León

Lago Ausente

Puerto San Isidro, 19/02/2011

JFCamina, 25/03/2011

 

Lago Ausente

"Una historia de paseos Familiares"

Mapas IGN: 079-III "Cerulleda" (1997) y 079-III "Cerulleda" (1997).

Inicio y fin : Estación Invernal de San Isidro, León.

Distancia: ± 6,6 Kilómetros = 3,3 de ida + 3,3 de vuelta.

Tiempos: 1,5 h el ascenso y 1,5 h el descenso.

Desnivel: 950 mts. ascenso y despues bajar.

Terreno: 5,6 kms pista y el resto vereda montañera.

Señalizacion: Si, parte del PR LE-26 Lago Ausente - La huella de un pasado glaciar.

Creative Commons License


Un año sí y otro también, siempre nos acercamos hasta este especial paraje de la montaña Astur-Leonesa, en esta ocasión, al inicio de la marcha, la nieve chispeaba un poco, treinta minutos más tarde el sol calentaba fuertemente, así que resultó un día fabuloso. Vamos a realizar un pequeño reportaje de la preciosa raquetada realizada hasta este escondido paraje pero antes vamos hacer una pequeña introducción histórico-familiar.

 

* Antecedentes.

El primer recuerdo que tengo de haber subido a un picu fue a la cima del Ausente, eso ocurrió hace unos cuarenta años en compañía de mi padre y tengo miedo que aún no hubiera hecho la primera comunión. Yo siempre he estado en contacto directo con la montaña, mis orígenes paternos así lo determinaron, pero desde un punto de vista lúdico o deportivo la subida al picu Ausente fue la primera vez.

Para los Alleranos, aficionados o no a la naturaleza, la visita al lago Ausente siempre ha sido una excursión de peregrinación, no conozco a uno que aún no realizara tal excursión.

(Entre el Picu Agujas y el Toneo)

No recuerdo cuantas veces hemos subido, pero sí una muy especial realizada en el invierno del año 2004. Nuestra idea era hacer un poco de travesía en nieve, juguetear un poco, el día estaba soleado y no hacía mucho frío, nos acompañaban los güajes, poco a poco y sin darnos cuenta nos plantamos a la altura del lago donde se inicia el último tramo, el más pindio.

(La juventud de la Familia camino del frío lago Ausente)

En este punto la acumulación de nieve era mayor, la primera impresión era la de dar la vuelta, pero el interés de ver como estaba el lago vestido de blanco hizo que atacaramos este complicado tramo. Recuerdo que Celsillo subió, este último largo, sin pisar la nieve, lo cogí de bajo del brazo y... ¡en el lago!, el alucinaba, era la primera vez que subía y.. ¡de qué manera!. Una vez arriba, la imagen del lago totalmente blanco y helado nos dejó con la boca abierta a todos, ¡Jo, qué pasada!, ¡mereció la pena!, otra vez ¡jo, qué pasada! y así reiteradamente.

Más senderistas había tenido la misma idea, e incluso más osados aún, ya que se adentraron dentro del lago sobre la superficie helada; ¡una temeridad!. También divisamos a unos montañeros ascendiendo al picu con raquetas, éstos daban una sensación de más seguridad a pesar del potencial peligro. Sobre la superficie nevada, donde otras veces tomábamos el sol en traje de baño, comimos nuestros bocatas. Yo no me paré mucho con la comida, ya que tenía más interés de tomar fotos que de comer.

(Una fría y familiar comida)

No puedo describir las imágenes que vimos, al ser una excursión no planeada hizo que aún consideráramos la situación más espectacular. La bajada de vuelta muy tranquila y juguetona, paseos en los trineos y comentarios sobre la experiencia anterior.

(Tras la contemplación hubo lugar para el juego)


Este verano, el 20 de Agosto de 2006, en el décimo aniversario de la muerte de mi Padre, si preveerlo inicialmente ya que la idea era solamente de ir hasta el lago (una cosa casi turística), rendimos un pequeño homenaje a Felipe subiendo (40 años después) al pico Ausente.

(Camín del lago Ausente)

Cresteamos por el lado derecho hasta llegar a la cumbre del Requejines (2.020 m.) y después al Picu Ausente (2.041 m.) desde donde obtenemos unas vistas de impresión: Circo Cebollero, Toneo, San Isidro, Picu Torres, Pista Wamba, El Viento, Lago Isoba, Agujas, Vegará, etc., recordaba cuando mi padre decía que “allí” quedaba Villaverde de la Cuerna.

(Vistas del lago ausente desde el picu Requejines, con peña San Justo al fondo)

No recuerdo bien porqué aquel día solo grabé vídeo, "cuando te da por él...", diz Mary, así que no tengo ninguna foto del tan memorable día, alguna, de dudosa calidad que saqué capturando imágenes de la película, para documentar la parte de la subida he tenido que echar mano de otra subida que realizamos en julio de 2009 con el fin de crestear hasta el Toneo, otra excelente marchuqui montañera por nuestro precioso y querido puerto San Isidro, limite provincial de Asturias y León.

