Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su funcionamiento y personalizar la experiencia del usuario, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Para saber más sobre las cookies que usamos y cómo eliminarlas, visita nuestra política de privacidad.

Aceptar
Andalucia

Río Borosa

Sierras Cazorla y Segura, 06/2014

JFCamina, 03/2016

 

Río Borosa: Cerrada de Elías, Los Órganos, Nacimiento Aguas Negras y laguna de Valdeazores

(Largo paseo a la vera de un río y sus preciosos rincones)

Mapas ING: 907-IV y 929-I / P.N. de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas.

Inicio y fin : C.R. Visitantes Río Barosa - T.M. Santo Tomé, Santiago-Pontones y La Iruela - Jaén - Andalucia

Objetivos: Embalse de los Órganos, Aguas Negras y Laguna de Valdeazores - T.M. Santiago-Pontones, La Iruela y Cazorla - Jaén - Andalucia

Recorrido: C. Recepción Visitantes Río Borosa (670 m.a.) - Cerrada de Elías (785 m.a.) - Central Eléctrica del Salto de los Órganos (915 m.a.) - Cascadas y Pozas (1020 ma.a) - Los Órganos (1100 m.a.) - Salto de Los Órganos (1150 m.a. m.a.) - Zona de los 2 túneles (1225 m.a.) - Embalse de Los Órganos (1240 m.a.) - Nacimiento de río Borosa o Aguas Negras (1250 m.a.) - Embalse de Los Órganos (1240 m.a.) - Laguna de Valdeazores (1285 m.a.) - Inicio del camino de vuelta sobre nuestros pasos - C. Recepción Visitantes Río Borosa (670 m.a.)

Distancia: ± 26,8 Kilómetros = 13,8 Ida + 13,0 Vuelta.

Tiempos: 8,5 h. = 4,5 Ida + 4,0 Vuelta.

Desnivel: ± 750 mts. de ascenso más su correspondiente descenso.

Terreno: Pista y camín montañero.

Señalizacion: Si, pero solo hasta la Central Eléctrica de Los Órganos

Creative Commons License


A finales de la primavera del 2014, con muchos mapas y recorridos, además de ganas, cruzamos el ecuador de la península Ibérica y nos plantamos en la provincia de Jaén (Andalucía) para pasar dos semanas de vacaciones activas por la Sierra de Cazorla. Para la preparación de las mismas habíamos contado con la colaboración inestimable de Eduardo (montañero leones muy afable, además de servicial), gran conocedor de la zona, el cual nos fue presentado por Carlos (toledano-madrileño cargado de muchos rizos montañeros, además de enamorado de nuestra querida Asturias), a los cuales les estamos muy agradecidos. Con esta especial ayuda, aparte de otras opciones personales, pasamos unos días muy disfrutones recorriendo en coche y caminando el Parque Natural más grande es España y parte de Europa, el de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Fueron tantas las rutas realizadas que no llegamos a reportarlas individualmente en nuestra web, solo un amplio resumen realizado por Mary. Pero pasó el tiempo y, un día tras otro, dentro de los rankings de rutas más famosas, aparecía la del Río Borosa muy bien colocada, siempre entre las tres primeras. Ni que decir tiene que nos picó el amor propio y decidimos poner nuestro pequeño grano de arena, así que aquí os dejamos nuestra personal visión de una de las rutas más famosas de España.


La ruta de hoy va a ser larga, por encima de 25 kilómetros andariegos, pues por nuestra parte queremos hacerla al completo, no la versión corta como hemos visto en la información preparativa desde nuestra casa. Advertir, al igual que nos lo hizo nuestro amigo Edu, que para hacerla tal como nosotros la planteamos debemos llevar frontal lumínico o linterna, pues debemos pasar por una zona de túneles labrados en roca, casi un kilómetro (0,4 x 2), así que la seguridad ante todo. También resaltar que va a ser una ruta de ida y vuelta, no es circular, lo que puede resultar un inconveniente o una ventaja, pues siempre puedes repasar los puntos más “calientes” del recorrido.


