Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
León

Picos Vegará:Faro, Huevo y Morala

Carmenes, 05/2013

JFCamina, 05/2013

 

Picos de Vegará, desde Canseco.

(Por la guapa cumbrera de los picos Faro, Huevo y Morala)

Mapas ING: 104-II "Villamanín" (1998), 78-IV "Casomera" (1997) y 79-III "Cerulleda" (1997) y 104-I "Lugueros".

Inicio y fin: Canseco, Ayuntamiento de Cármenes, León.

Objetivos: Picos Faro, Huevo de Faro y Morala.

Recorrido: Canseco (1255 m.a.) - Valle del Cansequillo y Cascada (1365 m.a.) - Cruce arroyo Cansequillo (1480 m.a.) - Refugio y cuadra comunal de Cantera Patricia (1560 m.a.) - Inicio canal del arroyo de Murias (1625 m.a.) - Final de canal y collá entre los picos Faro y Huevo (2095 m.a.) - Pico Faro (2110 m.a.) - Collá entrepicos (2095 m.a.) - Pico Huevo de Faro (2156 m.a.) - Cumbrera de transición a la Morala (2084 m.a.) - Collá Alto Morala (2005 m.a.) - Pico Morala (2141 m.a.) - Altos de Redilluera (1925 m.a.) - Collada de Canseco (1535 m.a.) - Valle de Palomera - Palomera (1265 m.a.) - Canseco (1255 m.a.).

Distancia: ± 22,0 Kilómetros Circulares.

Tiempos: 8,3 h. / Desnivel: ± 1100 mts. de ascenso más su correspondiente descenso.

Terreno: Pista y vereda montañera.

Señalizacion: No.

Creative Commons License


Cuando era guaje y pasaba los veranos en Villaverde de la Cuerna, Ayto. Valdelugueros-León, un día me llevaron de excursión hasta el cercano puerto de Vegarada (Vegará), desde la casa del puerto me enseñaron la Puerta de Faro, una especial formación que formaban las altas cumbres de las Peñas de Faro, a los 2100 metros de altitud. La visión me pareció impresionante y siempre me quedó como un referente montañero importante, aunque nunca con aspiraciones de ascenderlas.

Pasó el tiempo, crecí y seguía pensando lo mismo, hasta que un día me enteré que alcanzarlas desde la vertiente del ayuntamiento de Cármenes, desde el pueblo de Canseco, resultaba bastante más accesible, especialmente por la aproximación, así que esta ruta entró a ser clasificada como "pendiente". En la abultada carpeta de "rutas previstas", estuvo una buena temporada, hasta que un compañero sacó unas fotos de su última ascensión, precisamente el recorrido que hoy nos ocupa, y nos espoleó, así que hasta el escondido pueblo leonés de Canseco nos acercamos para intentar ver el puerto de Vegará desde la Puerta de Faro.

(Canseco, Ayuntamiento de Cármenes, León, ± 0,0 K / ± 1255 m.a. / 11:00 h.)

El día escogido prometía ser bueno de verdad en Canseco, aunque a las once de la mañana, aún estaba algo fresco pero con un precioso cielo azul, preveíamos que el sol comenzaría a calentar no tardando mucho. Antes de iniciar la marcha,  revisamos los diferentes paneles informativos sobre la zona del punto de partida y final del recorrió, tras ello solo nos queda  hidratarnos un poco, en la fuente del pueblo, y coger la pista que tras ella sale.

La marcha, en principio, resultaba sencilla, dejamos a nuestra derecha el curso del arroyo Cansequillo, el cual será nuestro compañero lateral durante unos escasos cuatro kilómetros, tras ello lo cruzaremos y le pondremos cara al ascenso a las cumbres deseadas. También, a nuestra derecha, vamos viendo diversas pistas ganaderas que bajan de la falda Occidental de Morala, por la cual, según como "se tercie el día", ¡igual por alguna de ellas regresamos!, aunque esto aún no lo tenemos muy claro, pues si el día se da bien,  intentaremos descender por el valle de Palomera, por el camino que va de Canseco a Redilluera o viceversa.

