Viajes y Rincones

La Rioja, 4 días entre...

La Rioja, 09/2012

MJCamina, 10/2012

La Rioja

(Cuatro días entre monasterios y viñedos)

Ubicación Google-Maps: España - La Rioja

Para la génesis de este viaje nos tenemos que remontar unos años atrás, en Junio del 2009, cuando estábamos en lo más alto del Pico Urbión y desde él vimos una montaña un tanto piramidal que llamó mucho nuestra atención, preguntamos a unos montañeros que por allí estaban, -¡Nada, una chombona!, se trata del San Lorenzo, el pico más alto de La Rioja, nos dijeron. A pesar de los pocos ánimos recibidos pensamos que podría ser una buena excusa para conocer ese territorio desconocido totalmente para nosotros. Por otra parte, en la festividad de Reyes del 2012 nuestro hijo Felipe nos regala una Tarjeta Regalo en “Estancia Pintoresca”, miramos el libreto de establecimientos y vemos que en La Rioja había dos, así que hicimos votos para utilizarlo para subir al San Lorenzo y, de paso, conocer un poco La Rioja.

Nuestros propósitos se cumplieron y aquí os dejamos un pequeño reportaje fotográfico sobre los cuatro días que pasamos entre monasterios y viñedos, ya que os adelantamos que, por inclemencias meteorológicas, no pudimos cumplir el objetivo montañero, pero no estuvo nada mal.

Creative Commons License


La fecha elegida para nuestro viaje riojano fue a finales de Septiembre, justo el segundo aniversario de la finalización de nuestro Peregrino Camino a Santiago por El Primitivo. El otro año realizamos una escapada Peregrina Motorizada, y este año, sin pretenderlo, nos vimos inmersos en otra, ya que en todo momento el Camino de Santiago esta presente. Efectivamente, a poco de cruzar El Negrón y enlazar con la Autovía Camino de Santiago en dirección a Burgos, el peregrinaje y su principales protagonistas estaban presentes, después, cuando llegamos a Santo Domingo de la Calzada, ya en La Rioja, de su influencia ya no pudimos escapar. En los diversos detalles fotográficos que os vamos a dejar, podeis observar casi todo lo expresado anteriormente

A pesar del poco tiempo disponible para una escapadina de fin de semana creemos que hemos aprovechado el tiempo y visitado unos cuantos lugares de cierto interes, así que antes de pasar a las fotos y comentarios pensamos que estaría bien dejaros un mapa de la zona transitada, destacando, con una línea negra, las principales plazas visitadas.

(Nuestro recorrido Turistico-Cultural por La Rioja / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Ya está bien de soltar "el rollo" y la ubicación del mismo, a sí que sin más sin más preámbulos procedemos a desglosar los sitios visitados.


* Día – I: Mieres del Camino – Burgos – Santo Domingo de la Calzada – Sojuela – Cañón de Leza - Soto de Cameros – Clavijo – Navarrete – Sojuela.

Partimos de Mieres temprano, queriamos aprovechar al máximo estos días por la Rioja, nuestra primera parada sería en Santo Domingo de la Calzada, un lugar de mucha historia y con una leyenda en su haber. Nada más llegar nos fuimos hasta la oficina de Turismo, para informarnos un poco y allí Félix no se pudo resistir a sacar una foto con una imagen de Peregrino y con la famosa gallina.

(Santo Domingo de la Calzada: "Donde cantó la gallina después de asada")

En la misma oficina sacamos las entradas para visitar su Iglesia-Catedral, y mientras tanto subiriamos a la Torre de la misma, la cual esta construida al lau por motivos de seguridad, ya que las anteriores no tuvieron mucha suerte, por el medio pasa, ¡cómo no!, el Camino a Santiago de Compostela. Subimos sus 132 escalones y desde lo alto ya divisamos casi toda la Rioja, o por lo menos el picu que llevabamos en mente.

(La Catedra y Torre Exenta, la torre más alta de La Rioja: S-XV y 70 mts. de altura)

(Subimos al campanario de la alta torre, ocho campanas tiene)

(Vista desde la Torre, al fondo el pico San Lorenzo, donde tenemos intención de subir)

Tras la visita a al torre más alta de La Rioja, nos reunimos con el guia y pasamos a la catedral donde nos va explicando todas las cosas, relacionadas con el edificio y su arte, además de la famosa gallina, vemos como tienen un gallineru gotico dentro de la iglesia-catedral, el cual está habitado por un gallo y una gallina, situado enfrente de la tumba de Santo Domingo.

