Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por Amieva, Ponga y Piloña
Ponga
Asturias

La Llambria

Taranes, 09/2015

JFCamina, 11/2015

 

La Llambria

(Preciosa y vistosona ascensión)

Mapas IGN: 54-IV "Campo Caso"

Inicio: Taranes - Concejo de Ponga - Asturias

Objetivo Principal: Peña Llambria, Concejo de Ponga - Asturias

Recorrido: Taranes (560 m.a.) - Foz de la Escalada (775 m.a.) - Riega les Bedules - Majada del Fresnu (1030 m.a.) - Valle de Piegüe (1230 m.a.) - Majada Piegüe (1335 m.a.) - Colladín Mediovalle y Llagos (1400 m.a.) - Fuente valle Llampos (1540 m.a.) - Cumbrera Alto los Foyos (1630 m.a.) - La Llambria (1752 m.a.) - Regresos sobre nuestros pasos mañaneros aunque pasando por la majada de Daón.

Distancia: ± 16,5 Kilómetros = 8 Ida + 8,5 Vuelta

Tiempos: 6,5 horas = 3,5 h. Ida + 3,0 h. Vuelta.

Desnivel: 1200 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Terrenos: Veredas montañeras.

Señalización: No.

 

Creative Commons License


A lo más alto de la Peña Llambria queríamos ir hace mucho tiempo, pero no en cualquier circunstancia, lo nuestro no es acumular cumbres a cualquier precio, sino el tratar de disfrutarlas con un buen día. Al final uno se pone a ello, escoger la mejor ocasión y fracasa, pero lo intentamos. Hoy con La Llambria nos dieron las mejores previsiones y por eso nos fuimos hasta el precioso pueblín pongueto de Taranes. Adelantar que acertaron al 99 %, pues no existe la perfección completa, pero mereció la pena sobradamente. Aquí os queda nuestro pequeño reportaje en un día guapo por tierras del concejo de Ponga, ese precioso rincón del Paraíso Astur.

Tras tomar un cafetín en Cangas de Onís y coger algo de pan fresco, nos plantamos carretera arriba hacia Los Beyos, pero antes de llegar a Santillán giramos hacia San Juan de Beleño (capital del concejo de Ponga). No llegaremos a San Juan, a medio camino, en Mestas, cogeremos la estrecha carreterina que nos sube hasta Taranes, nuestro inicio de ruta. Antes de llegar tuvimos que hacer un alto en el camino en el pueblo de Tanda, pues la imagen de la Peña Taranes y la Foz de la Escalada, con el pueblo al que íbamos aparcar el coche, era irresistible, sería un pecado no parar.

(Taranes, Concejo Ponga, Asturias, ± 0,0 K / 560 m.a. / 11:15 h. / Punto 1 Mapa)

A la entrada de Taranes existe la posibilidad de aparcar, justo donde se inicia la ruta, pero el pequeño parking está lleno. No queda otra que adentrarnos en el pueblo y buscar un sitio donde no estorbe mucho el coche. No hay mal que por bien no venga, dice el refrán, sí que este pequeño “inconveniente” nos fue premiado con la vistosidad esquiva de un pequeño “minino” y los llamativos frutos rojos de un texu (en este caso femenino). Después calzamos las bostas y caleya abajo en busca del río, en busca del letrero de inicio de ruta, aunque no nos nombra la que deseamos hacer, pero sin nos advierte de la peligrosidad de la zona.

(Guapo y esquivo "minino" dándonos los buenos días ponguetos)

(Inicio del tramo montañero, aunque ese cartel no es nuetro objetivo, pero en su primera parte sí)

(Dejamos atrás un primer desvio hacia el molín y lavadero, tomamos otro un poco más arriba)

Caleyón arriba, por ancha pista, pero no por mucho tiempo, pues al poco, pasado el desvio al molín y lavadero (también al pueblo), encontraremos un camín a la derecha que nos encandila en fuerte subida hacia la entrada de la foz de la Escalada. Antes tendremos que hacer un alto en el camino para observar el bonito pueblo que dejamos atrás. También los contornos montañeros del Macizo Occidental de los Picos de Europa, incluido el Cantu Cabroneru y Peña Beza.

