Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Asturias

Los Garrafes

Quirós, 04/2014

JFCamina, 05/2014

 

Los Garrafes

(La aventura de conocer el Paraíso Astur de Quirós)

Mapas ING: 77-II "Barzana" y 77 - IV "Torrestio" / M.A. Adrados: Las Ubiñas.

Inicio y fin: Bueida, Concejo de Quirós, Asturias.

Objetivos: Los Garrafes y Lago Trelda

Recorrido: Bueida-Quirós (760 m.a.) - Fuente el Cabezu (865 m.a.) - Abandono de la pista a Trobaniello (910 m.a.) - Los Garrafes (960 m.a.) - Fuente bajo el camín (925 m.a.) - Praderias de la Infiesta (1090 m.a.) - Vega Caba (1365 m.a.) - Chuseiro y lago de Trelda (1375 m.a.) - Inicio del camino de regreso sobre nuestros propios pasos - Bueida-Quirós (760 m.a.).

Distancia: ± 14 Kilómetros = 7 Ida + 7 Vuelta.

Tiempos: 5,0 h. = 3 Ida + 2 Vuelta.

Desnivel: ± 650 mts. de ascenso más su correspondiente descenso.

Observación: Para ver solo Los Garrafes, mucha menos distancia, tiempo y desnivel.

Terreno: Pistas y Veredas ganaderas / Señalizacion: No.

Advertir que la ruta que hoy nos ocupa ha sido realizada físicamente en Abril de 2014 y que desde 1 de Enero del 2015 han acontecido asuntos legislativos que limitan el paso dentro del área del Parque Natural de Las Ubiñas - La Mesa. Por todo ello conviene revisar la normativa vigente para comprobar si los caminos por lo que hemos pasado son actualmente de libre uso o por el contrario su tránsito está restringido. Comprobación y Responsabilidad personal de cada uno a la hora de iniciar un proyecto andariego que transcurra por territorios acogidos a alguna figura jurídica de protección, teniendo que adaptar el recorrido a la legislación vigente.

Creative Commons License


Los Garrafes es un fenómeno natural estacional que llega con la cálida primavera, cuando las blancas nieves del Macizo de las Ubiñas se funden y son recogidas en los grandes sifones calizos de su oculta base. Cuando el depósito de la gran montaña está lleno, revienta, con gran estruendo, y comienza a brotar con fuerza y a discurrir, primero, por un pequeño bosque de fayas y, después, por las verdes praderías, así hasta que se seca y vuelve la paz. Nosotros, amantes de los detalles relacionados con el agua, estuvimos atentos a la cita y hasta tierras de Quirós nos fuimos, a finales de la primera quincena del mes de Abril de 2014, para conocerlo en primera persona. En este pequeño reportaje vamos tratar de contar nuestra pequeña experiencia andariega en busca de los guapos tesoros naturales del concejo de Quirós, que de esto va de sobrado.

Lo primero de todo es llegar a pueblín de Buedía, lo cual requiere mirar bien el mapa de carreteras, vemos: Primero (llegando por el valle del río Turbia arriba) ir hasta la Barzana de Quirós, después seguir hasta Santa Marina por la AS-230 (que va al Alto de la Cobertoria y baja hacia las tierras de Lena) coger el ramal que sale a la derecha, la QU-3 que va a Ricabo (pueblo natural de malogrado músico Manolo Quirós), dejamos al pueblo a la izquierda y cruzamos el río hasta Bueida, donde finaliza el negro asfalto.

(Bueida, Concejo de Quirós, Asturias, ± 0,0 K / ± 760 m.a. / 12:30 h. / Pto. 1 Mapa)

Aparcamos el coche y pronto vemos que es un lugar de partida andariega, además de territorio vaqueiro, una serie de carteles nos ponen al día de todo ello. Nosotros no leemos mucho, lo tenemos claro, tenemos que seguir la pista terrera que va hacia Trobaniello y el Puerto Ventana, aunque nosotros solo caminaremos por ella unos dos kilómetros en dirección Sur, justo cuanto tengamos que girar bruscamente al Este la abandonaremos.

(Como no puede ser de otra manera, la ganadería está muy presente desde el inicio de ruta)

(Así se nos hace más vistoso nuestro transitar por la tediosa pista)

El día no está para muchas chanzas montañeras, precisamente por esto hemos optado por hacer esta pequeña ruta hasta Los Garrafes, además porque nos enteramos de que habían eclosionado, así que teníamos que aprovechar la mañana-tarde, pues no madrugamos mucho. A la vera del reguero principal, pues son muchos los apartes que va recibiendo, seguimos por la pista principal, la cual se hace un poco pesado caminar, menos mal que no es por mucho tiempo, así llegamos a la fuente el Cabezu. No nos resistimos a echar un trago de agua, pues pese a lo gris del día está caluroso, uno de los motivos de que Los Garrafes hayan despertado.

