León

Picos Ausente y Requejines

Pto. San Isidro, 07/2012

JFCamina, 10/2012

 

Picos Ausente y Requejines

"Cansados de contar dosmiles"

Mapas IGN: 079-III "Cerulleda" (1997) y 079-III "Cerulleda" (1997).

Inicio y fin : Estación Invernal de San Isidro, León.

Objetivos principales: Picos Ausente y Requejines.

Recorrido Principal: Parking E.I. San Isidro - Circo Cebolledo (1630 m.a.) - Lago Ausente (1752 m.a.) - Pico Ausente (2041 m.a.) - Pico Requejines (2026 m.a.) - Sierra de Sentiles (1955 m.a.) - Collau Agujas (1945 m.a.) - Parking E.I. San Isidro - Circo Cebolledo (1630 m.a.).

Distancia: ± 13,5 Kilómetros Circulares. / Tiempos: ± 5 horas.

Desnivel: ± 625 mts. ascenso y su correspondiente descenso.

Terreno: ± 3,0 kms pista y el resto vereda montañera.

Señalizacion: Parcialmente, el PR LE-26 Lago Ausente - La huella de un pasado glaciar.

Creative Commons License


Los que ya me conocen un poco saben de mi debilidad por el especial paraje del puerto San Isidro, límite geográfico entre Asturias y León, y especialmente por el rincón del lago Ausente. No voy a volver a recrearme contando mi personal unión a esta zona, pero sí, otra vez más, vuelvo a ella para, en excelente compañía (como debe ser cuando se hacen estos paseos tan especiales), realizar un pequeño circuito montañero encumbrándonos a varias de las picas que envuelven al lago Ausente. El recorrido ya lo hemos realizado en otras ocasiones, pero el regusto dejado nos obliga a repetirlo de nuevo.

(Estación Invernal de San Isidro, Circo de Cebolledo, León, ± 0,0 K / 1.630 m.a. / 11:30 h.)

En un día precioso aparcamos el coche en el parking de la Estación Invernal de San Isidro, en del Circo Cebolledo, ya en tierras de León. Como es habitual en esta época estival tenemos todo el sitio del mundo, otra cosa sería en los meses invernales. Dejamos atrás el coche y las invernales instalaciones y nos adentramos en la pista que nos llevará hasta los pies del lago Ausente, aunque antes hacemos una paradina para volver a visualizar, por enésima vez, el panel del PR LE-26 Lago Ausente - La huella de un pasado glaciar.

(Xatina norteña junto a la "Laguna" artificial y al fondo la zona del Peña del Viento)

(El Agujas y el Toneo a nuestras espaldas)

Después de un kilómetro y pico de marcha dejamos de lado la señalización que nos marca el camino a seguir para subir al pico Requejines, a él tenemos intención de subir pero no por esta opción, lo realizaremos desde el pico Ausente en guapa y vistosona travesía, especial un día tan espectacular como el que hoy llevamos.

(Desvio subida al Requejines por el PR LE-26, pero nosotros seguimos, ± 1,2 K / 1.680 m.a. / 11:50 h.)

(Asoma el San Justo)

Para los cuatro que vamos caminando por la cómoda pista que nos lleva a cubrir el primer objetivo del día es ampliamente conocida, así que no ofrece muchas sorpresas por descubrir, solo el ir contando los varios “dosmiles” que nos van rodeando: El Toneo, Torres, Valmartin, Cascayón, peña el Viento, San Justo, etc… nos hacemos propósito de ir contándolos pero pasado un rato se nos olvida cuantos llevábamos.

(Hacia el Área Recreativa El Praico y la carretera al Puerto San Isidro o Puebla de Lillo)

Ya cerca de la base del lago Ausente nos encontramos con unos caminantes que vienen desde la zona de la carretera, desde el área recreativa que existe cerca de la Venta de San Isidro. Nos preguntan si la vuelta por donde nosotros venimos es factible para ellos, el cotoyal por el que han venido nos les gusta nada para hacerlo otra vez a la vuelta. Les comentamos que tendrán que dar un rodeo, que nosotros siempre accedemos hasta aquí por la pista que sale de la estación invernal, aunque, rápidamente Mary matiza que ella, cuando iba a la escuela de Güeria, con sus siete añitos, por la opción cotoyera la guio “la maestra”. Seguro que en aquellos tiempos, a falta de pista, estaría mejor conservada la vereda.

