Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Concejo de Caso
Asturias

Cantu'l Osu

Bezanes, 02/2018

JFCamina, 03/2018

 

Cantu'l Osu desde Bezanes

(Un lago paseo invernal hasta el espectacular balcón montañero)

Mapas IGN: 79-2 "Bezanes".

Inicio y fin : Bezanes, Concejo de Caso, Asturias

Objetivo: Brañagallones y Cantu'l Osu

Recorrido: Bezanes (655 m.a.) - Cantu Oración (972 m.a.) - Fuente Andorviu (1090 m.a.) - Argayu'l Llovu (1150 m.a.) - Tunel del Crestón (1160 m.a.) - Panduquemau (1200 m.a.) - Refugio de La Vega de Brañagallones (1225 m.a.) - Bebezón (1450 m.a.) - Cantu'l Osu (1800 m.a.) - Regreso - Refugio de La Vega de Brañagallones (1225 m.a.).

Distancia: ± 17,0 Kilómetros = 14 Ida + 3 Vuelta al Refugio de Brañagallones

Tiempos: 6,5 horas (3,5 + 1,75 + 1,25)

Desnivel: 1200 mts. de ascensos y su correspondiente descenso.

Terreno: Raquetas de nieve por la pista hasta Brañagallones y por la ladera hasta la cima del Cantu'l Osu.

Señalización: PR AS-66 "Bezanes - Brañagallones" y PR AS-66.2 "Rutal Canto el Oso"

Creative Commons License


Dos días antes del que ahora traemos aquí, el jueves, chateamos con nuestra amiga Lucia y nos pregunta cómo estará la pista hacia Brañagallones, rápidamente le contestamos que nos apuntamos, sin más. La verdad que daban tan buen tiempo que no queríamos perder la magnífica oportunidad que se nos había presentado. Ya teníamos ganas del conocer, por dentro,  el refugio o mejor hotelito de montaña que existe en la gran vega de Brañagallones en el Concejo de Caso, Redes - Asturias. Además con muy buen compañía. Por suerte, antes de comer ya teníamos la confirmación de la reserva por parte de Lucia, así daba gusto. Iba a ser un “finde” raquetero a tope, además con muy buen ambiente, pues el refugio estaba al completo.

A las diez de las mañana quedamos en el aparcamiento de Bezanes y tras los alegres saludos, pues el día invitaba a ello, calzamos las botas y cargamos bien la mochila. Este último aspecto es importante, pues debemos llevar las raquetas, piolet, crampones, saco de dormir y algo de ropa de repuesto.  Así de cargaditos, con rumbo Sur, dejamos atrás el pueblo de Bezanes y toca ir alcanzando los diferentes jitos de esta larga travesía de unos once kilómetros de pista terrera. Primero el Cantu’l Oración, las guapas cabañas de compañía lateral, la fuente de Andorviu, les viseres del argayu del Llobu, el Tunel del Crestón y, por último, antes de entrar en la gran vega de Brañagallones, la fuente de Panduquemau y La Vega de Brañagallones. Pero no todo va ser tan sencillo como las otras tres ocasiones anteriores que hemos hecho este pausado, aunque largo recorrido.

(Bezanes, Concejo Caso, Redes, Asturias, ± 0,0 K / 655 m.a. / 10:20 h. / Pto. 1 Mapa)

(Poco a poco empezamos a descontar distancia, así, pronto Bezanes nos queda abajo)

(Con rumbo Sur, ganamos altitud sin mucha dificultad, así asoman, al N, los picos de La Senda y el Requexón)

(Al Sur, de Izq. a Dcha., se observan la preciosa imagen del Cantu'lOsu, la Peña'l Vientu y Los Fornos)

(Texu o Cantu'l Oración, ± 2,5 K / 972 m.a. / 11:20 h. / Pto. 2 Mapa)

(Atras, al NO, la preciosa cumbrera que va de La Senda, Tiatordos y Maciédome)

En pocos kilómetros nos ponemos en situación montañera, tanto lo que dejamos atrás, como el Requexón, La Senda, Tiatordos o Macíedome, como lo que tenemos por delante, como el Cantu’l Osu (cima objetivo de la jornada), la Peña’l Vientu, los Fornos, Cascayón, Corteguerón y Braña Piñueli, un blanco escenario que nos acompañará todo el fin de semana. Con esta compañía de altura, vamos caminando relajadamente entre animada conversación y las revueltas de la pista. Sin apenas darnos cuenta dejamos de lado las guapas cabañas (cabanas) de La Cardosa, Biáriz y La Trapiella. Así de relajados hasta los dos caños del bebezón  de Andorviu, después empezarían los problemas.

