Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Macizo de Las Ubiñas
Asturias - León
León - Asturias

Travesía Las Ubiña

Casa Mieres, 10/2015

JFCamina, 12/2015

 

Travesía Las Ubiñas: De La Pequeña y La Grande

Mapas ING: 77-4 "Torrebarrio" y 102-II "Sena de Luna".

Inicio y fin: Casa Mieres - Pto. Pinos, Ayto. San Emiliano, León

Objetivos: Peña Ubiña La Pequeña (León) y Peña Ubiña La Grande (León - Asturias)

Recorrido: Casa Mieres - Puerto Pinos (1600 m.a.) - Vega de Candioche (1680 m.a.) - Estrechón de Riotuertu (1760 m.a.) - Vega de Riotuerto (1800 m.a.) - "Praera" a media ladera NE (2025 m.a.) - Peña Ubiña La Pequeña (2197 m.a.) - Descenso por la arista NO - Collá Solmichu (1986 m.a.) - Pico Solmichu (1998 m.a.) - Collá El Ronzón (1937 m.a.) - Collá La Carba (1978 m.a.) - Peña Ubiña La Grande (2411 m.a.) - Descenso por la Canal de la Fana - Collá Terreros (1886 m.a.) - Refugio del Meicín (1545 m.a.) - Tuiza de Arriba (1205 m.a.).

Distancia: ± 16 Kilómetros en travesía / Tiempos: 6,0 h.

Desniveles: ± 1150 mts. de Ascenso y ± 1600 de Descenso.

Terreno: Veredas montañeras.

Señalizacion: No, aunque la ascensión a Peña Ubiña La Grande la encontramos muy marcada con las rayas blancas y amarillas.

Creative Commons License


Ya sabéis, que a diferencia de otros compañeros andariegos, no somos unos apasionados natos de los terrenos calizos, solo en su justa medida, de vez en cuando. Así que con nuestra primera ascensión a Peña Ubiña La Grande en el verano del 2010 y a La Pequeña en el otoño del 2014 dábamos por finiquitado nuestras andanzas caliceras por el Macizo de Las Ubiñas durante una larga temporada. Fue, en Octubre del 2015, cuando vinieron nuestros amigos Mireia y Carlos a pasar una semanita a nuestra querida Asturias, además con ganas de patear. Se apuntaron también Esther y Monchu, que rápidamente propusieron hacer una travesía por La Pequeña y La Grande, estos chavales sí que son apasionados de verdad de la roca caliza.

Cinco años después, por segunda ocasión nos vemos otra vez hollando ese grandioso diamante gris de la Cordillera Cantábrica que engarza a León y Asturias. La experiencia fue totalmente diferente, aunque el protagonismo no estaba tanto en sus respectivas ascensiones y lo que se contemplaba desde lo más alto, como el bajarnos de ellas, de una manera un tanto diferente para nosotros. Una excepcionalidad en nuestra manera de “Pasear por la Naturaleza”, así que por eso mismo aquí dejamos un completo reportaje de la excelente jornada vivida. Desde el principio, quede claro que no se trata de describir el recorrido técnico realizado, si no la experiencia vivida, especialmente para nosotros dos (Mary & J.Félix).

(Casa Mieres - Pto.Pinos, Ayto. Santo Emiliano, León, ± 0,0 K / ± 1600 m.a. / 9:20 h. / Pto. 1 Mapa)

A una hora un tanto inusual para nosotros quedamos los seis en Campomanes (Concejo de Lena, Asturias) para desayunar juntos y rápidamente ponerle cara al Macizo de Las Ubiñas. Primero dejando uno de los tres coches en Tuiza de Arriba (Asturias), pues la pensábamos hacer en travesía desde la Casa Mieres en el Puerto de Pinos (León). Ya en el alto del puerto, donde el sol lucía con gracia, aunque no se notaba mucho porque tiraba cierto frescor, no nos entretuvimos mucho en los preparativos y pronto ponemos rumbo Norte por el oscuro valle de La Cantarilla arriba. Apurando para no quedarnos muy fríos y pronto salir al solecito.