(Un inclinado caleyón nos sube rápido hasta casi la propia entrada de la Foz de la Escalada)

(Una miradina hacia el soleado pueblín de Taranes)

(Ya estamos a punto de entrar en la Foz de la Escalada, al fondo las estribaciones del Campigüeños)

(Otra mirada atrás, ahora a la vista todo el Cornión y Pre-Cornión)

(Foz de la Escalada, ± 1,8 K / 775 m.a. / 11:50 h. / Punto 2 Mapa)

En poco tiempo, pero ya “calientes”, con las estribaciones del Campigüeños entre la abertura entre la peña Sobanciu y la Taranes entramos en la Foz de la Escalada. Nos encontramos en otro bello rincón de nuestra querida Asturias. Para venir ex profeso a sacar un buen número de bonitas fotos, así lo hemos hecho alguna vez. Hoy la foz no luce en todo su esplendor, el curso del río Taranes está completamente sumido, solo al final de la misma se deja ver. Pese a ello la belleza calicera persiste. Además tenemos un gran sorpresa, en la ocasión que aquí estuvimos íbamos buscando la grieta en la roca donde el agua se dejaba caer en forma de cortina de seda, pese a ser época húmeda la encontramos seca. Hoy sin embargo allí estaba manando agua, ¡precioso!

(A difencia de otras ocasiones, el río va sumido, solo llevamos la compañía calicera)

(Sin embargo, una gratísima sorpresa aparecerá ante nosotros, la guapa cortina de agua de La Escalada)

(Tras unos momentos fotográficos tiramos para arriba, pues hoy vamos a lo más alto y...)

(... no conviene entreternenos mucho, aunque no nos resistimos)

Nos entretenemos lo justo, pues el recorrido es largo y duro. Así que, poco a poco vamos saliendo de la foz, aunque con esta no acaban las distracciones. Primero la preciosa y cerrada riega Texu que se precipita desde la vertiente más norteña de la Peña Sobanciu (como así conocen los ponguetos al gran Tiatordos). Después una mirada hacia atrás para saludar a la Peña Santa y todo su sequito, también al pueblo de Tanda donde paramos antes de entrar en Taranes. Tras unos minutos contemplativos seguimos nuestra marcha riega les Bedules para arriba, todo bien inclinado.

(Salida de la foz, a nuestra izquierda la cerrada riega Texu)

(Entre la peñas Taranes y Sobanciu, saludando a los Picos de Europa, abajo el pueblín de Tanda)

(Unos minutos de relax contemplativo y para arriba que continuamos, no hay otra)

(Poco a poco adentrándonos en la riega les Bedules)

Atrás dejamos al completo la foz de la Escalada, llegamos a un descansillo donde se nos presentan dos opciones: A la izquierda una leve vereda que nos invita a cruzar la riega y adentrarnos en el bosque, igual para ir a la cumbre del Tiatordos. Nosotros sabemos que debemos seguir por la derecha, dejando la riega siempre a nuestra izquierda, así que la tomamos y en poco nos encontramos con la impronta de unas murias y unos fresnos. Miro el GPS y me informa de unos cuadradinos rojos con escueta leyenda de “Fresnu”. De la posible majada no quedan muchos vestigios, así que para arriba continuamos, mirando para atrás de vez en cuando y observamos Los Picos, ahora con la posibilidad de observar el pueblo de San Juan de Beleño.

(La foz ya la dejamos abajo, ahora a continuar subiendo, no queda otra hoy)

(Riega les Bedules - Majada el Fresnu, ± 3,2 K / 1030 m.a. / 12:45 h. / Punto 3 Mapa)

(Por un tramo de zona sombría, donde los árboles nos dan un fresco respiro)

(Saludando a Los Picos, los tajos de los Beyos y más proximo el pueblo de San Juan de Beleño)

No paramos de subir, se nota porque las cumbres que al comienzo las veíamos muy lejanas, ahora las tenemos más próximas, como el Campigüenos y el Tiatordos, aunque aún queda mucho para subir a sus cimas. Vamos mentalizados de que no queda otra que subir y subir, el punto decisivo será la entrada en el valle del Piegüe, pues allí tendremos que tomar la decisión si ir hacia la propia majada de Piegüe o a la de Daón. Entre alguna faya, carrascos y espineras con su rojos frutos, no tardaremos mucho en llegar y tomar la decisión que creemos es más directa, la de coger el ramal de la derecha y subir hacia Piegüe.