(En la cima del Picu Ausente, con el mítico pico Torres al fondo)

(El Ausente desde el lado del picu del mismo nombre)

También lamentablemente seguíamos observamos las heridas que causa una cantera a tal envidiable paraje, lamentando tal circunstancia bajamos de la peña cerrando el círculo del lago. En todo momento recordaba el recorrido de mi infancia, el cuál seguramente marcó mi afición a la montaña.

 

*¡Otro blanco paseo!

Creo que ha quedado bastante claro el por qué de nuestro especial cariño por este paraje de la Cordillera Cantábrica, un precioso rincón del que no se requiere mucho esfuerzo físico para llegar a él, salvo cuando la nieve se emplea con fuerza para resguardar tan querido tesoro, como ha ocurrido en la última ocasión que hemos tenido la oportunidad de acercarnos para realizar un relajante paseo sobre un espeso manto de blanca nieve, de esa manera volveríamos a gozar de la excelente experiencia realizada con Felipe y Celsillo, tendríamos la oportunidad del captar en vídeo el lago totalmente helado, en la primera ocasión el producto obtenido no reunía los mínimos de calidad deseados.

(Estación Invernal de San Isidro, Circo de Cebolledo, ± 0,0 K / 1.620 m.a. / 13:45 h.)

Las previsiones metrologías no era muy buenas para la mañana, por la tarde despejaría, decían, así que no madrugamos mucho, sería una pequeña y blanca machuqui en raquetas para comer el bocata en el lago Ausente. Tal como preveíamos el tiempo no era muy bueno y la capa de nieve tenía un grosor importante, así que nos calzamos las raquetas en cuanto abandonamos el negro asfalto.

(La nieve estaba estupenda, aunque el día no quería despejar, la estación invernal no se veía apenas)

El día parecía que se resistía a despejar, nevurriaba un poco, aunque esto no fue impedimento para que la pista de acceso al lago estuviera muy concurrida, con todos los que nos encontramos realizaban el camino de vuelta, nosotros les llevábamos la contraria, esperábamos que las previsiones nos favorecieran y, a primera hora de la tarde, despejara. Hacía una temperatura muy agradable, especialmente si no nos paramos, a pesar que estamos cerca de los 1.700 metros de altitud, algunos no lo entendían así e iban fuertemente abrigados, nosotros solo llevamos puestos una camiseta de manga larga y el anorak.

(Los guapos carteles nos dan un par de alternativas, nosotros la fácil)

Cuando llevamos raqueteando un kilometruco encontramos la guapa señalización leonesa del PR-LE 26 "Lago Ausente", que nos ofrece la posibilidad de subir a la peña de Requejines y de ahí al Picu Ausente y bajar al lago, evidentemente nosotros nos olvidamos de ella y optamos por la variante fácil, es decir, seguir de frente directos al lago Ausente, la gran cantidad de nieve no está para andar por esos lares.

Al poco de dejar atrás una Familiar raquetada, donde el protagonista era un nenu de pequeña edad, el cielo empieza a mostrarnos signos de bondad y nos enseña los primeros retales de color azul, así que parece que vamos a tener la suerte pronosticada. Poco a poco, pero con decisión, el día comenzó a brillar con fuerza, el triste gris dejó paso al blanco radiante, esto nos animó y empezamos a mirar a nuestro lado tratando de identificar nuestra conocidas picachas.

(Peña San Justo, debajo estaría el lago Isoba, imaginamos que todo blanquito)

(De la falda de la Rapaina al Cascayón y el Valmartín)

(Del Valmartín, al impresionante Torres y al cercano Tonéo)

La verdad es que hasta que el sol no empezó a brillar no habíamos podido ver ninguno de los picos antes mencionados, todo era una masa gris y unos ligeros copos de nieve nos pegaban en los morros. Pero eso ya que había acabado y ahora podríamos disfrutar de la tarde que tanto deseábamos.

(Ahora toca disfrutar de la tarde deseada)

Cercanos a los tres kilómetros la cómoda y blanca pista termina y nos encontramos con una señal que nos muestra la llegada de la variante que viene del Área recreativa El Praíco, a la cual hay 2,5 kilómetros y está al lado de la carretera que va hasta el pueblo de Isoba y Puebla de Lillo. No solo nos indica la variante, sino que además el terreno se pone muy cuesto, la masa de nieve parece un tobogán, da un poco miedo subir por ella, si no fuera por la confianza que te dan las raquetas y la huella abierta por otros... ¡uno se lo pensaría!

(Fin de pista y... ¡todo para arriba!)

En estos momentos dificultad Mary siempre es la primera de ponerse al frente, ella no tiene miedo y enseguida encabeza la marcha para abrir o mejorar la huella, esto me obliga a seguirla sin dilación, no me deja mucho tiempo a pensar en ello, solo cuando quiero que me saque un guapa foto paso delante y realizo un pose, en este precioso paraje esta fotos tiene un valor extra, no quiero desperdiciar la ocasión.