(Detalles de la Iglesia-Catedral, Siglos XII al XVIII)

(Impresionante retablo)

(Tumba de Santo Domingo, frente al....)

(.... famosu Gallineru)

Después de todas las explicaciones de nuestro guía, nos fuimos a la parte de afuera donde todavía seguirian sus explicaciones y como colofón nos llevo al Albergue de Peregrinos, donde tienen un gallineru con más galinas y gallos que son los que faen el relevu en la Iglesia-Catedral, cada quince días según nos dijo el guía los cambian.

(Gallineru del Albergue de Pereginos)

Como habeis comprobado en estas cuatro pinceladas sobre Santo Domingo de la Calzada, el Camino de Santiago está muy presente, no es de extrañar ya que la villa la fundó el santo con el fin de ayudar a los peregrinos, así que...

Comimos en Santo Domingo y luego nos dirigimos hacía Sojuela, donde teníamos reservada la habitación en la casa rural "La Púrpura de San Julian", nos ssorprendió su ubicación en este pueblu tan pequeñu, pero como bien decía el paquete que nos regaló nuestro hijo, era: "Pintoresca".

(La Púrpura de San Julían, en Sojuela)

Una vez que llevamos nuestre equipaje y nos acomodamos, después de un pequeñu descanso, decidimos dir a visitar la zona de Cameros, más exactamente el Cañón de Leza. Una vez allí vemos que va sin agua, ¡claro con la seca que hay!, aunque más tarde nos enterariamos que suele bajar casi siempre seco, por no se que rollu de una filtrción o algo similar, nun se muy bien, pero a nosotros nos hubiera gustado más velu con agua, a pesar de todo ye un guapu lugar. También nos hubiera gustado que ficiera un poco de sol, el mismo se había ido y poco a poco se estaba estropeando el día, así que las fotos no brillan mucho.

(Cañón del ríu Leza)

Después nos fuimos un poco más arriba, hasta Soto en Cameros, donde el sol brilló por unos minutos, parecía que el día queria volver a levantar. Allí visitamos una de les famoses neveres de la Rioja, nos causó impresión su construcción, hoy en día están en desuso.

(Soto en Cameros)

(Nevera)

Una vez visitada la zona de Cameros, decidimos ir hasta Clavijo para ver su famosp castillo, pero el atardecer tan maravillosu que nos regaló la Rioja, nos fizo entrar en el pueblo cuando les luces del día ya estaban desapareciendo, pero a pesar de todo subimos hasta su castillo y todavía pudimos sacarle una foto, desde lo alto y a lo lejos se divisan las luces de Logroño, la capital de la Rioja.

(Guapu atardecer en la Rioja)

(Castillo de Clavijo)

(Clavijo, desde el Castillo)

(Logroño desde el castillo)

La noche se nos había echo encima, además comienza a ser fresca, así que no que nos tocaba cenar, así que a la vuelta nos acercamos hasta Navarrete que nos queda de cerca de Sojuela. En una plazina al lado de gran iglesia, en compañía de numerosos peregrinos, en su mayoría extrajeros, cenamos relajadamente, depués damos un pequeñu paseo nocturno por el lugar, tras el cual nos vamos a dormir a Sojuela, habíamos terminado nuestro primer día en La Rioja.

(Navarrete)

 


* Día – II: Sojuela – San Millán de la Cogolla (Monasterios de Yuso y Suso) – Angulano – Monasterio del Valvanera – Nájera - Navarrete – Sojuela.

Segundo día en la Rioja, el cual teniamos previsto dir hasta Valdezcay y desde allí subir al San Lorenzo, pero esta vez nuestro amigu Lorenzo nun fizo actu de presencia, en su lugar un ligeru orbayu y la niebla nos fai desistir de su conquista, así que ruta alternativa y hasta San Millán de la Cogolla que nos vamos.

(San Millán de la Cogolla: Monasterio de Yuso)

En San Millán, visitaremos el monasterio de Yuso, el de Suso hay que reservar con antelación, así que sacamos les entrades, y mientras esperamos por nuestra guía nos vamos a tomar un cafetucu y dar una vueltina por los alrededores.