(Todo por pista, seguimos a la vera del reguero pincipal, pues son diversos los aportes que recibe)

(Fuente el Cabezu, ± 1,4 K / ± 865 m.a. / 13:00 h. / Pto. 2 Mapa)

Teníamos bien estudiado la ubicación geográfica donde se encontraba el fenómeno que queríamos contemplar, así que en cuando vimos la gran curva que gira al Este nos preparamos para abandonar la ancha pista. En las proximidades de la curva existe un poste señalizador, pero (como desgraciadamente suele ocurrir) las indicaciones están completamente rotas, así que no sabemos que nos indicaban. Al poco nos tropezamos con un gran río, el cual no viene señalizado en el mapa, pues el reguero de Salgada va más allá, estaba claro que íbamos a conseguir nuestro objetivo de contemplar Los Garrafes, de momento, con su chorrón de agua ya habíamos tropezado.

(Desvio de la pista que va a Trobaniello, ± 2,0 K / ± 910 m.a. / 13:10 h. / Pto. 3 Mapa)

(Parece que hoy vamos conseguir contemplar Los Garrafes brotando agua)

(Un "puente" nos facilitaría el paso al otro lado, pero primero vamos a explorar esta vertiente)

Aunque sabíamos a ciencia cierta que Los Garrafes estaban brotando agua, pues nos habían facilitado la información, nos alegramos de verlos personalmente, aunque el problema era acercase para contemplarlo de cerca. Efectivamente, pronto chocamos con una gran masa de agua, como una laguna que inundaba las praderías que duermen debajo de la peña Cuetu del Aguila, aunque un “puente” (lo entrecomillo porque es un poco singular) nos facilitaría la labor. En principio no cruzamos al otro lado, queremos explorar esta ribera, así que tiraríamos monte arriba para ver el ruidoso y húmedo espectáculo más de cerca.

(Los Garrafes inundan las praderías que duermen debajo de la peña Cuetu del Aguila)

(Hora de explorar el lado derecho, ya tendremos tiempo de pasarnos al otro)

Tiramos para arriba a la vera del chorrón, el ruido es ensordecedor, llama mucho nuestra atención que en lugar de agua parecen chorrones de espuma. En principio avanzamos sin muchos problemas hasta el brote principal bajo la peña, pero llega un punto donde una gran roca nos impide el paso, además de no dejarnos un buen plano visual y fotográfico, así que nos queda otra que descender y cruzar por el artesanal “puente”.

(Más que un chorrón de brava agua, parece de fresca espuma)

(Una gran peñasca nos franquea el paso y la visión, así que no queda otra que bajar e ir al otro lado)

Descendemos hacia la pradería y cruzamos “los puentes”, pluralizo porque en lugar de uno resultaron dos. Suponemos que hechos por los ganaderos de la zona para cubrir estas eventualidades de la caprichosa naturaleza, pues la eclosión de Los Garrafes no tiene ni hora ni fecha, solo cuando la Madre Naturaleza da la orden. Tras pasar a la otra orilla, dejamos el camín, que va a los puertos de Chaseiro y Agüeria, y volvemos a tirar curso del agua para arriba, con la esperanza de encontrar el “furacu” por donde brota el agua espumosa de las nieves invernales, esa que se fue acumulando en los depósitos calizo hasta que….

(Un "puente")

(... y dos "puentes")

Por esta lado parece que la vereda que va hacia donde brota el agua está mucho más “limpio” y transitado, aunque muy verde todo, encontrando mucho musgo sobre las numerosas piedras y los árboles (especialmente fayas) que tropezamos camín arriba. En cuanto podemos nos acercamos a la ruidosa vera del curso del agua, sacándonos numerosas fotos a su lado. Ladera abajo cae mucho agua, cuando llegamos arriba el brote bajo la peña no nos parece tan potente como los que veíamos más abajo, tal parece como que por el medio hubiera más brotes. No nos extraña que así sea, pues en el mapa de M.A. Adrados vienen señalizados dos fuentes o brotes, igual se solapan.

(En este lado izquierdo, parece que está más transitado)

(Aunque todo lleno del verde musgo que cubre las piedras y los troncos de los árboles)

(¡Menudo espumero!!!)

