Diario de Ruta@s de MJCamina

 

  Creative Commons License


Aquí mantenemos un orden cronológico de las actividades durante la temporada 2011-2012, para nosotros la temporada comienza después de la festividad de la Santina (08/09/2011).


ĄVamos a por la actual!


 

(Subida al Tapinón)

Julio

Volvemos de nuevo a quedar para facer otra ascensión, esta vez iremos por tierras Lenenses, para ello nos acercaremos hastaTuiza de Arriba, donde dejaremos nuestro coche y comenzaremos nuestra ruta en dirección al Tapinón. El aparcamientu tien bastante gente aunque no tanto como otres veces, ¿tal vez el calor que se avecina o simplemente que tamos en verano?. Una vez preparaos tomamos dirección hacía la fuente y desde allí comenzamos nuestra marcha en dirección al collau Foxón.

(La Ubiña la Grande se deja ver toda despejada)

Vamos subiendo tranquilamente ya que el sol comienza su labor, hoy el día está completamente despejau, la otra vez que lo intentamos la niebla se nos metio en la braña el Foxón y nun pudimos continuar, hay con mejor día esperamos culminar nuestro acometido, así que, poco a poco pero sin perder ritmo vamos subiendo, echando una vista a la Ubiñona, asi como a la zona de las Colgás por donde Félix nun calla que podríamos subir, le decimos: que lo deje pa otru día hoy el calor ye demasiao pa intentalo.

(Braña del Foxón, con la zona de La Mesa a la vista)

En la braña el Foxón, nos paramos a contemplar el panorama que nos brinda hoy el día, la zona de La Mesa, Almagrera y Tesa, se ve completamente, así como casi toda a Cordillera, vamos viendo todo lo que hay a nuestro alrededor, ¡hoy si que podemos disfrutar de la zona!. Seguimos adelante y rodeamos el Foxón hasta llegar a la braña el Forcau, desde donde pasadu el fontán y la balsa o antigua laguna comenzaremos la ascensión al Tapinón.

(Llegando a la braña el Forcau, ya vemos la ascensión)

Pequeñu descanso en el lugar y de nuevo comenzamos a caminar, todavía nos queda la inmensa pala del Tapinón por recorrer, el sol sigue calentando aunque hoy ya no nos castiga tanto como en la subida al Turbina, aquí una ligera brisa nos fai más llevadero el caminar, ¡vaya, dos días que fuimos a escoger!, pero la verdad es que sino la niebla lo más seguro que nos volvería a estropear la excursión.

(En la Cumbre del Tapinón)

Después de una larga subida llegamos a la cumbre, donde facemos les fotos de nuestra llegada, aunque esta vez en lugar de mosquitos, nos reciben unes avispes que se quieren ensañar con nosotros, pero nos apartamos de la zona del buzón de cumbres que ye donde estan y nos disponemos a dar cuenta de nuestru bocata y de un merecido descanso, ¡les hores del verano ye lo que nos traen un buen descanso!.

(Como despedida, una guapa mariposa nos deja fotografiarla)

Ya descansamos, así que, ahora toca volver al lugar de inicio, bajamos por la otra ladera del Tapinón en dirección a la braña el Forcau, el sol sigue en lo más alto, pero nosotros ya damos por teminada nuestra jornada de montaña, volvemos a pasar por debajo del Foxón y su braña. Tanto una braña como la otra están llenes de ganao, aprovechando los pastos de alta montaña.

Llegamos a Tuiza, nos refrescamos un poco en su fuente y después de dejar nuestrar mochilas y cambiar el calzado, nos vamos al bar que esta abierto allí mismo y nos tomamos unes clares bien fríes sentaos a la sombra tranquilamente. Otru día de montaña que resultó redondu, después cogemos el coche y nos vamos a nuestras casas, despidiendonos ¡hasta la próxima!.


(¡Al Turbina nos vamos!)

Julio

Aunque el picu Turbina ya lu habíamos conquistado fai unos años en compañia de Carmen y Alfonso, hoy nos proponemos volver a subir a él en companía de Angel y Alfonso, pues aunque Alfonso ya había subido quería repetir pues en la ocasión que lo fizo nun vio ni torta y a Angel le interesaba conocer el lugar. Asi que, nos ponemos rumbo a Cabrales en un día de estos de sol, sol de nuestra querida Tierra, aparcamos el coche un poco pa'riba de Arangas, la piesta estaba ocupada por un camión de los que reparaban las torretas de la luz, y comenzamos nuestra caminata que ya nos deparaba que diba facer mucho calor.

