Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Historia de nuestro paseo peregrino por el Camino del Salvador ascendiendo el Puerto Pajares
www.jfcamina.es
A Santiago por el "Camino del Salvador"
D 3/5 del 06/2015
JFCamina, 02/2016

 

Día 3: Pajares - Poladura de la Tercia

(Subimos el Puerto y cruzamos La Cordillera)

Mapas ING: 78-III "Pajares", 103-I "Busdongo" y 103-III "Pola Gordón"

Inicio:Pajares - Payares, Concejo de Lena, Asturias.

Objetivo: Poladura de la Tercia, T.M. Villamanín, León

Recorrido: Pajares - Payares, Asturias (1000 m.a.) - Pista El Ruchu (1055 m.a.) - Abandono El Ruchu (1035 m.a.) - Enlace Camín San Miguel (1255 m.a.) - Portilla N-630 (1285 m.a.) - Alto la Gobia - León (1405 m.a.) - Casa Pernales Alto Pajares (1350 m.a.) - Colegiata de Sta. María de Arbas (1300 m.a.) - Portilla Arbas (1300 m.a.) - Collá la Perruca (1368 ma.a.) - Majada Caballetas (1365 m.a.) - Canto Valle Madera (1470 m.a.) - Crestería Valle Madera y el Canal (1565 m.a.) - Valle el Canal (1475 m.a.) - Cantu la Tusa (1567 m.a.) - Cruz del Salvador (1466 m.a.) - Collá de los Eros (1400 m.a.) - Peña Chancara (1275 m.a.) - Poladura de la Tercia, León (1255 m.a.)

Distancia: ± 16,5 Kilómetros / Tiempos: 5,5 horas.

Desniveles: + 820 Ascenso y - 800 Descensos.

Terrenos: Caminos, veredas montañeras y carreterinas, todo subir y bajar.

Señalizacion: Si, los mojones con la concha peregrina del Camino del Salvador, también la señalización de la Comunidad de los Cuatro Valles de León, además de numerosas flechas y conchas amarillas realizadas por Ender, aunque para nosotros todo al revés.

En apartado Intro y Preliminares nos hemos explayado ampliamente de los motivos que nos llevaron a realizar este pequeño viaje andariego de cinco días desde Oviedo a León. A través de la traza marcada por el Camino del Salvador pero en sentido contrario. Así que no hace falta volver al repetirlo en cada uno de los reportajes, el que tenga mucho interés en saber nuestros personales motivos solo tiene que pinchar en el enlace correspondiente y saciar su curiosidad. También, en el mismo añadido, hemos hablado de la dificultad del recorrido y la preparación previa, de los numerosos puntos de referencia que hemos apuntado antes de arrancar.

Tiempo: Sol

Peregrinos encontrados: 4

Peregrinos albergues: 10

Ac. total: 23

Creative Commons License

 

 


Con la tranquilidad que da el haber superado la etapa más complicada de las cinco que tocan en este Camino del Salvador, dormimos plácidamente, cuando nos enteramos sentimos a nuestros compañeros peregrinos bullir sus mochilas en la planta de abajo del albergue de Pajares (Payares). No era temprano, la noche de San Xuan nos había entretenido más de lo debido en estos lances andariegos. No importaba mucho, a pesar de que tenemos que subir el Puerto Payares y alcanzar la máxima altitud de todo El Camino, hasta cerca de los 1600 metros de altitud. Tenemos que superar la Cordillera Cantábrica, y pese a ello, creemos que no es una etapa especialmente dura. Más bien ilusionante por nuestra parte. Quizás nos pasamos en la valoración, pero es lo que estamos acostumbrados en nuestras andanzas. Unos 15 kilometrucos, 850 metros de desnivel positivo y otros tantos negativos. Nada que no realicemos semanalmente. Además, el terreno lo conocemos por partes, solo queda coserlo con los puntos “oscuros”. Veamos el perfil antes de bajar a despedir a nuestros compañeros y desayunar un poco.

(Gráfico del recorrido de la 3ª etapa, para los que vienen desde León también sirve pero leyendo de Dcha. a Izq.)

A las ocho y media despedimos a los peregrinos Ana y Willian, ellos van hacia Pola de Lena, en descenso, nosotros ya sabéis que en dirección contraria, ascendiendo. Después a entendernos con la maquinita que nos despacha el desayuno. No es precisamente lo que más nos gusta, pero mejor que nada. No queremos arriesgarnos a ir hasta el bar y que esté cerrado, ya tenemos ciertas experiencias desagradables. Justo cuando estábamos con el desayuno llegó Marisa para hacer la limpieza, nos “prestó” despedirnos de ella, aunque ya lo habíamos hecho la noche anterior, pero el buen trato recibido merecía otro par de besos.


