Asturias

Castillo de Alba

Quirós, 29/11/2009

JFCamina, 01/08/2010

 

En busca del Castillo de Alba

Un guapo paseo por la historia de Quirós.

Inicio y fin : Barzana de Quirós (452 m.a.), Asturias, 29/11/2009

Mapa: IGN 77-II "Barzana" y 52-IV “La Vega”.

Tiempos: 4 horas el recorrido completo circular.

Distancia: 9 Kilómetros.

Desnivel: 100 mts. al comienzo, el subir por la carretera desde La Barzana a Coañana.

Terreno: 2Kms de carretera, caminos y cómoda senda verde.

Señalizacion: Por tramos, el GR 207 "Ruta de las Peregrinaciones" y la Senda del Oso..


Estando contemplando la joya arquitectónica de la iglesia Románica de San Pedro de Arrojo, la persona que nos estaba impartiendo la lección magistral, Arturo, nos indicó que detrás nuestro se encontraba el castillo de Alba, esto pico nuestra curiosidad y preparamos una bonita excursión de la Barzana de Quirós, aquí os dejo un pequeño resumen de la bonita andanza para encontrar el castillo de Alba.

Así que el último domingo de noviembre de 2009, nos fuimos a dar un paseín por tierras de Quirós en busca del Castillo de Alba, para ello dejamos el coche en la Barzana y comenzamos el pateo del cual os dejamos un pequeño reportaje fotográfico.

(Partimos de la Barzana de Quirós por la carretera QU1 en dirección a Coañana)

1º Por la cómoda carreta, unos 2 kms, llegamos hasta el guapetón pueblo de Coañana, a 550 m.a., ¡que cuidadin lo tienen!, estuvimos una buen rato contemplando sus cuidados hórreos y casas, algún palacio, creo que había uno de la influyente familia de Los Quirós, pues allí figuraba su escudo.

(En Coañana entre el Gamoniteiru, lio de cables, guapes casas y horreos)

El Gamoniteru lo tenemos muy presente, pues está en frente con una nevada muy reciente. A Coañana le pasa lo que a muchos guapos pueblos, tanta anarquia de cables lo enfean un montón, no hay manera de contemplar una guapa estampa sin que salga un cable por el medio, ¿no se podrían poner un poco más ordenados y menos vistosos?

Gozamos un buen rato contemplando el pueblo y, de paso, buscamos alguna señal que nos indicara por donde podríamos continuar la marcha, acabamos preguntando a un paisano que nos indicó que era en dirección contraria a donde estábamos, en la curiosa fuente, pasando al lado del palacio de Los Quirós, en dirección NO, con la vista puesta en el Aramo, así que damos la vuelta y allí nos dirigimos.

Del patio del palacio nos salió otro lugareño con el cual entablamos conversación y nos recriminó amistosamente que no le hubieramos preguntado a él primero, por el camino que va al castillo y a Faedo, le agradecemos su interés y nos disculpamos con que aprovechamos la busqueda para conocer el pueblo.

(A primera vista, la gente de Coañana se esmera en cuidar del pueblo y tratar de mejorarlo)

2º Dejamos el pueblo y nos adentramos por un amplio camino el GR – 207 “Rutas de las Reliquias”, seguramente emulando al "Camino Real de Quirós, al ser este camino lugar de paso, en el siglo 808 d.c., del Arca Santa y Santo Sudario, procedentes de Jerusalén, de donde salieron el año 614 d.c. y que fueron depositadas en Toledo, y que después de la invasión musulmana se conservan en la Cámara Santa de la Cateral de Oviedo" (*)

El GR-207 nos llevó hasta el ladito mismo de las dos peñas que resguardan los restos del castillo de Alba. Por el camino nos encontramos un paisanu que nos indicó con exactitud dónde estaban ubicadas las ruinas y unas pequeñas instrucciones de cómo atacar la subida a la peña del Castillo. De paso hablamos de la mejor subida a la Peña del Gorrión, un recorrido que a él le resultaba muy familiar y que a nosotros nos interesaba mucho, pues la teníamos pendiente desde hacía mucho tiempo.

