Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por León
Omaña
León

Fuentes del Omaña

Murias de Paredes , 11/2015

JFCamina, 09/2017

.

Fuentes del Omaña

Precioso paseo entre agua y dorados abedules otoñales.

Mapas I.G.N.: 101-IV “Murias de Paredes"

Inicio: Murias de Paredes - Omaña - León

Objetivo: Abedulares de Montrondo y Fasgarón

Recorrido: Murias de Paredes (1250 m.a.) - Montrondo (1300 m.a.) - Valle de Montrondo (1385 m.a.) - Fuente del Cuadro (1530 m.a.) - Finca del Molar (1605 m.a.) - Arroyo del Tronco (1690 m.a.) - Collada Los Negreros (1767 m.a.) - Llano Verdasca (1753 m.a.) - Manantial de las Llampas - Valle Fasgarón (1544 m.a.) - Carretera La Magdalena Km 40 (1434 m.a.) - Puerto La Magdalena (1438 m.a.) - Fuente y arroyo del Cativo (1325 m.a.) - Murias de Paredes (1250 m.a.).

Desnivel: ± 700 mts. de ascenso y otros tanto de descenso

Distancia: ± 19 kms ( ± 10,7 kms ascenso y 8,3 kms descenso)

Tiempo: ± 6,0 horas ( ± 3,5 horas ascenso y 2,5 kms descenso)

Terreno: Pista y caminos.

Señalización: Si, "Las Fuentes del Omaña".

 

Creative Commons License


Por nuestra parte el abedul es un árbol al que le tenemos un personal aprecio, podríamos decir cariño, al igual que a nuestras adoradas fayas (hayas). Su esbeltez, corteza blanquecina y sus hojas pequeñas atraen siempre nuestra atención, especialmente en otoño donde todas las características mencionadas se realzan aún más.  Por ello, de tiempo teníamos conocimiento que en el paraje natural leonés de Omaña (paraje natrual rodeado de otros de mucho renombre, como el Bierzo, Alto Sil, Laciana o Babia y Luna) existía una de las manchas de abedules más grandes de la península Ibérica y que en otoño la zona se ponía preciosa, dorada. Así que le teníamos muchas ganas desde hace mucho tiempo, pero nos queda un poco lejos desde nuestra casa. Tiempo estuvo el recorrido de “Las Fuentes del Omaña” en nuestra gruesa carpeta de pendiente, pero al final salió adelante. Fue el primer fin de semana de Noviembre del 2015 cuando arribamos a Murias de Paredes para saciar nuestra curiosidad otoñal, esta fue nuestra experiencia. Con el fin de facilitar la ubicación de punto de inicio dejamos un pequeño mapa del IGN para observar las diferentes opciones de llegada.

(Ubicación y opciones de como llegar a Murias de Paredes - Omaña - León)

Ya entrando en el pueblo de Murias de Paredes comprobamos que llegamos una semana tarde, que la brillanted del color dorado de los abedules ya se había perdido y el marrón imperaba en el bosque. Una pena, pero es que este tema es muy difícil de comprobar, o tienes una amigo residente en el pueblo que te avise o nada. Bueno siempre puedes probar con una “bola de cristal”. Bromas a parte, como ninguna de las dos opciones tenemos, por nuestra intuición nos guiamos. Así que aquí estamos para realizar el recorrido circular al nacimiento del río Omaña y visitar los abedulares de Montrondo y Fasgarón, situados en dos valles diferentes por donde el Pequeño Recorrido (PR) discurre durante 19 kilómetros. Un poco largo para hacer en horario de invierno, pero es lo que toca, así que a no entretenerse mucho para que la noche no se nos eche encima por los caminos del puerto de La Magdalena.

