Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por Ríosa y Morcín
Riosa
Asturias

Pozo de lobos y El Llosorio

Villamer, 05/2016

JFCamina, 06/2016

 

Desde Villamer al Pozo los lobos, Campabraña y el Pico Llosorio.

(Pequeño paseo por la falda Occidental del Llosorio)

Mapas ING: 53-1 "Mieres" y 53-3 "Turón" (1.999).

Inicio y fin : Villamer, Concejo de Riosa, Asturias

Objetivo: Pico Llosorio (Concejos de Riosa, Morcín y Mieres

Recorrido: Villamer ( 445 m.a.) - El Rebollar ( 635 m.a.) - El Espín ( 705 m.a.) - La Belonga (781 m.a.) - Camprabraña (795 m.a.) - Los Caleyinos Pozo de lobos ( 805 m.a.) - La Serrona ( 880 m.a.) - Campa Espinera (950 m.a.) - Pico Llosorio (998 m.a.) - Praureondu ( 850 m.a.) - La Cueva Ermita Pastoral ( 810 m.a.) - Praureondu ( 850 m.a.) - Mina de Viscallana ( 850 m.a.) - Palmir Paso los llobos (760 m.a.) - La Trelda ( m.a.) - Los Carbayos (495 m.a. ) - Villamer ( 445 m.a.).

Distancia: ± 13 Kilómetros = 5,5 Ascenso + 7,5 Descenso.

Tiempos: 4 horas = 2 h 00' + 2 h 00'.

Desnivel: ± 550 mts. de ascensos y su correspondiente descenso.

Terreno: Pistas y veredas montañeras o ganaderas

Señalización: No.

 

Creative Commons License


En reiteradas ocasiones nos habíamos aupado a lo más alto de esa modesta pirámide montañera de la Cuenca Minera Asturiana conocida como Llosorio. De tres de sus aristas lo habíamos realizado. Por el Sur, desde el alto El Cordal. La Oriental desde Mieres del Camín, la más dura y frecuentada. También desde la vertiente Norte, desde La Frechura. Por todas menos por una, nos faltaba la ladera Occidental, la Riosana o Morciniega. Así, que cuando nuestro amigo Primo propuso que teníamos que subir al Llosorio (Lisoriu para él) desde el su pueblin de Villamer (Villameri) no dudamos ni un segundo en decir que sí. Ahora faltaba coincidir todos con la fecha y un día guapo, tema siempre un poco complicado.


Como lo de la elección del día se demoró más de lo deseado, hubo tiempo para que los amigos de Riosa Paraíso Natural desbrozaran, en Los Caleyinos, lugar muy próximo a la Campabraña riosana, un centenario "Pozo de lobos" y nos lo pusieran muy fácil el conocerlo. Por todo ello, nuestro interés aumentó y ya estábamos muy impacientes. Fue un día del mes de mayo, en la primavera revoltosa del 2016, cuando Primo hace sonar el cuerno y marca el día. ¡Bien!. Así que la jornada fijada, a las diez de la mañana, nos concentramos, con la tropa un poco mermada, en torno a unos cafés en el Bar del Puente de Riosa, entre L’Ará y La Vega. Había caras de preocupación, pues la niebla (borrina por estos lares) estaba muy baja, apenas se divisada Villamer colgado de la ladera Occidental del Llosorio, por la cual queríamos ascender. A favor estaban las previsiones meteorológicas, decían que para el medio día el sol haría acto de presencia. Con estas esperanzas subimos hasta Villamer y estacionamos el coche a la entrada del pueblo, donde la fuente, más arriba está un poco complicado.

(Villamer, Concejo Riosa, Asturias, ± 0,0 K / 445 m.a. / 11:25 h. / Pto. 1 Mapa)

(Villamer "cimero, incio y cierre de circuito, ± 0,3 K / 475 m.a. / 11:30 h. / Pto. 2 Mapa)

Caleyando por el precioso pueblín de Villamer, a mí personalmente me encanta, y no es por hacerle la pelota a Primo, ascendemos hasta lo cimero del pueblo, pues allí abriremos y cerraremos el circuito de esta incierta jornada andariega por la falda riosana del Llosorio (Lisoriu). Tras los saludos obligados a Isabelita, iniciamos el circuito arrancando por la izquierda, por la pista que sale al Norte, con suerte volveremos por la Sur, pero ya veremos, parece que esto no acaba de despejar. Menos mal que vamos por ancha traza terrera y muy bien acompañados, por persona que conoce el terreno como la palma de la mano, así que, de momento, tranquilos vamos ascendiendo poco a poco. De vez en cuando, alguien, abre la aplicación meteorológica del móvil para ver si hay novedades.

