Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por Amieva, Parres, Piloña y Ponga
Parres
Asturias

Bosque de Cea y mucho +

Parres, 11/2015

JFCamina,01/2016

 

Bosque de Cea y mucho más

(Una corta pero guapa y entretenida ascensión)

Mapas ING: 054-II "Llerandi" (2001).

Inicio y fin : El Collau - Llerandi, Concejo de Parres, Asturias

Objetivo: Bosque de Cea y Alto Llerandi, Concejo de Parres, Asturias

Recorrido: El Collau - Llerandi (498 m.a.) - Cruce de Prau d'Arriba - Cimalavilla (520 m.a.) - Mirador del Sueve (575 m.a.) - El Sedu - Río Mampodre (360 m.a.) - Cruz de ríos - Riega Les Cabañes (400 m.a.) - Bosque de Cea (445 m.a.) - Collau Llombecima (550 m.a.) - Puente Río Mampodre (450 m.a.) - Desvio hacia Mina de El Coriellu y Alto Llerandi (715 m.a.) - Sierra La Vega o Ameña - Alto Llerandi o Cabezón (868 m.a.) - Pico Les Games (825 m.a.) - Canto Piquero (804 m.a.) - Canto Meadorio (706 m.a.) - Mirador del Sueve (575 m.a.) - Cruce de Prau d'Arriba - Cimalavilla (520 m.a.) - El Collau - Llerandi (498 m.a.).

Distancia: ± 14,0 Kilómetros de recorrido circular por nosotros realizado.

Tiempos: 5 h. / Desnivel: 650 mts. de ascensos más su correspondiente descenso.

Terreno: Pista hasta el Collau Llombecima y el resto vereda montañera.

Señalizacion: PR AS-274"Ruta del bosque de Cea"

Nota: Este recorrido está señalizado como el PR AS-247"Ruta del bosque de Cea" pero nosotros, tras realizar la visita objetivo al bosque y parte del recorrido, hemos realizado una pequeña variación montañera para darle un plus, pues lo que faltaba para finalizar el mismo ya era poco y de escaso interes. Si no hubíeramos optado por esta ampliación el recorrido propuesto oficialmente se hubiera quedamo mucho más corto, unos escasos 10 kilómetros y el desnivel a superar mucho menor, así como el tiempo empleado. Ver detalle en el mapa al final del reportaje.

Creative Commons License


Del otoño del año 2014 nos quedó pendiente visitar esa larga melena norteña, en forma de fayeu, que tiene la peña de la Mota Cetín (peña a la cual le tenemos un especial cariño), hablamos de lo que se conoce como Bosque de Cea, un recorrido recientemente homologado. Efectivamente nos encontramos ante un nuevo pequeño recorrido referenciado como PR AS-274 “Ruta del Bosque de Cea”, suponemos, por su juventud, aún estará bien señalizada, ya veremos.

Otro otoño más llegó y a finales del otoño cromático del 2015 en el concejo de Parres nos encontramos para saldar esta pequeña deuda. Para llegar al inicio de la ruta debes mirar un poco el mapa para ubicar al pueblecito de Llerandi, próximo al punto de partida. Repasemos: Antes de llegar a la famosa villa de Arriondas, por la N-634, justo a la entrada del Ozanes, te encuentras el desvío hacia Llerandi por la carretera local PR-4. Unos 6,8 kilómetros debes culebrear carretera arriba hasta llegar a El Collau, punto señalizado del inicio de la ruta que hoy nos ocupa, justo antes de llegar a Llerandi.

(El Collau, Llerandi, Concejo de Parres, Asturias, ± 0,0 K / 498 m.a. / 10:50 h. / Punto 1 Mapa)

La zona de arranque no es muy generosa en aparcamiento, nosotros llegamos los segundos y no tuvimos muchos problemas, pero después empezaron a llegar y la cosa se complicó un poco. Un gran panel nos marca los hitos importantes de la ruta, la PR AS-274 y de su vecina, la AS-275 “Ruta la Mota de Cea y Cetín”, pero no nos distraigamos con alternativas varias y centrémonos en la nuestra, la visita al bosque de Cea.

