Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
León

Raquetas Villaverde de la Cuerna

Valdelugueros, 02/2016

JFCamina, 03/2016

Raquetas

Lugueros - Villaverde de la Cuerna

Mapas: IGN 104-I "Lugueros" y 079-III "Cerulleda"

Inicio y fin : Lugueros (LE-321 Km 34,5), Ayto. Valdeluguero, León

Objetivo : Villaverde de la Cuerna (LE-3601 Km 3,1), Ayto. Valdelugueros, León

Recorrido: Lugueros (1.175m.a.) - La Escosura (1211 m.a.) - Puente Campos de Lugueros (1195 m.a.) - Por el pinar (1215 m.a.) - Desvio a carretera Villaverde (1245 m.a.) - Cortafuegos (1300 m.a.) - Las Baugas (1375 m.a.) - Reguero Villaverde (1395 m.a.) - Villaverde de la Cuerna (1.415 m.a.) - Regreso por la carretera - La Reguerona (1400 m.a.) - Puente Villaverde (1215 m.a.) - Lugueros (1.175m.a.).

Distancia: ± 12,5 Kilómetros circulares = 6,2 Kms. por las vegas y el pinar + 6,3 kms. por la carretera.

Tiempos: 4,5 horas = 3 h. Ida + 1,5 h Vuelta

Desnivel: 300 mts. de ascensos.

Terreno: Pista terrera y regreso por el asfalto.

Señalización: No.

Creative Commons License


Yo quería ir hasta el pueblo de mis amores, Villaverde de la Cuerna, en la vecina León, pegadito al puerto Vegará y San Isidro, en pleno invierno y todo vestidito de blanco, queríamos llegar en raquetas desde el puente, pero cuando llegamos a Busdongo, me empecé a mosquear, no había apenas nieve, pasamos la collá de Valdeteja y estuve a punto de girar a la derecha para ir hasta el puerto San Isidro, pero al final pudo más el amor a la tierra que me vio crecer en la naturaleza y mantuvimos el rumbo, iríamos a corretear por las altas cumbres de Villaverde de la Cuerna.

Así comenzaba nuestro primer párrafo de un reportaje al Pico Espina tras un primer intento fallido de raquetear camino del Villaverde. Hoy lo volvemos a intentar, pero para evitar subir en coche hasta el pueblo, en previsión de que no estuviera completamente limpia de nieve, el vehículo lo dejamos aparcado en Lugueros y nos vamos a ir raqueteando por sus vegas y el pinar hasta el objetivo. Este es el reportaje de tan caluroso día “invernal”.

A modo de introducción y para los que no conozcan mi personal vinculación al pueblo que hoy va a centrar toda mi atención, y antes de seguir leyendo, pueden echar un vistazo al reportaje que realicé al respecto titulado, no podía ser de otra manera: Villaverde de la Cuerna, tras visionarlo comprenderéis mejor algunos pequeños detalles que aquí se reflejan.

De la que llegamos el día no estaba tan bueno como las previsiones nos habían prometido, por lo que no quedaba otra que hacerse un poco los remolones a la espera de que al sol hiciera acto de presencia. Primero nos tomamos un cafetín en el Hotel Rural Los Arguellos, además del repaso a la prensa leonesa, y después nos fuimos a dar un paseo por el pueblo (cargado de nieve, que no la carretera) en busca de una hogaza del famoso pan de Lugueros. Estas maniobras de distracción surgieron su efecto y cuando volvimos, con la tostada vianda, el sol ya empezaba a brillar entre las nubes del gran Bodón.

Ya todo tal como queríasmos, cargamos las mochilas al hombro y con las raquetas en la mano hasta el puente medieval nos vamos. Tenemos que cruzar el Curueño para empezar a raquetear por su blanca vega río arriba, en busca del entronque con su modesto afluente, el arroyo de Villaverde.

