Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Puertos de la Cordillera Cantábrica
Pajares
León - Asturias
León

Raquetas Valle Madera

Pto.Pajares, 01/2016

JFCamina, 02/2016

 

Raquetas Valle Madera

(Un blanco paseo por el Camino del Salvador)

Mapas ING: 103-I "Busdongo"

Inicio y fin: Alto del Puerto Pajares, León

Objetivo: Arbas del Puerto y Valle Madera, T.M. de Villamanín, León

Recorrido: Pto. Pajares (1340 m.a.) - Collá sobre Arbas del Puerto (1364 m.a.) - Collá La Perruca (1368 m.a.) - Reguero y majada de Caballetas (1365 m.a.) - Canto de entrada en Valle Madera (1430 m.a.) - Arroyo Valle Madera (1400 m.a.) - Cumbrera Objetivo (1565 m.a.) - Regreso al Arroyo Valle Madera (1420 m.a.) - Cierre de circuito y regreso al punto de partida sobre nuestras blancas huellas - Pto. Pajares (1340 m.a.).

Distancia: ± 8 kms. / Tiempos: ± 3,5 horas

Desnivel: ± 300 mts. de ascenso más su correspondiente descenso.

Terreno: Pista cubierta de nieve

Señalizacion: Camino Peregrino del Salvador (León - Oviedo).

Creative Commons License


A principios del verano del 2015 realizamos el Camino del Salvador en larga travesía por el Puerto Pajares desde Oviedo a León. Aunque tenemos algún conocimiento de las zonas que hemos transitado, algún rincón que otro nos sorprendió, como el Valle Madera, a la derecha del curso del recién nacido río Bernesga, en la vertiente sur del Puerto Pajares. Al pasar con nuestra pesada mochila nos llamó la atención ese largo valle que sube hasta lo más alto del Cellero, al borde de la estación invernal de Valgrande Pajares. Pensamos que sería guapo volver en invierno y realizar una blanca raquetada.


Pasaron los meses de verano, el caluroso otoño, el invierno comenzó sin el blanco manto, llegó enero y parecía que tampoco. Fue a mediados del mes “nevón” cuando un pequeño manto cubrió la Cordillera Cantábrica, no fue muy grande pero había que aprovechar. Por todo ello, justo unas horas después de una pequeña nevadina, en el parking de la subestación eléctrica del
alto Puerto Pajares, ya en León, nos plantamos y calzamos nuestras botas de invierno. Las raquetas nos las pondríamos después de cruzar la carretera N-630 y situarnos sobre la pista que nos introduce por los valles que hoy nos interesa raquetear.

(Tardó en caer la nieve sobre el ruinoso Parador de Pajares)

(Puerto Pajares - Subestación, Ayto.Villamanín, León, ± 0,0 K / 1340 m.a. / 11:30 h. / Pto. 1 Mapa)

Tardamos un buen rato en arrancar, pues la espectacular estampa del Parador de Pajares, con el fondo de las blancas cumbres de la Bachota (La Mesa y La Tesa), además del impresionate colmillo de Peña Ubiña la Grande, nos extasió. No había manera de marchar, una foto, otra, más, no sé cuantas llegamos a tomar. Sea el número que sea, nos quedamos muy satisfechos con el bello resultado logrado, muestra de ello, un par de fotos que aquí os dejamos.

(Atrás dejamos la N-630, pero resulta difícil desengancharse)

(La estampa es grandiosa, descomunal, parece que tocamos las blancas Ubiñas con la mano)

Ya en plan de marcha, nos vamos en dirección SurOriental, pasando sobre la blanca impronta del agua que rezuma de la ladera más norteña del Celleros. Directos al collau donde podemos contemplar la Colegiata de Santa María de Arbas, nos gustaba verla cubierta de nieve, además de comprobar cómo estaba el aparcamiento donde la gente que va al Cellón prioritariamente deja el vehículo. Había buen número de compañeros que habían decidido subir bien arriba, nosotros no éramos tan ambiciosos, pues pensábamos que la nieve no estaba transformada y sería complicado el avance, por lo que optamos por algo sencillo y disfrutón.