(Estanque-laguna del Valle de Cantarilla)

(Valle de Alcantarillas arriba, en busca del sol)

Salimos al sol y la Ubiña Grande se nos manifiesta con todo su poderío. Ahora toca descender hacia los característicos meandros de Los Ollones en la extensa Vega de Candioches. Vamos ligeros, aunque ahora con la luz mañanera apetece sacar la cámara de fotos. Parece que vamos a tener buen día, aunque esto nunca se sabe, aquí a nada que te descuides cambia el tiempo en un abrir y cerrar de ojo. Con cierta inclinación a la izquierda (al NO) vamos en busca del paso Estrechón de Riotuerto, aunque antes nos encontraremos con una gran bebedero y fuente, la cual hoy echa agua, circunstancia que no siempre ocurre.

(Los Ollones - Vega Candioches, ± 1,8 K / ± 1680 m.a. / 9:45 h. / Pto. 2 Mapa)

(Bebedero y fuente antes de salirse de la alfombra verde de la gran vega)

Dejamos totalmente atrás la gran alfombra verde de la amplia vega y nos adentramos por terreno abrupto y calicero en busca del Estrechón. Una vez en él, Esther se nos va por la abertura de la izquierda (por donde discurre el cauce del arroyo, cuando lleva agua, y una negra manguera), nosotros por la derecha que es más asequible. Ya arriba vuelve otra vez la alfombra verde con la espectacular estampa de La Pequeña al fondo. Desde que aterrizamos por aquí la primera vez, y no para ascender a cumbre alguna, esta imagen que encanta, La Pequeña con sus dos orejitas, siempre me recuerda mucho al Midi d'Ossau en los Pirineos.

(Estrechón de Riotuerto, ± 2,8 K / ± 1760 m.a. / 10:10 h. / Pto. 3 Mapa)

(La Pequeña con sus dos orejitas, por un pasillo en su lado derecho ascenderemos)

(Nuestros dos objetivos,, aún si saber, nuestro recorrido)

Plácidamente llegamos a la Vega de Riotuerto donde unos “lagos” en forma de meandros nos dan la entrada, se notan las primeras lluvias otoñales. Una preciosidad, pues sobre el agua se reflejan las cumbres de La Pequeña, La Grande y Peña Cerreos. Por imágenes como estas merece salir de casa y darse un paseo por aquí sin muchas pretensiones, solo para disfrutar y dejarse llevar por la belleza de la zona, no importa el auparse a lo más alto.

(Vega de Riotuerto, con La Grande a la izquierda y Peña Cerreos a la derecha)

(Ahora el esplendoroso trio de La Pequeña, La Grande y Cerreos)

No transitamos mucho por la preciosa vega, pues pronto iremos girando en ascenso a la izquierda, en busca de la base NorOriental de La Pequeña, al encuentro con la roca. De nuestra primera experiencia aprendimos que no hacía falta adentrarse tanto por la vega, que mejor ir ganando un poco de altitud y arrimarnos poco a poco. En cómodo transito, pero siempre subiendo, vamos en busca de una vereda “enjitada” que nos adentrará en el pasillo que nos llevará hasta la cima. Aunque hay que estar bien atentos al tema, pues nos podemos dejar seducir por alguna próxima canal que nos pueda complicar la vida. A buscar la traza más pisada y con jitos, una que tiene una mancha verde al inicio (siempre que no esté cubierta por la nieve), en la perpendicular del Alto Terreros, y después en inclinada ascensión hasta lo más alto.

