Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Viajes y Rincones

Costa del Flysch

Euskadi, 11/2014

JFCamina, 05/2015

Costa del Flysch

(El gran libro geológico de Zumaia y Sakoneta)

Los que nos siguen habitualmente, de sobra es conocido nuestro amor a la montaña y al mar, podríamos decir que tenemos el corazón partido, igual no en las mismas proporciones pero sí un tanto dividido, pues nos tiran las dos opciones andariegas. No en vano nuestras montañas astures, hace miles de años, fueron lechos marinos, así que nosotros no le íbamos a darle la espalda a nuestra querida costa y a ella acudimos con frecuencia para conocer sus bellos rincones.

En este afán de conocer nuevos parajes costeros nos llevó hasta la Costa Vasca, a la vecina Euskadi, porque allí oímos hablar de unas singulares formaciones geológicas, emergidas del mar levantando unos singulares acantilados, como un gran hojaldre pastelero marino, aunque sería más exacto decir: un gran libro geológico. Un gran mamotreto donde podemos leer 60 millones de años. Hablamos del Flysch, vocablo en cuestión parece que deriva del alemán 'flissen', que significa fluir o deslizar.

Este pequeño reportaje más fotográfico que otra cosa, os mostramos nuestra pequeña escapada a la vecina comunidad para tratar de conocer de primera mano, algunos aspectos del nacimiento de nuestra bella naturaleza costera y su relación con las montañas vecinas, una historia que llevamos muy adentro.

 

Creative Commons License


Veníamos, de un viaje relámpago, del colorido bosque de Irati (Ochagavía, Navarra), habíamos hecho noche en la cercana Zarautz y, con un día excelente, aparcábamos el coche a la entrada de Zumaia. Realmente la luz era muy luminosa, nada que ver con lo acontecido días atrás, así que aunque solo fuera por un pequeño período de dos o tres horas, íbamos a conocer el gran libro geológico que supone la Costa Flysch. Anticipar que, aunque uno de nosotros, porte mochila nuestra intención es solo exploratoria, pues no era este recorrido el principalmente planeado, ya habrá tiempo para explayarnos más. Simplemente queríamos aprovechar nuestro cercano acercamiento para conocer este singular paraje. Para ello lo realizaremos en dos tramos y de una manera un tanto heterodoxa, veamos.

* Tramo 1º: Zumaia - Centro de Interpretación Algorri - Playa de Itzurún - Ermita de San Telmo - Punta de Algorri - Ensenada del Algorri - Zumaia.

(Zumaia, Guipúzcoa - Pais Vasco - Euskadi, desembocadura río Urola / Punto 1 del Mapa)

Al poco de apearnos del coche ya vemos las flechas amarillas del Camino del Norte a Santiago, también las del GR-121 “Vuelta de Guipúzcoa”, lo que nos pone los dientes un poco largo. Lo tenemos claro y nos dejamos llevar por la cámara, pues los motivos fotográficos son numerosos, los reflejos sobre la ría dan mucho juego. Por lo que hemos mirado en el mapa la playa está detrás de la iglesia, al fondo, aunque antes queremos pasar por el Centro de Interpretación de Algorri, que no tenemos muy claro dónde queda, será cuestión de preguntar cuando lleguemos al centro.

(Muchas tentaciones andariegas al poco de apearnos del coche)

(Interesante faro, aunque hoy no será nuestro objetivo)

Dejamos las distracciones y el astillero a un lado y cruzamos un puente que nos deja en el puro centro de Zumaia. En este punto le preguntamos a un señor por el Centro de Interpretación, amablemente nos lo indica y a la vera del río seguimos por unos metros más. A la altura del puerto deportivo, vemos un indicador, giramos a la izquierda y cruzamos la calle. Un poco de callejeo más, también de volver a preguntar y ante sus puertas nos encontramos.

(Ya tenemos claro donde se encuentra el Centro de Interpretación Algorri)

(Zumaia, Centro de Interpretación Algorri / Punto 2 del Mapa)

(Hora de amplia visualización y lectura)

Una atenta chica nos atendió muy amablemente, informándonos de las salas de que se componía el centro y del coste de la visita (perdonar pero no me acuerdo, así que no voy a dar precio). El centro en cuestión tiene numerosos paneles informativos donde trata de explicarnos en qué consiste el Flysch, especialmente los de índole cronológico, no en vano nos enfrentamos a una aventura de 60 millones de años. No leímos todo lo que allí se encontraba expuesto, hoy no disponíamos de tanto tiempo, solo lo más relevante o llamativo. Nos despedimos, no sin antes preguntar por la manera más rápida de llegar al Flysch de Zumaia, y hacia la playa de Itzurún que nos vamos.

