Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por valles de Lena y Caudal
Mieres
Asturias

Raquetas Sierra Roboyu

La Tiyera, 02/2015

JFCamina, 02/2015

 

Raquetas Sierra Reboyu: Pico Espines

(En busca de la fría y blanca soledad)

Mapas ING: 53-I "Mieres" y 53-III "Turón".

Inicio y fin : La Tiyera, Límite entre los Concejos de Mieres y Langreo

Objetivo: Pico Espines, Límite entre los Concejos de Mieres y Langreo

.Recorrido: La Tiyera (640 m.a.) - El Cau (655 m.a.) - La Payega (680 m.a.) - Sierra Reboyu (796 m.a.) - Majada oriental bajo el pico Espines (890 m.a.) - Mayau Vega Los Arguelles - Mata Porrín (969 m.a.) - Pico Espines - Inicio camino de regreso por la vertiente Orienteal del Pico Espines - Majada oriental bajo el pico Espines (890 m.a.) - La Payega (680 m.a.) - El Cau (655 m.a.) - La Tiyera (640 m.a.).

Distancia: ± 8 Kilómetros = 4,5 Ida + 3,5 Vuelta.

Tiempos: 4,0 h. = 2,5 Ida + 1,5 Vuelta.

Desnivel: ± 400 mts. de ascenso más su correspondiente descenso.

Terreno: Blanca pista y en la ascención.....

Señalizacion: Sí, el PR AS-44 "Ruta Vuelta Langreo", salvo la ascensión al pico.

Creative Commons License


En la primera semana de Febrero del 2015, el blanco invierno entró con ganas en la Cordillera Cantábrica, dejando un buen paquetón de nieve en los puntos más altos e incluso llegó a nevar en puntos costeros, como Gijón y Ribadesella, pero no así en Mieres del Camín, pese a esto último las montaña que resguardan esta vega del río Caudal tenían una buen manto blanco. Al fin, el temporal nos dio una tregua y fue el momento lúdico, hora de salir a dar una vuelta y disfrutar realizando un blanco paseo. En esta ocasión no hubo que desplazarse mucho en coche para ello, solo los doce kilómetros que separan el centro urbano de Mieres con el pueblín de La Tiyera (La Teyera), en las proximidades del Alto de Santo Emiliano, en el límite administrativo y geográfico entre los concejos de Mieres y Langreo, en el filo de la navaja de las Cuencas Mineras del Caudal y el Nalón. Hasta “la frontera” nos vamos para realizar una pequeña raquetada en un día que los entendidos pronosticaban de nubes y claros.

Para aparcar el coche en La Tiyera hubo que tirar de pala, pues la maquinaría solo había limpiado el vial de carretera, por lo cual solo pasaba un coche, así que íbamos rezando para no tropezar con ninguno. Un amable chaval nos echó una mano y pronto pasamos a tomar un cafetín de pota en el bar del pueblo. Después iniciaríamos nuestra blanco paseo por la sierra del Reboyu, en principio sin objetivo claro, solo disfrutar de este pequeño rincón de la Cuenca Minera, al que acudimos de vez en cuando para disfrutar de un cómodo paseo.

(La Tiyera, Concejos de Mieres y Langreo, Asturias, ± 0,0 K / ± 640 m.a. / 12:00 h. / Pto. 1 Mapa)

Con rumbo Norte-Sur, y aún por carreterina, pronto dejamos atrás la escuela-capilla del Santo Cristo del Consuelo y también el Monumento a la Paz. Después El Cau y La Payega, en este último punto finaliza el negro asfalto y comienza el camín-pista, fue aquí donde nos colocamos las raquetas y empezamos a patear nieve a lo grande. Decir que no vamos “a ciegas”, aparte de llevar nuestro mapa y GPS, hoy tenemos la suerte de llevar como guía la señalización del PR AS-44 “Ruta Valle de Langreo” y el “Anillo Ciclista de la Montaña Central” también, aunque con la acumulación de nieve que vamos a tener no sé si veremos todas sus señales.

(En La Tiyera, la acomulación de nieve es importante, así lo que nos espera por delante....)

(El Cau, ± 0,3 K / ± 655 m.a. / 12:10 h. / Pto. 2 Mapa)

(Hoy no vamos "a ciegas" llevamos buena compañía, aunque no se si lograremos verlas todas)

(La Payega, ± 0,7 K / ± 680 m.a. / 12:20 h. / Pto. 3 Mapa)

En La Payega dejamos atrás las últimas casas y el terreno tendido, ahora el mismo comienza a picar para arriba, pero sin mucho desnivel. Pese a que estamos bien informados de la nieve caída días atrás, no deja de sorprendernos los espesores que encontramos a esta modesta altitud, pues tampoco estamos tan altos, por encima de los 700 metros sobre el nivel del mar. Así que el ganado se tiene que esforzar un poco para sacar unas briznas de hierba del blanco prado lateral que vamos dejando atrás con unas buenas vistas sobre el valle que desciende sobre el río Nalón.

