Asturias - León

De los Ancares al río Navia

10/2008

MJCamina, 10/2009

 

Twittear

 

Llega la fiesta del Pilar y en vista que el lunes no se trabaja, por aquello de pasar las fiestas del domingo al lunes, Félix me propone ir a Campo de Agua, yo le digo que queda algo lejos, pero el me contesta que como al día siguiente no se trabaja que no hay problema, así que nos encaminamos hacía Villafranca del Bierzo donde realizaríamos nuestra primera parada, ¡como no, para tomar nuestro cafetín!

(A Villafranca del Bierzo le sobran los motivos pa facer una visita, ¡nun decepciona!)

Una vez allí a Félix se le ocurre que ¿tal vez deberíamos coger una habitación? Por aquello de si se nos hace tarde, -yo le digo que no tengo ropa de recambio, que sólo traigo lo del día, pero él to chulo me contesta ¿tas segura?, yo en el coche traigo ropa, efectivamente así era, así que una vez tomada nuestra cafeína y cargadas las mochilas nos encaminamos para Campo de Agua, la habitación lo dejaríamos para la vuelta ¡somos así de chulos!

(Iniciamos la ruta con buena agua pero....)

(... a pesar de los bonitos colores del otoño....)

(... pronto nos desencantaríamos)

(¡Esperábamos más!, ¿será que tamos malcriaos?, ¡seguramente!)

Hicimos la ruta a Campo de Agua, situado allá en Los Ancares Leoneses, la verdad no se si es de tanto hablar de ellos o qué, que no me llegaron a llenar del todo, aunque esta vez tuvimos mejor tiempu que en otra ocasión que hicimos otra pequeña incursión hacia La Balouta, disfrutamos del día como siempre, sacando más fotos de las que queríamos y con las mismas de vuelta para Villafranca.

(Al llegar a las primeras pallozas nos quedamos un poco cortáos, estaban muy maqueadas)

(Pero en Campo de Agua, pasamos del blanco a negro)

(De las maqueadas a las totalmente destrozadas en 30", ¡una pena!)

(Era nuestra segunda incursión en Los Ancares y...¡otra desilusión!)

(Además, estaba todo lleno de coches)

(Los únicos caminando, ¡nosotros! y unes Asturianines que andaban un poco despistaes)

(Pa compensar visitamos la iglesia, que la estaban restaurando y alguien llegó con les llaves)

Aquí comenzamos a buscar habitación, ya que la noche se nos echaba encima y no era cuestión de volver para Asturies sin cenar, primero debieron pensar que eramos tontos o algo por el estilu, ya que nos pedían mucho por una noche, ¡jo, solo porque el hotel estaba en la Plaza del Pueblu!, pero fuimos un poco más pa’lla y encontramos lo que queríamos, pa duchamos y dormir una noche tampoco fai falta pagar una primá.

(¡Menos mal que nos queda Villafranca!)

(Un paseo nocturno nos quitó el mal sabor de boca, ¿tendremos el listón muy alto?)

Nos fuimos a cenar a unos de los bares que hay en la Plaza de Villafranca y decir que cenamos de viciu, luego como la noche taba muy guapa a pesar de ser Octubre, nos dimos una vueltina pa sacar unes fotos de noche.

(La apetitosa cena, en una de las terrazas de la plaza del pueblo, fue inolvidable)

(¡Jo!, ¡cómo estaba el revuelto de cecina!)

(Después de cenar, ¡otru paseín! y... ¡pa la camalimocha!)

A la mañana siguiente y ya que el día se levantaba buenu, desayunamos y damos otra vuelta por el bonito pueblo de Villafranca, la verdad que merece la pena dedicarle un poco más de tiempo.

(A la mañana siguiente, el buen tiempo inivitaba a seguir paseando por Villafranca del Bierzo)

(¡Nos vigilanban!)

(Nos despedimos del pueblo en La Puerta del Perdón)

Antes de comer decidimos dir hasta O’Cebreiro, donde varios peregrinos hacían su parada después de la subida hasta allí, con las mismas nos encaminamos hasta Fonsagrada, no sin antes sacar unas fotos que nos impresionaron del viaducto visto desde la carretera.

(El Camino en su dos vertientes, la carretera general y la autovia)

(O'Cebrerio nun decepciona, tien algo especial)

Llegamos a Fonsagrada después de pasar por una carretera de curvas y contracurvas y ver como los molinos de viento se van adueñando de las lomas de nuestras montañas ¿energia renovable? O ¿destrucción de montañas?. A pesar de todo allí comimos el famoso pulpo de Fonsagrada que todo el mundo nos decía que taba muy bueno y las ¡verdad!, decir que tenían razón.

(El objetivo de Fonsagrada: el pulpo)

(Camino de Asturias nos encontramos con parajes de salvaje belleza)

Después decidimos seguir nuestro camino hacía Navia, por la carretera que va por Grandas de Salime, a mitad de camino nos desvían por obras y encontramos parajes muy guapos y que de otra manera no habríamos ni tan siquiera conocido, por aquella carreterina extrecha acabamos sin querer en el Castro del Chao de San Martin, el cual aunque muy remocicau, sólo pudimos ver desde lo alto.

(El Chao San Martín, ¡taba cerrau!)

(Así que visita de lejos y paseín)

(Les coses nun cambian, vayas donde vayas... siempre hay tirau un letreru, ¡nun falla!)

Todavía nos quedo un poco de tiempo pa conocer el pueblu y dar una vueltina por los montes de alrededor una pista y el camino consiguiente, nos hicieron empezar a caminar y ver el paisaje de esa zona, asi como cruzarnos con unos rebecos que pasaron a toda velocidad.

(El finde estaba siendo muy generoso con el buen tiempo, teníamos que aprovechalu)

(Un bonita iglesia, con una escalera muy especial, ¡pa matase!)

Seguimos carretera adelante, después de nuestra visita cultural, en dirección a Pesoz, Illano y conocer el embalse del Doiras, si la anterior carretera era mala, esta no se queda atrás, ¡cuanta curva y contracurva!, pensé que no llegaríamos nunca.

(Las caidas sobre el río Navia metían miedo)

En una de las curvas, vemos un letreru que trae “Mirador de San Esteban de los Buitres”, buscamos donde aparcar ¡claro esto todo despacio, la carretera nun da pa muches alegries!, y para allí nos encaramamos, ¡qué pasada ver el embalse desde esa altura!, hasta a mi me daba un poco de yuyu, así que el que tiene un poco de vértigo le comprendo perfectamente.

(El otoño ya está aquí)

Seguimos carretera adelante en busca de Boal, así estaba la carretera con sus hojas del otoño y los árboles preciosos, más curvas y curvas, pasamos Boal, Coaña y al fín entramos en Navía para tomar un café y descansar del estrés curviliniu, luego sin más dilación cogimos dirección a casita.

Un finde muy llenu de aventura y de visión de coses que si no decides pasar por eses carreteres, que en nuestra querida Asturias tenemos, nunca les veriamos.

 

Esperamos que esta excursión os gustara, MJCamina.

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es o "Caminos Costeros"

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.