Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por Teverga
Puerto Ventana
Asturias

El Ferreirua y Las Navariegas

10/2013

JFCamina, 04/2014

 

El Ferreirua y Las Navariegas

(Tres rutas por el precio de una)

Mapas I.G.N.: 77-IV "Torrebarrio" (97), 77-III "Torrestio" (97) y 77-I "La Plaza" (97). + Mapa M. A. Adrados Somiedo.

Inicio y fin : Puerto Ventana, Concejo de Teverga, Asturias.

Objetivos: Picos Ferreirua y del Aguila + Las Navariegas, C. Teverga, Asturias.

Recorrido: Alto Puerto Ventana (1587 m.a.) - Fortificaciones Picu Ventana (1713 m.a.) - Collá (1615 m.a.) - Picu Cuervu(1756 m.a.) - Collá Picu Cuervu (17050 m.a.) - Las Llombas (1826 m.a.) - Collá Los Chamuergos (1791 m.a.) - Los Chamuergos (1849 m.a.) - Picu Ferreirua (1976 m.a.) - Collá La Ferreirua (1804 m.a.) - El Collarín (1831 m.a.) - Collá del Refuxo (1725 m.a.) - Picu del Águila (1822 m.a.) - Collá Las Navariegas (1754 m.a.) - Braña Navariega Superior (1620 m.a.) - Braña Navariega Inferior (1575 m.a.) - Barranco de la Verde (1430 m.a.) - Monte Brainiecha (1210 m.a.) - Balcón sobre las Cascadas del Xiblu (1300 m.a.) - Desvio de Ruta Hayedo Montegrande (1130 m.a.) - Entronque con puente Hayedo Montegrande (1150 m.a.) - Venta La Puerca - Aparcamiento Monte Grande (1215 m.a.).

Distancia: ± 17,5 Kilómetros / Tiempos: ± 6,0 horas.

Desnivel: ± 700 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Tipo de recorrido y terreno: Veredas monatañeras y caminos.

Señalización: La ascensión y descenso de los picos Ferreirua y del Águila no está señalizada, solo a partir de Las Navariegas lo está: PR AS-156 "Ruta de las Brañas Navariegas" y PR AS-269 "Hayedo de Monte Grande y Cascada del Xiblu"

Creative Commons License


Desde un precioso día del verano de 2008 hacía que no subíamos al pico Ferreirua. Fue una excursión corta pero memorable, siempre recordaré aquellos colores cálidos del atardecer sobre las preciosas cumbreras de Las Ubiñas, la verdad que aprovechamos la tarde, pues el recorrido no es muy largo. Pasó el tiempo y el recuerdo de aquella salida volvía a nosotros con frecuencia, apetecía volver, pero lo queríamos hacer con una marcha un poco más ambiciosa. La chispa saltó un blanco mes de noviembre del 2012, cuando nos acercamos, otra vez más, a la braña de Las Navariegas y cascadas del Xiblu, allí pensamos que sería guapo dejar un coche en el aparcamiento de Fayeu de Monte Grande y con otro, subir al puerto Ventana para hacer El Ferreirua, Las Navariegas y Monte Grandre, es decir: ¡Tres por el precio de una”, así que un año más tarde allí estábamos para ello, además con otro día espectacular, como realmente "presta" salir de casa.

(Venta La Puerca, Aparcamiento Monte Grande, Pto. Ventana, Concejo Teverga, Asturias. 10:30 h.)

Tal como estaba previsto, para esta excursión especial llevaríamos dos coches, así, a las diez y media de la mañana dejaríamos uno aparcado en la solitaria explanada del Venta la Puerca, inicio de la entrada oficial al Fayeu de Monte Grande y del PR AS-269 "Hayedo de Monte Grande y Cascada del Xiblu", si todo iba bien por la tarde lo recogeríamos para volver hacia el alto del puerto Ventana a recoger al nº2, el de inicio de la ruta que hoy nos ocupa. Tras esta pequeña previsión, no muy habitual en nuestras salidas, tiramos carretera AS-228 arriba para alcanzar el alto del puerto, aquí comenzaremos nuestra deseada marcha al Ferreirua.