Se me olvidó antes contar que la mañana había despertado excelente, tal como habían pronosticado, lo que nos llena de satisfacción, un dosis más de optimismo. Así que muchas ganas e ilusión cargamos las pesadas mochilas al hombro y ponemos rumbo Sur por la caleya principal del pueblo de Payares, que no la carretera general del puerto. Dejando de lado la casa donde vivió en su niñez el ilustre D. Ramón Menéndez Pidal. Después la iglesia de San Miguel de Pajares (Payares) y en llano seguimos cruzando el reguero del Fayeu hacia la zona del cementerio, donde nos despedimos del pueblo definitivamente. Muy buenos recuerdos nos llevamos de su excelente acogimiento.

(Pajares, Albergue de Peregrinos, Concejo de Lena, ± 0,0 K / ± 1000 m.a. / 9:00 h. / Pto. 1 Mapa)

(Precioso día de San Xuán despuntó, así la Tesa luce su cresta gallasperamente)

(Por la calle que va debajo la N-630 pasamos junto a la casa de la ñiñez de D. Ramón Menendez Pidal)

(Sin salir a la N-630, pasamos el reguero y nos vamos despidiendo de Pajares - Payares)

(Al lado del cementerio pasamos con los picos Negrón, Cirbanal y la Tesa luciendo sus mejores galas)

Dejamos atrás el pueblo y el cementerio, ya no hay vuelta atrás. El primer mojón peregrino nos recibe guiándonos por cómodo camín, aunque empezando a subir. El sol nos pega en los ojos, no pudiendo sacar muchas fotos al frente, solo al poniente, donde las montañas son ampliamente iluminadas. Unos jinetes con sus guapos caballos nos adelantan, dicen que van a León. En poco más de un kilómetro y medio salimos a la ancha pista del Ruchu, al lado de la carretera del puerto, donde existe un bar, ahora parece que bien atendido. Nosotros seguimos pista adelante en busca del punto donde abandonarla, a un kilómetro más o menos.

(Hora de seguir las mojones, conchas y flechas peregrinas, aunque nos indiquen la dirección contraria)

(El sol ilumina con fuerza las montañas de la Cordillera Cantábrica, al fondo la autovía del Huerna)

(Por contra, en nuestra dirección los rayos solares nublan nuestra visión)

(Enlace con la pista El Ruchu, ± 1,6 K / ± 1055 m.a. / 9:30 h. / Pto. 2 Mapa)

(Subimos - bajamos la barrera y por cómoda pista seguimos en busca del punto donde abandonarla)

(Detalle de dos picos imprtantes en el paso de la autovía del Huerna, el Negrón y el Cirbanal)

(Arriba, frente a nosotros, podemos ver las pistas de esquí de la estación invernal Valgrande-Pajares)

Esta zona la conocemos bastante bien, pues fue en ella donde encontramos el primer mojón peregrino (el de la bajada a San Miguel) cubierto de un gran manto blanco de nieve. Hoy no llegaremos tan lejos, los jinetes sí, pues es una subida más liviana. Nosotros optamos por otra mucho más cercana, la cual es mucho más directa, al final confluiremos. Ese punto llegó, del otoño pasado, que nos fuimos a dar una vuelta hasta el cromático bosque de Valgrande, lo tenemos controlado. Es hora de dar el do de pecho y esforzarse, toca subir, además sin parar hasta que entremos en los límites administrativos de la vecina León. En este punto nos encontramos con una pareja de Peregrinos, vienen desde Poladura, a donde nosotros vamos, parece que han madrugado mucho. Tras los saludos y la charleta correspondiente, toca despedirse y girar a la izquierda, todo para arriba, pero sin cebarse con lo “pindio”, poco a poco, que la mochila pesa.