(Vuelta y revuelta en busca de la portilla)

Después de subir el tramu de la pista, comenzamos por la ladera entre vueltes y revueltes en busca de la portilla que nos mete en la braña donde el ganao pasta tranquilamente, el sol comienza a castigar nuestros cuerpos, queriamos un día despejau pero ¡creo que nos pasamos!, el termometro sube por momentos y antes de llegar al pasu de la portilla ya marca unos 30º C, ¡menos mal que llevamos agua!, pero habrá que dir racionándola ya que en el lugar nun existen fuentes o por lo menos nun conocemos ninguna.

(Una mirada atrás y el Urriellu se muestra todo elegante)

Hoy los Picos, están completamente despejados y el Picu los preside con su elegancia, vamos parando y contemplando las panorámicas que vemos, hay que dai descansu al cuerpu, pues el sol sigue implacable su castigo sobre nosotros. Una vez pasada la portilla, parece que el terreno se relaja y vamos más tendido hacía la falda de la cumbre. Cuando llegamos a ella vemos que otros montañeros que nos precedieron ya estan dando la vuelta, a mediu camín nos los encontramos, nos saludamos y seguimos nuestru camín hacía la cumbre y ellos de vuelta al coche.

(Primera cumbre, ¡a por la segunda!)

Llegamos a la primera cumbre, hoy les vistes son fantástiques, tanto a los Picos como al Cantábricu, ¡mereció la pena el calor!, en la cumbre tira algo de brisa y nos alivia un poco. Seguimos a la segunda cumbre donde tenemos les vistes del Concejo de Llanes, hoy tamién se ve perfectamente, allí comeremos nuestru bocata y descansaremos un buen ratu, el lugar lo merece.

(Los cuatro, en la segunda cumbre con la costa Llanisca detrás)

Después del descansu, retomamos la partida, el sol sigue castigando el lugar, decidimos bajar en dirección al lago pa facelo algo diferente y de allí a la portilla, luego nos toca bajar todes les vueltes y revueltes hasta la pista donde hay una caseta que parez una parada de autobús, allí descansamos y volvemos a tomar agua, la cual ya nos va escaseando, nos queda justo para llegar al coche.

Un buen día de montaña, todos contentos aunque cansados del calor, lu rematamos en Arenas, tomando unes clares y unes sidruques fríes, cuando nos damos cuenta son cerca de las diez de la noche, ¡anda venga, que tenemos que llegar a casa!, la tranquilidad del descanso nos fai despistamos. Pero ¡guapu día de montaña!.

 


 

(Playa del Silencio-Ballota)

Julio

Aunque normalmente por el verano solemos dejar de facer nuestres rutes costeres, esti añu vamos facer alguna que otra y siguiendo con nuestra marcha, hor partiremos del pueblu de Castañeras, para dirigirnos a la famosa playa del Silencio, el día paez que nos acompaña y en algún momento tomaremos un pequeñu descanso para disfrutar de la playa y del Cantábricu.

(Playa la Barquera)

Desde arriba miramos la playa del Silencio, pero a lo lejos nos llama otra especie de cala, así que nos dirigimos hasta allí y nos encontramos con la playa la Barquera, un guapu lugar pero de difícil acceso, nos conformamos con vela desde arriba, luego damos la vuelta y nos dirigimos a la del Silencia, tiene unos 132 escalones para llegar a ella, la recorremos en su totalidad, tomamos un poco el sol y un bañu y damos la vuelta, no tenemos pasu para la siguiente.

(Playa del Silencio)

Ahora nos vamos en busca de la siguiente, no queremos llegar hasta la carretera, así que, buscamos un camín, a través de un pequeñu bosque salvamos varies riegues, que nos harían más larga la trayectoria y llegamos al pueblu de Santa Marina, buscamos por donde ir a la playa de Gairua, encontramos el camín, pues no está señalizada y después de un buen tramu nos encontramos con 232 escalones para llegar a ella, ¡pero merece la pena!