(Alto de Puerto Ventana, Concejo de Teverga, Asturias, ± 0,0 K / ± 1587 m.a. / 10:50 h.)

Encaramos el Oeste y vemos la pichacha a conquistar, El Ferreiura, tras ello cruzamos la carretera y comenzamos a subir “monte arriba”, paralelos a la división territorial entre Asturias y León. De mano, la inclinación del terreno es fuerte, aunque pronto tenemos que parar unos instantes para contemplar el precioso mar de nubes que oculta lo fondero del valle de Teverga, de donde habíamos venido. A pesar de que son numerosas las ocasiones que uno se encuentra con esta especial ocasión… ¡siempre parece la primera vez!

(El terreno va "pindio" pero... ¡como si fuera la primera vez!)

Tras unos momentos contemplativos toca hacer la primera cumbre del día, la cual muestra restos de fortificaciones militares de nuestra desgraciada contienda civil. No sé realmente como se llama, he mirado un par de mapas y no encuentro su nombre, por lo que me permito la licencia de llamarla “Picu Ventana”, casi igual que el otro resalte que existe al otro lado de la carretera, este sí que viene en los mapas, el cual se conoce como “Peñón de Ventana”, son las dos balizas del alto el puerto, un lugar muy frecuentado por los amantes de las altas montañas de Las Ubiñas y La Mesa.

(Picu Ventana, ± 0,7 K / ± 1713 m.a. / 11:10 h.)

Alcanzado el primer jito del día solo queda, con clara orientación Occidental, comenzar a subir y bajar por la sucesión de picachas que limitan territorialmente los dos territorios vecinos: a nuestra izquierda, las tierras de Babia (León), a la derecha, las de Teverga (Asturias), nosotros por el medio, por la línea invisible que “los separa”, va a ser un verdadera “montaña rusa” andariega, aunque sin muchos sobresaltos.

(Tras subirnos a la primera picacha toca bajar, para, de inmediato, volver a subir)

(Aunque todo por terreno montañero cómodo, con guapos detalles a observar)

(Collau Oeste del Picu Cuervu, ± 1,0 K / ± 1615 m.a. / 11:20 h. / El Ferrirua simpre presente)

La presencia del pico mayor del día está siempre presente, así que no se nos plantea ningún problema, solo seguir la vereda montañera que nos lleva casi de la mano. De vez en cuando mirar un poco hacia atrás, las preciosas laderas y cumbres, más Occidentales, de Las Ubiñas comienzan a enseñarnos su mejor cara, aunque en principio la luz no ayuda mucho, pero mejora por momentos.

(No solo va a ser mirar hacia adelante, tras nuestro tenemos las preciosas cumbres de Las Ubiñas)

(Picu Cuervu, ± 1,6 K / ± 1756 m.a. / 11:40 h.)

Con cierta tranquilidad hollamos la cumbre del Picu Cuervu, un buen momento para contemplar la guapa estampa del valle de Babia, aunque realmente lo que más llama nuestra atención son las numerosas cumbres que tenemos más al Oeste, las que engarzan Babia con Somiedo: el Morro Negro, Los Albos, Peña Orniz, etc… Alfonso se pone impaciente y quiere un detalle de los mismos, -Tranquilo, esto es para nota, son tantas que…¡mejor no meter la pata!

(Desde la cumbrera del Picu Cuervu, a parte de la vereda que nos llevará al Ferreirua, tenemos...)

(... las vegas de la Babia y la Ubiñona, aunque la luz no ayuda mucho, así que miramos al obetivo y +)

(Collau Este del Picu Cuervu, ± 2,0 K / ± 1705 m.a. / 11:50 h.)