(Lugueros, T.M. Valdelugueros, León, 0,0 K / 1175 m.a. / 11:30 h / Pto. 1 Mapa)

(Cruzamos el río del Silencio, el Curueño, por su puente medieval de tres ojos)

(Un mirada de admiración hacia el gran pico Bodón, pues son muchos los buenos recuerdos sobre él)

(Un instante fotográfico, pues llevaba tiempo pensando en sacar esta guapa estampa)

Ya al otro lado del puente, junto al molín, Mary se calza las raquetas de nieve, un servidor se escora a la izquierda y coge un poco de distancia para sacar una foto que tenía hace mucho tiempo pensado hacer. Una preciosa postal del Río del Olvido de Julio Llamazares, El Curueño, su puente medieval de tres ojos, las casas de pueblo con sus techos cubiertos de nieve, y, ¡cómo no!, el gran Bodón. Si además unimos a estos un precioso cielo azul recién despejado, con alguna nube aún haciéndose la remolona. Realmente las fotos, tanto las mías como las de Mary quedaron muy bien, así que satisfechos vamos vega arriba, entre las vacas que salen a tomar un poco el sol después de unos húmedos y oscuros días en la cuadra.

(Tras las fotos de rigor toca tirar vega arriba, el día está precioso y todos lo queremos aprovechar)

(Incluso el ganado, después de una semana de cuadra oscura y húmeda...)

(Una fuente nace en las peñas de La Escosura)

El recorrido planificado es seguir, con rumbo Norte, por toda la vega blanca, hasta tropezar con el pinar y seguir a su vera, así hasta las inmediaciones del puente de Villaverde. En principio no parece muy complicado, pues sabemos que va todo sobre pista terrera, otro tema es el estado de la nieve, pues la misma está muy blanda, nada trasformada. Todo ello, hace que el avance sea más dificultoso y pesado, pues movemos mucha masa blanca. Así dejamos de lado unas peñas donde vemos que un buen chorro de cristalina agua nace de ella, La Escosura, nos dice el mapa, nos fiamos de él y seguimos hasta atacar un montículo que nos permite otear los pocos kilómetros que hemos realizado, a demás de presentarnos un preciosa y blanca estampa de las vegas del Curueño y su torre vigía, el gran Bodón, del cual tenemos muy buenos recuerdos de las dos ocasiones que a él nos engolamos.

(Con rumbo Norte, vega adelante)

(Monticulo de La Escosura, 1,5 K / 1211 m.a. / 12:15 h / Pto. 2 Mapa)

(Blanco detalle de las vegas del Curueño, con el gran Bodón, al fondo el Cueto Ancino, el K2 leonés)

Nos apeamos del montículo y seguimos por una blanca y llana traza, matizo la inclinación porque aquí sale otra a la derecha (al Oeste) que sube para arriba con fuerza y nos llevaría primero al Mullerinas ( 1796 ma.) y toda la cuerda montañera de la Sierra del Caballo y de La Cuerna. Todo muy tentador pero el objetivo hoy es el pueblo de Villaverde de la Cuerna, nada de andar subiendo a los picos. Así dejamos de lado un edificio que parece una escuela, pero parece que se trata de las instalaciones del Campamento Valdelugueros, el cual se encuentra ubicado en un lugar privilegiado. No lo conocía, si recuerdo el que había junto al puente de Villaverde pero este debe ser mucho más reciente. Así llegamos al puente de Los Campos de Lugueros, muy curioso y restaurado él. Dejamos el puente de lado y cogemos una pista que sale por la derecha, seguimos con rumbo Norte, poco a poco nos vamos arrimando al pinar.

(Puente Campos de Lugueros, 2,1 K / 1195 m.a. / 12:30 h / Pto. 3 Mapa)

(Atrás dejamos el puente de Los Campos y seguimos por pista que sigue a la margen izquieda del río)

(Otra preciosa vega se presenta ante nosotros, arriba vemos el pico Espina, a 1929 m.a.)

(Nosotros al borde del pinar, entramos en zona oscura, la nieve está un poco más dura y tratable)

Vamos entre el borde de la blanca vega y las últimas estribaciones del pinar, por donde según el mapa y la blanca traza discurre una pista forestal-ganadera. Ahora a la sombra, la cual se agradece mucho, pues hacía un calor fuera de lo normal. Además así la nieve estaba un poco más tratable. Llegamos a un punto donde tenemos una preciosa estampa del Bodón y la gran vega que estamos circunvalando, estamos bajo un gran pino, tiro una foto, dos, tres, con Mary como elemento diferenciador. Pido que me deje la estampa libre, cuando se va y apretó al “click” de la cámara, una “traponá” de nieve cae sobre mí. Tras el fuerte alarido y risas obligadas, no queda otra que limpiarlo todo.

