Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por Asturias Occidental
Cangas de Narcea
Asturias

Lagunas de Muniellos

Moal, 05/2018

JFCamina, 06/2018

 

Lagunas de Muniellos

(Un guapo paseo a la vera del río hasta las lagunas)

Mapas ING: 075-IV "Gedez" y 075-III "Seroiro".

Inicio y fin : Moal - Tablizas, C. Cangas Narcea, Reserva N. I. de Muniellos, Asturias.

Objetivo: Lagunas de Muniellos, la Isla, la Fonda y la Grande.

Recorrido: Tablizas - Moal (660 m.a.) - Puente 6º Laguna (800 m.a.) - Señal 90 minutos a Lagunas (900 m.a.) - Puente 11º Inicio de camino pedrero y pindio (1025 m.a.) - Giro a las Lagunas (1270 m.a.) - Laguna La Isla (1340 m.a.) - Laguna La Fonda (1415 m.a.) -Laguna La Grande (1440 m.a.) -Inicio del camino de vuelta a Tablizas por el mismo recorrido de subida.

Distancia: ± 18,0 Kilómetros = 9 Ida y 9 vuelta

Tiempos: 6 Horas 45 Minutos.= 4 h. 00' + 2 h. 45'

Desnivel: 800 mts. de ascensos más su correspondiente descenso.

Terreno: Vereda montañera.

Señalizacion: No mucha, pero no se puede salir del claro camino. Dos señales en dirección a las lagunas y otra señal más a la hora de girar a las lagunas de Muniellos o al robledal.

Creative Commons License


Disfrutando de unas jornadas andariegas por el especial paraje natural de  Somiedo (Asturias) con unos amig@s y a la vista de lo bien que nos había salido la actividad, nuestra amiga Pili lanzó la idea de repetir en otro paraje muy especial, Muniellos era su propuesta. Aunque nosotros ya habíamos estado en Noviembre del 2011, no nos disgustó la idea pues de aquella nos quedó clavada la espinita de no poder acceder a las tres lagunas por el mal tiempo que nos tocó en suerte, así que no dudamos mucho.  Lo que si apuntamos fue que la primavera sería la mejor época, cuando los días ya son largos y floridos, ya habíamos pasado la estrechez de otoño y no queríamos repetirla. El resto de compañeros se apunto sin dudarlo mucho.


Como ya sabe la gran mayoría, pero por si acaso lo recordamos, la Reserva Integral de Muniellos está integrada dentro del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, y para visitarla previamente tienes que solicitar permiso, el cual se puede hacer por internet, esto obliga a afinar mucho el día, tener que cuadrar agendas, escoger el día que tengamos plaza y... ¡cruzar los dedos! Después queda el acercarse hasta Cangas de Narcea, Moal y Tablizas, una buena tirada de kilómetros para llegar al Centro de Interpretación de Muniellos. Nosotros esto último lo tuvimos más fácil pues nos aproximamos el día anterior así que, un tanto impacientes,así que cuando llegamos a las proximidades de Tablizas, las puertas del espacio natural de Muniellos aún estaban cerradas.

(Llegamos cinco minutos antes, así que tuvimos tiempo de hacer una guapa foto de grupo)

Es esta ocasión, lo de cruzar los dedos nos vino de perlas, pues tuvimos un día primaveral precioso, así que todos sonrientes sacando la foto de grupo mientras llegan para abrirnos las puertas. Ya en la casa forestal de Tablizas nos recibe una atenta chica la cual cotejó nuestras identidades con las del permiso y nos dio una pequeña introducción sobre el entorno donde nos encontrábamos y las rutas que podíamos hacer: la circular, la más larga, y la del río hasta las lagunas, evidentemente, le pedimos que se centrara sobre esta última, pues lo teníamos muy claro. Advertir que es muy importante estar atentos a la charla, sobre todo para saber cómo se traza el ascenso a las tres lagunas, sus explicaciones y alguna observación más fueron importantes, ya las veremos en el desarrollo del reportaje.

