Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por Amieva, Ponga y Piloña
Piloña
Asturias

Pico Maoño

La Pesanca, 10/2014

JFCamina, 3/2015

 

Pico Maoño

(De paseo montañero, realizando una gráfica casi vertical)

Mapas IGN: 054-II"Llerandi" (2001) / 054-IV "Campo Caso" (2001)

Inicio: Área Recreativa de La Pesanca, Concejo Piloña, Asturias.

Punto Intermedio: Collau Traslafuente, Concejos de Piloña y Ponga

Objetivos Principales: Pico Maoño, Concejos de Piloña, Caso y Ponga

Recorrido: Área Recreativa La Pesanca - Riofabar (395 m.a.) - Puente río Infiernu (520 m.a.) - Puente arroyo Estaquera (650 m. a.) - Fin bosque (725 m.a.) - Majada Cureñu 8870 m.a.) - Collau Traslafuente (1045 m.a.) - Pico Maoño (1429 m.a.) - Camino de regreso por el mismo recorrido de la ida.

Distancia: ± 18 Kilómetros (9 + 9) / Tiempos: 6 horas = 3,5 + 2,5

Desnivel: 1100 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Señalización: No, aunque al comienzo coincidente con la sañalización al Pico Vizcares.

 

Creative Commons License


Otra ocasión más nos encontramos aparcando el coche en el Área Recreativa de La Pesanca, en Riofabar – Espinareo, en el Concejo de Piloña. La última ocasión fue con motivo de nuestra ascensión a Les Vízcares, allá por mayo del 2012. Si fuéramos unos aguerridos montañeros ese mismo día hubiéramos hollado la cumbre del Vízcares y la del Maoñu, la que hoy vamos a intentar, pero ya sabéis que lo nuestro no son los grandes tirones, sino el disfrutar de la jornada en “pequeñas” dosis, así que, dos años y medio más tarde… ¡a por el Maoñu que vamos!

Para esta ocasión la compañía está muy mermada, pues faltan dos de los compañeros con los que nos encumbramos en lo más alto de Les Vízcares aquel caluroso día, creo que no se les olvidó aún el sofocón que se pegaron, a nosotros tampoco. Tras unos momentos de recuerdos, toca colgar la mochila al hombro, cruzar el puente sobre el río del Infierno y avanzar a su lado por la cómoda pista. Este tramo ya lo tenemos muy visto así que no nos entretenemos mucho con las fotos, solo algún detalle otoñal que otro, así que pronto nos veremos realizando el pertinente giro a la izquierda para entrar en la riega del arroyo Estaquera y olvidarnos del río Infierno, para ello cruzaremos otro puente más.

(A. R. La Pesanca, Riofabar, Concejo Piloña, Asturias, ± 0,0 K / 395 m.a. / 9:30 h./ Punto 1 Mapa)

(El Muñízón)

(La hojas otoñales caidas cubren casi todo el ancho de la pista que va lateral al río Infierno)

(Abandono pista al río Infierno y cruzamos puente, ± 2,0 K / 520 m.a. / 10:10 h. / / Punto 2 Mapa)

Unas sonrisas y foto en el puente, pronto comenzará a quitársenos este rictus, pues con el cambio del río Infierno por el de Estaquera va significar un aumento importante de la inclinación del terreno. Manolo, pese a que lo sabe no para de quejarse, no queda otra que recordarle que ya sabía donde se metía, él sigue disculpándose que no se acuerda. Bromas aparte, no queda otra que empezar a tirar para arriba, repegando por el duro hormigón, especialmente en la primera parte, después ya se suaviza un poco hasta entroncar con el arroyo, el cual, dicho sea de paso, no lleva ni una gota de agua.

