Asturias

Curuchu Braña

Lena, 04/2013

JFCamina, 05/2013

 

Curuchu Braña

Mapa ING: 78-III "Pajares" (1997)

Inicio y fin: Carraluz - Concejo de Lena, Asturias.

Objetivo Principal: Pico Curuchu Braña (Corullu).

Recorrido: Carraluz (625 m.a.) - Llana de Carroceda (885 m.a.) - Reguero de Carraluz (990 m.a.) - Praderías Puerto del Tronco (1135 m.a.) - Cumbrera - Gaseoducto Asturias - León (1225 m.a.) - Pico Curuchu Braña - Corullo (1317 m.a.) - Descenso por cumbrera y gaseoducto Norte - Arista Norte sobre Xuviles (1020 m.a.) - Enlace con pista a Carraluz (940 m.a.) - Carraluz (625 m.a.).

Distancia: ± 12,0 Kilómetros = 5,5 +6,5

Tiempos: 4 h. 30' = 2 h. 30' + 2 h. 00'

Desnivel: 700 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Terrenos: Pista ganadera y traza de gaseoducto Asturias León

Señalización: Sí, pero muy excasa, el PR AS-95 "Vuelta al Cordal del Carril" y 96 "Travesía Curuchu Braña"

 

Creative Commons License


Esta ascensión a una de las picachas que divide los valles y carreteras de Pajares y Huerna,  era de reciente entrada en nuestra abultada carpeta de pendientes, había puesto una nota que decía: "Vistosona y no muy potente". En Viernes Santo la teníamos previsto realizar, pero el día no despertó con gracia y la cambiamos por la peña Pagadín, donde sí que realmente nos mojamos. Ahora, después de una buena caminata el día anterior y con un tiempo excelente, decidimos afrontar esta ruta porque reúne las situaciones ideales para ella, tendremos unas espectaculares vistas y el cuerpo lo agradecerá, una de estas dos premisas fallarán, la nota no se cumplió al cien por cien, una mitad se quedó por el camino, vamos a ver en cuál de las dos erramos.

(Carraluz, ermita de San Blás, Concejo de Lena, Asturias, ± 0,0 K / ± 625 m.a. / ± 11:40 h.)

Esta ruta cuando la estudié un poco lo hice sobre un recorrido que habían realizado unos compañeros, que como iban con su grupo de montaña, la realizaron en travesía, desde el pueblo de Llanos de Someron (Valle de Pajares)  hasta Espineo (Valle del Huerna). Nosotros no utilizamos las ventajas de salir en grupo y preparamos un recorrido circular en torno al pueblo de Carraluz, el cual queda a la orilla de la autovía del Huerna, la misma divide la ermita de San Blas y a sus feligreses, justo después de pasar por debajo del ancho vial, aparcamos el coche porque nos temíamos que en lo cimero del pueblo no tuviéramos aparcamiento.

(Aparcamos el coche nada más cruzar, por debajo, la autovía del Huerna)

(Carraluz, fuente-lavadero, ± 0,3 K / ± 650 m.a. / ± 11:45 h.)

Desde el principio el camín se vuelve a nosotros, está cuesto de verdad, rápidamente Mary me lo reprocha, eso de que decías que no era muy potente..., razón no le faltaba en sus reproches. Para compensarnos de este primer tironín de partida una exuberante fuente nos recibe. Allí estaban los mozos del pueblo un poco alteraos porque el día anterior había pasado por allí una chica de las que corren por las montañas y había subido al su pico, el Curuchu Braña, en treinta y ocho minutos, ¡menuda machá!, era algo increíble, así también los pensábamos nosotros, que teníamos pensado emplear más de dos horas caminando. Esto nos hizo pensar que no sería todo el terreno tan cuesto como lo que acabamos de afrontar.

(Tras dejar la fuente atrás cogemos pista a la izquierda, justo donde termina la carretera)

Dejamos atrás el debate y salimos de la fuente por la izquierda, pero pronto cogemos el primer desvio que encontramos a la izquierda, justo donde estaban los coches del pueblo aparcados y donde termina la carretera, fue donde comprobamos que, tal como nos temíamos, no había mucho sitio libre, así que arrancamos, cuesta arriba, contentos por la decisión tomada anteriormente.

(Nada más empezar las vistas ya son excelente, el día estaba ideal para ello)

(Salida del pueblo, cogemos la pista a la izquierda, ± 1,0 K / ± 700 m.a. / ± 11:50 h.)