(Tablizas, Concejo Cangas de Narcea, Asturias, ± 0,0 K / 660 m.a. / 09:00 h. / Pto. 1 Mapa)

La reserva abre a las nueve de la mañana y cierra una hora antes de que se ponga el sol, para el día que nos ocupa, primavera – verano,  a las siete de la tarde. Esto nos obliga a calcular cuáles son nuestras fuerzas y lo que nos queramos distraer. Para no tener problemas, la chica nos dice que lo ideal es estar arriba antes de las tres. Creo que esta ocasión vamos holgados de tiempo. Antes de despedirnos la encargada del centro nos dio un número de móvil para si teníamos algún problema, aunque solo habría cobertura a la altura de los indicadores de dirección hacia las lagunas. Con todas las recomendaciones y advertencias recibidas, a eso de las nueve y media de la mañana, cruzamos el primer puente y le damos la espalda a las blancas casas de Tablizas para comenzar el primaveral paseo por Muniellos.

(Tras media hora de comprobación de identidad e instructiva charla, a las 9:30 h. arrancamos río arriba)

Los primeros seiscientos metros los realizamos a través de una pasarela, es lo que conocemos por el paseo adaptado, pequeño recorrido de disfrute para las personas que no tienen la suerte de tener una movilidad plena, una guapa idea para uso y disfrute de todos, aunque en esta ocasión la vimos un tanto abandonada. Después río arriba con sus numerosos regueros laterales, sin salirse del ancho camino, con los desvíos cerrados para nuestras botas. Para centrarnos más en las lagunas, no vamos a describir con detalle el paseo por el río, al cual a nosotros nos encanta y siempre lo disfrutamos mucho, independientemente del nombre del río.  Contar, que con respecto al recorrido realizado siete años atrás, hemos notado un cambio importante en los puentes. Efectivamente, ahora ya no son tan rudimentarios como los de antaño, los presentes son como más de parque urbano, lo que le quita cierto encanto al paseo. De otra manera el río sigue igual de esplendoroso, con sus grandes árboles cubriéndolo en su totalidad.

(Río de Tablizas o Muniellos arriba, disfrutando de la explendorosa pirmavera del 2018)

(El río baja con buen caudal, aunque no tanto como en un pincipio podríamos esperar)

(Las flores radiantes)

(Los grandes árboles a la orilla del río no dejan de impresionarnos, como si fuera la primera vez)

(Poco a poco el grupo se va disgregando, cada uno a su rítmo, nosotros al fotográfico, así que... ¡los últimos!)

(Las aguileñas gigantes estaban, como del jurásico)

(Espectacular roblón a la vera del ancho camino y del río de Tablizas o Muniellos)

(Uno requería mucho más tiempo para sacar mejores fotos del río pero hay que seguir para arriba)

Como es natural en nosotros, casi solos, los últimos, no tenemos prisa, lo que nos interesa es disfrutar plácidamente, más hoy que el tiempo acompaña y vamos sobrados de horas. Así que un buen número de fotos sacamos, pese a que ya teníamos una cuantas de la anterior ocasión. Tras pasar una zona un tanto angosta sobre el propio río, en una hora llegamos al puente nº 6 (si no me fallan las cuentas) y observamos un detalle nuevo, una señal que nos indica a las lagunas. Seguimos vadeando el río, una y otra vez, disfrutando de la magnitud de los grandes roblones de muniellos. Mary no para de mirar hacia el río, está impaciente por contemplar  una nutria, pero nada de nada, resulta complicado que así sea. Un kilómetro más arriba, tras vadear el río por el puente número… otra señal que nos indica que las lagunas están a 90 minutos. Estas son nuevas con respecto a la anterior visita.

(Zona angosta, además de resbaladiza, casi rozando el río)

(Primera señal hacia las lagunas, puente nº 6, ± 3,5 K / 800 m.a. / 10:30 h. / Pto. 2 Mapa)

(La verdad que uno se queda estasiado contemplando como baja el agua)

(A un lado el cantarín río Muniellos, al otro los gigantescos árboles, realmente impresionan)

(Parte de los compañer@s nos esperan)

(Segunda señal hacia las lagunas, 90 minutos aproximadamente, ± 4,5 K / 950 m.a. / 11:00 h. / Pto. 3 Mapa)

(Creo que está muy clara la referencia, ¿no?)

