Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por Teverga
Real Camín de la Mesa
Asturias

Pico Redondo y Vicenturo

Taja, 03/2012

JFCamina, 04/2012

 

Pico Redondo y Vicenturo.

(Un guapo paseo por sus brañas)

Mapa de Somiedo de M.A. Adrados

Mapas IGN: 052-III "Santianes" (1995)

Inicio y fin : Taja, TE-3 (PK 9), Concejo de Teverga, Asturias.

Recorrido: Taja (970 m.a.) - Los Canciellos (1290 m.a.) - Vega Cueiro (1320 m.a.) - Pico La Corona (1418 m.a.) - Collau La Bobia (1330 m.a.) - Pico Sumidoiro (1364 m.a.) - Brañartera (1330 m.a.) - Pico Redondo (1414 m.a.) - Vega de Vicenturo (1250 m.a.) - Altos de Oral (1330 m.a.) - Brañas de Riomayor o de Santianes - Braña 'l Valle (1335 m.a.) - Braña Valmuerto (1120 m.a.) - Braña El Cogollo (1150 m.a.) - Urria (890 m.a.) - Carretera TE 3 (PK 7 - 9) - Taja (970 m.a.).

Distancia: ± 17,0 Kilómetros circulares / Tiempos: 5,5 horas.

Desnivel: 600 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Señalización: No, aunque en momentos coincidimos con el PR AS-233"Ruta de las Brañas Vicenturo - Cueiro".

Creative Commons License


En la Navidad del 2011, en un día gélido y a la vez soleado, nos acercamos a conocer las vegas de Cuiero desde el puerto San Lorenzo, quedamos impresionados, con ganas de volver. Un par de meses después un par de amig@s nos pasan unos guapos reportajes de la vega de Vicenturo y el Pico Redondo no esperamos mucho y, desde Taja, hasta allí fuimos en un día espléndido, a la altura de belleza de la zona, realizando un completo recorrido por sus picos y sus preciosas brañas, un día muy completo, aquí os queda la historia de este guapo día.

(Taja, Carretera TE-3, PK ± 9, Concejo Teverga, Asturias, ± 0,0 K / 970 m.a. / 10:40 h.)

En una guapo día de sol nos plantamos en el pueblo de Taja, para ello, antes de llegar a La Plaza de Teverga, en Entralgo, cogemos una de las dos desviaciones de carretera que allí tenemos a la derecha, viniendo de Proaza, una sube a los Puertos de Marabio, la de la derecha, y a la izquierda está la nuestra, la que sube a Santianes, Urria y Taja, en principio dudamos de que comenzáramos bien, ya que el letrero indicador no está visible hasta que ya estás lanzado en la carretera, lo cual provoca cierta gracia a mis acompañantes, estaría bien que el mismo estuviera situado un poco antes pero....

Por carretera estrecha y con curvas llegamos a Taja donde el aparcamiento es fácil, no existen muchos problemas para ello, lo cual es de agradecer. Tras calzar las botas de montaña seguimos un gran indicador del GR 101.1 “Cueiro”, unos metros atrás habíamos dejando el gran panel indicador del PR AS-233 "Ruta de las Brañas Vicenturo - Cueiro", el cual visualizaremos al finalizar la ruta prevista del día si todo transcurre tal como tengo planificado en mi mapa, ya que por ahí debemos venir desde el pueblo de Urria.

(Comienza la marcha en dirección a las vegas de Cueiro)

(Guapos detalles del soleado pueblo de Taja)

En principio la marcha empieza muy tendía y por lo tanto tranquila, contemplando ciertos detalles naturales del soleado pueblo de Taja, pronto salimos de pueblo y el grado de inclinación de la pista hormigonada empieza a elevarse con fuerza. Para dar ánimos a mis colegas, desde la fuente y abrevadero de “La Culebra” les marco el punto hasta donde debemos seguir la gris estela de la pista, un precio que tenemos que pagar para que los pueblos no se despueblen en su totalidad, aunque creo que a veces se abusa de esto un poco.

(En principio, serán cerca de tres kilómetros de pista homigón - tierra)

(Fuente y abrevadero de "La Culebra" y.... ¡pista para arriba!)

