Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por Amieva, Ponga y Piloña
Ponga
Asturias

Sen de los Mulos

Ponga, 10/2012

JFCamina, 01/2013

 

Sen de los Mulos

Mapas IGN: 55-III "Beleño" (2001) y 88-I "Oseja Sajambre" (2000)

Inicio: Collau de les Bedules - San Juan de Beleño - Ponga.

Objetivos Principales: Sen de los Mulos.

Recorrido: Collau de les Bedules (1085 m.a.) - Collau La Gruz (1195 m.a.) - Collau Granceno (1195 m.a.) - Collau Viances (1230 m.a.) - Cabeza Mimale (1265 m.a.) - El Valleyón (1300 m.a.) - Collau de "La Faya" (1425 m.a.) - Sen de los Mulos (1505 m.a.) - Regreso deshaciendo el camino andado - Collau de les Bedules (1085 m.a.).

Distancia: ± 17,0 Kilómetros = 8,5 Ida + 8,5 Vuelta

Tiempos: 5 horas y 30 minutos = 3 h. Ida + 2,5 h. Vuelta.

Desnivel: 450 mts. de ascenso y su correspondiente descenso.

Terrenos: Pista y veredas montañeras.

Señalización: No.

 

Creative Commons License


Aprovechando los últimos días del horario de verano del otoño nos acercamos, para nosotros, a las lejanas tierras de Ponga con intención de auparnos a la panorámica cumbre de Sen de los Mulos. La marcha tenía una doble finalidad contemplativa, la del bosque de Peloño y la de los Picos de Europa, así que nos saldrían dos por el precio de una, una guapa manera de finalizar, con cierto pesar, “los días largos”. Del resultado de tal andanza quedará bien reflejado en las numerosas fotografías que sacamos, no podemos enseñarlas todas, sería muy largo, pero os dejamos una pequeña muestra, creo que suficiente para que observéis que la larga aproximación hasta San Juan de Beleño y el collau de les Bedules realmente merece la pena.

Tal como comentamos en el preámbulo de ruta el viaje hasta el Collau de les Bedules, en San Juan de Beleño – Ponga, punto de inicio del recorrido resulta un poco largo, unos 110 kilómetros desde Oviedo. Era nuestra última salida de montaña en horario de verano, así que nos inclinamos por aprovechar el día para hacer esta guapa excursión entre el Bosque de Peloño y los Picos de Europa. Para ir sobrados decidimos madrugar un poco más, esto nos permitió un visión muy especial: el cielo modelo “infierno”, ¡Qué color rojizo tan intenso tenía!, parecía que teníamos que acabar sacando el extintor del coche para sofocarlo, realmente espectacular.

(Collau de les Bedules, Concejo Ponga, Asturias, ± 0,0 K / 1085 m.a. / 10:30 h. / Estampa del Tiatordos)

Ya en la collá de les Bedules, el sol nos impedía tener una imagen guapa del Macizo Occidental de los Picos de Europa, mejor para la tarde, así que, como inmejorable alternativa, teníamos al impresionante Tiatordos y su vertiginosa caída hacia Ponga. Realizadas las primeras e imprescindibles fotos de partida, toca calzar las botas de montaña y ponerse a “patear” la pista que nos lleva a lo más profundo del famoso bosque de Peloño, aunque a nosotros con cuatro kilometrucos de ella nos sobra.

(La luz no favorece para tener otra preciosa postal del Macizo Occidental de los Picos de Europa)

(Aunque sí de alguna de las guapas cabañas laterales que vamos dejando tras nuestro)

(Además de las esbeltas figuras del Pienzu y el Carria)

Contemplando los diversos detalles montañeros que dejamos tras nuestro, especialmente las esbeltas imágenes de los picos Pierzu y Carria, además de las diversas cabañas, sin apenas darnos cuenta nos vemos caminando cubiertos por la amplia floresta norteña, la cual lateralmente será una de las protagonistas del día. En estos entretenimientos, dejamos a nuestra derecha el desvío de La Cruz, otra interesante opción para arrimarnos a los picos tan interesantes como: el Recuencu, collau Zorro o el Luengo, aunque también a otro menos famoso pero muy vistosón, el Rasu. Todo esto lo dejaremos para otra ocasión, mejor dicho ocasiones, que para tanto no damos, que por aquí nos acerquemos.