(Zumaia, Playa de Itzurún, ante el Flysch nos presentamos / Punto 3 del Mapa)

Llegamos a la playa de Itzurún y, por si alguno se le ha olvidado pasar por el C.I. Algorri, aquí nos encontramos con un gran panel que nos informa un poco de lo que vamos a contemplar, nos cuentan que: “La tierra tiene aproximadamente 4600 Millones de años (Ma) de antigüedad y su historia está escrita en las rocas. Los Acantilados de Zumaia nos muestran un tomo de 10 Ma de esta gran enciclopedia: EL PALEOCENO (Período comprendido entre la extinción de los dinosaurios y el último calentamiento global de la Tierra). Los límites temporales entre los capítulos coinciden con eventos bruscos que los geólogos pueden reconocer y estudiar en las rocas”

(Detalle parcial fotográfico del gran panel que se encuentra a la entrada de la playa de Itzurún, importante pararse a leerlo)

Sobre un croquis de los acantilados y la playa nos marca los cuatro límites y una breve descripción de lo que allí aconteció hace una millonada de año, la cual transcribimos parcialmente según vamos avanzando, sobre el terreno, por la zonas marcadas en el panel. Sinceramente se agrade la información tan gráfica, clara y concisa, así que toca pisar la playa y visualizar los tres primeros períodos, pues para el cuarto tendremos que salir de ella y hacer algo más "montañero", el recorrer la punta de lanza del hojaldre geológico de Algorri.

(Tras unos minutos de atenta lectura toca bajar a la playa, empezando por la derecha, el P/E)

Creo que ya hemos soltado mucho rollo textual, así que es hora de pisar la fina arena de la playa y el Flysch de Zumaia que hemos venido a conocer. Empezamos por el Paleoceno/Eoceno (55,8 Ma), a la derecha de la entrada de la playa, el zona rojiza que marca uno de los mayores calentamientos climáticos del planeta. No escribiremos mucho, las fotografías lo dicen todo, especialmente si te has leído un poco la interpretación de las mismas que han realizado los estudiosos geólogos.

(Impresiona ver tan espectacular formación, así que no tardamos mucho en inmortalizarnos)

(Llama mucho nuestra atención los taladros en las placas, suponemos que catas de los estudiosos)

(Detalle de las placas de hojaldre geológico, algunos de los capítulos de la historia del planeta)

El grosor de cada capa narra la duración de cada periodo, cada una aproximadamente 10.000 años, depende del espesor de las mismas. Los flysch verticales que forman el acantilado realmente sorprenden, pues para nosotros es una novedad importante, pero lo que más llaman nuestra atención es ver como vienen las placas desde el mar. Una gran Rasa Mareal, que en marea baja puede alcanzar unos docientos o trescientos metros, pero que sigue sumerguidas unos cuatro o cinco kilómetros mar a dentro.

(Rasa Mareal de Zumaia, en marea baja unos 300 metros, aunque continúa hasta 5 kms. mar adentro)

(Precioso detalle de la Rasa Mareal con los pueblinos costeros al fondo)

(Una mirada hacia el P/E - 55,8 Ma para seguir avanzando unos millones de años más)

Tras numerosas fotografías seguimos avanzando por la playa en dirección a los milenarios cimientos de la ermita de San Telmo. Ahora vamos en busca de la zona del Selandiense/Thaneliense (58,78 Ma), situado en la playa, está definido por la inversión de los polos magnéticos. Este límite ha sido definido Estratotipo en Zumaia. Hablamos de los puntos geográficos que define los límites de las edades de la Tierra, lo cuales se marcan con un clavo dorado (Golden Spike).

(Cómodo paseo ilustrativo por la costa Flysch de Zumaia, al fondo la punta de lanza de Algorri)

(En este punto las hojas se disparan al cielo especialmente definidas)

Avanzamos un poco más y vamos por otro clavo de oro, el situado en período Daniense/Selandiense (61,1 Ma) donde se localiza en el tránsito de rocas duras a rocas más blandas, justo debajo de la ermita de San Telmo. Este cambio litológico se relaciona con una gran caída del nivel del mar. Este límite ha sido sido definido Estratotipo en Zumaia, el segundo clavo de oro que vemos dibujado en el panel ubicado a la entrada de la playa donde nos encontramos.