(Atrás dejamos La Tiyera, El Cau y La Payega y comenzamos a patear nieve)

(El gran manto de nieve obliga a los animales a tirar de inteligencia y buscar la hierba con la patuca)

(Nos sorprende la gran acomulación de nieve que vamos encontrando al poco de empezar)

(No solo nosotros disfrutamos de la nieve, los perros igual que nenos, también lo hacen)

Nuestro blanco paseo, en principio no plantea muchos problemas, a parte de la abundante señalización, vamos por una buena traza, un pista terrera que sube hacia la cumbrera que va desde el Pico Polio al Alto de la Colladiella, otra tema es la acumulación de nieve que encontremos sobre la misma. Nosotros realizaremos un recorrido por toda la Sierra Reboyu hasta el Pico Espines, en plena “frontera” entre los concejos de Mieres y Langreo, no sabiendo exactamente cuándo pisamos uno u otro, tampoco importa mucho, lo realmente interesante está en blanco camino y los numerosos detalles que vamos a encontrar.

(Por ancha traza vamos siguiendo las señales del PR AS-44 y el Anillo Ciclista de la Montaña Central)

(Pasamos por debajo del pico Cuetra)

(Dejando, tanto a izquierda como a derecha, preciosos detalles)

(A la derecha, vemos que sobresale la blanca picacha del Espines, puede ser un buen objetivo)

Los claros azules parece que quieren imponerse a las grandes masas grises, con esa esperanza avanzamos y cuando lleguemos a los más alto de la sierra del Reboyu tengamos unas buenas vistas. Así seguimos dejando de lado el cuetu Cuetra y vistosos detalles que la nieve nos va dejando al nuestro paso. Al fondo se nos presenta la blanca picacha del Pico Espines, puede ser un buen objetivo para hoy, además, con el aliciente de que Mary aún no ha hollado su cotoyera cima, seguro que hoy se va pinchar menos, aunque parece que tiene mucha nieve, ya veremos, aún no tenemos claro hasta donde pensamos llegar.

(Parece que los claros azules quieren ganar la partida a los grises, esperemos que así sea)

(De momento vamos centrarnos en nuestro avance y de disfrutar del blanco momento)

(Esta pequeña sierra que une los concejos de la Cuenca Minera nos está dejando preciosos detalles)

(Como este impresionante carrasco, de típica postal naviedeña)

Por nuestra personal manera de entender las salidas a la Naturaleza, nuestro caminar es pausado y tranquilo, siempre observando los numerosos detalles que nos pueden salir al paso. Más en un día como el de hoy, donde son numerosos los detalles en que pararse y fotografiar, experimentar con la cámara y tratar de sacar la mejor foto, no precisamente de un “profesional” pero sí digna de una aprendiz de aficionado. Siempre “presta” esmerarse en hacerla medio-bien y después llegar a casa y comprobarlo, pues no todas las veces uno lo consigue, aunque creo que este caso Mary si lo ha logrado.

(Mary en acción en la blanca Sierra Reboyu)

(Consiguiendo buenos resultados del blanco paseo disfrutón)

Así de entretenidos llegamos a un punto donde la sierra se planta claramente en la divisoria: A la derecha, al Oeste, el valle del río San Juan (Cuenca del Caudal), no en vano estamos muy próximos al su nacimiento. A la izquierda, al Este, el valle de Samuño - La Nueva (Cuenca del Nalón). En este punto la pista parece que se va hacia abajo por la derecha, hacia unas guapas cabañas, no debemos dejarnos llevar por lo más fácil, un poste señalizador a la izquierda nos invita a seguir subiendo y lo hacemos. Este pequeño esfuerzo nos será gratificado con unas excelentes vistas sobre lo fondero del valle, con el castillete del Pozo San Luis y sus históricos edificios anexos a la vista, un rincón muy interesante a visitar.