El arroyo de Cansequillo baja pletórico de agua, a cada paso vemos un cascada en lo fondero, así hasta alcanzar el chorrón cumbre, una preciosa y abultada caída de agua recién exprimida de los blancos neveros, sin lugar a dudas,  el día comenzaba muy bien. Nos desviamos unos metros para tomar unas fotos y, tras un buen número de ellas, reanudamos la marcha valle de Cansequillo arriba, aún acabamos de empezar.

(Valle y cascada de Cansequillo, ± 2,4 K / ± 1385 m.a. / 11:45 - 12:00 h.)

El recorrido va casi de grandes rectas, la primera hasta tropezar, sin bajar a él como anteriormente, con el arroyo que llevamos por compañero inicialmente y tras cruzarlo, giramos a la derecha , lo cruzamos y afrontando otra larga línea recta, aunque esta un mucho más pendiente y a la vera de otro arroyo, el de Murias.

Antes de llegar a enlazar con el arroyo nos encontramos con los grandes farallones calizos que separan León y Asturias, del Ayuntamiento de Cármenes de Aller, del valle de Cansequillo al de Orria, de Canseco a Ruayer, por el medio las cumbres de La Fitona y compañía. Aunque lo que más nos interesó fue observar como bajaban  alocadamente unos rebecos por un gran nevero que iba paralelo al arroyo que hasta ahora nos guía.

(Los pillamos un poco despistados, aunque en cuanto nos olieron...)

Dejamos atrás la distracción de los rebecos, giramos a la derecha y cruzamos el arroyo, ahora la compañía más visible será la del arroyo de Murias, al cual llegaremos hasta su propia cabecera, casi hasta la cumbre del Pico Faro. A poco que nos adentramos por él observamos en todo su esplendor las cumbres a las cuales queremos encumbrarnos, la de los Picos Faro, a la izquierda, y la del Huevo de Faro, a la derecha. Aunque este último aspecto casi lo contemplamos desde el inicio de ruta.

(Giro a la derecha y cruce arroyo de Cansequillo, ± 3,8 K / ± 1480 m.a. / 12:20 h.)

(Toda esa canal tenemos que subir, a la derecha el Pico Faro y el Huevo a la izquierda)

Ya tenemos encaradas las dos cumbres a batir, la canal, por donde baja el arroyo Murias, por la cual podemos acceder más directamente parece que aún tiene bastante nieve, aunque existen muchas calvas pedreras, vamos lucubrando sobre otras posibilidades, aunque, cuando llegamos al refugio y cuadra comunal, que nos topamos en lo que el mapa marca como Cantera Patricia (abandonada), ya lo tenemos bien claro... ¡canal arriba! Antes de llegar a las edificaciones ganaderas debemos cruzar otro reguero que baja desde las mismisimas faldas de La Fitona, hoy de agua vamos bien servidos, se nota la brava y húmeda primavera que estamos teniendo.

(Cuadra comunal de la Cantera de Patricia, ± 5,2 K / ± 1560 m.a. / 12:0 h.)

A partir de la cuadra comunal comenzamos a pisar nieve, ponemos las polainas y tiramos para arriba poniéndole cara a la riega por la cual queremos ascender, no queremos perder cota, aunque esto puede entrañar algún riesgo, especialmente para nosotros que no conocemos el terreno de primera mano, igual nos encontramos con alguna sorpresa.

Por terreno un tanto "reballoso" vamos avanzando tranquilamente, hasta que nos encontramos con otro reguero que se cruza con el que ahora llevamos como guía, el mapa no marca su nombre, solo comprobamos que nace entre los picos La Fitona y Llastres (2017 ma.).  Aunque el nuevo chorrón de agua lleva un buen caudal no plantea ningún problema el cruzarlo, aunque tenemos que hacerlo por una zona donde, al otro lado, nos topetemos con la lengua de nieve.