(Ya se acabó el terreno tendido, ahora toca dar el do de pecho y comenzar a subir con fuerza)

(Mirando lo que nos queda después de auparnos a La Pequeña)

(Controlando en todo momento con la vista la canal de acceso, "enjitada" y muy pisada)

(Sin muchos problemas encontramos los jitos y la canal "perfecta" de ascenso a La Pequeña)

(Casi en la perpendicular al Alto Terreros arrancamos "directos" a la cima)

Nuestro avance es relajado, por nuestra parte vamos tranquilos, sabemos cómo subir, además llevamos a Monchu y Esther, así que si ningún problema encontramos los jitos y la entrada “perfecta”. Después todo para arriba dejando tras de nosotros la grandiosa vega del Puerto de Riotuerto. En este punto de arranque de lo más montañero de lo que llevamos de jornada, tal como comentamos anteriormente, el tiempo comenzó a cambiar rápidamente. Así, al poco, ya en plena faena de ascensión por la herbosa e inclinada canal nos vimos envueltos por las nubes o niebla, no sé qué decir. También en este momento nos quedamos sin dos efectivos, pues parece que Carlos no se encuentra muy bien y se baja hacia la vega, nos espera en La Carba, al inicio de la ascensión a La Grande, por la que Carlinos tenía un interés más especial de subir con Mireia.

(Canal de Arranque NE a cumbre La Pequeña, ± 4,4 K / ± 1980 m.a. / 10:45 h. / Pto. 4 Mapa)

(Canal herbosa arriba, la cual se pone cada vez más pindia)

Ya solo dos parejas tiramos para arriba, siguiendo la estela “diesel” de Esther. Pese a que la traza cada vez se pone más inclinada, avanzamos sin muchos problemas, pero sin exceso de confianza, pues el mismo nos puede jugar una mala pasada en cualquier momento. Una marcada (enjitada) y pisada vereda nos lleva de la mano.

(Todos detrás de la estela "diesel" de Esther)

(Las nubes o niebla entrando y saliendo cada poco)

Sin apenas darnos cuenta nos encontramos en la parte final, miras para abajo y no te lo crees, que abajo se ve, aunque las nubes lo cubren todo por momento. Así alcanzamos la zona donde el terreno se vuelve más agrio, con algún paso un tanto complicado, fuerte inclinación sobre una pequeña llambria. Después la ventanina de La Pequeña (de la cual, en esta ocasión, no saqué foto) y apoyarnos un poco para auparnos a la cumbrera.

(-¡Venga Mary que ya estamos casi arriba!!)

(Abajo, por momentos, no vemos lo que hay, solo Peña Cerreos al otro lado de la vega)

(Una pequeña canalina y a la cumbrera que vamos)

(Un paso más y en la cumbrera estamos)

Ya en la cumbrera solo queda andar por la misma unos pocos metros en busca de la cruz de hierro de la cima de La Pequeña. En pequeño transito es, quizás, lo más potencialmente peligroso, pues existe un pequeño paso un tanto expuesto, pero con precaución se supera y a la foto de cumbre llegamos todos. Como podéis observar no me explayé mucho en la ascensión a Peña Ubiña La Pequeña, si estáis interesados en un detallado reportaje solo tenéis que pinchar sobre el link y al realizado en el año 2014 iréis rápidamente.

(Un último paso complicado y a la cima de La Pequeña llegamos)

(Peña Ubiña La Pequeña, ± 5,0 K / ± 2197 m.a. / 11:20 - 11:30 h. / Pto. 5 Mapa)

Como hoy el tema va de travesía no nos entretuvimos mucho en la cumbre, solo lo justo para sacar un par de fotos de grupo y alguna que otra panorámica. Mientras ambas cosas hacíamos el tema de conversación era el descenso. Efectivamente, Esther estaba interesada en que bajáramos por la arista NorOccidental, la que engarza directamente con la ascensión a La Grande. Monchu, hombre experimentado y prudente, conocedor de nuestros temores, tiraba para atrás. Nos comentaba que había un par o tres de pasos donde había que tener cuidado, el primero nada más empezar, muy expuesto. Mientras lo pensamos os dejo unas panorámicas, después ya veremos qué hacemos.