Para acercarnos hasta el punto de inicio de la ruta del Río Borosa debemos ir primero hasta las inmediaciones del Centro de Recepción de Visitantes de la Torre del Vinagre, sito en el punto kilométrico 48,5 de la carretera A-319. Aquí tomaremos un pequeño ramal de 1,5 kilómetros que nos dejará en el gran parking del Centro Recepción de Visitantes del Río Borosa, una pisfactoría allí también tenemos, además de una fuente donde abastecernos de agua, lo cual no viene nada mal, sobre todo esos días de estío andaluz al cual no estamos muy acostumbrados la gente del norte.

(C.R. Visitantes Río Borosa, Ctra. AS-319, La Iruela, Jaén, ± 0,0 K / ± 670 m.a. / 9:45 h. / Pto. 1 Mapa)

Ya aparcado el coche y la mochila al hombro (recordar agua y linterna, además de bocata) toca salir a la pista principal y cruzar el primer puente sobre el río Borosa, el cual, unos metros más abajo entregará sus aguas al gran Guadalquivir (aunque aquí no tanto, pues va casi recién nacido). Tropezamos con un panel que nos informa de manera básica de parte del recorrido a realizar, pues nosotros subiremos un poco más de lo que en él se nos indica. Giro a la derecha y con rumbo SurOriental, a la vera del río Borosa vamos, por su margen derecha inicialmente, aunque son muchas la veces que vamos a cambiar la misma, pues pasaremos por una docena de puentes a lo largo de este trayecto de ida río arriba. Son muchos los guapos rincones que vamos a tropezar en nuestro largo recorrido, por lo que resulta complicado compartir fotográficamente todos los guapos detalles, solo dejaremos unos cuantos. Así dejamos de lado la potente fuente de los Artilleros, para centramos en el verdoso color del remanso del Charco de la Cuna o una primera cascada (nuestra pasión y motivo principal de esta jornada), en unos sorprendidos gamos que acaban de bajar a beber al río o en la entrega de las cristalinas aguas del arroyo de Las Truchas en la poza del Charco de Gracea.

(Río Borosa, el protagonista de hoy, lo recorreremos hasta su nacimiento en Aguas Negras)

(Panel inicial del recorrido, lo leemos y cruzamos la barrera que impide el paso de vehículos)

(Llamativo color del río en el remanso del Charco de la Cuna, extensible a todo el recorrido)

(El río Borosa y sus inumerables cascadas, nuestra pasión)

(Un momento para leer las normas del espacio protegido)

(Gamos recién hidratados en las cristalinas aguas del río Borosa)

(Precioso el lecho del final del arroyo de Las Truchas en la poza del Charco de Gracea)

Cuando llegamos al aparcamiento lo encontramos solitario, pero poco a poco la gente empezó a llegar y superarnos, somos tan tranquilos y contemplativos, resulta muy fácil hacerlo. Parece ser que en “días punta” se produce cierta saturación de gente, nosotros para tratar de evitarla procuramos programarla para un día laboral de la semana. Pasamos el segundo puente de la jornada, el de los Caracolillos y seguimos disfrutando y leyendo, pues son abundantes los paneles informativos en la parte del sendero hasta la Central del Salto de los Órganos, después el tema se pone un poco más caliente. Para ubicarnos decir que vamos entre la linde de los Términos municipales de Santiago-Pontes y La Iruela, al final de nuestro recorrido, en el embalse de los Órganos incorporaremos otro más, el de Cazorla. Con estas cuitas llegamos a otro puente más y pronto a la zona del Vado Rosales, donde toca desviarse de la ancha pista para empezar a entrar en la famosa y preciosa Cerrada de Elías.

(Puente de los Caracolillos, van a ser unos cuantos, casi todos en el tramo del sendero hasta la central)

(Otro puente más y cambio de vereda de las verdes aguas del Borosa)

(Vaso Rosales, desvio para ir a la Cerrada de Elias, ± 3,3 K / ± 750 m.a. / 10:45 h. / Pto. 2 Mapa)

No llegamos de inmediato al punto, para mí, más impactante de todo el recorrido durante esta jornada, quizás en otras circunstancias la parte de Los Órganos le ganaría la palma a la Cerrada de Elías, pero hoy... Antes de entrar en ella tenemos un pequeño paso bajo la sombra de las encinas, además del paso sobre el río mediante dos puentes más. De lado vamos dejando preciosas estampas, el río se remansa, en ocasiones por escalones. Las postales está aseguradas, un anticipo de lo que nos espera cuando llegamos al puente que nos da la entrada en la cerrada.