(Delante del monasterio de Yuso)

La verdad que esti sitiu si nun vas con guía nun te enteres de la mitad, escuchamos todo lo que ella nos va contando del lugar, algunes coses ya conocies y otres que vamos aprendiendo con la visita de hoy.

(Claustro del Monasterio)

(San Millán)

(Puertas del coro y que separaba los dos zona de culto, la de los clérigos y la del pueblo)

(Pulpito de la parte del pueblo)

(Frescos de la Eucaristia)

(Biblioteca)

(Urna con los restos de San Millán)

El sitiu esta llenu de historia y paez que rezuma cultura por sus cuatro costados, así que una vez oido toda la explicación, vamos saliendo tranquilamente. Nosotros no podemos emular a la guía, así que no vamos a enrrollarnos describiendo lo que contemplamos, solo os dejamos algún detalle que otro, cuatro pinceladas.

(Boveda y escalera de salida)

Como nosotros somos un poco curiosucos, nos llamaba la atención la ubicación del Monasterio de Suso, vemos que desde abajo sale un camín que en poco tiempu nos llevará hasta allí, así que sin pensarlo mucho para alla que nos encaminamos, y aunque por dentro nun podemos visitalu por la menos hemos conocido sus alrededores, además facemos algo de ejercicio.

(Camín del Monasterio de Suso)

(Esti ye el origen, donde San Millán residió)

(Grutas donde vivian los monjes)

Tras la visita a los monasterios de Yuso y Suso, seguimos ruta y elegimos dir a visitar otro monastario, así que nos dirigimos hascía Valvanera, allí se encuentra ubicada la Patrona de la Rioja, pero antes nos encontrariamos con un gran cañón en Anguiano, así que nos paramos para verlo y sacarle unes fotos, la verdad que impresionaba su altura, además de darnos cuenta de que el otroño cromático se estaba acercando. Después seguimos ruta hacía el Monasterio de Valvanera.

(El otoño se deja ver)

(Cañón en Anguiano)

El viaje hasta la Valvanera nos pareció un poco largo, además de solitario, apenas nos cruzamos con coches, el monasterio quedaba en un entorno natural que nos gustaba pero ya creíamos que llegabamos a Soria o que nos hubieramos equivocado de carretera, pero no era así, allí, casi a los pies del deseado Pico San Lorenzo, encontramos la residencia de la patrona de La Rioja.

(La niebla quiere cubrir el Monasterio)

Entramos en la iglesia del Monasterio y nos llama la atención lo obscura que está, pero vemos que según vamos caminando se van encendiendo las luces, vamos a facei una visita a la Patrona de la Rioja y después bajamos un poco hacía un área recreativa que hay en el lugar para comer nuestros bocatas. Estando allí tranquilamente, sentimos la "berrea", os bichos no se pueden ver por la cantidad que árboles que hay en la zona.

(Nuestra Señora de Valvanera: Patrona de Rioja y Cameros)

Damos por terminada nuestra visita a Valvanera y bajamos hasta Nájera, ya que el tiempu nun nos deja facer montaña, conoceremos los pueblos de la Rioja. Otru sitiu con mucho que ver y sobre todo su importante Monasterio de Santa María La Real. La verdad que te pones a ver todos los Monasterios que hay por la zona y acabes un tantu borrachu, pero cuando el tiempu nun acompaña ¡ye lo que queda!, hay que saber adaptarse y no dar el día por perdido, siempre se puede aprovechar el tiempo, no siempre tiene uno oportunidad de conocer estas joyas culturales.

(Monasterio de Santa María La Real de Nájera)

(Clautro de Santa María La Real)

Aquí la visita será sin guía, nos dan un folletu y tenemos que dir siguiendo la numeración e intentar leer lo que en él pone, ya que la luz nun ye muy brillante que se diga en estos lugares, pero si fotografiamos las partes más famosas del lugar, incluida la Virgen que se le apareció en la cueva al Rey, junto con su campana y flores.

(Retablo)

(Virgen, campana y flores)

Aquí nos llama la atención los furacos o cavidades feches en la montaña, al parecer fueron antigues cases o refugiuos donde se metian los Najeranos en tiempos difíciles.

