O

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar


Diario de Ruta@s de MJCamina

  Creative Commons License

Aquí mantenemos un orden cronológico de las actividades durante la temporada 2019-2020, para nosotros la temporada comienza después de la festividad de la Santina (08/09/2019).


¡Vamos a por la actual!


 

(Cascada del Xiblu)

Junio

 

Anamece un tanto raro el día, aunque pronosticaban que iba a llover, pero como vemos que no, nos animamos a ir hasta Teverga, a la cascada del Xiblu y comeríamos por el lugar. Ya fai bastante tiempu que nun vamos por la zona de Montegrande, así que nos animamos y después de tomar el cafetín en San Martín, subimos hasta el aparcamientu de Montegrande, ¡hay pocos coches!

(Mirando los nuevos paneles)

(Toca fotografiar una ampola naranja)

Hoy sólo llevamos una mochila pequeña con agua, pues pensamos comer por la zona. Eso sí, algo más abrigaos pues parece que las temperaturas bajaron un poco. Nos llama la atención el nuevu aparcamientu, todo asfaltau y pintau, ¡uf, cuanto fai que nun venimos!. Aparcamos y comenzamos a caminar, sin prisa pero sin pausa, aunque la cantidad de florines existentes, sobre todo la amapola amarilla y naranja, llaman nuestra atención y nos hacen parar.

(El puente hoy está un tanto resbaladizo)

(El camin se estrecha y hoy con barro se resbala)

La primera parte de la ruta no tiene mucha dificultad, pues es pinta ancha, pero cuando se llega al final hay que bajar un tramu hacía un puente de madera, que en esta ocasión y al estar todo mojado del día anterior se resbalaba bastante. Luego tomamos un caminin estrechu, que no está en muy buenas condiciones y si está de haber llovido como hoy el barro lo hace todavía más peligroso.

(Un rinconin muy guapu antes de la gran cascada)

(Con muchu cuidadín, foto en la Cascada del Xiblu)

Nos costó un poco llegar, ya que los pies parecía que iban más para atrás con el barro que para adelante. Justo cuando se está llegando a la gran cascada, es donde peor está el camín y donde más peligro hay de resbalar en la piedra suelta. Así que con muchu cuidadín sacamos la foto de pareja en el lugar y nos vamos. Les hores pasen sin unu dase cuenta y nos queda la vuelta para después ir a comer.

Llegamos al aparcamientu y vemos que ya ye algo tarde pa bajar hasta San Martin, así que al pasar por Paramo, nos paramos en Casa Manolo y allí degustamos un buen platu de patates con picadillo y huevu. ¡Taba perbueno!, luego retomamos carretera abajo y para casa, comienza a llover de lo lindo.


 

(Subida al Picu Niañu)

Junio

 

Seguimos con nuestras rutas y nuestros encuentros montañeros después del confinamientu. En esta ocasión quedaríamos en Infiestu con Javi y Clemen, a Javi ya le habíamos visto y fecho ruta con él y la su Nena, hoy nos toca con Clemen, después de mucho tiempu. Poco a poco volvemos a ver a los familiares y amigos.

(Ellos nacen en esta nueva primavera)

(Un descansin siempre viene bien)

Después de tomar el cafetín mañaneru, nos agrupamos en un coche, pues veníamos uno de cada sitiu y como manda el protocolo en tiempos de pandemía, todos con la mascarilla puesta. Nos vamos hasta el pueblu del Pedroso donde aparcaremos, hay poco sitiu y hay que optimizar espacio. Desde allí una vez preparados comenzamos a caminar tranquilamente, no hay que forzar la máquina, tenemos que ponernos en forma. Además hay mucho de que charrar.

(En el collau ya esstá el ganao)

(Cumbre del Niañu, todos mirando para Picos)

A pesar de la exuberante primavera, el camino va bastante limpiu, aún los felechos no crecieron del todo y por eso no nos lo tapa. Así que en animada conversación llegamos al collau donde se ven los Picos, en esta ocasión lleno de ganao ya que ya está todo en los pastos de altura. ¡Como presta ver el monte lleno de vaques y caballos!!

(Una selfie de altura ¡porfa!!)

(Siguiente cumbre)

Del collau cogemos un caminin que entre árgomes nos lleva hasta la cumbre del Niañu, donde hacemos les correspondientes fotos. Observamos el cielo pues parece que quier empezar a nublar, pero el aire tira y las mueve, así que seguiremos la cumbrera en busca de la siguiente cumbre que parece que la tenemos al lau. Para después por la falda de las mismas volver al collau donde comeremos.

(Esti cachu si que taba un tanto...)