Atrás dejamos el seco caño de la fuente “La Culebra”, lo cual no nos extraña nada porque con el invierno tan seco que llevamos no podemos esperar mucho más y comenzamos a descontar cientos de metros de los tres kilómetros, más o menos, de pista hormigón – tierra que nos queda para alcanzar las altas vegas de Cueiro, es el precio que tenemos que pagar por pisar tan espectacular alfombra verde, el cual, estamos todos dispuestos a pagar aunque alguno refunfuñe un poco.

(A nuestras espaldas vamos visualizando la zona de Las Ubiñas)

(Y lateralmente algún guapo detalle ganadero)

La traza a seguir es cuesta, más de trescientos metros de desnivel positivo, pero su regular piso, aunque duro, nos facilita mucho la labor para ir hablando en grupo, “a la tropa la calle”, así que sin darnos mucha cuenta, con las visuales propias de la zona ganadera donde nos encontramos y dejando tras nuestros las altas picachas del macizo de Las Ubiñas llegamos a la “alfombra prometida” a las praderías de Los Canciellos, donde la pista, ahora de tierra, se funde con el verde prado, lo que es bienvenido por todos nosotros, además dejamos de subir, ¡qué alivio, ha sido una hora para superar estos cuestos tres kilómetros.

(Los Canciellos, ± 2,9 K / 1290 m.a. / 11:40 h. / 1 hora de marcha)

Ya en las guapas praderías nos encontramos un racimo de flechas indicadoras del PR AS-233, a Taja, de dónde venimos, a Vicenturo, la cual desechamos por ser un poco prematura, ahí pensamos, bueno mejor dicho “pienso”, ir, pero dando un rodeo, ahora toca seguir la flecha que nos lleva a Cueiro, así que en comodísima travesía avanzamos deleitándonos con la belleza del paraje.

(En estas praderías, a pesar de ser "invierno", te encuentras con guapos detalles que contemplar)

(Produce un especial placer caminar por esta preciosa alfombra)

(Cueiro, inicio de la subida a La Corona, ± 4,2 K / 1320 m.a. / 12:10 h.)

Tras un kilómetro abundante de placentera marcha por la guapa traza que nos introduce en la vega de Cueiro, llegamos al punto donde debemos abandonarla, no nos adentraremos mucho más en ella. Mi intención inicial era llegar al pico La Berza, pero una vez contado toda la planificación mental que tenía prevista “el personal” le pareció excesivo, así que preferí no adentrarnos más y atacar la subida de la l.lomba (chomba o loma) La Corona y desde esta avanzar, en dirección NorEste, para alcanzar la cumbre del Redondo, objetivo montañero del día, aunque realmente esta es la escusa para realizar un guapo paseo por las praderías y brañas Teverganas de Cueiro y Vicenturo.

(Otra vez subiendo)

(Narcisos"enanos", ya estamos en primavera)

(Pico La Corona, ± 4,9 K / 1418 m.a. / 12:25 h.)

En suave ascensión vamos dejando tras nuestras espaldas la espectacular vega de Cueiro y el pico La Berza, a Mari y a un servidor no nos importó mucho hacerlo ya habíamos tenido la oportunidad de disfrutar muy de cerca de este singular paraje, aunque no nos hubiera importado volver hacerlo de nuevo, pero no quería alargar mucho la excursión y después nos quedara sin ver la Braña’l Valle o la del Valmuertu a las cuales tenía muchas ganas de visitar.

(Comienza el "cresteo" hasta el pico Redondo)

(Cumbrera sobre la braña de Taja - Vega Prau, ± 5,5 K / 1380 m.a. / 12:45 h.)

Tras alcanzar lo más alto de la l.lomba La Corona, la damos la espalda definitiva a Cuiero y comenzamoa a “crestear” suavemente en dirección a pico Redondo, dejando a nuestra derecha otra preciosa vega, la de Vega Prau, la braña de Taja. El transitar es muy cómodo aunque las guapas panorámicas que podríamos contemplar empiezan a negarse, los numerosos“pequeños” incendios limítrofes han creado una cortinilla de humo que nos impide un buena visualización de los guapos detalles montañeros de la zona, así que no me extraña que Mary fuera fotografiando lo que se encontraba a sus pies.

(El humo nos impide ver las picachas pero a nuestros pies tenemos un bello "diente de perro")

(Collau La Bobia, ± 6,2 K / 1330 m.a. / 13:00 h.)