(Sierra Reboyu, ± 2,1 K / ± 796 m.a. / 13:15 h. / Pto. 4 Mapa / Aquí nos vamos hacia la izquierda)

(En busca de unas buenas vistas sobre el Valle de La Nueva)

(Valle Samuño - La Nueva y el conjunto Histórico-Minero del Pozo San Luis)

Atrás dejamos las vistas sobre el Ecomuseo Minero Valle de Samuño y tiramos para arriba. A partir de este punto la pista parece que se pierde, ya parece más un camín que otra cosa, de hecho las rodadas de una 4x4 quedaron hace tiempo tras nuestro, en un recodo dio la vuelta. Además ahora la nieve ayuda a que el mismo desparezca por momentos, generando pequeños estrechones, en los que tenemos que esforzarnos un poco para no ser tapados por la nieve que cubre los árboles y arbustos, por el contrario nos deja excelentes situaciones y postales, donde la belleza y las risas se complementan.

(Dejamos atrás el entretenimiento sobre los valles y tiramos para arriba)

(Ya hace unos cientos de metros que la ancha pista la hemos dejado tras nuestro)

(Ahora la traza se ha vuelto camín sitiado por la nieve y las blancas ramas de los árboles y arbustos)

(En ocasiones cuesta un poco pasar, las ramas de los árboles pegan en el suelo)

Con cierta “pachorra” disfrutona pasamos esta garganta blanca formada por las ramas de los árboles y la sebe del camín. Siempre tratando que la nieve no se nos introduzca por el cuello del anorak abajo, pues el “gustirrinín” sobre la espalda hace una gracia que… Servidor libró de probar tan fría sensación, no así Mary. Después de esta estrecha y fría experiencia, la blanca ladera Oriental del Pico Espines se nos manifestó, al igual que la braña que a sus pies se encuentra, también el valle del río San Juan, bajo nosotros se encuentra su nacimiento.

(Dejamos atrás los frío estrechones del camín y la ladera Oriental de Pico Espines se nos manifiesta)

(Seguimos acumulando blancas bellas postales, realmente está resultando bien este paseo)

(Valle del río San Juan, aquí nace para entregar sus aguas al río Caudal en la villa de Mieres del Camín)

Pasamos una tendejón ganadero y llegamos a la guapa braña que se encuentra bajo los pies orientales del Espines, está preciosa, más con la ladera del pico sembrada con algunos pinos cargados de nieve. Miro en el GPS para saber el nombre de tan guapo paraje y no le pone nombre el mapa, lo cual siempre fastidia un poco porque siempre nos gusta registrar el nombre de los parajes por donde caminamos. Seguimos para adelante y al poco nos encontramos con unos de los momentos más “postaleros” de esta blanca jornada, un gran árbol ubicado sobre lateral parado deja caer su blanca y congelada melena sobre todo la traza del camín, impidiéndonos parcialmente el paso. Unas cuantas fotos le sacamos, realmente era una preciosidad.

(Mayau Oriental del Pico Espines, ± 3,1 K / ± 890 m.a. / 13:45 h. / Pto. 5 Mapa / El Espines arriba)

(Preciosos los numerosos detalles que encontramos en esta braña en la ladera Oriental del Espines)

(Momento cumbre y no por la cima, sino por la bellezón que nos encontramos)

(Casi no podemos pasar sin romper tanta belleza)

Trabajo costó arrancar de nuevo, la verdad que tanta belleza nos tenía pegado el dedo índice al botón de la cámara fotográfica, pero al final lo hicimos. Seguimos las rayas blanco-amarillas del PR que hoy nos guía, llegando a un punto donde la traza gira a la derecha (la cual va hacia la zona de La Violar), parece la más fácil y cómoda, pero nosotros vamos hacia la izquierda, la que rodea al Espines por su ladera SurOriental, ésta mucho más agreste, que es por donde va el PR AS-44. El problema vino cuando un gran árbol parcialmente caído tapa completamente el camín y la fuente por la que debíamos pasar. Hasta este punto venían unas huellas de raquetas, las cuales se dieron la vuelta hacia la pista de abajo, nosotros seguimos, pero tirando hacia arriba para sortear la momentánea dificultad.

(Aunque el terreno se vuelve un poco más agreste seguimos la señalización del PR AS-44)

(Confluencia del recorrido de ascensión al Pico Espines, ± 3,4 K / ± 935 m.a. / 13:50 h. / Pto. 6 Mapa)

En este punto, justo perpendiculares a la cima del Pico Espines, la traza se encuentra totalmente tapada por la nieve, va por bajo, pero optamos por subir un poco para sortearla bien. A Mary que iba delante le cuesta avanzar, tiene que mover mucha nieve, así que paso delante para abrir huella. Nos encontramos en un momento guapo y disfrutón, rompiendo nieve virgen y rodeados de blancos pinos, tal parecíamos que estamos en los Pirineos, Alpes o Canadá. Tentado estuve de tirar directos a la cima, pero seguimos con la idea firme de atacar primero los collaos del cercano Cordal de Urbiés, así que pronto volvimos a la disciplina de la señalización en la falda más SurOriental del Espines y con las vistas del San Justo ya muy claras.

