Asturias

El Tapinón

Las Ubiñas, 07/2012

JFCamina, 10/2012

 

El Tapinón o Pico Vallín

Mapas IGN: 77-IV "Torrebarrio" (1997) y M.A. Adrados: Las Ubiñas.

Inicio: Tuiza de Arriba, Concejo de Llena, Asturias.

Objetivo Principal: Pico El Tapinón o Vallín (2115 m.a.).

Recorrido: Tuiza de Arriba (1210 m.a.) - Praderías de la Llamera (1335 m.a.) - Portilla de la Mortera de Cebero (1390 m.a.) - Fuente (1430 m.a.) - Base de Las Colgás (1510 m.a.) - Collau Braña Foxón (1585 m.a.) - Braña Foxón (1575 m.a.) - Collau sobre el Alto de la Portilla (1600 m.a.) - Collau El Calear (1660 m.a.) - Abrevadero de la Vega El Forcáu (1710 m.a.) - Llagu de la Vega El Forcáu (1730 m.a.) - Pico El Tapinón o Vallín (2115 m.a.) -Llagu de Los Camparones (1820 m.a.) - Abrevadero de la Vega El Forcáu (1710 m.a.) - Deshaciendo el camino de ida mañanero - Tuiza de Arriba (1210 m.a.) -

Distancia: ± 13,5 Kilómetros (Recorrido de ida y vuelta)

Tiempos: 6 horas = 3 h. 30' ida y 2h. 45' vuelta.

Desnivel: 925 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Terrenos: Veredas montañeras.

Señalización: No, aunque inicialmente coincidente con el PR AS-89 "Ruta Valle de Jomezana".

 

Creative Commons License


Unos meses atrás, al igual que la jornada que hoy nos ocupa, nos acercamos al escondido pueblo de Tuiza de Arriba para tratar de encumbrarnos a lo más alto de El Tapinón (2.115 m.a.). El tiempo era excelente y el paseo hasta la braña de Foxón fue espectacular, pero el tiempo que nos recreamos para llegar a ella fue suficiente para que las nubes y la niebla nos lo ocultara todo. Fue una verdadera pena, aunque las excelencias del paraje alcanzado a contemplar, hasta ese momento, totalmente desconocido para nosotros, mitigaron nuestro pesar y realizamos votos por volver lo antes posible.

No tardamos mucho en volver y aquí os narramos "el regreso", la preciosa ascensión por el espectacular paraje montañero de Las Ubiñas, creemos que la fotografías hablan por si solas, pero, aún así, no nos resistimos a realizar algún comentario, sería imposible tener la boca cerrada.

(Tuiza de Arriba, Concejo de Lena, Asturias, ± 0,0 K / 1210 m.a. / 10:15 h.)

Para la revancha contábamos con refuerzos y con otro día excelente, las previsiones eran muy buenas, además como estamos en verano esperábamos que el día no se volviera a estropear, aunque esto último en la alta montaña nunca se puede afirmar con mucha severidad. Nada más apearnos del coche La Ubiñona nos saluda con su caliza radiante, aunque el impresionante y más cercano Siegalavá nos hacía guiños constantemente.

No nos demoramos mucho, ni paramos a tomar un cafetín mañanero, el día parece que va a calentar y queremos aprovechar lo máximo de fresca posible, aunque unos minutos más o menos seguro que no evitaran que pasemos una buena “soliná”, con este ánimo arrancamos y pronto dejamos atrás el panel de la Ruta Valle de Jomezana (PR AS-89) con la cual seremos coincidentes en la parte inicial y más suave del recorrido.

Tras superar el “repechin” que nos alza hasta la fuente, iniciamos la travesía por las preciosas praderías a la sombra del espectacular Siegalavá, vamos en dirección NorOriental, el rumbo nos lo marcará el Collau el Viso, el cual está muy claro: entre la peña Foxón, a nuestra izquierda y continuación del Siegalavá y el Tapinón, y el picacho solitario del Castiello, a nuestra derecha, así que nosotros en verde alfombra… ¡por el medio!