(Paseo bajo las encinas a la vera del río, en busca de otro puente para pasar, otra vez más, al otro lado)

(Ya casi perdemos el número de puentes que llevamos pisando)

(Una vez por la derecha, otra por la izquierda del río, pegados a la roca)

(Otro puente más sobre aguas cristalinas, con un precioso color verde esmeralda)

(El río desciende tranquilo, formando preciosos remansos)

(En ocasiones formando un precioso escalonado)

Al fin llegamos al puente que nos da la entrada en la Cerrada más pura, creo que hace el número seis. A partir de este punto, si no fuera por la pasarela artificial montada por la mano del hombre no podríamos pasar. Los farallones rocosos solo dejan paso a las cristalinas aguas, ¿o será al revés?, pues supongo que será el curso del agua quien se habrá hecho paso entre las rocas. A partir de una preciosa fuentina, es todo un placer caminar sobre el río durante unos quinientos metros. Disfrutando de las preciosas hoyas verdes que vamos contemplando, podíamos decir, bajo nuestros pies. Toda una gozada y placer. Así que no quedó otra que apretar el botón rojo de la cámara y grabar un pequeño video, esto había que inmortalizarlo.

(Puente de entrada a la Cerrada de Elías, ± 4,3 K / ± 785 m.a. / 11:10 h. / Pto. 3 Mapa)

(Precioso detalle del inicio de la Cerrada de Elías)

(Por si la boca se nos seca de tanto abrirla tenemos una guapa fuentina)

(No queda otra que sacar todos lo elementos tecnológicos para inmotalizar este bello paraje)

(Creo que si no fuera por la mano del hombre, muy complicado sería pasar por esta estrecha foz)

(-¿Cómo pasaríamos por aquí?, creo que imposible, si acaso en bañador)

 

(Si tienes algún problema en la visualización del video pincha este enlace e irás directamente a su visualización)

Si las encinas nos acompañaron a la entrada de la Cerrada, las mismas nos acompañaron en la salida. Su compañía nos devolvió, de nuevo, a la ancha pista que habíamos abandonado en la zona del Vado Rosales. Ahora por ancha traza, lo que menos nos gustó de toda la jornada, un poco más estrecha sería mucho más natural. Un puente más, al poco otro, el sino de esta larga jornada. Intentando fotografiar las diferentes mariposillas que nos vamos encontrando, además de las florecillas.

(Las encinas nos dieron la entrada en La Cerrada y también la salida)

(Salida de la Cerrada de Elías y de nuevo en pista, ± 4,7 K / ± 800 m.a. / 11:25 h. / Pto. 4 Mapa)

(Otro puente, a la otra vera del Borosa)

(¡Otro más!)

(Entre puente y puente... ¡una guapa mariposina!)

Con cómodo caminar, con alguna fuente, en pequeña pendiente de ascenso, así quedando el río cada vez más abajo, con alguna incorporación lateral, como la del arroyo del Tejo, discurriendo por alguna cerrada como la del Puente de La Piedra. Con los altos farallones al fondo, por alguno de ellos vamos tener que pasar al final. Salimos de la zona de influencia de la cerrada y llegamos a una verde planicie, aquí un grupo de jóvenes nos adelantan con cierto alboroto, lo que siempre incordia cuando tu interés es contemplar fauna salvaje, además de chocar con las normas (escritas o no) de una espacio natural. Pese a todo, las mariposillas sin más preocupadas de su trabajo, así que aprovechamos su laboriosidad.