(Con actitud positiva, aunque el tiempo no acompaña, ya veremos si finalmente abre)

(Por cómoda y ancha pista ladera Occidental arriba del Llosorio)

(-Guajes, ¿estáis seguros de que abrirá?)

Pese a lo gris del nuestro camino, Primo no renuncia a enseñarnos los pequeños y curiosos rincones de la su parcela, así, por un momento, nos apartamos del camín para conocer una pequeña fuentina de esas “ferruñosas” la de La Teyera. Después a seguir tirando para arriba, observamos algunos restos de las antiguas explotaciones mineras de montaña. En unos de los cantos que voltea sobre el cercano concejo de Morcín, observamos, entre la niebla, al Pozo Monsacro y el pueblín de La Foz. Pena que no podemos contemplar la impresionante vista que desde esta zona tenemos de la gran mole caliza del Monsacro o Madalena. Pese a ello no me resisto a compartir una foto con tiempo bueno, de un día que vine a la fiesta de Santa Bárbara en Villamer y tras, una excelente comida, nos fuimos a dar un paseo por la zona.

(Desvio para ver una fuente ferrruñosa muy próxima a la pista)

(Fuente ferruñosa de La Teyera)

(Otra vez en la pista y a seguir subiendo, no queda otra)

(En nuestra "oscura" observamos el Pozo Monsacro y La Foz de Morcín)

(Detalle de la gran mole caliza del Monsacro o Madalena en un día excelente, el mismo encuadre pero...)

(Un poco de charla con los amigos y vecinos, abajo observamos L'Ará de Riosa)

Antes de llegar a las curvas del Rebollar tropezamos con un vecín de Primo y se para a charrar un poco y, de paso, preguntarle por la ubicación exacta del Pozo de lobos. A la izquierda de Campabraña, en Los Caleyinos, bajo una pequeña escombrera, bajo un ablanu. Fueron, anticipo, sus exactas referencias. Aunque, también auguró, que con el día que estaba, seguro que no lo encontraríamos. Risa socarrona de riosano y para arriba que vamos, ya veremos si lo topamos o volvemos con el rabo entre las piernas. Así, ya con claro rumbo Oriental, en poco, llegamos a unos sierros sobre la pista que nos lleva directos a Campabraña. Nos comenta Primo que se trata de los Sierros de Espín. Servidor que iba con las manos en bolso, pues ni siquiera mostrado intención de apuntar nada, no le queda otra que sacar el “boli” y comenzar a tomar notas, no todos los días se tienen estas oportunidades. Sin apenas darnos cuenta, ni ver nada, llegamos a la preciosa cabana de La Belonga, aunque en esta ocasión tiene un toque muy fantasmal.

(El Rebollar, ± 1,4 K / 635 m.a. / 11:50 h. / Pto. 3 Mapa)

(La mañana está para hacer húmedos experimentos fotográficos en distancias cortas)

(Sierru El Espín, imaginado entre la borrina, ± 2,0 K / 705 m.a. / 12:10 h. / Pto. 4 Mapa)

(La Belonga, ± 2,7 K / 781 m.a. / 12:20 h. / Pto. 5 Mapa)