(Playa de Gairua)

Aquí nos toca el relax completu, nos pegamos un buen bañu, el Cantábricu ta muy tranquilu y después cominos nuestru bocata y nos tumbamos un poco al sol, aunque unes cabres que andaben por los acantilaos nun facien na más que enviamos piedres, ¡vaya como hay poques en la playa!, después del relax, seguimos sacando fotos, volvemos a subir los escalones y ya por la carretera nos ponemos en dirección a la Ballota.

(Guapes formaciones en Gairua, en marea baja)

Llegamos a Ballota donde cogeremos el tren, ye decir, el famosu "Gallegu", para que nos deje lo más cerca posible de nuestru puntu de partida, pero casi lu perdemos pues Feve, cambio la estación y en nuestru mapa aparecía la antigua, gracies a unes nenes que nos indicaron que la vieja ya nun taba en funcionamientu y que ahora la nueva taba a la entrada del pueblo, ¡lo que ye dir obcecaos, pasamos cerca de ella!, pero al fin cogimos el tren el cual venía llenu.

Otru tramu más donde los caminos van desapareciendo a pesar de tener unes grandes y guapes playes, solo falta mantener los caminos limpios, nun fai falta que lleguen los coches a elles. Sitios de nuestru Occidente para nosotros casi desconocios, pero ahora con esti caminar vamos conociendo muchos.


(Sierra Los Bígaros)

Julio

Una vez más y después de un tiempu, volvemos a Somiedo, más exactamente a Saliencia donde dejaremos nuestro coche y comenzaremos a caminar en dirección a los lagos, para después de unos 800 mts, más o menos comenzar a subir por un estrechu camín que nos llevará a la Foz de los Arroxos, de la cual saldremos en dirección a la Braña de la Mesa y a su puertu. El día se presenta preciosu y eso que en Mieres lo dejamos nublao, pero Somiedo siempre sorprende y hoy nos recibe con un guapu cielu azul.

(Foz de los Arroxos, con esta ya ye la cuarta vez que pasamos)

Por la Foz de los Arroxos ya hemos pasado unes cuantes veces, casi todas con muy buen tiempu, aunque al llegar a la Mesa la niebla siempre nos cubria el lugar, esperamos que hoy no nos ocurra lo mismo y podamos ver la Braña y el puertu en toda su dimensión. Vamos algo tarde pues en Mieres el cielo estaba cubierto y no nos decidiamos, pero al llegar a Saomiedo Lorenzo nos recibe con toda su iluminación, lo cual nos alegra mucho.

(Dirección a la laguna, sacando una asemeya a la Braña)

Llegamos a la Braña y esta vez si que está completamente soleada, nos escoramos hacía la derecha en busca de la laguna de la Braña, para luego decidir que más realizar, si la niebla nun se mete tendremos por delante muches hores de luz para realizar una buena excursión.

(Lago de la Mesa, los caballos aprovechan para beber)

Aunque la zona ye buena de caminar esta bastante pindio, llegamos a la parte más alta y ya vemos el Lago de La Mesa, algo que fai tiempu que Félix quería conocer, hoy lo consiguió. Después de sacar unes cuantes fotos al lugar, nos dispones buscar un lugar donde tire poco el aire para comer, pues fai un momento que comenzo a tirar el vientu de lo lindo. Comemos nuestru bocata con tranquilidad y echamos una siestuca, después viendo la hora nos decidimos por seguir caminando, en un principiu pensamos en dar la vuelta, pero viendo la Sierra de los Bígaros tan a mano decidimos poner dirección hacía ella, ¡ye lo bueno del verano, les hores de luz ayuden!

(Llegando a la cumbre del picu Muñón)

Tiramos hacía arriba sin pensarlo mucho, llegamos a la collá y desde allí ya tenemos la visión de la carretera que sube de Saliencia a los Lagos, como el primeru de los lagos de la zona, así como todas las cumbres que podemos dintinguir y que en algunes ya hemos estado. Desde la colla tomamos camín por la sierra en dirección a la primera cumbre, que será la del Picu Muñón, una vez en ella sopesamos si seguir a Los Bígaros, Félix mira el camín y decide seguir, ¡ya que tamos aquí vamos a por la siguiente!.