(En dirección NorOriental, por verde alfombra caminamos plácidamente)

(Resulta imposible comenzar sin mirar para atrás, la Ubiñona no deja de giñarnos el ojo)

Realmente resulta difícil avanzar sin, a menudo, volver la cabeza y contemplar el precioso e inigualable marco que a nuestras espaldas vamos dejando, la Ubiña La Grande luce con fuerza, y sus compañeras tampoco quieren perder protagonismo, así que no queda más remedio que pararse y deleitarse unos momentos, a veces, un tanto excesivos, aunque tampoco importa mucho, no somos esclavos del reloj, siempre que la noche no nos pille por los caminos nos basta, no vamos a por “marcas”.

(El rumbo está claro, por la verde pradera, directos al collau entre el Foxón y el Castiello)

(Creemos que es una clara advertencia, ¿para quién?)

Tan entretenidos vamos en nuestras contemplaciones y charleta que no nos damos cuenta que ante nuestras narices tenemos un bichejo muerto colgado de un árbol, otro momento de lucubración y parada, suponemos que es una advertencia para el resto, en la anterior ruta realizada encontramos otro en la majada del Turbina, ya es casualidad que así sea y nos causa cierta gracia.

(Praderías de la Llamera con Ubiña La Grande vigilando, ± 1,2 K / 1335 m.a. / 10:45 h.)

Vamos abriendo y cerrando portillas, ya no recuerdo cuantas, la cuesta es tendida pero muy llevadera, lo cual viene muy bien para calentar los músculos y cuando llegue lo más duro tenerlos en buen tono. Lo de calentar parece que no vamos a necesitar mucho tiempo, aún no son las once de la mañana y ya se nota de lo lindo, aunque lo que más ha calentado, en este pequeño medio largo inicial es la vista, ya que no paramos de contemplar las impresionantes panorámicas montañeras que por detrás, delante y, especialmente, lateralmente llevamos por compañía, ahora tenemos a nuestra derecha una grandiosa visual de la subida del puerto de la Cubilla, con las grandes cumbres que la flanquean, la Almagrera, la Mesa y la Tesa, aunque personalmente les tengo cierto “repelus”, no me traen buenos recuerdos, así que no me deleito mucho con ellas.

(A nuestra derecha tenemos la subida al puerto de la Cubilla)

(La tendida subida hasta el collau sigue siendo muy guapa y placentera)

(No tenemos perdida, las murias y las estaqueras nos llevan casi directos)

Una hora después de arrancar desde el parking de Tuiza de Arriba, cerramos la última portilla, Mary nos apunta que solo hemos caminado poco más de kilómetro y medio, ¡vaya media!, realmente mala, pero fue una hora de disfrute y contemplación, de muchas conversaciones cruzadas, había muchos temas pendientes, además la subida del Turbina había dejado un guapo poso y teníamos que repasar.

(Portilla de la Mortera de Cebero, ± 1,6 K / 1390 m.a. / 11:15 h.)

A partir de la última portilla el terreno se vuelve un poco más abrupto y cuesto, seguimos directos por el medio, si nos hubiéramos escorado un poco más a la izquierda nos habríamos topado con la fuente pero como así no fue no la encontramos hasta la vuelta, ahora no importaba mucho, íbamos cargados de agua, más de la habitual, el día lo imponía. Al regreso nos vino muy bien ya que las reservas de agua ya iban un poco justas.

(A partir de la última portilla el terreno se vuelve más "pindio" y abrupto)

(Base de Las Colgás, ± 2,3 K / 1510 m.a. / 11:30 h.)

Olvidándonos un poco de las señales del PR AS-89 "Valle de Jomezana", las cuales dejamos a nuestra derecha, nos vamos escorando poco a poco hacia la izquierda para llegar a un punto importante del recorrido, es decir, alcanzar la base de Las Colgás, una pequeña ladera montañosa que si optáramos a subir por ella nos llevaría directos hasta la base del pico que hoy tenemos en mete, el Tapinón, el cual se encuentra ya a la izquierda de la misma, pues a la derecha está la peña el Foxón. Un servidor tenía idea de probar a subir por ahí, pero al ver que no había vereda clara desistimos, no quería mancillar el terreno con nuestras “agresivas” botas, realmente estaba precioso, como si el hombre no hubiera pisado nunca por ese paso, a pesar de que es una vía muy utilizada por los montañeros, aunque hoy parece que esta poco transitada.

(Las Colgás y la cumbre de El Tapinón en los más alto)

Con las “chanzas” de -¿porqué no subismos por ahí? y demás repertorio, seguimos para arriba, el collau lo tenemos muy cerca, no precisamente el del alto del Viso, sino el que da la entrada a la majada del Foxón, el que está más pegado a la peña que da nombre a la misma, el otro, queda más al Sur pegado al Castiello, aunque los dos parecen los mismo, solo una pequeña tachuela entre ambos los separa.