Nada más empezar las vistas ya son excelentes, el día estaba ideal para ello, nos olvidamos de la serpenteante autovía y miramos hacia el otro valle, donde nos encontramos las dos Jomezanas y las picachas que tiene por montera, como la peña el Castiellu y las blancas cumbres del Siegalavá, Tapinón o Foxón. En nuestro embobamiento contemplativo no nos damos cuenta que estamos en una encrucijada de caminos, -¿el de la derecha o a la izquierda?, preguntaba Mary, nos inclinamos por la izquierda, pues el otro parece que baja hacia la zona de la parroquia de Piñera, nosotros lo que queremos es subir.

(Lo de "querer subir" era una forma de hablar, tampoco había que tomarselo tan al pie de la letra)

Lo de "querer subir" era una forma de hablar, tampoco había que tomárselo tan al pie de la letra, pero parece que así era, no había tregua, pillamos pista para arriba, dejando de lado el depósito del agua, pegando casi con los morros en el propio camín, así que Mary no paraba de recordarme eso de "no muy potente". Así hasta que llegamos a una pronunciada curva, donde encontramos otra derivación de pista que van en llano, con tan mala suerte que, de momento,  no resulta ser la nuestra, nosotros debemos girar a la izquierda y afrontar otra pendiente más, menos mal que para alivio tenemos una guapa estampa de la peña Chagos y Brañavalera, así como las obras del futuro tren rápido, aquí las vistas sirven para algo más que para recrearse.

(Un respiro para contemplar la zona de la peña Chagos y Brañavalera, abajo las vías del futuro tren)

(Giro a la derecha, la pista a la izquierda apareceremos a la vuelta, ± 1,2 K / ± 805 m.a. / ± 12:05 h.)

Después de media hora de marcha superamos un desnivel de 250 metros en poco más de kilómetro y medio, alcanzado este momento, tras dejar atrás una cabaña, el camino se torna llano, ¡qué alivio!, ya apetecía un poco de paseo. Ahora tocaba hacerlo por una especie de trinchera jalonada de robles  y la cual va por debajo de la cumbrera norte del pico al que queremos auparnos, pero para ello nosotros tenemos que ir hasta el extremo sur, de momento en llano, ¡menos mal!

(¡Al fín!, el camín se suaviza, ahora iremos llano, ± 1,6 K / ± 875 m.a. / ± 12:15 h.)

(¡Uff, qué alivo!, un poco de llano no viene nada mal para contemplar el paisaje)

(Con la altitud la vistas mejoran, a lo dicho anteriormente asoma la blanca cresta de Peña Rueda)

Con la altitud, alcanzada rápidamente, la vistas mejoran a igual ritmo, a lo dicho anteriormente asoma la blanca cresta de Peña Rueda. Tranquilamente seguimos hasta unas cabañas que vienen referenciadas en el mapa que portamos, las de la Llanas de Carrocera, donde tras superarlas nos encontramos con la primera señal del día, aunque sin ninguna información posible, rota que estaba la baliza, así que sin ninguna información adicional nosotros seguimos por la derecha, la pista que parece que seguía de frente no encajaba en nuestro perfil.

(Zona de Llanas de Carroceda, ± 2,0 K / ± 885 m.a. / ± 12:25 h.)

(La verdad que un poco de información no vienía nada mal, con tanta pista por el medio....)

Lamentándonos de la escasa señalización encontrada, especialmente en este lio de pistas que nos vamos encontrando, seguimos cómodamente caminando, la primavera parece que ya quiere despertar de una vez y las primeras flores comienzan a salir con fuerza. Así hasta que llegamos hasta una riega preciosa con un bebedero un tanto singular, miro en el mapa y estamos en el reguero de Carraluz, justo debajo del pico donde queremos subir, de hecho parece que un sendero tira para arriba con fuerza, Mary me propone seguirlo pero un servidor rehúsa, dije que no era potente y, aunque no es precisamente así, no  quiero contribuir a endurecerla mucho más.

(Seguimos el paseo, ahora, porque anteriormente...)

(Reguero de Carraluz, ± 3,0 K / ± 990 m.a. / ± 12:50 h.)

Esperamos a que pase un Quad y tras cruzar el reguero de Carrazluz observamos dos cambios importantes, el primero, el menos significativo, es que la pista comienza a subir de nuevo, ¡menuda novedad!, el segundo, el más interesante, es el cambio de árboles, hasta la riega veníamos jalonados por robles, ahora, de repente, de un tajo, desaparecen y las fayas (hayas) los sustituyen sin pasos intermedios.

(Solitaria señal del PR AS-95, cogemos pista de la izquierda, ± 3,2 K / ± 1020 m.a. / ± 13:00 h.)