(Despidiendonos del río Infierno y adentrándonos en la riega del Estanquera, el cual no lleva agua)

(Los primeros repechos son duros, así que nos los tomamos con tranquilidad)

(Después el terreno se vuelve más tendido, lo cual se agradece)

(Un repiro antes de afrontar más inclinación)

Después de una hora que dejamos atrás el primer puente, toca cruzar el tercero, aunque en esta ocasión, no hace falta para vadear el arroyo de la Estaquera o Degoes, ni tan siquiera un pequeño charco pisamos, aunque un poco más arriba parece que mete un poco de ruido, seguro que va sumido. Cruzar el río significó olvidarnos del hormigón y de la ancha traza, ahora era todo camino o vereda montañera a través de un precioso bosque norteño, una singular portilla nos dará la entrada en él.

(Puente Arroyo Estaquera o Degoes, ± 3,5 K / 650 m.a. / 10:40 h. / Punto 3 Mapa)

(Una singular portilla nos dará la entra a un guapo bosque norteño)

En este transito bajo las ramas y hojas de los castaños, robles y fayas, llevamos una pequeña decepción, pues no está tan otoñal como esperábamos, precisamente habíamos planificado esta excursión en plena eclosión otoñal y… ¡fallamos!, está claro que la madre naturaleza sigue sus propias reglas. La verdad que no nos extraña, pues este otoño ha sido muy raro, creo que no se han dado las circunstancias meteorológicas para conseguir el punto cromático que tanto nos gusta.

(El bosque no estaba tan otoñal como esperábamos, se ve que va con mucho retraso)

Seguimos tirando para arriba con fuerza y tras dar la espalda a un impresionante roblón salimos del bosque. En este punto el cielo azul vuelve a ser nuestro protector, también aquí, al NorOeste, tenemos una guapa estampa de Peña Cíebana, lugar al que recuerdo con cariño después de haber subido a lo más alto de una manera un tanto especial, la cual vuelvo a contar a mis compañeros. Tras unos momentos de “abuelo cebolleta” seguimos para arriba en busca de la preciosa majada de Cureño, a la cual llegaremos en veinte minutejos, durante los cuales iremos oteando la vertical silueta de Maoñu, aunque Manolo no quiere saber nada de ella hasta que toque afrontarla. Está claro que no quiere que le comamos la moral antes de tiempo.

(Salida del bosque, ± 4,0 K / 725 m.a. / 11:00 h. / Punto 4 Mapa)

(Arriba, al NorOeste, Peña Cíebana, la cual nos oculta el escondido pueblo de Ligüeria)

(Rumbo SurEste, en busca del Collau Traslafuente)

(Majada de Cureñu, ± 5,0 K / 870 m.a. / 11:25 - 11:45 h. / Punto 5 Mapa)

Sin lugar a dudas la majada de Cureñu es uno de los mejores sitios de este planeta llamado Tierra para pararse un rato y disfrutar de un merecido descanso. Repito eso de lo “Más guapo de Asturias”, se vuelven a reir, es la enésima vez que lo digo. Justo una cabaña por debajo del pilón con fuente y a la sombra del fresno tan característicos de las majadas astures, nos tomamos un alivio de veinte minutos. Echamos mucho de menos las vacas con su xatinos pastando de la anterior ocasión, ya se las han llevado para lo fondero del valle, el frío inviernal puede llegar en cualquier momento, sin apenas avisar. También ya puede que estén muy lejos de aquí, pues los mercados ganaderos de la xeronda (otoño) están en plena ebullición.

(20 minutos de relax en el Paraiso Astur de Cureñu)

(Un pequeño momento de refresco e hidratación y... ¡para arriba!!!)

Tras comer un poco de fruta, refrescarnos y, a la vez, hidratarnos bien, salimos de la majada casi por la esquina opuesta a la que entramos, podemos decir que casi la cruzamos diagonalmente, y tras ello el terreno se pone mucho más cuesto. A partir de este punto la traza a seguir no será tan clara, con distintas veredas laterales a derecha e izquierda. Nosotros vamos por la más pisada y la que nos lleva en la buena dirección al collau Traslafuente. También siguiendo las pintadas del PR al Vizcares, que es común hasta el citado collau. En este tránsito, ya no podemos olvidarnos de la cercana y empinada silueta del pico Maoño, el objetivo del día, su grado de inclinación es clara y evidente, no vale esconder la cabeza bajo el ala.