Lamentando los problemas visuales que el humo nos provoca y en suavemente descenso vamos perdiendo cota, el mojón geodésico del Pico Redondo ya lo tenemos fijado en nuestras retinas pero previa superación del collau La Bobia y de un pequeño resalte con cierto gratinado calizo, se trata de El Sumideiro, desde el cual debemos descender un poco para afrontar el ataque a la cumbre del Redondo.

(Pico Sumideiro, ± 6,6 K / 1364 m.a. / 13:10 h.)

Desde el balcón del Sumideiro, vemos que el alcanzar la cumbre, más o menos, caliza del Redondo no nos va a plantear muchos problemas, parece fácil, el único inconveniente es que tenemos que perder unos cuantos metros de cota, lo cual siempre incomoda un poco, así que tras unas pequeñas lamentaciones iniciamos el descenso hacia el collau que se interpone entre nosotros y el mojón geodésico del Redondo.

(Brañartera, ± 6,9 K / 1330 m.a. / 13:15 h.)

(Celsillo se está distanciando, Alfonso sigue su estela)

En la zona de Brañartera, según nuestro mapa, perdemos toda la cota necesaria para afrontar definitivamente la cumbre propuesta. Manolo y Celso marcan el paso, Alfonso se relaja un poco y se descuida, parece que la cumbre de hoy no será para él, Celsillo lleva buena marcha y se la quitará, “Alf” recorta un poco y parece que le va a coger, pero no pudo con la juventud del alevín del grupo. Así de entretenidos, en esta “particular” competición, llegamos sin ningún problema al Pico Redondo, evidentemente un servidor, como no podía ser de otra manera, ¡el último!.

(Pico Redondo, ± 7,5 K / 1414 m.a. / 13:30 - 14:00 h.)

Tras dos hora y media de marcha alcanzamos la cumbre del objetivo montañero del día, unos siete kilómetros y medio de guapo recorrido, no llegando a los quinientos metros de desnivel positivo, la verdad que no está nada mal el paseo, una pena el trazado de dura pista, nos hubiera prestado más un precioso camín pero…. ¡ye lo que hay!

En la cumbre nos relajamos durante media hora, un poco de avituallamiento, otro poco más de “charraneo”, lamentaciones varias por el humo que nos impedía ver las guapa picachas de La Sobia, Las Ubiñas o el Real Camín de la Mesa pero… ¡hoy no era el mejor día!, alguien se había propuesto chafárnoslos prendiendo fuego al monte. Así que, tras todo lo anterior comenzamos la segunda parte del recorrido pero antes teníamos que reponer fuerzas, en plan serio, en la guapa vega de Vicenturo, a los pies orientales del pico donde ahora comenzábamos a descender.

(Ya en descenso, desde un resalte del Pico Redondo volvemos a contemplar la Vega Prau)

(Nos olvidamos de la Vega Prau y encaramos las vegas de Vicenturo)

El descenso hacia Vicenturo fue bastante fácil, nos acercamos hasta un resalte para ver la Vega de Prau y después en un trayecto diagonal por la ladera medio herbosa y caliza alcanzamos un collau que divide las dos preciosas vegas, la de Prau y la de Vicenturo, le damos la espalda a la primera y nos adentramos en este lugar lleno de historia o leyenda.

(Vega de Vicenturo, ± 9,0 K / 1250 m.a. / 14:15 - 15:00 h.)

Son las dos y cuarto de la tarde, una buena hora para comer y contar algo de lo que leí sobre estas preciosas praderías de Vicenturo, nombre que dicen que tiene su origen en la "VI Centuria Romana" la cual cuidaba de la yeguada de asturcones de los legionarios detacados en Asturias. Mis compañeros no me hicieron mucho caso, no sé si por incrédulos o porque estaban más preocupados de dar cuenta del bocata. No se dan cuenta que están degustando sus viandas en medio de La Calzada Romana o Camín Real de La Mesa, el cual entraba en Asturias, desde Torrestio – León, por el puerto de La Mesa, llegaba al Puerto San Lorenzo, pasaba a Cueiro, donde tenían la opción de bajar a Grao y el mar, o pasando por Vega Prau, Vicenturo, Puertos de Marabio, Cuevallagar, Trubia y… hasta Gijón (”Noega”).


-¡Qué pesau yes con eso de los romanos, dijo Mary, -¿Cuántas veces lo contaste?


Algo de razón tenía, en las diversas excursiónes que realizamos a la zona de los Puertos de Marabio o, recientemente, a Cuiero y el Picu La Berza, desde el Puerto San Lorenzo, les conté la misma historia como un “discu rayau”, tienen algo de razón pero no está de más recordarlo.