En la cabana de La Belonga (la del su amigo Gilberto) nos vamos a la derecha por suave pradería hacia las lagunas de Campabraña, tras nuestro dejamos (por encima de la cabana) dejamos la campa de La Trapa y el Sierru los Llobos. Tranquilos íbamos cuando un par de grandes perros vienen frente a nosotros con cierta prestancia. Según se aproximan cesan en su fogosidad, llegando Mary a tocar a uno de ellos, no así al más oscuro y zaino, el cual se mantiene regio y expectante. Tras este pequeño susto, entramos en las preciosas camperas de Campabraña donde las vacas con sus xatinos están muy echadas. Mary dice que síntoma de que el día no va abrir. Después la lagunillas, con bastante agua. Aquí podríamos irnos ya hacia la izquierda en busca de la zona de Los Caleyinos, pero Primo quiere comer algo y nos vamos hasta una cabana cercana. Con la manzana en la boca observamos el Monte Argumosu y la collá Palmir (Paso de los llobos) zona por la que descenderemos hacia Villamer, aunque aún queda, si no suspendemos la actividad antes.

(Atrás dejamos la solitaria y guapa cabana de La Belonga, detrás La Trapa y el Sierru los llobos)

(Día de descanso, el tiempo no está para muchas correrías por las praderías de Campabraña)

(Lagunas de Campabraña, ± 3,0 K / 795 m.a. / 12:30 - 12:45 h. / Pto. 6 Mapa)

(Praderías de Campabraña, al fondo la Collá Palmir, por donde regresaremos y el monte Argumosu)

Tras unos momentos nutritivos toca arrancar de nuevo, pero en esta ocasión cambiando totalmente el rumbo, pues tras un brusco giro, cruzaremos toda la campa de Sur a Norte en busca de la zona de Los Caleyinos y la escombrera mencionada por el vecín de Primo. Tras unos breves comentarios sobre el estado de la campa a consecuencia de los jabalís, nos salimos poco a poco de ella y nos introducimos por zona de pequeños árboles y felechos, de momento secos. Si el día estuviera claro pronto veríamos la escombrera citada, pero hubo que mantener el rumbo hasta acercanos a ella. Por nuestro amigo José Luis Cabo Sariego, sabemos que: se trata del "Cantu Ladoque" Capa 12 de las trincheras de la antigua explotación de Minas y Hulleras de Riosa en esta zona, entre el último cuarto del siglo XIX y mitad del XX. No tardó mucho Primo en encontrarla, otea desde el cantu y pronto vio el ablanu, así que hacia ella bajamos con cierta prudencia.

(Hora de ir en busca del Pozo de lobos)

(Atentos en busca de la escombrera)

(Escombrera capa 12, "Cantu Ladoque", punto clave)

(Bajo la escombrera se encuentra un ablano a la derecha)

(Con prudencia y para abajo)

Pese a la escasa visibilidad habíamos conseguido el primer objetivo del día y ante el Pozu de los llobos nos encontramos. Decir que si no fuera porque la información previa que tenía, aseguraría que se trataba de un "pozu de nieve" como los del Monte Naranco. Pero no, hay documentación escrita, como menciona el amigo José Luis Cabo en su magnífico reportaje sobre "Puzu Chobos" de "LOS CALEYINOS", que según Alberto Montero (precisamente vecín nuestro de Mieres del Camín y al que recurrimos con cierta frecuencia cuando queremos saber algo de la historia de la zona donde residimos) en su libro "El Valle de Cuna a través de los tiempos" (1.996). Cuenta que en el siglo XVII, un 7 de octubre de 1.629, los vecinos de Villameri (Riosa) y Gallegos (Mieres) -entonces parece ser que pertenecía al Concejo de Lena-, firmaron ante el escribano -notario-, D. Fernando Álvarez Vázquez, un acuerdo para la reparación del Hoyo lobal - Pozu Chobos- de "Los Caleyinos". En este acuerdo participaron Alonso Cachero de Riosa y vecino de Cenera y Andrés Muñiz de Villameri. Hablan de " ... un caleyo corredizo en el término de Braña, jurisdicción de dicho Concejo de Riosa ..", que era necesario reparar para la caza de lobos (tomar lobos) y otros animales que hacen mucho daño al ganado.

(Pozo de lobos de Los Caleyinos, ± 4,0 K / 805 m.a. / 13:00 - 13:15 h. / Pto. 7 Mapa)

(Tras una ardua labor de limpieza por parte de los amigos de Riosa Paraiso Natural podemos...)