(Collau de la Braña Foxón, ± 2,7 K / 1585 m.a. / 11:50 h.)

Realmente sobre el collau que alcanzamos no paramos mucho, la preciosa braña del Foxón, con su pradería y cabañas de piedra nos atrae con fuerza, para nosotros es la segunda ocasión que tenemos de contemplarla pero, a pesar de ello, no nos resistimos y rápidamente nos lanzamos, siguiendo al compañero Alfonso, ahora, cuesta abajo en busca de alguna piedra donde reposar un poco y hidratarnos, el día así lo requiere.

(Siguiendo al compañero Alfonso rápidamente descendemos hasta la guapa braña)

(Braña Foxón, ± 2,8 K / 1575 m.a. / 11:55 - 12:10 h.)

Mientras nos relajamos un poco contemplamos la preciosa braña, los guapos detalles florales sobre la cubierta de las cabañas, la cumbre de Castiello tan cercana, más de las cumbres anteriormente mencionadas hacia el puerto de la Cubilla, en esta ocasión más en la vertical de las mismas y con mejor prespectiva, especialmente La Tesa y el “fantama” de La Mesa. Así, tras quince placeros minutejos levantamos “tienda” e iniciamos el rodeo a la peña bajo la que nos encontrábamos, sería una ascensión semicircular rodeándola, hasta la base de El Tapinón en una preciosa pradería que ambas cumbres esconden.

(Dandole la espalda a la Ubiña La Grande y La Pequeña iniciamos la circuvalación de la Peña Foxón)

Dandole la espalda a la Ubiña La Grande y La Pequeña, además del Castiello, iniciamos la circuvalación de la Peña Foxón, este pequeño rodeo que hacemos lo hubiéramos evitado si anteriormente optáramos por ascenderé por Las Colgás, pero realmente nos hubiéramos perdido las guapas postales sobre el valle de Jomezana, el Huerna y Pajares, además de las verdes praderías que a nuestros pies teníamos, todas cargadas de caballos y ganado vacuno, lo cual, a pesar de ser muy habitual, siempre resulta un verdadero placer toparse con estampas como estas, especialmente ahora, con este verdor tan intenso.

(Collau sobre el Alto de la Portilla, ± 3,5 K / 1600 m.a. / 12:25 h.)

Hasta el collau sobre el Alto de la Portilla, a unos 1600 metros de altitud, llegamos nosotros la primera ocasión que intentamos subir al Tapinón, cuando la niebla nos tapó por completo y nos hizo dar la vuelta, realmente no nos importó mucho, en verdad que este pequeño recorrido desde Tuiza de Arriba hasta este pequeño promontorio, de apenas tres kilómetros y medio, es una verdadera gozada, ideal para disfrutar de lo mejor de Asturias, una rutina muy guapa y disfrutona, creo que al alcance de la mayoría y como premio, a parte, de transitar por unos de los parajes más fabulosos de nuestra norteña tierra, tienes unas espectaculares panorámicas montañeras, las cuales no voy a repetir, a las que ahora se añade todo el valle de Lena y las altas cumbres de lo que actualmente conocemos como Cordal de La Carisa y nos como de Carraceo.

(Dejamos atrás las praderías y su abundante ganado y encaramos un camín más pedrero)

Dejamos atrás nuestros recuerdos y contemplaciones, además de la numerosa caballería que por las verdes praderías “pupulan” y seguimos circunvalando la peña por una traza más pedrera pero muy pisada, incluso excesivamente ancha en algunos tramos, ahora va un poco más cuesta y con algunas marcas que no tenemos muy claro que quieren decir, aunque realmente no nos preocupa mucho, nosotros tenemos claro el camino a seguir, es decir: rodear toda la peña hasta plantarnos debajo de El Tapinón, sabemos que existe una gran vega con L.lagu entre el Foxón y el objetivo y hacia ella vamos, eso sí, ¡dando un rodeo!, que quede muy claro para el resto del personal más avezado en temas montañeros, no vamos perdidos lo tenemos muy claro, para nosotros el subir al pico es una excusa para disfrutar de un hermoso día por la exuberante naturaleza norteña.