(Al Oeste: Babia, Somiedo y el Puerto Ventana, abajo Torrebarrio)

(Al Norte: El grupo expedicionario y La Grande)

(Al Este: Cerreos, vega Riotuertu, La Mesa y La Tesa, Pajares y Carraceo, Picos Europa al fondo)

(Al Sur: Desde la Tesa, Mesa, Almaguera, vega Candioches, Cirbanal, etc...)

Acabamos las panorámicas y por la arista que descendemos, siempre con la condición de que si Mary o un servidor lo vea feo damos la vuelta y por donde subimos descendemos. En el primer paso, un poco expuesto, Monchu se puso delante para echar una mano, no tuve ningún problema porque ningún peligro vi (por algo él se había interpuesto). Después para abajo con cuidado, en busca de los dos o tres pasos complicados que había. Monchu marca los pasos a seguir oteando los jitos que van marcando el “buen” camino.

(Directos a La Grande que vamos, por la arista NorOccidental)

(Siguiendo la pauta que marca Monchu vamos)

(Por momento oteando las cercanas montañas de Somiedo)

Como anotamos al comienzo, no tratamos de hacer un reportaje técnico del recorrido realizado, solo mostrar alguna que otra fotografía de nuestra experiencia más montañera desde que ascendimos al Espigüete en el verano del 2014. Ejemplo de las dificultades a descender, que para servidor es mucho más complicado que el propio ascenso, os quedan un par de fotos del paso de la canal (el más peliagudo del todo el descenso) que rasga de arriba abajo a La Pequeña. Parecía complicado pasarlo, pero gracias a la tranquilidad y buen hacer de Monchu no planteo muchos problemas, solo prudencia y saber lo que se estaba haciendo.

(Detalle del paso más "peliagudo" del descenso que realizamos)

(Complicado parece, pero lo superamos con mucha prudencia y sin precipitaciones innecesarias)

(Detalle de Esther oteando por donde baja la mejor traza de La Pequeña hacia La Grande)

En algunas de las fotos veréis que Mary lleva los guantes puestos, en verdad que se necesitaban, estábamos en una zona muy sombría y la roca estaba muy fría, así que, como había que agarrarse un poco, lo mejor era abrigarse los dedillos. Después por la canal para abajo unos metros para seguir avanzando en dirección NorOccidental. Con algún que otro punto, tal como nos había prometido Monchu, había que echar las manos. Así de entretenidos y concentrados que íbamos, que en ningún momento nos plateamos el retroceder, cuando nos dimos cuenta estábamos al sol que más calienta en el collá Solmichu.

(Un poco de transito por la vertical canal y de nuevo a pillar la dirección NorOccidental)

(Otro pasín donde había que tener cuidado y mantener la tensión)

(Esto ya parece que se termina)

(-¡Uff, nunca diría que por lo que dejo a mis espaldas podría descender!!!!)

Una mirada hacia atrás y asombrado me quedo de haber bajado por aquel enorme tajo en La Pequeña. Sin lugar a dudas, la excelente compañía lo había hecho todo, pues nunca nos hubiéramos embarcado en tal aventura sin la experiencia que aportaban al recorrido los compañeros Esther y Monchu. Tras esta gran reflexión solo queda hollar la tachuela del Solmichu y continuar rumbo a El Rozón y La Carba, donde nuestros amigos estarían pacientemente esperándonos.

(Collá Solmichu, ± 6,3 K / ± 1986 m.a. / 12:20 h. / Pto. 6 Mapa)

(Un momento de relax hacia Torrebarrio y las altas cumbre de Babia y Somiedo)

(Picu Solmichu, ± 6,8 K / ± 1998 m.a. / 12:30 h. / Pto. 7 Mapa)

(Manteniendo el rumbo al encuentro de nuestros amigos en El Rozón - La Carba)

(Collá El Ronzón, ± 7,1 K / ± 1937 m.a. / 12:40 h. / Pto. 8 Mapa)

Entre las peñas que dividen los dos collaos se encontraban nuestros amigos Mireia y Carlos, él con peor cara que ella. También había un grupo de cuatro o cinco personas que no teníamos muy claro que iban a realizar. Lo que si sabíamos era que Carlinos no tenía su día y lo mejor que hacía era seguir tranquilamente el recorrido senderista hacia el Refugio de Meicín y allí esperarnos mientras nosotros afrontábamos el reto de La Grande.