(... disfrutar de este trabayu de los paisanos de antes para defenderse de las alimañas del Llosorio)

No voy a narrar más sobre la singular trampa de lobos que los paisanos de más de cuatro siglos construyeron en la vertiente Occidental de Llosorio (Lisoriu) para tratar de defender su ganado a su manera. Son muchas las trampas que existen similares a estas por la Cordillera Cantábrica y zonas limítrofes. Tampoco voy a explayarme más en detalles al respecto, a quien le pique la curiosidad solo tiene que pinchar en el enlace arriba mencionado y quedará más que satisfecho. Con video incluido dentro del pozu donde nuestro amigo José Luis nos hace una buena interpretación del mismo. Por nuestra parte contentos que nos vamos carba arriba, pues a las chicas, pese a que las previsiones no acertaron y sigue muy gris, quieren conseguir el segundo objetivo y principal del día, la cima del Llosorio, así que a por ella vamos.

(Atrás dejamos el Pozu los Llobos y tiramos hacia el pico Llosorio)

(Tierra de gamones camino de la cima, la borrina aún sigue presente)

Carba arriba, con rumbo Oriental vamos al pico pasando, primero, por las peñascas de La Sierrona, desde donde se tiene unas vistas excelentes de toda la vertiente Occidental del Llosorio, pena de día. Después otro repechonín y hasta la campa la espinera, que no tiene parece que nombre oficial pero que así la bautizamos nosotros. Después la conducción del gas y el posterior entronque con la divisoria entre los concejos de Riosa y Mieres. En nada nos plantamos haciendo la foto de cumbre en la cima del Llosorio. Exito rotundo, puede resultar banal, pero para el día que nos estábamos gastando…

(La Sierrona, ± 4,4 K / 880 m.a. / 12:45 - 13:10 h. / Pto. 8 Mapa)

(Abajo, timidamente Campabraña, pena de panorámica guapa que nos estamos perdiendo)

(Campa la espinera)

(Conducción de gas)

(Los lindes entre Riosa y Mieres, ya queda muy poco, en nada...)

(Pico Llosorio, Límites Mieres, Morcín y Riosa, ± 5,5 K / 998 m.a. / 13:45 -14:00 h. / Pto. 9 Mapa)

No hubo muchas oportunidades para las grandes panorámicas, la verdad que fastidiaba un poco, especialmente por Conce y Blanca, pues nunca habían tenido la oportunidad de disfrutarlas anteriormente. En la cima tiraba la brisa un poco, por lo que no era plan de comer el bocadillo sobre ella, así que decidimos continuar rumbo Oriental y caer por la vertiente mierense e ir hasta La Cueva, hacia la ermita pastoral, para comer el bocata un poco resguardados. Dejando la tarjeta de cumbres y nuestras lamentaciones reanudamos la marcha sin apenas haber posada los mochilas un instante.

(Mary dejando constancia escrita de nuestro paso por la cima del Llosorio)

(Collau la Vara, vertiente Norte del Llosurio)

(Continuamos la marcha rumbo Oriental, por territorio mierense, hacia La Cueva)

Pena de día, esperamos y deseamos volver otro, aunque esto del tiempo en este pico no nos lo garantiza nadie. Recordamos que tuvimos que subir tres veces hasta conseguir un pleno visual, así que no se que esperar para otra ocasión. Por terreno más suave descendemos hacia el “Praureondu” donde podemos coger a la derecha la pista que va hacia la collá Palmir, pero seguimos hacia La Cueva, aunque viendo lo oscuro que se puso casi damos la vuelta, menos mal que quedaba a escasos metros.

(En busca de un lugar recogido para comer el bocata tranquilamente y después iniciar el regreso)

(Praureondu, Concejo Mieres, ± 6,3 K / 850 m.a. / 14:10 h. / Pto. 10 Mapa)

(¡Menos mal!, ya creíamos que no llegábamos)

(La Cueva, Ermita Pastoral, Concejo Mieres, ± 7,0 K / 810 m.a. / 14:25-14:55 h. / Pto. 11 Mapa)

Media hora echamos en comer el bocata al lado de la Virgen Pastoral de La Cueva, donde se celebra una buena romería anual de los vaqueros del Llosorio, muestra de ello es la gran barra del bar. No contemplamos mucho sobre los valles de Cuna y Cenera, solo un poco al pueblín de Gallegos y Villar de Gallegos. Si vimos el gran “búfalo” negro que pasta en el prado cercano. Tras todas estas observaciones y de comer el bocata, levantamos “tienda” y volvemos otra vez al “Praureondu” para coger la pista que nos lleve hacia la collá Palmir.