(La traza parece excesivamente ancha, suponemos que alguna misión ganadera tendrá)

(Collau El Calear, ± 4,0 K / 1660 m.a. / 12:45 h.)

Cerca de la una de la tarde alcanzamos el punto más al Norte del rodeo que estamos dando a la peña Foxón, nos encontramos sobre un canto muy panorámico que dará la entrada a la vega que nos interesa, la de El Forcau. Desde aquí tenemos una espectacular y temida visión del objetivo a batir, impresiona un poco, dudamos si lo alcanzaremos, menos mal que un buitre distrae un poco nuestra atención y nos hace olvidar nuestras pequeñas dudas.

(En el cantu con la vega de El Forcáu al fondo, sobre el ella, a la dcha., la cumbre de El Tapinón)

(El avistamiento de un bitre sobre la peña el Foxón nos hace olvidar lo que aún queda)

La dudas no duraron mucho, Mary arranca y nos deja allí contemplando lo que aún nos queda por subir, aún unos quinientos metros de desnivel, ¡casi ná!, sin muchas lamentaciones no quedó otro remedio que seguir la estela de la fémina del grupo, ¡faltaría más!, no íbamos a quedar allí a esperar a que diera la vuelta con la cima del pico anotada en su “libretina” de cumbres, -¡eso nunca!, debía decir nuestro orgullo personal.

(Mary arranca con fuerza hacia la base del pico y pronto Alfonso la rebasa)

(Abrevadero de la vega El Forcáu, ± 4,5 K / 1710 m.a. / 13:10 h.)

El compañero Alfonso, en cuando huele el metal del buzón de cumbres se dispara, no hay manera frenarlo, tiene este pequeño ”vicio”, se ve irremediablemente atraído por la cima del pico del día, en cuanto la divisa no hay manera pararlo. Así que, fustigado por todo lo anteriormente mencionado y por la comoda traza a seguir, en poco tiempo, a la altura del abrevadero de la vega, alcanza a la “libre” del penúltimo largo de ascensión, aunque ya le advierto que el ascenso aún va a ser largo e incluso un tanto penoso: mucho desnivel a superar en poco terreno, el grado de inclinación va a ser importante, así que… ¡tranquilidad!

(Las numerosas vacas nos dan la bienvenida al L.lagu de la vega de El Forcáu)

(Llagu de la vega El Forcáu, ± 4,7 K / 1730 m.a. / 13:15 h.)

Tras dejar atrás el abrevadero en poco tiempo, previo saludo de la abundante cabaña ganadera que en este escondido paraje reside, nos plantamos ante el Llagu de la Vega del Forcáu, donde, a nuestras espaldas, tenemos la peña que acabamos de rodear, la del Foxón, y en nuestra perpendicular visual obtenemos una espectacular ascensión hasta lo más alto de El Tapinón. ¡Uff, parece interminable!, realmente si que lo aparenta, unos cuatrocientos metros de desnivel aún nos separan del pico, en poco más de kilómetro y medio, ¡menuda subidita!, además con el sol pegándonos ya con ganas rabiosas, aunque no tanto como la semana pasada, en el Turbina, perece que escogemos los días.

(Rodeamos el l.lagu y afrontamos la larga y lenta subidita)

A pesar de lo que tenemos por delante, pero con la moral alta, rodeamos el l.lagu y, con la visual de Ubiñona y peña Cerreos, por el rabillo del ojo izquierdo, afrontamos sin mucha demora la casi interminable subida hasta lo más alto que tenemos, ahora, ante nosotros.

(Al comienzo encontramos una vereda que va hacia la cumbre y....)

(...Pronto una panorámica de la vega sobre la peña Foxón y la Peña el Castiello abajo)

Inicialmente para afrontar la ascensión seguimos una vereda que parece muy pisada, la misma viene de la collá de Las Colgás, aunque realmente no llegamos a ver el paso de la misma hacia donde estamos, así, para tratar de observarlo nos vamos escorando cada vez más hacia la arista, verdaderamente lo único que conseguimos contemplar fue otra excelente panorámica de la Peña el Castillo y el collau el Viso, así como una muria que separa la vega del descuelgue hacia Las Colgás, nos imaginamos que por motivos de seguridad ganadera, después.... ¡todo para arriba!

