Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Viajes y Rincones

Saltos del Nervión y Gujuli

Burgos - Álava, 12/2012

JFCamina, 12/2012

Saltos del Narvión y Gujuli

(Dos espectaculares caidas de fría agua Norteña)

Mary y su amiga Conchita tenían un compromiso personal en la Murgía de su infancia, en la vecina Álava (Euskadi), lo chicos las acompañábamos pero no estábamos en el asunto, así que teníamos que buscamos una actividad alternativa para pasar la mañana-tarde, fue cuando pensé, que tras la nieve recientemente caída y la lluvia que la precedió, sería una ocasión de oro para intentar ver caer el agua por el Salto del Nervión, pues hace unos cuantos años nos quedamos con las ganas de verlo, así que con cierta ilusión afrontamos el “finde”. Adelanto que la actividad nos salió muy bien, en caso contrario seguro que no estaríais leyendo este pequeño reportaje, y además nos salió otra más, digamos: “Dos por el precio de unas”. Muestra de todo ello os dejamos en este rincón del “Viajes y Rincones”, seguro que no os dejará indiferentes.

Creative Commons License


 

* Salto del Nervión (Burgos - Álava)

Inicio Paseo: Parking acceso Monumento Natural Monte Santiago (Berberana, Burgos)

Objetivo: Salto Nervión (Límite superior del Cañón del Nervión, Burgos - Álava)

Distancias: ± 5 Kilómetros casi llanos recorrido de ida al cual debemos añadir la vuelta

Tiempo: ± 1 hora y 30 minutos, a paso tranquilo, para cada recorrido / Señalización: Si.

Dejamos a las chicas en Murgía y, sin mucha demora, retrocedemos hacia la localidad del Orduña, en este caso no por la autovía, sino por una estrecha carretera que desde el Alto de Altube pasa a Gujuli (Goiuri) y desciende por el puerto de La Barrerilla hasta la planicie de Orduña. Sin lugar a dudas el paseo merece la pena, uno tiene unas preciosas imágenes del Puerto de Orduña, así como el impresionante cañón del Nervión, cortante - frontera entre Castilla y Euskadi, precisamente desde donde cae el agua que no siempre se deja ver y también de Sierra Salvada, donde vemos la gran imagen de la Virgen de Orduña, también en dirección a Bilbao, donde tenemos la visión de un espectacular “cuerno” montañero que parece el guardián del Norte.

(Desde al Alto de Altube por La Barrerilla a Orduña)

(Con una espectacular panorámica de la Sierra Salvada y la imagen de la Virgen de Orduña)

(Así como la punta de Tologorri o Iturrigorri, realmente espectacular, apetece cambiar los planes)

Llegamos al guapo pueblo de Orduña y buscamos un lugar para comer, atendemos las recomendaciones de un lugareño y el mismo nos lleva a sentarnos justo ante una gran fotografía del salto que precisamente hasta aquí nos traía, pero visto desde abajo, me intereso por la ubicación, la camarera me informa que se accede desde el vecino pueblo de Delika, seguramente por donde Mary me comentaba que iba ella de pequeña. Por ansia, además de que las tarde no dan para mucho, despachamos rápidamente la comida y pronto nos vimos subiendo por el puerto de Orduña arriba, el cual es muy sinuoso pero sin muchos problemas alcanzamos la provincia de Burgos y la entrada al Monumento Natural de Monte Santiago, donde tenemos que obligatoriamente aparcar el coche, una metálica barrera nos disuadía el adentrarnos en él.

(Aparcamiento Monumento Natural Monte Santiago, Berberana - Burgos, ± 0,0 K / 860 m.a.)

En Monte Santiago la nieve se halla presente, además del frio, así que no queda otro remedio que caminar con cierta ligereza, hay que entrar rápidamente en calor y además de cubrir unos cinco kilómetros de cómoda marcha hasta el borde del gran cañón.

Me sorprende la gente que por allí pulula, especialmente parejas dando rienda suelta al perro, los cuales se revuelcan en la nieve con ganas, también vemos alguna familia que otra. El desnivel de avance es casi cero, incluso descendente, y en el recorrido que nos encontramos existen diversas alternativas andariegas, una de ellas la utilizaremos para la vuelta, pues en principio lo que nos interesa en contemplar el salto de agua, aunque esto aún no sabemos si es posible, aún no me he atrevido a preguntar a los que ya vienen de vuelta, tengo temor a una respuesta negativa.