(En animada conversación entre las revueltas de la pista que nos lleva hasta La Vega de Brañagallones)

(La Cardosa, con el precioso fondo blanco de la Peña'l Vientu y Los Fornos, Cascayón, Braña Piñueli)

(Cabanas de Biáriz, ± 4,3 K / 1095 m.a. / 12:20 h. / Pto. 3 Mapa)

(Cabana de la Trapiella)

(Fuente de Andorviu, ± 5,0 K / 1090 m.a. / 12:35 h. / Pto. 4 Mapa)

Efectivamente, nos habían informado que el 4x4 solo podría llegar hasta el kilómetro 2 ó 3, habíamos llegado al kilómetro cinco donde se sitúa el bebezón de Andorviu y la nieve no era mucho. Fue pasar el meridiano de la ruta a La Vega cuando nos encontramos con un todoterreno estacionado frente a una gran plancha blanca. A partir de este punto, por las zonas sombrías,  todo nieve hasta el final, aunque no pusimos las raquetas pues la misma estaba dura. No había mucho problema de transito, hasta que tropezamos con un pequeño argayu de nieve (alud), en principio no parecía dificultad alguna, lo complicado surgió cuando vimos que estaba todo congelada. Con mucho cuidado pasamos el trago. Después vino lo peor, las viseras del Argayu'l Llobu estaban casi cubiertas de nieve por otro alud, también congelado. Hubo que tentar mucho para pasar por el agujero de entrada al túnel y después el del salida. Por suerte había unos escalones hechos, más tarde nos enteremos que la gente de refugio los había tallado a punta de piolet.

(El 4x4 ya no sigue, la nieve hace acto de presencia especialmente en las zonas sombrías)

(Las zonas de sol nos dejan preciosas estampas, nuestro amigo Jesús nos pasó unas cuantas fotos, como esta)

(En la zona soleada la nieve es menos. Arriba la peña Los Fornos, Cascayón y el Corteguerón)

(-¡Uff!, qué duro está este argayu de nieve, puro hielo)

(Viseres Argayu'l Llobu, ± 7,0 K / 1150 m.a. / 13:20 h. / Pto. 5 Mapa)

(Muy bonito pero da un poco de yuyu)

(Braña Piñueli luce con fuerza desde el interior de la visera)

(Ahora toca salir, con cuidado, aunque los chicos del refugio han tallado a punta de piolet unos escalones)

(Una mirada hacia atrás, después de superar el escollo de les viseres Argayu'l Llobu)

Tras salir de la visera, unos metros de tranquilidad y pronto otro alud congelado, con mucho cuidado lo superamos. Con la esperanza de no encontrar más dificultades de este tipo seguimos avanzando hacia el siguiente punto de referencia, el túnel del Crestón, aunque no fue fácil pasar esta puerta al paraíso de Brañagallones. Efectivamente, unos metros antes, nos encontramos con una gran placa de hielo, muy pegados a la pared y con mucho tiento pasamos al otro lado de la placa. La verdad que este paseo fácil hasta La Vega de Brañagallones nos está resultando un poco…

(Otro alud de nieve congelada a superar)

(Nuestro amigo y compañero Jesús nos pasó las fotos del momento con un servidor como protagonista)

(Tras la dificultad, unos momentos de relax)

(Aunque la dicha no duró mucho, una gran placa de hielo nos pone otra dificultad más)

(Tunel del Crestón, ± 9,0 K / 1160 m.a. / 14:00 h. / Pto. 6 Mapa)

Con la blanca Peña’l  Vientu como afitriona, traspasamos la puerta y entramos en la frondosidad del paraíso glaciar de Brañagallones, todo un lujo, y ahora todo más claro y sencillo. Realmente uno se queda abobado siempre que esta situación ocurre, pero hoy… ¡mucho más!!!! Son momentos muy contemplativos y de muchas fotos, siempre como si fuera la primera vez, así que cuesta arrancar de nuevo. Arriba todo una blanca sierra dentada, desde el Corteguerón, al Cascayón, los Fornos, la peña’l Vientu hasta el xerru de Pries con el Mosquillón, las Planas y la Cerrosa. A nuestros pies, a la derecha, el monte de Redes (Reres) y, en la pronfundidad, el río Monasterio (si hay suerte mañana lo conoceremos de primera mano). A la izquierda vamos flanqueados por los contrafuertes calizos del Xerru de Pintacanales y el Cantu’l Osu (si la nieve lo permite hasta él ascenderemos hoy). Al final, reanudamos la marcha y nos vamos hasta el coqueto mirador donde nos informa de lo que podemos ver tan claramente, otro tema es el avistamiento de la fauna salvaje descrita.

