Viajes y Rincones

Francia 2013-III: Carcassone y +

JFCamina, 2013

Francia 2013: De Asturias a las tierras Cátaras,

con paradas / Reportaje III: Carcassone, Foix y Andorra.

Ubicación Google-Maps: Asturias - Francia

El pasado recorrido por tierras de Francia, en el año 2012, nos había dejado muy bien sabor de boca, con ganas de volver, pero también una pequeña espinita clavada, la de no poder disfrutar de la preciosa ciudad de San Sebastián (Donostia) como ella se merecía. Por mi parte hacía muchos años que quería conocer la zona del Sur de Francia, especialmente la zona de la Gavarnie, para contemplar su gran cascada. Después vino mi sobrina Carmen hablando maravillas de su viaje por Toulouse, Albí y Carcassonne. Con estos cuatro ingredientes en la coctelera viajera… ¡ya tenemos nuestro Francia 2013!

En el primer reportaje hemos narrado nuestra aproximación a tierras galas, de Asturias a San Sebastian y Pau. En el Segundo nos adentramos en territorio Galo y previo cambio de planes afrontamos el reportaje de Pau a Toulouse, Albí y Castres. Finalizamos el anterior reportaje con las últimas luces y al cobijo de las murallas de Carcassones, ahora toca adentarnos en ellas a la luz del día, recorrerlas y después poner rumbo al Sur, a las montañas de la próxima Andorra, aunque, cómo no, con paradas.

 

Creative Commons License


De nuestros anteriores reportajes Francia 2013, sabéis que el recorrido del viaje planificado hubo que retocarlo un poco por causas de las fuertes lluvias acaecidas en las montañas de Pirenaicas y las nefastas consecuencias que estas trajeron sobre los pueblos que duermen a su regazo. El cambio de planes nos llevó hasta las puertas de las murallas de la medieval Carcassonne un par de días antes de lo previsto, realmente no importó mucho, el excelente tiempo primaveral que ahora disfrutábamos nos había hecho olvidar el pequeño contratiempo, además seguro que habría ocasión de retomar el recorrido dejado atrás, aún tenemos otra semana por delante, ahora toca disfrutar del luminoso presente, veamos.

* D 7/13: Carcassonne - Meripoix - Foix = 95 / 1150 Ac. Kms. coche y 4 / 60 Ac. Kms. paseando.

Cuando levantamos la persiana de la habitación del hotel contemplamos un cielo azul radiante pero también que el aparcamiento, la noche anterior a rebosar, ahora estaba totalmente despejado, una moto y el nuestro coche, realmente la gente había madrugado. Tras el desayuno volvemos a montar nuestras maletas en el coche y nos vamos hasta el cercano y amplio parking de pago bajo las murallas de Carcassonne, al cobijo de una sombra, pues al finalizar de la visita reanudaríamos la marcha al Sur.

Una foto de grupo antes de entrar en la amurallada Carcassonne, lugar estratégico sobre el valle de Aude y las importantes rutas de comercio del Mediterraneo, así lo vieron sus moradores desde el siglo VI a C. Nos encontramos ante un lugar con mucha historia, poner una breve reseña de la misma sería muy extenso, así que nos vamos a dedicar a pasear por dentro de la ciudad fortificada y disfrutar del buen día primaveral que nos toco en suerte para conocerla.

(Carcassonne: Una foto de grupo antes de iniciar la marcha histórica por la vieja ciudad amurallada)

Entramos por la puerta de la historia que parece que da origen al nombre de la ciudadela, al de una princesa sarracena, la Dama Carcas, que comandaba, por muerte de su marido, las tropas que aguantaban el duro asedio de cinco años que los tenía sometidos el Emperador Carlomagno allá por el siglo VIII. Los víveres eran muy escaso, bueno, parece que solo quedaba un cerdo y un saco de trigo, la citada señora idea una estrategia de desánimo hacia las tropas enemigas: engorda al cerdo y lo tira desde las murallas a los pies de los asediantes, estos piensan que están muy bien pertrechados y abandonan. Suenan las campanas de alegría y unos de los soldados del emperador que se bate en retirada dice: ¡Carcas sona!

