Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Concejo de Sobrescobio
Asturias

Peña Cullargayos

Soto de Agues, 02/2010

JFCamina, 01/2011

 

Peña Cullargayos

Ascensión por Ladines y descenso por el río Nozalín.

Mapas: IGN 054-III "Rioseco".

Inicio y fin : Soto de Agues, Concejo de Sobrescobio, Redes, Asturias

Recorrido: Soto de Agues (430 m.a.) - Agues ( 440 m.a.)- Ladines (625 m.a.) - Biesca Rionda ( 775 m.a.) - Cabaña de Paidiellu (870 m.a.) - Collau Faisaldes (930 m.a.) - Les Colladines ( 940 m.a.) - Fayeu Mone Tornu ( 1110 m.a.) - Collá de Imblenes (1200 m.a.) - Pico Peña Cullargayos ( 1391 m.a.) - Regreso por la Foz de Nozalín - Collá Mezquita ( 1285 m.a.) - Colla Farcionadas ( 1210 m.a.) - Les Feleches ( 1085 m.a.) - Río Nozalín y valle Les Feleches (820 m.a.) - Foz del Nozalín (600 m.a.) - Agues ( 440 m.a.) - Soto de Agues (430 m.a.).

Distancia: ± 18 Kilómetros (9 x 2) de recorrido Circular.

Tiempos: 4 h el ascenso y 2 h 45' descenso.

Desnivel: 961 mts. ascenso y después bajar.

Terreno: Pista al comienzo y al final, el resto vereda montañera.

Señalizacion: Si, PR AS-63

Creative Commons License


Antes de que el frio invierno volviera a nuestra querida tierra nos acercamos hasta Soto de Agues para realizar una guapa ascensión a la Peña Cullargayos, si la subida a la misma por Ladines es preciosa, el descenso por la vertiente de las foces del río Nozalín, es de primera, nosotros teníamos noticias de que era muy especial pero… Además, a parte de la Familiar compañía de Alfonso y Manolo, por el camino se nos unieron una parejita de perros. Un excelente día por uno de los preciosos parajes que tiene nuestra Tierra.

(Soto de Agues, Concejo de Sobrescobio, K 0,0 / 10:10 / 430 m.a.)

A las diez de una fría mañana del 14/12/2010 ya estábamos en el amplio aparcamiento de Soto de Agues ( 430 m.a.), teníamos hasta las seis de la tarde para hacer la circular entorno a la Peña de Cullargayos. Intuíamos que habría barro así que ponemos las polainas, tras ello comenzamos a caminar por la carretera hasta el cercano pueblo de Agues, el cual estaba muy cerca, menos de 500 metros, así que pronto nos plantamos en el puente sobre el río Alba y Nozalín, allí confluyen.

(Con el sol sobre La Xamoca vamos camín de Agues)

(El Agua, La Peña, El Cielo y.. ¡Nosotros que vamos con ganas!)

Tras contemplar la restaurada casa – molín, que aprovechaba las posibilidades que el caudal del agua ofrece, nos adentramos por el pueblo de Agues. La silueta negra de la Peña Cullargayos resalta con fuerza sobre el cielo azul, un avión pasa y deja su blanca estela regalándonos una guapa estampa. Vamos atravesando el pueblo pronto vemos el cartel indicador de inicio de la PR AS-63 “Ruta Pico Cullargayos”, nos centramos en el recorrido y no nos damos cuenta que hemos dejado de lado la pequeña ermita de Santa Ana con toda la Sierra del Crepón tras ella.

(Agues, la Peña Cullargayos siempre presente, K 0,5 / 10:20 / 440 m.a.)