(Collá La Carba, ± 7,4 K / ± 1978 m.a. / 12:50 h. / Pto. 9 Mapa)

(Nos depedimos de nuestros amigos y para arriba que tiramos en busca del mojón de La Grande)

Dejamos atrás a nuestros compañeros y los otros que aún no los veíamos muy definidos, encaramos la cara lateral de la arista Sur de Gran Ubiñona siguiendo una clara traza. Las marcas son por partida doble; pues transcurre por una vereda muy pisada y la cual va muy señalizada con las franjas de pintura amarilla y blanca de los clásicos PRs. No recordamos que en la anterior ocasión, estuviera tan marcada. Mejor así, aunque no teníamos ninguna duda de la traza a seguir, más con la compañía que llevábamos. Así, mirando cada poco hacia atrás, para ver el avance hacia el Alto de Terreros de nuestros amigos, como para ver por donde habíamos descendido de La Pequeña.

(-Uff, no me atrevo a mirar para atrás y ver por donde descendimos, sobre todo el paso del tajo)

(No recordábamos que estuvieran tan marcada la ascensión a La Grande, mejor así)

(Tras unos primeros metros de desnivel superados, nos asomamos de nuevo a La Babia y Somiedo)

(Para arriba sin muchos problemas, siguiendo las marcas del PR)

(Por momentos, teniendo que echar las manos para asegurar el paso)

(Como en la ascensión a La Pequeña, la niebla se acercó a saludarnos)

No sé si el reportaje que escribimos sobre nuestra primera ascensión a Peña Ubiña La Grande comentamos que nos había decepcionado un poco su ascensión. Íbamos tan mediatizados por la majestuosidad de la mole que cuando la afrontamos y vimos que estaba a nuestro alcance, nos decepcionó un poco. Hoy el tema era un poco diferente, pues ya conocíamos, en primera persona, lo que por delante teníamos y además ya teníamos el bagaje de muchos más años de experiencia y especialmente del recientísimo descenso de La Pequeña. Así cuando nos dimos cuenta ya estábamos en la cumbrera.

(Un poco más y a la cumbrera llegamos)

(Las rayitas blanco - amarillas del PR siguien ilustrandonos el buen camino a seguir)

Siempre nos sorprendió la parte de la cumbrera de La Grande, la pensábamos más fiera, pero una vez arriba ya no lo ves tan… Aún así se debe mantener el máximo respeto a la montaña, nada de despreciarla y mejor mantener la tensión para evitar sorpresas. Ya no digo nada en temporada invernal (prohibida para nosotros), la cual se ha cobrado un buen número de víctimas mortales. También llama nuestra atención las numerosas personas que en su cima encuentras. En este día, en la subida nos encontramos con dos que ya descendían, a otro lo llevábamos por delante, y los que habían quedado en La Carba venían tras nuestros pasos. Así que, otra vez más, un buen número nos encontramos en el mojón geodésico de “La Ubiñona”.

(Ya queda muy poco, la niebla parece marcar las diferencias entre las vertientes de Asturias y León)

(En transito por la cumbrera ojeando la cona de Babia y Somiedo)

En esta ocasión no tuvimos que “suplicar” hacer la foto de cumbre, solo pedir la colaboración del compañero gallego que se había puesto en carretera a las cinco de la mañana para auparse a lo más alto de la grande. Como las nubes nos impedían tener una buena visión montañera no sacamos muchas fotos, solo un par de ellas más para testimoniar tan memorable recorrido. Después un momento nutritivo, fue cuando llegaron el resto de montañeros, que parece que también eran gallegos, ¡que tendrá esta cumbre!!!