Del significado de la señora, la historia del cerdo, me lo había contado mi sobrina Carmen, aunque creo se le olvidó decirme que eran el origen toponímico de la ciudadela que estábamos a punto de visitar, pues ella siempre está atenta a estos pequeños detalles.

(Carcassonne: La Dama Carcas, nos abre la puerta de Narbona)

Desde que los romanos pusieron las primeras piedras de estas murallas, muchas modificaciones y reconstrucciones debieron sufrir las mismas. Lo que ahora vemos es producto de una restauración afrontada a mitad del Siglo XIX por Eugène Viollet-le-Duc, pues en los siglos anteriores había quedado en el olvido. El 1997 fue declarada por la Unesco como Patrimonio Mundial, siendo ahora unos de los centros turísticos más importantes de Francia y de Europa, prueba de esto último se observa nada más llegar, pues son muchos los visitantes que por sus calles pasean contemplando los numerosos detalles arquitectónicos y también los escaparates de las tiendas situadas a un lado y otro de las viejas callejas.

(Carcassonne: Detalles de un pasado muy lejano, aunque la etapa medieval impone su espada)

(Carcassonne: La Cité)

Nos encontramos dentro de una de las ciudadelas más importantes de Europa, tanto por su extensión y complejidad. Es mucho y variado el arte militar desarrollado a lo largo los numerosos siglos de ocupación, así que resulta un poco complejo realizar una pequeña síntesis sobre las puertas y sus carbacana ( Narbona, Saint-Nazaire, Aude o del Burgo), el Castillo Condal y su foso, la Basílica de Saint-Nazaire, solo dejarse fotografiar y poco más.

(Carcassonne: Entrada al Castillo condal Siglo XII)

Realmente resulta un poco complicado sacar unas cuantas fotos medianamente “limpias”, es decir sin gente que se te cruce por delante del objetivo de la cámara cuando le das al botón de disparo, pero con un poco de paciencia lo fuimos consiguiendo.

(Carcassonne: Foto de grupo turístico a la entrada del castillo condal)

(Carcassonne: Puente de acceso al castillo condal)

Atrás dejamos el castillo condal, avanzamos culebreando entre la gente, contemplando, incluso entrando, las pequeñas tiendas que nos flanquean, donde también observamos la existencia de diversos hoteles y restaurantes. Llega un momento que nos relajamos un poco, nos sentamos sobre unos frio banco de piedra para coger un poco de fuerza extra y adentrarnos dentro de la Basílica de Saint-Nazaire.

(Carcassonne: Un momento de relax para seguir con la visita a la extensa ciudadela)

La basílica de Saint-Nazaire de piedra arenisca, es una iglesia de origen románica (del siglo XI su parte más antigua) sobre otra carolingia (desparecida en su totalidad). Como suele ocurrir con este tipo de obras, la misma sufrió varios cambios y ampliaciones, con la impronta de los estilos arquitectónicos consiguientes. Las vidrieras captaron mucho nuestra atención, aunque también otra serie de elemento que no sabemos muy bien que representaba allí expuesto.

(Carcassonne: Basílica de Saint-Nazaire)

(Carcassonne: Basílica de Saint-Nazaire y sus vidrieras)

Salimos de la basílica y seguimos nuestro paseo circular, tropezamos con algún museo más, pero ya no teníamos mucha ganas, así que seguimos callejeando entre la variada gente que por ellas transitaban. La fama de esta ciudadela es tanta que son numerosas las películas que se ha realizado en torno a ella, incluido juegos de mesa y de ordenador, así que no es de extrañar que en algún punto nos atascáramos un poco.