(Murias de Paredes, León, ± 0,0 K / ± 1250 m.a. / 10:30 h. / Mapa Pto.1)

Como vamos justo de tiempo no paramos mucho en Murias de Paredes y, en cuanto calzamos las botas de montañas, pronto comenzamos a caminar con rumbo Occidental siguiendo la señalización de la ruta que nos ocupa en dirección a Montrondo. En principio a la vera del asfalto, observando los amarillos árboles de ribera y los abedules más dorados. Pasamos al lado de un molino, también unos llamativos adornos que nos invitaban a respirar hondo, que estábamos en Omaña. Más adelante abandonamos la carretera para llegar al pueblo de Montrondo por un ancho camín a la vera de las vegas del pueblo, desde observamos su curiosa iglesia.

(Dirección Occidental en busca del pueblo de Montrondo por la carretera)

(Siguiendo la señalización de "Cuatro Valles" de la "Ruta Las Fuentes del Omaña")

(Llega un punto donde abandonamos el asfalto y vamos por ancho camín de ribera)

(Los árboles más bajos está aún amarillos, lo que se agradece)

(Pues lo más altos están ya mustios)

(Las vegas de Montrondo y su blancas casa al fondo)

(Iglesia de Montrondo entre los árboles otoñales)

(Montrondo, ± 1,8 K / ± 1300 m.a. / 11:00 h. / Mapa Pto.2)

Ya en Montrondo bajamos en busca del río Omaña virando levemente al SurOeste, situaddo a la salida del pueblo hacia la montaña, donde una bruja con sus rojas manazas nos espera. Este es un pueblo de leyendas de filandón, como la del dragón del Llao o Chao (lago que glaciar cerca del Tambarón donde residía una gran serpiente que exigía una doncella cada año por la fiesta de El Corpus). Curiosidades que nos informamos antes de realizar la ruta, siempre viene bien documentarse un poco. También tropezamos con unos lugareños que nos preguntan que si vamos bien calzados. Nos miran las botas y piensan que sí. El motivo es que la ruta es muy húmeda,  con varios pasos entre el agua. Les agradecemos su preocupación y seguimos nuestro avance hasta dejar definitivamente el pueblo atrás y cruzar el río por un guapo puente de piedras. Después todo para arriba, por lo sombrío, a la vera de las murias de los prados gratinados con las hojas otoñales.

(Caleyando por Montrondo en busca del río Omaña)

(Una bruja con su mágico árbol de manzanas rojas nos despide del pueblo en busca de la montaña)

(Con rumbo SurOccidental a la vera del río Omaña)

(Hasta cruzarlo por un guapo puente de piedra)

(Ahora a subir por ancha y curiosa traza)

(Camín y prados sombrios gratinados de numerosas hojas otoñales)

(Ya no lo habían advertido: "Vais a encontrar mucho agua")

Tras una pequeña subida el camino se suaviza y vamos mucho más cómodos, aunque seguimos por la vertiente más oscura y umbría. La vertiente soleada es la que tenemos al otro lado del río, la de las estribaciones de Peña Negra, donde los esporádicos otoñales árboles resaltan con gracia a la vera de una preciosa cascada que desciende verticalmente desde lo más alto. Guapo contraluz nos deja este precioso pasaje. Después a descender un poco hacia el valle de Montrondo, donde observamos a la sombra su gran abedular, pena que se encuentre un poco triste y apagado, ya lo comenté al comienzo, parece que llegamos una semana tarde. Con estas penas descendemos valle abajo a la vera de las murias y los prados ribereños (casi va ser una costante esta compañía). Los amarillos a la vera del río nos alegran nuestro transitar. Así llegamos a un gran panel del Valle de Montrondo donde nos pone al día de las excelencias naturales de la zona, que son muchas.