(Tras un tramo inicial de marcada vereda.... ¡la perdemos!, no vemos una clara, pero si la cima)

(Detalle de la ascensión donde podemos ver, a lo más fondero, el collau el Viso yla peña El Castiello)

(La preciosa pradería y l.lagu que se asienta sobre la Peña el Foxón)

Observando la posible subida desde Las Colgás, la cual nos permitiría alcanzar el peldaño donde ahora con encontramos con mucho más rapidez, aunque pagando un penoso precio por la verticalidad, vamos ascendiendo ya sin una vereda clara, nos encontramos con numerosos senderinos que van ascendiendo, producto de que cada uno va “ a su bola” o del numeroso ganado que asciende buscando la hierba más sabrosa, seguro que la conjunción de ambas posibilidades.

(Poco a poco, con cierta paciencia, nos vamos encaramando a lo más alto)

En conciencia debemos decir que la ascensión se nos hizo un poco larga y cansina, sabía que así era pero no espera tanto, además el sol castigaba sin piedad, unos 24 – 28 ºC marcaba nuestro termómetro, unos poco grados menos nos hubiera venido mucho mejor e igual no nos parecía tan dura, menos mal que llevábamos bastantes reserva de agua, así, poco a poco y con cierta dosis de paciencia, nos vamos encaramando a lo más alto, claro esta que los primeros en llegar fueron Mary & Alfonso, como en esta ocasión no nos acompaña Manolo… ¡no hubo sprint!

(Pico el Tapinón o Vallín, ± 6,5 K / 2115 m.a. / 14:30 - 16:00 h.)

Cuando Angel y un servidor llegamos a la cumbre de El Tapinón o pico Vallín, como dice también nuestro mapa, los “adelantados” ya están haciendo recuento de cumbres, sobre todo el compañero Alf, realmente se encuentra con la boca semi-abierta, menudas panorámicas que tiene esta “pequeña” ladera caliza de las Ubiñas, la última más próxima a la urbe Astur. Resulta complicado hacer una amplia enumeración, sobre todo en pequeño detalle, de todas las cumbres que desde aquí alcanzamos a divisar, nos faltan los conocimientos necesarios para ello, solo las más importante nombramos, en un pequeño 360º.

(Cuando llegamos "los tranquilos", Alfonso y Mary ya se encuentra haciendo recuento)

(Al Norte: desde el Fariñentu a Peña Rueda, con Puertos de Agüeria y Huertos del Diablo por el medio)

(Siempre es un placer contar con la colaboracción de un amigo, así que... ¡Gracias Viti Pisapraos!)

(Al Oeste: en primer plano, el Siegalavá, detrás, peña Cerreos, la Ubiñona y demás cumbres)

(Al Sur: el valle del Huerna, Pajares, La Carisa o Carraceo, San Isidro, Los Picos de Europa, etc...)

(Al NorEste: el valle del Huerna al Centro de Asturias y la Rasa Costera,)

(Foto de cumbre, de derecha a izquierda: Angel, Mary, Alfonso y José Félix)

Las fotos plasmandas anteriormente creo que son muy claras, pero una grabación en movimiento resulta mucho más reveladora, así que no nos quedó más remedio que apretar el botón rojo de nuestra cámara. En el pequeño video, que a continuacion os queda, os narramos las panorámicas conseguidas en esta ascensión por el espectacular paraje montañero de Las Ubiñas, creemos que los fotogramas hablan por sí solos pero aún así no nos resistimos a realizar algún comentario, sería imposible tener la boca cerrada.

 

En la cumbre no tiraba mucho el aire así que sobre ella comimos el bocata y nos relajamos ampliamente, una hora y media, así nos dio tiempo a recrearnos de todo lo mucho guapo que desde estos 2115 metros de altitud nuestra vista alcanza a divisar, cada uno prestando atención sobre aspectos muy concretos, aunque todos coincidimos en reparar sobre la “sin par” estampa de Peña Rueda, es imposible escaparse de su seductora imagen piramidal.

(Angel con el objetivo puesto sobre Peña Rueda y los Huertos del Diablo)

(Alfonso detallandonos las dos veces que hasta Peña Rueda se arrimó, se observa toda la marcha)

Tras el largo relajo toca iniciar el descenso, en nuestro caso, para apearnos de la cumbre , no será deshaciendo el camino de ascenso, descenderemos un poco por la arista Norte y poco a poco iremos perdiendo desnivel, a la vez que vamos girando al Este, dándole la cara a la peña del Foxón. Nuestra intención es bajar primero hasta una lagunilla que vemos a mitad de camino y de ahí hasta la vega del Forcáu, bueno eso es la teoría, aunque, adelanto que, la práctica nos salió totalmente calcada.

