Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Puertos de la Cordillera Cantábrica
San Isidro
León - Asturias
León

Peña los Niales y Runción

Isoba, 04/2015

JFCamina, 06/2016

 

De Isoba y su lago a lo más alto de la Sierra de las Porracas: Peña los Niales y Runción

(De paseo montañero por la Sierra de las Porracas)

Mapas ING: 79-IV "Puebla de Lillo"

Inicio y fin: Isoba, Puerto San Isidro, T.M. Puebla de Lillo, León

Objetivo: Sierra de las Porracas - Peña los Niales y Pico Runción

Recorrido: Isoba (1360 m.a.) - Peña Lago Isoba (1456 m.a.) - Lago Isoba (1402 m.a.) - Cantu SO Peña Niales (1610 m.a.) - Peña los Niales (1754 m.a.) - Colla Sierra de las Porracas (1710 m.a.) - Pico Runción (1786 m.a.) - Colla Sierra Porracas (1725 m.a.) - "Canto de Silla" Ladera NE de la Peña Niales (1566 m.a.) - Rio Isoba (1330 m.a.) - Isoba (1360 m.a.).

Distancia: ± 11 kms. Circulares / Tiempos: ± 4 horas

Desnivel: ± 600 mts. de ascenso más su correspondiente descenso.

Terreno: Vereda montañera.

Señalizacion: No.

Creative Commons License


Hubo un tiempo que, para la gente del Concejo de Aller (Asturias), la vertiente Sur del Puerto San Isidro (León), con sus preciosos parajes y pueblos, era un territorio muy frecuentado, casi cita obligada semanal, claro está que cuando el tiempo lo permitía. Nuestra Familia no era ajena a tal circunstancia, especialmente por parte de mi Padre, que era un enamorado del Puerto, incluso llegaba a cansarnos con su insistencia presencial. Así fueron muchas las ocasiones que hicimos parada en el pueblo de Isoba, para pasear hasta el lago, bañarse en las pozas, y ya más mayorinos subir hasta el pico San Justo. Lo que nunca hicimos, fue arrimarnos a las laderas norteñas de la Peña Niales, allí era territorio de las ovejas y sus recelosos mastines, así que mejor no molestarlos. Pasó el tiempo y las merinas, los cánidos y los recios pastores trashumantes se nos fueron silenciosamente de la Cordillera Cantábrica, era hora de hollar las cumbres que tanto tiempo atrás se nos habían “negado”.

Así una soleada mañana de primavera, sin madrugar mucho, pues el recorrido previsto no es muy largo, aparcamos el coche junto a la fuente principal de guapo pueblo de Isoba y, previo momento café en el bar de al lado, nos ponemos a caminar rumbo a la Iglesia de la Madalena. Paralelos a la carretera que va a Lillo (LE-331), con el objetivo montañero muy a la vista, dejamos de lado el camping y el cementerio, y por una pista vamos casi directos al lago del mismo nombre que el pueblo que dejamos tras nuestro.

(Isoba, Puerto San Isidro, Ayto. Lillo, León, ± 0,0 K / 1360 m.a. / 12:00 h. / Pto. 1 Mapa)

(Paralelos a la LE-331 a Lillo, con el objetivo al frente, dejamos de lado el camping y el cementerio)

(Por cómoda pista, a la izquierda el San Justo, al fondo los Mampodres y en frente el Niales-Runción)

(Atras dejamos el pueblo, de Izq. a Dcha., el Cascayón, Peña'l Vientu, La Rapaina y Rapaona)

La cómoda traza que seguimos nos permite contemplar con detalle el objetivo principal, así trazar con el bastón lo que pretendemos hacer. Subir por la ladera de la derecha de la Peña Niales, después ir al Runción (al fondo) y regresar por la izquierda hacia el río Isoba. También tenemos la oportunidad de contemplar la nieve sobre el Macizo de los Mampodres. Ya más cerca, el San Justo. Tras nuestro La Rapaina, Rapanona, Peña’l Vientu, Cascayón y alguno más. Con estos entretenimientos llegamos a la inmediaciones de una pequeña que nos oculta el lago, así que mejor atalaya para contemplarlo imposible. Toca subirlo por la mejor vereda que encontramos.