(Sin problemas de avance y con mucho que contemplar)

(Realmente es imposible entrar en tanto detalle sin emborronar la panorámica montañera)

Un vistazo hacia delante y otro hacia atrás seguimos avanzando, no queda mucho, pues este recorrido hasta el objetivo principal del día no llega a los cinco kilometrucos. Así con la “pachorra” que nos caracteriza llegamos a otra picacha, Las Llombas, donde Mary me saca una guapa foto que me gusta mucho para la portada de la ruta. Fue en este punto, en medio del silencio, pues ni una ligera brisa corría, sentimos hablar a gente, parece que son un par de mozas, no tienen prisa, van a lo suyo, disfrutando y charrando, al igual que nosotros, contemplando las preciosas estampas montañeras, como la de la Sierra del Aramo con Trobaniello anteponiéndose.

(Las Llombas, ± 2,6 K / ± 1826 m.a. / 12:15 - 12:25 h.)

(La Sierra del Aramo con Trobaniello anteponiéndose)

(Mary contemplando el Aramo y Las Ubiñas)

(Y Alfonso buscando el detalle de las altas cumbres de Babia-Somiedo)

(Collau Los Chamuergos, ± 2,8 K / ± 1791 m.a. / 11:30 h.)

¡Menudo día guapo que pillamos!, era la continuada expresión, realmente era un veredero placer caminar con este maravillo día, además por esta cordada tan vistosona, la cual es muy apreciada, incluso en invernal, aunque eso son palabras mayores y para gente bien equipada y con cierto amor al riesgo. Nosotros nos conformamos con este lucido día otoñal.

(Los Chamuergos, ± 3,3 K / ± 1849 m.a. / 12:40 h.)

Superamos la penúltima picacha de esta cuerda montañera que nos lleva hasta El Ferreirua, justo por encima de la mítica y escondida braña de las Cadenas,estamos ya en el collau que nos llevará hasta los 1976 metros de altitud. Miramos hacia atrás y las chicas parece que no se dan prisa por cogernos, ¡mira que se lo ponemos fácil!, pero ellas muy tranquilas, así da gusto, porque en otras ocasiones nos pasan… ¡como aviones!

(Afrontamos ya el último largo hacia El Ferreirua)

(Abajo, tenemos escondida la braña de Las Cadenas)

(Pero ahora toca dar el último tironín hacia la cumbre del día)

Podemos decir que los últimos metros son los más complicados, pues la cumbre es un tanto caótica, muy agreste, mala de andar, con muchas piedras por el medio. Así que con un poco de cuidado, buscando el mejor paso entre las piedras, alcanzamos el objetivo del día.

(La cumbrera de El Ferreirua, es un tanto agreste y caótica)

(Así que tenemos que dir con cierto cuidado, buscando el mejor paso)

Cuando llegamos a la cima vemos que ya estaba ocupada, en ella, plácidamente estaba sentado otro montañero venido expresamente desde Zamora, cuestión que nos sorprende un poco pero, pensándolo bien, no tanto, no es la primera vez que nosotros nos vamos hasta Palencia, Burgos o Soria para realizar la correspondiente “ruta de un día”. Al poco de tocar cumbre, llegaron Inma y Charo, así es como se llaman nuestras “perseguidoras”. Así que un nutrido grupo de amantes de la naturaleza y las altas cumbres nos juntamos en la pedregosa cima del Ferreirua, lo cual siempre presta, bueno siempre que el número no sea excesivo, aún recuerdo el gentío que nos reunimos en torno al mojón geodésico de la cercana Peña Ubiña La Grande, aquello era asfixiante.