(Carcassonne: Una ciudadela con mucho que ver y comprar)

Hicimos alguna compra y tomamos algo, el tiempo iba pasando y la hora de comer francesa llegaba, viendo el gentío que transitaba por la zona pensamos que la mejor opción sería salirse de la ciudadela y bajar hacia el Pont Vieux (Sigo XIV) sobre el río Aude. Trataríamos de encontrar un buen lugar para comer algo y, de paso, sacar una foto guapa del exterior de la fortaleza. Resultó un exito la alternativa nutritiva, pues culminamos nuestros dos deseos, tanto el culinario como el fotográfico.

(Carcassonne: La ciudadela, desde el Pont Vieux sobre el río Aude)

(Carcassonne: Hora de comer algo, no todo va ser pasear)

(Despedida de Carcassonne: La ciudadela y el Pont Vieux sobre el río Aude)

Dejamos tras nuestro a la Dama Carcas, con su historia o leyenda, sus murallas, torres y demás fortificados detalles y ponemos rumbo al Sur. La idea era ir a dormir a la villa de Foix, aunque parando en algún guapo pueblo cátaro. Mary había leído y visto alguna cosilla sobre Meripoix, un nombre que llamaba mucho nuestra atención, además, el mismo nos quedaba en la trayectoria prevista (nada de autovías), así que sobre las cuatro de la tarde nos encontramos ante las murallas de Meripoix, nada más traspasar la puerta de entrada, nos dimos cuenta que habíamos acertado en la elección, ¡menuda preciosidad!

(Meripoix: La Porte d’Aval Siglo XIV )

Según nos adentramos calle arriba vamos contemplando una consecución de casas con contraventanas azules y cargadas de macetas con flores. El colorido era muy llamativo y nos anticipaba lo que nos íbamos a encontrar un poco más adelante, cuando entráramos en la plaza de los soportales, donde una cruz cátara nos ponía bien a las claras en el lugar donde nos encontrábamos.

(Meripoix: tierra de cátaros)

Por lo que habíamos leído, la villa Mirepoix parece que fue fundada por los fenicios, con el paso del tiempo llegó a convertirse en una de las urbes importantes de la zona, tras serle otorgada la carta de costumbres y privilegios. Durante los siglos XII-XIII se concentró en ella el mayor número de "Casas de Perfectas" en la zona, amparadas por el señor de la región, Peire Roger de Mirepoix, cátaro que recibió el "Consolament" (único sacramento administrado por los cátaros, una especie de bautismo, comunión y extremaunción juntas, un privilegio dentro del mundo cátaro).

(Meripoix: Plaza de los Porches)

Realmente, tal parece que la villa se había congelado en la Edad Media. La conservación de las casas la había dejado como un fotograma del pasado, claro está, que en color, pues los variados colores de la pintura de las casas le daba un toque muy especial, digamos que pintoresco y singular, no sabemos si por los siglos del Medievo existiría tal colorido y todo sería más negro y gris. Llama especialmente nuestra atención la plaza central la cual se encuentra rodeada por porches y soportales de madera tallados con esculturas y entramados, también de los siglos anteriormente mencionados, especialmente los travesaños de la Casa de los cónsules, donde podemos contemplar las vigas talladas cabezas de monstruos y humanas.

(Meripoix: Casa de los consules Siglo XV)

De la catedral de Saint Maurice, declarado Monumento Histórico de Francia, consagrada a mediados del siglo XIII pero que parece tardó en finalizar su construcción seis siglos después, a caballo entre el románico tardío y gótico, lo que más llamó nuestra atención fue su gran altar blanco, o al menos, pese a la oscuridad de la nave, así nos parecía.

(Meripoix:Catedral de Saint-Maurice - Siglo XIII pero 6 siglos para su acabada)

Tras pasear por debajo de los soportales, con las temidas brujas vigilándonos, nos tomamos un cafetín, un “noisette” y, muy contentos por la visita realizada, a esta pequeña fotografía del Medievo, ponemos rumbo a los Pirineos, pero sin salir aún de Francia, pues realizaríamos tarde, noche y mañana, en la villa de Foix.

