Sierras Costeras
El Cuera
Asturias

Peña Blanca desde El Mazucu

Llanes, 10/2013

JFCamina, 3/2014

 

Peña Blanca desde El Mazucu

(A la tercera va la vencida)

Mapas I.G.N.: 32-III "Purrua" y 31-IV "Benia de Onís".

Inicio y fin : El Mazucu, Concejo de Llanes, Asturias.

Objetivos: Peña Blanca, Límite Concejos de Llanes y Cabrales, Asturias.

Recorrido: El Mazucu (350 m.a.) - Camín de la Llana o La Concha (370 m.a.) - La Batuda (490 m.a.) - Las Llastrias (570 m.a.) - Mazu de Reburdiellu (720 m.a.) - Reburdiellu ( 830 m.a.) - Collá Los Virzos (1050 m.a.) - Peña Blanca (1182 m.a.) - Braña Cuetu Meda (835 m.a.) - Fuente (670 m.a.) - Las Llastrias (570 m.a.) - Camín de la Llana (370 m.a.) - El Mazucu (350 m.a.).

Distancia: ± 9,5 Kilómetros (4,5 Ida + 5,0 Vuelta)

Tiempos: ± 5,5 horas.

Desnivel: ± 850 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Tipo de recorrido y terreno: Caminos y veredas montañeras.

Señalización: No.

Creative Commons License


En dos ocasiones habíamos hollado la cumbre de Peña Blanca y en ambas me qué con las ganas de ver las excelente panorámicas que esta especial atalaya, de las estribaciones más Occidentales de la sierra del Cuera, nos ofrece. En las dos ocasiones llegamos con la “luz apagada”, lo que es decir… ¡cargaditos de niebla!. Empezábamos la jornada andariega desde Asiegu (Cabrales) con buenas perspectivas visuales y en cuanto nos acercábamos a media montaña el manto gris, venido desde el mar Cantábrico, asomaba por la cumbrera y enseguida todo se nos ocultaba. Daba la impresión que la vertiente Cabraliega no nos daba suerte, así que convencí a Mary, que le había pasado otro tanto de los mismo, pero en una sola ocasión, que estaría bien intentarlo desde la vertiente Llanisca, desde el escondido pueblín de El Mazucu (Mazuco), aceptó y un día que estimamos que las previsiones nos eran favorables hasta él fuimos. Este será el reportaje de hoy, la conquista de la cumbre del Peña Blanca, la tercera, pero por su cara más norteña, viendo El Mar en lugar de Los Picos.

Para llegar al escondido publín de El Mazucu tenemos que estar muy atentos al desvío que existe antes de la subida al Ortiguero desde Posada de Llanes, debemos estar atentos a la llegada de Hueria de Meré, pasado el kilómetro siete de la por la AS-115, pues aquí tenemos el desvío, a la izquierda, que nos llevará por la Ll-7 al inicio de ruta, unos seis kilómetros. Digo esto porque servidor se lo pasó en dos ocasiones así que… Ya en la carreterina que nos mete por el escondido valle tenemos que dir con atención, es estrecha, un viejo cartel nos lo advierte, “toque el claxon en la curvas”, o algo así, ya hacía tiempo que no lo veíamos, nos resulto simpático. Tras nuestro dejamos guapos pueblinos: Deboes, Cortines, Caldueñín (este último merece una parada para ver su cueva) y pasados el kilómetro 13 nos encontramos con la Ermita del Santo Ángel, la entrada del pueblo llanisco de El Mazucu (Mazuco).

(El Mazucu, Ctra.Ll-7 K7, Capilla Sto. Angel, Concejo Llanes, Asturias, ± 0,0 K / ± 350 m.a. / 11:15 h.)

Ya nos encontramos en el inicio de ruta, en el pueblo no vemos mucho sitio donde aparcar, así que lo hacemos allí mismo, no muy abundante pero.. ¡ye lo que hay!. Si no eres un “celera”, observarás que la campa de la ermita no es muy convencional, la misma está construida con el ojiva de una bomba. Un negro recuerdo de los nefastos acontecimientos aquí ocurridos en nuestra pasada contienda civil, allá por 1937 en esta zona se desarrolló una dura batalla, la aviación tuvo un papel muy importante, de ahí la visita posterior a la cueva del Caldueñín, donde se refugiaban los lugareños durante los ataques. Con el deseo de que tales hechos no se vuelvan a repetir, nos adentramos en el pueblo en busca del bar y restaurante El Roxín, pues Mary no perdona el cafetín mañanero, además, a pesar del guapo día soleado, la mañana está fría.