(Cumbre de Los Bígaros, con el lago La Cueva detrás)

El pasu de un picu a otru ye un pocu complicau, hay que buscar el buen camín pa nun te encontrar enriscau, pero al fin fizimos una de les cumbres que llevabamos muchos años en la mente y que siempre quedaba para atrás por el asuntu del pasu. Desde allí retomamos la vuelta en dirección al puerto de la Mesa y su Braña, vamos bajando poco a poco sin prisa, pues la piedra suelta nos puede jugar una mala pasada, llegamos hasta la divisioria entre Asturias y León y retomamos la vuelta por la Braña en dirección a Saliencia, dejando la Foz de loz Arroxos a nuestra izquierda, queremos volver a pasar por la zona, la última vez la pasamos entera con niebla.

(La niebla juega en el valle de Teverga)

Esta vez recorremos la pista que nos lleva a Saliencia, sin niebla, aunque para el valle de Teverga, la niebla juega un ratu dejando guapes imágenes de mar de nubes, luego desaparece y sólo a lo lejos allá en les montañes queden unes imágenes espectaculares, algo que a veces nuestra cámara no llega a captar.

Una guapa ruta por Somiedo, ¡nunca nos defrauda!, recordando les veces que pasamos por ella, ¡hoy hemos conseguido facela sin nada de niebla!, el sol vuelve a lucir y llegamos a Saliencia sin dificultad ninguna. Vemos que en les Morteres ya recogieron parte de la yerba.

Nos paramos en el albergue de Saliencia a tomar algo y a saludar a Laly y a José, el añu pasau por la primavera nos atendieron muy bien en la reunión familiar que hicimos. Desde aquí un saludu a los dos.


(Oviñana-Novellana)

Julio

Volvemos de nuevo a Oviñana, donde hoy comenzaremos nuestra ruta costera, sopesamos por donde ir, hoy la marea esta baja y aprovechamos para cruzar por las playas, de otra manera habría que dir por la carretera dando un rodeo o buscando algún camín de pescador, aunque les rieges existentes en la zona y los grandes acantilados nos dificultan la tarea. Una vez en Oviñana, tomamos nuestru cafetín y seguimos en dirección a la playa, donde entre vueltes y revueltes llegaremos a ella.

(Comenzando a bajar a la playa)

(De una playa a otra, aunque es dificil caminar por el pedreru)

La bajada a la playa nos lleva un kilómetro, pero es que los acantilados están muy altos, esta zona es de playes de cantos rodaos lo cual dificulta el caminar por elles, pero gracias a la baja mar podemos cruzar de una a otra. El cielo se mantiene gris pero fai calor, aunque no nos apetece un bañu, el nordes esta presente y no nos anima.Buscamos alguna salida posible, ya que en casu de que suba la marea nos veriamos metidos entre el mar y los acantilados. Cuando ya llevamos un buen tramu encontramos un ríu y a su vera lo que antaño fue un molín, por allí hay salida, pero nosotros seguimos playa adelante, todavía tenemos tiempu de llegar a la próxima salida.

(El molín, una pena que ya no funcione, por aquí hay salida)

Antes de salir de la playa y como el tiempu parecía que mejoraba aún más, decidimos danos un bañucu y comer en la playa antes de salir de la zona. Nos llamaron la atención unos percebes que se habían agarrao a una maroma y con la marea baja quedaban al descubierto y sin nada de agua, mi intención era devolverlos al mar pero Félix me dice: ¿Tu sabes cuanto pesa eso?, -pues no, pero imaginandomelo, los deje allí en espera de que la marea subiese y los cubriera de agua de nuevo.

(¿Comemos?, esti ye un buen sitiu)

Después de descansar un ratu y tomar un poco el sol, nos volvemos a poner en ruta, ya tamos en una salida que nos llevará a la carretera que va en dirección a Novellana, donde tenemos pensao coger "El Gallegu", para retomar a nuestru puntu de partida, aunque no nos deje en Oviñana, sino algo más atrás, pero con eso ya contamos y no queremos facer más kilómetros hacía adelante, pues acumulariamos demasiados.