(Por una "pindia" ladera, con la compañía lateral del pico Maoño vamos avanzando)

(Siguiendo la traza más clara y alguna señal del PR que va al Vízcares, común hasta Traslafuente)

(Preciosas estampas las que vamos dejando atrás, como esta de Cíebana y el Facéu)

Recuerdo que la anterior ocasión que por aquí transitamos no llegamos a ir propiamente hasta el collau Traslafuente, sino que para nuestros intereses, lo dejamos a la derecha y nos fuimos directamente al Cantu la Vara (donde giraríamos a la izquierda y nos fuimos directos al Vízcares). Hoy eso no va ocurrir, obligatoriamente iremos a Traslafuente, así que tenemos que estar muy atentos al giro a la derecha que nos lleve a tan precioso paraje. No nos equivocamos en la traza lateral a coger y pronto nos vimos orientados (casi en llano) hacia el collau clave de la jornada. En este punto, uno se lo piensa dos veces si subir o no al Maoñu, pues su inclinación es tan clara y evidente que… ¡mete miedo!

(Desvio al Collau Traslafuente, ± 5,8 K / 1000 m.a. / 12:00 h. / Punto 6 Mapa)

(-Chicos, ¡mirad lo que nos queda por subir!!!)

(Intimida un poco llegar al collau Traslafuente y mirar para arriba, hacia el Maoñu)

(Dajemos de lado lo que nos queda por subir y miramos lo que hemos avanzado, a lo fondero)

Tras dos horas y un poco más, alcanzamos el bello paraje de Traslafuente, límite territorial entre los Concejos de Piloña (desde donde partimos) y el de Ponga. Realmente su fama de especial rincón Astur se lo tiene bien merecida, no defrauda en absoluto. Preciosa vista de la collá Taranes y el Pierzu, aunque una cortina de humo nos emborrona un poco la visión. Ahora, lo que más impacta es la especial visión del Macizo Occidental de los Picos de Europa, como ya hemos dicho en la anterior subida al Vízcares: “las conocemos mejores”, pero esta no está nada mala, siempre te impacta saludar a “La Reina” y su sequito.

(Collau Traslafuente, Concejos de Piloña y Ponga, ± 6,5 K / 1045 m.a. / 12:10 h. / Punto 7 Mapa)

(El Macizo Occidental de los Picos de Europa y la, hoy, oscura ladera del pico Pierzu)

No nos entretenemos mucho en tan estratégica collá, la empinada ladera de ascensión al pico Maoñu, estaba reclamando nuestra atención. Los números cantaban, por delante teníamos 400 metros de desnivel positivo a superar en poco más de dos kilómetros, creo que una buena inclinación, así que es normal que Manolo no parara de decir que lo habíamos embarcado. Todo mentira, pues ya conocía la subida, pues en la bajada del Vízcares, bromeando, les propuse, ya que estábamos allí, subir al Maoñu, no quiero recordar los “improperios” que me espetaron, pero hoy no se libra el mi hermanín pequeño. Así que le damos la espalda a la collá y nos vamos directos a la majada de Traslafuente, previa parada a refrescarnos un poco en la fuente que existe antes de llegar a ella, desde donde acometeremos realmente la ascensión.

(La ascensión al Maoñu la acomenteremos desde la majada de Traslafuente, así que hacia ella vamos)

(Aunque antes nos refrescaremso un poco en la fuente que hay de camino)

Con una buena perspectiva de Les Vízcares a nuestras espaldas, llegamos a la escondida majada de Traslafuente, otro paraje guapo de verdad, como el de Cureño, un lugar ideal para pasar unos días olvidado de los problemas más mundanos. Aquí nos encontramos con un curioso santuario, hacia el vamos y por la figura que se encuentra dentro está dedicado a San Antonio, el patrón de los animales. Tras comprobar la evocación del santuario ganadero, no queda otra que tirar para arriba, aquí ya no hay disculpas que valgan, directos a coger la línea de cumbrera que guie hasta la cima.