(Por ancha pista a caminar en busca del bosque de Cea, a la derecha la carretera a Llerandi)

(Lateralmente dejamos los pueblinos de la zona de Llerandi, con el Tebrandi, Niañu y Vízcares de fondo)

Nos ponemos en marcha por una ancha pista, a eso de 300 metros, en el cruce de Cimalavilla o Prau d’Arriba, encontramos el primer desvío señalizado. Aquí, a pesar de que el desvío marca claramente girar a la izquierda, observamos que todos los que va delante y por detrás continúan de frente, por el camino de vuelta. Uno dice que leyó que era más bonito hacerla en el sentido contrario a las agujas del reloj, para bajar por el bosque en lugar de subirlo. Nosotros seguimos la señalización, que para eso está, después no nos quejemos. Además, lo tenemos claro, el recorrido oficialmente propuesto nos viene de perlas para realizar una variante montañera después de cumplir el objetivo principal de visitar al bosque de Cea.

(Cruce Prau d'Arriba - Cimalavilla, giro a la izquierda, ± 0,3 K / 520 m.a. / 11:00 h. / Punto 2 Mapa)

(Dos opciones se nos proponen, nosotros a la izquierda, siguiendo la señalización de PR AS-274)

Por cómoda traza dejamos los desvíos laterales hacia los núcleos rurales de El Caleru y Bon, después los carritos de una partida de caza (mal asunto, igual se nos estropea el día) y pronto ante el panel de Mirador del Sueve. Unos momentos contemplativos sobre esa preciosa sierra costera y los verdes valles, con su característica bruma mañanera, que a su regazo mecen.

(Mirador del Sueve, ± 0,9 K / 575 m.a. / 11:05 h. / Punto 3 Mapa)

(En primer plano El Calero y Bon, despues, al fondo, la preciosa Sierra del Sueve)

(La bruma mañanera del río Piloña cubre parte de los numerosos pueblinos del concejo de Parres)

Tras la correspondiente identificación de cumbres referenciadas en el amplio panel, dejamos atrás el mirador y comenzamos a girar al Sur. Al poco tropezamos con la partida de caza, les preguntamos para qué zona están batiendo, dicen que desde el otro lado de la cercana y profunda riega del río Mampodre. Parece que, de momento, no nos afecta, así que tiramos tranquilos descendiendo hacia el río anteriormente mencionado. La ancha pista, labrada en la roca de la sierra de la Vega o Ameño nos lo pone muy fácil. Al poco vemos la gran melena de la Mota Cetín, el bosque de Cea, aunque la luz no nos favorece nada, casi se ve todo negro.

(Nos tropezamos con la partida de caza, parece que no nos afecta)

(Impresiona la gran cortada que hace el río Mampodre en esta zona, pronfuda y abrupta de verdad)

(Ya con clara orientación Sur, vemos la melena de la Mota Cetin, el bosque de Cea)

El fayeu de Cea no lo vemos muy bien, pero lateralmente, al otro lado de río, observamos una preciosa y colorida mancha de alerces (simplificando diríamos que una clase de pino de hoja caduca). El otro año nos sorprendieron en los bosques navarros de los Pirineos, ahora aquí, no nos lo esperábamos, son una preciosidad, su color oro destaca con fuerza. Por todo ello el descenso lo realizamos muy contemplativo, sin ninguna prisa, había que aprovechar.

(Detalle lateral de la preciosa mancha de alerces, no los esperábamos, así que grata sorpresa)

(Dirección Sur descendemos, con el bosque de Cea y La Mota Centín ante nosotros)

(Bajo la cubierta de los ablanos descendemos en busca del cauce del río Mampodre)

(Sin ninguna prisa, contemplando la gratísima sorpresa del bosque de alerces)

Al final llegamos al encuentro con el río Manpodre, pero una señal nos indica que, de momento no debemos cruzarlo, sino coger una pista que sale por la derecha. Poco después lo cruzaremos por un ancho puente y comenzaremos a caminar a su lado, en sus profundidades. Sin lugar a dudas, este nuevo largo andariego que vamos a comenzar, este fue uno de los tramos más bonitos del día. El río radiaba oro, pese a la poca agua que llevaba. La vegetación, casi “jurásica”, te trasladaba a otro estadio del planeta tierra. Foto va y foto viene, imposible dejar pasar aquellos momentos de luz mágica, lo que era un inconveniente para ver el bosque, ahora se torna todo belleza.

