Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Sierras Interiores de Asturias
El Aramo
Quirós - Proaza

Pico Cutiay

Pedroveya, 12/2010

JFCamina, 12/2010

 

Pico Cutiay - Cotachai

(Un familiar paseo por el Aramo para poner el Belén de Cumbres 2010)

Mapas: IGN 052-II "Proaza (1997) y 052-IV "La Vega" (1997).

Inicio y fin : Pedroveya (550 m.a.), Concejo de Quirós, Asturias

Objetivo: Pico Cutiay - Cotachai (1019 m.a.)

Recorrido: Pedroveya (550 m.a.) - La Rebollada (660 m.a.) - Collau de Canal Seca (875 m.a.) - Cabaña Buxana (950 m.a.) - Pico Cutiay - Cotachai (1019 m.a.) - Regreso sobre nuestros pasos hasta Pedroveya (550 m.a.)

Distancia: ± 9 Kilómetros = 4,5 de ida + 4,5 de vuelta.

Tiempos: 2 h el ascenso y 1 h 30' descenso.

Desnivel: 569 mts. ascenso y después bajar.

Terreno: Carreterina, camín y el resto vereda montañera.

Señalización: Sí, parcialmente, coincidente con el GR-207 "Ruta de las Reliquias"

Nota: Sobre este pequeña picacha entre el vergel de la Sierra del Aramo más Occidental y la de Serandi, existe cierta controversia o confusión sobre su nombre real. Originalmente, por nuestra parte, a este pico la llamamos Las Airuas. Nuestras sucesivas incursiones por esta preciosa zona nos llevó a saber que realmente se llama Cutiay. Nos lo contó un paisano de Serandi que tenía hacienda de bajo de tan preciosa atalaya. Comprobando el topónimo de la misma con varias fuentes pensamos que estaría bien mantenerla y por delante de la que figura actualmente en el mapa del IGN, la de Cotachai.

Creative Commons License


En la primavera del 2008 nos acercamos hasta el guapo y gastronómico pueblo de Pedroveya (Concejo de Quirós) a dar un paseo por la falda occidental de Aramo, llevábamos una pequeña mochila con los bocatas, nada de atiborrarse a comer en la conocida "Casa Generosa". Iniciamos la marcha por la carretera, llegamos a La Rebollá y de ahí todo para arriba, hasta un picote calizo que había sobre la cabaña de piedra de Buxana. Pensamos que este pequeña roca sería un sitio guapo para poner nuestro belén de cumbres 2008, pero los designios de la vida no quisieron que así fuera, así que el belén que preparamos para la ocasión quedó guardado.

(Ermita de Santa Rita de Pedroveya, Concejo de Quirós, K 0,0 / 12:00 / ± 550 m.a.)

La caja tardó dos años en abrirse de nuevo, el 12/12/2010, tras realizar una improvisada y rápida quedada familiar, nos concentramos parte de la familia, en el pueblo de Pedroveya para iniciar un pequeño paseo e instalar nuestro Belén de Cumbres 2010 en la cima del Pico de las Airúas (que ahora llamamos Cutiay, a 1.119 m.a., aquí os dejamos el reportaje fotográfico de este excelente día pre-navideño y donde los alevines del grupo fueron los verdaderos protagonistas.

("No se estos cafés", decía Ani)

Era el medio día cuando llegamos al pueblo, no teníamos prisa, así que, aprovechando que el bar ya estaba calentando las potas, nos paramos a tomar un café en la terraza de "Casa Generosa", la mañana no estaba tan fría como esperábamos, mientras los mayores realizábamos esta pequeña ceremonia cafetera los güajes correteaban por el pueblo libremente, aún no habían llegado los coches cargados de comensales. El café no estaba al gusto de Ani, tema un poco difícil de conseguir últimamente, esta nena pone el listón muy alto, pero al resto nos prestó tomarlo, siempre presta arrancar con algo caliente en el cuerpo.

(¡En marcha!)

La idea era ir caminando tranquilamente por la carreterina que nos llevará hasta el pueblo de La Rebollá, ya que en el mismo no hay mucho aparcamiento para nuestros coches y además es un pequeño paseo, de cerca de dos kilómetros, que realmente merece la pena realizar. Así que cogimos nuestras mochilas y nos pusimos en marcha carretera arriba, pero antes nos paramos un ratin ante el panel informativo, ojeamos bien el mapa para ponernos en situación y que los más jóvenes vayan tomando conciencia de ello.