(Tropezamos con la peña que nos oculta el lago, una excelente atalaya para contemplarlo)

(Peña sobre el lago Isoba, ± 1,5 K / 1465 m.a. / 12:30 h. / Pto. 2 Mapa)

La peña a la que nos acabamos de subir está totalmente horadara por la mano del hombre para sus negros fines bélicos, restos de la negra guerra civil española. Recorremos alguno de las trincheras y parapetos, pero lo que más nos interesan son las vistas sobre el lago Isoba. Ese lago lleno de leyendas, como aquella maldición que echó un Peregrino al no ser socorrido por los lugareños: ¡Húndase Isoba, menos la casa del cura y la de la pecadora!, y dicen que se cumplió y apareció el lago que ahora estamos contemplando. También se cuentan muchas leyendas sobre una joven que cayó al lago, que en su último intento de salvarse se agarró a una piedra y brotó una fuente con cinco manantiales. Y que en las noches de luna llena aún se sienten los gritos y lamentos de la joven en el fondo del lago. Historias y leyendas muy habituales sobre los lagos, pues el de cercano Ausente también tiene las suyas. Después de contárselas a Mary, tiramos para abajo para bordearlo y arrimarnos hasta la zona de la majada, de la cual tenemos ciertos recuerdos personales.

(La peña está horadara por la mano del hombre para sus fines bélicos, restos de la negra guerra civil)

(Recorremos las trincheras y parapetos)

(Aunque lo que más atrae nuestra atención es la excelente panorámica sobre el lago Isoba)

(Tras unos momentos contemplativos y de leyendas toca descender a pie del lago)

(Lago Isoba, ± 2,0 K / 1402 m.a. / 12:45 - 13: 30 h. / Pto. 3 Mapa)

Ya estamos en el lago, el cual está esplendoroso, de primavera total, con sus aguas azules, como el cielo, con el verde intenso rodeándolo. Hoy, a diferencia de otras ocasiones, no sentimos cantar con gracia las ranas, en otras ocasiones era una verdadera orquesta sinfónica, en esta ocasión parece que están desganadas. Nos vamos directos hacia la majada, la cual ya no cumple su función, solo un recuerdo de aquellos pastores trashumantes que venían desde las lejanas tierras de Extremadura a pasar el verano son su merinas, en busca de los verdes pastos que ahora estamos pisando. Si no me equivoco mucho, creo que los últimos pastores eran unos que nosotros conocíamos personalmente, pues llevaron durante largo tiempo la majada de mi pueblín del alma, la de Villaverde de la Cuerna. No sé porque cuando pasaban por el pueblo siempre paraban en la casa Familiar y charraban largo rato con el tío Basilio. Recuerdos aparte, es hora de empezar a subir por derecha la empinada ladera de la peña Niales que tenemos encima de nosotros.

(Restos del viejo chozo de la majada transhumante del lago Isoba)

(Atrás dejamos la peña a la que nos aupamos y el lago, toca comenzar a subir)

(El Niales parece que se nos echa encima, primero subiremos al espolón de la derecha, depués.. )

La subida es dura pero se lleva bien, ahora ya no tenemos que preocuparnos de que si aparecen las ovejas y sus intimidadores mastines. En este punto recordamos una vez que por aquí vinimos con Felipillo de un año, merendamos en la parte de arriba, y cuando quisimos darnos cuenta teníamos a dos perrazos al nuestro lado esperando una miaja. No pasó nada, solo el susto. Aunque el guaje estaba muy preocupado de quedarse sin merendar, ya era bien tragoncete de aquella. – ¡Déjate de historias y tira para arriba!, dijo Mary. Razón llevaba, pues teníamos que alcanzar el espolón que teníamos en frente y no había manera de avanzar. En mi descargo diré que desde el inicio dejé intuir que iba a ser recorrido con muchos recuerdos. Con la promesa de no volver con mis historias tipo “abuelo cebolleta” tiré para arriba en busca del cuerno que veíamos desde abajo. Según vamos ganando metros las panorámicas comienzan a ser excelentes.