(Camino de la estación de Novellana)

Paramos a tomar una claruca y preguntamos donde se encuentra la estación, nos responden que todavía nos queda un kilómetro, aún tenemos tiempu y nos lo tomamos con tranquilidad. Por esta zona para ir avanzando más kilómetros, hemos decidido acabar nuestra ruta donde podamos coger el tren y regresar al punto de partida o donde más cerca nos deje.

Una guapa zona, que vamos descubriendo poco a poco, con guapes playes y poco transitaes, tal vez sea por las bajadas que hay que afrontar desde la rasa, pues todas están en lo fondero de los acantilados y por lo general con caminos estrechos y bastante pindios, pero ¡merece la pena conocerlo!. Es una zona muy tranquila.


(Monte de la Teyerona)

Julio

Pues ná, tamos en Julio y como años anteriores el verano se fai de rogar, un día sol y cuatro nublao, para este finde son les fiestes del Monte de la Teyerona en Mieres, nun tenemos na claro que facer, ya que casi siempre llueve, pero el día amanece con sol y nos proponemos a subir hasta el monte desde Mieres, tranquilamente con un buen bollu preñau en la mochila pa dir a pasar un ratu con los que allí se encuentran celebrando la fiesta.

(¡Al fin cogemos el camín pa'l monte!)

Salimos desde casa, dirección La Peña y desde allí carretera arriba unos cuantos kilómetros hasta encontrar el camín que nos llevará hasta el guapu pueblu de la Matiná y después tranquilamente en dirección a la Teyerona, calienta el sol o más bien como nosotros decimos pica bastante, nun sabemos si durará todo el día, pero a nosotros nos importa poco, lo esencial ye que nos deje llegar arriba.

(Entrada en la Matiná, con la dirección bien indica hacía La Teyerona)

El calor va en aumento y no nos gusta ná de ná, esto nun presagia ná bueno, pero ya sentimos la música, llegamos casi a la hora de tomar el vermutacu, esto de nun madrugar ye lo que trai, allí ya se congrega bastante xente, nos vamos hasta la zona donde se encuentran los "corderos a la estaca" y nos sentamos a comer el nuestru bollu preñau con una sidruca. La niebla comienza a metese en el monte, y poco a poco va estropeando el día, pero la xente ya tá anima a dir a recoger su parte de corderu, todos en fila y a esperar a ser servidos. Pa comer nun tienen problema por si llueve, hay carpa en previsión de esi fatal elemento.

(En fila, bien educaos en espera de ser servios)

Nosotros ya comimos nuestru bollu preñau, así que en vista de que la niebla nos cubre, nos vamos hasta la barra del bar de la fiesta y pedimos un cafetín, después damos por terminada la jornada en el lugar y nos ponemos a regresar en dirección a San Tirso, y es cuando comienza a orbayar, poco a poco va en aumento y nos fai sacar nuestres capes, ¡jo, que fastidiu, ya ye la segunda vez que venimos y siempre nos llueve!, seguimos avanzando para alcanzar de nuevo la carretera.

(El orbayu persistente fai que pongamos les capes)

Llegango a San Tirso, el orbayu cesa y podemos quitar les capes, ¡ye un fastidiu llevales, pues dan muchu calor, pero ye la mejor solución pa'l agua!. En el camín vemos un perrón muy grande, nos mosquea que ande sueltu por el lugar, vemos que se marcha, pero nosotros no las tenemos todas con nosotros, como así es, el perru nos sale en mitad de la carretera, creemos que delante de la casa que habita, pero está todo cerrado y no nos deja seguir, nos mantiene un cuarto de hora a raya impidiendonos el pasu, hasta que poco a poco conseguimos pasar pero no sin perdelu de vista, ya que cuando nos damos cuenta se avalanza hacía nosotros, los palos de monte le intimidan y no llega, pero nosotros nos vamos con el sustu en el cuerpu ¿qué pasa con los dueños de estos enormes perros?.

(Esti enorme perru, nos corta el pasu, ¿onde tan los dueños?)

Con el sustu en el cuerpu, seguimos carretera abajo, en el pueblu nos saludan y les comunicamos que un enorme perru gris está atravesau en medio de la carretera y que nun deja pasar a nadie, se interesan y van a ver de quien es, lo cual agradecemos, pero creo que deberian estar atados en su finca, si para eso estan para resguardar la finca y nun meter sustos a los viandantes.

