Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
León

Los Calderones y Amargones

Piedrasecha, 07/2014

JFCamina, 10/2014

 

Por Los Calderones al Amargones y +

(Guapa travesía desde Piedrasecha a Los Barrios de Gordón)

Mapas I.G.N.: 129-I "La Robla" y 103-III "Los Barrios de Gordón"

Inicio: Piedrasecha, T.M. de Carroceda, León

Objetivos: Los Calderones y Pico Amargones

Fin: Los Barrios de Gordón, T.M. de Pola de Gordón, León

Recorrido: Piedrasecha (1175 m.a.) - Cueva de Las Palomas (1275 m.a.) - Santas Martas (1380 m.a.) - Collada del Fito (1674 m.a.) - Collada del Amargones y Alto del Palomar (1761 m.a.) - Vega El Palomar (1675 m.a.) - Collada del Amargones (1765 m.a.) - Pico Amargones (1988 m.a.) - Collada entre el Amargones y peña el Altico (1819 m.a.) - Peña el Altico (1845 m.a.) - Collada de la Muela (1775 m.a.) - Canal de La Senra (1700 m.a.) - Pista hasta Los Barrios de Gordón(1505 m.a.) - Collado (1558 m.a.) - Los Barrios de Gordón(1505 m.a.).

Distancia: ± 18,5 Kilómetros / Tiempos: ± 7,0 horas.

Desnivel: ± 1000 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Tipo de recorrido y terreno: Pista forestal, salvo la subida y bajada al pico Amargones.

Señalización: Parcialmente sí, "Ruta de Los Calderones", aunque con escasa señalización.

Creative Commons License


Ya han regresado de vacaciones a sus tierras de León nuestros amigos parisinos, creo que va siendo hora de realizar una guapa travesía que teníamos preparada desde hace tres años. Se trata de hacer una ruta fácil, como la de Los Calderones de Piedrasecha (Ayto. Carrocera, León) y continuarla hasta el Pico Amargones (a 1988 m.a.) para después descender hasta Los Barrios de Gordón. En principio, sin muchas complicaciones aparentes, solo la distancia a recorrer a pleno descampado castigados por el sol del mes de Julio. Aceptada la moción, nos concentramos en Pola de Gordón, llevamos dos coches pero entramos en uno, así que dejamos uno en Los Barrios, este nos servirá para el final.

Tal como se esperaba, el día estaba espléndido, aunque no calentaba mucho, además parecía que tiraba un poco el aire, lo cual siempre se agradece. Aparcamos el coche en Piedrasecha sin muchos problemas. Antes de empezar decir que a la entrada el pueblo existe un panel indicador de la “Ruta de Los Calderones” instalado por la Mancomunidad de Cuatro Valles de León, donde figura sobre el mapa del IGN dos recorridos opcionales: A) Recorrido de Ida y Vuelta por el desfiladero de Los Calderores (6 Kms – 2-3 horas y de dificultad media) y la B) Recorrido parcialmente circular hasta las Vegas del Palomar (12 Kms – 4-5 horas y de dificultad media). Este punto es importante a tener en cuenta, no pasarlo de largo, ya veréis a mitad de la marcha el por qué de esta inicial llamada de atención.

(Piedrasecha, T.M. Carroceda, León, ± 0,0 K / ± 1175 m.a. / 11:15 h./ Punto 1 Mapa)

No demoramos mucho el arranque, pues el bar del pueblo estaba aún cerrado, así que no había muchas distracciones posibles. Ahora, siguiendo la dirección de la clara señalización de la ruta, toca ponerse a caminar sin ninguna dificultad, directos al desfiladero. Aunque antes de entrar en él nos tropezamos con otros paneles que nos ponen al día de la situación geológica de donde nos encontramos, además de la fauna y flora. Un poco de lectura rápida y seguimos dirección Norte.

(En clara dirección Norte, la que nos lleva al desfiladero de Los Calderones)

(Por ancha pista el camino a seguir está claro, con algunos paneles ilustrativos de la zona)

Vamos a la vera del río, el cual lleva agua, aunque no tanta como otra ocasión que por aquí estuvimos, realmente la seca de julio comienza a dejarse notar. Antes de llegar a la ermita que nos da la entrada al desfiladero, observamos una fuente a nuestra derecha, no lleva agua, un poco más arriba el río tampoco, ha desaparecido, ya veremos donde volvemos a encontrarla.

