Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Rutas por Amieva, Ponga y Piloña
Amieva
Asturias

Pico Priniello

Amieva, 04/2008

JFCamina, 10/2012

 

Pico Priniello (1.229 m.a.)

Mapas I.G.N.: 55-I "Sames" (2002)

Inicio y fin : San Juan de Amieva - Asturias (*)

Recorrido: San Juan de Amieva ( 625 m.a.) (*) - Collau Amieva (801 m.a. / 13:30 h). - Collau Gobezanos (1.036 m.a. / 14:15 h.) - Collau Priniellu (±1.050 m.a. / 14:35 h.) - Picu Primiellu (1.230 m.a. / 15:00 h.)

Desnivel Ascenso: 430 mts. / Distancia: ± 3 kilómetros / Tiempo: 1 h. 30'

Descenso: ± 1 hora y por el collau Primiellu.

Terreno: Vereda montañera.

Señalizacion: No

Nota (*): La ruta no la comenzamos en el punto indicado en azul por estar la carretera principal cortada temporalmente por obras.

Creative Commons License

Sencillamente podemos decir que esta rutina fue muy prestosa y tenemos muy buen recuerdo de ella, así que la recuperamos con mucho cariño de nuestro desaparecido blog, no queremos tenerla más tiempo encerrada en el disco duro de nuestro PC, así que... ¡disfrutarla!


En la Semana Santa de 2007 realizamos la primera excursión al collau de Amieva, donde recientemente habían inaugurado un singular mirador, y desde él, pudimos observar las altas cumbres del macizo occidental de los Picos de Europa, pero la que más no llamó la atención, quizás por su accesibilidad, fue una cumbre cercana que se encontraba a nuestra izquierda, tenía muy buena pinta y, a pesar de que la subida era dura, nos parecería alcanzable para nuestro nivel, además, con seguridad, las vistas debían ser de primera, se trataba del Picu Primiellu situado a unos 1.229 m.a.

(Foto del mirador realizada en Abril de 2007)

¡Otra vez tuvimos que ir por San Román de Amieva!, efectivamente, nuestra idea inicial era ir hasta el pueblo de Amieva desde Ceneya, su vía principal de acceso, y al estar la carretera, ¡otra vez cortada!, nos vimos obligados a tener ir por Sames, Carbes y San Román, tomando el desvió en Precendi, una estrecha “carretera”, una faena que nos ahorró la subida de doscientos metros de desnivel que existe entre el Pueblo de Amieva (625 m.a.) y el collau-mirador (801 m.a.), pero no era esa nuestra intención y, además, nos privó de tomar el cafetín mañanero en el bar del pueblo.


(Un paisano de Carbes nos comentó que el agua del pueblo era muy buena).

(Nuestro mapa de referencia para el Pico Primiello / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA.2009’)

Ya era un poco tarde, los 100 kms que existe desde Mieres no ayudan mucho y, además, tampoco habíamos madrugado, la tarde anterior habíamos estado en El Sueve, nos acostamos tarde y, sabiendo que la ascensión no era muy larga, no nos apuramos mucho. Tomamos agua en Carbes, en previsión de que no la hubiera en el collau de Amieva, el día estaba caluroso y no era plan de arriesgase, al final si había agua, pero no era cuestión de tentar al diablo.


(Collau Amieva 801 m.a. 13:30 h. / Mary busca la posición con el borde del Macizo Occidental a sus espalda).

Una vez aparcado el coche, en la pequeña explanada que hay en el mirador, lo primero que hacemos es observar los Picos, el mirador de Ordiales, el tajo de La Jocica, Peña Beza, El Home, etc…, después a nuestra izquierda contemplamos el objetivo: El Primiellu de 1.229 metros de altitud, no muy alto pero que seguro que no nos defraudará con las panorámicas. Contemplamos todo el cordal, que va en dirección sur-este a norte-oeste, de Amieva a San Román, y vemos dos collaos por los cuales podemos alcanzar la cuerda de la cumbre, el más próximo al Primiellu nos parece muy cuesto, parece más fácil el que está a la izquierda del Porro Gobazenos (1.177 m.a.), un poco más suave en su ascensión, incluso más limpia, este será nuestro camino inicial.