(Meripoix: Tras tomar un cafetín, montamos en coche, que no en la escoba, y nos vamos a Foix)

De Foix solo sabíamos un par de cosas: la primera que nos quedaba camino de Andorra (nuestra próxima parada importante) y la segunda, que tenía un bonito y llamativo castillo, del siglo X-XI y torres añadidas posteriormente, y bajo él dormía el pueblo, también nosotros, pues el hotel elegido por Mary, bajo la “gallaspera” atalaya se encontraba.

(Foix y su castillo Condal que perdura desde el siglos X - XI)

No sabíamos mucho más. Nada de que ya era un núcleo poblacional desde la prehistoria, pues de aquella, los moradores de la zona se refugian en las cuevas de los alrededores. Tampoco que en el Siglo XI, el país de Foix se levanta en condado. Aumentando en poder, se resiste a la monarquía de los Capetos y lucha por la independencia de las provincias occitanas. Y mucho menos que Foix es reducida a cenizas por Simon de Monfort en la cruzada contra los Albigenses. A finales del Siglo XVI Foix se une a Francia. El castillo condal perdura y recuerda el poder de los señores de Foix, los cuales, durante más de seis siglos, defendieron con fuerza la independencia de las provincias occitanas contra los reyes de Francia.

(Foix y el río Ariège, al cual nace en Andorra y es afluente del Garona)

(Foix: Castillo condal y el hotel donde pasaríamos la noche)

No tuvimos muchos problemas con las habitaciones del hotel, una ducha rápida, conexión wifi y rápidamente a la calle para aprovechar la tarde, más porque estaba la villa en fiestas, efectivamente, se celebraba: Fête de la Musique, es decir, todas las calles llenas de gente dedicada a la música. En casi todas las placas de la villa había un grupo de música, de lo más variada, tocando en directo, lo cual se agradece mucho, pues nosotros somos muy aficionados a la música en vivo. También “chiringuitos” con comida en la calle, todo ello aderezaba nuestro paseo callejero.

(Foix: Hora de callejear un poco)

Como había fiesta pensamos que los restaurantes serían un poco más abiertos con el horario de la cena, realmente así fue y nos relajamos un poco, así podríamos disfrutar más la jornada. Cuando nos pareció oportuno, más según nuestras costumbres, nos arrimamos a un bonito local y degustamos una cena típica francesa, pues ese día, además de los Mules (mejillones) me pedí el Confit de canart (confit de pato).

(Foix: Hora de cenar, Mules y Confit de canart )

(Foix: Confit de canart - confit de pato)

Tras la cena tocó bailar un poco y escuchar más música en directo, ¡cómo “presta”! tropezarse con este tipo de fiestas sorpresa, aunque en el viaje del año anterior, a Normandía, nos pasó otro tanto y tuvimos problemas con el alojamiento, aquí no ocurrió lo mismo y disfrutamos de lo lindo sin ningún atracón previo. De camino a la cama, como no podía ser de otra manera, no me resistir a sacar las fotos nocturnas de rigor, este año no teníamos Saint-Michel pero sí los castillos de Carcassonne y Foix.

(Foix: Tras la cena un poco más de música y baile)

(Foix: Después unas fotos nocturnas del castillo condal y para la cama)

A la mañana siguiente, tras un buen desayuno, y para despertar un poco más el cuerpo antes de montar en coche y plantarnos en la vecina Andorra, nos dimos otra vuelta por la villa de Foix. En los escaparates de las numerosas panaderías o confiterías había unas especie de empanada dulce, tenía muy buena pinta, así que no nos resistimos y entramos a preguntar.

(Foix: Un recuerdo dulce que nos llevamos para el camino, una pena no haber comprado la grande)

Se trataba de una especie de empanada de manzana, ¡uff, tenía que estar de muerte!!!, nos compramos una pequeña para comer por el camino a modo de aperitivo. Tras probarla, todos convenimos que fue una pena no haber comprado una grande, estaba “de vicio”, para otra vez ya sabemos.