(Formando grupos de charlas)

(Ana y Carmencita charrando de sus cosas a buen paso)

(Pedroveya)

Atrás vamos dejando el pueblo y, sin aún calentar, nos encontramos con la ermita, cementerio y texu de Pedroveya, donde confluye el famoso y multitudinario "Desfiladero de Les Xanes" (PR AS-187), es temprano para que se haya alcanzado el objetivo, así que apenas hay gente. Nos encontramos con otro panel informativo que nos viene muy bien, en el nos muestra parte del recorrido que vamos hacer, un mínima parte del que allí se ve reflejado, hablamos del gran recorrido GR-207 "Camín Real del Puertu Ventana" o "Ruta de Las Reliquias", ¡casi ná!

(Praderías de la ermita de San Antonio, donde tenemos información del GR-207)

(Problemas técnicos en la ermita de San Antonio de Pedroveya)

(Desde la ermita vemos La Rebollá, Peña Serandi, el collau y el Airúas Naval)

Algunos tiene los bastones un poco olvidados y no se acaban de abrir, así que tenemos que hacer fuerza de grupo para desatascarlos, pero superados estos pequeños problemas técnicos reanudamos la marcha por la vía asfaltada que va hasta el pueblo que ya tenemos a la vista, La Rebollá. Un plácido paseo que nos viene muy bien para ponernos al día y realizar unas guapas fotos entorno al arroyo de La Boya, donde se encuentra los restos de un viejo molín, creo que el de La Gallinera.

(Arroyo de La Boya y molino de La Gallinera)

Entre animadas y entre enlazadas conversaciones, vamos abriendo el horizonte a nuestras espaldas, el pueblo del que salimos y el de Dosango se ven ya muy pequeños y las peñas del Rey, Cimero y La Berruga se nos van insinuado con su mejores curvas, "podríamos haber subido allí a poner el Belén", es lo primero que se nos ocurre decir al ver su atractivas siluetas y lucubrar sobre la facilidad con que se podría alcanzar su cima, ¡igual no!

(Atrás queda Pedroveya y Dosango)

(La Rebollá, en el mejor sitio para aparcar hay una señal que lo prohíbe)

Con tanta conversación y lucubración, sin darnos apenas cuenta, superamos los dos kilometrucos de distancia y 110 metros de desnivel y llegamos al pueblo de La Rebollá, donde los adelantados del grupos, los más jóvenes, tiraron de frente y se olvidaron de las indicaciones del GR-207, ¡para que después se metan con el tío!, aunque no lo hicieron mal del todo, porque nuestra intención era adentrarnos un poco en el pueblo para ver su capilla y el guapo pueblo.

(Los indicadores del GR con la Mostayal al fondo)

(Van por libre, son expertos montañeros)

Con la bromas de rigor a los güajes, llegamos a la Capilla de Santa Bárbara la cual creo que está recogida en el Inventario de Patrimonio Arquitectónico de Asturias y fue restaurada en el año 1996. Recuerdo la primera vez que nos acercamos a esta zona, creo que allá por 1994, el pueblo no era el mismo, las casas estaban muy abandonadas y su pequeña la iglesia, flanqueada por casas, no era una excepción, una pena que no tengamos fotos de aquella época, sería todo un contraste.

(Ermita de Santa Bárbara de La Rebollá, Concejo de Quirós, K 2,0 / 13:00 / ± 650 m.a.)

(Guapa casa con "pirru")

Realizamos unas cuantas fotos y después de saludar a un lugareño que estaba arreglando su preciosa casa, tanto o más que el perro que tenía custodiándola, ¿perru o pirru?, con esta discusión retomamos el camino principal que nos lleva hasta el lavadero y la fuente, otro bonito rincón donde paramos, los nenos jugaban igual que nosotros lo hacíamos cuando teníamos su edad, golpeando el agua y chiscándose, hay cosas que no cambian, solo que ahora no había nadie que los riñera por la posibilidad de enturbiar el agua y manchar la colada.

(Lavadero y fuente de La Rebollá)

(No se mojó ninguno, ¡qué raro!)