(Realmente impresiona tanto agua-espuma y el rugido de la misma)

(Fuente Los Garrafes, ± 2,2 K / ± 930 m.a. / 13:15 - 14:30 h. / Pto. 4 Mapa)

(Hora de inmortalizar nuestro paso por Los Garrafes)

La verdad que estábamos muy satisfechos, aunque un servidor no tanto, porque veía que las fotos no le salían también como servidor deseaba, parece que no tenía el día, o el exceso de brillo del blanco espumoso del agua chocaba un poco con la técnica utilizada habitualmente. Fue por eso mismo, entre otras cosas, que pulsé el botón rojo para grabar unos minutos de video, esto falla menos y representa la realidad en todas las dimensiones posibles, incluso la sonora, ¡veamoslo!

 

(Si tienes algún problema en la visualización de video pincha sobre este texto y a él te llevará directamente)

Creo que no ha quedado nada mal, muy real, además una visión desde los dos lados y observamos como sale el agua por el "furacu" de la peña, no sabemos cuantos metros cúbicos contendrá el sifón que dentro de la misma existe, pero deben ser muchos. Por todo ello invertimos más de una hora en su observación y disfrute. ¡Cómo pasa el tiempo!, ya es la hora de comer el bocata. Efectivamente así era, pero, ya que el tiempo se mantenía estable pensamos que sería guapo tirar un poco para arriba en busca de un sitio guapo donde sentarse tranquilamente y degustar la viandas portadas. Además cabía la posibilidad de ver otra tercera fuente, pues así lo marcaba el mapa de Adrados, así que nos despedimos de este especial, e incluso único, paraje natural y al camín volvemos para tirar para arriba en dirección a los puertos.

(Como el tiempo se mantiene estable, había que aprovechar el día y subir un poco más arriba)

Salvada la eventualidad del camino inundado por Los Garrafes, el mismo sigue para arriba con muy buen traza, por encima del arroyo principal, pues al mismo se van incorporando otros lateralmente, como uno que nos encontramos que precisamente salía bajo el contrafuerte del camín por el cual íbamos transitando, precisamente bajo una faya, igual era la otra fuente, no sabemos, vamos dejarlo en "incógnita".

(Fuente bajo el camin, ± 3,5 K / ± 925 m.a. / 14:50 h. / Pto. 5 Mapa)

En este punto el cielo azul cubre nuestras cabezas, lo que nos anima a seguir para arriba, será nuestra segunda parte del recorrido, este totalmente improvisado, solo siguiendo las indicaciones del mapa y de la buena traza del camín. Es un buen momento para dejar el mapa del IGN de la zona de Los Garrafes, el resto depende de las ganas de caminar que tenga cada uno, nosotros bastantes pero…

(Detalle del dibujo del GPS hasta la zona de Los Garrafres sobre el mapa del IGN)

Como habíamos desayunado un poco tarde, no nos importó seguir para arriba y trazar más dibujos sobre el mapa, especialmente hasta una zona donde observamos que había marcada una pequeña laguna, La Trelda, en los puertos de Chaseiro, justo debajo del Huerto del Diablo Norte. Un objetivo para hacer un poco de ejercicio y de paso conocer más territorio Astur, el de Paraíso de Quirós dentro del Macizo de Las Ubiñas. Además íbamos muy motivados, por lo que ya habíamos contemplado y por la buena traza que ahora encontramos, aunque no dejaba de ser de cierta pendiente.

(Comenzamos la prolongación de la ruta inicial del día por buena traza, lo que siempre anima)

(Detalle del arroyo de Buchalve y alguna cabaña lateral en nuestro transitar hacia lo desconocido)

Con ganas tiramos para arriba, justo por encima de los regueros de Busiorio y Buchalve, cruzamos este último y seguimos para arriba en busca de las praderías de Infiesta. Aquí nos encontramos con unas preciosas praderías, un paraje ideal para comer el bocata y poner un poco de orden en las anotación en el mapa y el GPS, pues, si no es así, cuando uno llega a casa se olvida de muchos puntos de referencia importantes. También sacamos alguna foto guapa, como a un inquieto pajarín, un Acentor común creo.

(Praderías de la Infiesta, ± 4,5 K / ± 1090 m.a. / 15:15 - 16:00 h. / Pto. 6 Mapa)

(Acentor común)

Mientras comíamos el bocata tomamos la decisión final de subir hacia el puerto de Chaseiro (L.laseiro) y ver si la laguna tenía agua o ya se había secado en su totalidad. Así, al poco, bajamos hacia el arroyo de Buchalve y casi a su vera subimos por camín de buena traza y “enjintau”. Fue aquí cuando nos encontramos con una gran sorpresa, unas grandes huellas marcadas en el terreno blando, ¡uff!, parecen de oso y como muy frescas. La verdad que da un poco de “yuyu”, pese a ello seguimos vereda arriba.