(Nos olvidamos, momentaneamente, de las picachas y nos dejamos cubir por el ramaje)

(Así nos vamos introduciendo, poco a poco, hacia el famoso bosque de Peloño)

(Collau La Cruz, ± 1,5 K / 1195 m.a. / 11:00 h. / Por la desviación de derecha podríamos ir al Recuencu)

Realmente esta ruta no tiene mucha complicación, nosotros ya la realizamos en el otoño del 2007, sin apenas tener muchos conocimientos de la zona y no tuvimos muchas dudas. Básicamente se trata dejarse llevar por la pista hasta el collau Granceno, allí girar a la izquierda hasta el collau de Vivances donde nos encontraremos con el pico deseado, como, para nosotros no es factible acometerlo de frente, tenemos que rodearlo por la derecha, visualizando todo Peloño, creo que fácil, ¿no?

(El sol no calienta mucho pero presta ir al cobijo de la floresta)

(Además los colores otoñales empiezan a resaltar con fuerza)

El interés principal de esta excursión radica en sus variadas e impresionantes panorámicas, realmente hay pocas cumbres que ofrezcan tanto por tan poco esfuerzo, véase que el recorrido no llega a los quinientos metros de desnivel, casi llana para la zona que nos movemos. Ya desde el comienzo hemos podido comprobar lo mucho bueno y grande que ante nosotros se nos ofrece, ahora, poco a poco, vamos ganando en detalles naturales y así como importantes jitos montañeros, unos de menor relevancia que otros pero todos igual de interesantes, como la famosa Peña Salón, que por esta vertiente no ofrece la dificultad que representa atacarla desde el río Sella.

(Peña Salón, desde esta vertiente no tiene la dificultad de atacarla desde el río Sella)

Los collaos de La Cruz y el de Granceno coinciden en tener, más o menos, la misma altitud, aunque esto nos los exime de tener desniveles por el medio, distraídos como vamos disfrutando del guapo día y entorno que hoy nos toca vivir, apenas percibimos que vamos transitando por un verdadero sube y baja, culebreando por la ladera del Rasu, contemplando entre las ocres-amarillas hojas otoñales alguna de las picachas que desde la cumbre del día observaremos limpiamente.

(Entre la colorida floresta van surgiendo picachas que después veremos más limpiamente)

(Incluida la cumbre que hoy nos interesa: Sen de los Mulos)

Cumpliendo el primer largo del día, el más sencillo y limpio, aunque el resto no le andan a la zaga, llegamos al collau de Granceno. Si siguiéramos la pista, de frente, nos introduciríamos de pleno en Peloño, esta no es nuestra idea, lo contemplaremos desde la distancia y desde la aproximación a la cumbre de Sen de los Mulos y desde la propia cima. Ahora toca abandonar la ancha traza y girar a la izquierda hasta el siguiente collau, el de Viances, el cual no tenemos a la vista, pero antes hacemos un alto en el camino para refrescarnos un poco en la fuente que aquí existe, la cual, a pesar de la seca de este año, aún echa un “filín” de agua.

(Collau Granceno, ± 4,4 K / 1230 m.a. / 11:45 - 12:00 h. / Nos olvidamos de la pista de Peloño)

(Un momento de refresco y relax para afrontar otro cómodo largo andariego)

En mitad de la campa de Granceno, ya en dirección a la de Viances, nos encontramos con un panel de ruta, la AS-Senda Granceno – Tolivia, la cual baja hasta lo más profundo del desfiladero de los Beyos pasando por solitario y escondido de Tolivia, opción que puede resultar tentadora pero que a nosotros no nos interesa, es una travesía y no gozamos de trasporte del vuelta, así que tiramos para adelante sin prestarle más atención que aumentar nuestra sabiduría andariega. Aprovechamos la ocasión para contar que en la collá de donde partimos, Les Bedules, también había un buen poste indicador de la PR AS-181 “Foz de los Andamios”, otra mítica de la zona, dicho esto nos introducimos por otro precioso bosque norteño.

(Dejamos atras Granceno y nos adentramos por otro precioso largo de bosque)

(La luz "toquetea" las otoñales hojas dejándonos un guapo cuadro)

La luz se introduce en el bosque "toqueteando" las otoñales hojas dejándonos un guapo cuadro, verdaderamente estos guapos “espectáculos” naturales son los que más nos gustan. Así vamos cómodamente avanzando, cada vez tenemos el pico más cerca, aunque los diversos detalles laterales nos va distrayendo por el camino, esto nos impide hacerlo a buena marcha, aunque a decir verdad, como reza el estribillo de la canción: ¿A quién le importa?, está claro que a nosotros no.