(¡Cómo bajan los regueros laterales!)

Tras dar unos saltitos por la húmeda incorporación acuífera iniciamos la larga y cuesta ascensión por la riega del Murias, la cual nos dejará a escasos metros de las dos cumbres que deseamos alcanzar. Tal como dije al comienzo de ruta, a pesar del día soleado que luce, la mañana estaba fresca, ahora calentaba más, pero la nieve estaba en buenas condiciones para ser pisada con botas, esto facilitaba el avance, aunque lentamente, a nuestro paso, sin cebarnos con el final de la collada.

(Inicio canal de Murias, ± 6,0 K / ± 1625 m.a. / 13:20 h.)

(Contemplando la zona de La Valerona)

Vamos parando cada poco en las calvas pedreras, por las cuales sentimos el bullir del agua del arroyo, el paraje es espectacular, sobre todo el que vamos dejando atrás, especialmente una preciosa picacha que ya venimos controlando desde que giramos hacia el valle de Murias, miramos en mapa y parece que es La Valerona, con el bastón dibujamos por donde la podíamos atacar, tras llegar a un acuerdo... ¡seguimos adelante!, la nieve aún nos espera.

(Tras unos momentos contemplativos toca seguir ascendiendo, aunque...)

(... pronto volveríamos a parar para comprobar lo que hay tras La Valerona)

El desnivel que tenemos que superar en esta blanca subida es de casi quinientos metros, así que según descontamos metros vamos mejorando en panorámicas, ahora La Valerona se nos queda un tanto pequeña, las cumbres del Brañacaballos (Cueto Millaró, Aguazones, Estorbín y demás blancas picachas nos vienen muy bien para recuperar aliento y afrontar otros metros más de ascensión, así hasta alcanzar el final de la canal y la blanca collada que separa al pico Faro (2110 m.a.), a la derecha, y el Huevo de Faro (2156 m.a.), a la izquierda, aunque esto, viendo lo que ante nosotros se nos presentó,  importa realmente poco.

(Fin canal de Murias, collá entre los picos Faro y Huevo, ± 8,2 K / ± 2095 m.a. / 14:55 h.)

¡Menudo espectáculo!, no vamos a pararnos aquí a enumerar las blancas picachas que ante nosotros aparecieron de repente, poco a poco las iremos detallando. Eran casi las tres de la tarde, casi hora del bocata, aunque esto no era prioritario, queríamos tocar la cercana cumbre del pico Faro y después relajarnos un poco, así que afrontamos el último nevero de este gran largo que iniciamos en la cuadra comunal. Parecía sencilla la transición hasta las calizas de la cumbre, pero según vamos avanzando vemos que la pala de nieve se vuelve más inclinada, ¡uff!, realmente me daba un poco de "yuyu", menos mal que el tramo era corto y pronto tocamos caliza, una vez en ella... la cumbre del Pico Faro.

(Parecía sencillo, pero daba un poco de "yuyu", la canal abajo....)

Nos encontrábamos en el límite administrativo de los Ayuntamientos de Cármenes y Valdelugueros (León) y Aller (Asturias), la cumbre parece una gran mesa caliza con una ferruñosa cruz colocada en el año 1984 por el Grupo Montaña San Bernardo de Turón, al cual tenemos el honor de pertenecer.

(Pico Faro, ± 8,5 K / ± 2110 m.a. / 15:00 - 15:20 h.)