(Abandono de la pista El Ruchu, ± 2,7 K / ± 1035 m.a. / 9:50 - 10:00 h. / Pto. 3 Mapa)

(Ahora el terreno tendido finaliza, nos toca dar el do de pecho y ponerse a subir y subir)

(Por si tenemos alguna duda, las artesanales señales de Ender nos ayudan a seguir la buena traza)

(Primero pradería arriba para después adentrarnos en el bosque)

Primero por pradería arriba, después toca adentrarse un rato por un guapo bosque de fayas (hayas), aunque un tanto húmedo y embarrado, por el Valle de las Piedras nos informa el mapa que vamos transitando. El camino se ve muy pisado, pero si surge alguna duda ahí están la artesanal señal de nuestro amigo Ender para despejar dudas. En sus dos versiones, flecha o concha de hierro, durante todo pase de La Cordillera serán nuestras fieles compañeras. Salimos del pequeño bosque y el terreno se vuelve más inclinado y abrupto, con piedra muy suelta, nos imaginamos que resulta más complicado bajarlo que subirlo. Salimos a un canto con doble señalización de Ender, al fondo el abandonado Parador de Pajares. Lateralmente vemos como los jinetes suben por el camino de San Miguel, ya no los volveremos a ver más, en el cruce no nos encontramos, ellos llevan buenos motores, nosotros solo dos piernas y una pesada mochila al hombro.

(Hora de adentarnos por unos momentos bajo el cobijo del bosque norteño)

(Salimos del bosque y el terreno se vuelve más uraño, con mucha piedra suelta)

(Pareja de de señales gentileza de Ender con el abandonado Parador de Pajares al fondo)

(Cantu las señales de Ender, al fondo todo un lujo, ± 3,7 K / ± 1195 m.a. / 10:30 h. / Pto. 4 Mapa)

Bajo el terreno que vamos pisando pasan las vías del tren, pues según nuestro mapa el túnel la Calera aquí se ubica. Así enlazamos con el camino que viene de San Miguel, unas señales de madera así lo indican. La carretera nacional se ve muy cerca, estamos justo por debajo del famoso 17%. Avanzamos unos metros y nos tropezamos con una fuente, un buen momento para hidratarnos y reponer fuerzas. Después directos al encuentro con el negro asfalto, pero antes de tropezar con él tenemos que abrir y volver a cerrar una gran portilla. También antes nos paramos a leer el gran panel Camino de Santiago - Itinerario Cultura Europeo / GR-100 / Etapa: Payares – Campumanes (21,6 Kms), un recorrido un poco diferente al nuestro pero en muchos puntos coincidente.

(Enlace con el camín que viene desde San Miguel, ± 4,2 K / ± 1255 m.a. / 10:55 h. / Pto. 5 Mapa)

(Está claro, ¿no?)

(La mañana está de lujo, el Negro, Cirbanal, Las Ubiñas, La Tesa, entre otras, lucen con gracia)

(Portilla de entrada a la N-630, ± 4,4 K / ± 1282 m.a. / 11:00 h. / Pto. 6 Mapa)

(Camino de Santiago - Itinerario Cultural Europeo / GR-100 / Etapa: Payares – Campumanes)

Tras unos minutos de relax, toca tras mirar para arriba y para abajo, cruzar la carretera muy rápidamente, nada de distracciones, pues es un punto muy peligro, la gran curva impide ver bien tanto a los viandantes como a los coches o caminones. Todos debemos poner de nuestra parte, nosotros imprimiendo impulso y ellos moderando la velocidad cuando ven a un Peregrino en tránsito, todo sentido común. Después otra portilla que abrimos y volvemos a cerrar, tras lo cual toca subir una verde e inclinada ladera. Las torretas eléctricas serán nuestras guías y compañeras, la vacas también, además de señales de pintura blanca. Al final, el Alto de la Gobia y entramos en tierras de León.

(Portilla de salida de la N-630, ± 4,5 K / ± 1285 m.a. / 11:05 h. / Pto. 7 Mapa)

(-¡Uff, Mary, muy pindio veo esto, menos mal que al final se acaba)

(Las torretas eléctricas serán nuestras guías, al final encontraremos el paso a tierras de León)

(Alto de la Gobia, Límite entre Asturias y León, ± 5,3 K / ± 1405 m.a. / 11:20 h. / Pto. 8 Mapa)

En el Alto de la Gobia cumplimos un hito importante de nuestro especial empeño de cruzar el Puerto Payares, aunque un poco más arriba de lo que en nuestra idea originaria, pues ahora tenemos que descender hacia la carretera, hacia la casa de Penales y el Parador. Más que satisfechos, dejamos atrás la verde ladera de la Cordillera Cantábrica que acabamos de superar y rumbo al asfalto vamos. Pena que el bar del Puerto o el propio Parador estén cerrados, nos hubiera encantado mucho poder tomar algo allí y contemplar lo que dejamos atrás, todo un lujo esta ubicación. Esperamos que no tarde mucho en reabrir, al menos el bar, un buen lugar para reponer fuerzar antes de afrontar el duro tramo de descenso al pueblín de Pajares (Payares). Acabamos de superar la mitad del recorrido entre Oviedo y León, justo aquí, en la inmediaciones del Puertu Payares. Ahora, verdaderamente felices, toca tirar carretera abajo, pero en dirección SurEste, al encuentro de la Colegia de Santa María de Arbas del Puerto y el río Bernesga, con sus aguas recién exprimidas.