(El Sedu - Río Mamapodre, por el desvio de la derecha, ± 3,3 K / 360 m.a. / 12:00 h. / Punto 4 Mapa)

(Tras olvidarnos de cruzar el río en una primera propuesta, lo hacemos un poco más adelante)

(Por bondad de los rayos solares, el río Mampodre emana oro líquido en lugar de agua)

(La abundante vegetación nos deja bellas estampas, como este cola de caballo)

(Sin lugar a dudas la luz, que antes nos perjudicó, ahora nos compensa con creces)

Llegamos a un punto donde el río se sume, perdemos su líquido elemento, pero nos compensa con singular otoñal lecho. Como huellas de los desaparecidos dinosaurios nos encontramos claramente marcadas en la profundidad de seco cauce. Además aderezadas con las hojas caídas. Alguna posible cascada lateral, nos invita a volver en una época más generosa en lluvias, seguro que las posibilidades serán otras. Ahora a subir poco a poco, al cobijo de la abundante arboleda autóctona y de la aparición de grandes y verdes pinos. Así hasta llegar a un punto donde el río principal (el Mampodre) que se va hacia la derecha y nosotros, por donde discurre la pista, seguimos por la aparición de la riega de Les Cabañes.

(Parece que en el jurásico por aquí pasaron los grandes moradores de nuestro planeta)

(Bien cubiertos vamos por la numerosa arboleda, donde los rayos de sol trantan de colarse)

(Flanqueando el río, llegamos a un punto donde nos encontramos con los verdes pinos)

(Confiamos que tengamos la suerte de tropezar con algún alerce, con sus finas puntas de oro)

(Cruz de ríos Mampodre y Les Cabañes, por la izquierda, ± 4,2 K / 400 m.a. / 12:20 h. / Punto 5 Mapa)

Nos olvidamos del río Mampodre y nos adentramos en la riega de Les Cabañes, pronto tropezaremos con en el fayeu del bosque de Cea. Nos encontramos ante un claro y arriba vemos tres temas importantes: el cielo azul, la cumbre de la sierra de Vega, Ameño o Llerandi, y… ¡los alerces aparecen! Efectivamente, nos vemos rodeados bajo sus coloridas y otoñales copas. A nuestros pies, las afiladas agujas de color oro. Todo un placer, nosotros pensábamos solo en encontrar fayas y nos sorprende este pino de hoja caduca. No hace falta comentar, que suponemos que serán restos de alguna reforestación de los años cincuenta-sesenta del siglo pasado, aunque no por esto vamos dejarlos de lado, su belleza otoñal merece toda nuestra atención.

(Un claro en el bosque: el cielo azul, la cumbre de la sierra de Vega, Ameño o Llerandi y... )

(... ¡los alerces!)

(Un placer, nosotros que veníamos a visitar las fayas y nos encontramos con otra grata sorpresa)

Logramos despegarnos de influjo del vegetal dorado y seguimos avanzando en pequeña pendiente, al poco ya nos vemos inmersos bajo el cobijo de las grandes fayas del bosque que veníamos a visitar. Llama muestra atención las riegas laterales, totalmente cubiertas de hojas secas, donde, en días de lluvia, el agua discurrirá con fuerza. Tal como nos temíamos, el bosque no está en el punto cromático que deseábamos, parece que ya se ha pasado. Es complicado acertar, sobre todo en estos bosques de altitud muy baja, por debajo de los 500 metros. No importa, el caminar sobre la ancha alfombra de secas hojas siempre es un placer indescriptible, por eso nos gusta tanto el otoño, pues nos ofrece la posibilidad de arrastrar los pies en pleno contacto con el árbol que tenemos encima de nosotros.