Un servidor, a diferencia de Mary, no se mueve mucho por la cumbre, la caída hacia la vertiente del puerto de Vegará parece importante, lo de “parecer” es porque no me esforcé mucho en comprobarlo, me preocupé más de fijarme en las espectaculares panorámicas que la cumbre ofrecía, así que me senté en una de sus cómodas piedras y contemplamos un buen rato el blanco horizonte montañero, delante de nosotros teníamos todo un mundo para caminar y trepar un poco, vemos algún detalle:

(Al NorOeste: Las Ubiñas y lo que dejamos atrás al poco de iniciar la marcha)

(Al Sur: El Huevo y Morala, los dos siguientes objetivos)

(Al SurEste: De los puertos de Vegará y San Isidro hasta... ¡las montañas de Palencia!)

(Mary asoma la cabecina para ver la Puerta de Faro)

Realmente nos “presta” mucho otear el horizonte montañero que ante nosotros tenemos, especialmente porque cada vez vamos conociendo más y más prominencias montañeras, algunas ya tocamos su cumbre, otras aún están en la carpeta de “pendientes". La larga panorámica que más llama nuestra atención es la larga cuerda montañera que va desde río Aller al Curueño, de Norte a Sur, la que separa los puertos de San Isidro y Vegará, aquí tenemos un gran número de cumbres a detallar fotográficamente:

(De Norte a Sur: Peña Reonda, Cabritera, Xexe, Nogales, Oso, al fondo el Cuchu y Retriñón)

(De Norte a Sur: El Torres, Tonéo, Agujas, Cuerna, etc... )

A todo lo que hemos visto en las alturas tenemos que añadir la subida, desde Ruayer, hacia el puerto Vegará, así como su descenso hacia los pueblos de Redipuertas y Cerulleda, río Curueño abajo. No vamos a recrearnos más, son las tres de la tarde y es hora de comer el bocata pero para ello bajaremos hasta la collá anterior para comerlo más relajadamente, que aunque no tira el aire con fuerza, incomoda un poco, así que descendemos de la cumbre con la misma prudencia que al ascenderla, después nos sentaríamos tranquilamente y daríamos cuenta de la habituales viandas andariegas.

(Fin canal de Murias, collá entre los picos Faro y Huevo, ± 8,8 K / ± 2095 m.a. / 15:30 - 16:00 h.)

No empleamos mucho tiempo para el bocata, hoy queremos hacer un recorrido un poco largo y no podemos relajarnos más de la cuenta, así que tras media hora levantamos “tienda” y afrontamos la cómoda subida al Huevo, el cual, desde esta vertiente tiene un perfil muy redondito y facilón, lo que nos permite seguir deleitándonos con los numerosos detalles montañeros que tenemos ante nosotros, como la Puerta de Faro, ya unos metros más abajo.

(-¡Mira, la Puerta de Faro!)

(Pico Huevo de Faro, ± 9,0 K / ± 2156 m.a. / 16:10 h.)

Alcanzar la cima del Huevo de Faro fue rápido, ya en él lo primero que observamos es el pueblo de Redipuertas, de donde era natural mi abuela paterna, es decir, parte de mis raíces, son momentos de recuerdo y de alguna añoranza, todo esto mientras Mary se encarga de escribir la tarjeta de cumbres, pues no vamos a emplear mucho tiempo aquí, la larga cumbrera que nos separa del pico Morala nos espera y no podemos entretenernos mucho.

(Redipuertas, un recuerdo muy especial para la abuela "Sisa")

(Tras dejar la tarjeta de cumbres fijamos la vista en la larga cumbrera hasta el Morala, aún queda)

La arista Sur del Huevo es mucho más abrupta e inclinada que la Norte, pero se desciende bien por ella, así hasta alcanzar la cumbrera por la cual tenemos que transitar durante dos kilómetros largos, los que nos separan del pico Morala. Este vistoso transito resulta cómodo, aunque tenemos que ir constantemente subiendo y bajando, fluctuando la altitud entre los dos mil y los dos mil cien metros de altitud.