Reanudada la marcha, un poco más arriba, justo en una derivación de pista, encontramos una señal, esta con información, reza: "Vuelta al Cordal del Carril" PR AS-96-95, recorrido coincidentes en algunos tramos entre ellos y nosotros, no vamos a hacer una descripción de ellos porque sería un tanto largo, solo decir que nosotros declinamos la pista de la derecha y pillamos la de la izquierda que parece que es la dirección buena de la señal, al Puerto del Tronco.

(Tras un kilómetro largo de alivo ahora tenemos que volver a subir)

(Ya asoman las dos Ubiñas, La Pequeña y La Grande)

Atrás dejamos la solitaria señal y los árboles, afrontamos, por terreno un poco pelado, una dura cuesta, donde podemos observar tres motivos importantes: al otro lado del valle, asoman las dos Ubiñas, La Pequeña y La Grande, abajo vemos el pueblo del que partimos, muy pequeño se ve Carraluz, y en nuestra dirección, ya vemos la negra cruz que se ubica en la cumbre que deseamos llegar, parece que ya está cerca. Tras la visón de la cima, rápidamente nos dio paso a una guapa zona de praderías, donde nos esperaba otra señal, aunque no nos daba pista por donde tirar, menos mal que sabíamos que teníamos seguir de frente, atravesar, por el medio, todo el mayau del puerto del Tronco  y meterse en el bosque de fayas.

(Ya vemos la cruz arriba, el Curuchu Brañas está cerca, aunque...)

(Praderías del puerto de Tronco, ± 3,9 K / ± 1135 m.a. / ± 13:30 h.)

(Atravesamos la pradería por el medio para adentrarnos directamente en el bosque de fayas)

Al comienzo, en lo que parece el extremo norte del bosque de Chinares, justo después de una cabana que dejamos a la derecha, aparece una buena traza, como un pista, nos metemos en ella y avanzamos muy cómodamente bajo la arboleda, es lo que tienen andar por fayeos, así hasta que alcanzamos la cumbrera, el collau del Puerto del Tronco, donde las vistas sobre el valle de Pajares y el cordal de Carroceo-La Carisa son excelentes.

(Un guapo paseo por el fayeu y....)

(Cumbrera, Collau del Tronco, Gaseoducto Asturias - León, ± 4,5 K / ± 1225 m.a. / ± 13:40 h.)

En este vistosón collau tenemos varios elementos a destacar, todos ellos, tocados por la mano del hombre:  el primero, y más destacable, es que nos encontramos con la gran “raya al medio” con que el gaseoducto Asturias-León peina este divisorio cordal de Llanos de Somerón, será nuestro guía hasta la cumbre del Curuchu y más allá, y segundo elemento, es un solitario y menudo jito de piedras que ante nosotros aparece, se trata de la señalización del recorrido PR AS-95 que viene desde Llanos de Somerón, pueblo que queda, en la vertiente que nos hemos ubicado ahora pero un poco más atrás, justo debajo del pico El Carril (1348 m.a.), al cual daremos la espalda para ir, rápidamete, al que nos interesa.

(Por "la raya al medio" con que el gaseoducto peina el cordal vamos hasta el objetivo)

(No abandonamos la gaseosa traza, la seguimos cómodamente, con paradas indentificativas)

Contemplando los nuevos horizontes montañeros que se nos han abierto, vamos en clara dirección Sur-Norte, no abandonamos la gaseosa traza, la seguimos cómodamente. Nos paramos unas cuantas veces para tratar de identificar las picachas más importantes del impresionante arco que va desde lo más alto del Puerto de pajares hasta la finalización del cordal de La Carisa,Carraceo y Carabanés.

(Parece que la traza gaseosa nos va llevar hasta la propia cima)

Según íbamos avanzando observamos que la traza gaseosa va hasta el propia cumbre del Curuchu Braña, nos sorprende un poco, porque la parte última está un poco cuesta, el último tirón de la jornada, esperamos que no tengamos que pegar muchos más, le había prometido a Mary algo suave y…. ¡gaseoducto para arriba!

(Hasta la propia cima del Curuchu Braña sube o baja el gas)

(Curuchu Braña - Corullo, ± 5,5 K / ± 1317 m.a. / ± 14:10 - 14:30 h.)

Después de unos minutos observando estos nuevos elementos en la cima te das cuenta que, unos metros más al Norte, existe un olvidado mojón geodésico, el cual parece que no está afectado por el paso de la modernidad, allí aguanta humilde y silenciosamente el paso del tiempo, nosotros no quisimos hacerle un feo y hasta él nos fuimos para cerrar el track del GPS y sacarnos unas fotos, creo que es de justicia montañera que así sea.