(Fuente sin agua y, un poco más arriba, el río también va sin ella)

(Cueva Las Palomas, ± 2,8 K / ± 1275 m.a. / 12:30 h./ Punto 2 Mapa)

Tras más de dos kilómetros y medio de marcha parece que entramos propiamente en Los Calderones, aunque no va a ser tan rápido, pues a nuestra derecha encontramos las escaleras que nos lleva directos a la singular cueva de Las Palomas donde se encuentra una pequeña ermita rupestre, la de Nuestra Señora de Manadero, la cual tiene su fiesta cumbre el último domingo de Julio, o sea que por estas fechas en las que estamos.

(Cueva de Las Palomas y ermita de Nuestra Señora de Manadero)

Descendemos las escaleras y ya nos metemos en el meollo de Los Calderones, aquí sí que podemos observar en vivo y en directo las explicaciones de tan singular formación que leímos en un panel informativo anterior, claro está que si tuvimos la paciencia de leerlo, porque el tema es muy amplio. Pues en él nos cuentan el especial interés de este paraje, pues Los Calderones está considerado como PUNTO DE INTERÉS GEOLÓGICO de la provincia de León, las letras mayúsculas no son de mi propia cosecha, sino sacadas del panel, una forma de enfatizar la importancia de este especial rincón. “Su especial interés es geomorfológico y en menor grado tectónico, permitiendo observar el modelado fluvial y kárstico en calizas y su fuerte replegamiento” transcribo para no meter la pata mucho y seguimos leyendo atentamente, además de observar al detalle los varios dibujos de formación de Los Calderones. Realmente muy interesante, una lugar ideal para recibir una clase magistral en plena naturaleza.

(Ya en meollo de Los Calderones)

(Tropezando con elementos ajenos a la formación geomorfológica, como un belén navideño)

(Menos mal que el río va sumido, pues en caso contrario el transito por aquí sería muy complicado)

El paseo es muy entretenido, aunque de transito un tanto desagradable, pues has de ir mirando donde pones los pies, y eso que el río va sumido, nos imaginamos que en época de lluvias abundantes sería muy complicado, pasar por aquí y si uno se atreve con cuidado de no pegar resbalones. Nosotros no tenemos muchos problemas y nos lo tomamos con calma, sacando numerosas fotos, incluso alguna de pareja, siempre presta retratarse en estos lugares tan especiales. Tan singular es este paraje que algunos piensan que es un lugar interesante hasta para instalar el tradicional Belén de Cumbres Montañero, pues tropezamos con uno en medio del desfiladero.

(Tranquilamente vamos observando los numerosos detalles geomorfológicos)

(Realmente es un rincón muy especial)

(Como no podía ser de otra manera sacamos un buen número de fotografías)

Poco a poco vamos saliendo del desfiladero más profundo, pues el mismo se va abriendo, ya vemos el horizonte montañero y el cielo azul al fondo, aunque lo que más pone en antecedentes de que estamos saliendo es la abundancia de vegetación y que el curso del agua vuelve aparecer. Antes de dar por finalizados Los Calderones, nos encontramos con otro gran panel informativo, este sobre “La vida en los roqueros y chancales”, más lectura obligada para aprender algo más sobre la vida en estos farallones calizos. Está claro que este recorrido no es para hacerlo con prisa, sino con tranquilidad lectora y observadora.

(Ya dejamos atrás el tramo más profundo de Los Calderones)

(Antes de salir tenemos que volver a leer un poco, aunque no lo parezca hay mucha vida por aquí)

(En "la portilla" podemos dar casi por finalizada la ruta de Los Calderones)

Dejamos a tras el panel que nos informa sobre la existencia de aviones, treparriscos, lagartijas, mariposas apolo, además de la especial flora de roca, y nos tropezamos con una portilla. En este punto Mary recuerda que aquí finaliza la Ruta de Los Calderones, cree que la primera y última vez que aquí estuvimos, ya hace años, aquí existía un cartel que así lo indicaba. Ahora nada indica que aquí finalizan Los Calderones y comenzamos la ruta circular hasta la vega del Palomar, pues la señalización ya no existe, aunque el cambio del terreno y su espesa vegetación, además de la aparición del murmullo de las aguas que ahora nos acompañan, así lo indican. Podemos decir que empezamos el segundo cuarto de la larga ruta que hoy vamos a tratar de realizar, el que va desde “la portilla” a la Vega del Palomar.