Llevamos aproximadamente unos tres kilómetros de recorrido, los cuales se nos hacen un poco largos, cuando aparece la Casa del Parque, no miramos si estaba abierta, teníamos inquietud por ver lo que realmente nos había traído hasta allí, pero pasamos por debajo de ella para contemplar el “Manantial de Fuente Santiago: Visto y No visto”, un producto de la naturaleza kárstica, acción que modela todo el entorno de la zona.

(Casa del Parque y Manantial de Fuente Santiago, ± 3,0 K / 845 m.a.)

Seguimos ruta y a poco nos encontramos con las grandes figuras de “La lobera” , construcciones populares que preparaban los lugareños para abatir los lobos, en este caso, más que otros conocemos, no hace falta muchas explicaciones, la ambientación está muy lograda, incluso el lobo está caracterizado con mucha fiereza.

Tocándole las duras orejas de la fiera una chica se ofrece a sacarnos una foto, rápidamente aceptamos y viendo su amabilidad le realizo la temida pregunta: - ¿Cae agua?, no solo me respondió que sí, sino que además estaba muy guapo, hacia un efecto especial, así que no hacemos más fotos y nos vamos con cierta prisa.

(Foto expedicionaria en La Lobera de Monte Santiago, ± 4,5 K / 845 m.a.)

La moza ya me había puesto los dientes superlargos, al poco de llegar veo el efecto que nos había anticipado, resultaba que la fuerte brisa que arreciaba desde la cercanísima Álava hacía retroceder el agua, provocando una cascada a la inversa, realmente espectacular, tal era que no pude sacar muchas fotos, el agua empapaba el objetivo de la cámara, así que no quedo más remedio que seguir avanzando hasta el mirador, donde el viento tiraba “a favor”, lo que se agradece en su doble aspecto, el físico y el fotográfico.

(La brisa Norteña provocaba un efecto muy especial, casi una cascada invertida)

Tras unos cinco kilómetros aproximados de marcha llegamos al punto álgido, a la frontera entre las dos Comunidades vecinas, donde el agua del río casi recién nacido, en el extremo NorOriental de Burgos, cae vertiginosamente sobre el gran cañón del Nervión (Álava), más de 220 metros en caída libre. Este acontecimiento natural que, a priori, puede resultar común no se prodiga en exceso, más bien todo lo contrario, precisamente, la anterior ocasión que aquí estuvimos… ¡nos marchamos con las ganas!, así que tenemos que buscar los días más apropiados, coincidiendo con época de lluvias o deshielo de nieve.

(Mirador del Salto del Nervión, Burgos - Álava, ± 5,0 K / 825 m.a. / ± 1 h. 30')

Para observar mejor el impresionante espectáculo han “volado” un mirador, aunque un servidor no puso el pie sobre él, solo mi compañero Primo se arrimó pero al ver la verticalidad rápidamente se retiró, realmente impone. He de confesar que estaba un poco nervioso, a pesar de que estaba “detrás de la barrera”, sujetaba la cámara con fuerza, tenía miedo que me cayera, la vertical caída de agua realizaba un efecto imán, además estaba ciertamente emocionado y sentía cierto pesar de que Mary no estuviera allí para poder compartir el momento, aunque ella ya había gozado de este momento en su niñez.

(Casi cae tanto como retrocede)

(Unos 222 metros de caida libre, la mayor de la Pininsula Ibérica he leido)

No recuerdo el número de fotos que saqué, sinceramente muchas, además de un video que atestigua de la fuerza del impresionante momento, incluido el efecto retroceso del agua. Allí estuvimos un buen rato, lo justo para que en el viaje de vuelta no se nos hiciera de noche por el camino.

 

Satisfechos de el logro conseguido iniciamos el camino de vuelta, aunque tal como adelante este lo realizaríamos por el “fayedo”, por el guapo bosque de hayas desnudas y gratinadas de ciertas manchas de nieve, así que para ello avanzamos un poco más hasta encontrar la señalización que recordaba de la otra ocasión que allí estuve.