(Majada de Traslafuente, ± 7,0 K / 1100 m.a. / 12:30 h. / Punto 8 Mapa)

(Detalle de la majada de Translafuente con Les Vízares a la derecha)

Tras unos empinados cientos de metros iniciales, alcanzamos la proximidad de la línea de cumbrera, una alambrera nos impide el paso, buscamos un lugar por donde podemos pasar, dejamos el cierre como estaba y seguimos una vereda hacia unos árboles, la cual continúa montaña arriba, estamos en la línea de ascenso. Ahora ya no hay vuelta atrás, cada uno a su paso a seguir descontando metros, nos quedan unos 300 más que restar. De momento a pillar un pequeño resalte, el cual llevamos observando desde que salimos de la majada de Cureño. Ahora la descripción es más fotográfica que textual.

(Pasamos el cierre de alambrada, dejandolo como estaba, y a coger la línea de cumbrera hacia arriba)

(Ya no hay vuelta atrás, todo para arriba hasta la cima)

(Cantu Cuesta el Tozíu, ± 7,8 K / 1245 m.a. / 13:00 h. / Punto 9 Mapa)

Sin cebarse en exceso con la pendiente, vamos avanzando poco a poco, parando en cada uno de los pequeños resaltes que encontramos en la línea de cumbrera. Buenos momentos para contemplar las excelentes panorámicas que vamos ganando en cada metro que descontamos. También para que Manolo nos tire en cara el embarque que le habíamos metido, lo llevábamos engañado decía él, así cada poco preguntaba por los metros que quedaban aún, pues, con la inclinación del terreno, la cima no se veía. Bueno realmente está un poco más para atrás, no es precisamente la que vemos al primer golpe visual.

(En uno de los descansillos contemplando la zona de Vallemoru, collá Taranes, el Pierzu y Los Picos)

(Manolo descontanto metros a la empinada cumbrera que nos llevará directos a la cima del Maoñu)

Sobre el terreno a superar, decir que al principio resultaba muy sucio por la maleza, pero poco a poco se va limpiando y quedando en una empinada ladera herbosa. Aquí fue donde más tuvimos que extremar las precauciones, pues, al ser una zona un tanto húmeda, nos encontramos con numerosas pozas, que resultaban muy peligrosas, pues en un descuido metías la pierna en una de ellas y… ¡la liaste! Como consecuencia de este humedal nos encontramos con algún sapillo que otro, pegándonos algún susto con sus característicos saltos inesperados.

(Al comienzo el terreno era muy sucio, pero poco a poco va abriendo y se queda en ladera herbosa)

(Pindia ladera herbosa con saltantes sorpresas)

(En nuestros personal descuento de metros, no dejamos de inmortalizar a "La Reina" y su sequito)

(También, en primer plano, los porros del Tren, después el Facéu, Ciebana y la subida a Les Vízcares)

Entretenidos con los saltones sapillos, de no meter un pie en una poza, de las panorámicas a izquierda y derecha, poco a poco alcanzamos la antecima del Maoñu, un mojón de limitación de algo y a su lado un cartel de Reserva Regional de Caza nos dan el banderazo de llegada, aunque aún quedan unos metros por llegar, pero la cumbre ya es nuestra, no se nos escapa, aunque Manolo y Mary aún no han llegado, uno metros más abajo preguntan si ya estoy en la cima. -¡Ya estamos arriba, seguir!, fue mi mentira piadosa, aunque realmente no tanto, queda muy pocos metros, además tendidos. Mientras llegan me entretengo oteando la bajada por la zona del Tren, las riegas del Río Infierno, la foz de Moñacos y la de Cubilones.

(Ya hemos superado lo más pindio, ¡menos mal!, si dura un poco más...)