(Preciosa puerta al paraíso glaciar de Brañagallones y sus blancas cumbres)

(Son momentos contemplativos, además de fotográficos)

(Ahora el avance es más seguro, la nieve soleada está más transitabale)

(El Xerru de Pries nos saluda con fuerza, todos recordamos su transito, aunque fuera por separado)

(Como la nieve está muy soleda, blanda, nos vamos hacia la orilla para ir por camino más seco y seguro)

(Llegamos al coqueto mirador y escudriñamos cada nombre citado, claro está que de la fauna salvaje... )

(Apuntando, así detrás, desde la derecha, tenemos Brañapiñueli, collada La Canalina, Corteguerón, etc...)

Atrás dejamos los apuntes del mirador y seguimos la cómoda marcha pasando bajo el arco del triunfo de un guapo carrascal, para llegar pronto al fresco rincón del bebezón de Pandu Quemáu. Un trago de agua y a entrar en la hermosa Vega de Brañagallones, ese espacio que tiempo atrás fue una gran lago glaciar y a hora un asentamiento ganadero, además de montañero. La verdad que tardamos un poco en recorrer estos once kilómetros, pero es que la penumbra de algunas partes de la pista nos lo puso un poco complicado, tanto alud de nieve congelá no dio muchas facilidades para aligerar el paso. Bueno y que además no teníamos prisa, para lo que íbamos a realizar (subir y bajar del Cantu’l Osu) íbamos sobrados.

(Costó desengancharse del panel cerámico del mirador, pero ya estamos en marcha de nuevo)

(Ya se huele el final del recorrido hasta La Vega, como premio un bonito y natural arco del triunfo)

(Bebezón de Pandu Quemáu, ya estamos cerca de La Vega)

Al fin, por nuestra parte, entramos por cuarta ocasión en La Vega de Brañagallones, un paraíso natural, ganadero, de los amantes de la montaña y también de la caza. Un preciosa vega verde (bueno, ahora bien blanca) llena de vida en la época estival, donde cada zona de la misma tiene su nombre propio, no vamos a entrar en este tipo de apuntes porque sería un reportaje interminable, más si subimos a los 1800 metros de altitud del Cantu’l Osu.  Además ya son las dos y media de la tarde y tenemos que arrimarnos hasta el refugio y decir que llegamos, además de tomar un “bocau”, ya hay algo de “gazufa”.  Flanqueados entre las cuidadas cabañas, aunque mucho cambiaron desde la primera vez que aquí estuvimos, vamos directos al refugio pasando por la zona central, creo que la denominada Requexón, pasando muy cerca del pedestal de piedras donde se erige el busto de bronce de Pepe Calvo, quien por muchos años fue el guarda mayor del coto, obra del candasín Vicente Menéndez Prendes "Santarúa".

(A derecha o izquierda, cuiadas cabañas rodean a la gran vega de Brañagallones)

(Todas con magnificos fondos montañeros, como esta desde el Corteguerón, La Canalina y Braña Piñueli)

(O estas con la peña Sellar y la del Vientu detrás)

(El pedestal del busto de guarda mayor con el refugio de Brañagallones ya muy cerca)

(Pepe Calvo, guarda mayor del coto, obra homenaje de junio de 1985)

A las dos y media de la tarde franqueamos la puerta del refugio de Brañagallones, un equipamiento que ha sufrido muchos avatares durante su más de medio siglo de existencia. Construido como refugio de caza a mediados del siglo XX, después pasó a ser hotel señero del Parque Natural de Redes pero no tuvo mucha fortuna, pues pasó casi todo el tiempo cerrado (tal es así que las tres ocasiones que en La Vega estuvimos, nunca lo vimos abierto). Al final, en verano del 2016 fue concedida la explotación del mismo a la Federación de Montaña del Principado de Asturias (FEMPA) transformándolo en refugio de montaña y parece que se ha acertado con el cambio. Las habitaciones fueron equipadas con literas, ideal para grupos de montañeros, unas 39 plazas parece que dispone tan coqueta edificación. A la entrada nos reciben José Manuel Pardo (casín de Caleao) y su compañero, nos sentamos en la terraza del bar y comemos un pequeño bocata, además de tocar un café de pota muy bueno.