(Agues, PR AS-63 "Peña Cullargayos")

(Agues, ermita de Santa Ana con toda la Sierra del Crepón tras ella)

Creo que lo tenemos claro, subiremos por el pueblo de Ladines y bajaremos por la Foz del río Nozalín, si hay dudas tenemos tres apoyos, uno humano, Alfonso, ya ha realizado una vez la ascensión a la peña, dos, las señales del PR AS-63 y, el tercero, el tecnológico, un track cargado en el GPS, por si no lo vemos claro. Arrancamos y tras dejar de lado el puente a la salida del pueblo iniciamos la primera parte de lo que promete ser una guapa excusión montañera, a la vuelta cruzaremos el puente y nos volveremos a encontrar en el mismo punto, así cerraremos el recorrido circular que pretendemos realizar.

(Este puente lo cruzaremos a la vuelta, ahora... ¡todo de frente!)

 

 

• Ascensión por Ladines


Tras olvidarmos del río Nozalín y su foz, vamos caminando a la vera del arroyo de Argayades, un poco más arriba cruzaríamos otro puente exclusivamente sobre él, para adentrarnos, en ascenso, por un bosque típico de Asturias. El pueblo de Ladines se deja ver entre el ramaje de los árboles, pero tenemos que hacer una media circunferencia para llegar a él, pensábamos que íbamos a subir mucho más directos, menos mal que vemos claramente la señalización pues ya comenzábamos a dudar.

(Parece que el PR va bien señalizado)

(Ladines)

Efectivamente las franjas blancas y amarillas son claramente visibles, así como el pueblo de Ladines, aunque aún queda un poco para llegar. El terreno está muy húmedo así que tenemos algo de barro. Cuando pensamos que ya tenemos el pueblo cerca nos encontramos con el arroyo de Argayades, el camín no estaba, un argayu se lo había llevado, así que tuvimos que pasar con mucho cuidadin de no mojarnos.

(Problemas en el arroyo de Argayades)

Tras superar el pequeño accidente sobre el camín, entramos en el pueblo de Ladines (625 m.a.), tan solo hemos caminado cerca de tres kilómetros para llegar a él y hemos empleado una hora. Junto a la iglesia del pueblo, mientras unos contemplábamos la preciosa dentada de la Sierra del Crespón, Mary está mimando a dos perros que acaban de acercarse, así que cuando reanudamos la marcha el grupo de cuatro se había ampliado a seis. Nadie los invitó, pero ellos debieron pensar que dentro de la mochila debía sobrar algo para ellos.

(Ladines, K 2,9 / 11:10 / 625 m.a.)

(Parece que hoy tendremos compañía canina)

Vamos pisando el duro hormigón, ese que no nos gusta nada pero que cada vez encontramos más y más en la media montaña. En conversación sobre perros y asfalto alcanzamos la Biesca Rionda, donde tenemos que girar a la derecha, pero antes tendríamos una hermosa panorámica sobre el embalse, el torreón de Villamorei, La Xamoca, Campiello y el pueblo de Rioseco.

(Biesca Rionda, K 4,5 / 11:35 / 775 m.a.)

(Impresionante vista del embalse de Rioseco)

Al volver al camín nos topamos con Mary charrando con un paisanu bastante mayor, tose bastante, va muy afogau, debía ir hasta una cuadra cercana donde se sentía gente, nos preguntó si íbamos a escalar La Peña, deseandonos buen día nos despedimos y tiramos para arriba.

(El paisanu en su paseo diario)

No tardamos mucho en dejar atrás al paisanu y tenemos que parar un poco, había varios motivos, un excelente vista sobre Soto de Agues y la Sierra del Crespón, una fuente averiá y unas placas solares, esto último fue lo que más llamó nuestra atención, ¿a qué aparato suministraría?

(¿A qué aparato alimentará esto?)

("Este fontan hay que arraglalu", diz Mary)

(Ahora las panorámicas son sobre Soto de Agues y la Sierra del Crespón)

Tras lucubrar un poco sobre les plaques, estos técnicos son así, continuamos la marcha hasta llegar a las praderías y cabañas de Faidiellu, donde nos topamos con unos pintorescos casiechos que hacían juego con las franjas indicadores del PR.