(Atrás dejamos los grises y profundos calderones para afrontar un espeso tramo vegetal)

(Donde los detalles florales surgen a la vera del camino, y también...)

(.... el murmullo del arroyo de los Calderones)

En pocos metros el escenario de la ruta ha cambiado totalmente, del silencio de la desnuda caliza pasamos al del ruidoso murmullo del arroyo pasando entre una frondosa vegetación, cargada de numerosas flores, donde las mariposas son las reinas. Se nota que esta zona está mucho menos transitada, pues en algunos momentos tenemos problemas para no lastimarnos la cara con la abundante vegetación. Tras unas cuantas fotos en torno alguna de las guapas cascadas salimos a una zona totalmente abierta, una auténtica cruz de ríos, estamos en Santas Martas, cruce también de la ruta más extensa, de la opción B.

(En pocos cientos de metros el escenario de la ruta ha cambiado totalmente)

(Santas Martas, ± 3,4 K / ± 1380 m.a. / 12:55 h./ Punto 3 Mapa)

Efectivamente en Santas Martas comienza la opción circular propuesta en el panel a la entrada del pueblo de Piedrasecha, por la izquierda sigue el curso del agua del arroyo de Los Calderones, por la derecha el del arroyo de Pernaliega, nosotros , ajenos a este recorrido propuesto, siguiendo nuestros propios designios, nos vamos por la derecha para ascender hacia la collada de El Fito, ahora una ancha pista terrera nos facilita mucho nuestro avance, aunque antes haremos un alto en el camino para comer unos frutos secos y sacar una guapa foto a una colorida Zygaena trifolli. Por la izquierda sería la opción de descenso desde la vega del Palomar, pero esta no es nuestra ruta, en otra ocasión....

(Unos momento nutritivos y fotográficos)

(Llamativa Zygaena trifolli, antes de lanzarnos hacia la collada del Fito)

Damos la espala a la cruz de ríos de Santas Martas y afrontamos la tranquila subida hacia la collada del Fito. La ancha pista facilita mucho nuestro avance además de permitirnos ir charrando más en grupo, incluso a seguir fotografiando alguna de las numerosas mariposinas que a nuestro paso encontramos, unas más tranquilas que otras, como la Argynnis pandora. Aquí empieza la competencia con mi querida amiga Sarita por ver quién consigue la foto más guapa y llamativa de las “papillons” del camino de hoy. Aunque otras iban más preocupadas de otear las altas cumbres vecinas.

(Detalles de una tranquila y vistosona Argynnis pandora)

(Unos mirando hacia el suelo y otros hacia las altas montañas vecinas)

(Collada del Fito, ± 5,9 K / ± 1674 m.a. / 14:00 h./ Punto 4 Mapa)

A eso de las dos de la tarde alcanzamos la collada del Fito, justo en la vertiente Sur del pico al cual queremos auparnos. En este punto aún no tenemos muy claro por qué vertiente queremos acceder a la cima, no lo vemos nada claro, existe mucha cotolla por el medio, así que seguimos por la pista para arriba, que aquí gira bruscamente hacia el NorEste. Poco a poco los chicos vamos dejando atrás a la chicas que iban hablando de sus cosillas, así fue hasta que oímos que nos daban voces. No entendíamos muy que era lo que decían, la brisa de altura impedía que así fuera. Esperamos que hasta nosotros llegaran, fue cuando vimos que venía otra persona con ellas, ¡sorpresa!!!