(Refugio de la Vega de Brañagallones, ± 11,0 K / 1225 m.a. / 14:30 - 15:30 h. / Pto. 7 Mapa)

(Un pequeño bocata con una cervecina, además de un café de pota y pronto en marcha de nuevo)

(-¡Chavales! ¿estáis seguros de que esto es un refugio de montaña?)

(Aflojamos un poco la mochila, saco y ropa extra fuera, para afrontar la subida al Cantu'l Osu)

Mientras estábamos comiendo vimos llegar un grupo montañero que venía desde Bezanes, al salir nos encontramos con Domingo y Ana junto a sus compañeros de Cajastur. Toda una sorpresa, además ellos también iban a subir al Cantu’l Osu y dormirían en el refugio. A eso de las tres y media de la tarde, aligeramos un poco la mochila, y nos ponemos en marcha de nuevo para atacar la cumbre del Cantu’l Osu. La verdad que con las raquetas puestas y fuera el saco de dormir todo era mucho más rápido. Así encaramos el paso de toda La Vega con rumbo Oriental en busca del arroyo que la cruza sinuosamente y pronto empezamos a subir con fuerza. Del espesor de nieve da fe el hecho de que el poste señalizador del PR AS-66.2 “Ruta Canto el Oso” estaba casi cubierto en su totalidad.

(Ahora, ya con la raquetas puestas, afrontamos el cruce de La Vega para afrontar la ascensión al Cantu'l Osu)

(Algunos de los poste señalizadores del PR AS-66.2 "Ruta Canto el Oso" están casi tapados en su totalidad)

(Ya tropezando con el reguero que sinuosamente cruza La Vega, una mirada hacia atrás)

(Dando la espalda a la Peña'l Vientu, los Fornos, el Cascayón y Corteguerón)

(Remontamos el reguero y todo para arriba, ahora se pone un poco pindio)

(Jesús marca el ritmo, el resto disciplinadamente detrás)

(Una mirada hacia la Peña'l Vientu, el Sellar, los Fornos, el Cascayón y Corteguerón)

(En las zona sombría está fresco, aunque en la soleada todo lo contrario)

El compañero Jesús marca el ritmo y el resto disciplinadamente detrás de él, aunque tendrá que rebajar un poco la marcha, pues en la zona soleada el sol calienta fuerte y tenemos que hacer una parada para aflojar ropa, vamos muy abrigados. Así llegamos al bebezón y tras unos cuantos metros blancas zetas, poco a poco, superamos la zona de arboleda para afrontar, con rumbo Norte, la blanca ladera de ascenso a los más alto. El espesor de nieve es importante, aunque no hacemos huella profunda, pues está durilla, pero no congelada, en caso contario hubieramos desistido y Lucia y Jesús continuarían en solitario, pues nosotros...

(Una parada para quitar ropa y a seguir ascendiendo al encuentro del bebezón)

(Fuente, a la izquierda y p'arriba, ± 12,5 K / 1450 m.a. / 16:15 h. / Pto. 8 Mapa)

(La señalización sigue cubierta, aunque no hacemos mucha huella, pues la nieve está dura)

(Tras unas blancas zetas superamos la desnuda arboleda)

(Ahora todo es un sábana blanca hasta la cima)

Con el ojo puesto en el Norte, pues el brillante buzón cilíndrico del Cantu’l Osu, sin mucha prisa y bastante calor, vamos alcanzando altitud y pronto tenemos la blanca dentada de la Sierra de Pries a nuestras espaldas. También observamos que pronto los primeros compañeros de Domingo nos van a dar alcance, nosotros no nos apuramos, sacando fotos a cada paso, sin mucha prisa. Así, poco a poco, nos van pasando, aunque no todos. Además las altas cumbres empiezan a relucir, como el gran Pico Torres en su vertiente casina.

(Ya con rumbo Norte muy claro, vamos dejando atrás la impresionante blanca Sierra de Pries)

(Para el ascenso afrontaremos una línea muy directa a la cima, aunque más inclinada que la opción de bajada)

(Está "pindia" la subida, así que hacemos alguna zeta que otra para aliviar el esfuerzo)

(La blanca de la derecha nos parecía que era la cumbre, pero no, la misma está más a la izquierda)

(Nos lo tomamos con tranquilidad, así nos sacamos unas cuantas fotos guapas, como esta de Jesús)

(De la Peña'l Vientu y los Fornos, el Torres atrás, el Cascayón, Colláu Ubales, Corteguerón, La Canalina, etc...)