(Marcando la dirección del Área Recreativa El Parico, 2,5 Kms., 1 h.15', apunta el indicador)

Dejamos atrás a los caminantes nos desviamos para subir hasta el lago, ellos continúan un poco más allá. Este tramo ya es un poco más cuesto, lo que nos permite ganar altura y aumentar el número de cumbres relevantes a divisar, aunque Celso va más preocupado de recordar cuando lo subí por aquí “en volandes”, había mucha nieve, le cogí y… ¡voló hasta el lago!

(Un jito y un pedrero sendero nos marca la dirección al Lago Ausente)

(Entre la Rapaina y el San Justo, unos planos más atrás emerge con fuerza Peña Santa)

Vamos subiendo tranquilamente, aunque la juventud se impone y Celso marca la llegada al lago, la verdad que las numerosas distracciones montañeras hicieron que le diéramos un poco de ventaja, era imposible no pararse un momento para contemplar como emergía con fuerza Peña Santa y sus compañeras del Macizo Occidental de los Picos de Europa.

(Resulta imposible no parase un intante para contemplar tan espectacular estampa montañera)

(Lago Ausente, ± 3,0 K / 1.752 m.a. / 12:30 h.)

En una hora nos habíamos plantado en el lago, a los pies del primer pico del día. Manolo se asusta un poco al ver la ladera Norte por la cual vamos a subir, a pesar de que aquí ha estado en numerosas ocasiones no deja de sorprenderse de lo cuesto que está, no lo ve muy claro y dice con cierta sorna: -una propina de tu tío, le dijo a Celso. No entro al trapo y rápidamente comienzo a bordear el lago, con el cual no nos distraemos mucho ya tendremos tiempo de ello según vamos digiriendo la subida, nos servirá de disculpa para tomar un poco de aire.

(Sin dilacción, bordemos el lago para afrontar la subida al pico Ausente, el cual tenemos enfrente)

(La traza a seguir está muy clara, se ve que la utilizan los montañeros con frecuencia)

La traza a seguir está muy clara, se ve que la utilizan los montañeros con frecuencia, así que no tenemos que perder tiempo en buscar la mejor vereda. No avanzamos mucho cuando tenemos que hacer un alto en el camino, un rebeco posa “gallaspero” en un risco lateral, siempre paramos a contemplarlos, sería una ofensa hacia ellos el no hacerlo, más en esta ocasión que viene el nuestro Celsillo, un enamorado de la fauna, así que nos deleitamos un buen rato, el no se asusta, incluso el benjamín del grupo piensa que es algo “tonto”.

(Preciosa estampa rebequil con excelente contorno montañero)

Dejamos atrás el rebeco y comenzamos a subir en serio, pronto nos surgió otra excusa para hacer un alto en la pindia vereda, la Peña Santa perece que la podemos tocar, aunque… ¡qué lejos está!, así que nos centramos en el contorno del lago Ausente el cual ya casi entra en el objetivo de nuestra cámara.

(Otro alto en la vereda para contemplar el Lago y Peña Santa)

(Después... ¡todo para arriba!, hasta el siguiente descansillo)

(Resalte sobre el Lago Ausente, ± 4,0 K / 1.885 m.a. / 13:00 h.)

Celso hace de liebre, aunque un servidor se adelanta para reflejar tan guapo momento. Pronto dejamos atrás un pequeño resalte que existe a media ladera, a partir de aquí comienzan a saludarnos otras dos impresionantes cumbres de la zona de Caso, hablamos del Tiatordos y del Maciédome, ambos “conquistados” y a los cuales queremos volver, así se lo hacemos saber a Manolo para que se vaya poniendo en situación.

(Celso hace de liebre, aunque un servidor se adelanta para reflejar tan guapo momento)

(Ya comienza a dar señales de vida las cumbres del Tiatordos y Maciédome)

Manolo no va cómodo, se queja de “la su patuca”, hoy parece que está un poco aletargada, no acaba de entrar en calor, así que poco a poco se queda atrás. Un servidor sigue la estela de Celso para no dejarle solo, ya estamos en el collá que veíamos desde el lago, la cual da vista a la zona de Puebla de Lillo, al Susarón y La Cervatina, además de otras cuantas cumbreras más.

(Collau Pico Ausente, excelente vista del Susaron y La Cervatina, ± 4,5 K / 1.930 m.a. / 13:15 h.)

