Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Asturias

Cascadas de Penadecabras

El Franco , 10/2016

JFCamina, 11/2016

.

Cascadas de Penadecabras

Preciso paseo improvisado en una excelente jornada de turisteo.

Mapas I.G.N.: 26-II “Naraval”

Inicio y fin: Lugar de Penadecabras, Concejo de El Franco, Asturias

Objetivos: Arroyos de Cumio - Penedois que confluyen en Río Mazo, El Franco, Asturias

Recorrido: Panadecabras - El Bronzo (400 m.a.) - Arroyo Penedois (350 m.a.) - Arroyo de Cumio y sus cascadas (360 m.a.) - Arroyo de Cumio última (400 m.a.) - Regreso sobre nuestros pasos hasta el Arroyo Penedois para ver otra cascada más (350 m.a.) - Regreso sobre nuestros pasos hasta Panadecabras (400 m.a.).

Distancia: ± 2 kilómetros = 1 Ida y 1 Vuelta. / Tiempos: 1 hora.

Desnivel: ± 100 metros.

Terreno: Un poco de asfalto y camín andariego.

Señalización: Si, pero solo el punto de inicio del recorrido.

 

 

Creative Commons License

 

 


Esta pequeña excursión que hoy os traemos aquí, fue totalmente  improvisada, sobre la marcha, sin documentación en la mano, solo tirando de nuestra memoria. Habíamos madrugado un poco para acercar al güaje hasta el aeropuerto y el día estaba tan bueno que decidimos aprovecharlo turisteando por el Occidente de Asturias. Tras despedir al avión desde la especial atalaya de la Punta del Pozaco (entre el gran playón de Bayas, la playa de los Quebrantos y la gran desembocadura del río Nalón) nos dirigimos hasta Valdepares (El Franco) para volver a visitar el singular paraje de Castro de Cabo Blanco, la belleza de esta punta de lanza sobre el Cantábrico merece una repetición más, sobre todo con un día tan radiante.

(Tras despedir al güaje desde la Punta del Pozaco toca la jornada de turisteo)

Tras tomar un cafetín en el pueblo nos acercamos en coche hasta la explanada del cementerio  donde lo dejamos aparcado. De allí hasta la punta del Cabo Blanco un precioso paseo, de unos pocos cientos de metros, entre los maizales y el trinar de los pajarillos, pues parece que el excelente día, al igual que a nosotros, los tenía muy contentos y cantarines.

(Todos estamos contagiados del espléndido día, la alegría se palpa en el ambiente)

Por el camino ya nos vamos encontramos con los paneles informativos del especial lugar que vamos a visitar, gentileza del Parque Histórico del Navia, así en el primero nos hace un breve apunte: “Poblado fortificado con fosos y murallas. Habitado durante los siglos I y II d.C.,  con indicios de ocupación prerromana. Actualmente se encuentra en proceso de excavación”.

Antes de entrar de lleno en la punta de Cabo Blanco, lo que es decir lo mismos que en el Castro, nos vamos a la derecha (hacia el Oeste) para ver el mismo desde cierta distancia y así apreciar mejor su magnitud y si estratégica ubicación. Además allí tenemos un mirador con otro panel informativo que nos cuenta que… “El asentamiento se extendía tanto sobre el área peninsular  como sobre una amplia franja del territorio continental que la precedía y cuyo acceso estuvo protegido por un importante aparato defensivo. Las fortificaciones se distribuyen en cinco líneas de defensa principal, constituidas por otros tanto fosos y tres parapetos. Los fosos fueron excavados en la pizarra y los parapetos se construyeron con tierra, cantos rodados y la piedra procedente de las trincheras”.

(Castro de Cabo Blanco, Valdepares, Concejo de El Franco, Asturias)

(Detalle de la estructura del Castro de Cabo Blanco)

Tras la información toca introducirse en él, el primer gran foso defensivo nos recibe, aunque quien realmente lo hace es un pequeño y atrevido sapito, pues el mismo no se amilanó ante nuestra cámara, seguro que será algún príncipe astur encantado, sinceramente no nos atrevimos a darle un beso para tratar de romper el hechizo, no fuera que…

(¿Sapito o Principito Astur?)