(Cueva o cavidad en la montaña)

Eran sobre la siete de la tarde y Félix, a pesar de que esto de visitar iglesies y monasterios le gusta bastante, me deja sola en una callejuela y se arrima hasta la oficina de turismo, parece que le dijo a la chica que le atiendió que ya está cansado de visitar monasterios, que le de información para conocer alguna bodega, así que se me presenta con un folleto con un momtón de elles para visitar.

Volvemos de día a Navarrete para visitarlo con luz, vemos que pasan los tractores llenos de racimos de uva, vienen de la vendimia. Como estamos algo cansados de tanto caleyar, no esperamos a la hora de la cena, por lo que compramos algo y nos vamos a nuestra casita a descansar, estaba claro que había sido un día duru por las carreteras de la Rioja.


* Día III: Sojuela – La Guardia (Álava) – El Ciego (Álava) – Cenicero – Logroño – Sojuela.

Aunque nuestra idea yera facer montaña, pues ná de ná, el viernes de noche comienza a llover y cuando amanecimos el sábado seguia lloviendo y con ganes, nun tenía visos de que fuera a parar, así que después de nuestro desayuno, preparamos viaje pa dir a visitar Laguardia, pues nos habían comentado que si veniamos a la Rioja, no dejaramos de visitar esti lugar, el cual está ubicado en territorio de la cercana Álava.

(Los viñedos estaban a rebosar y no solo de uvas, el suelo estaba empapado de agua nocturna)

Así que pasamos de la Rioja, a la Rioja Alavesa cruzando el Ebro, la mañana seguía lluviosa, Félix no se resiste para el coche y se va a fotografiar les uves, cuando viene me dice: ¡mira como me puse!, le miro las botas y las lleva todas embarradas, - ¿pero bueno que ficiste?, -ye que el terreno ta como una esponja, -¿pero nun ves como llueve?, -ya pero nun me resisti.

Con todo llegamos a Laguardia y tuvimos suerte a la hora de aparcar, justo al lau de una de les puertes de la entrada a la villa, y siempre con nuestru paragües, ¡bah que fastidiu, esto del paragües nun lo aguato!, pero comenzamos nuestra visita, paez que la primera impresión no nos defrauda.

(Entrada por una de las puertas de Laguardia)

(La niebla se mete alrededor de la Torre Abacial)

Tras un primer recorrido "a nuestro aire", nos acercamos a la oficina de turismos y le decimos a la chica que venimos a ver... ¡esto!, señalando una fotografía del el pórtico de la iglesia de Santa María de los Reyes, nos vende las entradas y nos dice que la visita es a las doce y cinco minutos, ¿porqué esos cinco minutejos?, pues muy sencillo: para que podamos ver el singular reloj de la plaza del ayuntamiento. Así nada más que los muñecos se vuelvan a guardar nos vamos con la guía, calle Mayor arriba, a que nos abra la puerta de la iglesia y nos enseñe tan maravillosa goya.

(A las 12 del mediodía salen los bailarines)

Qué mejor que dejar un video del momento, a pesar de la lluvia allí aguantamos para ver salir los muñecos del reloy cuando tocan las 12 horas, en el mediodía.

 

(Después de las doce... ¡calle Mayor arriba!, hacia la goya del día)

(Esta puerta guarda un tesoro policromado)

Tratar de describir la impresión que uno lleva cuando cruzas la puerta de la Iglesia Santa María de los Reyes y contemplas el impresionante portico en piedra policromada sería demasiado largo, así que dejamos unes fotos, aunque estes nun dicen verdad de lo que el ojo realmente ve, pero ¡ye una maravilla!, la verdad que en esta recomendación fecha por nuestro amigo Chema vale su peso en oro, así que...¡gracies!, sería imperdonable no haber atendido tu recomendación.

(Todos quedamos entusiasmados y las cámaras echan fueu)

Después de tomar algo y caleyar un poco más por las estrechas calles del amurallado pueblo de La Guardia, nos vamos del lugar con muy buena sensación y con ganas de volver con mejor tiempu, aunque este parecía que estaba majorando por momento. Arrancamos el coche y siguiendo con nuestro itinerario de turisteo por tierras de Álava, nos vamos al Ciego, queremos ver la obra del Hotel Márques de Riscal, algo "especial". Un singular complejo hotelero diseñado por el conocido arquitecto Frank O. Gehry, el mismo del archifamoso Museo Guggenheim de Bilbao.