(Circunvalando la guapa y blanca vega vamos a la vera del pinar)

(Sin pisar la inmaculada superficie blanca)

(Disfruntado de la guapa jornada soleada y las estampas montañeras que nos ofrece)

(Aunque asumiendo riesgos)

Con muchas risas, sobre todo por parte de Mary, la cual nada tuvo que ver con el blanco incidente, llegamos donde la pista se bifurca, aunque aquí nos tenemos más que fiar del mapa que de otra cosa, pues todo está cubierto de una espesa capa de nieve. A la izquierda se va hacia el puente de Villaverde, a la derecha nos sigue bordeando el pinar por encima del reguero de Villaverde. La última opción es la que nosotros tomamos, pues si vamos hacia la carretera se nos acabó el raqueteo, pues vemos que por ella circulan coches hacia el pueblo. Así que abandonamos la compañía del Curueño y para arriba que vamos, pero ahora con rumbo NorOriental.

(Desvio hacia el puente Villaverde, nosotros hacia el pinar, 3,1 K / 1215 m.a. / 13:10 h / Pto. 4 Mapa)

(A la vera el pinar, por encima del reguero de Villaverde, ya abandonamos la compañía del Curueño)

(Al otro lado del reguero sube la carretera que va hacia el pueblo)

Ya con el rumbo cambiado toca seguir peleando con la nieve muy pegajosa, la cual se adhiere con fuerza a las raquetas formando un gran zapatón que cuesta mover, así cada poco paramos a deshacerlo. Además hace un bochorno casi veraniego, vamos con una camiseta y una membrana, pero esta última apetece quitarla, si no fuera que vamos a la sombra. Así llegamos al enlace con la pista que viene desde los inicios de la carretera al pueblo, la misma sube pinar arriba y enlaza con la que desechamos en las cercanías del campamento. Nosotros la utilizaremos hasta que nos interese, es decir hasta que tire a lo más alto y nosotros la cambiaremos por un cortafuego que nos permita enlazar con otra que nos llevará a las inmediaciones del pueblo de Villaverde de la Cuerna, pero al otro lado del río.

(Desvio hacia carretera Villaverde, nosotros hacia el pinar, 3,5 K / 1245 m.a. / 13:20 h / Pto. 5 Mapa)

(Una mirada hacia la zona de Cerulleda y sus cumbres: el Moral, Huevo y Peñas de Faro)

(Pese a ir a la sombra, llevamos el cuerpo un poco revolucionado, parece que estamos en verano)

(Tras nuestro dejamos las cumbrs que lindan con la zona de Canseco, como el Morala)

Tal como anticipé llegamos al punto donde la pista vira fuertemente a la derecha hacia el pinar, esto no nos interesa, lo nuestro es ir por encima del reguero. De la anterior ocasión, sabemos que existe una pista que así lo hace pasando por la zona de Las Baugas (Las Badugas). Ante nosotros tenemos la inclinada traza de un cortafuegos, mando a Mary esperar y subo delante a explorar (con uno que se desgaste es suficiente), tras superar los cien metros del mismo observo que la pista existe y le doy la voz de adelante.

(Cortafuegos y después enlace con pista superior, 4,1 K / 1300 m.a. / 13:50 h / Pto. 6 Mapa)

(Tras el pequeño tirón, llega el momento contemplativo)

(En un periquete hemos pegado un buen salto de altura, el Curueño nos queda muy abajo ya)

(La Reguerona y el Pico Espina, a la derecha La Vega de Villaverde de la Cuerna)

Pegado el salto del cortafuegos y enlazar con la pista que habíamos visto unos años atrás, la cual no viene en el mapa pintada, todo fue más sencillo, aunque seguíamos echando la gota gorda, tanto por la temperatura como por el zapatillón que teníamos que arrastrar. Nos facilitó un poco la labor el seguir una canal realizada por un animal, no sabíamos de que se trataba, pues era muy ancha, así que de patas cortas era. De lado, pero al otro lado del reguero, ya dejamos atrás la gran Reguerona y estamos a la altura de los comienzos de La Vega. Así llegamos a las campas de Las Baugas, creo que así lo decíamos de guajes, no Badugas como pinta el mapa, pero esto de la toponimia es un tanto complicado.

(Ya tenemos un traza aceptable, ahora solo queda asomarnos a las campas y contemplar el pueblo)

(En las campas de Las Baugas, ya con el pueblo muy cerca, pero al otro lado del reguero)

(Arriba la Sierra de La Cuerna, con Los Mayaones, Rabogato, Valbueno, Canto Salguero, etc...)

