Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
www.jfcamina.es
GR-105 Inicio - Etapas
"Historia de un guapo paseo de seis días por Asturias"
 

 

 

* Introducción.


Creo que casi todos los que nos gusta esto de andar por la montaña, el que más o el que menos, ha oído hablar alguna vez del GR-105, un recorrido casi más nombrado que conocido, nosotros no íbamos a ser una excepción y hace unos cuantos años decidimos estudiarlo un poco para tratar de intentarlo. Miramos en la Red la información disponible, no era realmente mucha, un breve resumen del libro “Oviedo-Covadonga. Ruta de las Peregrinaciones” (Sua Ediciones, Feb. 1.996) publicado por Grupo de Montañeros Rivayagüe, los que marcaron dicho recorrido tres años antes, en 1993. Además de alguna experiencia personal más contada por algunos que posteriormente trataron de emular a los pioneros. Las primeras conclusiones de esta primera investigación fueron, a nuestro modesto entender y para nuestras prestaciones, que había muchos puntos oscuros y no nos atrevimos intentar su realización. Posteriormente descubrimos una nueva contribución a la causa, habíamos observado que las ediciones de los mapas del ING que conocíamos, las de 1999, venía marcada la senda a seguir, nos posibilitaba seguir la traza de las líneas peregrinas, (ver la misma en su visoriberpix ) pero no poseíamos GPS de aquella, así que tampoco esto provocó que nos decidiéramos a su realización.


A finales del 2010 el compañero Alfonso se empezó a interesar por este recorrido, nosotros le dábamos largas pero seguía insistiendo en la posibilidad de realizar el proyecto GR-105, estas invitaciones reavivaron en nosotros el espíritu de aventura, aunque seguíamos igualmente temerosos, así que decidimos desempolvar la documentación guardada hace años e indagar un poco más.


Por otra parte, Alfonso otra ficha más para doblegar nuestras reticencias, aportó la experiencia y sabiduría de un peregrino más, la de “Pepe”, el cual había realizado el gran recorrido en varias ocasiones. No conocíamos personalmente al posible nuevo compañero, solo de oídas, las referencias eran excelentes, pero un día tomamos un cafetín y charlamos un buen rato de las etapas y su problemática, parecía que sabía de lo que hablaba y nos convenció.


Coincidiendo en el tiempo al interés expresado por Alfonso, en el año 2011, otros personas realizaron el recorrido hasta Covadonga y publicaron sus experiencia en la Red, esto despertó aún más nuestro interés y lo seguimos hasta observar el resultado final, la información, aunque no muy detallada nos venía muy bien.

 

* Etapas en el recorrido “oficial” y cartografía.


El camino marcado por el Grupo de Montañeros Rivayagüe estaba estructurado en siete etapas, donde creo que lo que primaba ir a Covadonga pisando el menos asfalto posible, la distribución de las mismas eran las que sigue:

(Foto tomada en un lateral de la ermita de Covadonga en Oviedo)


1º Capilla de Covadonga en Oviedo – Carretera La Gargantada = 15,0 kms.
2º Carretera La Gargantada – Alto de Espinadal = 17,5 Kms.
3º Alto de Espinadal - Puente Miera = 16,5 Kms.
4º Puente Miera - Espinaredo = 10,0 Kms.
5º Puente Miera - La Matosa – La Vega = 15,0 Kms.
6º La Vega - Cangas de Onís = 17,0 Kms.
7º Cangas de Onís – Covadonga = 14,5 Kms.


Nuestra intención inicial era realizarla tal como estaba editada, en etapas individuales, pero tras la experiencia andariega alcanzada en la realización del Camino de Santiago por “El Primitivo” pensamos que lo realmente bonito era hacerlo consecutivamente, sin volver a casa al final de cada etapa, pero no todo eran facilidades, nos encontramos con problemas que nos harían cambiar el número de tapas a realizar.


Una vez estudiado un poco el recorrido oficial y el de otras personas, conviene reunir y estudiar un poco la cartografía, observar que tenemos todas las secciones por donde discurre nuestro itinerario, que no nos quede ningún punto oscuro, y a la vez cargarlas en el GPS, elemento de seguridad que ahora poseemos y el cual es muy importante para evitar sustos en la montaña.


En nuestro caso llevamos a un compañero que va hacer las veces de guía, ha realizado el recorrido en varias ocasiones y nos va a venir de perlas, pero no por eso vamos a bajar la guardia, siempre debemos prever cualquier eventualidad, además siempre es guapo observar por donde vamos transitando, ya que no siempre vamos a tener al lugareño de turno para preguntarle cómo se llama el paraje en el que estamos.

 

 

* Alojamientos y transportes.