(Dirección SurOriental, hacia la improta de pista que vemos nos dirigimos)

(Antes de virar todo al Sur queremos comtemplar unos minutos la Colegiata de Arbas y el parking)

(Collá sobre la Colegiata de Sta.Mª de Arbas del Puerto, ± 0,8 K / 1360 m.a. / 11:50 h. / Pto. 2 Mapa)

Tras saciar nuestra curiosidad, siguiendo las señales verticales del Camino del Salvador, viramos bruscamente al Sur en busca del collau La Perruca. La blanca traza va a media ladera y no da muchas facilidades. A nuestra derecha, por donde parece que discurre un reguero, pasa un compañero con sus raquetas sobre la mochila. También seguimos teniendo oportunidad de contemplar La Mesa, La Tesa y Las Ubiñas, un placer. Después hasta la solitaria estaca señalizadora del Camino del Salvador llegamos al collau La Perruca.

(Atras dejamos el Cellón y viramos al Sur, le damos la cara a la larga ladera del Celleros)

(Aún tenemos otro oportundad para inmortalizar tan bella estampa)

(Bello y blanco detalle a nuestro paso, procuramos no estropearlo y pasamos sin raspar)

En el Collau, aparte de tropezar con la señalización elaborada de los Cuatro Valles, también aparece la más personal y artesanal realizada por Ender, hombre que trabaja sin descanso para que los peregrinos no se pierdan por estos recónditos parajes norteños. Después directos al arroyo y majada de Caballetas que nos vamos. Allí nos esperan un par de cabañas cubiertas de la nieve recién caída, sobre los piornos también, todo queda muy chulo, seguimos con la colección de blancas postales.

(Collá La Perruca, ± 1,3 K / 1368 m.a. / 12:10 h. / Pto. 3 Mapa)

(Los contornos del Cellón sobre el cielo azul inmaculado destacan con fuerza)

(Ahora hacia el reguero y majada de Caballetas)

(Con bellas y blancas postales)

(Reguero y majada de Caballetas, ± 1,5 K / 1365 m.a. / 12:20 h. / Pto. 4 Mapa)

(Las señales del Camino del Salvador estan muy presentes, aunque seguimos llevándoles la contraria)

Una cuantas fotos de este bello rincón del reguero Caballetas, además de sus cabañas, y seguimos por la pista blanca para arriba. Un larga e inclinada línea recta, pero la belleza que nos flanquea alivia nuestro esfuerzo, además como vamos por zona sombría los sudores son pocos, así que el alivio es por partida doble. Paso tras paso, foto tras foto, hasta el canto que nos da la entrada en el valle que deseamos contemplar vestido de blanco, aunque todo el recorrido es una gozada, el valle resulta una bella escusa. Cuando ya estamos alcanzado el canto, echamos una mirada hacia atrás y una preciosa estampa, además enmarcada, de la Colegita de Santa María de Arbas se nos manifiesta.

(Comienza la subida, pero entre tanta belleza es esfurzo se hace más liviano)

(Atrás vamos dejando las cabañas de Caballetas, cada vez mejor enmarcadas)

(La zona sombría nos permite ir más ligeros, porque la temperatura al sol es muy agradable)

(Un belleza más...)

(... Otras dos)

(Una mirada hacia atrás y.. )

(Colegita de Santa María de Arbas del Puerto enmarcada)

Llegamos a la puerta del valle, a un vistoso canto sobre el descendente valle del Bernesga, aunque este último no es el que nos interesa, sino el que existe girando a la derecha. Pero ya que estamos aquí no dejamos de admirar la blanca mancha de nieve que río abajo va. Arriba la zona de Brañacaballo o Cuetu Millaró. Tras unos minutos contemplativos arremetemos cuesta para abajo, dispuestos a disfrutar de numerosas estampas invernales, aunque por la temperatura más parece primavera o verano. En unos pocos metros el Valle Madera se abre en todo su esplendor “invernal”, la verdad que nos gustó la primera vez, pero ahora, con esa preciosa capa de nieve, estaba claro que mucho más.

(Canto de entrada en el Valle Madera, ± 2,1 K / 1430 m.a. / 12:45 h. / Pto. 5 Mapa)

(Dejamos las vistas sobre el río principal, el Bernesga, y tiramos para abajo en busca del Madera)

(Precioso el Valle Madera se nos presenta, mucho más bonito que recordábamos)

(Sin lugar a dudas la nieve tiene mucho que ver, una mano de pintura blanca tan reciente...)