 

* D 8 y 9 /13: Foix - Pass de la Casa - Port D'Envalira - Andorra la Vella - La Massana - Ordino - La Cortinada - Arcalis - Ordino - Canillo - Sant Jean de Caselles - Meritxell - Les Escaldes- Engordany - Andorra la Vella y Noche de San Juan = 85 / 1350 Ac. Kms. coche y 10 / 70 Ac. Kms. paseando.

Con intención de volver, aunque no por este paso, atrás vamos dejando el territorio francés y nos adentramos en el Principado de Andorra. Según vamos avanzando por la zona del Pass de la Casa, las altas montañas, “los tresmiles”, de los Pirineos, ya muy pelados de nieve, emergen ante nosotros. En este punto la llamada de la madre naturaleza pica con fuerza en nuestro corazón. Así que no queda más remedio que hacer un alto en el camino, reponer fuerzar y dar un paseo por los collados próximos del Port D' Envalira.

(Andorra: Pass de la Casa )

(Andorra: Port D' Envalira, a 2.410 metros del altitud)

(Andorra: Port D' Envalira, un buen número de altas cumbre para poner las botas y...)

(Andorra: Port D' Envalira, abajo nuestro destino, Andorra la Vella)

Decir que para Mari y un servidor esta era la segunda ocasión que por aquí aterrizamos, aunque la primera viniendo desde el Andorra la Vella, pese a ello no dejó de impactarnos, más con el precioso día que gozábamos. Desde los floridos collados, veíamos el valle por el que teníamos que descender, aunque nos lo tomamos con cierta calma, teníamos que aprovechar el momento.

(Andorra la Vella: Realmente aprovechamos el día, ahora toca la noche)

(Andorra la Vella: Dalí - "La Noblesse du temps" - 1977 E.F. 1/2 - 1984)

Bien entrada la tarde, aunque aún con luz solar, entramos en Andorra la Vella. El compañero Alf ya iba un poco nervioso por no tener reservada la habitación en ningún hotel, pero nosotros confiábamos que no tendríamos ningún problema pues en la capital del Principado de Andorra, en Andorra la Vella, donde acabábamos de llegar, había una amplia oferta hotelera. Además nada más aparcar ya nos estaban ofreciendo alojamiento, pese a que el hotel en el que nosotros habíamos estado hace ya unos cuantos años lo habían cerrado para construir un gran edificio, tiramos de la segunda opción de la libretina de Mary y rápidamente encontramos habitación y estacionamiento para el coche, tema a tener muy en cuenta en este “embotellado” estado. Tras asearnos y relajarnos un poco salimos a caleyar y a cenar, ahora ya con un horario un poco más amplio, esto ya no es la rigidez francesa.

(Andorra la Vella: Hora de cenar)

Tras la cena paseamos a la luces de colores de las farolas andorranas, en nuestra entrada en la ciudad ya nos habíamos dado cuenta que en diez años había crecido mucho, algunas partes eran irreconocibles. Nos llamó nuestra atención que el gran edificio de cristal de Les Caldes, antes muy visible, ahora quedara engullido por otras construcciones, ahora, hasta que no estás muy próximo a él, no notas su presencia.

(Andorra la Vella: Tras la cena un poco de paseo nocturno)

Nos fuimos para la cama algo cansados, así que a la mañana madrugamos lo justo. En el precio de la habitación, bastante arreglado, nos incluida en desayuno de buffet, así que no tuvimos muchos problemas y quedamos muy contentos. Antes de arrancar el coche hacemos, a “mano alzada” un croquis del recorrido a realizar en torno al pequeño estado andorrano donde nos encontrábamos, sería un recorrido visitando lo Natural y lo Arquitectónico. Comenzaríamos subiendo hacia La Massana y de ahí hasta Ordino, donde disfrutaríamos de una excelente mañana primaveral paseando y contemplando la llegada de la Ultra Trail Andorra 2013.