(Observando las curiosidades del paraje, al fondo el pueblín de Gallegos)

(Hora de iniciar el regreso a Villamer)

(De nuevo en el Praureondu, Concejo Mieres, ± 7,7 K / 850 m.a. / 15:10 h. / Pto. 10 Mapa)

Camino del Palmir, pasamos por las viejas minas de Viscallana y en poco tropezamos con la pista que nos lleva directos a Campabraña, la que pasa al lado del Pico La Gallina (según el IGN) o como dice nuestro amigo Primo… ¡Llana Guaxapil!, que así lo recuerda de oírlo a su padre. Nos olvidamos de este desvío y bajamos hacia Palmir al Pasu de los Llobos que también nos apunta. Muchas referencias a los temidos lobos tenemos en torno a este piramidal monte Llosorio.

(Minas de Viscallana, ± 8,5 K / 850 m.a. / 15:20 h. / Pto. 12 Mapa)

(Por arriba a la Llana Guaxapil, por abajo, hacia el collau Palmir, nosotros por este último)

(Collau Palmir, Paso de llobos, giro a la derecha, ± 9,2 K / 785 m.a. / 15:30 h. / Pto. 13 Mapa)

Mi idea, aunque no era yo el anfitrión, si el tiempo acompañara, era ir desde Palmir hacia la Campa Tío Vicente y de ahí descender a Villameri. No estaba el día para más chanzas, así que Primo decidió recortar y descender hacia el pueblo por un ramal que sale a la derecha de la collá Palmir y se mete en un gran prado. Así, bajamos por él hasta la portilla fondera donde cogemos el ancho camino de La Trelda.

(Arriba vemos el pico Llosorio, comenzamos un largo descenso)

(La ancha pista se mete en el prau, abrimos y cerramos portilla y para abajo que vamos)

(Por ancha traza sobre el verde prado descendemos en busca de la portilla fondera)

(Descenso pindio y rápido)

(Rápidamente se nos oculta la collá Palmir y pronto tropezamos con la portilla)

(Pista de La Trelda, ± 10,0 K / 675 m.a. / 15:50 h. / Pto. 14 Mapa)

Ya sobre la ancha traza, en principio, como popularmente se dice, todo es coser y cantar. Todo para abajo, sin muchos problemas. Así llegamos a la su fuentina, donde tiene allí un vaso para saciar la sed en su paseos montunos con el Yanki. Tras unos minutos de relax seguimos la marcha atendiendo a las acertadas observaciones de Primo sobre los rastros que van dejando los animales salvajes, pues son muchas y evidentes las huellas que nos encontramos. Incluso su sabrosa alimentación, por la que tanto fozan en los prados y mayaos. Seguimos y seguimos descendiendo, justo por debajo de las praderías de Campabraña. También bajo el cobijo de los grandes árboles que cubren esta zona.

(Por ancha traza bajo un preciosa cubierta)

(Fuente de la Trelda)

(La comida preferida de los jabalís, eso por lo que tanto fozan los praos y mayaos)

(Precioso paseo bajo los grandes árboles norteños)

(Los Corrales de La Trelda)

El descenso se nos hace largo, parece que el pueblo está cerca pero no es así. Por suerte la niebla se disipa un poco, esto nos permite observar alguno de los pueblinos cercanos a Villamer, pero no así la gran muralla Oriental de la Sierra del Aramo, la que tenemos de compañera lateral. Son mucha las oportunidades visuales que hoy nos hemos perdido, hubiera sido un recorrido precioso. ¡Menuda pena! Por lo menos no ha llovido. Ya lo dice el refrán: El que no se consuela …

(En ocasiones lo arbolones norteños impresionan un poco)

(Parecía que el camino de regreso iba ser corto pero...)