Después de comer, retomamos el descenso pero no por donde habíamos subido, sino que tomamos un caminin que sale entre unes espineres, y nos vamos en busca de otra mayá y un poco antes de llegar a ella cogeremos una pista que nos baja por la otra vertiente de la riega hasta entroncar con el ramal de por la mañana. Una bajada un tanto pindia aunque al ser pista sin problemas con la maleza.

Llegamos muy contentos de nuestra excursión por la montaña de Piloña, nos aseamos y volvemos a subir en el coche todos con las mascarillas hasta Infistu, donde tomaremos algo para despedir el día, justo cuando salimos comienza a llover, cada uno en su coche y para casa que nos vamos ¡El día ya estaba terminado!


 

(Ruta de los Pinganones-Aller)

Junio

 

Hoy de nuevo volvemos al nuestru Conceyu, a Aller, a disfrutar de la ruta de Los Pinganones, esperemos que lleven agua, aunque la falta de lluvia de estos meses nos lo pone un poco díficil. Partiremos desde el área recreativa de Las Moyás, esa que se encuentra en Cuevas y tranquilamente subiremos hasta Celleros pasando por el bosque de fayes del Taiu.

(Se presenta la zona toda muy verde)

(LLegamos al primer pinganon y vemos que el agua escasea)

Pasado el monte de fayes, vemos al cruzar el regueru que por pasa, que el agua está totalmente ausente. Seguimos nuestru caminar por camin estrechu y adornau de urcies, ¡menos mal que nun ta moyao que sino vaya pingaura!. Aunque cada vez más estrechu se ve bien marcau, poco a poco vamos subiendo hasta que vemos el primer pinganón, pero ya intuiamos que llevaba poca agua, pues el ruidu no era mucho el que se notaba en el lugar.

(Desde las altas cumbres nos vigilan)

(El ganao ya se encuentra enla Braña de la Tabierna)

Según vamos subiendo, escudriñamos las altas cumbres, donde los rebecos nos vigilan desde lo alto. Ahora ya vamos en dirección a la Braña de la Tabierna, ya que la ruta en sí también pasa por la conocida "Ruta de las Brañas Alleranas". Nos encanta ver los mayaos ya con todo el gano en el lugar. Nos dirigimos hasta la fuente pa echar un buen tragu de agua fresca y de pasu reponer, pues aunque el sol nun luce hace calor y conviene hidratarse.

(Siguiente braña, la de Fresneo donde comeremos el bocata)

(Uff, esti si que lleva poco agua, casi nun se ve)

Pasamos la Tabierna y seguimos a la siguiente braña, la de Fresneo, donde también hay mucho ganao. Aquí nos pararemos en una cabana donde comeremos el bocata, dejando de nuevo todo como lo habíamos encontrao. Ya que entramos pa poder sentamos un poco pues la zona estaba bastante húmeda. Luego seguimos camín ya en dirección a la bajada del ríu que forma otru pinganón, pero creemos que poca agua lleva. Así es, el gran pinganón de la Mornera lleva muy poca agua, casi no se distingue entre la pared rocosa que la proteje. ¡Una pena!, pero a nosotros nos da igual, estamos al aire libre que es lo que nos importa.

(Ahora toca bajar por pista, aunque en algún momento acortaremos por el camín vieyu)

Siguiendo el camín vemos que lu limpiaron por esta zona, ¡siempre presta que así sea!, acabamos en la fuente de Cebarón, donde aquí ya cogemos la pista que sube desde Felechosa. Tiraremos un buen ratu por ella, pero en un momento dado nos meteremos hacia la derecha por un antiguu camín, teniendo la sorpresa de encontrar la guapa flor Martagón, algo que nunca habíamos encontrado por la zona. Volvemos a salir a la pista y sin llegar a Felechoca, cogemos otru ramal que sal a nuestra izquierda y que nos lleva hasta el puente La Muñeca, que está un poco antes de donde tenemos el coche.

Una ruta que nos encanta y que la llevamos faciendo de muches maneres, e incluso alguna vez con el Retriñon y el picu la Tabierna incluidos. Pero en estos tiempos preferimos facela más corta, hay que volver a ponese en forma después de muchos meses parados. Esperamos poder seguir ruteando y que esta pesadilla que nos llegó se vaya marchando.


(De nuevo a la Cascada Guanga)

Junio

 

El día vuelve a amanecer con buen tiempu, así que nos preparamos para hacer una pequeña ruta. Nos desplazaremos hasta San Andrés de Trubia, en el Conceyu de Oviedo, donde aparcaremos el coche y comenzaremos a realizar la ruta de la Cascada de Guanga. No es la primera vez que a ella llegamos, pero como fai tiempu que no venimos, pues hoy aquí estamos.