(Tras una pequeña subida el terreno se relaja y toca disfrutar de la soleada Peña Negra)

(Cascada lateral de la Sierra de Peña Negra, ± 3,2 K / ± 1380 m.a. / 11:30 h. / Mapa Pto.3)

(Unos momentos contemplativos para descender al valle de Montrondo, su abedular se nos ofrece)

(Pena que la luz no ilumine el abedular de Montrondo, aún quedan hojas para disfrutar de su colorido)

(Seguimos a la vera de las pétreas murias llenas de colorido otoñal)

(La vera del río Omaña es como el Ying y el Yang)

(Valle de Montrondo, ± 4,2 K / ± 1380 m.a. / 11:50 h. / Mapa Pto.4)

Tras unos momentos de lectura, y algún que otro lamento por no poder disfrutar a plena luz de lo que queda de otoño cromático en el abedular de Montrondo, toca seguía la marcha encarando al fondo las estribaciones montañeras que van desde el gran Tambarón al Mular de Montrondo. A nuestra derecha sigue la sierra de Peña Negra, pero también se va abriendo otro verde y precioso valle, el del arroyo de Vozquemao, un precioso puente de piedra posibilita el paso hacia él y la majada de Los Montechos. Nosotros para arriba, más adelante algo de este valle transitaremos para pasar al de Fasgarón. De momento a seguir por ancha traza tropezando de vez en cuando con chorrones laterales que inundan el camín.

(Un poco apenados vamos por la oscuridad sobre el bosque de Montrodo, no así hacia Peña Negra)

(El gran Tambarón, con sus dos cumbres cercanas a los 2100 m.a., domina el valle)

(Esta estampa sería otra más brillante la semana anterior, pero esta es la que hoy nos tocó en suerte)

(Otra cascada lateral de la Sierra de Peña Negra, ± 4,9 K / ± 1440 m.a. / 12:10 h. / Mapa Pto.5)

(Toca seguir subiendo encarando las estribaciones del Tambarón y el Mular de Montrondo)

(La traza que seguimos sigue ancha y cómoda pero...)

(... De vez en cuando, surgue algún chorrón de agua que lo inunda todo, por eso lo de llevar botas)

(Las clásicas flechas amarillas complementan la señalización realizada por "Cuatro Valles")

(Amplio detalle de los que aún nos queda antes de voltiar al valle del Fasgarón)

Según vamos ascendiendo el agua crece proporcionalmente a la altitud que ganamos, así llegamos a  un singular rincón donde el agua brota bajo las negras peñas. Todo está muy verde, lleno de musgo, el agua brota por varios caños diferentes, bien podrían ser “Las Fuentes del Omaña”, aunque no hemos visto ninguna señal al respeto. Además, más arriba sigue el agua a raudales dejándonos una par de bellas cascadas enmarcadas entre los dorados abedules. Según los mapas que portamos, tanto el facilitado por “Cuatro Valles” como el IGN, ahora el curso del agua es el Arroyo de los Solano, parece que el Omaña lo van formando los diferentes arroyos que hemos dejado de lado más los de la otra vera del valle, los más soleados.

(¿Fuentes del Omaña?, ± 6,7 K / ± 1530 m.a. / 12:45 h. / Mapa Pto.6)

(Cascada del arroyo los Solanos, ± 7,3 K / ± 1585 m.a. / 13:05 h. / Mapa Pto.7)

(Una mirada hacia atrás, el abedular a la derecha)

(Otra cascada más, recien surguida de los Tambarón y vecinos)

Al fin tropezamos con la finca del Mular, también con el río principal. En este punto la ruta se vuelve un tanto confusa. La señal vertical parece que nos invita a cruzar el río, el cual va bastante crecido. Dudamos, pues hemos visto varias opciones. Miramos, una y otra vez, el mapa y nos inclinamos por hacer equilibrios sobre el agua para pasar al otro lado donde continúa el ancho camín. Lo de tirar para arriba no lo vemos muy claro, está muy sucio de maleza y bastante cuesto, así que nos inclinamos por el valle de Vozquemao.  Antes sacamos el bocata y nos relajamos un poco. Después descendemos un tramo para ir orientándonos poco a poco hacia el valle soleado mencionado. Esta pequeña maniobra nos permitió observar todo el valle de Montrondo por el que hemos transitado mejor iluminado.