(Faideillu, K 5,0 / 11:55 / 870 m.a.)

Dejamos de lado los pintorescos panales de rica miel y siguiendo la señalización nos acercamos hasta las camperas del collau Faisaldes (930 m.a.), donde termina la pista y comenzamos a caminar por los caminos de la naturaleza, solo han sido dos kilómetros abundantes, desde Ladines, de pista de hormigonada, aunque las excelentes postales que fuimos contemplando en su trayecto nos hicieron olvidar la dureza del mismo.

(Collau Faisales, K 5,5 / 12:10 / 930 m.a.)

Casi al alcanzar lo alto del collau tenemos que girar a la derecha y enfocar la peña, en Les Colladines (940 m.a.) nos olvidamos de las limpias y verdes praderías y nos adentramos un pequeño trayecto de monte bajo para después entrar de lleno, siguiendo unas chillonas marcas fluorescentes, en un preciso hayedo.

(Volvemos a cambiar de dirección y enfilamos la peña)

(Con otra impresionante vista sobre las praderías, Soto de Agues y la Sierra del Crespón)

(Les Colladines, K 6,0 / 12:25 / 940 m.a.)

Estamos en un paraje muy especial y muy repetido en nuestra tierra, en este caso en el monte Turnu, donde el musgo (mofo) se agarra a la gris caliza con fuerza, de igual manera lo hacen las raíces de las fayas, solo las secas hojas están sueltas y se levantan un poco ante la contundencia de las pisadas, en nuestro afán de seguir la flecha amarilla.

(Monte Turnu)

Estamos ante uno de mis encuadres favoritos, una colorida faya, una roca tupida de musgo, las hojas sobre el camín, ¿qué más podemos pedir?, creo que no mucho más, solo faltaría un ser mitológico para completar el cuadro, en este caso nos conformaremos con un trio de Trasgos urbanos y una Xana Allerana, ¡qué no es poco!

(Los Trasgos del día)

(La Xana Allerana marca el ritmo)

(Algún jito ayuda a las flechas amarillas)

Vamos charrando de nuestras cosas y sobre el precioso paraje por el cual tenemos la suerte de transitar en este día guapo que hoy nos tocó, fue aquí cuando nos topamos con una cueva llena de agua, ¿Qué será?, ¿una bocamina?, ¿Una sima?, inspeccionamos un poco y continuamos para arriba, entre unas rocas brilla el sol, parece que vamos a salir a campera abierta, ¿no?

(¿Esta bocamina?)

(A la sombra aún hay restos del frio mañanero)

De momento tenemos un estrechón y parece que vamos por una canalización caliza, estamos en la zona de El Escobiu, que tras superarlo, ahora sí, aparecemos en una zona abierta, donde no nos queda otro remedio que seguir el sentido de la marcha siguiendo las rayas blancas y amarillas.

(Zona de El Escobiu, K 7,3 / 13:20 / 1.110 m.a.)

(Atrás dejamos el bosque y volvemos a sol abierto)

Ahora no vamos protegidos por la desnuda arboleda, así que el sol calienta, Mary se detiene para soltar prendas, el resto avanzamos hasta una pequeña llaná donde hay un cartel que nos indica que cerca hay vistas panorámicas, ¡lo ignoramos!, pensamos que si vamos hasta la cumbre de Peña Cullargayos para qué queremos entretenernos con balcones de medio pelo, así que seguimos la marcha y llegamos hasta los 1200 m.a. a la collá de Imblenes, límite entre los concejos de Sobrescobio y Caso.

("Si vamos al pico para que queremos asomarnos ahí")

(Collá Imblemes, K 8,0 / 13:20 / 1.200 m.a.)