(-¡Uff Mary!, ahora el Campigüeños parece está mucho más a la mano)

(-Pues el Tiatordos lo veo muy lejos, además con ese bosque por el medio... )

(Valle Piegüe, hacia Daón o Piegüe, nos a la Dcha., ± 4,5 K / 1230 m.a. / 13:15 h. / Punto 4 Mapa)

(Hacia Piegüe que nos vamos, a la vuelta pasaremos por la majada de Daón)

Advertir que todo lo mencionado anteriormente, lo sabemos porque nos hemos estudiado un poco la ruta, nuestros amig@s montañeros con sus publicaciones, pese al duro terreno, nos lo pusieron fácil. Digo esto porque indicación no hay ninguna, ni siquiera jitos muy visibles, en la ficha de la ruta ya decimos que “No está señalizada”, advertidos quedan Uds. Con estas cuitas, sin dejar de subir, seguimos disfrutando de las preciosas vistas hacia la ladera más norteña de la peña Sobanciu o la blanca muralla del Campigüeños, nos llama especialmente esta última porque aún no la hemos conquistado. Así, sin “apenas” darnos cuenta nos plantamos en las verdes praderías de la majada de Piegüe, unas primeras cabañas con su clásico fresno nos dan la entrada.

(A seguir ascendiendo, pero con buenas vistas, como esta de la peña Sobanciu o Tiatordos)

(O el Campigüeños, también la muy próxima majada de Daón, si hay ganas y tiempo para la vuelta)

(De momento a por otro punto crítico de la jornada, la primera majada bien visible)

(Majada Piegüe, ± 5,2 K / 1335 m.a. / 13:45 h. / Punto 5 Mapa)

La majada está llena de vida ganadera, muchas vacas con sus guapos xatinos (ternerinos). En este punto Mary comienza a preguntar si queda mucho para ver la cima de la Llambria, la advierto de que hasta el final no se verá, no es la típica cumbre que se observa desde el inicio, ni siquiera a la mitad, solo muy al final. No queda otra que sacar unas guapas y tiernas fotos para seguir subiendo por la izquierda de la próxima ladera que tenemos, un marcado sendero así nos invita. El Colladín Mediovalle y Llagos serán el objetivo siguiente, así que para arriba otra vez.

(La majada de Piegüe está llena de vida, muchas vacas con sus jovenes xatinos)

(A cual más guapo de los tres)

(Vale de distracciones y otra vez para arriba, otro punto crítico nos espera)

(Preciosa estampa de la majada de Piegüe con la peña Sobanciu al fondo)

En quince minutos nos plantamos en el punto crítico nº 6, en una guapa terraza, llena de ganado vacuno, con una impronta de lago al fondo de ella. Arriba parece que se atisba lo que podía ser la cumbre de algo, pero no, como mucho la de Peña Taranes a la derecha, la nuestra queda más a la izquierda y sigue sin verse. No queda otra que pasar el llagu estacional, por lo tanto ahora seco, y seguir subiendo por la izquierda, valle Llampos arriba, dice el mapa que portamos. Unas vacas y un gran toro negro nos marcan el objetivo.

(Parece que ya se observa la cumbrera, pero no la cima a la que vamos, se nos niega)

(Colladín de Mediovalle y Llagos, ± 5,7 K / 1400 m.a. / 14:00 h. / Punto 6 Mapa)

(Como laguna estacional que debe ser, seca está, así que a seguir subiendo por la izquierda)

Se hace larga esta subida a la Llambria, sobre todo porque no dejamos de subir, solo algún descansillo de escasos metros. Menos mal que nosotros nos lo tomamos de “modo panorámico” y cada poco miramos hacia atrás y apretamos al “click” de la cámara. Así tenemos espectaculares detalles de las mejores cumbres de Ponga, como la ya mencionadas, a las que se unen las del Recuencu, Lluengu y Zorru, entre otras más. De esta guisa, cuando casi llegamos al lado de las vacas que veíamos muy pequeñas desde abajo, nos damos cuenta que una pequeña xatina nos está mirando con cara triste, muy próxima a ella se encuentra un guapo bebedero, además manando agua.

(Seguimos ascendiendo, así que más vistas, como esta del Recuencu, Lluengu y Zorru al fondo)

(Poco a poco las vacas y el toro van creciendo, aunque cuando llegamos una xatina nos invita a...)