(Rompiendo nieve virgen en la arista Oriental del Pico Espines)

(El raquetear entre los blancos pinos no hizo pensar que estábamos en los Pirineos, Alpes o Canadá)

(Realmente fue un placer, un momento muy disfrutón)

(Aunque pronto volvimos a la disciplina del PR AS-44)

Este momento tan disfrutón nos hizo olvidar que la batalla entre el equipo azul y el gris ha había librado, para nuestra desdicha, a favor del frío y la fría brisa. Efectivamente, el tiempo había tornado a peor, las negras nubes habían ganado la partida, provocando que la temperatura bajara considerablemente y tirara una fuerte brisa, dejándonos una sensación térmica bastante fría. Pese a todo seguimos en nuestro empeño en alcanzar un guapo mayau que existe en la vertiente Occidental del Espines, desde donde podemos atacarlo o hacer otra actividad, como rodearlo por toda su ladera Occidental, pues una ancha pista así lo hace. Ya veremos, de momento seguir adelante tras de la señalización.

(Ventana sobre el blanco Paraiso Astur)

(Las señales siguen claras y evidentes, así que vamos seguirlas un poco más)

Entreteniéndonos un poco con una pequeña ventanuca sobre el Paraiso Astur, llegamos a las cabañas del Mayau de la Vega Los Argüelles, así figura en un marco de madera sobre una de las dos cabañas que tropezamos. Aquí el camín y PR AS-44 sigue por la izquierda al Sur, en busca del Pico San Justo (el cual ya vemos cerca), otro, ya de buena traza, una pista terrera, sale por la derecha hacia la zona de La Violar y la pista que va desde el Polio a la Colladiella, la que recorre todo el Cordal de Urbiés. Antes de hacer un alto, con la mirada atenta de un pequeño caballo sobre la nieve, nos escoramos a la izquierda para saludar al Pico Polio en una magnífica postal.

(-Y esos dos, ¿de donde vendrán?)

(Llegando al blanco mayau)

(Saludando al Pico Polio)

Llegamos pasados unos minutos de las dos de la tarde, el paraje estaba idílico, pero tiraba una buena rasca y la temperatura se había desplomado considerablemente. Nuestra idea era hacer un poco más, pero no lo teníamos muy claro, pues sabemos que, por donde sigue el PR AS-44, por la vertiente SurOccidental que va hasta el San Justo, el camín esta muy feo, muy cerrado y casi hundido. Por todo ello nos asomamos un poco, no hizo falta avanzar mucho, rápidamente comprobamos que lo mejor era comer en bocata al resguardo de las cabañas que habíamos dejado atrás, así que volvemos y dimos cuenta de él, además de realizar el clásico muñeco de nieve. Tamnbién unas cuantas fotos guapas a los caballinos que por allí llegaron a cotillearnos.

(Mayau Vega Los Arguelles - Mota Porrín, ± 4,0 K / ± 969 m.a. / 14:15 - 15:45 h. / Pto. 7 Mapa)

(En la fría y blanca soledad del mayau, aunque les dejamos un nuevo compañero)

Entre ir a investigar un poco, comer el bocata y sacar más fotos nos tiramos una hora en la Vega Los Arguelles, así que es normal que nos hubiéramos quedado un poco fríos. Así que con fuerza cargamos por la arista Sur del Pico Espines Arriba. Antes de continuar ascendiendo, decir que nos encontramos en una antigua zona de Minería a Cielo Abierto, precisamente este promontorio tiene diversos tajos producto de esta actividad. No hace falta decir que todo esto con la nieve, salvo el tajo más norteño, apenas se percibe, todo está tapado, pero se va notando en su avance, especial en la proximidad de la cumbre.

(Tras el bocata y más, toca afrontar la subida al Pico Espines por su arista Sur)

(En principio, Mary va delante)

En principio Mary va delante, se queja un poco por la cantidad de nieve que tiene que mover, pues está muy suelta. Le comento que no se queje, que en verano las cotoyas no te dejan avanzar mejor, más bien todo lo contrario. Cuando parecía que llegábamos a la cumbre, la escucho lamentarse: -¡Mucha nieve y esta no es la cima! Efectivamente, esta cima tiene trampa, los tajos mineros. No queda otra que adelantarla y marcar huella por la traza que mejor recuerdo y más me favorece, especialmente unos metros antes de llegar a lo más alto, donde un buen corte interrumpe el progreso cómodo.