Entre la collá y el pico Ausente apenas existen unos cien metros de desnivel bastante tendidos, al menos así nos parecía después de subir el tramo de la “pindia” ladera. Ahora parece que es cosa de “coser y cantar”, tal es así que Celso pone “la directa” y cuando un servidor llega a la cima el lleva una ratín sentado al lado del buzón de cumbres, la juventud impone su ley.

(Panorámica de la subida, por la arista Oriental del Ausente. Lillo y el Susarón a la vista)

(Pico Ausente, ± 5,0 K / 2.041 m.a. / 13:30 - 13:40 h.)

Mientras llegan el resto me deleito enumerando las numerosas prominencias montañeras que desde aquí alcanzamos, especialmente, la gran torre caliza del Bodón, aunque antes me paro en la collá que tenemos casi al lado, por la que va la pista que baja a Villaverde de la Cuerna, justo a la ladera del Pico Cuerna. Esto despierta el interés de nuestro joven montañero, nada mas oír Villaver… se le ponen las orejas afiladas: -¿Vamos tiu?, rápidamente me compromete, -Un día de estos, le respondí.

(La gran torre del Bodón, pero antes la collá que da paso a Villaverde de la Cuerna)

Todos en la cumbre, cada uno se fija es distintos detalles a contemplar, así Mary está mucho más preocupada de cómo estará de nivel de agua el pantano del Porma, el cual tiene a la vista, así durante un buen rato. No me queda más remedio que interrumpir la sesión de detalles panorámicos para sacar la foto de grupo, con la cual Mary no está muy de acuerdo de hacer porque en la cima tira el aire con fuerza y sale con unos pelos poco femeninos, tras convencerla que lo de menos es eso disparamos un par de instantáneas, siempre presta tener estas fotos, un guapo recuerdo, más cuando es en familia.

(Sesión de fotos en la cumbre del Pico Ausente, un punto un tanto especial)

Tras un buen número de fotos y de dejar nuestra tarjeta en el oxidado buzón montañero, la cual fue devuelta días después por unos montañeros vascos, lo cual siempre agradecemos, le damos la cara al Toneo y al Torres, es decir, en dirección O-E, e iniciamos el vistoso cresteo hacia la cercana cumbre del la peña Requejines, aunque para ello debemos de perder un poco de cota y rápidamente recuperarla.

(Un poco de bajada hasta el collau que separa las dos cimas y...)

(Collau entre el Ausente y el Requejines, ± 5,5 K / 1.985 m.a. / 13:50 h.)

(Rápidamente comenzamos a subir un poco más)

Desde la cumbre del pico Ausente no se tiene una visión muy buena del lago, si no me falla la memoria, creo que realmente no se llega a divisar, tendríamos que arrimarnos al bode. Sin embargo desde el Requejines la cosa cambia considerablemente, a poco de dejar atrás el collau contemplamos de nuevo el lago en todo su esplendor.

(Pico Requejines, ± 6,0 K / 2.026 m.a. / 14:00 - 14:10 h.)

(Desde la cumbre del Requejines, desde el Toneo y el Torres hasta el Tiatordos, más el resto)

(Abajo todo las praderías del puerto San Isidro y arriba... ¡todo un mundo montañero!)

Con ciertos entretenimientos alcanzamos la cumbre y nos paramos unos minutos para contemplar las excelentes panorámicas que desde aquí volvemos a tener, desde el Toneo al Torres y al Tiatordos casín, por el medio un sinfín numero de preciosos detalles montañeros. Otra vez dejamos tarjeta, la misma fue vista por Kepa y sus amigos, los montañeros que cogieron la del Ausente, los cuales nos comentan los guapos parajes de montañas que tenemos. La verdad es que “presta” que vengan de otras comunidades a realizar una escapada montañera a nuestra tierra, bien sean León o Asturias, que para nosotros casi es lo mismo, más en la zona donde estamos y con nuestros ancestros tan cerca.

Cuando iniciamos la marcha nuestra intención eran ir contando las grandes picachas que nos íbamos a encontrar, al poco ya habíamos cansado de contarlas, realmente eran casi infinitas, así que lo dejamos para el video, aunque verdaderamente nos comimos la mitad pero hemos nombrado las más importantes.

 

Después de grabar el video seguimos la marcha por la cumbrera, ahora toca, con la guapa estampa de la Sierra de Sentiles casi a nuestra altura de vista, bajar hasta la collá donde se encuentran la señales del PR LE-26, la vereda que desechamos casi al inicio de la ruta y que asciende al pico Requejines y lago Ausente, ya que la señalización de la misma nos va hasta el Pico Ausente.