(Un poco de transito por la arista Norte y después....)

(... vamos girando, poco a poco, a la vez que perdemos cota)

(Hasta darle la cara a la laguna y vega del Forcáu, además de la Peña el Foxón)

Una vez dada la espalda a la cumbrera descendemos rápido y con cierto desnivel, es entonces cuando nos encontramos con los restos de una vaca muerta, tenemos que pasar muy cerca de ella, lo que nos obliga a pasar casi “sin respirar”, no le queda mucho, solo la piel y poco más, seguro que el buitre que vimos por la mañana se habrá pegado una buena “fartura”.

(En entretenido descenso casi sin darnos cuenta llegamos a la lagunilla intermedia)

(Llagu de Los Camparones, ± 8,4 K / 1820 m.a. / 16:50 h.)

En entretenido descenso casi sin darnos cuenta llegamos a la lagunilla intermedia, la cual reposa sobre este descanso herboso a media ladera de El Tapinón. Según vamos alcanzando este objetivo vemos que una pequeña riega sale por su izquierda, seguro que la misma nos drá paso hasta la gran vega del Forcáu, realmente parece una guapa opción para ascender hasta la cumbre que acabamos de apearnos, aunque resulta un poco más larga y no tan clara e intuitiva como la empleada al ascender.

(Directos al medio de la vega del Forcáu)

(Donde "los adelantaos" son, ¡como no!, los primeros en llegar)

(Abrevadero de la vega El Forcáu, ± 9,2 K / 1710 m.a. / 17:05 h.)

Cuando llegué al abrevadero, justo en la perpendicular de la canal por la que acabamos de bajar, Alfonso y Mary, ¡cómo no!, ya estaban sentados sobre el borde del mismo, al cual no llevaba agua, dicho sea de paso por si alguien se había hecho ilusiones al respecto. Este pequeño relax me sirve para comprobar que el recorrido inicial es medio kilómetro más corto que el que ahora hemos utilizado para bajar, lucubración que nos había entretenido en la tranquila descabalgada de El Tapinón, tras esta pequeña comprobación numérica toca comenzar a deshacer el camino andado por la mañana.

(Iniciamos la cómoda labor de deshacer el camino transitado por la mañana)

Después de una acalorada ascensión al Tapinón (2115 m.a.) en el regreso, con unos cuantos grados menos, abandonando la vega del Forcáu, nos encontramos un precioso detalle, no fue el único pero sí el más guapo, una guapa mariposa succionaba de la flor de un cardo, ella ni se inmutaba, allí seguía a su placida tarea, lo que nos permitió hacerle un buen número de fotografías y realizar una pequeña grabación en video.

(Precioso detalle de casi-despedida, aunque aún queda un poco)

Dedicamos este pequeño video, grabado con toda la tanquilidad del mundo, la que se respira en este excepcional paraje de Las Ubiñas, a todo los Amig@s que nos acompañan en nuestros paseos, tanto los que lo hacen física como virtualmente, siempre es un placer contar con vuestra compañía.

 

Tan ensimismado estaba casi hablando con la mariposilla que no me di cuenta que los compañeros me dejaron solo disfrutando del precioso detalle, cuando levanté la cabeza ya los tenía saliendo casi definitivamente de la vega, cuando quise alcanzarlos ya estaban sentados en el collau El Calear observando una preciosa estampa de las cumbres de la Tesa, la Mesa y la Almagrera, las cuales resguardan las preciosas praderías del puerto de La Bachota. Tras mi llegada seguimos repitiendo jitos, los puntos que por la mañana fuimos marcando en nuestro mapa, aunque con mucho mejor color, la calidez de la tarde se deja notar.

(¡Me dejaron solo!, así que... ¡en marcha!)

(Collau El Calear, ± 9,7 K / 1660 m.a. / 17:25 h.)

(Collau sobre el Alto de la Portilla, ± 10,2 K / 1600 m.a. / 17:30 h.)

Antes de llegar a la braña Foxón observamos una de las piedras que tenía pintadas de amarillo, las que vimos por la mañana, en este caso vemos claro una F, Mary pronto se da cuenta de que indica la existencia de una Fuente, allá bajo estaba, asediada en su totalidad por las vacas.