(Hora de ponerse delante y marcar huella, pues Mary esta cima no la conoce y tiene alguna trampa)

(Un tajo minero nos aparta de un progreso limpio hacia la cima)

(Tenemos que estar atentos y negociarlo de la manera más favorable)

(Pico Espines, ± 4,4 K / ± 1008 m.a. / 15:40 h. / Pto. 8 Mapa)

Cuando llegamos a la cima la rasca era importante, Mary había echado la capucha del anorak sobre el gorro de lana que llevaba sobre la cabeza. Revisamos el buzón de cumbres, puesto por nuestros compañeros del Grupo B del San Bernardo de Turón. La libretina de cumbres está totalmente húmeda, no escribimos nada en ella porque se rompería, así que dejamos la nuestra tarjeta y recogemos otra. Depués un saludo rápido al Polio y para abajo que vamos, en este caso por la directa, la arista NorOriental por la que al principio no quisimos subir.

(Revisión del buzón de cumbres, un saludo al Polio y... ¡para abajo!)

(Por toda la blanca ladera NorOriental que hace casi dos hora no quisimos ascender)

Descender por la blanca ladera del Espines fue lo mejor de la jornada, ¡vaya gozada!, realmente disfrutamos mucho moviendo el gran paquetón de nieve. Con los blancos pinos por compañeros nos teletransportaba a otro mundo montañero, no parecía que estuviéramos en una zona de minería restaurada y a mil metros sobre el nivel del mar. Realmente disfrutamos mucho, el mejor momento del día, y mira que fueron unos cuantos a lo largo de él. Aunque no duró mucho, solo unos veinte minutos, incluidas las paradas fotográficas.

(El gran momento disfrutón del día, aunque tuvimos unos cuantos más, pero este...)

(Aunque no duró mucho, todo lo bueno se acaba pronto)

(Confluencia con el recorrido mañanero, ± 4,7 K / ± 935 m.a. / 16:00 h. / Pto. 6 Mapa)

Como ya anticipé no tardamos mucho en comenzar a deshacer el camino andado unas horas antes, ¡que poco dura lo bueno!, aunque hay que reconocer que durante esta pequeña jornada hemos tenido momentos muy guapos y disfrutones. Ahora, pisando sobre nuestras blancas huellas mañaneras, bien tranquilinos y a buena marcha en busca de un cafetín de pota en el bar de La Tiyera.

(Ahora pisando nuestras blancas huellas mañaneras dirección a La Tiyera)

Como solemos decir cuando esto ya finaliza, creo que es el momento de dejar aquí el recorrido que realizamos sobre el mapa del IGN, que junto al GPS, es material indispensable para hacer la ruta con cierta seguridad, pues, aunque la ruta sea fácil siempre surge alguna duda, no siempre te vas a encontrar a un lugareño para resolverla.

(Nuestro recorrido de ida y vuelta por la Sierra del Reboyu al Pico Espines sobre el mapa del IGN correspondiente)

Bueno, creo que no ha estado nada mal, incluso nos salió mejor de lo que pensábamos, pues no creíamos que íbamos a tener tanta nieve. Una pena que el equipo azul no hubiera ganado a los del uniforme gris, un poco de día soleado sería un plus extra a esta pequeña actividad por la Sierra Reboyu, zona a la cual venimos de vez en cuando y siempre nos vamos muy satisfechos, como el día de hoy.

(La Tiyera, Concejos de Mieres y Langreo, Asturias, ± 8,0 K / ± 640 m.a. / 17:15 h. / Pto. 1 Mapa)

A eso de las cinco de la tarde llegamos a La Payega, donde nos quitamos las raquetas y continuamos (menos de un kilómetro) carretera abajo hasta La Tiyera donde nos esperaba un cafetín bien caliente, el cual se agradecía guapamente, pues estábamos a un solo grado centígrado.


Después en busca del calor del hogar, aunque teniendo que librar con los coches que tropezamos carretera abajo hasta enlazar con la principal en el Alto de Santo Emiliano. Ya por carretera ancha solo queda recordar los buenos momentos disfrutados en esta blanca actividad que hoy nos ha tocado en suerte y esperar por la siguiente raquetada, pues parece que vamos tener nieve para rato, así que…

 

¡Hasta pronto!

 

JFCamina

Para referencias sobre la zona correspondiente en www.jfcamina.es

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.