(Bajo la ermita de San Telmo, patrona de pescadores, donde se ubica el período Daniense/Selandiense)

Por momento resulta muy complicado entender lo que estamos contemplando, esa separación de millones de años, pues nos parece casi todo igual, esto de la ignorancia geológica es lo que tiene. Hubiera estado bien una visita guiada a pie de playa (suponemos que en verano existen, al venir hacia la playa leímos ofertas sobre la visita desde el mar). Realmente hubiéramos comprendido las cosas mucho más y mejor. Con estas cuitas llegamos a chocar con las placas caídas de la punta de lanza del flysch de Algorri, las cuales veremos desde arriba no tardando mucho, pues es hora de dar la vuelta repasando los dos últimos periodos geológicos.

(Al fin, chocamos con las placas caidas de la punta de lanza de Algorri, pronto pasearemos por arriba)

(Detalle del Flysch horizontal, el de la Rasa Mareal, un pena que no hubieramos llegado en marea baja)

(Contraste de tamaños, no solo en longitud, sino, especialmente en años de vida)

(¡Qué pequeños nos sentimos!! y no solo por la altura de los Flysch, también por la millonada de años)

Cambiamos de período de años con cierta pena, pues hubiera gustado llegar con la marea baja y así poder contemplar en toda su extensión el flysch horizontal, como ese peine que mece las olas durante millones de años. ¡Otra vez será! Ahora a seguir disfrutando del hermoso día que nos tocó en suerte. Así alimos de la playa en busca de la ermita de San Telmo para hacer el recorrido montañero del Flysch de Algorri. Aquí nos sorprende la cercana construcción hotelera y de otras viviendas residenciales, hubiera sido bonito la retirada unos cientos de metros más atrás.

(Detalle de la ermita de San Telmo y la punta de lanza de Algorri / Punto 4 del Mapa)

Antes de llegar a la ermita de San Telmo nos asomamos a un mirador natural sobre la playa. La verdad que mete miedo asomarse, aunque es un buen lugar para sacar unas fotos de pareja para el recuerdo. Tras los posados correspondientes nos acercamos a la cinematográfica ermita de San Telmo, lo digo porque forma parte de los guapos escenarios de la popular película del 2014 titulada “Ocho apellidos vascos”, ya sabéis donde se celebró la boda. Aunque el día que se rodó la película no brillaba el sol con la intensidad de hoy.

(Foto de pareja sobre la playa de Itzurún y las proximidades de la ermita de San Telmo)

(E.San Telmo, famosa por el rodaje de "8 apellidos vascos" pero ye existe referencias desde el S-XVI)

No paramos mucho tiempo en la especial ubicación de la ermita de San Telmo (de la cual ya existen referencias escritas desde el siglo XVI), nuestro objetivo estaba en pasear por toda la crestería de la punta de lanza del Flysch de Algorri. En este punto también nos sorprende observar algunas cosas que no nos gustan, pese a ello comenzamos a caminar por lo más alto del vertical Flysch de Algorri, todo un lujo y placer, pues no recuerda alguna de nuestras andanzas más montañeras.

(Detalle clarisimo de las capas hojandradas del Flysch de Algorri - Zumaia)

Según vamos dejando atrás la ermita de San Telmo, las vistas sobre la playa de Itzurún se abren y podemos observar los tres períodos geológicos anteriormente visitados. Aunque lo realmente espectacular es lo que estamos realizando ahora, ya que parece que alcanzamos a observar otra dimensión, pues incluso se nota en los latidos de mi corazón al mirar hacia adelante y ver la punta con sus rayas millonarias o girar la vista a la derecha y contemplar las bravas aguas del Cantábrico batir sobre los restos caídos de las capas del Flysch.

(Mary frente ante millones de años de la evolución del planeta tierra)

(Detalle de la punta de lanza del Flysch de Algorri)

(Foto un poco heterodoxa del Flysch de Algorri y los ubicados en la playa de Itzurún)

(Punta del Algorri, el gran libro de la historia geológica de la tierra / Punto 5 del Mapa)

Con cierto respeto hemos llegado al final de la punta de Algorri, es una sensación muy especial el recorrerlo, además con el tiempo tan excelente que hemos tenido. Nos imaginamos que un día malo, con una climatología adversa, como tempestad en la mar, lluvia y viento esto no se puede hacer. Bueno hasta este punto hemos recorrido tres períodos de los fijados en el panel de entrada a la playa de Itzurún, nos queda pendiente al último, el cuarto, el ubicado en la ensenada de Algorri, justo a nuestra izquierda, para ello nos bajamos del cortante por un sendero bien pisado.

