierda la depresión, hasta la majá de Llagos e iniciar desde allí su ascensión, está claro que hoy no es nuestro mejor día.

(Ascendiendo al pico La Sendía con la compañía lateral del Requexón)

(Foto del Collau Llagos, la depresión, en cima el Valdunes y, a la derecha la majá de Llagos)

Bueno ya que estábamos allí no íbamos de desaprovechar la ocasión de conocer lo que se ve desde la cumbre de la “picachina” del Sendía, seguro que, por lo que conocemos, serán unas vistas excelentes, tiene una situación privilegiada sobre la zona del collau de Capiella y los afluentes altos del río Orlé así que hasta su cima nos encaminamos, con la compañía lateral de nuestro objetivo inicial.

(De La Carasca, al Colláu Capiella y a La Senda, con el Tiatordos medio tapado)

Tal como presuponíamos la vistas de esta cumbre menor eran excelente, especialmente la que nos presentaban el otoñal Colláu Capiella y la boscosa ladera del Pico La Senda, aunque, también la guapa caliza de La Carasca brillaba con luz propia. Teníamos a la vista al “Rey”, al Tiatordos, pero unas nubes nos impedían verlo en toda su mejor expresión, una pena porque la nieve ya se estaba haciendo cargo de su preciosa cresta montañera.

(Pico Sendía, ± 7,5 K / 1536 m.a. / 13:45 - 13:55 h.)

Alcanzada la cumbre de La Sendía las vistas no mejoraron mucho más, las nubes ocultaban casi por completo las excelencias de la zona del Campigüeños, así que nos tuvimos que conformar con buscar el tarro de cristal, que hace las veces de buzón de cumbres, y dejar nuestra tarjeta, ya que en el mismo no había ninguna, - ¿Qué despistado va venir por aquí?, seguro que pensábamos los tres que allí estábamos, ya veremos cuanto tardan en devolvérmela, será interesante conocer el recorrido que viene realizando.

(Un oculto tarro hace las veces de buzón de cumbre)

En la cumbre tiraba el aire y la sensación termina era de cierto frío, estábamos a unos 6º C, así que lo primero que hizo el compañero Alfonso fue cambiar la gorra de verano por el gorro invernal. El escribir nuestra tarjeta costó un poco de trabajo, así que seguro que la caligrafía empleada por Alfonso no sería muy buena.

Tras cumplir con el ritual de las fotos de grupo iniciamos el descenso de la improvisada cumbre, aunque antes no renuncié a inmortalizarme individualmente ante la hermosa postal otoñal que desde su cima se obtiene.

(La bajada a la majá y la subida al Requexón fueron dos lineas rectas)

El descenso hasta la majada de Llagos fue rápido y muy directo, nada de complicarnos la vida en dar rodeos, una línea recta desde la cumbre del Sendía a las derruidas cabañas, de tal manera que en un cuarto de hora estábamos dispuestos, ¡por fín!, a conquistar la cima del pico Valdunes.

(Majá de Llagos, ± 8,2 K / 1345 m.a. / 14:15 h.)

El último tramo de ascensión del día fue casi igual de rápido que la bajada desde el pico que habíamos llegado por despiste y relajación, además con una misma traza, una línea recta, solo que este pequeño largo había alguna distracción más en el camino, como las setas que parece, que por fin, quieren salir esta temporada.

(Después de unos días de agua parece que las setas, ¡al fin!, quieren salir)

(Por un pequeño bosque norteño ascendemos rápidamente)

(Aunque nos paramos para "saludar" y admirar la preciosa estructura del pico La Senda)

Según bajábamos del Sendía teníamos dudas de cómo afrontar la ascensión, la idea era subir entre el bosque norteño y la arista Este, hasta que la arboleda desapareciera y, girando al Norte, afrontáramos el último tramo de monte bajo. Tal como pensamos lo realizamos, no hubo ningún problema, nos paramos un poco a “saludar” a unas cabras y admirad la precisa estructura del pico La Senda, pero a pesar de eso en treinta minutos tocamos cima, ¡ya era hora!.

(Pico Valdunes o Requexón, ± 8,5 K / 1565 m.a. / 14:45 - 15:30 h.)

En el Requexón o Pico Valdunes tiraba más el viento lo que dificultó aún más la escritura de la tarjeta de cumbres, en este caso sí había una escondida entre las piedras que hacían las veces de mojón montañero.

Con la cumbre tan aireada no había mucho lugar a la contemplación, las excelentes vistas hacía el NorEste nos la tapaban las nubes, así que solo nos quedaba mirar para abajo, un fuerte cortante que cae sobre la línea Orlé, Conforcos, LaCarasca y La Senda, una buenas perspectiva de la majada de Melordaña y las foces de Filipardo y Vallesoru, parajes de los cuales tenemos muy buenos recuerdos.

El viento no nos dejaba mucho juego para la contemplación y además ya era un poco tarde y aún no habíamos dado cuenta del bocata, por lo que no paramos mucho en la cumbre, la abandonamos para encontrar un lugar más resguardado y reponer fuerza, pero no sin antes dar casi por perdida mi querida gorra, una ráfaga me la arrebató en un segundo, menos mal que se apeó en un árgoma antes de bajar al río Orlé.