(Fuente Valle Llampos, ± 6,5 K / 1540 m.a. / 14:30 h. / Punto 7 Mapa)

No bebimos agua, ya lo habíamos hecho unos minutos antes, tampoco recebamos, pues no era plan de ir muy cargados en el tramo final. Solo tomamos nota de la ubicación y a la vuelta pasaríamos para llenar el depósito, pues no sé si comenté que esta iba a ser una vuelta sobre nuestros pasos. Seguimos nuestro avance, intuyendo nuestra línea de cumbrera, pero sin divisar la cumbre. Después vimos un rebeco, le sacamos una primera foto, ni se mueve, después otra, y otra, no sé cuantas, le encantaba la situación, a nosotros también. Más tarde llegaron los compinches.

(Al fín dejamos atrás al toro negro y sus vacas, parece que ya queda poco pero... )

(Dura la subidina a la Llambría pero con estas distracciones rebequiles se lleva mejor)

(En principio pensamos que solo era uno, pero después apareció el resto, aunque más esquivos)

Atrás dejamos los rebecos, Mary comienza a impacientarse, la subida se alarga, además no le doy ánimos pues no le señalo la cumbre de la Llambria, menos mal que pronto divisamos la cumbrera que el mapa marca como los Foyos de Piegüe y Alto los Foyos. Estamos a medio camino entre las cumbres de la Peña Taranes y la Llambría, la primera parece que se ve, pero la nuestra ni se intuye, a la izquierda y poco más. Lo que si vemos claramente es que estamos al borde del precipicio, a nuestros pies una gran caída hacia el collau Llués, lugar que nosotros conocemos como “de los gochinos”, pues cuando por ahí estuvimos había una piara de cerditos muy guapos. Fue aquí donde comprobamos que el tiempo para el Norte no era tan claro como para el Sur, unas claras nubes cubrían las cumbres que a nuestros pies teníamos, o las de las Sierras Costeras. Tras esta pequeña decepción giramos a la izquierda, al Oeste y en busca del objetivo final vamos, más como un acto de fe, pues la cumbre sigue sin verse.

(Hacia los Foyos que vamos, la cumbrera entre las peñas Taranes y la Llambria nos espera)

(Cumbrera Alto los Foyos, ± 7,0 K / 1630 m.a. / 14:45 h. / Punto 8 Mapa)

(Las panorámicas al Norte se nos niegan, no queda otra girar al Oeste y seguir subiendo)

(Las nubes están traviesas, pero vemos, de Izq.a Dcha., desde la Monta Cetín al Pierzu)

(Al ir por la cumbrera, por el borde, tenemos opciones visuales tanto al Norte como al Sur)

El ir por el borde, por la cumbrera, tenemos opciones visuales tanto al Norte como al Sur, las primeras se nos niegan (esperemos que momentáneamente), al Sur ya lo hemos visto mayormente. Un poco más y nos plantamos por encima de la cima de Peña Taranes (1681 m.a.) y la reina de los Picos de Europa, la Peña Santa, y su sequito se deja ver en todo su esplendor. Unos minutos fotográficos y a seguir para arriba, asomándonos, de vez en cuando, al abismo, pero con mucho cuidado, pues la caída es de miedo. Después, ¡al fin!, el caseto de la cima de la Llambria se deja ver, ¡ya era hora!!!

(En línea recta de la cima de Peña Taranes a la de Peña Santa)

(De Izq. a Dcha.: La Sta.María, torres de La Horcada y de Enmedio, Las 3 Mª y Peña Santa)

(Las nubes parece que se van, así vemos el collau Llués, en el abismo, y multitud de cumbres)

(Las nubes costeras nos impiden ver la franja azul del Cantábrico, así que para arriba que seguimos)

(-¡Ya se ve el caseto de la Llambria!!!)