(Aunque los diversos detalles naturales nos van distrayendo por el camino)

En veinte y cinco disfrutones minutos nos plantamos en Viances, personalmente una collá mucho más guapa, natural y vistosona que la anterior. Estamos justo debajo del pico al que queremos auparnos, aunque para ello tenemos que dar un pequeño rodeo, no por eso dejamos de bromear si ascenderlo directamente, por la canal que existe entre las dos “orejas” de la peña. Chanzas aparte, Mary prefiere más recrearse en los picos que dejamos atrás, pues la luz sobre Peloño no nos favorece nada, nos da en todo los morros. Tras unos breves momentos contemplativos afrontamos el rodeo de la base de la peña, por su vertiente más al sur, por la traza que vemos por la derecha nos encaminamos.

(Collau Viances, ± 5,4 K / 1230 m.a. / 12:25 - 12:35 h. / Por la traza de la derecha que vamos)

(Mary recreandose con las picachas que dejamos atrás: El Pierzu, Carria y Salón)

Poco a poco vamos escondiéndole la cara a los molestos rayos solares, esto nos permite tener una imagen clara y preciosa de “Todo Peloño”, para mi gusto no tiene los colores otoñales muy pronunciados, pero esto es mi modesta opinión personal, ya que a Mary le encanta como está. Aunque a un servidor lo que más le interesa es la guapa estampa montañera que ante nosotros se nos ofrece: Desde el Rasu, más a la derecha, hasta Peña Ten, en el extremo izquierdo, por el medio tendríamos, el Luengu¸ el Zorro y Pileñes. No hace falta decir que bajo sus pies está el gran bosque de Peloño.

(De peña Ten a la collá Viances, por el medio todo un mundo de naturaleza viva)

(Al frente los traviesos rayos solares nos siguen impidiendo una buena vista del camino a seguir)

(Mary contemplando el impresionante espectaculo: "Todo Peloño" y las picachas que lo guardan)

(De Ten, por la izquierda, hasta el Rasu, por el medio desde Pileñes al Zorro y Luengu)

Tras unos momentos contemplativos seguimos avanzando, pronto toca refrescarse otra vez en una fuente que existe a la vera del camín, bueno, un poco más arriba, aunque esto nunca se sabe, ya que está todo tan “fochiquero” que realmente no llegas a saber cuál es la traza buena. Estamos, según nuestro mapa en la fuente Lesfiles, un poco más adelante, en igual posición lateral, encontramos una gran cavidad bajo la peña.

(En un lateral del camín encontramos una fuentina, la zona está un poco "fochiquera")

(Fuente Lesfiles)

No me resisto a seguir tras mis compañeros y me desvío para entra en la cavidad, no es muy profunda, lo justo para tratar de sacar una guapa foto, utilizarla como marco natural del bosque que llevamos por compañía lateral derecha, creo que no me ha salido del todo mal y he conseguido mi propósito.

Llega un momento que la, más o menos, guapa traza que llevamos de guía se va embruteciendo y se pone pindia a la vez que gira bruscamente hacia el Norte, en dirección contraria a la que veníamos y es la buena para conseguir la cumbre de Sen de los Mulos, estamos en la zona de Cabeza Mimales, aunque realmente no alcanzaremos su prominencia, solo la tomamos como referencia en el mapa guía.

(El terreno se vuelve más abrupto, es el momento de cambiar de dirección)

(Cabeza Mimale, ± 6,8 K / 1265 m.a. / 13:05 h.)

El ya montañero camino se pone pindio, pero es normal, apenas hemos superado desnivel, en algún momento tenemos que hacerlo, así que para arriba que vamos, aunque el trayecto más inclinado no durará mucho, lo justo para alcanzar una preciosa vista de la cara Sur del pico que vamos a coronar, lo cual no parece muy difícil, más bien todo lo contrario, estamos en la zona de El Valleyón.

(El Valleyón, ± 7,0 K / 1300 m.a. / 13:10 h.)

La verdad que esta estampa que ahora se nos ofrece es guapa de verdad, un pequeño paraíso dentro del propio paraíso, el único inconveniente es que tenemos que descender para coger una traza a seguir cómoda, esto quiere decir que tenemos que perder cota. Esto último no gusta a mis compañeros mucho, Mary se afana en seguir por la vereda que le permita minimizar consumos de energía, un servidor en cambio, se tira abajo para tomar una foto de las cabañas que se encuentran escondidas bajo una chaparrada faya.