(En la collada del Fito giro brusco a la izquierda, por la ancha pista terrera hacia el NorEste)

Ana y Mary venían acompañadas de un ciudadano belga, un caminante que había salido de Piedrasecha con sus tres hijos (los cuales se habían quedado en la collada) y que le parecía que la ruta de Los Calderones era muy larga, ¿preguntaba si el regreso circular era más corto?, - creemos que no, pues el camino aún continúa y tienes que bajar por la pista que ves allí al fondo y volver por el trayecto común de Los Calderones, ante nuestro pesimismo y lo que aún le queda por recorrer hasta volver al punto de partida de Piedrasecha, nos pide algo comer los chavales, pues no portan comida, ¡más sorpresa!!!. -¿Cómo vienes sin un poco de bocadillo o algo para llevar a la boca?, ante nuestra inquisidora pregunta responde con una escueta frase: -"Yo solo turista". Realmente de pena, para llorar. Allí nos rascamos un poco la mochila para darle algo, especialmente fruta y unas galletas, líquidos no, de eso llevaban. Esperábamos que con ello pudieran entretener un poco el estómago hasta deshacer el camino. Cómo lo vería el perro que al marchar su dueño no quiso ir con él, allí tuvimos que espantarle varias veces para que siguiera sus pasos.

(Tras el -"Yo solo turista", seguimos el camino observando las panorámicas que ahora se nos ofrecen)

(Collada entre el Amargones y el Alto del Palomar, ± 7,0 K / ± 1761 m.a. / 14:45 h./ Punto 5 Mapa)

Tras el -"Yo solo turista", seguimos nuestro camino observando las panorámicas que ahora se nos ofrecen, aunque era muy difícil no volver olvidarnos de la situación que recientemente habíamos vivido. Justo a punto de alcanzar la collada donde se inicia la arista Este del Amargones, nos encontramos con un montañero que nos dice que teníamos que haber cogido una pista un poco más abajo, que por esta arista es muy pendiente, lo cual no nos parecía tanto pero…. También nos vimos metidos en una lucha dialéctica (desde mi punto de vista totalmente estéril) entre que las montañas de León son más bonitas que las de Asturias, lo cual le encantó a nuestra amiga Ana. No prolongamos más la conversación y cada uno siguió su camino, nosotros con la esperanza de otear una subida suave al Amargones, pero lo que aprecio fue la entrada a la preciosa vega del Palomar, allí a la sombra del Feliciano, un paraje muy guapo para comer el bocata, que ya era hora.

(Ante la preciosa vega del Palomar, entre el alto del mismo nombre y la peña Feliciano)

(Vega del Palomar, al fondo el Feliciano, ± 8,0 K / ± 1675 m.a. / 15:00 - 16:00 h./ Punto 6 Mapa)

En el especial paraje de la Vega del Palomar, un lugar del cual desconocíamos su gran belleza, nos relajamos una hora para comer el bocata y seguir hablando de los ciudadanos belga y el leones, cada uno con sus cosas, a uno lo pierde la desinformación e improvisación y al otro la pasión por su tierra, pues ambos territorios comparte a medias la belleza de la Cordillera Cantábrica y nada tienen que envidiarse, más bien complementarse. En este punto casi estuvimos por alcanzar el recorrido previsto de nuestra excursión, pues nos atraía mucho subir hasta el Feliciano y después seguir por la vega y descender por los Vichidiechos hacia Santas Martas y Los Calderones. Al final se impuso la cordura y retrocedimos unos cuantos cientos de metros de la vega, ya hacia la collada de la arista Norte del Amargones nos fuimos para tratar de afrontar su ascensión.

(Simpática pareja vacuna de la guapa vega del Palomar)

(Alimoche sobre la vega del Palomar)

Tras observar durante un buen rato el vuelo de un solitario alimoche, y otro más para sacarle una foto, más o menos digna, arrancamos definitivamente hacia la collada Norte del Amargones, pues nos parecía mucho más accesible que la Este. El tránsito por la vega era muy cómodo y placentero. Antes de empezar lo más abrupto tropezamos con un gran bebedero rectangular, donde sacamos la primera foto de grupo del año y de la ruta, tras ello, respiramos profundo y para arriba que fuimos.

(Primera foto de grupo del año y de la ruta)

(Atras dejamos el escodido paraje de la vega del Palomar, con el Feliciano a la derecha de la foto)

(Collada norte del Amargones, ± 9,3 K / ± 1765 m.a. / 16:25 h./ Punto 7 Mapa)

Según íbamos avanzando, poco a poco, cogíamos altura y despegábamos de la olla donde se encontraba la escondida y guapa vega, así mismo comenzaba a visualizarse las altas cumbres de la Cordillera Cantábrica, el Cirbanal, Las Ubiñas, las Tres Marías, El Negrón y Pajares, Fontún, Cueto San Mato, etc… Complicado es entrar en detalle de cada uno de ellas, pese a ello nos enzarzamos en ver cuál era el Correcillas o Polvaredo, pues eran tantas las cumbres que observamos no parábamos de señalar a uno u a otro, según nos parecía más apropiado, aunque no fue hasta llegar a la cumbre cuando al final llegamos a un acuerdo.