(Mirando el panel oficial de la ruta)

(La viejos castaños dejan marcos naturales)

Aparcamos donde la fuente y vamos un poco por la carretera para coger el camino ofical, allí a pocos metros ya trae la indicación de la cascada. Ahora toca subir poco a poco disfrutando de la zona. Vamos recordando las veces que hemos estado en el lugar, una sólo hasta la cascada, otra haciendo el picu, otra oteando las otras cascadas y otra dando la vuelta por Perlavia, esta va marcada como la Ruta del Oso, pues para seguirla hay que fijarse en los azulejos que hay con dicha fijura.

(No lleva mucho agua, pero para nosotros está preciosa)

Llegamos a la cascada sin problemas, el camín está lo suficientemente pisado para no perderse, sacamos unas cuantas fotos en el lugar. La cascada hoy no lleva mucho agua pero para sacar fotos está perfecta. Nos apena que el viejo molino que antaño aún estaba en pie, hoy en día esté practicamente en el suelo, pero... Sentimos que viene más gente, así que dejamos sitiu para los siguientes, estamos en tiempos de covid y la distancia es lo mejor. Oteamos otra cascada desde lo alto y un poco más adelante decidimos comer el bocata. Luego retomaríamos el caminar en dirección al Picu el Castiellu, aunque a él no subiríamos, pues queríamos hacer la circular pasando por Perlavia.

(Una vista al guapu pueblu de Perlavia)

Hasta Perlavia fuimos sin problemas, las señales anteriormente dichas, aparecían cada poco. Disfrutamos de la visión del guapu pueblu, aunque a nadie encontramos en nuestru caminar. A partir del mismu la señalización empieza a fallar, pues llega un momento que nos encontramos con una portilla, tiramos por lo que nos parecía la bajada, hasta que encontramos a un joven ganadero que nos dijo, que por allí no había salida. Así que vuelta hasta donde la portilla, abrir, pasar y cerrar, después de un tramu encontramos la señal, ¡pero claro al estar la portilla pensabamos que era un pasu particular!, aunque el joven nos dijo que no, que lo cerraba el dueñu de unes vaques que les tenía por allí. ¡Vaya, pues mucha gente se confundirá!, a lo cual nos dice que sí.

(La verdad que esti tramu está fatal)

Pasamos el tramu, que aunque con bastante vegetación se pasó bien, luego cuando llegamos a lo que parecía una casa, nos encontramos con la señalización que nos indica: "Camín a Trubia", ¡uff, esti tramu si que está fatal!, creo que alguien se apoderó del camín, ya que un poco más abajo damos con la pista que sale de lo que parecía una casa, pero...Bueno solventado el tramu, llegamos a otru guapu pueblu y después a la carretera, donde cogeríamos el ramal de la Senda Verde que une Trubia con San Andrés.

(Un poco por la carretera para ir a coger la Senda Verde)

Sin problemas caminamos por la Senda, saludos con la gente que nos encontrabamos, pero todos guardando la distancia. El miedo se refleja en nuestras caras, el covid está presente, así que sin pararnos seguimos adelante hasta donde tenemos aparcado nuestro coche. El día al aire libre ha sido perfecto, ahora toca llegar a casa, ducha y a descansar, esperando que poco a poco todo esto se vaya calmando o empezemos a darnos cuenta que con este virus tendremos que vivir por bastante tiempo, pues ya todos sabemos que las vacunas tardaran.


(Pico San Justo o Cogollu)

Junio

 

Bueno pues el mes avanza y ya podemos salir algo más, así que en esta ocasión nuestro sobrín Javi con su Nena, vendrán desde Gijón, para hacer una pequeña ruta por el Conceyu de Mieres. Elegimos el picu San Justo pa los de Mieres o Cogollu pa los de Langreo. Quedamos en tomar un cafetín en casa Migio y luego llevar los coches hasta el alto que separa los dos Conceyos, para desde allí y en llano comenzar a caminar con la pequeña Valeria.

(Estilo no le falta a la pequeña montañerina)

Con esto del confinamiento, pensabamos que nuestra pequeña Valeria ya no se acordaría de nosotros, pero una vez que nos vio enseguida nos empezó a llamar por el nombre, ¡jo, como presta que a pesar de cuatro meses sin vernos se acordara!, decir que acaba de cumplir dos aniños y la ultima vez que la vimos comenzaba a hablar, hoy charra por los codos y va todo el camín llamando a Félix, para que no se quede atrás. Vemos que coje el palu con garbo y comienza a caminar por la pista adelante con mucha soltura.

(Pero aún queda y de vez en cuando hay que portear)

(Mirando a les altes montañes y disfrutando de la primavera)

Aunque Ella pone mucho interes, enseguida le pide a su papi que la lleve en la mochila, así que un poco Javi y otro poco Félix, la transportan a ratos, otros va caminando tranquilamente sin prisa, vamos disfrutando del día. La primavera aún brilla en el Paraiso Astur y hay que disfrutarla a tope, ya pensabamos que no la ibamos a ver, pero aún queda tiempu y esti añu parez que todo está más guapo, ¿serán las ganas de aire libre?, creo que sí tanto tiempo sin ver nuestras montañas y respirar al aire libre que todo lo vemos de otra manera.