(Tras la parada de bocata iniciamos el descenso por la traza buena, no la de los despistados)

Tras comer el bocata y la palmerita de chocolate con la cual Alfonso siempre nos agasaja cuando gozamos con su compañía andariega, iniciamos el descenso, pero en esta ocasión por la traza buena, nada de dar despistados rodeos. Bajaríamos en cómoda y recta travesía hasta el Colláu Gallegos y desde ahí atravesaríamos las precisas praderías de Coto Brañas.

(Al Colláu Gallegos por la mejor traza, con Orlé al fondo, aunque después le daríamos la espalda)

(El otoño está en su momento, aunque el día oscuro no lo deja lucir con fuerza)

(Collau Gallegos, ± 9,7 K / 1385 m.a. / 15:45 h.)

En cuanto llegamos al Colláu Gallegos observamos cuanto más cómodo y fácil hubiera sido hacer este recorrido de ascensión, mucho más recto y rápido, aunque, claro está que nos hubiéramos perdido el conocer los preciosos parajes que nos deparó la ascensión al Pico La Sendía, no todo va a ser inconvenientes.

(La Collaona, Cantu La Estrella, las praderías de Coto Brañá, Soto y Belerda en lo fondero del valle)

(El colorido descenso desde el Colláu Gallegos creo que fue lo mejor del día)

El descenso desde el colláu hasta las verdes praderías del Coto Braña fue una autentica gozada, especialmente por la cromática del bosque otoñas que hacía las veces de contrafuertes del Cantu de La Estrella, creo que nos deparó unos de los mejores momentos y, casi singular a dudas la mejor fotografía de la jornada, una hermosa postal en la que la variada gama de ocres contrastaba con fuerza sobre el verde pradera, el gris calizo y los negros nubarrones que nos cubrían, con la impresionante estampa del Cantu l’Osu al fondo, una perfecta combinación, más no le podemos pedir, bueno, igual un cielo azul quedría mucho mejor pero....

(Creo que la mejor foto del día, con Cantu l'Osu como mudo testigo en las altas cumbre de Redes)

(Los Foyancos, ± 10,6 K / 1260 m.a. / 16:05 h.)

En poco más de media hora estábamos en la fuente de Los Foyancos, en el punto donde por la mañana habíamos tomado el camino fácil que nos había llevado a realizar un guapo rodeo para alcanzar la cumbre del Requexón. En el trayecto de bajada no habíamos observado ningún indicio que nos indicara que por allí íbamos bien, todo lo contrario las praderías del Coto, con sus murias medio derruidas, nos hacía pensar que lo que habíamos realizado era lo mejor, lo cual se demostró que no era.

("Fayeu" del Argayu, ± 11,0 K / 1130 m.a. / 16:15 h.)

El descenso, a pesar de que los mil doscientos metros de desnivel ya empezaban a notarse en nuestras rodillas, resultó rápido, fue un pequeño repaso de los guapos rincones que ya habíamos tenido de gozar al subir, el fayeu, la calzada, la cascada, etc… Está claro que al llegar al punto de enlace mañanero, el camino de cabras no lo tomamos y seguimos por la cómoda calzada, a pesar de que la misma nos hiciera perder la linea directa descendente pero no teníamos ganas de complicarnos la vida otra vez.

Ya cerca del pueblo llegamos al punto donde habíamos decidido dejar la traza principal, la que viene marcada en el mapa, una gran castañar estaba allí como testigo silencioso, sobre ella quería Alfonso poner una señal que indicara que debíamos coger el camino de abajo, el que más al Oeste nos lleva, pero esta ruta no está señalizada así que…. ¡ajo y agua!

En dos horas descendimos del Requexón o Picu Valdunes, íbamos un poco justo de tiempo, a las cinco y media de la tarde entramos en el pueblo de Soto, no nos sobraba mucho tiempo, solo media hora, estamos ya en horario de invierno y solo nos quedaba media hora de buena luz, aunque una vez alcanzada la pista tampoco nos importaba mucho pero, por hoy, ya habíamos tenido bastante aventura.

(Soto de Caso, Concejo de Caso, Asturias, ± 15,5 K / 620 m.a. / 17:30 h.)

La jornada la habíamos culminado exitosamente, no ha estado exenta de emociones y despistes, motivos suficientes para seguir hablando de la misma en el trayecto de regreso a casa, durante el cual comentamos ampliamente la belleza del otoñal bosque y lo que teníamos que haber realizado y que no, aunque esto último forma parte de la aventura de salir de casa y no seguir “la maquinita” como dóciles montañeros de nuevo cuño, siempre hay que dar un poco de emoción al día.

(Recorrido: A la derecha el de "Los Despistaos", el otro más directo / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Utilizando el excelente Visor ING podemos ver claramente el trayecto realizado en la ascensión, el rodeo que dimos hasta el pico Sendía, el camino que no tomamos en el Collau Llagos y lo directo que hubiera sido si en la fuente de Los Foyancos hubiéramos girado a la izquierda en lugar de seguir a la derecha por la cómoda traza que se nos ofreció. Está claro que de todo ello aprendemos y ampliamos mucho más nuestro conocimiento sobre este especial paraje del Parque Natural de Redes, así otra vez no cometeremos los mismos despistes y nos permitirá ampliar nuestras miras andariegas.

 

JFCamina


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es o "Rutas por Redes"

 

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.