(Finca del Molar, cruzar el arroyo, ± 7,5 K / ± 1605 m.a. / 13:15 - 14:00 h. / Mapa Pto.8)

(La señalización parece que nos invita a cruzar el río)

(No hay puente, tampoco piedras, así que las botas son importantes, ya nos lo decían en Montrondo)

(Seguimos por ancho camino, entre las escobas)

(Este pequeño transito nos permite observar el valle de Montrondo y su abedular)

(Pena que llegáramos una semana tarde, la anterior estaría el bosque de llamtivo color oro)

Tras unos dos kilómetros largos recorriendo el valle de Vozquemao tropezamos con el final de la larga pradería en el Arroyo del Tronco, donde una flecha amarilla nos invitaba a subir para arriba para alcanzar el collada Los Negreros en la vertiente Occidental de Miro Cutichón. En este punto nos encontramos con una pequeña lagunilla, quizás charco, y una empalizada fortificada. Digo esto, porque aunque era paso, no había manera de abrir la "portilla”, estaban tan tensas las alambres que no había manera posible de abrirla. Además, tampoco había otra opción de salvarla, pues las franjas de alambrera de espino estaban tan juntas que resultaba imposible pasarlas por debajo. Una verdadera faena. Allí, entre varias “maldiciones”, entre los dos, pues imposible sería hacerlo uno solo, logramos abrir el paso para después cerrarlo de nuevo, que es lo que hay que hacer.

(Arroyo del Tronco, para arriba hacia la collada, ± 10,0 K / ± 1690 m.a. / 14:50 h. / Mapa Pto.9)

(Una flecha nos indica la trocha a seguir, toca subir hasta la collada Los Negreros)

(Detalle de toda la pradería del Vozquemado por la cual hemos transitado)

(Ahora a subir un poco más a la vera del Miro Cutichón)

(Collada Los Nagreros, ± 10,7 K / ± 1767 m.a. / 15:00 - 15:20 h. / Mapa Pto.10)

Superada la "portilla fortificada” toca relajarse un poco, pues lo ánimos estaban a flor de piel, contemplando al fondo el Macizo de Ubiña y las altas cumbres de Teverga, Babia y Somiedo a su izquierda. Aunque lo que más atrae nuestra atención es una pequeña lagunilla a nuestros pies rodeada parcialmente por otoñales abedules, es un pequeño anticipo de lo que nos espera en el próximo Valle de Fasgarón. Otro factor que ayudó a relajarnos un poco más fue que ahora el transito, hasta la siguiente collada, el Llano Verdasca, es casi llano, lo cual siempre da muchas más facilidades contemplativas.

(Tras unos momentos de tensión, toca contemplar: Somiedo, Babia, Tevergas y Las Ubiñas)

(Ahora el transito es cómodo, en llano, hasta la collada que vemos al fondo delante de Las Ubiñas)

(Llano Verdasca, ± 11,6 K / ± 1753 m.a. / 15:35 h. / Mapa Pto.11)

En el Llano Verdasca, a parte de una llamativa vaca con casi todo el Macizo de Ubiña tras ella, nos espera otra estaquera, aunque esta con una buena y sencilla de abrir portilla. Las cosas cambian, abrir y cerrar sin ningún problema o tensión. Después todo para abajo contemplando el otoño cromático en el verde valle de Fasgarón, el cual parece que más a poder contemplar mejor que el de Montrondo, pues la cálida luz de la tarde lo ilumina en toda su extensión. Además la buena traza que ahora seguimos nos lo pone muy fácil para disfrutar este bello paraje. Observando diversos regueros que surcan la pradería dando más resalte si cabe. Todo un lujo. Efectivamente, así descendimos culebreando por la ladera hasta tropezar con el arroyo del Frasgarón en la zona del manantial de Las Llampas, donde nos refrescamos un poco.