(Peña Ubiña La Grande, León - Asturias, ± 9,0 K / ± 2411 m.a. / 14:10 - 15:00 h. / Pto. 10 Mapa)

(León y Asturias: Las dos caras de La Cordillera, aunque no siempre las nubes están en el mismo lado)

Cincuenta minutos junto al mojón geodésico de La Grande, realmente no pensábamos estar tanto, pues nuestros compañeros estaban esperando en la vega de Meicín, pero nos pusimos a charrar de las andanzas de unos y otro y…. Pero no quedó otra que apearse de la cima, y al igual que La Pequeña, el descenso no iba a ser sobre nuestros pasos, sino por otro lugar diferente, por la Canal de la Fana. Tema que, sinceramente, me atraía un poco, pues había oído hablar mucho de este vertical descenso. Por poco no lo hacemos, pues Esther, a la vista de nuestro “buen” comportamiento en el descenso anterior quería hacerlo por otra arista, la Oriental creo, menos mal que Monchu lo tenía claro, sino ya nos veíamos otra vez agarrándonos a las piedras.

(Inicio del descenso de Peña Ubiña La Grande por la canal de la Fana)

Retrocedemos unos metros sobre nuestros pasos para comenzar a descender por la vertiente SurOriental que da toda la cara al Alto Terreros y Peña Cerreos. Monchu lo tenía claro, Esther también, una leve vereda y unos jitos así los respaldaban, como una especie de embudo, nosotros les seguimos con mucho cuidado, pues había mucha piedra suelta. Muy poco a poco, cuidando de no soltar ninguna piedra que pueda hacer daño al compañero que van por abajo, vamos perdiendo altitud. En algunos puntos tenemos que apoyar las manos para mayor seguridad. En un momento del recorrido escuchamos un pequeño estruendo de peñas caer lateralmente, seguro que se trata de algún resbalón del compañero gallego que nos sacó las fotos de cumbre. Él ha optado por una canal paralela más degradada, Monchu le da un voz y le dice que mejor por donde nosotros vamos, el sigue a lo suyo.

(Dando toda la cara al Alto de Terreros y la Peña Cerreos, a la izquierda, abajo, el ref. del Meicín)

(Poco a poco, manteniendo la tensión y con mucho cuidado de no soltar piedras)

(Precioso y descriptivo detalle del descenso de Peña Ubiña La Grande)

En la parte última, antes de llegar a la zona más herbosa, el terreno está muy descompuesto, por lo que extremamos las precauciones, aunque a Esther la perdemos de vista, está mucho más suelta que nosotros en este tipo de terrenos. Monchu se queda y va dándonos alguna lección de cómo se bajan pedreras, tema que, a pesar de que vemos bastante eficaz, no nos convence mucho. Unos antes (Esther y el compañero lateral) y otros después llegamos al Alto de Terreros.

(En la parte última de la canal el terreno está muy suelto, si a esto le añadimos la verticalidad... )

(Mary negociando los últimos tramos antes de llegar a la zona más pedrera)

(Parece que esto de la Canal de la Fana ya finaliza)

Pasados quince minutos de la cuatro la tarde llegamos al Alto de Terreros, ahora todos para abajo con rumbo Norte, seguro que Mireia y Carlos ya estarían impacientes. El descenso hacia el Refugio del Meicín fue cómodo y placido, con Monchu contando sus desventuras por Los Castillines (especialmente en uno de ellos), además aderezados con una pasada de intrépidos rebecos, que ya los echábamos de menos. De esta tranquila guisa, treinta minutos más tarde llegamos al punto de reencuentro con nuestros compañeros.

(Collá Terreros, León - Asturias, ± 11,0 K / ± 1886 m.a. / 16:15 h. / Pto. 11 Mapa)

(Una última mirada a recorrido de descenso de La Gran y para el Refugio del Meicín que nos vamos)

(Con rumbo Norte hacia la vega glaciar del Meicín, por el medio unos rebecos pasan chutando)

(Precioso descenso hacia el Refugio del Meicín, desde los Castillines al Siegalavá, por el medio...)