La verdad que se hizo de rogar la cima, no es para menos, una larga subida de unos ocho kilómetros, para superar unos 1200 metros de desnivel positivo, con pocos descansos, solo algunas vacas, xatinos, rebecos y algún torete que otro. Sea como fuera, allí estábamos sacando la foto de cumbre, pero no con el caseto tras nuestro, “símbolo” de la cumbre a la que acabamos de llegar, sino con una cima talismán para nosotros, la de Peña Santa, la cual lo mismo podemos ver desde el Puerto San Isidro o Payares, los cordales de Aller, Lena o Mieres, Aramo, Sobia, Peña Mayor, Sueve, Cuera, etc…

(Peña Llambria, ± 8,0 K / 1752 m.a. / 15:15 - 16:45 h. / Punto 9 Mapa)

Intentamos hacer una panorámica antes de comer el bocata, pero las nubes, al Norte, seguían estando muy nerviosas, así que comemos el bocata, pues ya era una hora apropiada. Tras el momento nutritivo de la jornada las nubes nos dieron un respiro y pudimos hacer unas cuantas fotos panorámicas, donde podemos observar las grandes posibilidades que esta estratégica cumbre nos oferta, algunas de ellas aquí os dejamos:

(Al NorEste: Abajo Desde la Sierra de Aves al collau Llués y la Mota Cetín)

(Detalle especial para el abandonado pueblo de Vallemoru, y el gran bosque bajo la Llambria)

(Al NorOeste: Desde al collau Llués, Sierra de Aves, el Maoñu, Pandemules y Redes)

(Nos acercamos un poco al borde del NO y vemos la masa forestal de Purupintu más resto de Redes)

(Girando al Sur, por el medio la visión del Pico Torres en la lejanía, cerca el Campigüeños)

(Al Sur: Por la Dcha. la Peña Les Vies - Campigüeños, después Sobanciu - Tiatordos, Recuencu, etc...)

(Al Este: Cerrando la circunferencia, los Picos de Europa, los tajos de los Dobra y Los Beyos, etc...)

Esto es un pequeño resumen, podríamos recrearnos mucho más mostrando los numerosos detalles que esta torre en la muralla de Peña Llambria nos ofrece, pero ese no es nuestro estilo, así que con lo justo nos quedamos. Lo que sí realizamos fue grabar un pequeño video, con nuestro naturales comentarios, todo improvisación, así que si encontráis algún fallo es producto del directo que dicen los profesionales.

 

(Si tienes algún problema de visalización pincha este link para verlo directamente)

Visionadas las fotos panorámicas de la cumbre, así como el video creo sinceramente que el esfuerzo realizado mereció sobradamente la pena, así que nos vamos más que satisfechos de la cumbre. Antes de arrancar Mary pensó, que una vez allí, podríamos pasar por la cercana cumbre de la Peña Taranes. Para allá nos encaminamos, pero antes de llegar a la collada “punto medio” la niebla entró con fuerza sobre la cumbre, así que pensamos que no merecía la pena aventurarse, ya habíamos tenido bastante. Abortado el intento de hollar la cumbre del dios celta del trueno, la luz y el cielo, es decir Taranus. Sobre nuestros pasos de subida, volvimos a pasar por la fuente de Valle Llampos, Llagos y Colladín de Mediovall, así hasta la majada de Piegüe.

(Hora de volver, tras un intento fallido a la cumbre de peña Taranes, sobre nuestros pasos regresamos)

(Repasando preciosas postales montañeras, ahora con mejor luz)

(Fuente de Valle Llampos, ± 9,5 K / 1540 m.a. / 16:45 h. / Punto 7 Mapa)

(Llagos y el Colladín de Mediovalle)

(Preciosa foto que Mary tomó con la grandiosa peña Sobanciu)

Descontando los puntos críticos de la parte alta vamos descendiendo tranquilamente, contemplando las guapas postales montañeras, ahora mucho mejor iluminadas. Como íbamos sobrados de tiempo y lo de la cima de la Peña Taranes lo abortamos, en cuando llegamos a la majada de Piegüe cogemos el marcado camín que la une con su vecina Daón. Ya os comenté por la mañana que teníamos esa alternativa, aunque unos cientos de metros más larga. Dándole toda la cara a la vertiente pongueta del Campigüeños hacia ella vamos sin muchos problemas, solo algunas vacas que se interponían en mitad del camino.

(Majada Piegüe, ahora nos vamos a Daón, ± 10,8 K / 1335 m.a. / 17:15 h. / Punto 5 Mapa)

(Dándole toda la cara a la vertiente pongueta del Campigüeños hacia la majada de Daón que vamos)

(Un pequeño rodeo para conocer otra escondida majada)

En Daón la paz es total, solo el cencerro de una solitaria vaca turba el silencio total. Precioso paraje donde las cabañas, con sus frondosos fresnos, están a punto de fallecer al completo. Hubo otro acontecimiento que cortó el silencio, uno lejano ruido de humanos, miramos y los vemos emergiendo del bosque bajo la gran muralla del Campigüeños. Nosotros, según el mapa, abandonamos los dominios del Puerto de Taranes, tiramos para abajo a enlazar con la bifurcación mañanera del valle de Piegüe, a la que llegamos sin muchos problemas.