En un “tris” nos plantamos frente al pueblo, lo primero que hago es sacar unas cuantas fotos y empezar a grabar un pequeño video, son muchas las ganas. Pensamos que, ya que eran las dos y media de la tarde, eran un buen lugar para comer el bocata, además estábamos un poco cansados de pelear con la pesada nieve, además del calorazo. Allí nos acomodamos sobre la nieve y degustamos la sabrosa hogaza de pan con un poco embutido, también de León. Sacamos unas cuantas fotos de pareja con el pueblo al fondo, también individuales, además de hacer el habitual muñeco de nieve, este Mary lo bautizó como “Villaverdin de la Cuerna”.

(Frente al pueblo, 5,7 K / 1415 m.a. / 14:30 - 15:30 h / Pto. 7 Mapa)

(La vega, Villaverde y las cumbres de las Peñas la Iglesia y Espina, el valle de la Majaina, etc...)

(Foto de pareja, ya casi trio, con Villaverde de la Cuerna al fondo)

Tras una hora de relax nutritivo y contemplativo volvemos a calzar las raquetas y las mochilas al hombro y bajamos al reguero. Según vamos descendiendo observo que ya no tenemos el puente que yo recordaba, así que había que meterse en el agua, aunque por suerte no cubría mucho. Después caleyón arriba para entrar en el pueblo por donde se ubicaba la piedra que Julio Llamazares recuerda en su hermoso libro “El río del Olvido”, en su capítulo “El gigantón de Villaverde”. Creo que ya no está, o igual la nieve lo oculta todo, prefiero pensar esto último.

(Hora de descender hacia el reguero y entrar en el pueblo)

(-¿El puente?)

(Reguero de Villaverde de la Cuerna, 1395 m.a.)

(-Habrá que mojarse un poco)

(Caleyón arriba y entramos en el pueblo, he conseguido un sueño o deseo)

Al fin conseguí el sueño o deseo que hace tiempo anhelaba. Hubiera preferido que la nieve lo cubriera todo al cien por cien, pero no todo es perfecto en la vida. Directamente me voy al pilón para echar un buen trago de agua fresca. Allí frente a la casa de mis ancestros me sentía feliz, con muchos recuerdos volviendo a mi cabeza despejada. Veo gente joven y me dirijo a ellos para preguntarle por Valeriano, precisamente son sus sobrinos, poco después llegó él. Allí estuvimos hablando un buen rato, recordando algo del pasado y también del presente. Preguntándonos por nuestras respectivas familias. De la visita veraniega de mi prima Pili y la tía Tina, toda una sorpresa que apareció por la vega. Miro para el caleyón que sube hacia la majaina, precisamente este invierno asistí a la presentación de un libro sobre Majadas y mastines que se hablaba de los pastores trashumantes de Villaverde de la Cuerna.

(Villaverde de la Cuerna, T.M. Valdelugueros, León, 6,2 K / 1415 m.a. / 16:00 - 16:45 h / Pto. 8 Mapa)

(Ante la casa de mis ancestros y el pilón)

Costó arrancar, pero había que hacerlo, pues ya se acercaban las cinco de la tarde y aún había que volver a Lugueros, pese al día que hoy disfrutamos, aún estamos en horario de invierno. Para el regreso, y a la vista de lo que nos había costado raquetear por la nieve poco compactada, decidimos hacerlo por la carretera, así podía ir tranquilamente con mis contemplaciones y recuerdos. Antes de salir me encuentro a Lucas y hablamos un momento. Después por la carretera salimos, para sacar unas fotos ante el letrero. Un poco más allá estaban unos turistas pasando el día son su hija en la nieve y nos brindaron la oportunidad de sacarnos una foto de pareja. En este punto nos acordamos mucho de los nuestros guajes, de lo bien que lo hubieran pasado aquí jugando en la nieve, pero ya era un poco tarde, esperemos que haya otra ocasión.

(Mucha ilusión el sacar esta foto)

(El mastín cerca de la entrada del pueblo, no puede faltar, un clásico)

(Foto de pareja con el pueblo y la sierra de la Cuerna tras nuestro)

Ya dejando muy atrás el pueblo, grabé las últimas tomas del video que inicié en cuanto lo vimos. Creo que es el momento de compartirlo aquí, un bello recuerdo para mí y los nuestros, siempre “presta” tenerlo ahí y visionarlo de vez en cuando. Espero que os guste.