(El espolón es nuestro primer objetivo)

(Con la altura las panorámicas comienzan a ser exclentes, como el Ausente, Torres, Valmartín, al Norte)

(Al Sur, a parte de la carretera y las vegas del río Silván, destaca el gran Susarón)

(Parecía que estaba cerca el espolón, pero...., así que hubo que tomarselo con calma)

(Como de panorámicas no solo vive el hombre, nos centramos también en los pequeños detalles)

La verdad que se nos hizo un poco largo este ataque al espolón, pensábamos que llegaríamos primero, pero se nos hizo de rogar, pero llegamos. Este primer objetivo, tal como oteamos desde abajo es un arisca roca, en la que tenemos que andar con cierto cuidado. Por el contrario, las vistas sobre del pueblo y lago que partimos son espectaculares, además de toda la arista NorOccidental de la Peña San Justo. Del resto ya hemos hablado en los pies de fotos, así que lo dejamos y tiramos para arriba por larga ladera.

(Ya estamos alcanzando el espolón que veíamos desde abajo)

(En este tramo la traza se vuelve mucho más arisca que la que veníamos siguiendo)

(Canto Niales, ± 3,6 K / 1610 m.a. / 13: 50 h. / Pto. 4 Mapa)

(Unos momentos contemplativos y de nuevo en marcha, hacia la cima de la peña)

Avanzamos por el borde que dibuja la peña si la vemos desde el pueblo que partimos sin una traza clara a seguir, pero por terreno sin muchos problemas, aunque con mucha roca por el medio, con algún parapeto también. No hace falta volver a remarcar mucho lo panorámico de la ascensión, la fotos hablan por sí solas. Miramos para abajo y si el espolón ya se ve muy alejado, la carretera que culebrea dirección a Lillo mucho más. Pese a todo nos plantamos en la cima de la peña Niales dos horas y media desde que partimos. Hay que reconocer que la media nos es muy buena, pero nosotros somos así, no vamos a destajo montañero, lo nuestro es el plácido pasear por los caminos lo más naturales posibles, nuestro eslogan “JFCamina: Paseos por la Naturaleza” no es gratuito, hacemos honor a él.

(En nuestro panorámico avance nos encontramos con algún parapeto)

(Espectacular: Del Ausente al Requejines, al Torres, Valmartín, Cascayón, Peña'l Vientu, etc...)

(También el pueblo y el lago, una manera de aliviar la larga subida, pensábamos que iba ser menos)

(Abajo dejamos el canto inicial, parecía que el resto era "pan comido" pero...)

(Antes de antacar la cumbre del Niales, vemos bien clara la del siguiente objetivo, pero...)

Alcanzada la cima y pese a que las panorámicas hacia el alto del Puerto San Isidro ya las teníamos vistas en la ascensión es lo primero que atrae nuestra atención. La gran cresta gallaspera del pico Torres luce en todo su esplendor sobre el verde manto de la ladera sur de puerto y con ellas detrás sacamos la foto de pareja. Y mirad que la competencia era muy fuerte, pues al Oriente teníamos la majestuosa presencia de la reina de los Picos de Europa, la Peña Santa con todo su sequito. Pero el precioso manto verde se impuso a la gris caliza.