(Poco a poco vamos ascendiendo, discurriendo el río por otra cerrada más, la del Puente de Piedra)

(Con alguna incorporación lateral, como el arroyo del Tejo)

(La zona más cerrada de la foz se queda atrás y una verde pradera nos recibe)

(Una bella mariposina está a lo suyo, libando con ganas)

Atrás dejamos la zona de explanada y toca virar claramente al Sur, al fondo vemos los farallones bajo los cuales se encuentra la Central Hidroeléctrica del Salto de los Órganos, ya nos queda muy poco. En este tramo nos encontramos con un tramo geológico muy interesante, las capas de piedra van en corte oblicuo, una preciosa ladera cargada además de numerosos árboles. Un sitio muy singular. Sin mucho más esfuerzo tenemos a la vista el paredón que veníamos viendo desde hacía un tiempo, con un trazado de tubería que baja desde las estribaciones del Picón del Haza hasta la blanca central hidroeléctrica. Por si no estamos muy informados de cómo funcionan este tipo de instalaciones, un gran panel nos lo explica.

(En avance hasta la ya cercana central, encontramos esta singular capa de piedras en corte oblicuo)

(Central Hidroeléctrica del Salto de los Órganos, ± 7,5 K / ± 915 m.a. / 12:20 h. / Pto. 5 Mapa)

(Tuberías que desciende vertiginosamente el agua desde las estribaciones del Picón del Haza)

(Fin de sendero)

Como es habitual en este tipo de instalaciones, la misma está cerrada por una valla y el camino discurre a su lado, al final nos encontramos con una fuente y un letrero vertical que nos informa: “Fin de sendero”. Nos quedamos sorprendidos, pero solo un poco, pues el camino continua, pero tiene una traza más montañera, lo que nos agrada.

Como ya comentamos el recorrido de hoy va a ser un poco largo, esto se traduce en un mapa largo, así que lo vamos a trocear un poco y dejar aquí el primer tramo, precisamente el que coincide con el camino más cómodo y accesible, el que va desde el parking hasta la Central Hidroeléctrica, poco más de siete kilómetros y menos de 250 metros de desnivel positivo.

(Tramo 1º entre el Parking - Río Borosa - Cerrada Elias y Central / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

Estábamos comentado estas incidencias y refrescándonos un poco, cuando vemos un bicho de llamativos colores moverse tranquilamente, nos arrimamos con tiento y observamos que se trataba de un lagarto. Su preciosa gama de verdes con pintas azules nos daban mucho juego fotográfico, además él ni se inmutaba, así que aprovechamos. Después no quedó otra que arrancar camino arriba, pasando otro puente más, aunque este sobre un riega lateral. Ahora ya no íbamos por la cómoda y ancha pista, no, a partir de La Central todo va ser camino montañero, donde las botas no vienen nada mal, pues resulta un terreno muy irregular.

(Antes de reanudar la marcha más montañera, nos recreamos fotografando a un llamativo lagarto)

(Nos dio mucho juego fotográfico, pues él ni se inmutaba)

(Otro puente más, creo que el último de más de una docena de ellos)

(La dirección está clara, también el punto final, aunque aún queda)

El desnivel ahora sí que empieza a ser considerable, nosotros avanzamos pegados a la peña, llevando el río de compañero de nuestra mano derecha. El terreno va muy roto con grandes cambios de nivel, dejándonos diferencias considerables donde al curso del agua no queda otra que descolgarse dejándonos una sucesión de saltos de agua. Como pudimos comprobar en la Cerrada de Elías, el Borosa no lleva mucha agua, lo cual nos desilusiona un poco, pues no podemos contemplar estas grandes y llamativas cascadas que tanto nos apasionan. Habíamos elegido el mes de junio precisamente por la riqueza en agua, pero, según nos contaron los lugareños, es mejor el de mayo.

(Ahora el terreno va muy roto y con grandes desnivel, obligando al Borosa a descolgarse)

(Dejándonos preciosos rincones y cascadas, aunque no con la fuerza que nos hubiera gustado)

(La ancha pista quedó atrás y ahora toca el camino montañero, donde unas botas no viene nada mal)

(A falta de señalización, aparecen los jitos, aunque el camino está claro, no quedan muchas opciones)

(Por si teníamos dudas de lo abrupto del terreno, un cartel en tres idiomas nos pone al día)