(Picu Ferreirua, ± 4,7 K / ± 1976 m.a. / 13:15 - 13:50 h. / Foto de grupo)

Realmente no nos paramos mucho a contemplar el espectacular arco panorámico que esta cima ofrece, con su ascensión ya habíamos tenido más que sobrado, nuestro momento de relax lo dedicamos más a intercambiar impresiones con nuestros circunstanciales compañeros, aunque no por eso vamos a ser “racanos” con alguna de sus excelente postales montañeras, veamos:

(Al Este: la zona de Torrestio y Puerto de la Mesa, más las altas cumbres de Babia-Somiedo)

(Al. NorEste: El Alto de Las Navariegas, el Piedras, Pto. de la Mesa y la Sierra de los Bígaros)

(Al NorOeste: El Valle hacia el Puerto Ventana y las calizas de La Sobia)

(Al SurEste: Nuestros compañeros y Las Ubiñas)

Faltaban diez minutos para las dos de la tarde, para nuestros circunstanciales compañeros de cumbre este era el punto de retorno, solo les quedaba comerse el bocata y dar la vuelta hacia el alto del puerto Ventana, no así para nosotros. Efectivamente, para Mary, Alfonso, Angel y un servidor la ruta continúa bajándose de la cumbre por su empinada ladera Occidental, nuestra idea era bajar hasta la collá La Ferreirua hacia el Alto de Las Navariegas pasando por el pico del Águila. Con una sonrisa de despedida, allí los dejamos degustando sus sabrosos bocatas, pues, por nuestra parte, ya empezábamos a tener algo de apetito, aunque hasta la collá intermedia del Refuxo no lo haríamos, había que equilibrar el recorrido un poco.

(Iniciamos el vertical descenso por la vertiente Occidental de Ferreirua)

(La que le dá la cara a la zona de Torrestio, el pueblín se deja ver un poco)

El descenso por esta vertiente le teníamos un poco de reparo, pues no recordábamos como se encontraba el mismo. Nos habían dicho que se descendía bien, pero con cuidado, bueno como en todo tipo de terreno de alta montaña, la verdad de que así era. Poco a poco, con la ayuda de algún jito que otro, íbamos perdiendo cota siguiendo una leve vereda montañera. En principio, dándole la cara al escondido pueblín de Torrestío (el cual se dejaba ver algo) y, después, virando al Norte, en busca de la collada La Ferreirua y el Collarín.

(Primero encaramos el pueblín de Torrestio con la ayuda de algún jito)

(Y después vamos virando a la derecha, al Norte)

(Una leve vereda montañera nos lleva casi de la mano)

(Collá La Ferreirua, ± 5,7 K / ± 1804 m.a. / 14:10 h.)

En nuestro descenso no miramos mucho hacia atrás, íbamos más pendientes de pillar la mejor trazada que nos llevara a la collá deseada y nos pusiera en el buen camino del Alto de Las Navariegas. Solo cuando alcanzamos la chomba de El Collarín, nos damos la vuelta y comprobamos el vertiginoso descenso que habíamos realizado, realmente impresionaba más desde abajo que desde la cima. Tras esta pequeña comprobación solo quedaba buscar un buen sitio para dar cuenta del bocata y de la casadiella que el compañero Alfonso siempre nos tiene reservada para, quizás, el mejor momento de la jornada.

(El Collarín, ± 6,0 K / ± 1831 m.a. / 14:20 h. / Una mirada hacia atrás)

(Ya es hora de dar cuenta del bocata, así que antes de subir al pico del Aguila...)

A las dos y media de la tarde llegamos a la collá el Refuxo, teníamos frente a nosotros el pico del Águila, como eran solo unos cien metros de desnivel, decidimos posar las mochilas y dar cuenta del bocata, igual en la cumbre tiraba el aire y siempre molesta un poco que así sea en esta hora tan especial. Allí, en aquel verde mayau, rodeados de tranquilas vacas, nos relajamos durante una hora, igual algo mucho, teniendo en cuenta que ya estamos en horario de invierno, pero el día invitaba a ello. Tras ello solo quedaba subir unos cuantos cientos de metros y tocar la última cumbre del día, el resto ya sería todo en bajada.

(Collá el Refuxo, ± 6,6 K / ± 1725 m.a. / 14:30 - 15:25 h.)

(Tras una hora de relax toca subir un poco más, el último tironín de la jornada)

(Picu del Aguila, ± 7,3 K / ± 1822 m.a. / 15:40 -16:00 h.)