(Visita al Ciego)

(Hotel Márques de Riscal)

(Cenicero, ya, de nuevo en la Comunidad Autonoma de La Rioja)

Antes de dir a comer, llamo a mi amiga Leonor, la cual, vive en Logroño, se queda asombrada y casi no me cree que nos podamos ver en Logroño, tras la pequeña sorpresa, quedamos para la tarde y nos vamos a comer a Cenicero, donde nos atendieron muy bien y comimos mejor. Mientras tanto parece que la lluvia quiere amainar definitivamente, con un poco de suerte igual de tarde paseamos por la capital sin la incomodidad de llevar un paraguas en la mano.

Llegamos a Logroño, una ciudad que nos sorprende, y el sol parece que nos quiere acompañar, pero por si acaso portamos con el paragües, ye la mejor forma de que deje de llover, ¡cargar con él!. Comenzamos nuestru paseo antes de que nos llame Leonor, y recorremos su puente de Hierro, por indicación de una chica del lugar y también su famosu puente de Piedra, así como casi toda la parte histórica, aunque dejamos algo para que nuestra amiga junto con su marido nos pueda enseñar algo de su ciudad.

(A poco de apearnos del coche nos topamos con este precioso edificio, ¡empezamos bien!)

(Después la La concatedral y su calle Portales)

En todo momento vemos la señal de los peregriños a Compostela, Logroño es una ciudad de paso para ellos en el Camino francés, nosotros recorremos el puente de Hierro, nos recuerda a uno minero que teníamos entre Moreda y Caborana, el de Marianes. Mientras lo cruzamos nos impone un poco mirar hacía el ríu Ebro, se ve demasiado profundu, luego pasamos por la zona de las Ciencias y allí nos entretenemos un ratiquin con les cosuques que hay y luego regresaremos de nuevo al centro cruzando su famosu puente de Piedra.

(Puente de Hierro, sobre el Ebro)

(Parque entre los dos puentes, el otoño ya está aquí)

(El antiguo edificio del Matadero, ahora Casa de las Ciencias, al fondeo el Puente de Piedra)

(Puente de hierro en toda su extensión)

(Torbellino)

(La preciosa torre de San Bartolomé entre los árboles, al otro lado del río)

(El Peregino puente de Piedra, vistu desde más cerca, lo cruzaremos para cerrar el circuito)

(Ya en el otro lado del río Ebro, no encontramos con el precioso pórtico de la iglesia de San Bartolomé)

Seguimos paseando por la ciudad y nos encontramos con este singular cartel en un parque, el Camino de Santiago está muy presente, la gente al ver que nos paramos a fotografiar se dan cuenta de él, ¡mira que ye grande, eh!, pero ya sabeis a veces nun miramos lo que tenemos más cerca de nosotros.

Hemos cerrado el circuito en torno al río Ebro y sus puentes, estamos de nuevo en la concatedral, nos sentaqmos un ratín en los bancos de laa calle Portales, comienza a llenarse de gente, salen los que estaban en el bautizo en la concatedral, comienzar a pasar otros que tienen pinta de que van a una boda. Llegan Leonor y Marino, nos vamos a ver el resto que todavía nos queda por ver, como el Miguel Angel que tiene bien guardo dentro de la concatedral.

(Esperando mientras la gente pasea con su mejores galas)

(El retablo de la concatedral de Logroño)

(Pero... vemos esti cuadru que nos enseñan Leonor y Marino, atribuido a Miguel Angel)

Concep y Primo nos había recomendado que cuando fueramos a Logrono no se nos olvidara dar una vueltuca por la calle Laurel y probar sus especiales Champiñones, así que lo hicimos saber a Leo y Marino pero nos dijeron que aún era temprano, había que esperar a mas tarde. Así que mientras la calle del Laurel se pone en marcha nos vamos a ver el Cubo de Revellín, un lugar estrategicu en la defensa de Logroño contra los franceses.