(Pico Niales, ± 4,6 K / 1754 m.a. / 14: 30 h. / Pto. 5 Mapa)

(Aunque ya hemos tenido ocasión de disfrutar de estas vistas en la ascensión, uno no se cansa)

(Espectacular el Macizo Occidental de Picos de Europa: Del Requexón a la Peña Santa)

Al Sur teníamos la imagen de las nevadas montañas del cercano Macizo de los Mampodres al Sur, también, aunque más lejos, las blancas crestas de la Montaña Palentina. Con estas vistas cubrimos la tarjetas de cumbre y arrancamos en busca de la cima del Runción, la cual no queda muy lejos, pero antes tenemos que bajar hacia la collada de la Sierra de las Porracas, como se llama esta zona donde hoy nos encontramos.

(Como es costumbre dejamos nuestra tarjeta montañera)

(Dejamos la cima del Niales y por la del Runción que vamos directos, aunque con alguna paradina)

(Más abajo habíamos visto la planta en flor, aquí, más arriba, con el llamativo fruto)

(Collá Sierra de las Porracas, ± 5,0 K / 1710 m.a. / 14: 40 h. / Pto. 6 Mapa)

Pese alguna distracción floral, el transito hasta el ataque a cumbre de la peña del Runción fue rápido. Ya a su lado tocaba ver por donde subíamos, pues la cumbre era mucho más fiera que la que dejamos atrás. Tanteamos visualmente los canalizos que van entre roca y cotoya, optando por un más claro y creemos que directo. La subida fue rápida, echando las manos para asegurar los pasos y no resbalar, no merece la pena ir de “gallu” y mancase. Así, sin muchos problemas, nos plantamos ante el “ferruñosu” buzón de cumbres del Pico Runción.

(Según avanzamos hacia él, cada vez se nos muestra más fiero)

(Tal parece que tenemos que repegar algo, otemos las opciones y nos vamos por la derecha)

(Por un pequeño canalizo entre la roca y la cotoya, echando la mano en algún punto para no resbalar)

La cumbre del Runción es un poco más panorámica que la Peña Niales, pues tenemos mejor visión hacia el sur, hacia las grandes vegas del río Porma (por la izquierda) y el Silván (por la derecha y afluente del principal Porma). De sus pueblinos, Lillo, Redipollos y Cofiñal. También de la subida al puerto las Señales, como las cumbres que rodean toda las vegas y pueblos mencionados. Desde Peña Lago, Tronisco, Fontesquera, Mampodres, Susarón y Mahón. Además de otras más lejanas, como las de Riaño y Palencia. No obstante nosotros nos inclinamos por sacarnos la foto con el Pico Torres tras nuestro, le seguimos fielmente, además de ponerlo como foto de portada con el buzón montañero del pico donde ahora nos encontramos.

(Pico Runción, ± 5,5 K / 1786 m.a. / 15:15 - 16: 30 h. / Pto. 7 Mapa)

(Foto de pareja en la cumbre del Runción, con el precioso arco que va desde el Torres al San Justo)

(Al SurEste, arriba, las peñas Tronisco y Fontesquera, los Mampodres, al fondo montañas de Riaño)

(Detalle de subia al Pto. Les señales y las Peñas Lago, Tronisco y Fontesquera, Cofiñal abajo)

(Al Sur: el gran Susarón y los pueblos de Lillo y Cofiñal)

(Al Norte: nuestra preferencias siguen siente hacia la cresta del Pico Torres)

Tras las fotos de rigor y comer un bocata muy contemplativo, llega la hora de volver a cargar la mochila al hombro y regresar hacia el collau que antes pasamos para venir hasta aquí, el de la Sierra de las Porracas. Nuestra intención, para el regreso, es rodear la Peña Niales por su ladera NorOriental, la opuesta a la que llegamos. Hemos visto una leve traza que nos puede facilitar el tránsito por encima de la zona de Entrevados (precioso recorrido para realizar en Primavera u Otoño, complementado con la subida al San Justo… ¡Ideal!). Así que para el Norte regresamos con la idea de alcanzar una “silla de caballo” que oteamos y después descender hacia el río Isoba por debajo del lago.