(-¡Venga Lucía, que nos pillan!)

(De la Sierra de Pries, al Sellar, la Peña'l Vientu y los Fornos, el Cascayón y el Colláu Ubales)

Al final, casi todo el grupo perseguidor nos alcanza, aunque eso nos da igual, pues nuestra “preocupación” está es las preciosas vistas que alcanzamos a contemplar, al Sur, hacia la zona de la Sierra de Mongayo y, detrás, el Macizo de Mampodre totalmente vestiditos de blanco. Sin lugar a dudas nos adelantamos a las fotos de la vistosona cumbre que hollaremos en pocos minutos.

(-¡Ánimo chavales, que ya estamos arriba!)

(-¡Ya queda poco!)

(Aunque antes... la Sierra de Mongayo y, detrás, el Macizo de Mampodre)

(Cantu'l Osu, Concejo de Caso, Asturias, ± 14,0 K / 1800 m.a. / 17:30 - 18:00 h. / Pto. 9 Mapa)

A eso de las cinco y media de la soleada tarde invernal alcanzamos la poblada cima del Cantu’l Osu. Mientras los compañeros de ascensión hacen las fotos de rigor nosotros nos dedicamos a las blancas panorámicas, que ya sabemos todos que son muchas y muy atrayentes. Nos centramos especialmente en el amplísimo arco Este-Sur, desde el tótem del Tiatordos al de impresionante Espigüete, dos torres de lujo. También un pequeño apunte hacia el Norte, vemos:

(Al Este: Del Tiatordos al Maciédome y Macizo Occidental de los Pico de Europa con Peña Santa)


(Al E-S: Desde el Macizo Occidental y Central de los Picos de Europa hasta Peña Ten y el Puerto Tarna)

(Detalle de Peña Santa, por la Dcha., con el Torco, Las 3 Mª, la Torre Sta. María y el Requexón, entre otras)

(Todo el Macizo Occidental con Peña Santa junto con el Macizo Central con el Torrecerredo)

(Detallín de Ten, a la Dcha., y Pileñes, una de cabres y otra de oveyes, aunque hoy... ¿para el Yeti?)

(Al Sur más lejano: el piramidal Espigüete, además del Murcia por la izquierda)

(Volvemos al cercano valle por donde discurre el recién nacido río Nalón)

(Al Norte: Xerru de Pintacanales, Braña Piñueli, la zona del Visu la Grande, Peña Casar y el Cantábrico)

Como habéis observado son panorámicas con mucho que apuntar, para “aburrirse”. No detallamos mucho al Norte y al Oeste porque ya lo hicimos en su mayoría a la subida. Por si os resultó algo corta la descripción, os dejamos un pequeño video que grabamos, pero realizado con cierta prisa, pues la noche ya se nos echaba encima y había que bajar a pegarnos una ducha y cenar en el refugio, la hora es la hora.

 

(Si tienes algún problema en la visualización pincha este enlace para una visualización directa)

Tras la rápida descripción de las infinitas cimas que podemos contemplar desde esta excelente atalaya casina, llegó el momento de inmortalizar nuestro segundo paso por la cumbre del Cantu’l Osu. El chocar la mano y sacar la foto con los compañeros y amigos Lucia y Jesús, a demás de sacarnos la foto con Domingo y Ana, todo un placer. Al final hubo que arrancar para abajo, aunque Lucía no quería, ella quería seguir arriba, la verdad que apetecía, la tarde estaba muy lúcida, aunque el frio comenzaba a notarse, la cumbre comenzaba a endurecerse rápidamente. Por todo ello, no quedó otra que apearse, pese a reticencias, sabía a poco, solo media hora, pero muy intensa y satisfactoria.

(Un choque de manos, las de Marí, Lucía, Jesús y J.F.)

(Satisfactoria foto de cumbre en el Cantu'l Osu)

(Mary escribiendo una parrafadina en el libro de visitas de tan singular buzón de cumbres)

(Otra de cumbres con: Lucia, Mary, Jesús, Ana, Domingo y J.F.)