En la cómoda cumbre del Águila nos centramos en dos asuntos: El primero en sacar una guapa foto de grupo con la fiera estampa del Ferreirua tras nuestro al igual que las dos Ubiñas más famosas (La Grande y la Pequeña) tras nuestro. En segundo lugar, recrearnos en contemplar del descenso que haríamos hasta los corros y cabanas de las dos majadas de Las Navariegas. Desde el estratégico balcón que nos encontrábamos teníamos una espectacular estampa del recorrido que nos queda aún por hacer, casi unos diez kilómetros, más de lo ya realizado, así que había que darse prisa.

(Desde el balcón del Pico del Águila tenemos una panorámica perfecta de recorrido de descenso)

(Terreno fácil de andar en un día tan espléndido)

Ahora, desde esta atalaya del Águila hasta reencontrarnos con el coche que habíamos dejado en la entrada del Fayeu de Monte Grande, es casi todo bajar. Además por terreno ya conocido, pues debe ser la cuarta vez que nosotros andamos por este especial paraje de Las Navariegas y la Cascada del Xiblu. Así que todo fácil, aunque sin descuidarse mucho porque la hora solar es implacable, si nos descuidamos un poco tenemos que poner los frontales de luz en la pista del fayeu.

(Collá Las Navariegas, ± 7,8 K / ± 1754 m.a. / 16:10 h.)

(Las Navariegas, nuestro inmediato objetivo, aunque...)

(.... ¡habrá que parase a sacar una fotuca a estas arandaneras otoñales!)

A eso de las cuatro y media de la tarde llegamos a la majada superior de Las Navariegas, podemos decir que a partir de aquí iniciamos otra ruta, la PR AS-156 "Ruta de las Brañas Navariegas", aunque no en su totalidad, cuando descendamos lo más abrupto enlazaremos con la tercera de la jornada, aunque para eso aún queda. Ahora queda cumplir con el ritual de sacar las correspondientes fotos a los curiosos corros Teverganos.

(Braña La Navariega superior, ± 8,8 K / ± 1620 m.a. / 16:30 h.)

(De "oca en oca", de "corro en corro" por Las Navariegas)

(Braña La Navariega inferior, ± 9,0 K / ± 1575 m.a. / 16:35 h.)

Tras las enésimas fotos, toca entroncar con el río y barranco de La Verde, el que aporta el agua que caerá en vertical caída y forma una de las cascadas más bonitas del Norte, aunque, para ser justos, la competencia es muy fuerte. Después nos adentramos en el monte de Braniecha y nos asomamos al precioso canto o balcón natural que nos dará la posibilidad de admirar la cascada del Xiblu, la cual, hoy no lleva mucho agua, aunque, como ya la hemos visto unas cuantas veces… ¡no importa mucho!

(Enlace con río y barranco de la Verde, ± 10,0 K / ± 1430 m.a. / 17:00 h.)

(Canto sobre las cascadas del Xiblu, ± 11,0 K / ± 1210 m.a. / 17:20 h.)

(El Xiblu con sus varias cascadas)

Desde la braña Las Navariegas hasta entroncar con el ancho camín que va desde el guapu pueblín de La Focella con Monte Grande, existen unos cuatro kilómetros de recorrido, los cuales son muy entretenidos, así que no nos suplió mucho. Una vez alcanzado el crucero de rutas, en esta ocasión nos olvidamos de seguir de frente, hacia La Focella, y giramos a la derecha con el fin de iniciar el tercer recorrido señalizado de la jornada; el PR AS-269 "Hayedo de Monte Grande y Cascada del Xiblu", además de ir en busca del coche aparcado por la mañana con tal fin, es decir, que nuestros compeñeros conocieran el fayeu.