Entre una rala vegetación pero con una grandes roca sobre nosotros (advertidos estábamos del peligro de desprendimiento) el camino se vuelve mucho más abrupto. Pensamos que si el atisbo de tormenta que tuvimos después de la salida de la Cerrada de Elías se hubiera confirmado aquí lo pasaríamos realmente mal, no quiero pensar la cantidad de broza que empezaría a caer desde arriba. Seguimos con estas cuitas en fuerte ascenso, observando el cauce casi seco por donde discurre el Borosa. Atrae nuestra atención la marca del nivel de agua pasada, la verdad que es muy importante. También los desplomes entre rotura y rotura, con más caudal sería una gozada. Llegamos a una zona de barandilla que nos protege de la caída, escuchamos los chillidos de los chavales que llevábamos por delante, nos asomamos y allí estaban tirándose a la verde poza de una preciosa cascada. Habíamos leído, río abajo, la prohibición (entre otras) de no bañarse pero…

(Entre grande rocas vamos, insignificantes se nos ve bajo ellas)

(Observando los desniveles por los que se descuelga el Borosa, observar el nivel de las aguas pasadas)

(El río se descuelga y nosotros tenemos que remontarlo lateralmente)

(Saltos de agua y pozas entre grandes rocas, ± 8,7 K / ± 1020 m.a. / 12:45 h. / Pto. 6 Mapa)

(Habíamos leido que estaba prohibido bañarse pero allí estaba la juventud disfrutando con su tiradas)

Nosotros no estamos par envidiar esos largos saltos al vacio que una y otra vez los chavales repetían, así que allí los dejamos gozando de sus “locuras”. Decir que en la documentación previa a nuestra visita al Borosa, contemplamos muchas fotografías de gente bañándose en su cristalinas aguas, así que nos extraño un tanto el letrero inicial. Tiramos para arriba y nos dedicamos a nuestra pasión por las bellas florinas, las cuales son muchas, aunque, como va a ser un ruta larga, no nos agachamos mucho para fotografiarlas, solo de vez en cuando, especialmente para fotografiar una pequeña preciosidad que era la que más se repetía, posiblemente Geranium Cataractarum, aunque no lo tengo muy claro, en este mundo... Después una revueltas más y en la zona de los Órganos nos plantamos, pronto tendríamos el gran salto a la vista, aunque, visto el caudal de agua, no con muchas esperanzas.

(Preciosa florina, la que más se repitió en nuestro paseo Borosa arriba)

(Poco a poco llegamos a chocar con los farallones, ya estamos cerca de otro objetivo más)

(Aunque alguna revuelta más tenemos que dar entre las grandes rocas)

(Los Órganos, nos desvimos para ver el salto, ± 9,5 K / ± 1110 m.a. / 13:00 - 13:40 h. / Pto. 7 Mapa)

A eso de la una de la tarde alcanzamos las proximidades lo que podría ser el punto culminante de la jornada andariega río Borosa arriba, hablamos del famoso Salto de los Órganos. Una preciosa cascada que discurre por la fisura entre dos grandes macizos (Picón del Haza y Poyo Cerezo) que sujetan la planicie húmeda donde se ubica la laguna (pantano mejor) de Aguas Negras o de Los Órganos. Para verla en toda su extensión tenemos que desviarnos a la derecha unos cuantos cientos de menos de camino principal que asciende a la parte alta girando a la izquierda. Para allá vamos y nos encontramos con lo que nos temíamos, que el agua no baja en la cantidad suficiente como para dejarnos una preciosa estampa. ¿Causas?, pues que no estamos muy sobrados de agua y la poca que discurre va por la canal camino de la Central Hidroeléctrica, pronto podremos verla en vivo y en directo. Una pena, pero nos conformamos con lo que nos tocó en suerte e inmortalizamos el momento que compartimos.

(Salto de los Órganos, aunque hoy no está en su mejor momento)

(Cascada del Salto de los Órganos, ± 9,8 K / ± 1150 m.a. / 13:20 - 13:40 h. / Pto. 8 Mapa)

(-¿Hace una foto de pareja?)