(Atrás dejamos en paso del Alto de la Gobia y hacia la carretera del puerto descendemos)

(Alto Puerto Pajares, Límite entre Asturias y León, ± 5,8 K / ± 1350 m.a. / 11:35 h. / Pto. 9 Mapa)

(Paso de la zona de la Casa de Penales para salir al negro y ruidoso asfalto)

(Área de Servicio del Puerto Pajares)

(Carretera N-630 dirección a León, aunque de momento a la Colegiata de Sta. María de Arbas)

Justo nada más pasar el gran panel que nos indica el gran monumento que vamos a visitar y que en León estamos, antes de llegar una gran casa abandonada, sobre un puente apenas imperceptible sobre el río Bernesga, ahí se encuentra una portilla por donde continua nuestro camino, pero ahora vamos a dejarla de lado y hacerle una visita a un rincón emblemático del Camino de Santiago. Para nosotros este es un rincón especial, es raro el día que no pasemos y paremos, sobre todo para coger agua de la fría fuente. También, si está abierta, para visitar la colegiata. En la última ocasión recogimos el gran folleto sobre el Camino del Salvador, además de fotografiar ampliamente el templo. Aquí os dejamos un amplio montaje con algunas de las fotos obtenidas, incluida la del panel exterior de “Cuatro Valles”. También algunos apuntes sobre lo que estamos contemplando.

(Detalle de por donde continua El Camino, justo a lado de la primera casa y el gran panel)

(Colegiata de Sta.María de Arbas, León, ± 7,3 K / ± 1300 m.a. / 12:00 - 12:15 h. / Pto. 10 Mapa)

El origen viene de una comunidad monástica que se asentó en Arbas, allá a principios del siglo XI, viendo la ubicación privilegiada que ofrecía el enclave en su paso hacia Oviedo a visitar las Santas Reliquias de la Cámara Santa. Fue un hospital para los peregrinos cuya fundación¸ hacia el Siglo XII, se atribuye al conde leonés Fruela y su esposa Estefanía, el primero hermano de Dña. Jimena, la esposa del Cid, que resultaba un hombre con muchos posibles. Fue durante el reinado de Alfonso IX, que era muy habitual del lugar por su peregrinar a Oviedo, cuando, en 1216, ordenó la construcción de la nueva iglesia de Nuestra Señora de Santa María. Muchas transformaciones y avatares sufrió este histórico conjunto a lo largo de su milenio de existencia. También de muchas leyendas, como la del oso y el buey. A mediados del Siglo XX fue restaurada por D. Luís Menéndez Pidal (sobrino del que vimos la lápida en el pueblo de Pajares) y que está enterrado aquí, véase lápida al efecto. Es de estilo tardorománico, conserva dos portadas románicas. Terminar diciendo que la festividad del tempo se celebra el 8 de Setiembre de cada año y en ella, a parte de la misa, procesión y ofrenda, se entrega un “bollu preñau” y botella de vino. Esto nos suena muy familiar, no en vano tenemos una Historia en común.

(Detalles arquitectónicos de la Colegiata, a nosotros nos encanta el empedrado con figuras geométrias y florales)

Ya que la colegiata está cerrada, pena de sello peregrino, paramos solo lo justo para hidratarnos y hacer las últimas anotaciones sobre el mapa que portábamos. Como ya hemos pasado el Puerto Pajares (Payares), un hito importante en nuestro recorrido, dejamos el trozo del mapa, el primer tramo del día de un grupo de tres, pues ya adelanté que el recorrido iba ser relativamente corto.

(Trozo 1 de 3 - Pajares - Pto. Pajares + Colegiata Sta.Maria de Arbas / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

Es hora de portar las mochilas al hombro y ponernos en marcha de nuevo y volver a la traza principal, para ello retrocedemos unos cuantos metros, hasta la última casa al lado del río Bernesga. Allí tenemos otra portilla que abrir y cerrar, este parece el “sino” del Camino del Salvador. Después toca superar un pequeño repecho para volver hacia la collada mirador sobre la colegiata que poco a poco vamos despidiendo, aunque la misma será larga. Alcanzada la collá atendemos las señales de madera, verticales con el emblema de los Cuatro Valles. Las seguimos y directos, justo sobre el túnel por donde discurre el tren, vamos hacia otra collada que vemos al final de la larga ladera NorOriental del Celleros.