(Hora de regresar, del volver al Collau de Sierra de las Porracas e irnos por la izquierda)

(De nuevo en la Collá Sierra de las Porracas, ± 5,8 K / 1725 m.a. / 16: 40 h. / Pto. 8 Mapa)

(Abajo, lateralmente, la traza del Entrevados que nos lleva a Cofiñal)

(A la "Silla de caballo" de la ladera NE del Niales, ± 7,6 K / 1556 m.a. / 17:05 h. / Pto. 9 Mapa)

A pesar de que el terreno por el cual ahora hemos optado es mucho más sucio que el anterior, incluso encontrando algún nevero que otro, no se nos planteo muchos problemas. Alcanzada la “silla de caballo” de la falda NE de la peña Niales pronto vimos el río y las verdes praderías que nos llevan al pueblo. Solo el trepar al Niales de una manada de rebecos interrumpió nuestro tranquilo descenso. Así que pronto nos plantamos entre por debajo de lago Isoba (donde existe una gran cuadra) y la margen derecha del río Isoba. Para cruzar al otro lado tenemos un curioso puente por encima de la poza donde soler ir a bañarnos en Familia en verano, pues ahora el agua….

(Rebecos ladera arriba del Niales. Estos si que trepan y destrepan bien)

(Ya tenemos el final muy próximo, aunque debemos llegar al río para hacerla mucho más circular)

(Río Isoba, poza y puente, ± 9,0 K / 1330 m.a. / 17:40 h. / Pto. 10 Mapa)

Ya a la otra orilla del río nos encontramos con la coqueta y singular señalización del PR LE-27 "Entrevados - Valle de Pinzón" (Circunvalación del San Justo), para no perdérsela. Nosotros por hoy ya tenemos bastante, además las nubes se han vuelto mucho muy pesadas y oscuras, así que nos vamos en dirección al pueblo de Isoba, el cual nos queda a 1,5 Km / 30’ según nos informa la guapa señal. Lo que nos queda ahora es “pan comido”, todo por pista despidiéndonos de la cresta gallaspera del Pico Torres.

(Singular señalización, que nos ofrece una ruta preciosa, la de Entrevados, no perdersela)

(Lo que dejamos atrás: el Niales, la "silla de caballo" por la que pasamos desde el Runción al fondo)

(Ahora por cómoda pistavtransitar hacia el cercano pueblo de Isoba, un cafetín nos espera)

(Ya sabéis: portilla que se abre... ¡se cierra!)

(Poco a poco las nubes nos cubren y el Torres se nos oculta)

Antes de llegar al punto de partida mañanero, creo que es el momento de dejar aquí el recorrido que realizamos sobre el mapa del IGN, que junto al GPS, es material indispensable para hacer la ruta con cierta seguridad, pues, aunque la ruta sea fácil siempre surge alguna duda, no siempre te vas a encontrar a un lugareño para resolverla, más por los terrenos solitarios y abruptos por los que hoy hemos transitado.

(Nuestro recorrido por el Lago Isoba y las peñas Niales y Runción / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

Creo que no ha estado nada mal, un recorrido corto pero muy montañero y panorámico. Ya le teníamos ganas, así que nos vamos muy satisfechos de realizarle, por lo que un cafetín en el pueblín nos viene de perlas para celebrarlo. Además que no viene nada mal, pues la tarde se ha vuelto un poco fría.

(Isoba, Puerto San Isidro, Ayto. Lillo, León, ± 11,0 K / 1360 m.a. / 18:10 h. / Pto. 1 Mapa)

Tras cambiar algo de ropa y calzado y tomar el cafetín, toca arrancar el coche y volver al alto del Puerto San Isidro e iniciar la preciosa bajada por la vertiente asturiana. Como siempre suele ocurrir haciendo recuento de las cumbres o parajes que aún nos faltan por hollar o conocer, cada vez son menos, pero aún quedan algunos, así que…

 

¡Hasta pronto San Isidro!!!

JFCamina

 

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.