(Empezando por la izquierda: riegas del Río Infierno, foces de Moñacos y Cubilones, y la zona del Tren)

(Queda muy poco metros para llegar a la cima del Maoñu)

A eso de la una y media de la tarde, los tres alcanzamos el objetivo deseado, lo más alto del pico Maoñu, situado a unos 1429 metros de altitud. Nada más llegar Manolo estaba más preocupado de saber el desnivel superado y los kilómetros resultante que de las numerosas panorámicas que esta especial atalaya nos ofrece, tema que no pude hacer antes de comenzar a otear el horizonte montañero. –Sobre nueve kilometrucos y 1100 metros de desnivel positivo, ¡poca cosa!!!, le dije. –Sí, pero ahora hay que bajarlos, eso ye lo que más…, rápidamente contestó. –¡Venga!, vamos hacer la foto de cumbre, antes de empezar con las espectaculares panorámicas sureñas.

(Pico Maoño, Concejos Piloña, Caso y Ponga, ± 9,0 K / 1429 m.a. / 13:30 - 14:40 h. / Punto 10 Mapa)

(Del Pierzu, a peña Taranes, Llambría, Tiatordos, Campigüeños, la Carasca, collau Pandemules, etc...)

(Zona de Vallemoru, collá Taranes, el Pierzu y, al fondo, Los Picos de Europa)

(Más proximidad para saludar a "La Reina" de los Picos de Europa, con el Pierzu delante)

Una hora abundante nos relajamos en la cumbre del Maoñu, la temperatura era muy agradable y no tiraba la molesta brisa habitual de las cumbres. Mientras comemos el bocata evaluamos la posibilidad de hacer la ruta de manera circular, es decir tratar de bajar por el tupido bosque que esconde los diversos nacimientos del río Infierno. Personalmente me tentaba mucho dicha aventura, pero era consciente que estábamos en horario de invierno y no teníamos mucho margen de seguridad, una pequeña complicación y la noche se nos echaba encima, así que para otra ocasión queda. Tal como teníamos previsto desde un inicio, sería un recorrido de ida y vuelta, así que tocaba volver a colgar las mochilas al hombro y deshacer el camino andado.

(Hora de iniciar el largo descenso sobre nuestros propios pasos)

(Detalle del recorrido realizado, tanto para subir como para bajar)

El regreso fue relajado y tranquilo, salvo por que Manolo había activado el GPS del su móvil para que le fuera registrando la gráfica del recorrido, pues decía que no era como un servidor decía, que lo iba engañando. Decir que al final, la susodicha gráfica tenía una pinta muy, pero que muy, inclinada, casi tanto como la subida realizada. Ya le había dicho yo, dos años y medio antes, que merecía la pena subir al Maoñu después de hacer el Vízcares, se rieron, pero ahora…

El camino de vuelta, idéntico al de subida, es un buen momento para dejar aquí el recorrido que realizamos sobre el mapa del IGN, que junto al GPS, es material indispensable para hacer la ruta con cierta seguridad, pues, aunque la ruta sea fácil siempre surge alguna duda, no siempre te vas a encontrar a un lugareño para resolverla, más por los terrenos solitarios y abruptos por los que hoy hemos transitado.

(Nuestro recorrido de ida y vuelta desde La Pesanca al Pico Maoño sobre la hojas 54-II y 54-IV de IGN)

Para ser la primera vez, tanto para la subida a Les Vízcares como al Maoñu, creo que no ha estado nada mal, aunque para la próxima habrá que esforzarse un poco más y hacer un recorrido mucho más técnico y ambicioso, más circular, como subir por Degoes y bajar por collau Pandemules, aunque no sé si encontraré compañeros voluntarios para ello. De momento a culminar la presente tomando una bebida fresca en el Mesón El Vizcares de Espinareo, donde una gran luna creciente nos sorprendió.

Pese a las lamentaciones del mi hermano pequeño, creo que la actividad nos salió bastante guapa, y aunque el bosque no estaba tan ocre como habíamos previsto, pero este otoño del 2014 está muy raro en Asturias, no propicia mucho a la cromática otoñal que tanto nos gusta, especialmente a un servidor. El tema es que nos volvimos para casa bastantes satisfechos, aunque Manolo seguía quejándose de la pindia subida y su correspondientes bajada, menos mal que la temperatura era muy agradable para la actividad andariega, si llega hacer el calor primaveral de la vez del Vízcares…

JFCamina

Referencias sobre la zona en www.jfcamina.es


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.