(Unos cuantos metros de retroceso a la vera del río Bernesga para volver a tropezar con otra portilla)

(Portilla de Arbas del Puerto, un poco de retroceso, ± 7,4 K / ± 1305 m.a. / 12:20 h. / Pto. 11 Mapa)

(Una pequeña subida para auparnos a El Camino de nuevo)

(Por zona de abrupta pradería vamos en busca de la collada que tenemos a la vista)

(Ahora toca dar la cara a la larga ladera del Celleros)

Ya en la collá La Perruca tenemos un preciosa estampa del valle de Caballetas. Al fondo vemos un par de cabañas, el amarillo de las escobas brilla con fuerza, así que impacientes vamos hasta ellas. Cruzamos el arroyo y llegamos, encontrando señales peregrinas de pintura amarilla. De allí parte una clara pista terrera que tira para arriba con fuerza, así que toca esforzarse un poco. Lo justo para alcanzar un canto con cambio de vertiente y entrada en el Valle Madera, otro precioso rincón, aunque el abundante trazado de pistas lo afean un tanto. Ahora toca descender en busca del río que da nombre al valle.

(Collá La Perruca, ± 8,4 K / 1368 m.a. / 12:40 h. / Pto. 12 Mapa)

(Arroyo y majada de Caballetas, ± 8,6 K / ± 1365 m.a. / 12:45 h. / Pto. 13 Mapa)

(Otro pequeño esfuerzo, atrás dejamos el Alto la Gobia y de Payares, asi como la Colegiata de Arbas)

(Canto de entrada en Valle Madera, ± 9,0 K / ± 1470 m.a. / 12:55 h. / Pto. 14 Mapa)

(Con cierta frecuencia nos encontramos con señales, de los tres tipos, así que lo tenemos claro)

Siguiendo las señales del Camino del Salvador, al poco de cruzar el arroyo, y seguir por la pista que asciende valle arriba, nos encontramos con un desvío a la izquierda y lo tomamos. Así, con cierta pendiente, pronto nos encaramamos en la cresta de la ladera que resguarda al arroyo por su margen derecha. Seguimos pista adelante, ahora paralelos a toda la bajada de la gran loma del Cellero, cumbre que de momento no vemos su mojón geodésico. Si son excelentes las vistas hacia atrás, al Norte y NorEste, especialmente hacia el Cellón. Ya llevaba rato pensando que este recorrido sería precioso para hacer en el blanco invierno con nuestras raquetas de nieve. Ahora con todo el valle abajo lo confirmo y comparto mi inquietud con Mary. Un “Ya veremos, ahora estamos a lo que estamos” fue toda respuesta, pero servidor seguían dándole vueltas al tema.

(Arroyo Valle Madera, ± 9,6 K / ± 1405 m.a. / 13:10 h. / Pto. 15 Mapa)

(Tras cruzar el río, seguimos pista arriba, pronto nos encontramos un giro peregrino a la izquierda)

(Enseguida alcanzamos la cumbrera, ± 10,0 K / ± 1470 m.a. / 13:20 h. / Pto. 16 Mapa)

(A tras dejamos el cantu de entrada al valle, la Colegiata al fondo. Arriba el gran Cellón)

(Pista para arriba, paralelos a la gran loma Celleros, abajo vemos el valle Madera)

(Ya vemos el Celleros al fondo, pero este no es nuestro objetivo peregrino, le damos la espalda y...)

Tras conseguir otear el mojón geodésico del Celleros, casi frente por frente, llegamos al objetivo propuesto, a lo alto de la cumbrera, donde las señales Del Salvador nos dan la bienvenida, también los “argadiellos” del gaseoducto. Nos encontramos en una estratégica situación, con unas excelentes vistas hacia los valles de Madera y el Canal (el que desciende hacia la entrada Norte de Busdongo), aunque lo que más nos “presta” ye contemplar las blancas cumbres de las Peñas Calva y Carbona, más la continuación hacia Peñalaza. También, a la derecha, el paso hacia Poladura de la Tercia por el Alto la Tusa, nuestro siguiente objetivo principal a batir, pues es el punto más alto del Camino del Salvador, así que a por él vamos, descendiendo, de momento por cómoda pista, hacia la cabecera del valle del Canal.