(Abrimos y cerramos portilla sin ningún problemas)

(Ahora para abajo contemplando la Cordillera Cantábrica y el colorido valle de Fasgarón)

(La luz cálida de la tarde ilumina el valle de Fasgarón, así el abedular se disfruta mucho más)

(Lo que no conseguimos en el Valle de Montrondo parece que en Fasgarón sí)

(Las Llampas - Arroyo del Fasgarón, ± 13,2 K / ± 1544 m.a. / 16:00 h. / Mapa Pto.12)

Son las cuatro de la tarde del horario de invierno de primeros de Noviembre, la luz es ya muy cálida, perdiendo intensidad rápidamente, así que toca apurar un poco, por lo que no conviene relajarse mucho disfrutando del precioso Valle del Fasgarón. Manos mal que la traza que seguimos es clara y cómoda, así que no tenemos que rompernos la cabeza mucho en seguirla, solo dejarse llevar. Además de disfrutar de estos bellos momentos otoñales recorriendo todo el valle por el cima del río, entre las murias de los verdes prados y las hojas doradas de los abedules del bosque. Sin lugar a dudas bonito paseo fotográfico el que nos estamos dando.

(Valle del Fasgarón abajo, disfrutando entre los verdes prados y los abedules dorados)

(Son más de las cuatro de la tarde del horario de invierno, así que no conviene relajarse mucho)

(Fasgarón, ± 14,3 K / ± 1490 m.a. / 16:20 h. / Mapa Pto.13)

(El agua es el verdadero protagonista de este recorrido de "Las Fuentes del Omaña")

(Aunque el colorido otoñal, aunque un poco decaido, no se quiere el papel de actor secundario)

(Poco a poco, en ancho y verde valle se va cerrando)

(Entre las rocas de la pequeña gargante los árboles mentienen su protagonismo)

(La cómoda pista se ve totalmente tupida de hojas otoñales)

Poco a poco el valle se va estrechando y llegamos a una pequeña garganta, se trata de la salida hacia al puerto de La Magdalena. Aquí, al igual que la zona de Montrodo, toca tendido de sol y de sobra, el primero por donde discurre la carretera (LE-493) que va desde Villablino (Rioscuro) hacia las poblaciones de Senra, Riello y La Magdalena, además de la Autovía AP-66 que va hacia Oviedo o León, por la que nosotros entramos hasta Murias de Paredes. Estamos situados en la planicie del Puerto de La Magdalena, donde podemos encontrar una aislada ermita, homónima del puerto que vamos ahora transitar. Rumbo SurOriental,  paralelos a las verdes praderías de Las Fornias y carretera, hasta el Alto del Puerto y después bajar hacia Murias de Paredes.

(Carretera Puerto La Magdalena, también su vieja ermita y verdes praderías)

(También saludando a los mastines, que hoy, por suerte, no se prodigaron mucho)

(Carretera Puerto La Magdalena, Km 40, ± 15,9 K / ± 1434 m.a. / 17:00 h. / Mapa Pto.14)

(Aunque en el Km 40 casi rozamos la carretera no hace falta pisarla, lateralmente existe un camín)

Saludando y fotografiando a un tranquilo mastín que cuidada de unas vacas, seguimos por la ancha y paralela traza. Aunque en el punto kilométrico 40 casi tocamos la carretera LE-493 no hizo falta pisar el negro asfalto, pues el camino continúa lateralmente hasta el alto del puerto.  Pasadas las cinco de la tarde, con la luz solar un poco justa, aunque arriba aún brillaba el sol, llegamos al punto de inflexión del Puerto de La Magdalena. Una valla con su correspondiente portilla nos impide pasar a la carretera, lo que nos viene muy bien, pues una señal, un tanto rara en su posición, nos invita a seguir una ancha tranza que desciende valle abajo por la derecha. Rápidamente aceptamos la invitación gustosamente, pues lo kilómetros ya se van acumulando y el reloj solar es implacable, no queremos que la noche se nos eche por caminos desconocidos.