(Amplio detalle de la vega y las altas cumbres de la Cordillera Cantábrica al fondo)

(Entre veredas ganaderas, y alguna pedrera al final, hacia la cumbre del Amarganos que nos vamos)

Ya casi arriba aparecieron las piedras y también una fuerte brisa, así que extremamos las precauciónes para no pegar ningún traspié que nos estropeara la guapa jornada montañera y también sujetamos bien las gorras, especialmente el sombrero de paja de Ana. Después reagrupamiento general en la cumbre para sacarnos la foto de grupo, bueno casi de familia.

(En la parte última del Amargones apareció la pedrera y también la brisa montañera)

(Pico Amargones, ± 10,0 K / ± 1988 m.a. / 17:00 - 17:15 h./ Punto 8 Mapa)

Con esto de la rasca montañera no nos dejó mucho lugar para la descripción de cumbres montañeras, tampoco importó mucho porque ya las teníamos casi todas apuntadas en la ascensión, ahora solo quedaba marcar la posición de La Robla y dejar muy claro donde quedaba el Correcillas, ahora sí que lo teníamos muy claro.

(Mirando al Sur, marcando la posición de La Robla)

(También de otras posiciones menos claras inicialmente, como la del Correcillas y Carboneras)

También miramos al Oeste para fijar la vista en la zona del Bierzo y marcar el Teleno, este tótem de los viejos dioses. Después solo quedó seguir la marcha, hacia la peña Áltico nos vamos siguiendo la cuerda montañera que poco a poco abandona el término municipal (T.M.) de Carroceda y se adentra en la Pola de Gordón, aunque esto realmente importa muy poco cuando estás allá arriba, pues la naturaleza no entiende de lindes administrativos, es sencillamente belleza, la cual debemos compartir y, lo más importante, disfrutar con el máximo respeto hacia ella.

(Dejamos atrás el Amargones y hacia Pola de Gordón que nos vamos, de momento al Áltico)

En el incómodo transito del Amargones a la peña Altico, nos encontramos con muchos restos de la negra etapa de la Guerra Civil Española: refugios, parapetos y trincheras, las numerosas piedras de esta cumbrera facilitaba la construcción de las mismas. Nosotros vamos por el medio de ellas procurando no hacer mal pie, pues una caída nos puede costar un buen costalazo. Queda la opción de meterse más a la izquierda, pero en esta zona además de numerosa vegetación cotollera también tienes piedras, aunque más ocultas. Con todas las precauciones llegamos a la collada que separa los dos picos, además los términos municipales de Carrocera y Pola de Gordón, y sin demora subimos a la peña Altico.

(En el tránsito del Amargones hacia la peña Altico, con la división administrativa por el medio)

(Collada entre el Amargones y Altico, ± 10,9 K / ± 1819 m.a. / 17:40 h./ Punto 9 Mapa)

(Peña Altico, T.M. Pola de Gordón, León, ± 11,5 K / ± 1845 m.a. / 18:00 h./ Punto 10 Mapa)

Realmente en la cima de la peña Altico apenas paramos, pasamos por ella sin pena ni gloria, pues la vista iba fijada en la vaguada que teníamos frente a nosotros, la que existe antes de la Peña la Muela, la collada que también lleva su nombre. Aquí tenemos que tomar una decisión, o pasar dicha peña por su ladera izquierda, la más norteña, y después enlazar con una cómoda pista que nos llevará directos a Los Barrios de Gordón, o tirar para abajo y adentrarse por la directa canal de La Senra y pillar la misma pista. Servidor lo tenía claro por el mapa, pero dejé que Nordine tomara la decisión, tras una primera inspección coincidimos que podíamos descender tranquilamente por la canal, así que por ella vamos los cinco.