(Cumbrera entre los Valle Madera y el Canal, ± 10,8 K / ± 1565 m.a. / 13:35 h. / Pto. 17 Mapa)

(Peñas la Calva y Carbona, y la continuación hacia Peñalaza)

(Abajo, el pueblo de Busdongo, con el gran Estorbín de Valverde y otro picachos en lo más alto)

(Por cómoda pista, de momento, hacia el paso a Poladura de la Tercia por el Canto la Tusa)

Al llegar a la cabecera del Valle del Canal, la gran pista que venimos siguiendo desde casi Arbás del Puerto gira bruscamente a la izquierda y se va hacia la entrada Norte de Busdongo. Nosotros debemos seguir nuestro rumbo hacia el Canto la Tusa, pero ahora por camín, las marcas amarillas y las flechas metálicas de Ender nos guían en diagonal ascensión por la verde ladera. Abajo vemos todo el valle que muere en la carretera y en la entrada Norte del pueblo de Busdongo. Arriba los grandes picos de la Cordillera Cantábrica, como el Estorbín, Compastiñosa, Brañacaballo, etc… Con estos entrenamiento tan montañeros, que tanto nos gustan, alcanzamos el máximo de altitud de todo el Camino del Salvador, el Canto la Tusa.

(Valle el Canal y para arriba otra vez, ± 11,7 K / ± 1475 m.a. / 13:55 h. / Pto. 18 Mapa)

(Valle del Canal, en la ascensión, ya por camín, hacia el Canto la Tusa, vista de la pista que bajamos)

(En nuestro transito hacia el Canto la Tusa por lo cimero del Valle del Canal, abajo Busdongo)

(Ya nos queda muy poco, ya vemos las dichosas alambreras al final del objetivo)

A las dos y cuarto de la tarde alcanzamos el Canto más alto del Camino del Salvador, buena satisfacción nos dio el alcanzarlo, aunque no duró mucho. Efectivamente, fue cuando, justo en el punto de cambio de vertientes, al quitar una ferruñosa (oxidada) alambrada de espino tuve el infortunio de engancharme con ella. Por suerte, solo desgarré el pantalón, pero a punto pudo causarme un buen disgusto. No vamos a exponer aquí lo que opinamos de este tipo de cierres, que no sé quien me dijo que estaban “prohibidos”, pero con más frecuencia abundan, algunos con saña “trincheril”. Realmente pudo acabar mal el incidente.

(Canto la Tusa, ± 12,4 K / ± 1567 m.a. / 14:15 - 14:50 h. / Pto. 19 Mapa)

Salvado nuestro percance, procedemos a sacar algo de la mochila para comer. Tema este último que no hemos mencionado previamente y que ahora pasamos comentar con detalle dada su importancia. Resaltar que en el largo y complicado tramo desde Campomanes a Pola de Gordón (unos 50 Kilómetros de nada) no existe donde avituallarse de alimentos, solo en el bar del Pueblo de Pajares (cuando no está de descanso) o el bar del Ruchu, pero ningún supermercado. Así que esto hay que tenerlo muy en cuenta. Nosotros para el tramo Pola de Lena – Pajares lo salvamos comprando unos pinchos en el bar de Mary en Campomanes y después una buen cena, gentileza de Marisa, en el albergue de Payares. Sin embargo para la etapa Pajares – Poladura de la Tercia, tuvimos que prevenir la eventualidad trabajando previamente desde casa. Primero reservando telefónicamente en la Posada El Embrujo de Poladura (importante reservar, así nos lo recalcaron los amigos y hemos visto en todos los papeles en El Camino). Encargamos tanto la cena, como la cama y el desayuno. Para soportar la jornada, en la que hoy nos encontramos, portamos algo desde casa, aunque igual podíamos llegar a tiempo para comer, pero no es nuestra forma de caminar andar a la carrera. Advertido todo esto, pasamos a degustar nuestras sencillas viandas y a repasar el trozo nº 2 de 3 del mapa, el que acabamos de finiquitar.

(Trozo 2 de 3 - Colegiata Sta.Maria de Arbas-Canto la Tusa / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

Durante media hora abundante nos relajamos en el Alto la Tusa, especialmente lamentándonos del incidente de la “ferruñosa” alambrera de espinos. Tras ello toca volver a cargar la mochila y comenzar a lanzarse camín abajo al encuentro con la famosa Cruz del Salvador y del pueblo de Poladura. Ahora ya todo descender, saludando lateralmente a los preciosos bloques calizos que vemos al fondo, hacía Casares. Este transito hasta La Cruz pensábamos que iba ser corto, que lo realizaríamos en un suspiro, pero nos resultó todo lo contrario, pues se nos hizo largo. No fue hasta que realizamos un cambio de vertiente de la larga ladera que veníamos descendiendo cuando la divisamos. ¡Menos mal!, ya pensábamos que la habían quitado o nos habíamos despistado, aunque la señales eran claras, era complicado hacerlo, aunque con niebla el tema cambia mucho.