("Estos primos míos no acaban de madurar", estará pensando Celsillo)

-¡Venga qué no llegamos para lo hora de comer!, efectivamente nos estamos entreteniendo mucho, no hay mucha prisa, el recorrido es corto, menos de cinco kilómetros, pero tenemos que instalar el Belén y cantar unos villancicos antes de comer el bocata y dar la vuelta, así que como sigamos a esta marcha no se si nos dará tiempo a todo. Con estas advertencias abandonamos el pueblo y afrontamos una empedrada cuesta que nos llevará a la collá de La Canal Seca, a unos 850 metros de altitud, así que... ¡menos distracciones!

(¿Tienes prisa?)

(Detalle del curioso empedrado que nos encontramos en la subida hasta La Canal Seca)

El empedrado estaba muy húmedo y, por lo tanto, bastante resbaloso, pero nos impedía llenarnos de barro, el cual rápidamente hizo acto de presencia al finalizar la pedrera. El trayecto ya no es tan cómodo como al principio, ahora toca subir y los que van un poco abrigados tienen que comenzar a desprenderse de parte de sus prendas, aunque no todos a la vez, las calorías van por barrios, la que no llegó a tomar el café... ¡la última!

("Ani, paez que entraste en calor")

Según vamos subiendo metros, mejoramos en panorámicas, las preciosas praderías se dejan ver con todo su esplendoroso verdor, aunque no estamos en primavera, la intensidad del mismo nos llama mucho la atención. Los pueblos, La Rebollá, Pedroveya y Dosango, ya se ven como motas de polvo blanco sobre una alfombra verde, solo el gris calizo de Peña Rey destaca sobre ella, una pena que el cielo no esté totalmente despejado, el azul hubiera quedado muy bien.

(Vista de los pueblos de La Rebollá, Pedroveya y Dosango, con Peña Rey vigilante)

(Antes de alcanzar el collau nos encontramos con una zona bastante embarrá)

Los güajes van delante, Alex ya probó el barro, ¡no tiene remedio!, Ana y Carmen, hablando de sus cosas, Celso y Gerardo en asuntos de fútbol y Play, los muchachotes en conversaciones de mayores y las chicas de chanza y cachondeo. Con esta variedad de conversaciones es buena para "hacer la goma" e ir pasándose de un grupo para otro, aunque alcanzar a los primeros resulta un poco difícil.

(Como no hay prisa nos paramos a charrar y deleitarnos con las hermosas vista sobre los pueblos)

En la subida hasta el collau de la Canal Seca vamos flanqueados por la Sierra de Serandi, a nuestra derecha, la cual nos oculta el valle de Proaza, y la larga falda de La Mostayal, de la cual tenemos un recuerdo muy especial, hubiese sido guapo subir hasta ella a poner el Belén, el día estaba ideal, aunque es un poco fuerte para una excursión familiar, y además.... ¿quién sujetaba a los güajes?

(¡Hora del chocolate!)

(Collau de la Canal Seca, Límite entre Quirós y Proaza, Asturias, K 3,5 / 14:00 / ± 850 m.a.)

(Las Chicas van llegando, ¡ya no hay chocolate!)

Cuando llegamos a las hermosas praderías que hay en el collau, los neños estaban senados esperando, un buen momento para que Manolo sacara los chocolates y realizara la partición a la espera de que Las Chicas alcanzaran los 850 metros de altitud a la que nos encontrábamos. Desde esta precioso paraje tenemos una excelente imagen de toda Peña Serandi, la cual parece que te está invitando a que te aupes a ella, es la cumbre alternativa en el caso de que a la gente le gustara la esbeltez del Pico Las Airúas (Ahora Cutiay - Cotachai), debajo del cual, precisamente, nos encontrábamos.

(Subiendo por otra canal dejando de lado el pico donde vamos a subir)

(Un poco de tranquilidad para contemplar la guapa zona de Peña Serandi)

(Peña Serandi, un buen plan B)

Por otra parte tenemos ya las primeras vistas de la zona de Proaza, con el Cuetu Mar y La Forcá en primer plano, aunque lo que nos interesaba a Ángel y a un servidor, hablamos de la gran mole que está a su lado, pero en una plano anterior, Peña Tene y el Pico Airúas Naval, al cual pensamos subir en cuanto todos coincidamos para ir. Fue entonces cuando Carmencita nos escuchó hablar y pensó que era el objetivo del día, -¿No será ese al que vamos?, - Sí, ¡a ese!, maliciosamente le respondimos, je, je, je.