(Descendiendo del Huevo y poniendole cara al Morala, abajo el valle mañanero de Murias)

(El recorrido hasta el siguiente pico va a ser un constante sube y baja)

(Parapetos en la cumbrera del Huevo a la Morala, ± 10,0 K / ± 2084 m.a. / 16:30 h.)

En nuestro cómodo transitar, por el ojo derecho observamos el valle mañanero de Murias y Cansequillo, además de las altas cumbre ya nombradas, nos inquieta que las nubes vienen avanzando con fuerza por Asturias, la zona de la Ubiña está casi totalmente oculta. Nos olvidamos un poco de las nubes primaverales y fijamos la vista hacia nuestra izquierda, estamos en la vertical del pueblo de Redipuertas, un precioso valle, regado por el arroyo de Faro nos lleva hasta él, unas cascadas captan nuestra atención y nos deleitamos un buen rato.

(Redipuertas, en las alturas la zona de La Cuerna, tras las peñas... ¡Villaverde de la Cuerna!)

(Nos olvidamos un poco de Redipuertas y reanudamos la marcha sobre los neveros)

(La nieve, ahora, está muy blanda, se nota el calor)

Logramos dejar atrás nuestros recuerdos y seguimos nuestra marcha por la cumbrera, la vereda montañera está clara, aunque los amplios neveros nos la tapan por momento, las huellas de una pareja que anda por la zona nos marcan la pauta, nos habían dicho que ellos irían hasta el Morala. Ahora, a diferencia de la mañana, la nieve está mucho más blanda y nos hundimos un poco, se nota el calor que llevamos por compañía. Sobre la vertiente de Vegará la nieve se acumula mucho más que por la vertiente de Cármenes, así observamos numerosos “descuelgues”, de un momento a otro caerán hacia lo fondero del valle.

(Los blancos "descuelgues" y al fondo el Huevo)

(En vistosón caminar por la cumbrera vamos avanzando hacia el pico Morala)

En vistosón caminar por la cumbrera vamos avanzando hacia el pico Morala, entre los límites de los ayuntamientos de Cármenes y Valdelugueros, pertenecientes los dos a León. Alcanzamos algunos resaltes que nos permiten tener una buenísima prespectiva de la zona, aunque de esto ya vamos más que sobraos, ahora lo que más nos ocupa es descender casi hasta los dos mil metros de altitud y afrontar la ascensión al pico Morala, la cual no parece muy complicada.

(Nos bajamos de algunos de los resaltes de la cumbrera y llegamos a la collá Norte del Morala)

(Collá Alto Morala, ± 11,5 K / ± 2005 m.a. / 17:15 h.)

(-¡Un jito!)

En la collá Norte del Morala encontramos un solitario “jito”, nos sorprende no haber encontrado más, tras ello solo queda superar los ciento cincuenta metros de desnivel que tenemos por delante, aunque esto no plantea muchos problemas, el terreno es suave y la vereda nos lleva de la mano, si acaso cansamos, solo tenemos que mirar hacia atrás y deleitarnos con el precioso paisaje blanco que tenemos, el espectacular cuenco que forman la cumbrera entre el Huevo y Morala.

(Con la vista hacia atrás o adelante, llega fácilmente la cumbre del pico Morala)

(....la cumbre del pico Morala)

Casi a las seis de la tarde alcanzamos la cima del pico Morala (2141 m.a.), nuestra tercera cumbre de la jornada, allí se encontraba su solitario mojón geodésico y una vieja cruz metálica con el clásico buzón montañero. Aquí alcanzamos también un nuevo horizonte montañero, la espectacular cuerda caliza que va desde el Correcilla o Polvareda, al peña Valdorria y al Bodón, es decir, desde el río Torio al Curueño, aunque ya tendremos tiempo de contemplarlo con más detalle, ahora toca negociar el regreso al Canseco.