(Hoy ya no subimos más, ahora todo en descenso en busca de La Cruz del Salvador y Poladura)

(Descendemos por buena traza y bien acompañados de las señales verticales de Ender)

(Cambio de vertiente, ya vemos la Cruz del Salvador, ± 12,9 K / ± 1530 m.a. / 15:00 h. / Pto. 20 Mapa)

(-¡Ya está ahí La Cruz!!, -¡Menos mal!, ya creía que...)

Al fin llegamos a este magnífico punto de referencia del Camino del Salvador. La Cruz fue impulsada por la persona que hemos venido referenciando en todos los reportajes, el Señor Cuñarro (Ender), él y demás colaboradores se pusieron manos a la obra en la construcción y ubicación del “santo y seña” de este precioso Camino Norteño. La misma fue inaugurada un 27 de Octubre de 2012 y todos los años se celebra una romería popular hacia ella. Nosotros queremos reconocer tan importante labor y la hemos colocado como cabecera de todos los reportajes, rindiendo así homenaje a las personas que con su esfuerzo y tesón trabajan o trabajaron para que el Camino del Salvador salga adelante y no se quede en el cajón del olvido. Tras las referencias oportunas a tan especial labor y unas cuantas fotos personales de nuestro paso por ella, tiramos monte abajo y nos vamos en busca de nuestro último hito de la jornada, el ya cercano pueblo de Poladura de la Tercia.

(Cruz del Salvador, ± 13,5 K / ± 1466 m.a. / 15:05 - 15:20 h. / Pto. 21 Mapa)

(Nos depedimos de La Cruz y del Norte, ahora al Sur en busca del pueblo de Poladura de la Tercia)

(Descendiendo por la verde ladera, con la tremenda estampa del Pico Fontún a la izquierda)

(Praderas de la collada de los Eros, ± 14,0 K / ± 1400 m.a. / 15:25 h. / Pto. 22 Mapa)

Ya tenemos la etapa en los bolsillos de las mochilas, poco más de tres kilómetros de placida marcha ladera abajo. Seguro que menos de una hora transitando por una preciosa zona de monte bajo y pradería (como la de la Collada de los Eros), jalonados por floridas escobas. Siempre bien acompañados de las señales del Camino del Salvador, las conchas y flechitas metálicas, además de los “estacones” de los Cuatro Valles. Nosotros mirando hacia arriba, hacia los altos de La Calva, Carbona y Peñalaza, pues muy negros recuerdos tenemos de la vez que allá arriba nos aupamos, creíamos que nunca bajaríamos, pues la tormenta que nos pilló en lo más alto fue… ¡Cuánto nos acordamos de Santa Bárbara!!

(Ya tenemos el pueblo muy cerca, aunque las peñas no nos dejan divisarlo)

(Bien jalonados vamos, por las señales y por las floridas escobas)

(¡Mejor imposible!, así que relajados vamos, llegaremos a tomar el cafetín)

(La espectacular estampa del Pico Fontún nos hace de faro, aunque tan lejos no llegaremos)

Alcanzadas lateralmente unas peñas, las de Chancara, finalmente divisamos las casas del Pueblo de Poladura de la Tercia, ya olemos el café, en quince minutejos de nada estaremos ante él. No fallamos, pues pasados cinco minutos de las cuatro de la tarde cruzamos el puente sobre el río Casares y tropezamos con las primeras casas del pueblo. La primera calle a la derecha es la que nos llevará directamente hasta la gran casona de piedra donde se ubica la Posada El Embrujo, una cómoda y coqueta habitación rural allí nos espera.

(Peña Chancara, ± 15,5 K / ± 1275 m.a. / 15:50 h. / Pto. 23 Mapa)

(Ya solo quedan unos cientos de metros)

(Poladura de la Tercia, T.M. Villamanín, León, ± 16,5 K / ± 1225 m.a. / 16:05 h. / Pto. 24 Mapa)

¿No hay albergue de Peregrinos en Poladura de la Tercia?, os estaréis muchos preguntando. La respuesta es que sí, sito en las antiguas escuelas del pueblo, pero las referencias que teníamos eran pésimas, así que optamos por un valor seguro. En dos ocasiones nos han comentado que, a la vista que el exito que está teniendo el Camino del Salvador, se está pensando en hacer uno en plan bien, lo cual nos agrada, pues la Posada El Embrujo tiene tanta capacidad para absorber un gran número de Peregrinos, así que, mientras se lleva acabo el proyecto, mejor llamar antes y reservar. Tras este pequeño paréntesis, los saludos y demás trámites, subimos a la habitación y nos pegamos una merecida ducha. Después un poco de relax y apuntar las últimas anotaciones sobre el último trozo del mapa, el cual ahora dejamos.