(Tras arrimarnos un poco hacia el Norte, toca adentrarnos en el guapo bosque de fayas)

(La señalización ayuda a no desorientarse)

Del guapo paseo por el bosque destacaría dos detalles, uno sería la oscura cueva de Las Paúles, “Puerta de acceso al oscuro subterráneo”, rezaba en el cartel indicador, así como que en la misma no puede desarrollarse la vegetación, solo los organismos más adaptados.

(La oscura cueva de Las Paúles, “Puerta de acceso al oscuro subterráneo”)

Otro detalle, del cual no recordaba pero nada más verle rápidamente dije: - ¡El elefante!, efectivamente era una gran “faya” que sin fijarte mucho se te parece a tan grande animal con su trompa levantada.

(Creo que está muy claro que se trata de un elefante de madera, ¿no?)

Con cierto grado de satisfacción, volvemos a la pista, casi al final del recorrido de vuelta nos encontramos a una familia que nos pregunta se queda mucho, les decimos que no tienen margen de luz, que llegarán de noche pero, a pesar de la advertencia, no quieren dejar de alcanzar el objetivo.

(Nuestro mapa de referencia para el Salto del Nervión / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Ya casi de noche alcanzamos el parking de entrada al Monumento Natural de Monte Santiago (Berberana, Burgos), la vuelta, mucho más entretenida que la ida, nos pareció más corta, una pena que no nos hubieran salido algún animal que otro, los numerosos rastros que dejaban hacían esperar alguna esperanza y nos hubieran hecho mucho más felices, aunque en este aspecto íbamos… ¡más que sobrados!

Ya de noche regresamos a pueblo de Murgía, allí nos esperaban las chicas y Santi, el cual nos preguntó que si veníamos de Gujuli, -No, del Salto del Nervión, ¿Dónde queda eso?, le respondimos, rápidamente nos puso al día, era otro salto que estaba muy cerca de donde estábamos, ¡es más!, habíamos visto su señalización antes de acometer el descenso del puerto de La Barrerilla pero pensamos que era de orden menor.

(Paseando y reponiendo fuerzas, entre otras cosas, en Vitoria-Gasteiz)

La descripción de Santi me había convencido, estaba claro al día siguiente, si las chicas no disponían otra cosa, de camino a casa, por allí pasaríamos. Así, tras pasear y cenar, en excelente compañía, en la cercana Vitoria-Gasteiz, nos fuimos muy relajados para la amplia cama que nos esperaba, así da gusto salir de casa.

(Así da gusto salir de casa, ¡Gracias por vuestra grata compañía!)

Además teníamos otro precisoso rincón para mañana así que... ¡A por él que vamos!

 


 

* Cascada de Gujuli / Goiuri (Álava - Euskadi)

Inicio Paseo: Parking Carretera A-2521 Km ± 27,6 A la entrada Sur-Este de Gujuli (Álava)

Objetivo: Cascada Gujuli / Goiuri, Minicipio de Urkabustaiz, Álava

Distancias: ± 0,5 Kilómetros casi llanos recorrido de ida al cual debemos añadir la vuelta

Tiempo: ± 15 minutos, a paso tranquilo, para cada recorrido / Señalización: Si.

Tras el éxito de conseguir ver con agua el gran Salto del Nervión, estaba ilusionado con ver otro más, por lo que con muchas ganas y hasta la cercana zona de Gujuli (Goiuri) nos arrimamos, además nos quedaba de paso en nuestro regreso a casa. Así, desde puerto de Altube hacia el alto del Tunel, antes de bajar La Barrerilla hacia Orduña, nos encaminamos, el día anterior habíamos visto su señalización, por lo que lo teníamos muy fácil.

Como ya teníamos algo de experiencia por la zona no costó ningún trabajo encontrar el desvio antes de llegar al pueblo de Gujuli, realmente más que un ramal es una entrada a un pequeño aparcamiento, pues a poco de girar a la izquierda ya te lo encuentras y no solo un cómodo sitio donde dejar el vehículo, sino un gran panel explicativo de lo que vamos a visitar.