(Preciosa estampa de Los Castillines, El Siete, Los Portillines, Los Camisos, etc...)

Ya todos juntos nos encontramos con la sorpresa de que el refugio no estaba abierto, seguro que sus moradores, Tania, Lionel y Ur estarían en sus quehaceres de porteo, otra vez será el tomar un cafetín. Sacamos una foto de grupo, esta vez al completo, y tiramos para Tuiza de Arriba, escogiendo para ello el Camino de Invierno. Por el camino pudimos observar el incipiente colorido otoñal en el Monte Vallina Negra.

(Refugio Meicín, Concejo de Lena, Asturias, ± 13,0 K / ± 1545 m.a. / 16:45 - 17:00 h. / Pto. 12 Mapa)

(Foto de Grupo: Esther, Carlos, Mireia, Mary, Monchu y J.Félix)

(Parece que nos retiramos a tiempo, la niebla se ha instalado definitivamente en las altas cumbres)

(Descenso hacia Tuiza de Arriba por el Camino de Invierno)

(Cabañas "Camino de Invierno" a Tuiza d'Arriba, ± 14,5 K / ± 1380 m.a. / 17:25 h. / Pto. 13 Mapa)

Dejadas atrás las últimas cabañas antes de entrar en Tuiza de Arriba, ya no queda mucho más que hacer, solo repasar los 14 Puntos de Paso de esta travesía por Las Ubiñas. Para la mejor apreciación hemos dividido el mapa en dos tramos. En este caso el mapa lo consultamos poco, solo marcamos los puntos, con unos compañeros tan experimentados nos dejamos llevar, pues este terreno lo conocen como la palma de la mano, pues son muchas las andanzas por aquí realizadas por ellos. Pero, pese a todo, no está demás llevarlo, al igual que el GPS, siempre se te puede complicar la travesía y tener que echar mano de todo lo que llevas, nunca está de más.

(Detalle del recorrido realizado en dos parte; de la Casa Mieres, a La Pequeña y La Grande para caer sobre Tuiza de Arriba)

Creo que no ha estado nada mal, cuando nos plantearon la travesía pensábamos que sería subir y bajar, sin complicarse la vida mucho, pero habéis visto que no es así, que si nos la hemos complicado un poco. Menos mal que es una vez cada año o dos.

(Tuiza d'Arriba, Concejo de Lena, Asturias, ± 16,0 K / ± 1205 m.a. / 17:45 h. / Pto. 14 Mapa)

Faltando quince minutejos para las seis de la tarde, ocho horas después de arrancar en la Casa Mieres (León), llegamos al guapo pueblín de Tuiza de Arriba (Asturias) completando la especial travesía por Las Ubiñas. Ahora solo quedaba ir a buscar los coches al Puertu, mientras los no conductores tomarían algo en el bar del Centro de Las Ubiñas. Ya reagrupados personas y vehículos, por nuestra parte tuvimos que dar por finalizada la jornada de convivencia con el resto de compañeros, una visita al hospital nos esperaba, así que nos despedimos y carretera para abajo que nos vamos directos a Oviedo.

No queremos cerrar este amplio reportaje por Las Ubiñas sin dedicárselo a una joven persona que ahora ya no se encuentra con nosotros. Desgraciadamente, después de una fuerte lucha con ese diablo llamado cáncer, nuestra querida sobrina nos dejó. A ella, que tan buenos momentos compartimos por los mayaos de Carabanés, le queremos homenajear con este pequeño repertorio fotográfico y nuestros humildes comentarios. Decir que una pena muy profunda dejó en nosotros, no sabemos qué tecnología existe en el más allá, pero por si es compatible con la nuestra…

¡Va por ti Verónica!, nunca olvidaremos las subidas en el machejo por el bosque de Bustariz camino de Carabanés.

¡Hasta pronto!

 

JFCamina

Para referencias sobre la zona correspondiente en www.jfcamina.es

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.