(Ya comenzamos a pisar caliza)

Después de la bromas a la juventud del grupo nos adentramos por la canal que va a la vera del pico que realmente vamos a subir y nos adentramos en otra preciosa zona de pradería que choca de lleno con los grandes contrafuertes de toda la sierra del Aramo, estamos en la zona de Braña Buxana y entramos en los puertos de Andruas. Estamos en un paraje que en el año 2008 me pareció una maravilla y ahora sigo manteniendo la misma opinión a pesar de haber estado en doscientos parajes más.

(En otra excelente pradería a la sombra de los grandes contrafuertes del Aramo)

Recuerdo que fue por aquí cuando vimos a Alex con toda la mochila desocupada sobre la suave y verde hierba, -¿Qué haces?, - ¡Buscando el chocolate que me dio Manolo!, - ¡No!, ¡Lo guardé!, efectivamente lo había guardado para cuando tuviera ganas pero... ¡no sabía dónde!, todos nos reímos y continuamos la marcha.

(Braña Buxana, K 4,0 / 14:15 / ± 1.000 m.a.)

Antes de llegar a la Cabaña de Buxana (El mismo paisano de Serandi, nos contó que era la cabana de Villanueva), la cual nos recordó a todos a la que vimos en la vega de Cuevallagar, les indiqué a todos que íbamos a subir por aquella ladera pedrosa del Pico Cutiay, por la vertiente más al sur, con vistas a Peña Tene, por dónde me parecía que era más suave y parecía que había una vereda. Fue dicho esto y los güajes se tiraron caliza arriba en busca de la cima, hubo que pararlos, no fuera que les pasara cualquier cosas. Así que se sentaron a esperar que "los mayores" llegáramos y nos hicíeramos cargo de la cordada para afrontar el último largo.

(Abajo Braña Buxana y nosotros para arriba por...)

(...una irregular y oculta caliza)

La subida fue tranquila y entretenida, con muchas fotos y buenas vistas sobre los contrafuertes del Aramo y Peña Tene, todo sin ninguna complicación, procurando no meter las patitas en algún furaco tapado por las árgomas. Ángel se paraba para otear por donde seguía el sendero del GR-207 el que nos llevará algún día hasta el Pando de La Mortera y de ahí hasta la cima del Picu Airúas Naval, un servidor estaba en lo mismo pero Rosalía arreaba por detrás y me impedía recrearme escudriñando entre el monte bajo para topar la débil vereda.

(Parece que las nubes se van oscureciendo)

(Aunque no en todas las direcciones)

¡Al fin!, después de dos horas de tranquila marcha familiar alcanzamos la cima deseada, estábamos a 1.019 metros de altitud, superado 569 metros de desnivel de ascenso y habíamos recorrido 4,5 kilómetros, unos números muy apropiados para que una excursión familiar tenga éxito, más podría acabar en fracaso, no hay que agotar a los "peques" y quitarles las ganas.

(Picu Cutiay - Cotachai, Límite Concejos de Quirós y Proaza, K 4,5 / 14:30 / ± 1.019 m.a.)

La cima del pico donde se instalaría nuestro Belén de cumbres no es muy expuesta, pero tampoco vamos hacer el tonto y que nos cueste algún disgusto, así que procuramos atar corto a los benjamines y ponernos manos a la obra para no demorar mucho la instancia en ella. Rápidamente Ángel, del cual no teníamos conocimiento de que tuviera tanta maestría en el arte de manejar el tema, asentó nuestro humilde Belén de Cumbres. Mientras el resto, repartida las miradas entre el artesano y los güajes, amenizadas con alguna frase como: ¡parai quietos!

(Nuestro Belén de Cumbres 2010)

Por tranquilidad de los padres la parada en la cumbre fue mínima, asentar el Belén, intentar cantar un villancico y sacar unas fotos, tras lo cual bajamos "chutando" hacia las praderías para comer tranquilamente el bocata y... organizar un partidillo de fútbol, ¡qué!, ¡Un partidin!, ¿Y la pelota?, ¡Del papel de los bocatas!, ya que no hay reunión familiar sin un partido en la cumbre, una pena que faltaran Adrián, Felipe y Javi, porque a Héctor esto de la pelotuca parece que no le va mucho.

(Fotos de Familia, aunque faltan muchos)

(Los que vienen dando caña)

Lo que más tiempo nos llevó fue sacar las fotos de Familia, no había manera de organizarse y de que todos entráramos en el objetivo de la cámara, pero parece que salieron un poco mejor que lo de cantar un poco. Realizado todo lo previsto solo quedaba hacer una pequeña descripción de cumbres, con una atenta muy especial para el Pico El Loral, al cual teníamos enfrente y fue al primero que subimos casi toda la Familia, tras lo cual iniciamos el descenso hasta la cabaña de Buxana donde comeríamos el bocata.