(Curuchu Braña - Corullo, ± 5,5 K / ± 1317 m.a. / ± 14:10 - 14:30 h.)

La primera premisa de partida de esta excursión hasta la modesta cumbre del Curuchu Braña era sus excelentes panorámicas, para eso habíamos escogido un buen día. En la subida ya habíamos tenido ocasión de contemplar una pequeña muestra de ello, es ahora, en la cima donde podemos comprobarlo en toda su dimensión, así que vamos hacer un pequeño recorrido panorámico, comenzando por el Sur y siguiendo en el sentido de las agujas del reloj, podemos contemplar:

(Al Sur: Todo el arco que va las altas cumbres de La Carisa a las de la Bachota)

(Al Oeste: Todo Ubiñas y las praderías de Las Jomezanas)

(Al Este: Los queridos cordales de las "3Cs", Carabanés, Carraceo y Carisa)

¡Huy, parece que falta un punto cardinal!, efectivamente así es, pero este lo dejamos para el descenso, pues su sentido seguiremos, ya que en la cumbre del Curuchu no pararíamos mucho. Nos hubiera gustado comer el bocata contemplando tanto jito montañero, pero tiraba el aire con cierta fuerza y para los menesteres nutritivos no es muy cómodo, así que le damos la cara al Norte e iniciamos la segunda parte del recorrido.

(Como parece que el aire no quiere dejarnos comer el bocata en la cumbre...)

(... ponemos rumbo Norte por la gaseosa traza)

 Siguiendo la gaseosa traza comenzamos el descenso, tras unos metros de desnivel perdidos, vemos que, por ambos lados, llevamos la compañía de nuestras queridas fayas, también que el aire se va amainando, así que en el primer sitio "afayaizu" que encontremos nos sentamos. No tardamos mucho en hacerlo, una faya caída nos proporciona una de sus ramas para hacer las veces de aislante banco, no rechazamos la natural proposición y… ¡a comer!, ya teníamos ganas.

(Hora del bocata en el bosque de fayas, ± 6,5 K / ± 1205 m.a. / ± 14:45 - 15:45 h.)

Tras una hora de cálido relax, además de alguna foto guapa de pareja, reanudamos la marcha siguiendo el “peinado de raya al medio de la arista Norte del Curuchu Braña. En el camino tropezamos con un pequeño resalte al cual nos aupamos y, en su vertiente, Occidental, vemos unas praderías y cabañas hasta donde llega una pista, la cual, habíamos estudiado que nos llevaría al punto de partida, el pueblo de Carraluz.

(Tras el bocata seguimos por el "peinado" Norte de Curuchu Braña)

(Aupandonos sobre alguna cornisa que otra para escudriñar el terreno de la vertiene Occidental)

(Hasta ver la zona por la que podemos enlazar con una pista que nos lleve de nuevo a Carraluz)

Ya con la buena referencia fijada en la retina seguimos rumbo norte, queremos enlazar con las pistas de más abajo, creo que podríamos descender por aquí, aunque realmente no queremos, deseamos estirar más el recorrido, tenemos otra intención más, el contemplar un paraje en el estuvimos hace unos cuantos años. Además este pequeño capricho nos va a permitir contemplar los núcleos poblacionales del concejo de Lena, en el cual se desarrolla en su totalidad esta actividad andariega, además, realmente merecía la pena.

(Los pueblos de Zurea, Tiós, Campomanes, la Vega el Ciego y Lena, además del Aramo y +)

(Lena, arriba, tras el Cordal, a la izquierda la mole de Monsacro y a la derecha el Llosorio)

Llegamos al enlace de pistas deseado, aún estamos en la arista norte, ahora tenemos que girar a la izquierda y ponerle la cara a las cabañas que veíamos desde el risco de más arriba, pero antes nos arrimamos hasta otro pequeño resalte que nos pone sobre una preciosa balconada. En primer lugar observamos la ladera Oeste del Cordal de Carraceo, desde el Pedro García al collau Serralba y el Cerra (el Portiechu de Mary), lo que más reclama nuestra atención sus pueblinos, como Congostina, Casorvida o Malveo, después vendrá la zona de Xuviles.

(La vertiene Occidental de cordal de Carraceo, con los pueblinos del Malveo y Casorvida, entre otros)

Desde el pequeño risco que nos instalamos contemplamos como sigue la canalización hacia lo fondero, también vemos Xuviles, lugar al cual llegamos, hace unos cuantos años,  una vez desde el bonito pueblo de Bendueños, fue ese día cuando tomé la decisión de comprarme un GPS, me dio mucho rabia llegar allí y no saber donde nos encontrábamos, así que… ¡lo compré!, no quería seguir ignorante por más tiempo.