Tras dos horas de contemplativa marcha, unos 5,5 kilómetros y 400 metros de ascenso, llegamos al último puente sobre el río, ahora creo que se llama Candanosa. Si no he perdido la cuenta creo que hace el nº 11. En este punto el camino se vuelve mucho más abrupto e inclinado de tal manera que pronto visualizamos las laderas del bosque de Muniellos, incluso divisamos o intuimos la senda del robledal a media ladera, pues lo árboles altos no tienen tanta hoja como los del río. También en un kilómetro más nos encontramos con el cruce de las dos rutas de Muniellos, por la derecha llega la del robledal y por la izquierda se va a las lagunas. Nosotros a lo nuestro, a las lagunas que hoy las vamos a encontrar esplendorosas, llenas de agua seguro.

(Un poco de reagrupamiento no viene nada mal para sacar alguna foto de recuerdo)

(No solo de robles vive Muniellos, algún que otro texu también encontramos, además de los blancos abedules)

(Puente 11º, inicio del camino más angosto y cuesto, ± 5,50 K / 1025 m.a./ 11:30 h. / Pto. 4 Mapa)

(-¡Oye Félix!, este árbol parece que creció mucho en casi seite años, ¿no?)

(El clásico liquen: las barbas de San Jorge o de viejo)

(Ya vemos el cielo azul, ya hemos subido un buen tramo, se divisa la impronta del camino del robledal a media ladera)

(Desvio hacia Las Lagunas y entronque con la circular larga, ± 6,50 K / 1270 m.a. / 12:15 h. / Pto. 5 Mapa)

(30 minutos a la primera laguna, la de La Isla)

Giramos a la derecha y el camino sigue abrupto, además de un poco más estrecho, por el contrario se vuelve ya más tendido. Se trata de un tránsito a media ladera en busca de la entrada a la primera laguna de Muniellos. Un kilómetro que nos permite contemplar toda la gran ladera boscosa de la margen izquierda del río que acabamos de remontar desde Tablizas. También las altas cumbres de la Sierra de Muniellos que resaltan por el cima de los grandes roblones, como Chagozos, Formigueiros, Connión y de la Mesa. Todo esto nos lo quedamos sin ver la anterior ocasión, hoy le cielo azul nos lo permite. Tanto bosque y cima no debe de distraernos mucho del estrecho camino por el que transitamos, pues hay varias zonas muy estrechas y con algún derrabe que otro, así que muy atentos.

(Hoy si que podemos disfrutar de las altas cumbres de la Sierra de Muniellos)

(Pero sin despistarse mucho, que la traza que seguimos es estrecha y con alguna caida hacia la profundidad de bosque)

(Sobrevolando el bosque contemplando las altas cumbres, como la de Chagozos, Formigueiros, Connión y de la Mesa)

(Los arándanos empiezan a ponerse en plan, este año parece que los osinos van pegarse una buena fartura)

(Atentos a donde ponemos los pies y poco a poco en busca de las lagunas)

(Un giro a la Sur para pasar bajo el Serrón las lagunas y pronto en la primera)

Tras un pequeño transito bajo el Serrón las Lagunas tropezamos con un reguero que parece el desagüe de la primera laguna, La Isla. Como estaba previsto, llegamos los últimos y alguno ya se había ido a explorar el resto de lagunas más arriba. Unos momentos contemplativos hacia la primera laguna, unas cuantas fotos y alguna hacia el valle que hemos remontado. En este punto hemos de tener muy en cuenta lo que nos dijo la chica del centro de recepción: para la fotos mejor subir unos metros más arriba camino de la segunda laguna. La verdad que tenía mucha razón porque La Isla no se observa con la nitidez que tan singular paraje requiere.  Más de la mitad del grupo se queda sobre una plataforma natural sobre la primera laguna mientras cinco nos vamos en busca de la segunda laguna, además del expedicionario solitario. Las fotos de grupo las dejaremos para la vuelta, después de comer el bocata.