El recorrido que queríamos acometer se realiza, en algunas partes, por parajes más abruptos y despoblados del interior de Asturias, así que, salvo la segunda (Nava) y la última (Cangas de Onis) en el resto, no existen poblaciones que ofrezcan servicios de alojamientos, uno se tiene que desplazar unos cuantos kilómetros para encontrar un lugar donde asearse y pasar la noche. Está muy claro que para realizar la marcha, sin volver a casa al final de cada día, nos obliga a preparar bien el tema logístico.


Debemos encontrar alojamiento en los finales de etapa de cada día y el medio de llegar a ellos rápidamente, sin acometer otra caminata adicional, para ello Mary se encargó de elaborar una pequeña agenda con las distintas posibilidades de servicio de taxis y dormida, unas cuantas direcciones y teléfonos por cada final-principio de etapa.


Al poco de iniciar el trabajo observamos que existían problemas importantes ya para la primera etapa, la que en principio finalizaba en la zona de Bendición – Valdesoto, no encontrábamos un alojamiento cercano, nos teníamos que acabar desplazando a la Felguera o Pola de Siero y el coste del taxi se nos dispararía un poco. Este primer inconveniente fue lo que nos animó a juntar las dos primeras etapas de la clásica de siete, de esta manera finalizaríamos en la población de Nava donde existe una amplia oferta hotelera y además no íbamos a necesitar un taxi.


Para las etapas que terminaban en Puente Miera y en Espinareo, para nosotros la 2ª y 3ª teníamos claro que iba a ser en Infiesto, sin embargo para la 4ª, la que finaliza en la Matosa – La Vega teníamos problemas, realizamos gestiones en Sevares pero resultaron fallidas, así que observando que la distancia entre el final de etapa e Infiesto no era mucho decidimos prolongar la estancia allí otro día más, con la ventaja añadida que comentaremos en el desarrollo de las etapas.


Para la última etapa, final de la 5ª y principio de la 6ª (última) pensamos que Cangas de Onis no nos iba a ofrecer ningún tipo de problema así que Mary apuntó unos cuantos teléfonos de establecimientos conocidos por nosotros. Mary acabó su cometido, tenía un par de hojas llenas de información práctica, en principio no pensábamos reservar nada, todo sobre la marcha.


Cinco días antes del día “D”, tomando unas sidras con Luis y Chary, comentábamos el día de salida y de la posible llegada, si todo iba sobre lo previsto, fue cuando Luis pregunto si ya teníamos reservado en Cangas de Onis, ante nuestra negativa nos comentó que para la fecha que teníamos pensado llegar íbamos a tener problemas, ellos habían estado reservando un hotel para hacer una actividad y los tuvieron, parece ser que es puente en Madrid y sus ciudadanos ha decidido venirse a disfrutar de nuestra querida Asturias.


La advertencia de nuestros amigos hicieron saltar las alarmas, rápidamente nos ponernos en contacto con Alfonso, el cual realiza unas cuantas llamadas y consigue habitación en Cangas de Onis, ¡menos mal!, esto precipitó todo nuestro planteamiento inicial y decidimos reservar en los hoteles donde teníamos pensado alojarnos.
Resuelto el tema del alojamiento solo nos quedaba estudiar los horarios de la línea de autobuses, miramos en la página web de Alsa y comprobamos que nos encajaba muy bien para finalizar la 6ª etapa y volver a casa.


Ya hemos visto que en la realización de esta aventura andariega hay una relación directa entre el número de etapas y los alojamientos posibles, y que la posibilidad de unir etapas disminuye el número de inconvenientes al respecto, pero, a la vez, aumenta considerablemente la dureza de la caminata.


Solventado los escollos anteriores solo nos queda preparar la mochila, para ello tenemos la experiencia peregrina del Camino de Santiago, por parte nuestra “El Primitivo” y “El Francés” por parte de Alfonso y Pepe, así que no hay mucho más que estudiar, creo que, más o menos, todos repetimos los mismo elementos salvo el tema del saco, desgraciadamente este recorrido no tiene una red de albergues para utilizarle y evitarnos los inconvenientes anteriormente mencionados. Mención especial para el calzado, tener muy en cuenta que transitáremos por terrenos muy húmedos así que unas botas ligeras con membrana anti-agua y transpirables nos vendrá muy bien, con respecto al resto de elementos os dejo el enlace a lo comentado en la introducción de nuestra aventura has Santiago de Compostela por “El Primitivo

Bueno creo que lo más importante ya está dicho, puede resultar un poco rollo pero cuando te aventuras en este tipo de andanzas uno debe saber de antemano a lo que se puede exponer, después seguro que el camino nos presentará otros problemas pero los básicos ya los hemos tratado de resolver cómodamente antes de salir de casa.

 

JFCamina

Creative Commons License

Volver arriba

Deja tus comentarios

 

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.