Un poco más abajo nos encontramos con un conocido, se lo comentamos y nos dice que es un habitual de andar suelto y que incluso se suele tirar a los coches que pasan por delante de la finca. Volvemos a reiterar, ¡la vía pública es de todos y nadie tiene derecho a tener un enorme perru sueltu por el lugar!.

A pesar de todo, es un buen sitiu para conocer, cerquina de casa y que da muchas posibilidades, la pena fue que no nos acompañó el tiempu, aunque cuando llegabamos a casa, ¡oh, volvía a lucir el sol!. Una ducha y a cenar con el nuestru nenu.


 

(Subida al Brañacaballo)

Julio

Después de un pequeñu parón en nuestras actividades andariegas, retomamos nuestra actividad, así que para hoy nos proponemos en mente subir al Brañacaballo, ya que fai tiempu que queremos realizar su ascensión, para ello nos allegamos al pueblu de Millaró, sito en nuestra vecina León.

(En la ermita de Millaró)

No madrugamos mucho, pues las previsiones no eran muy alagüeñas, aunque siempre con la esperanza de que una vez en el alto del puertu el cielo despejara, cosa que así fizo, pero el aire de alta montaña en el lugar se dejaba notar. Aparcamos en el pueblu, el cual estaba en fiestes, y comenzamos a subir en dirección a la ermita, luego con la vista puesta en nuestro objetivo, alcanzamos la pista que entre vueltes y revueltes nos dejaría a les faldes del Brañacavallo.

(Por la pista arriba, vamos poco a poco)

El sol nos acompaña, pero el aire nos anima a caminar, ya que en caso contrario nuestru amigu Lorenzo nos achicharraria, nun hay un árbol en kilómetros a la redonda, les pistes nun son nuestros caminos pero por esta zona ye o que hay, ella nos llevará hasta una zona de pastos donde la abandonaremos y comenzaremos nuestra subida hacía la cumbre. Aunque los cielos están despejados, miramos hacía nuestra Tierrina y vemos que les nubes nos tapan les cumbres, poco a poco llegamos y facemos cumbre.

(Una cumbre antes del Brañacaballo)

Alguien nos dijo una vez que el Brañacaballo yera una chombona, pero... ¡menuda chomba!, el nivel a salvar es lo suficiente para no ser considerada chombona, pero que importa, ¡al fin la ficimos!, vamos pensando que ye una buena zona para raquetas, aunque siempre nos surge la duda de como llegar sin problemas al pueblu, pues la carretera ye bastante extrecha. Seguimos cumbreando y primero facemos una cumbre que ta antes del Brañacaballo y después llegamos al mojón a conquistar hoy.

(Cumbre del Brañacaballo)

Como siempre buscamos el buzón, hay un pequeñu bote, sólo trae un papel sin dirección, le sacamos foto, nosotros dejamos nuestra tarjeta y damos por conquistada la cumbre, bajamos un poco y damos cuenta de nuestru bocata y descansamos un ratu, luego seguiremos cumbreando hasta que decidimos bajar por el otru lau en dirección a Millaró, el mapa nos indica que tenemos otra pista pa llegar por el otru lau.

(En busca de la pista que vemos al fondu)

El aire se agradece, pero comienza a ser algo más fresco de lo normal en este mes de Julio, vamos por la pista abajo y llegamos a la conclusión que por esti lau se fai mucho más pesada que por el otru, vamos echando la vista atrás y vemos el imponente Brañacaballo, ¡menuda chomba eh, Félix!, ¡anda que el que lo dijo taba sobrau, unos 900 metros de desnivel nun creo yo que sea pa una chomba!, pero nosotros ya hemos terminado nuestro día y ahora nos vamos a coger agua a Arbas y luego pa casina a damos una ducha y salir a tomar algo ¡nos lo tenemos merecido!


 

(Otru Camín hacía el Pienzu)

Junio

Nos ponemos en marcha de nuevo hacía el picu Pienzu, pero esta vez comenzaremos desde la carretere, en un pequeñu aparcamientu que hay al lau de la Mina Emilio, y por una pista arriba diremos subiendo les primeres cuestes de la ladera de esta parte del Sueve, vamos en dirección a los Puertos del Sueve, aunque primero investigaremos la zona de les antigues mines de espato-caliza, que es su día había por la zona, hoy nos queda un gran furacu en la montaña.