(Arista Norte sobre Xuviles, ± 8,2 K / ± 1020 m.a. / ± 16:15 h. / Iniciamos la vuelta)

Cumplido el personal deseo damos la vuelta y ponemos rumbo SurOeste, a Carraluz. Aquí Mary quería seguir por una pista que salía a la izquierda, que iba por debajo de la zona por la que habíamos llegado, pero un servidor estaba un poco cansado de tantas facilidades y vio una traza que iría directa a las cabañas y pistas propuestas, Mary no estaba por la labor, pero como los felechos estaban muertos accedió, en caso contrario... ¡por la pista iríamos!

(Marcamos el objetivo y, en diagonal directa, la pista baja vamos, menos mal que los felecho...)

(Ni que decir tiene que si los felechos estuvieran "vivos" esto sería territorio garrapatas)

(No quedaría otro remedio ir por la pista terrera)

Con la música de fondo: -esto porque los felechos aún no despertaron, siguiendo un vereda semi-cubierta por la maleza, alcanzamos una primera cabaña y después otra con una guapa mayá, justo donde se encontraba el inicio de pista terrera que tanto nos interesaba. Nos adentramos por ella y al poco vemos que enlaza otra que viene de arriba, Mary supone que era su propuesta, un servidor se hace el loco y sigue fotografiando la zona y avanzando cómodamente directos a Carraluz.

(Enlace con pista que nos llevará a Carraluz, ± 9,5 K / ± 940 m.a. / ± 16:40 h.)

(Ya en la pista terrera solo queda dejarse llevar, repasando las montañas, aunque ahora la luz...)

Ya en la pista terrera solo queda dejarse llevar, repasando las montañas, aunque ahora la luz no favorece mucho, así que nos distraemos con otros motivos más próximos, como unos preciosos caballos que nos salieron a saludar. Así hasta llegar al punto de encuentro del recorrido mañanero, justo en la curva que uno pensaba que el terreno ya se suavizaba y lo que encontramos era que había que girar a la derecha y... ¡seguir cuesta arriba!

(Correspondiendo al saludo en el camino y enlazando con la pista mañanera)

(Enlace con pista mañanera, ± 10,8 K / ± 805 m.a. / ± 17:05 h.)

Cerrado el circuito sobre el Curuchu Braña es un excelente momento para dejar el dibujo que hizo nuestro GPS, el de la decisión de Xuviles, sobre el mapa del IGN, en se puede observar la diversidad de caminos que te puedes encontrar, además del detalle de las referencias a los PR AS-96-95, aunque de su señalización no vimos mucho.

(Nuestro recorrido por el Curuchu Brañas / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Dejamos tras nuestro el depósito del agua y entramos en el pueblo, fue aquí donde nos cayó el premio especial del día, no nos bastaba con el excelente día disfrutado, sino que la madre naturaleza pensó que éramos buenos y merecíamos más. Fue cuando vimos que un pájaro de largo pico y penacho se posa sobre una rama, nos paramos, no avanzamos más, no queremos que se escape, tiramos de zoom y sacamos una interesante foto a una Abubilla, realmente nos "prestó" mucho, un plus, un guapo broche de cierre de ruta.

(Llegamos a Carraluz y... ¡una Abubilla!)

Sobre las cinco y media de la tarde entramos definitivamente en el soleado pueblo de Carraluz, hacía un par de horas, en la cumbre del Curuchu, tiraba un aire un tanto fresco y molesto, una vez perdidos unos cientos de metros de altitud la brisa se tornó en "chorno" caluroso, de tal manera que cuando llegamos a la fuente del pueblo tuvimos que esperar vez, un perro estaba delante de nosotros saciando la suya, la verdad que no nos extraño nada, hacía cierta torra que invitaba al chapuzón.

(Carraluz, ermita de San Blás, Concejo de Lena, Asturias, ± 12,0 K / ± 625 m.a. / ± 17:30 h.)

Nos refrescamos un poco y seguimos pueblo abajo, en busca de nuestro coche, nuestra excursión circular en torno al Curuchu Braña finalizó. Realmente estábamos satisfechos, no resultó tan suave como a Mary le había prometido pero sí guapa y vistosona, así que mientras bajábamos hacia la carretera que baja a Espineo y regresamos al hogar hicimos planes para volver. Efectivamente,  en base a la experiencia obtenida buscar otros recorridos diferentes, comprobamos, que a pesar de la "raya al medio" que el gaseoducto ha realizado sobre el cordal, el mismo ofrece muchas posibilidades, así que... ¡hasta la próxima!

 

JFCamina

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.