(Con al cumbre de Sen de los Mulos al fondo, sigo la evolución de mis compañeros, aunque... )

(... no los seguiré tengo una distración más profunda)

(Una miradita hacia atrás para ver mejor la zona de Valleyón y... ¡a enlazar con los compañeros!)

Conseguido mi objetivo fotográfico, me apresuro a enlazar con ellos. Ya juntos, con la imagen clara y próxima de Sen de los Mulos, les mostramos la ruta a seguir: - De las tres picachas, la de la derecha es la nuestra, la ascenderemos pegados a su izquierda, desde una faya ubicada en el collau que se puede percibir a la derecha, realmente no parece muy complicado.

(Sen de los Mulos, de las tres picachas, la de la derecha, ascenderemos pegados a su izquierda)

En cómoda y verde travesía vamos ascendiendo muy cómodamente hasta la faya de referencia y aunque esta es un buen jito en el camino, no hacía falta llegar hasta ella, un poco antes ya puede uno coger la canal que se sube hasta el penúltimo peldaño de la cumbre. Estaba claro que la referencia mostrada tenía su miga, la cual no era otra que la espectacular panorámica de la reina de los Picos de Europa, la Peña Santa.

(Collau "La Faya" y vistas de Peña Santa, ± 8,2 K / 1425 m.a. / 13:35 - 13:45 h.)

Ni que decir tiene que nos detuvimos unos momentos para contemplarla, es más, un servidor no se aguanto sin apretar el botón rojo de su cámara para grabar un trocito de video, sería imperdonable tener memoria de sobra y no dedicarle unos “megas”, aunque más arriba tuviéramos más oportunidades. Sin lugar a dudas estamos en un paraje un tanto especial, no me extraña que al lado de la faya descansaran los restos de una persona fallecida, una cruz de mármol así nos lo hace pensar.

Era hora de afrontar el asalto a la cumbre del día, para ello utilizaríamos la canal que existe al costado izquierdo de la peña, aunque Manolo y Mary lo intentaron inicialmente por la derecha, nosotros menos “cabras” seguimos nuestro criterio y vamaos por la parte visualmente mucho más accesible. Un poco más arriba los compañeros enlazarían con nosotros, no querían salirse del track que iba marcando el GPS que porta un servidor.

(Todos juntos subiendo por la "pindia" y vegetal canal, el penúltimo peldaño hacia la cima)

Todos juntos ascendimos por la "pindia" y vegetal canal, el penúltimo peldaño hacia la cima, en alguno de los descansillos observábamos el guapo vallín que a nuestros pies quedaba, además de la excelente estampa del Niajo, otra de las cumbres señeras de la zona.

Acabada la zona vegetal toca dar el paso para superar el último escalón, ya en él solo queda cumbrear unos pocos metros y tocar la pequeña y ferruñosa cruz, un atento buitre, que la sobrevolaba, levantaba acta de este último acto de la ascensión.

(Con testigos de altos vuelos, nos aupamos al último peldaño y… ¡Foto de cumbre!)

(Sen de los Mulos, ± 8,5 K / 1505 m.a. / 14:00 - 15:00 h.)

La cumbrera de Sen de los Mulos resulta un poco incómoda de andar, pues no tiene apenas base y a sus lados el margen de maniobra es muy escasos, así al Este, hacia los Beyos y Picos de Europa, es un tanto pendiente, asunto que se complica mucho en la ladera opuesta, la del Oeste, la que da al bosque Peloño y la pista por la que vinimos, la misma tiene un fuerte cortante. Realizada este pequeña y rápida inspección solo queda que extremar la prudencia.

Tras sacar la foto de grupo toca realizar un amplio 360º, primero fotográfico y después grabando un pequeño video. Verdaderamente las vistas son de primera especial, desde el impresionante tajo del desfiladero de los Beyos, por donde discurre, ahora silenciosamente, el río Sella, hasta la torre señera del Macizo Occidental de los Picos de Europa, creo que sobran más comentarios, solo proceder a dejar constancia de todo ellos, veamos:

(Al Este: Desde la cumbre de Sen de los Mulos, el tajo de los Beyos y el Niajo, con los Picos de Europa)

(Detalle de Peña Santa con el Canto Cabronero y Peña Beza por delante)

(Al Norte: La cumbrera, con piedra Subes al final de la misma, más Salón, Carria y Pienzu a la izq.)