(Aparcamiento Cascada de Gujuli / Goiru, Municipio Urkabustaiz, P.N. Gorbea, Álava, ± 0,0 K)

Lo primero que nos informa es que estamos en el entorno del Parque Natural del Gorbea y que un poco más abajo, casi a medio camino, existe otro aparcamiento reservado exclusivamente para personas que necesitan ayuda, lo cual siempre es de agradecer.

El paseo es muy corto, apenas quinientos metros, además en suave bajada, así que lo tenemos muy fácil, además, a pesar de las negras nubes que nos amenazan el sol se va abriendo paso, aunque no debemos fiarnos mucho, en cualquier momento todo puede cambiar.

En el cómodo paseo contemplamos unas amplias praderías, a nuestra izquierda, al fondo, vemos las vías del tren y el pueblo, el cual parece que se divide en dos barrios. A nuestra derecha las fincas son igual de guapas pero están completamente desbastadas por las incursiones de los jabalís, lo cual distrae completamente al compañero Primo, un apasionado de la cuestión cinegética.

El recorrido no da para muchas más distracciones, a poco que nos dimos cuenta nos encontramos ante un mirador que facilita la labor contemplativa de la magnífica caída de agua del río Oiardo, más de cien metros, realmente es mucho mayor de lo que me imaginaba y me extrañaba mucho que Mary no me hubiera hablado de ella. Así que, sin mucha dilación, nos volcamos sobre el borde el cañón, el cual está protegido, para observar aquello que nos había traído hasta aquí, realmente merecía la pena esta pequeña parada contemplativa.

(Mirador Cascada de Gujuli / Goiru, ± 0,5 K / Las promotoras del viaje)

Creo que las fotografías tomadas y un pequeño video que grabamos hablan muy claro del precioso rincón que estábamos contemplando, aquí os queda una pequeña muestra, menos mal que estuvimos al quite y no nos marchamos sin verlo, hubiera sido una verdadera pena.

(No pensábamos que era tan grande, ni ver tanto agua caer)

(Buena recomendación la que recibimos, así que la plasmamos también en video)

 

Las fotos para el recuerdo las tuvimos que hacer sin el compañero Primo, el cual esta muchísimo más interesado en los jabalís que en la vertiginosa caída de agua, los cuales tienen un refugio natural en el gran bosque que existe en torno al cañón, el hayedo de Altube, el cual tampoco nos pasa desapercibido a nosotros ya que no solo de salto de agua nos gusta disfrutar.

(Sin lugar a dudas este paseo mañanero nos resultó guapo de verdad)

(Una pena no ir en plan montañero e investigar ese precioso bosque de fayas del Gorbea)

El tiempo contemplativo no fue grande, las negras nubes acabaron con los esporádicos rayos solares y pasaron a la acción, comenzó a llover, así que no tentamos a la suerte y pronto volvemos a deshacer el recorrido, el cual se puede observar muy bien en el mapa del IGN. El gran cañón, bordeado por las vías del tren, y el camino hacia el mirador, nada complicado.

(Nuestro mapa de referencia para el Salto de Gujuli / Goiuri / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Las prisas por escapar del agua pronto se volvieron en tranquilidad, la lluvia se quedó en amenaza, así que nos lo tomamos con más calma. Fue cuando nos encontramos con un rebaño de ovejas y “la encabezá” se quedó delante de nosotros sin saber qué hacer, su carita de… ¿y ahora?

Esta pequeña excursión mañanera fue realmente guapa, un pequeño anticipo del viaje de vuelta a nuestra querida Asturias, aunque el mismo no fue tan inmediato, pues había que aprovechar la salida y parase a pasear por la guapa villa marinera Cántabra de Castro Urdiales, donde … ¡pillamos buen rumbo!. Después, sin parar, hasta la orilla Oriental del río Deva, había que comprar las riquísimas corbatas de Unquera antes de cruzar el río y llegar a casa.

(Camino de Asturias hacemos un alto en Castro Urdiales - Cantabria para coger fuerzas y rumbo)

Sin lugar a dudas este “finde” de las chicas resultó muy provechoso, realmente no perdimos el tiempo y disfrutamos, en todos los sentidos, bastante, por lo que podemos decir….

¡Hasta luego!

 

 

JFCamina

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.