(En este punto pensé que seria guapo hacer todas la cumbres que rodean al embalse de Vademurio)

(Vista de la Peña el Castillo, detrás, a la izquierda, la Sierra del Gorrión y al fondo el Cuetu Mar)

3ª Llegamos a la zona del castillo, a 520 m.a. y 4 kilómetros aproximadamente, primero probamos a buscar las ruinas visualmente y encontrar la mejor manera de subir, desde el lado que venimos no se ve fácilmente, solo la certeza de que allí estába nos animaba a investigar.

Realizamos un primer intento por la cara de la dirección que llevamos, las ruinas están en el medio de dos praos, así que tenemos que abrir la portilla y dejarla cerrada, la pación no está crecida así que esperamos que a los propietarios no les molestara mucho, hay una rustica mesa con bancos, ideal para el bocata pero el acceso a la peña está muy feo, es un terreno muy pindio, Mary, no pudo subir en este primer intento, pues nun daba el pasu.

Un servidor de más amplitud de pierna logra superar la dificultad del primer escalón y con ciertos problemas de adherencia alcalzar el punto cumbre de la Peña el Castillu, la verdad es que se resbala mucho, hay que tener mucho cuidado, no es muy recomendable, ya que resulta un poco peligroso y arriesgado, además hay muchos artos, está todo hecho una miseria.

En solitario, en la cumbre de la peña contemplo las excelentes vistas de la Sierra del Gorrión, del Cuetu Mar y La Forcá, Peña Tene, el Pelitrón y Champaza, Peña Alba, el Gamoniteiru y la zona sur del valle de Quirós, evitentemente también observo los restos del castillo, no tan nítidos como un servidor esperaba, solo los restos de los anchos muros. Como Mary se había quedado abajo y del Castillo de Alba lo que podía apreciar no era mucho me bajo con mucho cudidado, estaba nídeo y me agarraba a cualquier atisbo de sujección que puediera encontrar, piedras, ramas o hierbas.

La primera exploración, por esta cara Sur nos había decepcionado un poco, ya casi nos habíamos resignado a continuar la excursión hasta el pueblo de Faedo, pero al retomar el camino y andar un poco, observamos que desde la cara NO la silueta de piedras del castillo se deja ver, así que cruzamos el otro prado que linda con el anterior y nos adentramos, de nuevo, en busca del Castillo de Alba.

Las dificultades con respeto al intento anterior no cambiaban mucho, todo estába lleno de artos y el endeble camino era muy cuesto y resbaloso, pero con tenacidad avanzamos. Lo intentamos por dos sitios, con peligro de resbalar en cualquier momento, pero a la tercera encontramos los viejos muros del Castillo de Alba, ¡al fín!

Satisfechos de superar tanto terreno malo nos adentramos en la vieja fortaleza y relizamos una investigación puramente visual, nosotros no somos especialistas y solo apreciamos muros caidos y poco más, en alguna publicación habíamos leido que se observaban claros restos del aljibe de agua del castillo y no se cuanto más pero nosotros no tenemos el nivel para disceñir tales elementos.

El Castillo de Alba rodeado de leyendas y relatos de tesoros, se considera que se construyó en el años 778. Construido casi enfrete a la iglesia Románica de San Pedro de Arrojo, realmente estaba vinculado al sistema defensivo que se articulaba alrededor del Camino Real de Quirós, ruta de acceso a la meseta y vía vinculada al Camino de Santiago. Perteneció, entre otros, al Conde Gonzalo Peláez, pariente al rey castellano Alfonso VII El Emperador, contra el que se levantó en armas por primera vez en 1.132. Se dice que el propio rey acudió al sitio del castillo. Tras un largo asedio, sucesivos pactos y nuevas revueltas, el castillo fue incendiado y el conde desterrado muriendo en Portugal. También perteneció a la familia de los Bernaldos.(*)

En la colección de fotucas podéis comprobar el estado de las ruinas, es una pena que no esté un poco más cuidado, aunque solo sea para que los paseantes lo puedan ver desde el camino ya que adentrarse en él de forma masiva o incluso individual entraña ciertos peligros. Tras realizar la correspondiente sesión fotográfica abandonamos tan histórico paraje.