(Al Oeste: El punto de partida más todo el camino que tansitamos, más los picos Raso, Luengo y Zorro)

(Al Sur: Del Niajo a las altas cumbres de parte de la Cordillera Cantábrica, como Peña Ten y Pileñés)

A la privilegiada situación en la que nos ubicábamos se ha unido un día espléndido, a penas tira la brisa y la luz solar ahora nos favorece, un buen momento para grabar otros pocos minutos de video, que junto a lo filmado en el collau de faya nos quedará un precioso recuerdo de este guapo y vistosón recorrido que hoy realizamos, aquí os queda el producto final.

 

Creo que ha quedado muy a las claras por qué queríamos llegar hasta esta cumbre otra vez más, nos había quedado muy buen sabor de boca y siempre es guapo repetir recorridos, creo que nos sobraban motivos para el regreso a esta singular atalaya.

Oteadas todas las cumbres y rincones que nuestra vista alcanza a divisar era hora de bajarse un poco de la cumbre para comer el bocata más cómodamente, por lo que descendemos un poco en busca de una buena piedra donde sentarse.

(Hora de dar cuenta de nuestro bocata, con otra espectacular panorámica)

Tras el bocata, la palmerita de chocolate traída, en ausencia del compañero Alfonso, por Ángel, toca volver sobre nuestros pasos hacia el punto del partida mañanero, así que el track que nuestro GPS va dibujando para la vuelta es calcado al de la ida, y el mismo no tiene más historia que la de hacer el mismo trayecto en media hora menos, que tampoco es mucho y muestra a las claras el escaso desnivel que hoy hemos realizado, creo que ne nadie da tanto por tan poco esfuerzo. Dicho todo esto sobre el regreso, solo queda visionarlo sobre el mapa del IGN.

(Nuestro recorrido hasta Sen de los Mulos / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Como todo no va a ser tomar referencias de distancias, altitudes o picachas relevantes, la primera vez que por este pico nos interesamos mucho en el significado del mismo, ¿Qué nombre tan especial?, ¿De dónde vendrá?, estuvimos mirando por La Red, solo entramos referencias al Diccionario toponímico de la MONTAÑA ASTURIANA de Julio Concepción Suárez, de Ediciones KRK, pero sin tener libre de consulta la referencia deseada. Después de varias búsquedas infructuosas llegó el momento de hacer una consulta en el foro amigo de Asturmet, el topic: Significado del Picu "Sen de los Mulos" tuvo respuesta del colega Cariam, el cual hacía un compendio de lo que el libro anteriormente mencionado reflejaba sobre el tema, creo que bastante esclarecedor, así que, tras agradecerselo inmensamente, solo queda “cortar y pegar” el texto por él escrito:

“En el diccionario Toponímico de la Montaña Asturiana (Julio Concepción, KRK 2001) se hace referencia al Sen de los Mulos. Sen o 'entre los pastores' Seu de los Mulos, se compone de SEU que 'designa un pasadizo obligado y peligroso, un senderu estrechu, un pasu malu entre peña y precipicio, sobre desfiladero' + MULOS, 'nada que ver directamente con las mulas sino con mules, moles rocosas'. De este modo "Sen de los Mulos" se convierte en 'un conjunto de varias peñas escarpadas (moles, mules) con un paso menos malo (seu) sobre Grancenu y Peloñu'. Como creo que es innecesario decir, las frases entre comillas proceden del libro citado. Aunque mucho tiempo después de iniciado este tema, pero que yo encuentro ahora, es un placer aportar algo y de paso repasar el libro, que es una caja de interesantes sorpresas cualquiera que sea el término que se busque. Haya salud! “

Creo que ha quedado bastante claro, por lo que traté de comprar el libro, bueno más bien que me lo regalaran, pero parece que estaba agotado, menos mal que me lo encontré en la Biblioteca Municipal y de vez en cuando lo saco en préstamo y le pego un buen repaso a las entradas que más me interesa, tal como dice Cariam: “que es una caja de interesantes sorpresas cualquiera que sea el término que se busque”


Bueno creo que ya ha estado bastante bien de soltar el rollo, realmente con la descripción del recorrido realizado ya era suficiente pero.... ¡siempre queremos más!

 

JFCamina

 

Para referencias sobre la zona ver la sección de Amieva, Ponga y Piloña en www.jfcamina.es


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.