(Majada de Daón, ± 11,4 K / 1300 m.a. / 17:30 h. / Punto 10 Mapa)

(Unos minutos en Daón y reanudamos la marcha para enlazar con la bifurcación del Valle de Piegüe)

(Valle Piegüe, cerramos circuito Piegüe - Daón, ± 12,0 K / 1230 m.a. / 17:45 h. / Punto 4 Mapa)

Después, con las rojas bayas de las espineras dándonos la salida, se repite la película, pero en sentido descendente, pasando por los tres puntos críticos para llegar a Taranes: Fresnu, Foz de Escalada y punto final. Con mucho cuidado, pues las calizas están muy pulidas, menos mal que hoy no están húmedas, en caso contrario sería terreno muy proclive para resbalones que nos amarguen una guapa jornada montañera. Así hasta llegar al desvío del molín y lavadero, recordamos que el mismo nos lleva directamente al pueblo, sin pisar el asfalto, por lo que lo tomamos.

(Lo que en primavera fue blanca flor de espinera, ahora rabiosa baya roja)

(Esto se acaba, aunque aún queda descender por las pulidas calizas de la Foz de la Escalada)

(Ya estamos abajo, ahora cogemos el camino del molín y lavadero y centro de Taranes que llegamos)

(Taranes, Concejo Ponga, Asturias, ± 16,5 K / 560 m.a. / 19:15 h. / Punto 1 Mapa)

Pasados quince minutos de las siete de la tarde llegamos al punto de partida mañanero, la verdad que la rodillas ya comenzaban a molestar un poco, así que se agradeció ver los rojos tejados del pueblo de Taranes. Ya ante el coche, tomamos los últimos apuntes sobre el mapa que portábamos, cerramos el track del GPS. Creo que un buen momento para mostrar sobre las hojas de los mapas del IGN que nos ocupa, el dibujo realizado en nuestro recorrido, con los puntos claves del día. No hace falta que recalque la importancia de salir a la montaña con la ruta un poco preparada, no a tontas y a locas. El mapa es imprescindible y el GPS muchos más, sobre todo si no vas con una persona que conozca bien la zona, aunque en este caso también, nunca viene mal un “compañero silencioso” que te saque de un apuro.

(Detalle del recorrido a la Peña Llambria grabado por el nuestro GPS sobre el mapa del IGN)

Antes de montar en coche de regreso al hogar, nos acercamos al pequeño tejo (texu) sito en la plazuela del Sol de Taranes (Ponga, Asturias), el mismo estaba cargado de coloridos frutos de la hembra, pues este árbol mítico, es una especie dioica, con pies masculinos o femeninos, las hembras nos deleitan con este colorido detalle. Un bello y natural recuerdo que nos llevamos de una zona cargada de reminiscencias célticas.

(Detalle del coloridos frutos de la hembra del texu)

Cargados de preciosas sensaciones, vamos carretera abajo en busca de un lugar para tomar algo refrescante. Cangas de Onís, fue el lugar elegido, el cual estaba bastante cargado de gente, casi toda de fuera de nuestra tierra Astur, lo cual nos alegramos, aunque siempre tiene su lado negativo, no todo el mundo está a la altura del excepcional paraje que va a visitar. Después Mary me lió para que cenaaramos, estaba la noche preciosa y una relajada estancia nutritiva sentados en una terraza venía muy bien para aliviar el cansancio acumulado de la subida a la Peña Llambria, además del descenso. Aunque como dice el refrán… ¡Sarna con gusto nunca pica!!!

Al final el día completo, café de la noche incluido, así que muy contentos nos vamos para nuestro hogar. Tranquilamente, sin apurarse, hasta la ducha y la cama. Un día especial, con excelentes sensaciones, las mismas que se repiten en las últimas rutas realizadas por esta zona, así que solo queda despedirse diciendo….

¡Hasta pronto Ponga!

JFCamina

Para referencias sobre la zona ver la sección sobre Ponga en www.jfcamina.es


Deja tus comentarios

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.