(Entrada al Cubo de Revellín)

(Vista de la Sierra de Cantabria desde la muralla, el "léon dormido" le conocen popularmente)

(Dentro del Cubo)

Atras dejamos, el paseo tanto exterior como interior, por el Cubo de Revellin y comenzamos la ronda por la calle del Laurel, los pinchos son impresionantes, pero lo que más nos llama la atención, o por lo menos a mí, ye a la velocidad que los comen y beben la copina de vino, la cervecina u otra cosa, ¡yo a esta velocidad nun aguanto un asaltu!, pero conseguimos aguantar la tirada, ¿tal vez la buena compañia?, creemos que sí.

(La calle Laurel todavía no tiene gente pero pronto se llenó)

(Un buen pinchu de los famosos Champiñones, calentín, calentín)

Realmente pasamos un buen ratu caleyando Logronos y el tiempo transcurrió muy rápido, así que sin darnos cuenta tocaba despedirse y para ellos nos llevaron a la parte más nueva de la ciudad donde tomamos un cafetín, un sitio un poco ya más tranquilu, apartados del bulliciu y la marcha de la calle del Laurel, fue donde dijimos: ¡Hasta la próxima Leo y Marino!


* Día IV: Sojuela – Briones (Bodegas Dinastía Vivanco) – Briones – San Vicente de la Sonsierra – La Bastida- Santo Domingo de la Calzada – Burgos – León – Mieres del Camino.

Un nuevo día amanece, es el cuarto en La Rioja, el que nos toca abandonarla, ye el día de vuelta a casa, aunque no por esos vamos a desperdicialo, lo disfrutaríamos a tope, así que tras despedimos de la parsona que excelentemente nos atendió en la Purpura de San Julián, en Sojuela, ponemos rumbo a Briones.

¡Ah!, se me olvidó comentar que el día anterior, utilizando la información que a Félix le había facilitado en la Oficina de Turismo de Nájera, llamé a las bodegas de Dinastia Vivanco, toda aprisa, pero tuvimos sitiu pa dir a visitales en nuestra ruta de vuelta, hora las once de la mañana para visitar el Museo y a la una del mediodía la bodega.

(Entrada al Museo de la Cultura del Vino: Dinastía Vivanco)

En principio parecía que dos horas para visitar el museo eran mucho, ¡nos equivocamos!, era tal la información que teníamos a nuestro alcanze, que casi no llegamos a tiempo. Efectivamente recorridmos sus cuatro o cinco plantas, nun recuerdo muy bien, con mucho interés, viendo los guapos audivisuales que tenían preparados sobre los distintos aspectos de las tareas vinicolas. La verdad es que nos sorprendió muy gratamente y disfrutamos mucho culturizandonos un poco sobre el mundo del vino de Rioja y su cultura.

(Vista de Briones desde las bodegas Dinastia Vivanco)

(Comienza la visita al Museo)

(Antiguo transporte de los cestos de uvas)

(Diversos utensilios)

Tal como adelante nos parecía que ibamos a tener que esperar después de la visita al Museo, pero esta con todo lo que hay que ver nos llevó justo hasta casi la entrada a la bodega, justo para degustar rápidamente un rioja a la salida y después de entrar en sus bodegas.

(Vista de Briones, desde las bodegas Dinastía Vivanco)

(Viñedos y al fondo Briones)

(Desde la zona se obtienen muy buenes panorámicas)

(Los viñedos y al fondo San Vicente de la Sonsierra)

Después de contemplar el paisaje desde las bodegas y escuchar a nuestro guía, como preparan los viñedos y el por qué de los rosales a la cabecera de los mismos, así como la yerba entre medio de las cepas, sacamos unes cuantes fotos del lugar y nos fuimos con él a visitar la bodega.

(San Vicente de la Sonsierra, llamaba mucho nuestra atención, así que, después hasta él iríamos)

Aunque esta bodega es de nueva construcción, las más antiguas ya son difíciles de visitar, nos encantó ver que todavía utilizan las barricas de roble, tanto para la fermentación de la uva como para su posterior conservación y reposo para un buen vino. Nos fue explicando todo lo que en el lugar se hace, la pena fue que todavía no habían comenzado la vendimia, pues nos dijo que ellos empezaban alrededor del Pilar, ¡una pena, pues nos hubiera gustado ver todo el proceso!, pero para otra vez será.