(Pico Morala, ± 12,6 K / ± 2141 m.a. / 17:50 h. / Tras el mojón parte del recorrido realizado)

Al inicio de la jornada no teníamos muy claro el recorrido que íbamos a realizar, la idea principal era subir a los picos Faro y Huevo, descendiendo por una chomba que caía sobre la zona de la “Cantera Patricia”, pero nos pareció que la Morala no estaba muy lejos y decidimos arrimarnos hasta ella, esto nos cambiaba un poco los planes del descenso, ahora teníamos que afrontar una decisión, pues teníamos dos alternativas: descender por la derecha, por la Sierra Blanca y caer sobre una pista que nos llevaría al valle de Cansequillo o hacerlo más a la izquierda, por la Sierra Larga, hacia los Altos de Redilluera y la collá de Canseco para bajar por el valle de Palomera, en un recorrido totalmente circular.

(Dos opciones de regreso: A la derecha la Sierra Blanca o por la Izquierda através de la Sierra Larga)

La última tentación ganó la partida, la idea de hacer el recorrido casi en su totalidad circularmente nos atraía mucho, así que por la opción de la izquierda poniéndole la cara al gran Bodón. La traza a seguir era descender por la cumbrera hasta una pista terrera que llega hasta las praderías de Palombera, esta opción de regreso nos resultaría, a sabiendas, las más larga, aunque realmente nos importaba poco, el día estaba precioso y merecía la pena el esfuerzo.

(En regreso por la Sierra Larga nos permitirá tener una próxima panorámica montañera...)

(... Del Bodón, peña Valdorria y Correcillas o Polvareda, de dcha. a izq., del río Curueño al Torío)

El descenso hasta la zona de los Altos de Redilluera fue rápido y más o menos cómodo, no encontramos vereda para hacerlo pero el terreno estaba muy despejado, las escobas eran pequeñas y no impedían la marcha, incluso nos relajamos unos minutos para contemplar, además de lo que teníamos más próximo, el imponente pico Espigüente, ya en la frontera entre León y Palencia.

(Altos de Redilluera, ± 14,00 K / ± 1925 m.a. / 18:10 h.)

(Espectacular visión del impresionante Espigüete, en los límites entre León y Palencia)

Otra cosa fue el faldear el pico de los Canales (1996 m.a.), decisión un tanto desafortunada pues, por no querer subir más, nos liamos un poco por el mal terreno de su falta Norte, visto como estaba el tema creemos que igual nos hubiera venido mejor afrontar el pequeño esfuerzo y cumbrearlo en su totalidad.

(La falda norte del pico los Canales nos dio un poco de "guerra")

(Resalte de transición hacia la collá Canseco, ± 15,5 K / ± 1850 m.a. / 18:55 h.)

Pensábamos que con el faldeo nuestras penurias andariegas se terminarían, pero cuando alcanzamos un resalte sobre la arista Sur del pico que acabábamos de dejar atrás y observamos lo que teníamos tras nuestros…. ¡Ufff, dónde nos metimos!, la collada de Canseco se vía muy próxima pero el terreno que había por el medio tenía muy mala pinta, ahora no había apenas escoba, teníamos el brezo y los piornos, todo muy tupido. No quedó más remedio que decir eso de “ a lo hecho… pecho”, así que afrontamos el “cotollero” descenso con el ánimo de que teníamos muy cerca la cómoda pista terrera de Palomera.

(-¡Uff, dónde nos metimos Félix!, exclamaba Mary)

(Menos mal que la pista la teníamos muy cerca, aunque....)

Una hora peleándonos con las cotollas y demás malezas nos llevó negociar este tramo, menos mal que en la última parte nos encontramos con el cercado de lindes, lo cual permitió avanzar por terreno más limpio. Así, ya cerca de las ocho de la tarde, alcanzamos la collalla de Canseco, donde nos encontramos con un gran panel cantándonos las excelencias de la zona, nos instruimos un poco, una última miradita hacia la torre del Bodón y… ¡pista para abajo!