(En medio la Sierra de Sentiles, a los lados el Cuerna, el Agujas, Cebolledo y Toneo)

(La señalización del PR LE-26, marcando la marcha hacia el Requejines y lago Ausente)

(Enlace con ruta PR LE-26, ± 6,5 K / 1920 m.a. / 14:25 h.)

Alcanzando el collado de paso que viene de la pista lo dejamos atrás y continuamos nuestra línea clara, ahora toca volver a subir, nos auparemos al extremo Este de la Sierra de Sentiles, la cual queremos recorrer para enlazar con las pistas de la estación invernal.

(Dejamos tras nuestro las estacas de señalización del PR LE-26)

(Mina de talco de la Respina, en la zona del Circo de Requejines)

Antes de alcanzar la cumbrera de Sentiles ante nosotros aparece la explotación de talco de la Respina, ubicada en el Circo de Requejines, en otro momento esta visión nos resultaba un poco desagradable pero hoy, inesperadamente, nos alegramos, ¿por qué?, ¡la estaban restaurando!, ¡qué satisfacción!. Efectivamente así era, además parece que en foso de la explotación va a quedar una laguna, su verdosa agua así lo delataba.

(Extremo Este de la Sierra de Sentiles, ± 7,0 K / 1950 m.a. / 14:30 h.)

Tras alcanzar la primera cumbre de la Sierra de Sentiles seguimos el cumbreo entre el Circo de Requejines y el de Cebolledo, de donde partimos y divisamos el coche aparcado y la “laguna artificial”. Eran las pasadas las dos y media de la tarde y era hora de buscar un buen sitio para comer el bocata, así que casi en el medio de la crestería, en la vertiente Sur de la misma, sobre unas grandes piedras apeamos nuestras mochilas.

(Vertiente Norte de ls Sierra de Sentiles, la estampa del Toneo y el Torres siguen presentes)

(Un poco más de crestería y... ¡a comer el bocata!)

(Sierra de Sentiles, hora del bocata, ± 7,5 K / 1925 m.a. / 14:40 - 15:30 h.)

La hora del bocata nos la pasamos lucubrando de la verde laguna que teníamos en el abertura de la explotación minera: que si sería producida por filtración del vecino lago Ausente, aunque lo desechamos por diferencia de cota, si a si fuera, este último estaría casi vacio al estar unos cien metros por encima del que acabamos de divisar. Con seguridad que trata de emular a las lagunas que anteriormente existían por esta zona, aunque todo esto son elucubraciones nuestras, no somos expertos en la materia.

(Tras el bocata levantamos tienda y afrontamos el último jito de la Sierra de Sentiles)

(El caminar por la crestería nos permite vigilar el coche un poco)

Tras la hora de lucubraciones lacustres, levantamos tienda y seguimos por la crestería, volvemos a divisar el aparcamiento y el coche, el objetivo es llegar hasta lo más alto de la misma, que, más o menos, coincide con el final de la Sierra de Sentiles. Conseguido este último objetivo, solo queda bajar de ella definitivamente para enlazar con las pistas de servicio de la estación invernal.

(Extremo Oeste de la Sierra de Sentiles, ± 8,8 K / 1955 m.a. / 16:00 h.)

El descenso hacia las pistas de esqui resultan un tanto abrupto, mucho más complicado de caminar, nada de ir cómodamente, tenemos que estar atentos a donde ponemos las botas, la seguridad ante todo. Así, poco a poco, alcanzamos la comodidad y seguridad de las pistas que desde que alcanzamos la cumbre del Pico Ausente no hemos dejado de divisar.

(Un momento para inmortalizar este guapo paseo montañero)

(En la bajada occidental de la Sierra de Sentiles el terreno se vuelve mucho más abrupto)

(Enlace con pistas de ski de la Estación Invernal San Isidro, ± 9,8 K / 1850 m.a. / 16:20 h.)

Ya en cómodo terreno, el benjamín de grupo empieza a quejarse, parece que no se empieza a encontrar bien, el sol reinante durante toda la jornada, la brisa que aturde nuestros oídos, o la falta de fondo físico, parece que hacen mella. Nuestra intención es alcanzar la cumbre del Toneo, pero parece que esto no va a ser posible, lo primero es lo primero, así que paramos un poco, echamos manos del botiquín y, a paso más tranquilo, vamos hacia a los remontes del Collau Agujas, allí iniciaremos el retorno al coche.