(Dejamos el coche cerca de la ermita y nos adentramos en el pueblo)

(La mañana está fría así que un cafetín bien calentín no viene nada mal)

Aprovechamos este ritual alto en el camino para informarnos de que “caleya” era la más directa para salir del pueblo en busca de Las Llastrias y Peña Blanca. Muy atentamente nos informa de ello la persona que nos atendió en la barra, con la cual charramos de nuestras intenciones con respecto al recorrido a realizar. Así cuando salimos del local lo tuvimos fácil, “caleya p’arriba” en busca del lavadero y fuente donde giramos a la derecha y nos adentramos en lo que pudiéramos llamar “un parque”, desde el cual, frente a él, al Sur, tenemos bien visible la cumbrera del Peña Blanca.

(“Caleya p’arriba” en busca del lavadero y fuente donde giramos a la derecha)

(Ya tenemos Peña Blanca a la vista, realmente intimida un poco)

Atrás vamos dejando el pueblo, encajonado entre la Peña Villa (al Norte) y la Blanca (al Sur), aunque nosotros vamos más preocupados de lo que tenemos por delante, al Sur. No hace falta contar que la vertical visión del murallón intimida un poco, pero eso ya lo sabíamos. Ahora solo queda coger el buen vial ganadero que nos saca del pueblo en dirección SurOste, el de La llana o Concha Llau, en busca de unos grandes “praos”, los de Las Llastrías, aunque aún queda, pues no son precisamente los que nos marca el mapa que portamos, pues la cartografía que consultamos sobre la zona es un tanto confusa.

(Atrás queda El Mazuco, con la Peña Villa cubriendole del mar Cantábrico)

(Aunque nosotros vamos más preocupados de lo que tenemos por delante, el objetivo es muy visible)

Despreciamos un ramal a la izquierda y seguimos por el principal hasta encontrar con una buena cabañaa, aquí tenemos que girar a la izquierda, pues la pista sigue defrente. Desde este punto ya vemos los dos grandes “praos muriaos”, al SurOeste, este es nuestro primer objetivo, Las Llastrias, para ello seguimos por cómoda pista, aunque no durará mucho, apenas doscientos metros, ya nos lo había advertido la atenta persona de “El Roxín”.

(Por camín de Concha Llau giro a la izq. en busca de Las Llastrias, ± 0,8 K / ± 370 m.a. / 11:30 h.)

(Esta cómoda traza no durará mucho, apenas doscientos metros)

(Fin de pista, ± 1,0 K / ± 410 m.a. / 11:40 h.)

Finalizada la cómoda pista, seguimos por ancho camín, miramos para arriba y vemos una especie de canal que sube hasta la cumbre de Peña Blanca, estamos en la perpendicular, aunque este no será nuestro recorrido de ascenso, lo utilizaremos para el descenso, pero para eso aún queda, ahora tenemos que alcanzar unas cabañas con buenos prados que tenemos más próximas, La Batuda, creo que se llama. Decir que esta va ser una ascensión con escalones, así que nos los tomaremos uno a uno, para no atragantarse.

(¡Uff, que pindio va!, aunque esta linea directa hacia la cumbre no será nuestro recorrido de ascenso)

Tranquilamente vamos ascendiendo, siempre con orientación SurOccidental, aunque con algún requiebro para hacer la ascensión más llevadera y salvar las praderías de La Batuda, todo en busca de los dos grandes prados de Las Llastrias, sus grandes murias, (cercados de piedra), son la referencia importante. Una mirada hacia el pueblo y éste ya nos queda pequeño, aunque a nosotros lo que más llama nuestra atención en la zona calizara que sobre él existe, la Peña Villa y las nuevas panorámicas Occidentales que ante nosotros aparecen, el valle por el que subimos desde el río Cabras (Huera de Meré), especialmente, por la derecha, el precioso sierro engarzado que va desde el Benzúa hasta el Joyudondo y Mofrechu, además el Hibéo empieza aparecer por la izquierda, más arriba seguro que tenemos un mejor plano.

(En primer lugar las murias de La Batuda, un poco más arriba, al Oeste, las de Las Llastrias)

(Los pueblinos de la subida al Mazucu y la sierra Benzua, Joyudongu y Mofrechu, por la derecha)

(Cabana y praderías de La Batuda, ± 1,5 K / ± 490 m.a. / 11:50 h.)