(A nuestros pies podemos observar el pueblo de Amieva).

Cruzamos la pista, a partir de aquí deja de estar asfaltada y pasa a ser de hormigón, y pasamos por una pequeña campera, entre unos corrales y una vieja cabaña, pronto nos encontramos con un muro de piedra con peldaños que nos introduce en el prado, había senda marcada y la seguimos, vamos en paralelo a la muria que divide las dos praderías, continuamos hasta el final y comenzamos a subir carba arriba, el pase a la misma estaba un poco farragoso, al bajar observamos que lo mejor era haberse pasado a tiempo para la otra pradería, pero la ruta no va indicada en ningún momento, ni siquiera con jitos, solamente la sendas, mayormente de ganado vacuno y caballar, nos esbozan el camino a seguir.


(Cruzamos por la pradería, casi pegados al muro de piedra).


(En poco tiempo las panorámicas empiezan a se interesantes).


Al no existir señalización alguna, tenemos que ir intuyendo y buscando la senda “ganadera” más favorable, Mary llevaba pantalones cortos y no quería pincharse con las argomas, Yo, sin embargo, iba un poco más relajado, sin muchos miramientos, ya que la vegetación no eran muy alta.


(Nos vamos escorando un poco hacia la izquierda para ir al collau más accesible).


Unas trompetillas azules, en contraste con el verde primavera, nos deleitan con su presencia, una buena excusa para hacer una alto en el camino y descansar, momento en el que suena el movil, - ¿Cómo va Alonso, - nun sé, estoy en plena ascensión, ya me enterare… Se trataba de Angel, que estaba al otro lado de los Picos, en Potes, pateando la zona con los güajes.


(El color azul intenso nos captó su atención).

Ya vamos tomando altura y las vistas cada vez resultan más espectaculares, los pueblos de Amieva y San Román cada vez se ven más pequeños, la zona del Ordiales, Cantu Cabroneru, Peña Beza, Valpino, el tajo de Los Beyos y el Pierzu inundan cualquier panorámica, no se puede tomar una foto sin que ellos esten presentes. Podemos contemplar gran número de picachos que no detallamos con el fin de no incurrir en imprecisiones.


(La narración de los picachos de la panorámica sería larga y…).


En cuarenta y cinco minutos alcanzamos el primer objetivo, el collau al lado del Gobazenos, hemos superado un desnivel de casi 250 metros, estamos a 1.036 m.a. vamos a subir un poco para alcanzar la cumbre del Porro Gobazenos y nos dejaremos caer sobre el collau del Primiellu, a una altitud similar a la del anterior, solamente debemos tener cuidado con no meter la patuca entre las múltiples furacas que hay entre las piedras.


( Collau Gobezanos 1.036 m.a. 14:15 h. / Ya tenemos en línea el objetivo del día, ¡vamos a por él!).

En el collau la cosa se ve un poco más clara, solo nos quedan unos doscientos metros, en dirección sur-este, que ascenderemos tranquilamente por una ladera similar a la anterior, a nuestra izquierda observamos el gran tajo, de los últimos tramos, de la garganta del Dobra, una pequeña e idílica majada llama nuestra atención, una espinera hace las veces de jito pero sigue sin haber señalización alguna.


(Idilico vallin sobre el tajo del río Dobra).


(El monte bajo prosigue, por esta ladera, va casi hasta la cumbre).


(Una espinera hace las veces de jito).

Alcanzamos una pequeña repisa, desde la que tenemos una excelente vista de lo ya contemplado, es igual, parece que uno nunca se cansa de disfrutar de la belleza paisajística de nuestra tierra, a partir de aquí ya nos encontramos con más roca, se pone un poco más cuesto, pero es el último tramo, pronto alcanzamos la cumbre.


(Vamos poco a poco, el Pierzu sigue enseñándonos su picacho).


(Aquí parece que está un poco más pindio).