En Imblemes nos alcanza Mary que se había entretenido quitando ropa, pero antes de llegar nos indica que por encima de nosotros hay tres rebecos, todos miramos y es cuando nuestro “guía” nos dice que por allí subió él, cresteando hasta alcanzar el punto geodésico. Yo tenía claro que aquel no iba a ser mi recorrido, seguiría lo indicado por el PR AS-63 y las indicaciones de mi GPS, no me gusta aventurarme en sitios escarpados. Así que seguimos la senda que parece que bordea la peña por su cara más sureña, ya en el concejo de Caso.

("Por donde va ese rebeco subí hace unos años", diz Alfonso)

(Pues hoy por ahí... ¡no vamos!)

Tras ascender por un estrecho sendero sobre monte bajo, seguidos muy de cerca por nuestros circunstanciales amigos los perros, alcanzamos un altillo desde donde se observa la grandiosa ladera Casina del la Peña Cullargayos.

(Tras cambiar de vertiente de la Peña nos olvidamos del camín principal del PR para subir a ella)

Vemos claramente por dónde va la senda principal, a media ladera hasta la collá Mezquita, pero nosotros nos escoramos a la derecha y ascendemos por otra, más débil, que creemos que nos llevará hasta la cumbre, el aparato así nos lo confirma. Según avanzamos parece que la vereda se va cerrando más y más, hasta que llegamos a un punto que parece que no nos queda más remedio que subir “a pelu gochu”.

(La vereda no está muy limpia y además está bastante cuesta)

Nos metemos de lleno por una canal que parece que nos llevará directos a la cima, aunque nos va a costar un poco. Miramos hacia abajo y lo que vemos nos asusta un poco, ¡uff!, ¡qué pindio!

(Miras para abajo y... ¡uff!, ¡mete miedo!)

Manolo va delante y alcanza la cumbre pero… ¡el punto geodésico está en la otra!, dice él, así que los tres rezagados lo tenemos fácil, nos desviamos un poco a la izquierda y nos adentramos por otra canal, más pedrera pero a la vez parece más accesible y limpia, nos anticipamos a la hora de elegir la “escalera” de ascenso, compruebo con el GPS y…¡efectivamente!, es lo que tiene no ir pendiente de él todo el tiempo y solo utilizarlo en caso de duda o confirmación.

(Manolo va delante y marca el mejor camino a seguir)

Cuando miramos hacia lo que dice él que está el mojón… ya está Manolo en la cumbre. ¡Está fuerte!, dice Alfonso, - No, son diez años menos y eso… ya empieza a notarse, le respondo.

(Así que... ¡llega el primero!)

(Nosotros vamos detrás pero sin subir a la ...)

(la peña que él antes había subido, ¡eso que nos ahorramos!)

Tras una pequeña trepaduca y siguiendo las visibles flechas amarillas vamos alcanzado la cumbre de La Peña, detrás nuestro queda la peña de la cual acababa de bajar el “encabezau” del grupo. Así a las dos de la tarde me doy de bruces con el buzonín montañero que indica que habíamos alcanzado la cima de la Peña Cullargayos, a 1.391 m.a., tras 9 kilometrucos por otro excelente paraje montañero del Parque Natural de Redes.

(Pico de La Peña Cullargayos K 9,0 / 14:10 / 1.391 m.a.)

A la cumbre, además de Mary, Alfonso, Monolo y J.F. (un servidor), también llegaron la pareja de perrinos, según Mary, el más espelurciao es una perra y el otro, el amigo de Manolo y más activo, un perro. Estos llegaron un poco sedientos y Manolo improvisó un abrevadero sobre una bolsa de plástico para que saciaran su sed, no me extraña que después no se separaran de él.

(El Grupo expedicionarios, el mojón parece que no está para muchos trotes)

(Los otros expedicionarios y ... "sus dominios")

Como ocurre en la mayoría de las cumbres de Redes, las vistas son de primera, hacia Caso tenemos las impresionas moles calizas de La Llambria, Campigüeños, La Carasca y La Senda, el Tiatordos y Macíedome y Peña Ten, un plano más inmediato la Peña el Casar sobresale sobre todas.