(Las modernas cubas de fermentación)

(Interior de la bodega)

Después de explicarnos todo el proceso de elaboración de los vinos de su bodega pasamos a una cata de ellos, aquí Félix se mosqueó un poco, ya que como ye el conductor no podía saborearlos en toda su extensión, pero... ¡ye lo que hay!, otra vez iremos en autobus.

(Degustando un rioja de la bodega)

(Los distintos vinos de la Dinastia Vivanco)

(¿Fai un brindis por La Rioja?)

Una vez terminada la visita a la bodega, nos paramos a comer algo, ya que entre uno y otro nos dieron las dos y media de la tarde, después nos fuimos a conocer Briones, pues nun seria normal que tando tan cerca nos fueramos sin conocerlo. Allí nos sentariamos en la plaza a tomar un cafetucu, para luego seguir nuestro camino hacia casa, aunque eso no iba a ser tan sencillo, algo teníamos aún por el camino.

(Caleyando por Briones, hasta su gran plaza, con su gran iglesia y la casa más vieja de la villa)

Acabada nuestra visita a Briones, nos fuimos en dirección a Labastida, otra recomendación, en este caso de la chica de la Oficina de Turismos de La Guardia, así que, evidentemente, estaba en la cercana Álava. Por el camino Félix no se resistió a parar a sacar unas cuantas fotos de los viñedos, los cuales, ahora no tenían tanta agua como el día anterior, así que libró de le echara otra bronca, ye como un güaje, nun mira donde se mete.

Llegamos al medieval pueblo, dominado por su gran iglesia, sin demora aparcamos nuestru coche, sin meternos en el centro. Nos fuimos caminando por él para poder conocerlo mejor, apenas había gente por la calle y como era domingo todo estaba cerrado, hasta las cafeterias y los bares, debe ser que descansan de tarde, pero a nosotros no nos dio más, ya que sólo teniamos tiempu para recorrer el pueblu tranquilamente y después poner rumbo a nuestra casa.

(Labastida, en la cercana Álava)

(Llagar de la Monta, un antiguo lugar para la fermentación del vino)

(Un buen secado al aire)

(La gran torre de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción lo domina todo)

(Un guapo pueblo medieval con sus nobles calles vacias, se nota que es domingo)

(Un guapo detalle de un portal)

Acabada nuestra visita a la Rioja, aunque todo no lo hemos recorrido, muchas cosas se quedaron sin visitar, como la cercana Haro, pero... ¡siempre hay que dejar algo para otra vez!, además no conseguimos subir al Pico San Lorenzo, la excusa para arrimarnos hasta La Rioja, así que....

Dejamos atrás el San Lorenzo, las esbeltas torres, los monasterios, las bodegas y sus viñedos y tranquilamente, con cierta cara de satisfacción, ponemos rumbo a nuestra querida Asturias, además, como la tarde se presenta muy guapa por tierras de León, siguiendo el Camino de Santiago, nos animamos a bajar por el Puertu Payares, pero no sin antes fotografiar a la luna lunera, que nos invita desde lejos y por otru lau el ocaso de su compañeru Lorenzo, en menos de un instante teníamos la puesta del Sol y la salida de la Luna.

(Detrás nuestro dejamos la "luna lunera" y, por delante, el sol de poniente)

Cuando circuvalamos la ciudad de León ya estaba obscureció del todo, poco a poco se va notando la hora, nos vamos tranquilamente y esta vez no paramos en Villamanín ya tenemos ganes de llegar a casa, bajamos tranquilamente el puertu y cuando llegamos a Mieres el calor era sofocante, parece ser que esti añu el Verano nun quier marchar.

Espero que os gustara este pequeño resumen de nuestros cuatro días por la Rioja, realmente solo cuatro pinceladas, una por cada día, no nos podemos explayar más, si escribieramos todo lo que vimos y aprendimos tendríamos que escribir una par de libros, si alguien quier ampliar la información solo tiene que teclear lo deseado en su buscador amigo, seguro que lo encuentra todo.

Esto ya se acabó, ahora nos queda volver a nuestras caminatas por la montaña y costa Astur, así como tratar de preparar algún que otru viaje express a otru lugar de nuestra España, así que... ¡hasta el proximo!

 

MJCamina

 


Deja tus comentarios


* Para cualquier otro comentario o pregunta os dejo mi emilio: info@jfcamina.es.

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.