(Andorra la Vella: Con el mapa y el Tomtom camino de Ordino y +)

(Andorra - Ordino: Pese al gran deshielo, aún queda algo en las altas cumbres)

Daba miedo ver el reloj que marcaba el tiempo empleado en la realización de la prueba de montaña de 171 kilómentros con 12.100 metros de desnivel positivo y otros tantos de negativo, un poco más de 53 horas, ¡menuda machada!!! No hace falta contar que había mucho ambiente y la gente disfrutaba de lo lindo de este día lúdico deportivo, claro está que para los que veíamos el evento desde las barreras, porque para unos pocos…. ¡Uff, que calambres en las piernas!!!

(Andorra - Ordino: Ultra Trail 2013, da miedo ver el reloj)

Nuestra idea inicial era subir hasta la zona de la estación invernal de Arcalis haciendo paradas por los lugares más significativos de este recorrido en coche, pero vemos que la mañana guapa con la que nos habíamos levantado se iba enturbiando poco a poco, así que decidimos subir hasta lo más alto de una tirada, las paradas las dejaríamos para la bajada. Así que en poco tiempo llegamos hasta “el aro” que nos da la entrada hacia el objetivo final: Arcalís, a unos 2229 metros de altitud, final de etapa del Tour de Francia, de España y Cataluña.

(Andorra: El Aro de Arcalís, "Arcalíz 91" realizado por el escultor italiano Mauro Staccioli)

En el transcurso del recorrido el agua brava era la verdadera protagonista, provocando que, aparte de la parada de “El Aro”, tuviéramos que hacer otra para ver como bajaba una preciosa cascada que se precipitaba valle abajo sin piedad. Tras estas dos obligadas paradas llegamos a La Coma, donde la nieve se acumulaba en gran cantidad y su presencia se hacía notar al apearnos del coche.

(Andorra: Valle de Ordino-Arcalís, con rabia se precipitaba el agua recién exprimida)

Preciosa zona esta, con muchas posibilidades andariegas, desde el Port de la Ratera a del Creussans, con unos cuantos lagos por el medio. Nos conformamos con sacarnos unas fotos con la nieve, las cabañas de pastores, las flores de “Diente de perro” recién salidas y poco más, pues la mañana se había estropeado sin piedad.

(Andorra: Arcalís, sus pistas de esquí y sus montañas)

(Andorra: Arcalís y su bellos detalles)

(Andorra: Arcalís - La Coma y su flores "Dientes de perro" recién nacidas, además de otras)

Con cierto pesar deshacemos el camino y nos despedimos del “Aro de Arcalís” hasta otra ocasión. Ahora ya vamos con más relax, esperamos que las negras nubes no descarguen y nos dejen seguir disfrutando del paseo turístico planificado. Así nos fuimos parando por los guapos pueblinos con sus casas cargadas de macetas de flores que dejamos de lado al subir, como El Serrat. Aunque a un servidor lo que más le interesaba en las los grandes chorrones de agua, realizando varias paradas para disfrutarlos bien de cerca. En uno de ellos había una foto pareja con la misma cascada toda congelada, si guapa era con el agua corriendo…. ¡menudo contraste!

(Andorra: Nos vamos, con cierta pena, despidiendos del Aro de Arcalís, carretera y río abajo)

(Andorra: Valle de Ordino - Arcalís, paraiso del agua brava y natural)

A la altura de Les Salines hacemos una para obligada para contemplar el Pont Romanic d’Orino, unas cuantas fotos de recuerdo y para abajo que seguimos hacia La Cortinada, para contemplar la belleza arquitectónica de Sant Martí de la Cortinada, joya de origen románico con reformas posteriores barrocas. Una parada para la comida y toca seguir ruta, en este caso pasando al valle de Canillo.

(Andorra: Pont Romanic d' Ordino en Les Salines)

(Andorra: San Martí de la Cortinada, joya de origen románico)

En rápido transito por buena carretera nos vamos un poco por encima de Canillo. Nuestra intención es hacerle una visita a la románica iglesia, con esbelto campanario, de Sant Joan de Caselles, la cual data de finales del siglo XII. Una verdadera joya arquitectónica, ubicada excesivamente cerca del asfalto mundano, pues se encuentra muy al borde de la carretera que va o viene de Francia.