Tras el bocata nos fuimos a inspeccionar un poco la zona, en una hondonada cercana, encontrándonos con una curiosa ermita dentro de una bocamina, no llegamos a observar de que imagen se trataba, tuvimos que llegar a casa y documentarnos un poco. Ahora sabemos que se trata de una imagen de San Vicente y cada segundo sábado de agosto se celebra romería en su honor.

(Ermita de San Vicente, al fondo)

(Preciosas postales pastoriles nos llenan la memoria de la cámara)

Además de la ermita nos encontramos con numeroso ganado vacuno y caballar, lo que nos sorprende un poco, ya que a estas alturas del año creíamos que aún debían de estar en el valle, no en el puerto, se ve que aquí tienen otras ordenanzas ganaderas diferentes a las que nosotros conocemos. Tras cargar nuestra cámara digital de preciosas postales pastoriles tenemos que levantar “tienda” y comenzar la segunda parte del recorrido previsto, al menos por un servidor, -¿Qué nos tienes guardado?, dijo Manolo.

(Abandonamos Vicenturo y nos despedimos de la silueta del Pico Redondo)

La idea estaba bien clara, en el mapa que portaba en papel llevaba dos X, una para la Braña’l Valle y otra para la de Valmuertu, después de saciar mi curiosidad bajaríamos, otra vez por pista, hasta Urria donde cogeríamos dos kilómetros de la carretera TE-3 hasta Taja (Taxa). Lo de visitar las brañas con teitos les sonaba muy bien pero lo de coger asfalto…. ¡no tanto!, pero es lo que toca, no veo un camino cómodo y rápido que nos acerque de Urria a Taja, así que…. ¡tira p'alante güaje!

(Transitando por guapa pradería, poco a poco, vamos dando la espalda al Pico Redondo)

Al abandonar la vega de Vicenturo nos encontramos, otra vez más, con una señal que empieza a resultarnos como "de la familia", se trata de el GR 109: "Camino Natural de la Cordillera Cantábrica", el recorrido trata de unir los dos extremos de Asturias por sus preciosos caminos, en 27 etapas de Este a Oeste, en este caso se trata de la etapa nº 17 "Villamayor - Dolia". Nosotros ya nos hemos encontrado a menudo con estas señales y la verdad que nos tienta un poco, cualquier día nos liamos la manta y...., además ahora tiene su guía impresa, nos lo están poniendo cada vez más fácil.

(Señalizacion de la Etapa 17 del GR 109: "Camino Natural de la Cordillera Cantábrica")

Dejamos tras nuestro la señalización de GR – 109 y un poco más allá, terminada la vega nos encontramos con otras del PR AS-233 tiradas en el suelo, ¡una pena!, aquí abandonamos la pista que habíamos tomado y la cual nos bajaría en directa trayectoria hasta el pueblo de Urria, pero nosotros tiramos monte arriba, atacando la subida a los Altos del Oral los cuales se interponen para conseguir nuestro objetivo de acercarnos a visitar los teitos de Braña’l Valle.

(Altos de Oral, ± 10,8 K / 1260 m.a. / 15:45 h.)

(Detalle, a nuestra derecha, la pista que baja a Urria y del Pico Cogollu)

Superada la pequeña cuesta del Oral solo queda bajarla por la otra vertiente y enlazar con una pista terrera que la atraviesa, la cual va hacia la que baja a Urria o se desvía a la braña de Valmuertu o el Cogollu, nosotros tampoco la vamos a seguir, ya que nos salimos de ella, poco a poco nos vamos desviando a nuestra izquierda, dejando a nuestra derecha, al otro lado del barranco de Santianes, el pico Cogollu y, bajo él, las dos brañas anteriormente mencionadas.

(Bajo el Pico Cogollu las brañas de Valmuerto y Cogollu)

Ya cuando estamos paralelos a Valmuertu, con la riega por el medio, le damos la cara a las grises calizas que resguardan los Puertos de Marabio: Peña Gradura, La Sala, El Cuervu y el L’Obiu, un guapo momento para recordar la excursión que hicimos a ellas para despedir el año montañero 2011. Después de estos momentos de recuerdo giramos aún más a nuestra izquierda y nos adentramos, en descenso, hacia la Braña’l Valle.