(Puerto La Magdalena, ± 16,8 K / ± 1438 m.a. / 17:10 h. / Mapa Pto.15)

(En una posición un tanto rara, encontramos la señalización que nos invita a bajar por la derecha)

(Aceptamos la invitación de la señal y descendemos por ancha traza hacia Murias de Paredes)

El camino de bajada a Murias de Paredes, por debajo de la Sierra la Vidulina, va muy bien, ancho y verde, con las señales de los “Cuatro Valles” de segura guiadera. Lo que que no nos esperábamos era tanta agua a mitad del mismo, en la confluencia con el Arroyo de Cativo habíamos tropezado. Sinceramente nos acordamos unas cuantas veces de los vecinos de Montrondo sobre si íbamos bien preparados para el agua, razones no les faltaba. Como, siempre que vamos a la montaña, llevamos nuestras botas no tuvimos problemas, pues si hay que meterse por el medio del mismo, si no cubre mucho, no pasa nada. Con estas cuitas realizamos los últimos kilómetros de bajada hasta el punto de inicio de ruta, dos kilómetros desde el alto del puerto. También observando cómo los últimos rayos solares se apagaban sobre las altas copas de los abedulares del bosque próximo a Murias.

(Parece que el arroyo de Cativo va un tanto desmadrado, menos mal que llevamos botas)

(Fuente y arroyo del Cativo, ± 17,8 K / ± 1325 m.a. / 17:20 h. / Mapa Pto.16)

(Esto se acaba, a la vez que los últimos rayos de luz iluminan las copas más altas del bosque)

(-¿Qué tal chavales? -¿Os habéis mojado mucho?)

Esto se acaba amig@s, así que creo que es el momento de dejar aquí el recorrido que realizamos sobre el mapa del IGN, que junto al GPS, es material indispensable para hacer la ruta con cierta seguridad, pues, aunque la ruta sea fácil siempre surge alguna duda, no siempre te vas a encontrar a un lugareño para resolverla, más por los terrenos solitarios por los que hoy hemos transitado.

(Recorrido por la "Ruta Fuentes del Omaña", entre agua y abedules / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL’)

Sobre el croquis compartido señalar que lo más conflictivo que hemos encontrado, además de la “portilla fortificada” de la collá Los Negreros, fue el paso entre los puntos de referencia 8 al 9. Por lo que habíamos mirada había diversas opciones, como la de subir por toda la chomba paralela a la finca del Mular, ascender hasta el Mular Montrondo para después bajar al collado mencionado (9). Pero creemos que resulta un tanto excesivo si tu interés es hacer un cómodo paseo disfrutando de los bosques otoñales de los valles de Montrondo y Fasgarón, por lo que nos inclinamos por ascender por las verdes praderías de Vozquemado y hacer un recorrido más liviano.

(Murias de Paredes, León, ± 19,0 K / ± 1250 m.a. / 19:00 h. / Mapa Pto.1)

A las diecinueve horas de una guapa tarde otoñal de primeros de Noviembre'15 finalizamos nuestro recorrido circular de “Las Fuentes del Omaña”. Una preciosa circular entre verdes praderías, bosques dorados y…. ¡mucha agua!!! Aunque este último elemento dependerá mucho de las lluvias del año que se realice, por ejemplo este año 2017 igual ya no te encuentras tanta agua por los caminos, o igual sí, nunca se sabe. Sea cual fuera las futuras situaciones, no queda otra que ir siempre preparados para lo que venga, que siempre nos encuentre listos para afrontar cualquier eventualidad, que no sea por dejadez nuestra.


Pese a la pequeña decepción inicial, nos volvemos muy contentos para casa, incluso con intención de volver, pues esa vistosona cumbre o cumbres del Tambarón apetece hacerlas. Así que igual le damos otra oportunidad al abedular de Montrondo, seguro que sí, así que…

¡Hasta pronto Omaña!!

 

JFCamina

Más referencias sobre la zona en www.jfcamina.es


Deja tus comentarios

.

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.

.

.

.

.