(Andorra: Canillo - Sant Joan de Caselles, otra joya románica con esbelta torre)

Tras la visita toca volver descender hacia Andorra la Vella, aunque antes pararíamos en el propio Canillo para tomar un cafetín y charrar un la atenta camarera que había oído hablar de lo bonito que era Asturias. Después de la promoción turística de nuestra querida tierra, descendemos unos escasos kilómetros y le hacemos una visita a Meritxell. En la anterior visita nos gustó mucho, y suponemos que a nuestros amigos también, así que paramos el motor de coche delante de tan moderna construcción, la cual nada tenía que ver con lo que dejamos atrás, aunque en la variedad está el gusto, dicen.

(Andorra: Canillo - Santuario de Nuestra Señora de Meritxell)

El nuevo Santuario de Nuestra Señora de Meritxell, patrona de Andorra es obra del arquitecto catalán Ricard Bofill y fue inaugurado en el año 1976. El mismo fue construido al lado de la antigua ermita que cuatro años antes había sufrido un incendio, su diseñador los concibió como una “recreación del románico”.

En su interior hay una reproducción de la talla románica de la Virgen de Meritxell, además de las esculturas de los siete santos patrones titulares de las parroquias de Andorra. Los dos espacios más emblemáticos del Santuario son el claustro abierto y la sala de los espejos.

(Andorra: Canillo - Santuario de Nuestra Señora de Meritxell)

Como no podía ser menos, realizamos una visita al viejo santuario de Meritxell, de estilo románico, restaurado y modificado en el siglo XVII, destruido por un incendio y ahora reconstruido. Pasado y presente en un pequeño espacio, interesante contraste. Tal como pensaba al planificar la visita a este bello rincón andorrano, la misma…. ¡no decepcionó!, más bien todo lo contrario.

(Andorra: Canillo - Viejo Santuario de Nuestra Señora de Meritxell)

El tour turístico en coche por la pequeño Principado de Andorra, había tocado a su fin, podíamos visitar muchas más cosas pero teníamos ganas de callejear por son avenidas comerciales y especialmente acercarnos hasta el “palacio de cristal” de Les Escaldes. Así que guardamos el coche en el parking del hotel y calle arriba que nos fuimos "cotilleando" escaparates hasta el cercano núcleo urbano de Les Escaldes - Engordany. Creo recordar que hace años, este segundo núcleo poblacional del Princiapado, se diferenciaba claramente de Andorra la Vieja, ahora casi no te das cuenta donde está la invisible línea divisoria, tal parece todo uno.

(Andorra: Les Escaldes- Engordany)

Realizamos unas compras, un regalo especial para nuestra sobrina Carmen, pues su cumpleaños nos esperaba a la vuelta, y rápidamente nos fuimos hasta las proximidades del edificio de cristal, el cual, cerca de diez años atrás lucia con mucha gracia y ahora está casi por completo “acogotado” por nuevas edificaciones. El Centro Termolúdico Caldea, inaugurado en 1994, es un balneario de aguas termales situado en las proximidades del río Valira, siendo diseñado por el arquitecto francés Jean-Michel Ruols. Nos fuimos con las ganas de sacarle una foto guapa, limpia, pero ya no era lo mismo.

(Andorra: Les Escaldes- Engordany - Centro Termolúdico Caldea)

Nos dejamos caer calles abajo, remirando la distinta gama de escaparates y entrando en alguna tienda interesante. Tomamos algo sobre una terraza sobre el río y pronto al hotel, había que asearse un poco y ponerse guapos para cena y la… ¡Noche de San Juan!!!. Efectivamente, es la noche del 23 al 24, una celebración muy especial para nosotros, por eso mismo habíamos escogido que en estas fechas estaríamos aquí, en Andorra la Vella, pues sabíamos de su especial noche, teníamos noticias de su “Cremada de Falles” fue el primer folleto turístico que “pille” en el hotel.