(Ya están preparando la nueva temporada invernal)

(Una mirada hacia atrás para ver la última picacha de la cual nos hemos apeado)

Alcanzamos los remontes del Collau Agujas, aprovechamos la sombra que producen las instalaciones para que Celso se relaje un momento, mientras nosotros oteamos los remontes de la ladera que da hacia el cercano puerto de Vegará. Realmente Celso no se pierde nada que no hubiera visto, el ya lo había divisado en otra ocasión desde el pico de la Llomba, lo verdadero importante es que se le pase el malestar.

(Collau Agujas, enlace con la vertiente del puerto de Vegará, ± 11,0 K / 1945 m.a. / 16:50 - 17:00 h.)

(Hacia el puerto de Vegará, la otra vertiente de la Estación Invernal de San Isidro)

El rato a la sombra parece que le sentó bien, aún así, mantenemos lo dicho, no seguiremos hasta el Toneo, la montaña lleva ahí mucho tiempo por lo que… ¡ya volveremos! Así que iniciamos el tranquilo descenso por las pistas de servicio de la estación, hacia la parte baja de los remontes, cerca de donde tenemos aparcado nuestro coche, aunque de vez encuendo miramos de reojo la cumbre que dejamos pendiente y le gastamos bromas la montañerin del grupo.

(Atras dejamos el collau Agujas y repasamos lo recientemente realizado)

Atras dejamos el collau Agujas y repasamos lo recientemente realizado, teníamos una perspectiva de esto último muy buena, un tanto impresionantes, incluso parece que metían un poco de miedo, desde arriba no se vía tan fiero. Celso, ya casi en plena forma, no paraba de recordanoslo, por su comentarios creemos que la baja forma física de la primavera o el desgate de los exámenes le había jugado una mala pasada.

(-Tiu, ¡mira hasta donde me llevaste!)

En una salida por la Naturaleza, creemos que la mayor recompensa es encontrarte con la fauna autóctona, en nuestro caso unos preciosos rebecos, símbolo de libertad en nuestras escapadas montañas. En ocasión, otra vez más, no se asustan y se relejan en presencia humana, es un buen momento para grabarlos y plasmar la verdadera gozada que representa el contemplarlos y estar tan cerca de ellos.

(Primero unas fotos iniciales y después....)

 

(Aunque no nos resistimos a seguir tomando primeros planos, ya que no se espanta)

El avistamiento de este guapo rebeco había disipado cualquier atisbo de malestar en Celso, ya no se acordaba de ello, la sorpresa del “saltimbanqui” de nuestras montañas había sido la mejor medicina. Ya queda muy poco para acabar, solo queda repasar, sobre el mapa, los puntos fuertes del recorrido.

(Nuestro recorrido por El Ausente y el Requejines / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Con cierta cara de satisfacción vamos alcanzando las instalaciones de los remontes, nuestro final de ruta está muy cerca, a última hora no conseguimos todos lo objetivos que un servidor tenía previsto, pero eso realmente importa bien poco, lo verdaderamente interesantes es el precioso recorrido que realizamos por estas visotosonas cumbres, quizás no las más importantes de la zona pero sí igual más disfrutona, su fácil acceso así nos lo permite.

(Ya queda poco, ahora, a ponerse en forma y pensar en la siguiente salida)

(Estación Invernal de San Isidro, Circo de Cebolledo, León, ± 13,5 K / 1.630 m.a. / 18:00 h.)

Ya hemos terminado la marcha, los calificativo empleados no son gratuitos, ya que, tras un pequeño esfuerzo y alcanzar la cumbrera, la multitud de cumbres que nuestra vista puede alcanzar, tanto de Asturias, León o Palencia, es casi innumerable, de hecho comenzamos a contarlas pero pronto desistimos, ¡perdíamos la cuenta!. En este reportaje hemos tratado de reseñar algunas de las más destacadas aunque podemos pecar de pesados pero en pocas ocasiones uno tiene tan excelente oportunidad para realizarlo.

 

JFCamina

Referencias sobre la zona en www.jfcamina.es

 

León (San Isidro): Lago Ausente

León (San Isidro): San Justo - Entrevados

León (San Isidro): Peña del Viento


León (Pto.San Isidro): Camino Wamba

León (Lillo): Pico Susarón

Leon (El Curueño): Villaverde de la Cuerna


León (El Curueño): Villaverde - Pico Espina

 


Deja tus comentarios


* Para cualquier otro comentario o pregunta os dejo mi emilio: info@jfcamina.es.

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.