Entre las murias de La Batuda y las Llastrias no hay mucho, unos trescientros metros, así que no tardamos mucho en llegar. Aquí sabemos que la gente se va por la derecha, bordeando la finca, por un claro camín hacia La Grandiella, en busca del canto Occidental, precisamente vemos a unos montañeros que por allí van. Nosotros no haremos tal cosa, nos parece más rápido, ascender por el medio de las dos murias, todo para arriba en busca del canto superior, el Mazu del Reburdiellu, estamos en invierno y el felechal está muerto, así que por el atajo que vamos, pues queremos alcanzar el siguiente escalón, las cabañas de Reburdiellu más directamente.

(Las Llastrias, ± 1,8 K / ± 570 m.a. / 11:50 h.)

(Nos olvidamos de ir por la derecha hacia La Grandiella y tiramos entre las dos murias para arriba)

(En busca del Mazu del Reburdiellu, justo antes de que empieze la caliza dura y pura)

La subida es dura, pero se anda bien, otra cosa será en verano, cuando los felechos estén vivos. Nos lo tomamos con calma, contemplando la posibilidad de un día darnos otra vuelta más por aquí, pero para la peña Villa, entrarla desde el Alto de la Tornería y caminar unos cuantos kilómetros observando el mar, el cual nosotros ya vemos pero seguro que desde ahí tendrá mejores vistas de la rasa costera. Al Oeste ya tenemos una visión completa del Hibéu, al Benzúa y el mar Cantábrico, con la zona del Mofrechu y El Sueve más al fondo.

(La ascensión es dura, pero nos lo tomamos con calma contemplando el Cantábrico y la Peña Villa)

(También contemplamos la preciosas sierras anteriomente mencionadas)

(Desde el Hibéu, al Benzúa y el mar Cantábrico, al fondo la zona de Mofrechu y El Sueve)

(Mazu de Reburdiellu, ± 2,3 K / ± 720 m.a. / 12:35 h.)

Llegamos al cantu del Mazu de Reburdiellu, aquí observamos una gran depresión a nuestra derecha, el jou de Sabiellu, más arriba una guapa braña, también con una buena pradería, la de Cotieyu. También aquí finaliza el terreno feo, el de la árgoma y el felechal, ahora la verde pradera aderezada con grandes piedras de caliza será nuestro camino, al menos hasta que lleguemos a las cabañas de Reburdiellu, pero para eso aún tenemos que subir un poco más, unos cien metros de desnivel más y quinientos metros.

(Atrás dejamos el terreno feo, el del árgoma y felechu)

(Seguimos subiendo hasta el próximo escalón, las cabañas de Reburdiellu)

(Al fondo, unas excelente vistas, en lo más próximo, el Jou de Sabiellu y la braña de Cotiellu)

Un jitu nos confirma que estamos en el buen camino, bueno, al menos, en el coincidente con otros compañeros, los que pusieron las piedras. El mismo nos da la entrada en la majá de Reburdiellu, la cual tenía las cabañas de muy buen “fechura” pero ahora están en horas bajas. Salimos hacia el Este por un pisado camín, el mismo parece que nos lleva hacia la canal que veíamos muy clara desde el pueblo, no nos interesa mucho, pues la nuestra idea es atacar la cumbre de Peña Blanca desde la vertiente Cabraliega, desde el collá Los Virzos, ya tendremos tiempo de bajar por ella al regreso, queremos experimentar las dos opciones. Como lo tenemos claro, giramos a la derecha, al Oeste, por otro camín que nos lleva hasta otro cantu, este ya netamente calizero.

(¡Un jitu!, parece que estamos en el buen camino, pronto apareceran las cabanas)

(Reburdiellu, ± 2,8 K / ± 830 m.a. / 13:00 h.)

(Esta orientación, al Este, no la tenemos en la programación de ascenso, la dejamos para la bajada)

(Así que volvemos a girar al Oeste en busca de la caliza de Peña Blanca)

(Tocando la caliza del Peña Blanca, ± 3,4 K / ± 930 m.a. / 13:15 h.)

Llegamos a tocar la caliza pura y dura, ahora el camín va por terreno más angosto, en el mismo los jitos son más abundantes y nos llevan a meternos en una canal que media entre nuestro objetivo y la zona del Cabeza Bubena. Tiramos por ella arriba sin ninguna distracción más, ya tenemos muy cerca la invisible divisoria entre los concejo de Llanes y Cabrales, la collá Los Virzos está ya próxima.