Los aproximadamente doscientos metros lineales de bajada hasta la braña fueron de protesta porque seguro que los teníamos que deshacer para volver a la vega donde nace el barranco de Santianes, en nuestro mapa no había camín o pista dibujada que nos hiciera pensar en otra cosa. Manolo comentaba con cierta “sorna”: - ¡Ya lo decía!, Celso y el resto del grupo asentaban con la cabeza.

(Brañas de Riomayor o Santianes - Braña 'l Valle, ± 11,6 K / 1135 m.a. / 16:10 h.)

En compensación por el probable esfuerzo adicional de la vuelta los guapos y singulares teitos de la Braña’l Valle nos recibieron con sus mejores galas, mereció la pena bajar a conocerla, su especial construcción hacia de este pequeño rincón Tevergano un lugar especial, así lo convenimos todos, aunque alguno estaba más preocupado de volver a subir la cuesta de nuevo.

(Teitu con curiosa chimenea acoplá)

(Los perrinos de la Braña'l Valle y Mary)

La braña no estaba sola, unos perros que ladraron delataron la presencia de un habitante, un “paisanu” mayor en una cabana estaba y salió a vernos, charramos un poco con él, Mary le pregunto por el nombre de la braña y el dijo: - Braña de Santianes, parece que no existe mucho consenso con respecto al nombre de este bello rincón, ya que según el mapa que mires viene con nombre diferente, así que nos quedamos con el del primero que consultamos, el de M. A. Adrados. Además un servidor estaba más preocupado del camino más rápido para ir a la braña de Valmuerto, sin tener que volver a subir, su información confirmó una teoría que tenía: - Bajar un poco por la pista, y cuando lleguéis a una curva veréis un camín, no está bien pero sube hasta Valmuertu, dijo el “paisanu”, dándole las gracias y unas últimas caricias a los perrinos dejamos atrás la vistosa braña Tevergana.

(Camín abajo en busca de un pronto enlace que nos lleve a la braña de Valmuertu)

(La Gradura y la Peña Sobia y los pueblinos de los fondero del valle)

Con cierto alivio seguimos bajando, del lado izquierdo llevamos los pueblinos de lo fondero del valle y las calizas de la Gradura y la Peña Sobia, por la derecha nos encontramos una guapa y fría fuente, donde todos bebimos, el día solayero comenzaba a pasarnos factura. Un metros más abajo, antes de doblar la curva nos encontramos con el camino que el “paisanu” nos había dicho.

(¡El camín buscado!)

Padre e hijo, es decir, Manolo y Celso, se adentran por el camino o vereda a delante, el cual, no podía ser de otra manera nos hace atravesar el barranco de Santianes, esto no fue muy problemático, los inconvenientes vinieron después, cuando tuvimos que superar unos cuantos obstáculos que no estaban previstos, la maleza se había hecho cargo de la traza ganadera y una vez superado el regato tuvimos que luchar un poco con ella antes de alcanzar la pista.

(El "paisanu" ya nos había advertido que debía estar feo pero... )

(... a última hora lo superamos)

El kilómetro y poco más que linealmente separaba las dos brañas nos había llevado una media hora, fue lo peor de todo el caminar el día, algo de “salsa” había que agregar a la ruta, ¿no?, - ¡Sí, no podía faltar!, dijo alguien, -Y todo por el capricho de venir a ver la braña de “marras”.

(Detalle de la curva donde cogimos el camín de enlace entre las brañas del Valle y la de Valmuerto)

Ya en la pista de nuevo, nos despedimos de la braña’l Valle con una última observación del tramo en que penitenciamos un poco, -¡Con lo fácil que hubiera sido seguir la pista y olvidarnos de ella!, volvieron a murmurar, ahora ya no merecía la pena lamentarse ya estábamos de nuevo “en pista” y el siguiente objetivo estaba al nuestro alcance.

(El próximo objetivo a nuestro alcance, otra braña más para nuestra personal colección)

(Braña del Valmuerto con las grises peñas de la zona de Marabio y La Sobia)

(Braña de Valmuertu, ± 13,0 K / 1120 m.a. / 16:40 h.)

Pasamos por entre las coquetas y cuidadas cabañas de Valmuerto, una braña un poco diferente a la anterior, y no solo por la extensión que ocupa. Allí encontramos a una pareja que la estaba visitando, un poco más arriba tenía aparcado el 4x4.