(Punto de entrada a la primera laguna, también clave para ir a la segunda por la derecha)

(Laguna de La Isla, ± 8,00 K / 1340 m.a. / 12:45 - 13:00 h. / Pto. 6 Mapa)

(Detalle panorámico del valle que hemos remontado desde las blancas casas de Tablizas)

La chica del centro de Tablizas nos dijo que para ir a la segunda laguna había que irse por la derecha del reguero de desagüe de la laguna primera, por camino pedregoso y empinado. En pocos metros de avance alcanzaríamos unas preciosas vistas de la laguna de La Isla. Así lo hicimos y comprobamos que no nos “mintió” ni un milímetro, todo al dedillo. El camino duro e inclinado con unas vistas de lujo. Momento ideal para sacarnos unas fotos personales para el recuerdo, nada que ver que las de “a pie” de laguna. Después para arriba por una canalina pedregosa, con cuidado, pues por la zona se anda mal. Así nos lo advirtió el compañero explorador que nos lo encontramos en este tránsito. Con mucho tiento y cuidado superamos la canal y pronto nos vemos contemplando los tritones alpinos de la segunda laguna, La Fonda.

(En duro y pedrero ascenso en busca de la segunda laguna, de paso a contemplar La Isla en una situación de privilegio)

(La canal que tenemos frente a nosotros la debemos pasar para llegar a la laguna La Fonda y después a La Grande)

(Este ascenso nos permite tener una situación envidiable para fotografiar la laguna de la Isla)

(También para sacar una foto personal, todo un lujo, aunque algo incómodo)

(-¡Venga para arriba, es la hora de visualizar las otras dos!)

(Un paso inclinado por zona muy pedrera para en poco... )

El color "ferroso" de la laguna (aunque la de abajo ya se intuía, pero en esta mucho más acentuado) y los numerosos tritones que existían en su orilla fue lo que más llamó nuestra atención. También el silencio más absoluto, como que se hubiera quedado muda la naturaleza. Unos minutos fotográficos, sobre todo tratando de inmortalizar los bichitos acuáticos con patas, que no era muy sencillo, pues el movimiento del agua complicado el enfoque de los mismos. Después, otro detalle bien explicado al inicio de la ruta, nos vamos por la izquierda para subir a la tercera laguna. La verdad que este transito es el más complicado pues el mismo discurre por una vereda tallada sobre la roca que bordea la laguna. Tramo estrecho y expuesto con potencial caída a la laguna.  Con mucho cuidado salvamos la aérea travesía y pronto miramos hacia abajo y contemplamos la belleza de esta laguna intermedia.

(Laguna La Fonda, ± 8,50 K / 1415 m.a. / 13:15 h. / Pto. 7 Mapa)

(Llama mucho nuestra atención el color de lago, además... )

(... de los numerosos tritones)

(Iniciamos el transito a la tercera laguna por la izquierda, por terreno pedrero y tallado en la roca)

(Por momento parece que sobrevolamos la segunda laguna, así que a tener mucho cuidado)

(En entretenida transición de la segunda laguna a la tercera, donde hay que tener mucho cuidado de no caer al agua)

(Una mirada hacia atrás para ver la marcha de los compañeros y también la preciosidad de la segunda laguna)

(La Fonda: Nada que ver con la primera, aunque igual de solitaria y silenciosa)

Atentos a no caer en la tentación de tirar para arriba por terreno muy inclinado y mucho más abrupto, sino que debemos seguir el sentido de la marcha que llevamos y, tras una leve bajada, en suave ascensión  cruzar un bosquejo (terreno algo sucio, ya nos lo habían advertido) que en poco nos plantará ante la soledad de la tercera laguna, La Grande.

(Superado la zona aérea no caer en la tentación de tirar para arriba por terreno pedrero, la vereda baja un poco y...)

(... se adentra en un pequeño bosquejo)

(En pocos minutos nos plantamos ante la tercera y silenciosa laguna de Muniellos)

(Laguna La Grande, ± 9,00 K / 1440 m.a. / 13:30 h. / Pto. 8 Mapa)

En las dos anteriores habíamos percibido la soledad y silencio del paraje, pero en esta tercera la especial situación se acentuó. Tal parecía que nos habíamos quedado sordos. Allí, bajo las estribaciones del Pico Carril del Carro, El Troisín, Alto de las Lagunas y El Candanosa (un poco más al Oeste), ya con las rocas de la montaña muy pegadas al agua nos encontrábamos muy contentos. Así que con cierto rictus sonriente en la cara sacamos unas cuantas fotos, tanto propias como de grupo, que la verdad ya pensábamos que íbamos a subir solos, pero tuvimos la excelente compañía de Pili, Mael y Luis, un placer compartir la realizado la parte más abrupta de este recorrido por Muniellos.