(Ahora los jitos son mucho más abundantes)

(Collá Los Virzos, entramos en el Concejo de Cabrales, ± 3,8 K / ± 1050 m.a. / 13:35 h.)

Resisto tentativas de Mary para ir por la arista, rodeamos un gran jou por la derecha y, a partir de él, antes de llegar a la propia collá, comenzamos a subir peña arriba, por una zona sesgá camino de la cumbre, un jitu nos dió la entrada.

(Ya es hora de atacar la cumbre, aunque no va a ser tan fácil, el terreno y las distracciones son duras)

Ya es hora de atacar la cumbre, aunque no va a ser tan fácil, el terreno y las distracciones son duras de pelar. Afectivamente, ambas, a parte, más o menos, iguales, nos ralentizan nuestro avance, pues a poco que cogemos altura, el premio gordo de la ruta comienza a emerger. Comienza a despuntar los blancos penachos de las cumbres más importante de los Picos de Europa, así que no queda más remedio que hacer un alto en la ascensión, a pesar de que sabemos que desde la cima lo podríamos ver mucho más cómodamente, pero…. ¡quién se resiste!, nosotros está claro que no, comienza el espectáculo.

(Macizo Central Picos de Europa: De Peña Castil y Urriellu al Torrecerredo y Cabrones)

(Macizo Occidental de Picos de Europa: De Peña Santa a Santa María de Enol y mucho +)

Cuatro voces tuvo que pegarme Mary para desconectarme, allí estaba fotografiando todo “lo blanco” que se ponía a tiro. No somos unos expertos de los Picos de Europa, bueno realmente no lo somos de otras cosas, pero de esta zona mucho menos. Identificamos casi todos los importantes, lo cual ya es mucho. Como me decía Mary, ¡tira p’arriba, que Los Picos nun van marchar!, caso le hice pero no le gustó mucho la zona por la que iba, pues le parecía que era muy abrupta, con grandes pasos de dar y alguna agarradina que otra.

(-¿Por dónde me llevas Félix?, -¡Tira p'arriba, hoy voy de gallu!)

(Atrás van asomando las cumbres de Tediu y Cabeza Bubena)

Con Mary un poco “mosqueada” por la zona que habíamos ascendido, alcanzamos la cima, lo cual no es una novedad, pues esta sería la tercera ocasión, pero aquí sí que podemos decir… ¡a la tercera… la vencida! Efectivamente así era, ¡por fin!, habíamos conseguido hollar lo más alto de Peña Blanca y contemplar todo lo que desde ella podemos divisar, mucho y muy variado, además de “prestosono”, realmente es un lujo y placer poder conseguir este día en esta cumbre.

(Con Mary en la retaguardia un tanto "mosqueda" por la subidita alcanzamos el objetivo)

(Peña Blanca, límite de los Concejos de Llanes y Cabrales, ± 4,5 K / ± 1182 m.a. / 14:00 - 15:15 h.)

Resulta un tanto complicado hacer una descripción de la multitud de detalles a destacar, tanto los montañeros como los costeros, pues llega un momento que te pierdes y te acabas emborrachando. –No era esto lo que querías, ¡Efectivamente así era!, realmente estábamos pletóricos por haberlo conseguido, aunque, si tenemos que ponerle un “pero”, se lo ponemos, pues realmente le faltaba una guapa luz, ya que cuando enfocabas la cámara hacia el Sur, la luz no era la mejor, el sol estaba muy bajo y no iluminaba como uno realmente quería. ¡Inconformista!, realmente sí, pero eso es lo que nos hace volver en varias ocasiones a los mismos lugares, para mejorar lo pasado. Bueno dejemos de quejas innecesarias y realizamos un vueltina sobre nosotros mismos, empezando por la costa Occidental, veamos:

(Al NorOeste: Toda la rasa costera paralela a los sierros del Benzua, Mofrechu y Sueve)

(Al NorOeste tirando de zoom: Desde la izquierda, las playas de Torimbia y la Tanda a la de Barro)

(Al Norte tirando de zoom: Hacia las playas de Troenzo, Celorio y San Martín)

(Al Norte tirando de zoom: Llanes y su pueblinos satélites)

(Al NorteEste: La rasa costera, la Llosa Viango y toda la cumbrera de la Sierra del Cuera)