(Ya nos encontramos dentro del bosque que veníamos a visitar, el fayeu de Cea)

(Donde es un placer caminar sobre ese preciosa y ancha alfombra otoñal)

(Detalles de la riega Les Cabañes)

(Bosque de Cea, otro guapu fayeu para la colección, ± 4,6 K / 445 m.a. / 12:30 h. / Punto 6 Mapa)

Disfrutando del guapo entorno donde nos encontramos, alcanzamos el punto en el que debemos olvidarnos de la riega que nos había guiado desde que perdimos el cauce del río Mampodre. Le damos la espada a la riega Les Cabañes y giramos al Oeste comenzando a subir bosque arriba, aunque seguimos por ancha pista, ya llevamos más de cuatro kilómetros transitando por ella y aún nos queda un par más. Por todo ello nos ofrece un recorrido cómodo y bello a la vez, nos lo pone muy fácil. Con este nuevo rumbo, el objetivo a batir esta en una collada, la Llombecima, donde la traza cómoda finaliza y un nuevo territorio a explorar nos espera, aunque no adelantemos acontecimientos y sigamos disfrutando del bosque.

(Tras dejar tras nuestro la riega Les Cabañes, toca girar al Oriente, en ascenso por el bosque)

(Siguiendo nuestro cómodo transito por la ancha pista que tomamos desde que partimos)

Dos horas nos llevó alcanzar el collau de la Llombecima, poco más de cinco kilómetros, como comprobareis nos lo tomamos con cierta calma, esa contemplativa que tanto nos gusta. Aquí encontramos a los caminantes que comenzaron cuando nosotros pero quisieron llevarle la contraria a la señalización oficial. Como ya anticipé, en este punto la ancha traza finaliza y la pista se vuelve camín, el cual sale por la derecha del collau, una solitaria señal así nos lo indica, le hacemos caso y comenzamos a descender. Unos metros y el cielo azul y los alerces, al otro lado del rio, en la zona de La Foncheta, vuelven a nosotros. Un momento efímero, pues pronto comenzamos a descender por un estrecho camino bajo el cobijo de los ablanos.

(Collau Llombecima, ± 5,6 K / 550 m.a. / 12:50 h. / Punto 7 Mapa)

(Una solitaria señal nos invita a coger un camino que sale por la derecha de la collá Llombecima)

(Un poco de cielo azul, donde los alerces vuelven a nosotros, y al poco bajo el cobijo de los árboles)

Vamos bordeando un gran prado con una cabaña en lo fondero, llegamos a un punto donde un camino, perece que más ancho, nos invita a ir a la derecha, ¡No hacer caso! Efectivamente, si te fijas a la izquierda, pegado al cierre de la pradería, existe una señal, tirada en el suelo la encontramos, tras ella desciende el camino normalizado, así que atentos a este punto crítico del recorrido. Seguimos descendiendo parejos al prado y al poco llegamos a un punto donde dos portillas comunican la pradería superior con otra que sigue a la derecha. En este punto fue donde nos encontramos a nuestros amigos Marisol y Carlos. Ellos venían precisamente subiendo pradería arriba, pues el camino está intransitable por la cantidad de barro que lleva. Casi una hora nos paramos allí charrando de nuestras cosas andariegas, así que cuando nos dimos cuenta eran casi las dos de la tarde, un poco más se nos hace de noche.

(Punto crítico, por la izquierda, ± 6,0 K / 525 m.a. / 13:00 h. / Punto 8 Mapa)

(Paralelos al cierre del prado descendemos siguendo la señalización del PR AS-274)

(Portilla, el camín desciende con mucho barro, ± 6,1 K / 500 m.a. / 13:05 - 13:50 h. / Punto 9 Mapa)

Como el camino estaba atacado de barro descendemos parejos a él por la pradería abajo, al final de la misma existe otra portilla que nos permite incorporarnos otra vez al camino. Fue en este punto donde encontramos a un gran grupo, con niños al hombro incluidos. Unos metros más y cruzamos la riega de Bramador por un curioso puente. Lo salvamos todo sin muchos problemas, los mismos vendrían cuando tuvimos que alcanzar el puente sobre el río Mampodre, el que perdimos antes de entrar en el bosque de Cea. Aunque ya nos lo habían advertido, un gran chaguazal nos esperaba, una verdadera trampa. Menos mal que llevábamos nuestras botas más montañeras.