(Collada de la Muela hacia la canal La Senra, ± 12,0 K / ± 1775 m.a. / 18:20 h./ Punto 11 Mapa)

(Parece que lo tenemos fácil, así que por la canal que descendemos, dejamos la opción de la derecha)

(Fue un acierto descender por aquí, la riqueza natural de la canal nos ofreció guapos detalles)

(Como esta clavelina blanca, un ejemplo de las muchas que encontramos en este vertical transito)

Poco a poco vamos dejándonos caer por la ahora cómoda canal, suponemos que en primavera la situación no será la misma, pues vemos numeroso riegos por donde debe discurrir el agua con abundancia. Resulta muy guapo el descenso, pues va bien jalonado de guapas florinas, como: las blancas clavelinas, cardos azules y numerosas mariposas, de todo ello fuimos dando cuenta con nuestra cámara fotográfica. También lateralmente vimos, al contraluz de la tarde veraniego, los contornos de las altas cumbres de la Cordillera Cantábrica, lo cual siempre es un verdadero placer.

(Por la canal de La Senra en busca del inicio de la pista terrera que nos llevará directos a Los Barrios)

(Pero sin mucha prisa, observando los preciosos detalles, como el de esta mariposina de altura)

(También de las altas cumbres de la Cordillera Cantábrica, en un precioso contraluz veraniego)

Unos minutos más de treinta fue lo que tardamos en descender por la canal de La Senra, una guapa fuente nos esperaba a pie de pista terrera, un trago de agua y a esperar a que Ana y Mary lleguen, ellas se nos han quedado atrás charrando de sus cosas. Tras el reagrupamiento general solo queda afrontar un largo tramo de pista, unos cinco kilometrucos de nada, los más pesados, pues los mismos ya se van acumulando en las piernas y se dejan notar. De momento una subida a la cercana collada (donde enlazaríamos si hubiéramos optado por descender por la ladera de la peña de la Muezca), después todo descender.

(Entronque con el inicio de pista hasta Los Barrios, ± 13,7 K / ± 1505 m.a. / 19:00 h./ Punto 12 Mapa)

(A nuestras espaldas, observamos el detalle de la canal de La Senra)

(Collada con vistas hacia Los Barrios, ± 14,5 K / ± 1558 m.a. / 19:30 h./ Punto 13 Mapa)

(Ahora todo descender hasta Los Barrios de Gordón)

El largo, pero cómodo, camino de descenso hasta los Barrios nos da tiempo para repasar el mapa, los puntos calientes por los que hemos pasado. Siempre es necesario llevar un buen soporte técnico para afrontar una ruta con cierta seguridad, más en una jornada como esta, por un terreno que no conocemos en su totalidad, solo tras el estudio previo en casa.

(Nuestro recorrido en travesía desde Piedrasecha - Los Calderones - Amargones y Los Barrios de Gordón)

Habréis observado que hemos tenido que trocear el mapa en dos, se nota que la realizamos en travesía, la cual resultó tan interesante como la preveíamos. Así, a eso de las nueve de la tarde, ya con el sol poniéndose casi en su totalidad sobre el pueblo donde habíamos dejado un coche por la mañana, en Los Barrios de Gordón.

(Los Barrios de Gordón, T.M. Pola de Gordón,± 18,9 K / ± 1130 m.a. / 21:00 h./ Punto 14 Mapa)

Llegado a nuestro punto final de esta larga jornada andariega, toca asearse un poco y cambiarse, poner un calzado más cómodo, las ocho horas con la botas puestas en este caluroso día (salvo el tramo de la cumbrera) se deja notar, tanto que alguien dijo: - ¡Uff, cómo echo de menos las galletinas que le dimos al “Yo turista”, carcajada general, pero Sarita todavía tenía remordimientos por no haber donado la mitad del su bocata en lugar de la fruta.

¡Al fin! conseguimos realizar la travesía que planificamos hace unos tres años, siempre sientes un regusto especial cuanto esto ocurre, pues hay ocasiones en que dudas que el proyecto llegue a su término algún día. Ahora toca pensar en nuevos proyectos, Ana tiene metido en la cabeza algo por Peña Ubiña (esa joya de La Cordillera que une a León y Asturias), ya veremos lo que realmente surge, de momento solo decir….

¡Hasta la próxima amigos!, ha sido un verdadero placer.

JFCamina

 

Para referencias vistar la sección de León en ww.jfcamina.es

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.