(Atenta, a lo que le explica su papi)

Llegamos a la cumbre muy contentos, Ella se baja de la mochila y se siente en una piedra al lau de su papi para que le vaya explicando las cosas. Se queda mirando a todo muy atenta y nos dice: Félix, Mary, mi primera cumbre. Con su cara tan alegre que nos encantó. Una más de la familia que comienza a hacer sus pinitos en la montaña. Nos bajamos de la cumbre para comer el bocata y disfrutar del guapu día. Ella, come con ganas y corretea por el lugar.

(Entre amarillo, verde y azul a lo lejos vemos el Picu Polio)

Enfrente y bien cerca tenemos el Picu Polio, pero por hoy es suficiente, nuestra pequeña tiene sueño es la hora de la siesta, así que entre el papi y el tiu la portean en la mochila para que eche su siestina, estamos ya dando la vuelta, pues aún tenemos que respetar el horario de nuestros mayores.

A pesar de ser tan pequeña Ella sabe que en estos tiempos que nos toca vivir no puede recibir besos y abrazos, y también que tiene que lavar las manos, pues es lo que nos pide cada vez que sacamos el agua. Llegamos donde el coche nos cambiamos y aseamos, volveremos a parar a tomar el cafetín de la tarde en casa Migio, nos echamos el gel y Ella hace lo mismo. Como decía: "Las manos limpias". Toca despedirse, pero en esta ocasión tan sólo con un "hasta otro día", es duro pero es lo que hay que hacer, esperemos que este virus nos deje y podamos saludar a nuestra familia como antes, pero por ahora a cumplir lo establecido por las Autoridades Sanitarias.


(Ruta Miñera)

Junio

 

Bueno pues seguimos con el plan de desescalada, después del confinamientu, así que hoy nos hemos decidido a dir cerca de casa. Así que cogemos un poco de agua y después de comer y en vista de que parecía que el tiempu diba a aguantar, nos vamos en dirección a La Peña, para desde allí y en guapa subida auparnos a las faldas del pico Gua, al cual hoy no subiremos, ya que sino la noche se nos echaría encima y el camín creemos que está totalmente tomado por la maleza.

(En esta ocasión parece que las señales se mantienen en pie)

Primero vamos por pista y para no tener que bajar mucho, nos metemos por el camín arriba, aunque vemos que poco a poco la maleza lo dirá cubriendo, pues ahora sube la pista desde la Rebollá, así que enseguida estará todo tomao. Después ya tenemos que salir a la pista que sube hasta la Campa Trave, no queda otra, los caminos ya desaparecieron. Aquí nos salen unos mastines que están cuidando un rebañu de cabres, hasta el más jovencin nos sale a ladrar, ¡ellos hacen su trabajo!, los pasamos y enseguida se olvidan de nosotros.

(Señalización, donde decidimos bajar a San Tirso)

La tarde se va poniendo cada vez más fea, así que nos olvidamos de hacer el Picaju, y una vez que llegamos a la Campa Trave, torcemos a nuestra derecha en dirección a San Tirso. En un principiu parez que el camín va bien, pero según vamos bajando vemos como está cada vez más deteriorau, el agua de la lluvia no perdona.

(Ya nada se ve, todo lo invade la maleza)

Una vez que pasamos la zona de les antigues mines, enseguida salimos del camin y damos con la pista de bajada que nos dejará en San Tirso, desde aquí ahora nos toca ir bajando todo por la carretera, tenemos suerte de que no hay mucho tráfico en estos días y podemos bajar con tranquilidad. Se comienzan a ver las primeras mascarillas tiradas por las cunetas.

(Castillete de la Mina Terronal, ya casi llegando a la Peña)

Pasamos al lau del antiguu castillete de la mina el Terronal, vemos que aún se mantiene en pie. Otros edificios ya se van deteriorando y algún que otru cayendo. Sacamos la foto del lugar y seguimos bajando, el atardecer ya comienza a aparecer.

(Atardecer de junio en el Paraiso Astur)

Aún nos da tiempu sacar una foto perguapa del atardecer de esti junio inciertu en el Paraiso Astur. Nosotros seguimos nuestru caminar hasta nuestru hogar, toca esperar a mañana para poder seguir caminando por la Tierrina, aún no podemos salir del Principado de Asturias, así que... ¡Hasta otru día!

 

<Anterior>

.

 

Si quieres ver los diario de temporadas anteriores mira en el siguiente enlace donde los encontrarás todos:

 


¡Visita nuestro libro de visitas y deja tus mensajes!

 


* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.