Aunque lo que más llama nuestra atención es la enorme panorámica que se nos ofrece sobre la zona del embalse de Rioseco, el pueblo del mismo nombre, Campiellos, a la sombra de La Xamoca, Villamorei y, a nuestros pies, el pueblo y las preciosas praderías de Ladines.

Más al oeste tenemos toda la Sierra del Crespón, el Guanalón y el Cogollu, momento en el que la perrina nos hace un posado que realza, aún más, la belleza de la preciosa postal que estamos contemplando en este precioso día del mes de diciembre.

Sobre la excelente panorámica que tenemos a nuestros pies, resaltan un par de picachas, son las más cercana, parecen inaccesibles, al menos par un servidor, ¡menudos cortantes!, parecen dos puntas de lanza sobre las praderías de Sobrescobio, hablo de Peña Llagos y Piqueru, por donde discurre el río Nozalín a través de una bonita foz y por la cual pasaremos en el trascurso del descenso.

La cuerda fronteriza sobre nuestro concejo de Aller es la menos favorecida fotográficamente hablando, el sol nos impide hacerlo, con la calidad que se merecen las guapas cumbres que van desde Peña Mea al Pico Torres, ¡una pena!, ¡otro día será!

Realizamos el protocolo de rigor en la cumbre, dejamos nuestra tarjeta de cumbres y recogemos la de “Unos del grupo Mies”, la cual estaba escrita sobre una pequeña programación para el día 12/12/2010, que rezaba; “Travesia Coballes – Caleao, opcional: Peña Cullargayos y Peña Riegos”, como no tiene dirección la guardaremos de recuerdo, ¿quién nos devolverá la nuestra?, siempre es bonito recibir una pequeña respuesta, vas conociendo a mucha gente con esta guapa costumbre montañera.

El 09/01/2011 un grupo de amigos de Valladolid, "Privaos por la Mota Cetin", han recogido nuestra tarjeta, así nos lo comunicaron por correo electrónico, nos cuentan que no han tenido tanta suerte como nosotros, la niebla les impidió disfrutar de las excelentes panorámicas, además parece que han tenido algún problemilla con los cazadores, lamentamos ambas cosas, especialmente la última. ¡Gracias Compañeros!

Es la hora del bocata, los perros están impacientes, creo que no han subido hasta aquí solo por hacernos compañía. ¡Efectivamente!, en cuanto Manolo desenvuelve el bocadillo se le apega como una lapa el perro, la perruca, claramente más educada, se aparta un poco y se sienta, esperando que le caiga cualquier migaja.

Tras reponer fuerzas damos por finalizada la estancia en la cumbre e iniciamos el descenso en dirección contraria a la subida, ya que bajaremos a conocer la guapa foz del río Nozalín, otra alternativa de ascensión y preciosa experiencia montañera.

Es el momento para dejaros la primera parte del video que tomamos este excelente día, el cual, por minutaje y, especialmente, por diferenciación del mismo, hemos dividido en dos, aquí os queda el ascenso a Peña Cullargayos desde Soto de Agues y el pueblo de Ladines, un tramo más de pradería bosque y peña, en claro contraste con el descenso por la foz.

 

 

 

• Descenso por la Foz del Nozalín

A las tres de la tarde reanudamos la marcha e iniciamos el descenso en dirección opuesta a la de llegada, ahora bajaremos en busca del cauce del río Nozalín y su gran garganta. Por este lado la senda de bajada tiene menos peña y es mucho más herbosa, transitamos por el Cantu de la Ferralina, este pindio y rápido tramo nos llevará, siguiendo las fechas y puntos amarillos, en un periquete a la collá de Mezquita.