(Tras recorrer el Flysch de Algorri toca desdender hacia su ensenada en busca del 4º período)

(La aventura por la historía del planeta tierra continúa en dirección Occidenteal, hasta Deba)

El período que ahora nos toca contemplar se trata del Kretácico/Terciario (Paleogeno) (65,5 Ma) situado en la pequeña cala de Algorri. Esta gran catástrofe está marcada por una fina capa negra que coincide con la extinción de más del 70 % de las especies, entre ellas, los dinosaurios. Esta gran extinción parece que está relacionada con el impacto de un gran meteorito en la península del Yucatán, al otro lado del océano Atlántico, en el continente Americano, en el Golfo de México.

No hubiera gustado bajar las empinadas escaleras que nos deja en la cala de Algorri, pero ya comentamos que no habíamos acertado con el tema de la marea, la mar estaba muy alta y tuvimos que renunciar a tocar el polvo del meteorito que nos dejó sin los dinosaurios y cambió por completo la faz de la tierra.

(Bajada a la ensenada de Algorri, donde se encuentra el importante período cuarto / Punto 6 del Mapa)

En este punto tan especial para la humanidad nos encontramos con la continuación de la Ruta costera del Flysch que va desde Zumaia a Deba, un precioso recorrido andariego de unos 14 kilómetros que nos permite contemplar y “estudiar” parte de las edades del planeta Tierra. El recorrido (de cuatro o cinco horas, o más, todo depende de empeño que ponga cada uno) nos pasará a maravillosos rincones como los que hasta ahora hemos tenido oportunidad de disfrutar, como el de Sakoneta.

(Como hoy no vamos de marcha andariega nos damos la vuelta y volvemos a Zumaia)

(Sí pajarito, -otro día volveremos para disfrutar del recorrido al completo)

Nosotros hoy no venimos en plan andariego puro, solo de primera exploración, para volver en otra ocasión con más tiempo y calzar las botas en Zumaia o Deba y no parar de disfrutar hasta que lleguemos al punto final del recorrido, Ahora volveremos hacia Zumaia, el punto 7 del mapa, tomaremos un cafetín, repasaremos el mapa de lo ya recorrido. Después volveremos al punto de partida del dia y cogeremos el coche para acércanos a las inmediaciones del playa de Sakoneta, donde el Flysch también se manifiesta en su máxima dimensión.

(De paseó estudioso y disfrutón por el Flysch de Zumaia)

Creo que no ha estado nada mal este pequeño paseo de unos cinco o seis disfrutones e ilustrativos kilómetros, porque tampoco hay que empeñarse en llevar el coche hasta el propio centro del pueblo, la preciosa ría, con sus reflejos en el agua, merecen también nuestra atención.

(Zumaia, Guipúzcoa - Pais Vasco - Euskadi, desembocadura río Urola / Punto 1 del Mapa)

 

* Tramo 2º: K. 35 N-634 - Geoparkea Costa Vasca - Uzkangaberri - Portutxiki - Sakoneta.

Con cierto pesar abandonamos Zumaia en dirección Occidental, no salimos a la moderna autovía, sino que cogemos la vieja carretera Nacional-634, donde rodaremos por ella hasta el punto kilométrico 35 (más o menos unos cinco kilometrucos de nada). Pasado el K. 35 encontraremos un giro a la derecha señalizado como Geoparkea – Sakoneta (señalado en nuestro mapa con una X). El descenso que tenemos que hacer es muy pronunciado y con algunas curvas cerradas, además de carreterina muy estrecha, así que debemos extremar la precaución. En Ustartza cruzamos la vías del tren y pronto llegamos a Uzkangaberri donde tenemos sitio para estacionar el vehículo. La verdad que la bajada se las trae, espero que a la subida no encontremos vehículos bajando, no me gustaría nada que así fuera.

(K. 35 N-634 - Geoparkea Costa Vasca - Uzkangaberri / Punto 1 del Mapa)

Pasamos al lado de un Restaurante – Agroturismo y pronto nos encontraremos con la señalización y paneles del recorrido que anterior mencionamos, el que va desde Zumaia a Deba o viceversa. Nosotros no cogemos la dirección de Itziar, sino que giramos a la derecha y, siguiendo la señalización de franjas blancas y amarillas de PR, comenzaremos a caminar por pista y pradería (pues existe un punto de confusión) a la vera de un silencioso arroyo. Tras recorrer un kilómetro llegamos a lo que podría ser una gran dolina, un buen prado verde protegido por los acantilados.