(Tras el bocata, es hora de reiniciar la marcha pero... )

(.... ¿y estas huellas?, de oso parece ser)

(Los jitos nos van llevando de la mano, por un camín que viene marcado en el mapa que portamos)

Siguiendo la estela de jitos que nos van llevando del ramal, además por un camín que va “pintado” en los mapas que portamos, seguimos nuestro avance hacia arriba sin salirnos de la traza, en busca de un objetivo improvisado, solo por afán de conocer un poco más. El tiempo estaba muy cambiante, lo mismo estaba nublado que el cielo se tornaba azul, ahora estaba en modo nublado con las nubes cubriendo en su totalidad los Huertos del Diablo Norte, lo que no ocurría cuando nos sentamos a comer el bocata.

(Siguiendo el camín pintado en los mapas para arriba seguimos, aunque las nubes...)

(A la vera del reguero de Buchalve, que nos va mostrando sus bellos rincones)

En nuestro avance observamos pegadas a la peña unas cabañas, miramos en el mapa y parece la majada de Ablanosa, aunque lo más interesante era que tenía “bichitos” moviéndose en torno a ella. Se trataba de una manada de rebecos, media docena de ellos pastaban tranquilamente, ni olfatearon nuestra lejana presencia. Unas cuantas fotos y para arriba siguiendo los jitos, esto parecía fácil, pena de que el día se nos había nublado en su totalidad.

(La Ablanosa)

(Parece que la majada de la Ablanosa no está sola, media docena de rebecos pastan tranquilamente)

(Tras unas cuantas fotos de fauna norteña, toca seguir el camín "enjitau" que nos llevará al lago)

Pasamos un pequeño bosque y al poco, a través de un natural arco triunfal, salimos a una cabaña y después a una guapa vega bajo las paredes verticales del Huerto del Diablo Norte, las cuales tenían cierto gratinado de nieve. El paraje era de ensueño, todo verde rabioso, con vacas pastando tranquilamente. Parecía que nuestro objetivo estaba conseguido con creces, ahora solo faltaba subir un poco más arriba para comprobar si el lago La Trelda tenía agua, o solo quedaba su impronta.

(Vega Caba, ± 6,5 K / ± 1365 m.a. / 16:40 h. / Pto. 7 Mapa)

(Bajo las paredes verticales del Huerto del Diablo Norte)

(Un precioso rincón del Paraiso Astur, en este caso en Quirós)

(Puerto de Chaseiro y lago de La Trelda, ± 7,0 K / ± 1375 m.a. / 16:50 h. / Pto. 7 Mapa)

No tardaríamos mucho en comprobar que el lago en cuestión no tenía agua, solo su impronta verde con un buen número de verdes surcos recorriéndolo. Nos sentamos un buen rato a disfrutar de la paz de aquí, especial rincón del Paraíso Astur, el cual, en Quirós, alcanza grados de excelencia mayúscula. También aprovechamos el momento para hacer las anotaciones pertinentes y revisar el dibujo que el nuestro GPS realizaba sobre el mapa del IGN, el cual os dejamos aquí en un segundo trozo, el de la aventura después de conocer la eclosión de Los Garrafes.

(Detalle del dibujo del GPS sobre el mapa del IGN, despues de visitar Los Garrafres y hasta el puerto de Chaseiro)

No importó mucho que el lago de La Trelda no tuviera agua, estábamos muy satisfechos de este recorrido realizado, aunque nos daba un poco de pena no poder seguir más arriba hasta llegar hasta los Puertos de Agueria, pero ya era muy tarde, había que deshacer el camino andado, dos horas aproximadamente, así que no había que relajarse, aunque como estamos ya en horario de verano vamos más tranquilos.

(-Venga Félix, que nos cae la noche por el camín)

Como es natural el descenso fue mucho más llevadero y rápido que la subida, así que sin ningún problema llegamos aún con la luz de día al pueblín de Bueida. Carretera abajo, íbamos muy contentos con la actividad hoy realizada, pues habíamos saciado nuestro afán de conocer el fenómeno natural de Los Garrafes y de paso habíamos disfrutado de una guapa jornada andariega, tema, este último, que se nos hacía cuesta arriba cuando salimos de casa. Ahora solo queda parar a tomar algo en el barín del cruce de Santa Marina y después para casa más que satisfechos, diciendo…

¡Hasta pronto Quirós!, que aún tenemos pendiente muchas cosas.

 

JFCamina

Para referencias sobre la zona correspondiente en www.jfcamina.es

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.