(Descenso del Cullargayos por la vera del Cantu de la Ferralina / 15:00)

(En busca del río Nozalín)

Nos paramos y miramos hacia atrás y vemos el lago de subida que por aquí tiene el Cullargayos, perece mucho más fácil, aunque seguro que con terreno húmedo el asunto se complica un poco, aunque en la misma circunstancia meteorológica en ambos caso estaría feo y resbaloso. En quince minutos nos plantamos en la collá deseada, ante la solitaria señal del entronque con el PR AS-63, el que dejamos de lado para subir a la Peña.

(Parece que ahora, en la zona de San Isidro mejora la visibilidad)

(Bajada de La Peña Cullargayos por el Cantu de la Ferralina)

Estamos a 1285 m.a., ahora toca caminar en torno al pico del que la colla toma el nombre, lo hacemos a media ladera y lo circunvalamos en 180º, primero por un terreno llano y después de alcanzar un hermoso cantu, desde donde se obtienen unas guapas vistas sobre la zona de les foces del Nozalín, con el Guanalón y el Cogoyu como mudos testigos, para después descender hasta la collá de Las Farriondas.

(Collá Mezquita, K 10,2 / 15:15 / 1.285 m.a.)

(El camín sigue señalizado....)

(... y con unas excelente panorámicas)

Alfonso y Manolo van delante, al poco de entrar con esta verde collá te das de bruces con un poste indicador de la ruta que hoy toca seguir, es aquí donde debemos girar en 90º a la derecha y bajar por la carba abajo, en dirección Oeste. Como los chicos y los cánidos iban a buen ritmo no se dieron cuenta de este pequeño detalle y siguieron de frente atravesando toda la verde collá hasta que los perdemos de vista, tras mi advertencia, aviso a Mary, que iba en el medio, para que los pare, costó un poco de trabajo, iban muy lanzaos.

(Collá Las Farciondas, K 11,0 / 15:25 / 1.210 m.a.)

(En el poste indicador... ¡girar a la derecha!)

Ahora toca bajar hasta la majada que la vista primero alcanza, la que tenemos a nuestros pies, la de Feleches. El terreno es bastante resbaladizo así que no presto mucha atención a la críticas por no advertirles, con suficiente antelación, del cambio brusco de dirección, ¿para que llevas el GPS?, - yo, de adorno y por seguridad, -¡no lo voy mirando todo el día!

(¡Lanzaos!!!, ¡qué vais sin mirar!)

(Tenemos que bajar hasta esas cabañas)

En poco más de quince minutos descendemos los más de cien metros de desnivel de descenso y nos encontramos con la majada, un precioso pilón y un gran chorro de agua fresca, ¡qué más queremos!, ¿llevar por el monte el aparato encendido diciéndote que a 50 mts gira a la izquierda, a 200 collada Mezquita, etc...? ¡Qué aburrimiento!

(Les Feleches K 11,9 / 15:45 / 1.085 m.a.)

(Aquí tenemos unas pequeñas cabañas derruidas, un buen pilón y unos cuantos guapos detalles)

Atravesamos esta zona de pequeñas y derruidas cabañas, con algún que otro colorido detalle arbóreo y pronto comenzamos a transitar por una amplia pista terrera. Bajamos zigzagueando, con cabañas a izquierda y derecha, algún hermoso Texu por compañero, este cómodo y ancho camín, donde las marcas del pequeño recorrido son bien visibles, nos lleva directos al río Nozalín.

(Volvemos a encontrar la pista, ahora terrera pero en el río de duro y feo hormigón)

(Transitamos por una zona de brañas con guapas cabañas con Texos)

Aquí comienzan las largas distracciones, ¡cuánta belleza!, menos mal, que por razones de evitar la sombría mañana, decidimos subir por Ladines, ya que en caso contrario igual no hubiéramos alcanzado el objetivo de sacarnos una fotuca en el punto geodésico de Peña Cullargayos.

(Las marcas del PR siguen bien visibles)

(Entronque con el río Nozalín, K 13,5 / 16:20 / 820 m.a.)