(Por el camín de la derecha y hacia los Carbayos de Villamer)

(La borrina parece que quiere levantar pero la muralla del Aramo seguimos sin divisarla)

En un principio el descenso era “coser y cantar” pero, ya próximos a pueblo nos encontramos con un desnivel importante de caída, la verdad que parecía que había que amarrarse para no precipitarse. Con esta inercia en poco llegamos a los prados de Los Carbayos (unos grandes árboles allí marcan el paso, de los que no hace falta decir el nombre, por algo el "prau" se llama como se llama) del nuestro amigo. Aquí abandonamos la pista y, para evitar un rodeo, nos vamos por un estrecho paso entre las vegas más próximas a las primeras casas cimeras de Villamer. Es lo que tiene salir de paseo con un lugareño, se las sabe todas.

(Queda poco para finalizar, pero una dura cuesta en descenso parece que nos quiere tirar abajo)

(Los Carbayos, próximo giro a la derecha por un caminín al borde de los praos)

(Una pequeño salto y por vereda en la pradera hacia las primeras casas cimeras llegamos)

(Muy estrechos que vamos, sin mucho margen de maniobra, lo justo para nuestro ancho de banda)

(Así de embutidos entramos en Villameri)

(Villamer, Concejo Riosa, Asturias, ± 13,0 K / 475 - 445 m.a. / 16:30 h. / Pto. 2 y 1 Mapa)

Cinco horas después nos despedimos de Isabelita y los perros, cerramos el circuito andariego por la vertiente Occidental de Llosorio. Seguramente no fue el mejor día para salir de monte, pero, pese a ello, disfrutamos a lo grande de una estupenda jornada andariega. Nos perdimos las preciosas panorámicas que esta pirámide de media montaña nos ofrece, pero a cambio disfrutamos de una bonita jornada entre amigos y conocimos el Pozo de los llobos. Además de los topónimos de la zona, que no siempre se tiene esa oportunidad y tenemos que fiarnos de lo que nos cuenta nuestro silencioso compañero llamado IGN. Un buen momento para dejar el track que el nuestro GPS dibujó sobre el mapa que portábamos.

(Nuestro recorrido por el Lisoriu desde Villamer / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

Creo que pese a todo no ha estado nada mal. Después llegó el momento de relax y charleta. También cuando Isabelita nos presenta la merienda, con una recién hecha “tarta de la abuela! La verdad que no teníamos muchas ganas de merendar, tampoco el ejercicio había sido excesivo, pero ya con la mesa puesta… ¡hicimos un esfuerzo! No era plan de hacerle un feo a nuestra esmerada anfitriona.

(¡Menudo final de ruta!)

Ya hemos cumplido el deseo de alcanzar la cima del Llosorio desde el Occidente, todos muy contentos, aunque pena de las ausencias. No quiero cerrar este reportaje sin darle las gracias por escrito, en nombre propio y en el de Mary, al amigo Primo, el cual nos llevó de la mano por el su Lisoriu del alma, así da gusto salir de casa. También espero que me disculpe si hice mal los deberes y algún nombre de los que me decía lo he transcrito mal, si así ha ocurrido ya me imagino lo que estará diciendo... ¡estos montañeros...!

Llega la hora de la despedida y en la misma, reiteradamente, se oía decir … ¡tenemos que repetirla! Por nuestra parte cuando ustedes quieran, lo que más nos gusta es disfrutar de un buen día en excelente compañía por las montañas, así que…

¡Hasta otra Amigos!

JFCamina

 

Referencias sobre la zona en www.jfcamina.es

Picu Llosorio (desde Mieres): Amplio reportaje al monte y pico Llosorio desde la vertiente del Concejo de Mieres. De los primeros intentos fallidos hasta culminar en varias ocasiones, tanto desde el propio casco urbano de la villa, como desde Lloreo y la Frechura.

Picu Llosorio (desde Lena): En Marzo del 2007 subimos por primera vez desde al Llosorio, pero desde la zona de Lena, desde El Cordal, de aquel día nos quedó un pequeño video grabado el cual tenemos el gusto de dejaros en este enlace.

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.