(Para evitar el barrizal nos tiramos prado abajo, paralelos al camín, al final del mismo otra portilla)

(Portilla inferior y puente, ± 6,3 K / 470 m.a. / 13:55 h. / Punto 10 Mapa)

(Cruce de la riega de Bramador por un curioso puente)

(Nos libramos de un tramo de barro, pero aún nos quedaba otro, pero sin atajos posibles)

(Puente río Mampodre, ± 6,4 K / 450 m.a. / 14:00 h. / Punto 11 Mapa)

Pasado el puente sobre el río Mampodre toca empezar a subir, aunque en nuestro caso esperamos un poco pues nos encontramos con otro grupo y les estuvimos advirtiendo de lo que dejamos atrás. A estos con especial esmero, pues todos iban en playerinos, cuestión que está muy de moda últimamente y que muchos se encargan de fomentar, lo cual consideramos de gran error. Tras los correspondientes consejos y advertencias, comenzamos a subir en clara dirección Norte. Nos encontramos en un punto donde el camino parece que va de frente, pero existe un ramal a la derecha, en pequeña bajada, este último es el que debemos tomar, una escondida señal así nos invita. Después a volverse a dejar llevar por una buena traza, con una amplia “zeta” que nos invita a mirar y contemplar la melenuda pared norte de la Monta Cetín.

(Atrás dejamos el chaguazal del río Mampodre y comenzamos a subir)

(Tras pasar unas viejas casas o cuadras, nos asalta una duda)

(Coger camín de la derecha, el que desciende un poco, ± 7,2 K / 570 m.a. / 14:25 h. / Punto 12 Mapa)

(Ahora ya solo dejarse llevar, por amplia "zeta" que nos permite contemplar el bosque)

Por nuestra parte ya queda muy poco del recorrido oficial PR AS-274, pues como ya adelantamos al comienzo del reportaje, al mismo le vamos a dar un pequeño “plus” montañero, pues trataremos de subirnos a lo más alto de la Sierra de la Vega, Ameño o Llerandi, que no se bien cual de tras tres es la más correcta. Ya lo había comentado con Carlos en nuestro encuentro, ahora nos encontramos a un joven ganadero y le preguntamos para ir al cien por cien. Confirmó nuestros estudios preliminares sobre el mapa, también los del amigo Carlos. “Lo tenéis fácil, vais a llegar a unas cabañas y allí sale un camín a la derecha, lo cogéis, al poco os encontrareis con una vieja mina y después todo para arriba. Dos fayas os darán la buena dirección” esto es lo que nos dijo más o menos y lo cumplimos al dedillo.

(Esto ya está acabando, nosotros le imprimiremos un plus montañero para hacerla más atractiva)

(Cabanes desvio a Mina de El Coriellu, ± 8,1 K / 685 m.a. / 14:45 h. / Punto 13 Mapa)

Llegamos a les cabanes desvio a Mina de El Coriellu y aquí la ruta sigue en clara dirección Norte a inicio de ruta, sin muchos problemas por ancha pista, unos dos kilómetros y medio, por lo que no hay más aporte al PR AS-274 “Ruta del Bosque de Cea”, ver detalle resaltado sobre el mapa que aportamos al final de reportaje. Nosotros cogeremos al desvio a la derecha hacia las antiguas minas de El Coriellu, las cuales se tratan de antiguas explotaciones de mineral de cobre, una subterránea y otra, por encima, a cielo abierto. Parece que abandonadas en la primera mitad del Siglo XX. Unas fotos y seguimos para adelante para pronto comenzar a subir por la sierra arriba, por vereda ganadera, pues ahora ya no hay nada señalizado. Buscando con la vista la referencia de las dos fayas, pero antes nos encontramos con la preciosa estampa de los Picos de Europa, así que hubo que pararse un poco a contemplarlos.