(Alcanzamos una repisa que nos ofrece unas impresionantes vistas).


(Ya nos queda muy poco, pero aún queda un último asalto).


(Al fin tenemos ante nosotros, el mojón, la cruz y el punto geodésico).


Un poste geodésico, una cruz con buzón y un belen de cumbres, custodiados por piedras, y todo ello, sobre una hermosa alfombra de verde pradera, nos reciben en la cumbre del Primiellu. Hemos tardado otros cuarenta y cinco minutos, en total, desde el mirador, hemos empleado una hora y media, superamos unos 428 metros de desnivel y recorrimos entorno a unos tres kilómetros de distancia.


(Mary mira la leyenda de la pequeña placa).


¡Que mala suerte!, las últimas nubes que llegaron sobre los Picos nos acaban de tapar las cumbres de Peña Santa y compañía, ya es la segunda vez que nos pasa en poco tiempo, últimamente la inestabilidad atmosférica nos está fastidiando algunos buenos momento. Los hombres del tiempo están acertando, las nubes se están apoderando de las grandes cumbres, es una pena, pero son cosas que pasan.


(Picu Primiellu 1.229 m.a. 15:00 h. / Detalle de los tres elementos que existe en la cumbre).


(La cumbre del Primiellu con peña Beza y El Home de fondo).

Son las tres de la tarde, un buen momento para degustar el bocata, el tiempo está aplacible, no tira el viento, las nubes aún no nos inquietan. Vuelve a sonar el móvil, es el padre de nuestro joven montañero Celso, - el martes ye el cumple de güaje, a través de la línea telefónica detecto mucho ruido, - estoy en la Morgal, dice, y aquí tira mucho el aire.


(Foto de Familia en la cumbre).

Tras colgar comentamos la necesidad de no entretenernos mucho, parece que la cosa va en serio el mal tiempo se va adueñar de la montaña, un ejemplo de ello es que en la sesión fotográfica después del bocata los nubes son la grandes protagonistas, impidiendo la visibilidad de las grandes cumbres.


(Estamos inicianso la bajada, al fondo, nuestro punto destino).


(Excelente panorámica de la bajada, al fondo, San Román).

No llegamos a una hora en la cumbre, tiramos para abajo, y cuando miramos hacia atrás vemos la niebla apoderarse de las cumbres del Primiellu, ¡jo, menos mal que escapamos a tiempo!


(La niebla se va apoderando de todas las cumbres).

Con la niebla casi pisándonos los talones, llegamos al collau de Primiellu, ahora después de haber subido un poco, ya no nos parece tan cuesto el bajar por vertical que va desde la collá del Primiellu hasta el mirador, se nota que ya hemos sufrido el proceso de aclimatación.


(Con la niebla detrás mía, “corre, corre, que te pillo”).

Con la compañía de unos cuantos caballos descendemos tranquilamente, buscando, al igual que al subir, la senda más favorable. Llegamos a la zona de pradería y en esta ocasión optamos por tomar el prado contiguo al de la subida, el acceso está más limpio, aunque hay que tener cuidado con la verticalidad del paso, caminamos en paralelo al muro y cuando vemos unos palos divisorios pasamos a la otra pradería, en ambas direcciones se observa una senda.


(El picu Corona nos vigila el coche).

(Atrás dejamos los corrales por los que pasamos al subir y bajar).

Al fin llegamos al punto de partida, las nubes lo han invadido todo, ya no vemos ni la cumbre del Primiellu ni, por supuesto, del resto. No importa mucho, hemos disfrutado de una bonita y cómoda ascensión y, a pesar de que no hemos visto los grandes Picos, el grado de satisfacción es alto.


(Una última mirada, la niebla ya es la dueña y señora).

Es evidente que se trata de una excursión de media jornada, a nosotros nos llevó el mismos tiempo hacer el viaje en coche como la ruta en sí, pero, ¡mereció la pena!, era una inquietud que teníamos ahí desde aquella Semana Santa del 2007 y nos la hemos saldado favorablemente.

 

JFCamina


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.