(Collá Canseco, Valle de Palomera, ± 17,5 K / ± 1535 m.a. / 19:45 h.)

Ahora transitamos muy plácidamente, además por terreno señalizado, pues por aquí pasa la trayectoria de la ruta senderista Canseco – Redilluera, cuyo panel vimos en el punto de partida, donde habíamos dejado el coche hace ya unas cuantas hora. Esto último se empieza a notar en la luz, aunque no solo por la agujas del reloj, pues las negras nubes que aparecían por la vertiente asturiana ya habían conseguido pasar el puerto y aquí estaban presentes, aunque lo que dejamos tras nuestro, la “cotollera” bajada por la Sierra Larga, aún luce el sol.

(Al frente vienen la negras nubes, aunque lo que dejamos atrás luce el sol)

(Nuestro largo y "cotollero" descenso desde el pico Morala)

El cómodo paseo por la pista terrera de la Palomera va muy bien acompañado, el río del mismo nombre, por su cercanía, nos a trónica los oídos, esta es una ruta guiada por el agua de los grandes arroyos de la zona: primero el Cansequillo, después, el Murias y, ahora, hasta ahora, casi hasta el mismo punto de partida mañanero, el Palombera, junto con la cumbrera que va del Faro, Morala y Sierra Larga forman las líneas directrices de la ruta que hoy nos hemos empeñado en realizar.

(Las últimas luces de la tarde dejan su bonito reflejo en los árboles aún sin hojas)

(Arroyo de Palomera)

Una hora y un poco más nos llevó descender por la ancha pista del valle de Palomera, a otros, que pasaron en moto, sabe dios de donde venían, seguro que mucho menos, pero es nuestra elección, de la cual desfrutamos con ganas, sobre todo con recorridos tan completos como el que hoy elegimos, aunque el excelente día que nos tocó en suerte ayudó mucho.

(Palomera, ± 21,5 K / ± 1265 m.a. / 20:50 h.)

Ya muy cerca de las nueve, ya con las nubes tapando toda las montañas y muy próximas a nosotros, llegamos al lugar de Palomera, aún tenemos que descender un poco más para alcanzar el río Cansequillo, el que nos guió al inicio de ruta, y posar las mochilas, ya va siendo hora, llevamos más de ocho sobre nuestras espaldas. Antes de llegar tenemos un instante para hacer nuestras últimas anotaciones y observar el dibujo que nuestro GPS ha realizado sobre el mapa del IGN.

(Nuestro recorrido a los Picos de Vegará / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

A poco que nos fijemos sobre el mapa se observará que ha sido un recorrido casi de líneas rectas, donde los cauces de los ríos y la cumbrera donde nacen nos han marcado el camino a seguir, ahora toca cruzar el puente y poner rumbo a casa con cierta cara de satisfacción, realmente no pensábamos hacer tanto, pero el día estaba tan bueno que…

(Cuando regresamos a Canseco, las nubes se habían hecho cargo de la situación)

(Canseco, Ayuntamiento de Cármenes, León, ± 22,0 K / ± 1255 m.a. / 21:00 h.)

Tras cambiarnos un poco de ropa y de calzado, hidratarnos un poco, tocaba abandonar el pueblo de Canseco, en el cual nunca habíamos estado, en una ocasión estuvimos muy cerca de él, a medio kilómetro, cuando vinimos a conocer el famoso hayedo, pero no llegamos a visitar su caída torre o iglesias, ahora tocaba abandonarlo y poner rumbo a Cármenes, Vallamanín y un cafetín. Después, ya directos a casa, una tupida niebla nos esperaba en el puerto Pajares, hacía mucho años que no pasábamos el puerto en tan malas condiciones de visibilidad, pero con prudencia y paciencia culminamos una excelente jornada montañera por tierras de León, las más próximas a nosotros, así que… ¡hasta la próxima!

 

JFCamina

Para referencias sobre la zona correspondiente en www.jfcamina.es

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.