(En este punto, abandonamos el PR AS-274 y nos vamos a lo más alto de la Sierra de Vega)

(Mina de El Coriellu, ± 8,4 K / 715 m.a. / 14:50 h. / Punto 14 Mapa)

(Primero una mina de cobre subterranea y después otra explotada por el sistema de cielo abierto)

(Atrás la zona minera, toca tirar para arriba, buscando las dos fayas, pero Los Picos aparecieron)

(Desde Peña Beza y Cabroneru por la derecha, a la Bermeja y después todas las Peñas Santas)

Pese a las numerosas distracciones montañeras las dos fayas, tal como nos había dicho el chaval, aparecieron ante nosotros. Estábamos en el buen camino, ahora a subir poco a poco hacia la cima y aprovechar la progresión contemplativa, pues las panorámicas eran preciosas. Cada metro de avance se multiplica la visión, ahora ya no solo de los Picos de Europa, sino del precioso arco costero que va desde la sierra del Sueve a la del Cuera. Aunque la visión sobre el bosque, especialmente el de alerces, es espectacular. La verdad que menudo punto extra el que hemos añadido a esta pequeña ruta andariega.

("Les dos fayes", ± 9,0 K / 780 m.a. / 15:05 h. / Punto 15 Mapa)

(Ya en la buena marcha, nos arrimamos un poco al borde para contemplar mejor Los Picos)

(Cuesta un poco separar la vista de Los Picos, pero si queremos progresar no queda otra)

(Según vamos avanzando las panorámicas son cada vez más grandiosas)

(Especialmente hacia el bosque, donde los alerces siguen destancando, también el Sueve y el Cuera)

(Tras nuestro el bosque de Cea y la Monta Cetín, también la gran sombra del picu Pierzu)

(¡Menuda balconada!, pena de una mano de blanca nieve sobre Los Picos, hubiera sido....)

Pasados unos quince minutejos de la tres de la tarde, alcanzamos la solitaria cumbre de Alto Llerandi o Cabezón, según indicaba el mapa del IGN que portábamos, referencia montañera que no venía reflejada en el mapa de inicio de ruta, en el cual solo reflejaba picos de menor entidad. Estas cosas suelen ocurrir muy a menudo, lo cual siempre es una pena. El paraje es ideal para comer el bocata, pues ya va siendo hora, además que mejor mesa imposible, pues ni tiraba una grima de aire, a una temperatura estupenda, impropia de mediados de noviembre. Después la foto de cumbre y a continuar la marcha.

(Alto de Llerandi o Cabezón - Sierra la Vega, ± 9,5 K / 868 m.a. / 15:15 - 16:00 h. / Punto 16 Mapa)

(Merecido bocata, contemplando desde las Sierras Costeras a Los Picos, además de los bosques)

(Foto de pareja en la cumbre, con un poco de nieve en Los Picos la foto nos hubiera quedado... )

Es hora de iniciar el regreso al punto de partida, queremos advertir que, a partir de ahora, el recorrido, especialmente en su parte última, se complica un poco por las malas condiciones del terreno calizo-cotoyero. Así que, si no quieres complicarte la vida, lo más acertado es volver sobre nuestros propios pasos y regresar al cruce de la mina de El Coriellu y seguir por la segura traza del PR AS-274, no es mucha la distancia a batir y la seguridad merece la pena. Dicha la advertencia, nosotros queremos intentar hacer toda la Sierra de la Vega y cerrar el circuito a la altura del Mirador del Sueve. Así que despedimos la solitaria cumbre del Alto de Llerandi y seguimos rumbo Norte por toda la cumbrera de la sierra. Superando diverdos jitos montañeros, como Les Games, Castos Piquero y Meadorio, etc...