(Como despedida, a regañadientes, las chicas se sacaron un plus fotográfico)

Al final logramos arrancar para abajo, justo cuando el reloj marcaba las seis de la tarde “en punto”, solo nos quedaba sobre una hora de luz tenue para llegar al refugio. Pese a ese tiempo escaso no nos apuramos mucho, es más, nos tomamos nuestro tiempo para sacarnos unas fotos con nuestras sombras y a pintar un muñeco de nieve, pues la nieve estaba dura y no había manera de hacer el clásico muñeco. Como premio a nuestro “esfuerzo” cuando llegamos al inicio de La Vega la Madre Naturaleza nos brindó un bonito atardecer sobre la misma, nada que no hayamos vivido antes en otro paraje pero aquí nos resultaba muy especial, así que no nos resistimos a grabarlo en video.

(-¡Venga chicas, para abajo!!, ya van siendo hora, no sea que nos coman los lobos)

(Pese lo ajustado de la tenue luz solar, hubo tiempo para sacarnos alguna foto simpática)

(Ya en el pequeño bosque próximo a La Vega de Brañagallones)

(Como la nieve no estaba para hacer el clásico Muñeco de Nieve... ¡lo pintamos!)

Como muchos de nuestros seguidores sabéis, no somos de madrugar mucho, sobre todo en invierno, sin lugar a dudas somos más del atardecer que del madrugador amanecer. Una muestra de tal afirmación la podemos contemplar en este pequeño video invernal en La Vega de Brañagallones. No os la perdáis amig@s.

 

(Si tienes algún problema en la visualización pincha este enlace para una visualización directa)

Ya muy cerca del refugio, creo que es el momento de dejar aquí el recorrido que realizamos sobre el mapa del IGN, que junto al GPS, es material indispensable para hacer la ruta con cierta seguridad, pues, aunque la ruta sea fácil siempre surge alguna duda, no siempre te vas a encontrar a un lugareño u otro compañero andariego para resolverla. Anotar que, como podéis observar en el dibujo, el descenso lo iniciamos escorándonos más a la derecha, al Norte, para no hacerlo por el terreno más inclinado de la subida, nos parecía mucho más seguro.

(Nuestro recorrido hasta La Vega de Brañagallones y el Cantu'l Osu/ ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL’)

Pasados quince minutos de las siete de la tarde cruzamos, de nuevo, la puerta del Refugio de Brañagallones y, previamente dejar las botas y los piolets en el armario de entrada, esta vez entramos en el coqueto salón, donde a nuestra derecha tenemos la espectacular foto aérea de cuenco calizo que resguarda la gran vega, impresionante la imagen de la dentada Sierra de Pries. ¡Ya tenía servidor granas de verla!! Rápidamente José Manuel nos sube a la habitación “Tiatordos” y nos informa que tenemos poco tiempo para pegarnos una ducha de agua caliente (solo desde las 19 a las 20 horas) y que la cena es a las 20:30 h. son las reglas de un refugio de montaña (que no es un hotel, pese a las fotos), donde los medios escasean Así que nos dimos prisa y en media horita estábamos tomando una cervecita al calor de la chimenea.

(Refugio de la Vega de Brañagallones, parada y fonda, ± 17,0 K / 1225 m.a. / 19:15 h. / Pto. 7 Mapa)

(Tras una excelente jornada andariega por la nieve, se agradece esta comodidad)

(Tiatordos: La habitación con cuatro literas para nuestro merecido descanso)

(La verdad que no nos importaría una ducha de agua fría, pero habíendola caliente... )

No vamos a explayarnos más sobre las excelencias de este especial y singular alojamiento en el corazón de las montañas del Paraíso Astur, todo un lujazo. Solo agregar que cenamos, tomamos un “digestivo” y tertuliamos un buen rato en el cómodo salón, aquí fue donde conocimos dos intrépidos esquiadores de montaña, a Olaya y Gaizka (Salvador), que venían desde el albergue de Maraña. Nosotros, mucho más modestinos, estábamos encantados con la excelente jornada vivida camino de Brañagallones y Cantu’l Osu, aunque con lo que más era estar alojados en el “Refugio”… ¡ya teníamos ganas!, realmente se hizo esperar, pero mereció la pena. Por todo lo contado y algo que se queda en el tintero, nos vamos a dormir más que contentos y satisfechos, sobre todo porque mañana es otro día más a disfrutar de la nieve en el precioso entorno blanco de Brañagallones. Así que…

¡Hasta mañana Amig@s!

 

JFCamina

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es o "Rutas por Redes"

 

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.