(Crucero de rutas, no vamos a La Focella, giramos la derecha, ± 12,9 K / ± 1130 m.a. / 18:00 h. )

(Un anchu camín y la señalización del PR AS-269 nos lleva de la mano)

Ahora el terreno deja de estar tan inclinado, vamos casi en llano, aunque con ondulaciones. También la traza que seguimos en ancha, casi una pista. No ha cambiado mucho desde que, hace justo un año, pasamos por aquí por última vez, cuando realizamos la “propinilla” después de subir hasta el Puerto de Las Navariegas, en una preciosa marcha blanca. Hoy esa opción no la contemplamos, aunque Angel no tiene inconveniente por ello, él nos espera tranquilamente en el puente que nos da la entrada en la ancha pista del fayeu de Monte Grande.

(Enlace con la pista de Monte Grande, ± 13,9 K / ± 1150 m.a. / 18:25 h. / A dcha. El Xiblu)

Volvemos a cruzar el río La Verde, otra vez, pues recordareis que ya lo hicimos arriba, pero ahora por un ancho puente, tras ello subimos unos “escalones” y... ¡a dejarse llevar!. Realmente es muy cómodo, quizás excesivo, siempre comentamos que el ancho de banda de esta pista le sobra casi un metro, creo que pierde en belleza al ser tan ancho. Como novedad con respecto a la última vez que pasamos por aquí, es la construcción, en su cabecera, con unos quinientos metros de “sendero accesible”, siempre está bien compartir con todos las cosas bellas de la vida, aunque solo sea medio kilómetro.

(Un ancho paseo por el bosque de Monte Grande donde podemos ilustrarnos un poco más)

(Ya está cayendo la noche, dentro de poco...)

(Final de los quinientos metros de "Sendero accesible")

(Aparcamiento Venta La Puerca - Monte Grande, ± 17,5 K / ± 1215 m.a. / 19:25 h.)

A decir verdad que los cuatro últimos kilómetros de la ruta, los que corresponden con este cómodo paseo se nos hicieron un poco largos, parece que la ruta es fácil pero, a última hora, tanto “subeybaja” te va mellando silenciosamente el cuerpo. Un buen momento para tomarlo con paciencia y aprovechar para visualizar el dibujo que el nuestro GPS ha realizado sobre el mapa del IGN. Realmente casi nos faltaba poco para cerrar el circuito, así que cuando dije: -¡Podríamos seguir andando a recoger el coche en al alto del Puerto Ventana, casi me persiguen a gorrazos, -¡Qué poco sentido de humor teneis!, les respondí.

(Nuestro recorrido por El Ferreirua y Las Navariegas / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Ya casi con las luces de cruce encendidas llegamos al aparcamiento de entrada al fayeu, donde por la mañana habíamos tenido la previsión de dejar uno de los dos coches que llevábamos, por lo que no demoramos mucho en ir a buscar el otro. Así cuando llegamos al Alto del Puerto Ventana, donde el frío se dejaba notar con gracia, la noche ya se había hecho cargo del solitario paraje. Solo la media luna reinaba en el cielo, aunque para la otra vertiente, la de nuestra vecina León, parecía que el sol aún regalaba sus últimos resplandores, esto nos dejó una última fotografía, guapa de verdad, resumen de un día excelente por las cumbreras de la Cordillera Cantábrica.

Iniciamos el regreso al hogar ya de noche cerrada, aunque eso no quitó que Angel y Alfonso se pararan un poco para escuchar “la berrea”, en un estratégico lugar habíamos visto a gente con prismáticos al subir, así que ellos pararon, oyeron y vieron, aunque solo fueran siluetas en la oscuridad. Tras la parada obligada en Casa Manolo, en el Páramo, primer pueblín según descendemos puerto abajo, solo queda poner rumbo definitivo a la iluminada ciudad de Oviedo, en claro contraste con la oscuridad de la que veníamos, y poner “punto y aparte” de nuestra incursión por las altas cumbres Teverganas, no “punto final” porque de una excursión sale otra y este caso no va a ser diferente, así que…

¡Hasta pronto Teverga!

 

JFCamina

 

Para referencias vistar la sección de Teverga en ww.jfcamina.es

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.