(Nuestra intención es recorrer de Sur a Norte toda la Sierra de la Vega, o de Ameño)

(Cumbreando, dejando a la Izqd. la pista que nos lleva al inicio, y a la Dcha., el tajo del Mampodre)

(Les Games - Sierra las Vegas, ± 10,3 K / 825 m.a. / 16:15 h. / Punto 17 Mapa)

(No nos surgieron muchos problemas en nuestro avance, hollando las diversas tachuelas de la sierra)

(Con el sol de atardecer tostando nuestro cuerpo, y las vista hacia El Sueve)

(Vamos sorteando las pequeñas dificultades cotoyeras, buscando la mejor vereda)

(Canto Piquero - Sierra las Vegas, ± 11,0 K / 804 m.a. / 16:30 h. / Punto 18 Mapa)

No nos surgieron muchos problemas en nuestro avance, hollando las diversas tachuelas de la sierra, solo superado el canto Meadorio, cuando ya veíamos muy cerca la finalización del recorrido por la cumbrera, fue cuando el terreno se volvió mucho más fiero. Efectivamente, como suele ocurrir en este tipo de terreno, la caliza entrelazada con la abundancia de cotoya da muchos problemas, dejándonos las posibles trazas a seguir casi ocultas y llenas de trampas. Nos armamos de tiento y paciencia para, poco a poco, ir dejandonos caer hacia el objetivo seguro de la pista, aunque teniendo que retroceder en varias ocasionas en busca de otra mejor traza. Poco a poco nos íbamos descolgado y la proximidad de la pista era muy clara y evidente, además muy concurrida, pues lo cazadores estaban recogiendo, sus chalecos naranjas eran una notoria referencia.

(Canto Meadorio - Sierra las Vegas, ± 11,9 K / 706 m.a. / 16:50 h. / Punto 19 Mapa)

(A última hora se complica más de lo esperado, pero con tiento y paciencia culminamos el circuito)

(Mirador del Sueve, ± 13,1 K / 575 m.a. / 17:20 h. / Punto 3 Mapa)

Alcanzamos el panel del Mirador del Sueve y cerramos circuito, el sol tostado de Poniente deja un bonito cuadro sobre las casas y cuadras del Bon. Hemos conseguido nuestro objetivo, quizás esta última parte no mereció mucho la pena, pero ya metidos en harina no quedaba otra que amasar. Con seguridad, lo más cómodo sea haber dado la vuelta en la cumbre y volver cómodamente por el PR AS-274, pero somos amantes de la montaña y, como tales, nos gusta un poco de aventura. Ahora, ya a pocos cientos de metros de donde tenemos el coche, no queda otra que dejaros aquí el recorrido realizado sobre el mapa del IGN.

(Recorrido del PR AS-274 y nuestro añadido alternativo por la sierra la Vega o Ameño sobre el mapa del IGN)

Sobre el trozo afectado de la hoja 054-II "Llerandi" del IGN hemos añadido la opción oficial de todo el PR AS-274, y también la línea azul que va por el medio, que se trata de nuestra alternativa por la cumbrera, la que va 14 al 19 y enlazar en el 3. Por la experiencia vivida, si la volviéramos a realizar, iríamos hasta el punto 16, el Alto de Llerandi, y, tras comer el bocata en tan impagable mesa, volveríamos al camino principal (punto 13) para seguir ruta cómodamente.

(El Collau, Llerandi, Concejo de Parres, Asturias, ± 14,0 K / 498 m.a. / 17:35 h. / Punto 1 Mapa)

Ya con las últimas luces del día llegamos al inicio de ruta mañanera, donde había gente despidiéndose. Algunos comentaban que tuvieron que estacionar el coche mucho más abajo, la verdad que no nos extraña, pues, durante el recorrido, nos preguntábamos que donde había aparcado la numerosa gente que tropezamos el coche. Nos cambiamos un poco de ropa y calzado y carretera para abajo, muy contentos y satisfechos del día vivido, pues, aunque el bosque de Cea no estaba “a punto de caramelo” cromático, el recorrido nos deparó agradables sorpresas, como los alerces, el río Mampodre, la subida al alto de Llerandi, y también el encuentro con los amigos Marisol y Carlos, que siempre presta tropezarse con gente conocida por los caminos.

Como parece que tenemos de repetir en sucesivos otoños, solo nos queda decir…

¡Hasta pronto, volveremos!

 

JFCamina

Para referencias sobre la zona correspondiente en www.jfcamina.es

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.