Observando los distintos accidentes defensivos nos fuimos hasta la propia punta para saludar al Cantábrico. No nos encontramos solos, unos pescadores estaban a la dura y paciente faena, uno precisamente ubicado en un lugar un poco complicado, aunque esta punta es toda ella un tanto peligrosa, como hemos visto desde la distancia, con fuertes cortadas sobre el mar.

(Castro de Cabo Blanco vista de unos de los fosos defensivo)

(La punta de lanza del Cabo Blanco, el Cantábrico estaba tranquilo y radiante)

Cuando volvíamos reparamos en un amplio mapa de la zona y recordamos que por ella había unas cascadas, sobre el río Mazo (afluente del Porcia) pero no recordábamos el nombre del lugar, así que revisamos el mapa siguiendo el cauce del río principal hasta que llegamos al punto clave: Penadecabras. Ya en el coche buscamos la ubicación exacta en el mapa de carreteras. Pese a que no es la mejor época del año para el tema de chorrones de agua, pensamos que sería una buena idea acercarse, al menos para saber dónde quedan ubicadas y otra vez venir en época más propicia para el tema. Nos vamos hasta La Caridad y allí cogemos la carretera a Rozadas (FR-1), por el camino dejamos de lado la cueva de Andinas, así que esta sinuosa carretera no nos era del todo desconocida. Llegamos hasta el pueblín de La Braña (a unos 12 Km) donde, a la salida, la abandonamos y nos desviamos hasta al lugar de Penadecabras (otros 3 Km más), un artesanal cartel nos informa que vamos en la buena dirección: “Cascadas”.

(La Braña, Concejo de El Franco, Asturias / Carretera FR-1 a 12 Kms de La Caridad)

(Tras dejar atrás La Braña toca desviarse a la izquierda, unos 3 kms, hacia Penadecabras)

Conscientes de que la mayoría de los problemas de las cascadas es el ubicarlas exactamente, a diferencia de otros reportajes andariegos, cuando publicamos una Ruta de Agua comenzamos compartiendo el mapa al inicio y no al final. En el que hoy dejamos lo hacemos con una presentación general, donde incluimos la ubicación del Castro de Cabo Blanco y después la zona específica de las cascadas de Penadecabras con el dibujo que el nuestros GPS realizó sobre el mapa 26-II “Naraval” del IGN.

mapacascadaspenadecabras

(Mapa general y del pequeño recorrido a las Cascada de Penadecabras / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

Tras seguir culebreando otros tres kilómetros más llegamos a Penadecabras, aquí otro artesanal cartel nos vuelve a informar: “Cascadas”. Tras estacionar el coche (un poco complicado pues no hay mucha zona adecuada para ello y no queremos dejarlo de manera que moleste a los lugareños) siguiendo los artesanales indicadores, bajamos hacia unas casas que existe en lo fondero (en el mapa del IGN viene indicado como El Bronzo, parece que Penadecabras son las casas de arriba), antes de llegar a ella observamos otro cartel y le hacemos caso girando a la derecha.

(Entrada a Penadecabras, no existe un buen lugar para aparcar, ± 0,0 K / ± 400 m.a. / Pto. 1 Mapa)

(Estacionamos el coche lo mejor que pudimos para no moletar a los lugareños y para abajo tiramos)

(Penadecabras, un lugar tranquilo y un tanto escondido del Paraiso Astur)

(Penadecabras - El Bronzo, el coche lo dejamos arriba, ± 0,3 K / ± 380 m.a. / Pto. 2 Mapa)

Ahora es camino en bajada cargado de vegetación, un tanto oscuro, y parece que el mismo nos lleva directos al río, pues ya “ruxe”. En la parte final, donde entronca con una especie de pista se encuentra roto, los contrafuertes que lo sujetan han reventado. Ya en la pista (que no sabemos bien desde donde llega, pues en el mapa no viene pintada) nos surge la duda de por donde seguir: ¿arriba o abajo? Fue cuando Mary vio un pequeño jito rio arriba y cruzó un puente sobre él, pues al otro lado había observado un camín con otro pequeño jito. Parece que lo que hemos cruzado es el arroyo de Penedois (afluente del Mazo), que no va ser el que nosotros vamos a investigar, pues siguiendo una estrecha vereda por la derecha, entre pinos, nos adentraremos en un pequeño afluente: el Cumio. Parece que nos encontrábamos entre la mecedura de los dos.