Con un poco de cuidado y tiento rápidamente superamos los casi cincuenta metros de desnivel que tiene esta última cuesta, la cual, si no fuera por la gran cantidad de nieve que tiene no plantearía ninguna dificultad, pero eso es lo que tiene el salir de casa cuando las nuestras guapas montañas están teñidas de blanco, no todo es disfrutar, tenemos que pagar una pequeña tasa en riego y sacrificio, nada sale gratis.

(Lago Ausente, ± 3,0 K / 1.745 m.a. / 15:15 - 15:45 h.)

Cuando nuestros estómagos empezaba a reclamar su dosis de alimento, sobre las tres de la tarde, llegamos ante el blanco lago Ausente, el cual está al resguardo del picu Ausente, ¡el mi Picu!. Volvemos a revivir el placer de poder contemplar tan especial paraje, parece que uno no se cansa de vivir tal experiencia, además esta vez lo quiero inmortalizar en vídeo de una calidad aceptable, el primero que hice parecía que estaba realizado por una expedición de principios de siglo XX, aunque al lado del borde del lago no es el mejor punto para ello, así que comemos el bocata y nos subimos hasta un collau situado a 1800 metros de altitud.

(Comemos rápidamente el boca y subimos unos 60 metros más arriba)

(Vista sobre el Lago Ausente, ± 1.800 m.a.)

El llegar hasta el collau que nos permitía sacar una guapa foto del lago y de paso disfrutar de las excelentes vistas sobre el valle de Lillo, no nos llevó mucho tiempo, quince minutos y trescientos metros lineales de raqueteo, un poco pindio pero nada en comparanza al desnivel de subida para acceder al lago. Desde allí cumplimos el objetivo deseado y, además, obtenemos unas guapas estampas de Peña San Justo y, un poco más allá, del pico Susarón, que con el sol que les estaba pegando lucían sus mejores galas.

Eran más de las cuatro de la tarde, no habíamos madrugado, así que no podíamos intentar tratar de subir un poco más arriba, lo dejamos, otro día, con menos nieve podríamos intentarlo. Así que después de sacar la foto de pareja y de que Mary hiciera su habitual y querido muñeco de nieve comenzamos a deshacer el camino raqueteado, el cual se inicia descendiendo, con muchísimos más cuidado que a la subida, los cincuenta metros de fuerte desnivel, cuando iba bajando de tras de Mary pensaba: ¿quien me mandará meterme en estos berengenales?, ¡Qué pindio está!, además de... ¡Uff!, ¡Mary!, ¡Nun corras!

(Tras el muñecu de Mary toca bajar... )

(... ¡Uff!, ¡Qué pindio va!)

Como dicen después de la... viene el disfrute, así que tras la inquietud de la pronunciada bajada volví a disfrutar del guapo paseo, recordando las numerosas andanzas por este querido y entrañable paraje: los recuerdos con mi Padre, cuando nos bañábamos en el lago con los mis hermanos o con Mari y Felipillo, la vez que subí a Celsillo cogido del "chumbo", además de con otras personas, todas fueron igual de memorables, no tengo ninguna mala experiencia sobre este pequeño y bello paraje.

(A la vuelta, con el sol, los guapos carteles lucían mucho más)

Como premio especial de esta magnífica mini-jornada, al final nos encontramos con unos cuantos rebecos pastando tranquilamente, no se inmutaban a nuestro paso, ellos tranquilos, sin ningún problema. La vedad es que presta observar estos pequeños y robustos animales, lo cuales sintetizan lo mejor de la Cordillera Cantábrica, símbolo de libertad y adaptación, unos envidiados, salvo cuando son perseguidos para ser cazados, ¡una pena! pero... ¡ye lo que hay!

Como es habitual en nosotros, cuando vamos a esta zona, culminamos la jornada cogiendo agua en Cuevas y tomando un chocolate con casadielles en Felechosa, hay que aprovechar todo lo bueno que nos ofrece el nuestro concejo Allerano.

Por último os dejamos el dibujo del recorrido de la jornada sobre del Google Earth, en el cual se puede observar el cuencu, formado por los picos Ausente y Requexines, que protege al lago Ausente, nunca mejor dicho, "protege", por que por el otro lado hay una gran cantera (la pronunciada mancha blanca) que cualquier día se come a los tres.

(Dibujo del recorrido de la jornada sobre del Google Earth)

Solo me queda dejaros el vídeo, el cual por su calidad sustituye al que grabé hace tanto tiempo, esto pequeños detalles Familiares hay que guardarlos y cuidarlos para que perduren con fuerza en nuestra memoria, no todos los días uno se planta, con una buena nevada, en las inmediaciones del precioso paraje de lago Ausente.

 

Espero no aburridos mucho con mi personal reportaje, no creo que sea el último, ya que siempre uno tiene en mente acercase por allí y dar una vueltuca por las peladas cumbres del Ausente, Requexines, La Cuerna, El Agujas o el Toneo, en cuanto la nieve y el hielo se desalojen de sus cimas volveremos a ellas, así que...

¡Hasta la próxima!

JFCamina


Deja tus comentarios


* Para cualquier otro comentario o pregunta os dejo mi emilio: info@jfcamina.es.

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.