(Nosotros no vamos a Itziar, sino que vamos a la derecha, hacia Sanoketa)

A nuestra derecha, al fondo, observamos un atril, seguramente algo que nos interpretará lo que estamos contemplando, así que nos vamos hacia él. Antes de llegar, nos paramos un momento porque vemos que una gran cuerda parece que cae acantilado abajo, realmente da un poco de “yu-yu”, al fin nos asomamos al mirador. En este punto leemos y contemplamos, porque está muy claro que descolgarnos por la cuerda no lo vamos hacer, la aventura nos gusta pero en su justa medida.

(Rodeando la dolina nos llevará al mirador de Portutxiki y el Flysch de Sanoketa / Punto 3 del Mapa)

(Mirador de Portutxiki, Punto 3 del Mapa)

Nos encontramos en Portutxiki , un mirador sobre el sector de Arantzan, la gran ensenada del Biotopo (espacio geográfico con unas condiciones ambientales determinadas). El panel informa que nos encontramos ante uno de los rincones más conocidos del biotopo, donde se nos muestra la esencia de la costa vasca salvaje con todos los elementos y características del mismo: el flysch, la rasa mareal, los acantilados y la campiña atlántica. Además de señalar sobre el panel las características personales de las cuatro zonas importante, pero es una verdadera pena que la luz solar no nos favorezca para su observación, pues se encuentra totalmente a la sombra y no podemos ojear los detalles destacados.

(Portutxiki, otro momento de lectua y contemplativo)

(Detalles del Biotopo a contemplar desde arriba y desde abajo, pero esto último....)

Le damos la espalda a la aventurera cuerda y al mirador de Portutxiki y nos vamos hacia el Flysch de Sanoketa, cerca de quinientos metros nos separa rodeando la dolina por la derecha. Al llegar, pese a lo ya visto durante toda la mañana, nos sorprende por su gran espectacularidad. Seguimos con el hándicap de que continúa la marea alta, por lo que la rasa mareal solo aflora en su parte última, una verdadera pena.

(Dejamos tras nuestros el mirador de Portutxiki y por la derecha nos vamos hacia Sanoketa)

(Mary ante el Flysch de Sanoketa / Punto 4 del Mapa)

(Detallazo del Flysch de Sanoketa, en primer plano, el que continúa mar a dentro y...)

(... y el que emerge hacia el cielo)

Ya no vamos a comentar más sobre los detalles técnicos geológicos ante los que nos encontramos, ya hemos tenido suficiente con lo manifestado en la playa de Iztuzún (Zumaia). Ahora solo nos dedicamos a contemplar y fotografiar, este último aspecto ofrece numerosas posibilidades a los amantes de este arte. La noche anterior habíamos estado cenando en un bar de Zarautz donde había una exposición de fotos relacionadas con el Flysch y la verdad que daba muchas ganas quedarse aquí una temporadita y tomar miles de instantáneas, seguramente que ninguna igual. De las numerosas fotos tomadas Mary se queda con la tomada a una piedra con dibujos de tipo geométrico, de las cuales había numerosas muestras.

¡Cómo pasa el tiempo!, cuando nos dimos cuenta eran pasadas las dos de la tarde, en otra circunstancia no hubiera sido ningún problema, pero hoy no portábamos nuestros bocatas, pues la idea era de hacer una incursión rápida. No quedó otra que apurar un poco y olvidarnos de más exploraciones, especialmente un poco más allá, e iniciar el rápido regreso hacia donde teníamos aparcado el coche, deshacer el camino andado, cerca de kilómetro y medio que podemos observar en la visualización del mapa que portábamos.

(Detalle de nuestro punto de descenso y pequeño recorrido de ida y vuelta desde Uzkangberri a Sanoketa)

Creo que hemos aprovechado requetebién la mañana, sobre todo teniendo en cuenta que nuestra pretensiones no eran muy ambiciosas. Tiempo habrá, ya con la lección bien aprendida, para realizar una buen excursión por la Costa Vasca del Flysch de Deba a Zumaia, pero teniendo buen en cuenta el estado de la marea, pues el detalle del afloramiento de Rasa Mareal es muy vistoso y significativo.

(Tras una media jornada ilustrativa y andariega.... ¡hora de comer!!!)

No resultó fácil encontrar un sitio para comer, las prisas son malas consejeras, pero al final, en el precioso puerto pesquero de Ondarroa nos pillamos unos pinchos que aliviaron nuestras necesidades alimentarias básicas, la verdad que nos quedamos muy contentos. Después vendrían el paseo en coche por el resto de la Costa Vasca, en busca de otra pequeña aventura, pero eso será para otra vez, por hoy ya tenemos más que suficiente, aún tenemos que asimilarlo, así que…

¡Hasta pronto!

 

JFCamina

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.