(Ahora caleyu abajo, un poco oscuro por la cargada vegetación)

(Arroyo Penedois, ± 0,5 K / ± 350 m.a. / Pto. 3 Mapa)

(Mary está abajo, pero servidor aún está lidiando con el último tramo del camín)

(Arroyo Penedois, cruzamos el puente y nos vamos por la derecha siguiendo los jitos)

Mientras servidor se dedica a sacar las fotos, Mary va delante siguiendo los jitos y la estela de una pequeña vereda entre los pinos. Pasamos un claro en el bosque y al poco nos vemos cerca del río otra vez, este parece que no es el mismo que sobre el que cruzamos por el puente, sino un afluente (el Cumio), en casa lo comprobaríamos bien sobre el mapa del IGN.  El estrecho camín va bordeando el arroyo por su vertiente izquierda (a nuestro lado derecho)  y pronto observamos pequeños saltos de agua, no muy grandes, normal porque con el verano tan seco que llevábamos, aún así nos sorprende.

(Mary siguiendo el rastro guiada por los jitos de piedra y una leve vereda)

(Entre pinos vamos avanzando con buenas vibraciones, parece que lo tenemos claro)

(Pasamos un claro en el bosquejo de pinos y pronto...)

(... tropezamos con el arroyo Cumio y los primeros saltos de agua)

Aunque la luz no nos favorece mucho, pues había mucha y los rayos solares pegaban en todos los morros de la cámara, me entretengo en hacer las primeras fotos de agua. Fue cuando siento a Mary que reclama mi presencia más arriba, pues había una cascada mucho más grande que con las que estaba entretenido. Efectivamente así era, pero tenía un problema, el terreno no daba muchas facilidades para poder contemplarla con cierta limpieza visual y menos para fotografiarla bien. Así que hubo que arriesgar un poco en la bajada hasta el río, agarrándonos a las ramas y raíces de los árboles. Ya abajo tuvimos la oportunidad de sacar unas cuantas fotos a una preciosa cascada que se ramifica en tres al final.

(1ª Cascada grande, arroyo de Cumio afluente de Penedois, ± 0,7 K / ± 360 m.a. / Pto. 4 Mapa)

(Preciosa cascada que ramifica en tres al final)

De nuevo en la vereda, seguimos arroyo arriba, pero no muchos metros, pues pronto tenemos que volver a pararnos en otra cascada más, pero un poco más pequeña que la anterior. A Mary le pareció que no merecía la pena pararse mucho en ella y siguió investigando más arriba, siguiendo los jitos y la pisada vereda de agujas de pino encontró… ¡la joya de la corona! Así fue como la describió y volvió a reclamar mi presencia. Realmente no se había equivocado nada en su calificativo, además el remanso de agua nos dejaba preciosos reflejos aunque la intensa luz seguía jugándonos una mala pasada, hoy no era el mejor día.

(2ª Cascada arroyo de Cumio)

(Mary está inquieta, sigue investigando arroyo arriba, otro jito nos marca la buen dirección)

(3ª Cascada arroyo de Cumio, la "joya de la corona" como Mary atinadamente decía)

(La "joya de la corona" como Mary atinadamente decía)

(Está claro que este bello rincón necesita una segunda pasada, habrá que volver con mejor luz...)