(De Valmuerto y el Cogollu hasta la Braña'l Valle)

De Valmuerto al Cogollu, aún subiendo, parece todo una continuación si no fuera porque el mapa nos indica que allí existen unas cabañas con nombre propio. Aquí nos encontramos con otro vehículo 4x4 con otra pareja con cara de “turisteo”, estos continúan viaje pista adelante, se nota que esta zona es bastante accesible.

(Braña El Cogollo, ± 13,5 K / 1150 m.a. / 16:55 h.)

(Desde la guapa mayá del Cogollu contemplamos la estampa del Caldoveiro)

Desde la guapa mayá del Cogollu, donde unos caballos pastaban tranquilamente, vemos, entre la nebulosa de humo, la hermosa estampa del Pico Caldoveiru, el que nos faltaba de la zona de los Puertos de Marabio. También nos encontramos con una señal “al revés”, que Mary colocó en el buen sentido, nos indica que estamos saliendo del Cogollu y que nos quedan dos kilómetros hasta el pueblo de Urria.

(Después del giro que Mary le imprimió al cartel perece que está claro)

Los dos kilómetros de inclinada bajada hasta Urria fueron delicados, la pista es de tierra y piedras sueltas y esto se hacía notar en nuestras rodillas. Dejamos de lado la majá de La Era y pronto enlazamos con el PR AS-233 que baja directo de Vicenturo, el que despreciamos para subir a los Altos del Oral para ir hasta las brañas del Valle, Valmuerto y el Cogollu.

(Majada de La Era)

(Enlace con la pista que viene directa de Vicenturo)

(Urria, Carretera TE-3, PK ± 7, Concejo Teverga, Asturias, ± 15,4 K / 890 m.a. / 17:20 h.)

Después de casi media hora alcanzamos la carretera, la TE-3, un poco por encima de Urria, me hubiera gustado aparecer sobre el propio pueblo, me había gustado mucho la iglesia con el texu y un guapo arbolín en flor, pero no procedía dar marcha atrás, me hubieran… , así que afrontamos con resignación los dos kilómetros de carretera que separan Urria de Taja.

En los dos kilómetros de carretera a Manolo, Celso y Alfonso no le vimos el pelo, tiraron delante hablando del mantenimiento de lavadoras o lavavajillas y cuál sería la mejor marca, no esperaron por nosotros, que íbamos lucubrando sobre la próxima salida de montaña, hasta la fuente que hay a la entrada del pueblo no los volvimos a ver, allí nos estaban esperando para, todos juntos, acabar de cerrar la circunferencia que habíamos trazado en el mapa y escudriñar el recorrido del PR AS-233 "Ruta de las Brañas Vicenturo - Cueiro" sobre el gran panel que a la entrada del pueblo existe.

(Taja, Carretera TE-3, PK ± 9, Concejo Teverga, Asturias, ± 17,0 K / 970 m.a. / 18:00 h.)

La diferencia sustancial entre los dos recorridos está básicamente en que el nosotros realizamos es mucho más completo, sube a las l.lombas y al pico Redondo, pasa a visitar las brañas del Valle, Valmuerto y el Cogollu, como consecuencia esto se nota en los desniveles y en el kilometraje, pero los dos igual de válidos y disfrutones, una pena que en el tramo de Urria a Taxa no hubiera un trayecto natural alternativo a la carretera, pero ya sería pedir demasiado.

(Nuestro recorrido entorno a las brañas Cueiro - Vicenturo / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Un servidor no se quedó con las ganas de llevarse una guapa foto de la iglesia de Santa María Magdalena de Urria, ya que en el camino de vuelta a la carretera general aparqué el coche un momento y le dediqué unos momentos a tan preciosa estampa primaveral.

(Santa María Magdalena de Urria, Concejo de Teverga - Asturias)

Creo que una excursión no termina definitivamente hasta que nos paramos en un bar de la zona y nos tomamos unos cafés o unas “claras”, en este caso en Santianes. Es aquí, donde, aparte del recuento de la jornada presente, pensamos en la próxima salida, lo cual siempre es un tanto difícil saber cual será, no hay manera de que la gente suelte ideas, Alfonso siempre acaba diciendo esos de…. ¡al Turbina!, igual que un “discu rayau”, así que…. ¡hasta la próxima”

 

JFCamina

Para referencias vistar la sección de Teverga en ww.jfcamina.es


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.