(Al Este: La Cumbrera del Cuera con el Mazico Oriental de los Picos de Europa)

(Al SurEste: Peña Sagra y el Mazico Oriental de Picos de Europa con Samelar y Sagrado Corazón)

(Al SurEste: Macizo Central Picos Europa desde Peña Castil y Urriellu al Torrecerredo y Cabrones)

(Un poco de zoom para el Picu Urriellu)

(Al SurOste: La Robliza, Peña Santa, Torre del Torco, Jascal, las Tres María y Santa Mª de Enol)

Como lo de las numerosas fotos nos debió abultar un poco escaso, le apretamos al botón rojo de nuestra cámara para grabar un pequeño video, siempre presta verlo a posteriori, incluso nos parece muy natural el ruidito de fondo que casi siempre tira en la cumbre, aunque molesta que nos tapen nuestros “afinados” comentarios, veamos los de hoy:

 

(Si tienes algún problema en el visionado pincha sobre este enlace y lo verás directamente en el Youtube)

Entre las fotos panorámicas, la nuestra luciéndonos ante tan espectacular estampa y la degustación del bocata, allí nos tiramos hora y cuarto. Realmente todo un lujo comer contemplando por todas las puntas de la “rosa de los vientos”, no había desperdicio, aunque una pena que el sol nos pegara mucho en “los morros”, estamos en diciembre y esto se deja notar mucho. Nos costó un poco apearnos de la cumbre, pero eran ya las tres y cuarto de la tarde y había que bajar, más cuando lo queríamos hacer por un recorrido diferente, no era plan de experimentar justitos de luz, así que cargamos las mochilas al hombro y… ¡hasta otra!

(Hora de regresar, pero primero vamos a echar un vistaso al Este, después a mirar hacia el pueblo)

Para el descenso caminamos un poco por la cumbrera en dirección Este, queríamos ver lo que había un poco más allá, por donde subimos, a oscuras, la primera vez. Alcanzamos el punto de visión deseado y, una vez satisfecha nuestra curiosidad, giramos al Norte, en este caso descendiendo entre la caliza en busca de una especie de ante cima que tapa la verdadera, justo la que se ve desde El Mazuco, visión que ahora tenemos pero al revés. Después cogemos una franja en dirección Este-Oeste, más o menos, verde que existe entre las dos crestas y comenzamos a descender casi vertiginosamente por un camín de cabras o montañero, pues nunca está uno seguro de esto.

(Desde la antecima marina, un panorámico vistaso sobre El Mazuco, la Peña Villa y el Cantábrico)

(Tras saciar nuestra curiosidad ponemos rumbo E-O por un verde pasillo entre aguerridas calizas)

En principio no divisamos la bajada hacia los dos prados de Las Llastrias, las peñas entre que vamos nos lo impide, solo las sierras costeras al Oeste y el Cantábrico, pero poco a poco empezamos a ver la luz (un tanto oscura por la penuria norteña que llevamos durante todo el día). Cuando parece que vamos a chocar contra “el durmiente” de Peña Blanca, el cual parece que ha abierto un ojo al escuchar nuestros pasos, comenzamos a girar al Norte, aunque haciendo unas pequeñas “ zetas” para aliviar un poco el duro descenso. Así al poco tenemos una amplia visión de la zona baja de la ruta, especialmente del pueblín del Mazucu, el cual tiene una pinta de milenario castro. También a nuestra izquierda contemplamos el amplio entorno de la turística villa de Llanes, un gran contraste entre los dos núcleos poblacionales sobre los que nos encontramos.

(“El durmiente” de Peña Blanca, abriendo un ojo al escuchar nuestros pasos del descenso)

(En el vertical descenso hacia El Mazucu tenemos una especial visión del mismo)

(Un castro milenario parece, en claro contraste con ....)

(.... la turística villa de Llanes y sus pueblinos satélites)

Los visuales entretenimientos nos hacen más dulce el descenso, en el cual vamos negociando la mejor vereda, la más perpendicular a Las Llastrias. Llegamos a un punto donde una vereda nos sale a la izquierda, parece que va hacia la majada de Reburdiellu, igual la misma que encontramos cuando a ella llegamos y despreciamos para subir por la parte Cabraliega. Ahora realizaremos otro tanto y seguimos descendiendo con la vista puesta en un gran bebedero que observamos por encima de Las Llastrias. Procuramos coger la parte más limpia, la cual nos arrima a una braña a nuestra izquierda, pero no llegamos a su proximidad, seguimos en nuestro empeño de seguir hacia el objetivo marcado.