 

(Si tienes algún problema con la visión del video, pincha sobre este enlace para visionarlo directamente)

Cuando íbamos camín de La Reguerona, vemos que un bicho sale del extremo de La Vega y cruza la carretera, nos sorprendió, tras unos segundos de dudas comprobamos que era un jabalí que corría como un poseso. No paraba y en su avance iba abriendo un gran surco, igualito que el veníamos siguiendo cuando íbamos por la zona del pinar, ahora ya lo teníamos todo claro.

(La Reguerona, 7,2 K / 1400 m.a. / 16:50 h / Pto. 9 Mapa)

(En como verdaderos jabalís nos vemos fozando en la nieve, aunque no con tanta fuerza como ellos)

 

(Si tienes algún problema con la visión del video, pincha sobre este enlace para visionarlo directamente)

Seguimos carretera abajo disfrutando del guapo y cómodo paseo, pese a ser por asfalto nos parecía gloria después de haber luchado (fozado) tanto con la nieve. Observando por donde habíamos pasado, la pista inferior, el cortafuego, el enlace con la nueva traza. La gran cresta montañera del Bodón se nos presenta espléndida, un placer contemplarla tan cómodamente. Así hasta la curva que da la cara hacia Cerulleda, donde se iba a moler el grano que daba la parte superior de la vega, donde se cultivaba.

(Detalle del paseo mañanero, de la subida por el cortafuegos para enlazar con otra pista)

(Preciosa la gran cresta montañera del Bodón, un placer contemplarla tan cómodamente)

(Próximos a Cerulleda, 8,2 K / 1300 m.a. / 17:00 h / Pto. 10 Mapa)

Con unas cuantas revueltas llegamos al río Curueño de nuevo, allí nos esperaba el puente para cruzarlo y alcanzar la carretera principal que sube hacia Cerulleda, Redipuertas y el Alto de Vegará. Aquí nos dejaba La Rubia cuando veníamos al pueblo, después el caballo (el Lilo) se encargaba de subirnos los equipajes. Ya en la carretera hacia Lugueros no queda otra que ir con cuidado, pues son muchos los coches que por ella pasan después de una excelente jornada esquiando en la estación invernal de Riopinos.

(Puente Villaverde de la Cuerna, 9,3 K / 1215 m.a. / 17:30 h / Pto. 11 Mapa)

(Ahora carretera abajo, una hora de caminar)

(Lugueros, T.M. Valdelugueros, León, 12,5 K / 1175 m.a. / 18:00 h / Pto. 1 Mapa)

Ya en el punto de partida, toca compartir el mapa con el recorrido hoy realizado, el esperado, la subida por las vegas y el pinar, más el cómodo por la carretera. No vamos a insistir de la necesidad de portar mapa, brújula o un GPS, sobre todo en estos terrenos cubiertos de nieve, donde las trazas están ocultas y si existiera señalización también.

(Nuestro raquetada a Villaverde de la Cuerna desde Lugueros / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

Ya cuando la luna ya estaba asomada llegamos a Lugueros, la verdad que no estábamos ya tan cansados como cuando llegamos a Villaverde, el tranquilo paseo por la carretera nos había relajado. Cambiamos algo de ropa y calzado, tomamos algo y carretera abajo, con cuidado, pues la carretera está engalanada con numerosos “chupiteles” de hielo. Llamó nuestra atención el sol de poniente alumbrando la cumbre del Cueto Ancino, una cumbre un tanto peliaguda que le tenemos muchas ganas, esperamos que este verano podamos auparnos a lo más alto de ella por su parte más accesible.

(Por las foces, con los últimos rayos del sol de poniente alumbrando el Cueto Ancino)

(Precioso atardecer invernal sobre las tierras del Fenar)

Cuando entramos en la tierra del Fenar (ni que decir tiene que nos acordamos de nuestra amiga Ana, la cual estará paseando por el húmero París) el cielo se pone precioso, de un naranja rabioso, un precioso broche de oro y brillantes para esta jornada vivida en los valles del Río del Olvido, en el Curueño. La verdad que con esta hermosa despedida solo queda decir…

¡Hasta pronto!

JFCamina

Para referencias sobre la zona correspondiente en www.jfcamina.es


Deja tus comentarios

.

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.

.

.