Todo eran distracciones fotográficas, pararse y sacar media docenita de fotos de cada cascada o recodo del río, primero a una velocidad, después a otra, probamos con esta apertura, volvemos a cerrar, ¿si tuvieramos un filtro?, volvemos a intentarlo y después nos vamos a otro rincón, así una y otra vez.

(El valle del Nozalín está lleno de húmedos y guapos detalles)

(El rústico puente nos da más motivos fotográficos)

Una pena que el hormigón desentone tanto en este paraje tan especial, sin él tendría un valor muy superior al que ahora pueda alcanzar, pero ya está hecho y… ¡ye lo que hay!

El agua no era totalmente la culpable de todas nuestras distraciones, ya que la mole caliza de Peña Llagos y la recién salida luna lunera algo tenían que ver en ello.

(Además de grandes de las moles calizas por las que discurre el río)

Como colofón te encuentras con una gran cascada, un impresionante cola de caballo desbocado que pone punto final a esta húmeda sinfonía. Te vuelves a parar aunque te das cuenta que no vienes solo y que la marcha debe continuar, que son pacientes pero no conviene abusar. Además al compañero Alfonso no le gusta nada de nada el que se le eche la noche por los caminos, nosotros somo más tolerantes con el tema, pero siempre dentro de unos límites de seguridad, es decir, en pista o camín conocido y con el GPS encendido, nada de sorpresas.

(Aquí el río nos nuestra abiertamente su belleza)

(La gran Cascada de la Revuelta del Fresno, K 15,4 / 16:55 / 625 m.a.)

La cascada da paso a la gran garganta del río, el cual perdemos de vista, ahora nos oculta su belleza y solo lo escuchamos en las estrechas profundidades de la foz, de la cual nos separan una barandilla de madera, realmente la caída es importante.

Está claro que habrá que venir con tranquilidad, una tarde, con el tripode grande y entendido sobre el tema de la casa (www.smfelipe.es), cuando la luz no sea muy fuerte y ponerse a degustar fotográficamente y con la tranquilidad que se merece este precioso río Nozalín.

(En la Foz del Nozalín, el río nos oculta su belleza, K 15,6 / 17:00 / 600 m.a.)

Dejamos tras nuestro la preciosa foz del Nozalín y afrontamos los dos últimos kilómetros que aún nos quedan por llegar hasta Soto de Agues, son las cinco de la tarde y el sol ya se empieza a olvidar de nosotros, otra gélida tarde-noche se hace cargo de este precioso paraje, aunque aún tendrá un pequeño detalle de despedida y nos dejará una hermosa postal reflejando su luz sobre la peña La Xamoca.

(Agues, K 17,5 / 17:30 / 440 m.a.)

Los últimos treinta minutos del trayecto son de repaso y despedida de los perros, los dejamos en el puente que por la mañana dejamos de lado y ahora cruzamos, ellos ahora van camín de regreso al pueblo de Ladines, donde se nos juntaron, nosotros para Agues y Soto después.

Justo cuando oscurecía llegamos al aparcamiento, ¡cómo hemos aprovechado este guapo día!, realmente no hemos desperdiciado ningún minuto de él.

(Soto de Agues, K 18,0 / 17:45 / 430 m.a.)

Es el momento de dejaros la segunda parte del video que grabamos, en el mismo se visiona todo el recorrido de bajada desde la peña de Cullargayos, la cual se puede utilizar también como subida, y nos recreamos con la húmeda belleza del río Nozalín.

 

Con unas botellinas de sidra, el conductor café, despedimos esta preciosa excursión por tierras del Parque Natural de Redes, una marcha muy completa y en sus casi dieciocho kilómetros condensa lo mejor que te puedes encontrar en la montaña Asturiana: preciosos pueblos, bosques, ríos, praderías, más bosque, peñas, brañas, más ríos con bellas cascadas, un profunda foz y…. ¡impresionantes panorámicas montañeras!, ¿qué más quieres?

 

JFCamina

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es o "Rutas por Redes"

 

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.