(Trozo 3 de 3 - Canto la Tusa - Poladura de la Tercia / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

Tras recoger todas las anotaciones y guardarlas, además de sacar las del día siguiente, bajé a la recepción para pedir un costurero. Era hora de arreglar el gran siete que me hizo la ferruñosa alambrada en el Canto la Tusa, no era plan seguir ahí con el pantalón de batalla totalmente desgarrado. Después, una cervecina en la terraza del patio, tertulia con los demás peregrinos, los que allí estaban alojados y los del Albergue, el cual se encuentra al lado de la iglesia, justo encima de la posada. Después hora de cenar en condiciones, que para esto la cocina de El Embrujo es de primera, tal es así que volvimos en otra ocasión más con unos amigos expresamente a comer.

(Detalle del gran edificio de la Posada El Embrujo y su sello, al fondo la crestería de Peñalaza)

(La soleada terraza de la Posada El Embrujo, arriba la iglesia y el Albergue de Peregrinos)

(Foto testimonial de parte de la cena, la verdad que promete)

Tras la cena salimos de nuevo a la terraza y compartimos otra interesante tertulia peregrina, pues nos encontramos con los compañeros de la Asociación de Camino Mozárabe, los cuales contaban sus vicisitudes hasta conseguir la oficialización del su Camino. Historia que nos resulta un tanto conocida, pues en el nuestro concejo, el de Aller, en Asturias, ocurre otra tanto de lo mismo, pero sin conseguir, de momento, un final feliz, esperamos y deseamos que no tarde mucho. Compartimos sensaciones y experiencias con peregrinos de Málaga, Madrid, Holanda y otros más. Así hasta que el frescor de la noche nos recomendó retirarnos a la cama, no era plan de quedarse frio.

Antes de subir a la habitación concertamos la hora del desayuno, pues nos ofrecían dos alternativas: si madrugábamos mucho nos dejarían el tema preparado de ante mano, en caso contrario, después de las ocho, ya sería un trato personal. Nosotros, como ya sabéis, no madrugamos, nos pareció de perlas la segunda opción, a las ocho de la mañana nos volveríamos a ver.


Ya sobre la cama, mientras Mary me leía ha historia de la Fuente de las brujas de Poladura de la Tercia (cuento o historia enmarcada detras de la puerta de la habitación), servidor repasaba el recorrido de la jornada siguiente. No había manera de concentrarse con la triste historia de la guapa moza del pueblo hechizada en la fuente que se encuentra en el Amoso, la fuente de las brujas. Al final el cuento se acabó y pude seguir repasando los puntos críticos de la cuarta etapa (Poladura – Buiza – Pola de Gordón – Buen Suceso – La Robla), en principio parece que “pan comido”, no creemos tener muchos problemas, solo los kilómetros a superar (± 23) y el calor que se prevé, pues parece que el día va a ser espléndido. Por todo ello a descansar, que aunque la etapa de hoy no había sido muy dura, la acumulación de desniveles y kilómetros de los tres días empiezan a dejarse notar. Así que apagamos las luces, un besín y.... ¡hasta mañana!

Aunque, por si no estáis muy cansados, os dejo una pequeña "propinilla", pues en la crónica sobre el tramo que va desde el Alto de Pajares, Arbas del Puerto y Valle Madera habéis leído varias referencias a la belleza del valle y la posibilidad de volver cuando la blanca nieve se hiciera cargo de El Camino. Nosotros no echamos en saco roto nuestras anotaciones, y siempre volvemos a los sitios que nos ofrecen muchas posibilidades, en este caso de un blanco paseo de nieve. Si tenéis la curiosidad de comprobar cómo se encontraba la majada de Caballetas y el Valle Madera bajo un blanco manto de nieve, no dudéis en “cliclear” en la siguiente fotografía o enlace. Seguro que no os vais arrepentir, incluso tendréis una grandiosa sorpresa, pues algún detalle se nos escapó el día que ahí pasamos con la pesada mochila peregrina al hombro.

 

Raquetas por el Camino del Salvador

(Puerto Pajares - Valle Madera)

 

 

 

 

 

 

Esperamos y deseamos que todo os haya gustado, un placer teneros al otro lado de la conexión, ahora sí...

¡Hasta mañana Amig@s!

 

JFCamina

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es o A Santiago por el Camino del Salvador

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.