Os dejo ahora el habitual video porque está completamente dedicado al castillo, el recorrido fue una consecuencia de la búsqueda del mismo y no el fín último, aunque después del resultado final hemos cambiado de opinión y valoramos más el conjunto de este guapo día andariego por tierras Quirosanas.

 

4ª Con la satisfacción de haber explorado las ruinas del Castillo de Alba un poco, comemos el bocata y seguimos el camino en dirección a Faedo. Al poco de marchar, miramos para atrás y vemos claramente la silueta de las ruinas del castillo, ye entonces cuando comprendemos que la mejor manera de encontrarlo ye viniendo desde Faedo, en dirección contraria a la que nosotros habíamos tomado, rápidamente te topas con él y no tienes que romperte mucho la porrilla, pero… uno se pierde la visita al precioso pueblo de Coañana.

(En dirección a Faedo y una miradita hacia atrás)

5ª Ya en Faedo, tras caminar cerca de seis kilómetros desde el punto de inicio, charramos un rato con una simpática señora y nos cuenta un poco la historia del paraje, la peña del Castillo, Los Quirós, la Capilla del Alba, etc… Estaba enamorada de su valle y nosotros ayudábamos a ello pues estábamos completamente de acuerdo con ella, nos hizo una adaptación del famoso lema de La Casa de los Quirós, ella lo dejó así: "Después de Dios, Quirós", nosotros asentimos porque la verdad que este valle tiene algo divino. Así mismo nos indica el mejor camino a seguir, para ella… “carretera abajo”, pero nosotros queremos bajar hasta Veiga para enlazar con “La senda Natural del Oso”, no queremos pisar el asfalto más que lo mínimo indispensable.

(En Fadeo no puede faltar la capilla y el texu, ¡faltaría más!)

Atras dejamos la amigable charla con la amable lugareña, se ve que por aquí todos son muy afables, y pillamos un callejón que nos llevará directamente hasta el pueblo de Veiga, en frente de Arrojo, pero con el río por el medio. Tardamos un poco en llegar pues encontramos un cachorrín y Mary no podía ignorarle, bueno tampoco el lo consentiría, pues se arrimó a ella haciendole un estrecho marcaje, después de un buen rato acariciandole le dejamos con cara de pena, cualquier día traemos uno para casa, se nos van pegando todos.

6ª Siguiendo las rayas rojas y blancas del GR 207 llegamos al pueblo de Veiga donde entroncamos con la senda. Leemos unos cuantos carteles informativos relacionados con el castillo, los textos referenciados con (*) y escritos en cursivas están extraidos de la información que figuraban en los paneles. Tras el amplio período de lectura continuamos el camino de vuelta, por debajo de lo que habíamos andado por “la montaña”, vamos paralelos a la carretera general, por la margen derecha del rio Trubia, en dirección a La Barzana.

7º Fin de la excursión en La Barzana de Quirós, después de patear por su territorio unos nueve kilómetros, durante cuatro horas de cómoda andanza, muy recomendable si excluimos la exploración a la Peña del Castillo de Alba. Sería guapo que las instituciones competentes cuidaran un poco el entorno donde se encuentran los restos de nuestro pasado cultural y lo dejaran visible para el caminante, sería una buena opción para todos, para la economía de la zona y para la salud de nuestro cuerpo y alma.

(El río Trubia será nuestro compañero en estos 3 kilómetros por la senda del Oso)

Bueno, como lo expuesto este último punto no creo que se vaya a tener muy en cuenta, os he dejado este pequeño reportaje para conocimiento de todos y en el nuestro propio, sobre todo esto último, pues creo que la salvación es una cosa más individual que colectiva.

Para que realizeis un repaso a esta pequeña aventura os dejo una pequeña presentación del nuestro albúm Picasa.

 

 

JFCamina.

Posdata:

Si tienes algún problema al ver la presentación de fotos inicial, puedes verla pinchando sobre esta linea de texto la cual te llevará al álbum de fotos relacionado con la actividad que nos ocupa.

024 - Quirós - Castillo de Alba
 

 


Deja tus comentarios


* Para cualquier otro comentario o pregunta os dejo mi emilio: info@jfcamina.es.com

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.