(Braña Foxón, ± 10,9 K / 1575 m.a. / 17:45 h.)

Nos despedimos de la guapa braña Foxón y subimos un poco hacia el collau, el que está un poco por encima del collau el Viso, tras hacerlo solo queda bajar hasta la base de Las Colgas, donde volvemos a lucubrar sobre la posibilidad de subir por allí, incluso bromeo un poco sobre intentarlo, la verdad que daba un poco de pena pisar esa “pindia” ladera herbosa, no merecía la pena mancillarla con nuestras rudas botas, así que, entre risas varias, tiramos para abajo sin probar.

(Base de Las Colgás, ± 11,4 K / 1510 m.a. / 18:00 h / Directos sería un posamanos de 1 Km.)

Una vez en casa, con el mapa en la mano y la nuevas tecnologías comprobamos que sin colocamos una “tirolina” desde donde está Mary en la foto hasta lo más alto de la cumbre, el cable que teníamos que extender sería de poco más de un kilómetro, unos tres kilómetros menos que el rodeo que realizamos para alcanzarla, aunque el porcentaje de ascenso sería muchísimo más grande por el tramo corto que por el nos hemos realizado.

(Fuente, ± 11,9 K / 1430 m.a. / 18:15 h.)

Como la traza de bajada, al igual que al subir, no está muy clara, existe numerosas veredas posibles, cuando nos dimos cuenta estábamos ante un fuente, una de las clásicas, la famosa bañera ganadera, la cual echa un chorro de fresca agua que, ahora sí, nos venía muy bien, ya casi teníamos agotadas nuestras provisiones de agua.

Cerramos la portilla de la Mortera de Cebero e iniciamos el último largo del descenso, el de las praderías, un buen momento para repasar sobre el mapa del I.G.N.E. el dibujo que nuestros GPS ha ido trazando. Creo que ha quedado muy claro todo lo que hemos realizado: el rodeo de la Peña Foxón, las dos trazas sobre la interminable ladera de El Tapinón, y el liguero desvió, más pegado a la ladera del Siagalavá, que nos llevó hasta la fuente-bañera antes de entrar en la "zona de portillas".

(Nuestro recorrido por El Tapinón - Las Ubiñas / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

En resumen sería que dando la vuelta a la Peña el Foxón le plantamos cara a la interminable ladera de El Tapinón, a la dificultad de su empinado acceso, pero sin muchos problemas en su transitar, se unieron los 24 – 28 ºC que marcaba nuestro termómetro, realmente estuvo muy bien pero con unos cuantos grados menos hubiera estado mucho mejor, aunque igual no hubiéramos tenido unas panorámicas tan espectaculares como las conseguidas.

(Un poco de pradería más y llegamos al aparcamiento de Tuiza de Arriba)

(Tuiza de Arriba, Concejo de Lena, Asturias, ± 13,7 K / 1210 m.a. / 18:50 h.)

Antes de la siete de la tarde llegamos al aparcamiento, cambiamos el calzado y, ahora sí, nos acercamos hasta el bar del Centro del Parque Las Ubiñas – La Mesa, donde tomamos unas bebidas refrescantes, la temperatura había bajado un poco pero aún era alta. Charramos un buen rato con las personas que regentan el establecimiento, tanto nos relajamos que un poco más se nos hace de noche, un punto más en este guapo día que hemos tenido, muestra de lo bien que lo pasamos, no queríamos marchar, algo nos retenía, seguro que sería el magnetismo que deben tener las calizas de este especial paraje de Las Ubiñas.

A pesar de todo, había que marchar, eso sí, haciendo votos por volver muy pronto, pues el regreso lo realizamos lucubrando sobre una serie de rutas que podríamos hacer, la excelente jornada vivida nos había dejado un especial regusto así que…. ¡Hasta luego!

JFCamina

 

Referencias sobre la zona en www.jfcamina.es

 

Las Ubiñas: Ascensión al Fariñentu


Las Ubiñas: Peña Cerreos


Las Ubiñas: Cumbres de la Ballota


Las Ubiñas: El Refugio del Meicín


Las Ubiñas: Huertos del Diablo


Las Ubiñas: Peña Ubiña "La Grande"

 

 


Deja tus comentarios


* Para cualquier otro comentario o pregunta os dejo mi emilio: info@jfcamina.es.

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.