Descendemos al encuentro del arroyo Madera y lo cruzamos, lleva bastante agua pero lo pasamos bien. Después dispuestos a recorrer el valle. En principio siguiendo las señales del Camino del Salvador, lo que supone que al poco de seguir por la pista que sube valle arriba nos desviamos a la izquierda y nos encaramamos en la cresta de la ladera que resguarda al arroyo por su margen derecha. Todo para arriba. Disfrutando, pero a la vez con cierta pesadez en las piernas, pues la nieve está muy farinosa, se pega mucho a las raquetas formando una gran zapatilla. En compensación, tenemos las molestas cotoyas a nuestros pies, cubiertas por la nieve en su totalidad, una pequeña vengaza.

(Arroyo Valle Madera, ± 2,5 K / 1400 m.a. / 12:55 h. / Pto. 6 Mapa)

(Pasamos al otro lado del arroyo y para arriba que seguimos)

(Desvio a la izqda. de la pista princial Valle Madera, ± 2,6 K / 1420 m.a. / 13:00 h. / Pto. 7 Mapa)

(Parece que ahora no son tan fieras, aunque si te arrimas... )

Seguimos pista arriba, ahora paralelos a toda la bajada de la gran loma del Cellero, cumbre de la que, de momento, no vemos su mojón geodésico. Si son excelentes las vistas hacia atrás, al Norte y NorEste, especialmente hacia el Cellón. Mary mira con su “catalejillo” y comprueba que existe gente subiendo hacia su cumbre. Nos hubiera gustado, el día soleado así invitaba, pero el estado de la nieve recién caída no nos daba ninguna confianza. Mejor un terreno más seguro como este del Camino del Salvador, donde las flechas amarillas y los postes nos guían sobre una clara traza, además de muy contemplativa.

(Al otro lado se observa la pista por la que entramos al valle Madera, al fondo el Cellón)

(En paralelo a la gran loma Celleros, abajo vemos el valle Madera y la pista por la que descenderemos)

(Tras Mary, el recorrido realizado a ambos lado del arroyo Madera)

(La profundidad del Valle Madera y lo que aún nos queda por raquetear para el descenso)

(Ya vemos la cima del Celleros, la segunda por la derecha)

Tras conseguir otear el mojón geodésico del Celleros, casi frente por frente, llegamos al objetivo propuesto, a lo alto de la cumbrera, donde las señales Del Salvador nos dan la bienvenida, aunque muy ocultas por la nieve. Al fin, nos encontramos una estratégica situación, con unas excelentes vistas hacia los valles de Madera y el Canal (el que desciende hacia la entrada Norte de Busdongo), aunque lo que más nos “presta” es contemplar las blancas cumbres de las Peñas Calva y Carbona, más la continuación hacia Peñalaza. También, a la derecha, el paso hacia Poladura de la Tercia por el Cantu la Tusa, pero por hoy ya tenemos bastante. Efectivamente, es el primer paseo de nieve de la temporada y eso se deja notar, además, como ya comenté, la nieve no está en las mejores condiciones. Así que toca hacer muñeco de nieve, que ya va muchos meses que no hacemos uno.

(Cumbrera objetivo con vista a la Sierra de Peñalaza, ± 3,6 K / 1565 m.a. / 13:40 h. / Pto. 8 Mapa)

(Peñas la Calva y Carbona, y la continuación hacia Peñalaza)

(Un poco ocultas se encuentras las señales Peregrinas)

(El paso hacia Poladura de la Tercia por el Cantu la Tusa)

(Valle del Canal, desde el Cantu la Tusa hasta la entrada Norte de Busdongo)

(Mary, Asturix y J.F., el primer muñecu del 2016, la verdad que se hizo de rogar)

Cuando estábamos allí haciendo el blanco muñeco, recordamos unos de los momentos más difíciles de nuestra vida andariega, cuando nos pilló una gran tormenta de verano entre las dos peñas que teníamos allí a la vista. Muy mal lo pasamos, muy complicado de olvidar. Memorias aparte, toca recoger todo y ponerse en marcha. Como no tenemos muchas ganas de comer el bocata vamos a caminar otro poco para ver si más abajo nos apetece. Así que una última miradina a los malos recuerdos, aunque para compensarlo la luna se dejó ver en lo más alto, y comenzamos a descender por el trozo de pista que nos lleva hacia la cabecera del arroyo Madera, aunque hasta ella no llegaremos, giraremos antes. Tenemos idea de comer en una cabañina que vimos al poco de cruzar el arroyo, esperemos que cuando llegamos tengamos apetito.