(Nos sorprenda más el silencio del paraje de la soledad del mismo)

(La verdad que nos "prestó" mucho conseguir este pequeño objetivo, el sacarnos la espina de la anterior ocasión)

Como no podía ser de otra manera, ante tanta belleza no quedó otra que apretar el botón rojo de nuestra cámara fotográfica, ya sabéis el que activa la grabación de video.  Realmente no queríamos perdernos estos bellos, solitarios y silenciosos detalles de las tres lagunas de Muniellos. Resaltar que por momentos nuestros comentarios turban la paz, detalle curioso pues no hablábamos alto, se nota que la cámara “intencionadamente” quiso acentuar mucho más el silencio natural de tan espectacular paraje. Veamos el montaje que realizamos para nuestro y vuestro disfrute.

 

(Link directo para casos de problemas en la visualización del video)

Como teníamos al grueso del grupo expedicionario en la primera laguna, La Isla, no nos entretuvimos mucho y pronto tiramos para abajo para comer el bocata con el resto de compañeros.  Así que con el buen tiento y cuidado deshicimos los tramos abruptos entre las tres lagunas.  Ya abajo toco devorar el bocata, había ganas. También el realizar otra foto de grupo, esta la del éxito conseguido. Después, a las 14:45 h., quince minutejos antes de lo que nos habían dicho como “horario optimo”, iniciamos el regreso a las blancas casas de Tablizas realizando el mismo recorrido de la subida mañanera.

(Hora de regresar a la laguna de La Isla para comer el bocata y sacar otra foto de grupo)

(Foto de grupo del objetivo cumplido y rápidamente para abajo, justo 15' antes de la hora optima)

Ya deshaciendo el camino, repasando algunos escenarios fotográficos, es el momento de compartir el mapa del IGN que portábamos en el GPS. Ya sabemos que no podemos salirnos del camino, pero siempre es bueno llevar un mapa a mano. Contar que al inicio de ruta, a la “portavoz” de grupo le dieron una pequeña ficha con una breve descripción y un mapa, pero solo uno. Nosotros, en este punto compartimos el track que nuestro GPS ha dibujado sobre el mapa que portábamos digitalmente, con pocos puntos marcados, solo el inicio, las cuatro señales hacia las lagunas y las tres lagunas que hemos visto en este pequeño reportaje fotográfico y de video.

(Recorrido Lagunas de Muniellos a la vera del río / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL’)

El regreso fue tranquilo y dicharachero, aunque con la novedad de que en el mismo vimos algún animal salvaje que otro, pero fugazmente, pues en cuanto nos sintieron se dieron a la fuga, visto y no visto. También nos encontramos con algunos que habían optado por hacer la ruta grande, nos expresaron que estaban un tanto decepcionados y, además, no les había dado tiempo de contemplar la primera laguna, pues ya eran las tres de la tarde cuando llegaron al punto de intersección de los dos recorridos. Les damos ánimos y que para la próxima ocasión se centraran en paseo del río y las lagunas, la que nosotros habíamos realizado y de la cual vamos muy contentos.

Como hemos realizado varias referencias al recorrido otoñal realizado en año 2011 creo que es un buen momento para compartir aquí el enlace al mismo y así poder comprobar la diferencia entre el día oscuro del otoño y el soleado primaveral que nos tocó en suerte.

En el presente reportaje otoñal observaréis claramente una diferencia muy notable de estética y construcción en los puentes pequeños. Ha pasado casi siete años y la renovación de los primeros se nota mucho en las fotos, digamos que ahora le falta el toque “romántico”. Por el resto de aspecto, salvo dos señales más y el fuerte contrantes de colores...

 

 

 

Al final pasamos dos días muy buenos, aunque diametralmente diferentes, con los amigos por el especial paraje de Muniellos. Rincón guapo de verdad, pero para los que estamos acostumbrados a caminar habitualmente por la Asturias más Natural no nos impresiona tanto como a otros que van de nuevas. Sea cual sea la opinión personal, merece la pena acercarse, pero teniendo muy en cuenta las limitaciones, es decir, el pedir permiso y cuadrar la agenda, lo que no siempre es posible, sobre todo si se quiere hacer en épocas punta. Como dicen que no hay “dos sin tres”, solo nos queda apuntar…


¡Hasta la próxima amig@!

 

JFCamina


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.