(... y tratar de hacer una foto guapa de esas con efecto seda que a mi tanto me gustan)

Un buen rato estuvimos en “la joya de la corona” plasmando su belleza, sobre todo haciendo cábalas de cómo se encontraría en la primavera, teníamos que volver, lo teníamos claro y aún no habíamos concluido el recorrido. Lamentándonos de los rayos de luz que se colaban entre el abundante ramaje subimos de nuevo al camín y seguimos para arriba, pues la leve vereda aún continuaba parece que es buena señal. No andábamos mal de olfato, pues al poco enlazamos con una canal seca, seguro que de algún molín cercano, caminando con ella y en poco volvemos a la orilla del agua donde observamos otro salto de agua grande, un preciosa "cola de caballo", además doble, pues otro por encima de él cae.

(Continuamos siguiendo los jitos entre los pinos vereda arriba)

(Un canal seca, de algún viejo molín seguro, la seguimos)

(Siguiendo la canal tropezamos con el río casi a los pies)

(Un bello y tranquilo remanso y al final otra bella cascada, una preciosa "cola de caballo")

(Ente la amplia floresta el arroyo Cumio va muy saltarín, pero con algún remanso que otro)

(4ª Cascada, Arroyo de Cumio afluente de Penedois, ± 1,0 K / ± 400 m.a. / Pto. 5 Mapa)

(Seguro que aqui se bañan las xanas, que mejor rincón para ellas)

Lugar especial este arroyo del Cumio, ahora con una preciosa poza donde seguro que las xanas se bañan, especialmente la mágica noche de San Juan. Pese al problema de la luz insistimos en sacar numerosas fotos, aunque seguro que volveremos con mejores condiciones y cámara fotográfica. Aquí damos por concluida nuestra exploración, no intentamos subir más arriba, pues como habréis visto en las fotos, no vamos con el ropaje y calzado adecuado, nosotros sin las botas de montaña…. Nos vamos muy contentos y con la esperanza de volver y explorar un poco más arriba.

Regresamos camín abajo mirando de reojo los húmedos rincones que habíamos visitado. Tras superar el puente sobre arroyo y antes de coger el camín que asciende a El Bronzo, Mary sigue en plan exploradora y continua río abajo, este el Penedois, al poco vuelve haciéndome gestos de que la siga. Así lo hice y tras pasar una zona de texos (tejos) sobre el río nos encontramos con una gran caída de agua, con la cual teníamos que tener un poco de cuidado pues no podíamos arrimarnos mucho. La verdad que fue un precioso broche para tan improvisada ruta de agua, toda una gozada para los que nos gustan estos bellos detalles.

(Seguimos unos metros abajo del Pto. 3 del Mapa y al poco nos encontramos con otra bella cascada)

(Cascada arroyo de Penedois, ± 100 metros arroyo abajo del Pto. 3 Mapa/ ± 350 m.a. / Pto. 6 Mapa)

Como no podía ser de otra manera, grabamos video de cada uno de los rincones que íbamos encontrando, así hicimos un pequeño montaje que ahora aquí os dejamos. Creo que representa muy a las claras lo que nosotros percibimos y nos encantó así que  seguro que os gustará.

 

(Si tienes algún problema en la visualización del video pincha este enlace e irás directamente a su visualización)

La verdad que fue toda una sorpresa, no esperábamos tanta agua, así que disfrutando de lo lindo, no solo viendo una cascada, ni dos, sino tres, cuatro, cinco, seis, siete u ocho. Toda una placer haber visitado este bello rincón del #ParaisoAstur,  al cual seguramente que volveremos, pues el efecto del sol radiantes nos impidió sacar unas fotos chulas, lo justo para tener un hermoso recuerdo. Después de regreso a La Caridad, todo era improvisado, hasta la comida, pues no habíamos previsto el preparar un pequeño bocata, pero todo nos salió perfecto, como todo el día.

(Todo fue perfecta improvisación, hasta la comida en Rte. El Horreo en La Caridad)

La verdad que regresamos a casa "la mar" de contentos, pues todo nos salió redondo, mejor imposible, bueno sí, que el sol no hubiera sido tan “picajoso” con nosotros, pero  no se puede tener todo en la vida. Otra cascada más de las muchas que tenemos guardada en nuestra colección de "Cascadas y Molinos". ¿Cuál será la siguiente?

 

JFCamina

Más referencias sobre la zona en www.jfcamina.es


Deja tus comentarios

.

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.

.

.

.

.