(Una última mirada hacia las peñas de los malos recuerdos e reiniciamos la marcha)

(Por blanca pista, con el Celleros al frente, en busca de la cabecera del arroyo Madera)

(No llegaremos hasta la cabecera del arroyo, giraremos antes)

Efectivamente, para ir a la cabañina, al otro lado del río giramos un poco más abajo, una cabecera de pista así parecía invitarnos a realizarlo, a volver a cruzar el arroyo y después descender por una guapa vega, toda blanca. Lo malo fue cuanto nos encontramos con una zona de piornal la cual no teníamos muy claro por dónde atacar. Al final, siempre sale la vena cabra y pasamos por lo menos malos, total eran unos pocos metros para llegar a la otra vega, la de la cabaña, la cual no eran tan guapa como la veíamos desde lejos, era un caseto de bloques de hormigón, pero para nuestros fines nos venía de perlas.

(Arroyo Valle Madera, ± 4,5 K / 1485 m.a. / 14:30 h. / Pto. 9 Mapa)

(En busca de la cabañina para dar cuenta del bocata pero...)

(... Una franja de piornos se nos interponía. Salio la vena cabra y por lo menos malo pasamos)

(Cabaña Valle Madera, ± 5,2 K / 1430 m.a. / 14:45 - 15:15 h. / Pto. 10 Mapa)

Allí en aquella soleada cabaña de bloques, sentadinos sobre un frío madero, degustamos nuestro bocata y tomamos un batido de chocolate que Mary había tenido la buena idea de preparar. No es que hiciera un frío mortal, pero el sol ya empezaba a esconderse y la bajada de temperatura se dejaba nota. Después de media hora elevamos el ancla y volvemos hacia el arroyo para volver a cruzarlo y coger la pista que dejamos arriba. Después cerramos circuito y otra vez a parar el reguero, ¿Cuántas van?, unas cuantas, pero el paseo disfrutón que realizamos mereció la pena.

(De nuevo al otro lado del arroyo, la cabañanina y nuestra blancas huellas)

(Cerrando circuito, ± 5,5 K / 1420 m.a. / 15:25 h. / Pto. 7 Mapa)

Del resto del recorrido no merece la pena volver a colgar fotos, se repiten y además, con el paso del tiempo y el sol, los árboles ya no tienen la nieve recién caída, ahora ya está menos vistoso. Siempre es un momento muy especial el pasear a primera hora de la jornada, cuando nadie mancilló la traza a seguir. Al final, sobre nuestros blancos y grandes pasos de raqueta volvimos al parking de la subestación eléctrica del Alto Puerto de Pajares. Por si alguien tiene dudas del guapo recorrido realizado aquí dejamos el dibujo que el nuestro GPS realizo sobre el verde mapa de IGN.

(Nuestro blanco recorrido por el Valle Madera / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

Como podéis observar, una raquetada corta y cómoda, ideal para un comienzo tardío de la blanca temporada, que este invierno parece que se lo van comer los lobos. Después de cambiarnos de calzado, nos arrimamos a hidratarnos un poco hasta la Colegiata y, de paso, bajar hasta Busdongo para tomar un cafetín, que siempre apetece, aunque el batido de cacao que Mary portaba ya hizo su labor, pero nunca viene mal un poco más.

Hasta aquí nuestra pequeño y blanco reportaje por el Camino de Santiago, en este caso dicen el que hacía los Peregrinos para ir a visitar al Señor y no al Criado, es decir desde León a Oviedo, aunque nosotros cuando lo realizamos fue a contra corriente, de casa al puerto y León, siempre nos hizo muy ilusión pasar andando la Cordillera Cantábrica, un placer. No sabemos cuántas raquetas realizaremos este temporada, pues parece que “pintan bastos”, así que habrá que aprovechar lo poco o mucho que se nos presente. Así que…

¡Hasta la próxima Amig@s!

JFCamina

 

 

 

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.