(Gran furacón en lo que su día fue una mina)

El día nun ye que te muy católicu del todo, pero cuando salen los rayinos del sol fai bastante calor, de vez en cuando desde la mar nos llega algo de orbayu, pero el aire fai que desaparezca enseguida. Subimos siempre con el mar a nuestres espaldes, pasando por diferentes tramos de bosque en busca de los puertos, la vegetación abunda, se notan les últimes lluvies y el calor de estos días.

(El ganao ya ta en los puertos)

A estes altures, el ganao ya esta en los puertos y estes con unes vistes del mar Cantábricu ¡que ya quisieremos todos teneles!, un guapu balcón. Los árboles ya echaron toda la hoja los bosques están muy guapos, vamos buscando la mejor manera de salir de ellos, el camín se pierde continuamente, pero enseguida lu volvemos a topar y salimos del entramao de los árboles para poder ver el panorama que tenemos delante.

(Un Texu solitariu)

Desde lo alto vemos la cantidad de árboles que conviven en estos bosques, Texos, Fayes, Espineres (les cuales ya perdieron la flor), algún Roble y los inconfundibles Fresnos, todos ellos faen un bosque muy variu. Desde lo alto se distinguen les manches más verdes de los Texos, en época otoñal e invernal estos son los dueños del lugar, pues los demás árboles pierden su hoja y se distinguen peor.

(Cumbre, vuelve a tirar el aire)

En la subida nos encontramos con otru montañeru, hablamos un ratu con él, estamos de acuerdu que se suba por donde se suba el últimu tramu al Pienzu, ¡se las trae!, pero por esti lau al tener que salvar un desnivel mayor, ye algo más duro, pero no insalvable. Facemos la foto de rigor y como paez que quier empezar a lloviscar, aunque el aire nun se si dejara quites les nubes, nos vamos para abajo.

(Los nuevos estan acompañados de sus madres y están muy tranquilos)

La bajada la hacemos por la subida clásica, pero en lugar de dirigirnos hacía el Fitu, nosotros lo haremos hacía el bosque de La Viescona, otru lugar que nos encanta y por el cual ya hicimos la subida un par de veces, ahora nos toca acabar nuestru recorrido por esti bosque jurásicu, o por lo menos a nosotros nos lo parez.

(La gran Faya de La Viescona)

Como siempre sacamos la foto a la "gran" Faya que existe en esti bosque, nun nos cabe en la cámara, pero nos gusta fotografiala, seguimos bosque abajo, siempre nos sorprende y cad vez nos gusta más. El calor va en aumento, el agua nun llegó a caer y los rayos de un sol timidu nos faen tener que quitar ropa. Volvemos a sentir ruxir el ríu y preguntar por la cascada, pero hoy ya ye tarde pa investigar hemos quedado en Ribesella.

(Guapa foto pa acabar la ruta)

Cuando tamos a puntu de abrir el pasu pa seguir por la pista que nos lleva a Casa Julia, llega una furgoneta con comida pa los gochos, el señor nos dice: ¿quereis una foto guapa de verdad?, le decimos que sí, le acompañamos y después que les echa la comida a los gochos y al perru que los tien cuidando, entra en la cuadra y nos saca unos cuantos gochinos pequeños, ¡tienen ocho días!, ¡jo, que guapinos son!, nos comunica que dentro de una semana tendrá otra camá igual que esa, que esta gocha pario en el monte y tardo ocho días en traelos pa la granja. Disfrutamos un montón viendolos y pudiendo sacayos fotos.

Nos despedimos y después bajamos por la carretera que sube al Fitu, en dirección hasta donde teníamos el coche, allí nos aseamos un poco cambiamos la ropa y nos fuimos a cenar con unos amigos a Ribesella. ¡Buen final para un buen día!.

 

<Anterior - Siguiente>


Si quieres ver los diario de temporadas anteriores mira en los link:

* Temporada 2008-2009.

* Temporada 2009-2010.

* Temporada 2010-2011.

 


¡Visita nuestro libro de visitas y deja tus mensajes!


Si alguien quiere más información, puedes mandarme un emilio y serás atendido.

Correo de contacto: info@jfcamina.es


* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.