(Andorra la Vella: Noche de San Juan - Cremada de Falles)

El ruido de las tracas y petardos nos anticipan la fiesta (aunque no parían en toda la noche), son el previo al comienzo de los Correfuegos de "fallaires", brujas y diablos por las calles de la ciudad. Aquí, como en otras partes de los Pirineos, los fallaires corren falles, bajan desde la parte alta de la localidad o de una montaña con una antorcha un tanto especial con las que trazan figuras en el aire.

(Andorra la Vella: Noche de San Juan - Cremada de Falles - Correfuegos de "fallaires")

Andorra celebra la verbena de San Juan haciendo girar unas fallas encendidas con el fuego sagrado del Canigó, leímos. Bolas de fuego que giran sin cesar y que anuncian la llegada de la fiesta. Desde tiempos inmemoriales han hecho girar fallas la noche de San Juan.

Tradicionalmente, la falla andorrana se conseguía insertando trozos de corteza seca de abedul en el extremo de una rama larga. Ahora se ha reemplazado por productos pirotécnicos y papel encerado y se fija al extremo de una cadena, lo que se traduce en una mayor vistosidad a la hora de hacerla girar alrededor del cuerpo, en un imponente espectáculo cuando Los fallaires hacen girar las bolas de fuego, una rueda de fuego.

(Andorra la Vella: Noche de San Juan - Cremada de Falles - Correfuegos de "fallaires")

Después llegaron corriendo el diablo y las brujas, entre conjuros y gritos todos corriendo directos a la quema de la hoguera, “foguera” que decimos nosotros en Asturias. No pudimos resistirnos y apretamos el botón rojo de “Rec” de nuestra cámara fotográfica, es decir, grabamos un pequeño video, esta especial experiencia queríamos dejarla inmortalizada.

(Andorra la Vella: Noche de San Juan - Cremada de Falles - El díablo y las brujas y la foguera)

 

(Andorra la Vella: Noche de San Juan - Cremada de Falles / Si tienes problemas de visalización pincha el link)

Realmente fue una experiencia muy guapa, nos impactó mucho, otra noche de San Juan diferente, ya son unas cuantas las que vamos conociendo, por eso nuestro interés de hacer siempre una parada en un lugar donde se celebre tan ancestral fiesta. No es de extrañar que opte a ser declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 2015, no estaría mal que así fuera.

Nos fuimos para la cama un poco tarde, pero muy contentos y satisfechos. No nos quedaban muchas horas para levantarnos, pues teníamos intención de madrugar un poco, tocaba afrontar una “nueva” etapa, por decirlo de una manera, pues casi todo es una continuación, “una vuelta por los Pirineos”. Aunque, como ya comentamos en anteriores relatos, hay que tratar de parcelar los reportajes de alguna manera, en caso contrario serían excesivamente extensos.

Para la siguiente entrega afrontaremos las vivencias vividas en territorio Español, pues seguiremos rumbo Sur en busca del Románico de Valle de Boí, aunque antes realizaremos una parada para saludar a nuestra amiga Gema en Rialp, ya todo ello en Lerida (Cataluña), pero para esto hay que esperar un poco, tener paciencia, todo llegará, así que...


¡Hasta mañana y otro reportaje!

JFCamina

 

 

 

Deja tus comentarios

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es o Viajes y Rincones

* Notas Generales:

1 - Observaréis que a lo largo de los documentos presentados apenas se hace mención a temas económicos, tal ausencia no es fortuita, ya que a pesar que pensamos que el coste de la actividad, en contra de nuestras estimaciones, nos ha salido muy bien económicamente, no todo el mundo tiene las mismas preferencias de alojamientos, restaurantes o gastos varios, por lo cual siempre entraña que el coste total tenga un componente muy personal, así que preferimos contar lo que, más o menos, realizamos y después cada cual que se adapte a sus necesidades, razón por la que hemos omitido dar referencias económicas.

2 - En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.