(El Belén en la cumbre con la zona del Loral y Caldoveiru al fondo, debajo el pueblo de Proaza)

(La Cumbre del Pico Cutiay con Peña Serandi y los pueblos detrás)

En el descenso se tuvo mucho más cuidado que en la subida, siempre son más peligrosos, la gente va mucho más relajada, puedes tropezar y pegarte un par de revolcones, y, aunque no hay patio, un golpe contra la dura caliza puede traer graves consecuencias, así que... ¡Alex de la mano!

(De vuelta a Braña Buxana, ¡de la mano!)

(Es la hora del bocata)

Cuando el último llego a la cabaña cuadrada de piedra casi todos estaban con el bocata en la mano, ¡qué rapidez!, ¿parece que hay ganas?, la comida resultó como todas las Familiares, con risas y chanzas, esta vez le tocó al "tiu Félix" y su tortilla de patata en la fiambrera, Carmencita no había olvidado las críticas que el tío había realizado a su "Papito", cuando en otra excursión llevó los filetes empanados en el mismo recipiente, ahora tocaba.... ¡venganza!

(¡No esperan por nadie!)

Como colofón de la comida se degustó un poco de turrón y mazapanes, hubiera estado guapo haber subido unas botellas de "El Gaiteru" pero éramos tantos que la carga sería muy pesada, además tampoco hay que pasarse, lo principal era, con la excusa del Belén, realizar una pequeña pero guapa excursión.

Tal como se pensó se hizo una pelota de "plata" con todo el papel de los bocatas y los güajes la fueron a probar a la zona más llana que tenían cerca, como parece que para el fútbol no era muy apta se pasaron a una especie de juego parecido al béisbol, ¿y los bates?

(De postre unos mazapanes y un partidin)

(Más fotos de Familia, aunque faltan muchos)

Realizado todo lo programado sacamos una última foto de Familia ante la singular cabaña tras lo cual emprendemos el camino de vuelta al pueblo de partida. Al pasar al lado de Peña Serandi alguien recordó que habíamos quedado que si teníamos tiempo que nos subíamos a su cumbre pero... ¡era una broma!, ya habíamos despachado el día y ahora tocaba bajar tranquilamente.

(Nos vamos de Braña Buxana a las 16:25)

Bueno, lo de bajar tranquilamente era solo para "los mayores" ya que "los peques! encendieron el turbo, igual que a la subida y no pararon hasta llegar a las praderías de la Iglesia de San Antonio de Pedroveya, donde había unos ponys que detuvieron la marcha de los güajes. Aunque Carmencita aún le sobró tiempo para darle la tabarra al tío con esos de meterse con la fiambrera de su "Papito".

(De vuelta en Pedroveya, K 9,0 / 17:30 / ± 550 m.a.)

Menos mal que lo de subir a la Peña Serandi era una broma, porque cuando llegamos a Pedroveya miramos hacia atrás y vemos que la niebla se estaba apoderando de las peñas de la zona, las de Serandi y las de la Mostayal, ya casi no se veían, menos mal que no nos tomamos a pecho las bromas.

(¡Que viene la niebla!, menos mal que nos tomamos a broma lo de subir a Peña Serandi)

Llegamos al pueblo de partida a eso de las cinco y media de la tarde y viendo el nutrido número de coches que allí había decidimos pasar de tomar algo y continuar el camino hasta un nuevo bar que hay en Peñerudes, justo encima de embalse de los Alfilorios, donde rematamos la jornada montañera con unas botellinas de sidra, los que no conducían, unas cervezas 0,0 los conductores y unos refrescos los güajes.

Cómo colofón a este navideño reportaje os dejo el habitual vídeo, donde podéis comprobar los mal que lo hacemos cantando villancicos, aunque, quede claro, que unos más que otros.

 

Es evidente que resultó un excelente paseo familiar, el cual nos permitió disfrutar de todo lo bueno que la vida nos ofrece, la excelente naturaleza norteña y la juventud que viene dando caña por detrás, una pena que la ocasión fuera un poco improvisada y no pudiera estar el resto de la Familia, esperamos que para el próximo año así sea.

JFCamina

Para referencias sobre la zona ver la sección correspondiente en www.jfcamina.es


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.