(Abajo, a la izquierda, vemos la majada de Reburdiellu, a la cual no iremos para seguir descendiendo)

(Más abajo, dejamos una braña a la derecha y seguimos hacia la fuente, ± 6,4 K / ± 835 m.a. / 16:10 h.)

Sobre las cuatro y media de la tarde llegamos al gran bebedero, miramos para arriba y vemos que estamos justo en la vertical de la canal por la que hemos descendidos, no nos desviamos mucho en nuestro objetivo. Ahora ya queda poco para cerrar el circuito andariego entorno a la Peña Blanca, solo girar un poco al Oeste, unos quinientos metros más y llegamos entre las dos murias de los prados mañaneros de Las Llastrias, así que… ¡objetivo cumplido!.

(Fuente en la perpendicular a nuestro vertical descenso, ± 7,2 K / ± 670 m.a. / 16:35 h.)

(Las Llastrias, ± 7,7 K / ± 570 m.a. / 16:50 h. / Cerrando el recorrido)

Ahora que hemos cerrado el recorrido creo que es el mejor momento para dejar el dibujo que el nuestro GPS realizó sobre los mapas del IGN. Creo que quedó bastante bien, una pena que la toponimia local no se vea reflejada en el mismo, lo cual siempre es una faena, si tomas como referencia el nombre de unos lugares y los mismos no se encuentran o si están aparecen un tanto desubicados.... A nosotros nos gusta utilizar los nombres de los mapas de acceso público, los que la gente puede tener fácilmente, como los del IGN a través de su visor en Internet, pero en ocasiones resulta un poco complicado que así sea, lo cual es una pena.

(Nuestro recorrido entorno a Peña Blanca desde El Mazucu / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Después de repasar el mapa y sus puntos “calientes” solo queda hacer los dos últimos kilómetros del día, los más cómodos y facilones. En estos finales minutos de marcha tuvimos un pequeño regalo de nuestra madre Naturaleza, pues el sol de poniente iluminó la Peña Villa de una manera especial, bueno, no tanto, pues estamos muy acostumbrados a que así sea, no solo sobre los Picos de Europa se puede observar ese precioso efecto “anaranjado” sobre la piedra caliza de nuestras montañas, pese a ello uno no deja de maravillarse, un guapo broche de cierre de ruta.

(De nuevo por camín de Concha Llau al Mazucu, ± 8,7 K / ± 370 m.a. / 17:00 h.)

(Uno no deja de maravillarse de ese precioso efecto "anaranjado" sobre la caliza montañera)

(El Mazucu, Ctra.Ll-7 K7, ermita Sto. Angel, Concejo Llanes, Asturias, ± 9,5 K / ± 350 m.a. / 17:20 h.)

Cerca de las cinco y media llegamos al pueblo, no paramos en el bar “El Roxín” directamente, pues antes iríamos hasta el coche a posar nuestras mochilas y poner un calzado más cómodo, pese a que las botas montañeras cada vez son más suaves y ligeras, uno no deja de sentir una mejor sensación cuando se las quita y poner unos playeros. Cuando salimos de tomar el cafetín, ya casi era de noche, aunque el cielo aún mantenía un tono “anaranjado”, además la luna “mentirosa” estaba a punto de alcanzar su plenitud. Realmente fue una guapa despedida la que nos ofrecieron los últimos rayos solares en conjunción con un cielo despejado y la luna casi llena, con días así da gusto salir de casa.

Es momento para desvelar que, a priori, nuestra intención, al finalizar la ruta, era bajar hasta el pueblín de Caldueñín para ver su cueva, por la que aparecen, en uno solo, los arroyos del Pasador y Balogas, los cuales se unieron y sumieron, un poco más arriba, en la depresión Oriental al lado mismo del Mazucu la cual hemos visto desde arriba pero no nos aceramos a ella, el objetivo estaba en las alturas. Pues, nuestra primera intención no la cumplimos, el Alto de la Tornería se cruzó por el medio, teníamos ganas de ver como estaba el terreno para poder aparcar el coche y así realizar dos recorridos más por la zona en un futuro no muy lejano, nos gustó lo que vimos así que…

¡Hasta pronto Mazucu!

 

JFCamina

 

Para referencias vistar la sección de Sueve - Cuera en ww.jfcamina.es

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.