(-¡Pues sí!, ya que estamos hay que aprovechar, no vamos a ser desagradecidos)

Comentar que cuando nos plantamos delante de la cascada, al borde de la verde poza que allí nos encontramos, sin esperarlo, Mary que iba unos metros por delante, da un pequeño chillido: -¡Vaya susto!, una culebra de agua, dice. Tras sobreponerse, logra sacarle un par de fotos para aumentar nuestra personal colección de bichos, reptiles y otros, además de poder verla un servidor. Susto y fotos a parte, toca volver al camino principal y empezar a mirar para arriba. Efectivamente, estamos bajo la gran muralla del Picón del Haza. Observamos unos llamativos agujeros en medio de la roca, no son nidos de grandes buitres, sino por donde vamos a pasar nosotros en poco tiempo, por donde discurre la canalización del agua que abastece la Central Hidroeléctrica. Para entrar por su entrada Norte, tenemos que virar al NorEste e iniciar una dura pendiente de acceso, además de un poco pedrera y resbalosa.

(Un pequeño susto, posiblemente una culebra viperina - Natrix maura)

(De nuevo en el camino, ahora hacia los tuneles, ± 10,1 K / ± 1110 m.a. / 13:45 h. / Pto. 7 Mapa)

(Detalle de los agujeros por donde discurre la canalización del agua, por ahí dentro vamos pasar)

(El terreno que nos permite ascender hasta la entrada del tunel es muy descompuesto)

(¡Uff, qué poco me gusta esta "piedra" en el camino!, ya nos lo advertía el cartel)

Llegamos a la altura de la canal del agua y toca cambiar de dirección e ir de Norte a Sur atravesando la montaña por el túnel donde discurre el agua que fue remansada por la mano del hombre en el embalse que existe al otro lado. Es hora de sacar de la mochila el frontal lumínico que nos había recomendado nuestro amigo Eduardo, pues tenemos dos tramos de túnel. El primero es el más largo, de unos trescientos metros, y pese a que tiene varias ventanas por el medio (las que vimos desde abajo) en los tramos intermedios la oscuridad es total. Sin un punto de luz podemos tropezar y caer al agua o pegarnos un buen mamporrazo con la dura roca.

(Entrada tunel nº1 de 300 mts., ± 10,4 K / ± 1225 m.a. / 13:55 h. / Pto. 9 Mapa)

(Hora de iniciar un largo y oscuro paseo a la vera del canal de agua)

(También de encender nuestras frontales o linternas)

(De vez en cuando tenemos un ventanal, pero es insuficiente su luz para iluminar el largo tunel)

(Si asomamos la cabeza por uno de los ventanales, en lo fondero podemos ver el camino)

(Ya se acaba el primer tunel, lo superamos sin novedad)

(Salida del tunel nº1, ± 10,7 K / ± 1225 m.a. / 14:00 h. / Pto. 10 Mapa)

Salimos del primer túnel sin ningún tropezón indeseado, ahora a caminar a luz abierta a la vera del canal. Unos metros y nos encontramos justo por encima del Salto de los Órganos, allí mismo existe una esclusa que de ser abierta el mismo llevaría un buen chorrón, pero el agua tiene otros fines más lucrativos y menos lúdicos, debe mover la turbina de la Central Hidroeléctrica y producir Watios. Tras estas pequeñas lucubraciones no muy profundas, nos entretenemos con una guapa mariposina sobre una planta muy común en las sierras por las que nos estamos moviendo estos días. Después el segundo túnel, este mucho más corto, menos de cien metros, así que rápidamente lo dejamos atrás.

(Justo encima del Salto de los Órganos)

(Posiblemente una Plebejus argus libando sobre una planta muy común de la sierra)

(A la vera del canal en busca del segundo tunel)

(Entrada tunel nº 2 de 90 mts., ± 11,4 K / ± 1240 m.a. / 14:10 h. / Pto. 11 Mapa)

(Este es más corto, así que acabamos primero)

Cien metros más acompañando al canal y nos plantamos en el gran dique que sujeta las Aguas Negras por la izquierda y las que vienen de la laguna de Valdeazores por la derecha, así nos plantamos ante el embalse de los Órganos. Suponemos que obra hidroeléctrica para la que previamente se realizó la ancha pista inicial y camino posterior (con sus negros túneles incluidos) que hoy estamos recorriendo. Es hora de unos minutos contemplativos ante la masa de verde agua, con el Puntal de las Iglesias como imparcial árbitro rocoso. Nos encontramos en la confluencia de tres términos municipales muy serranos, el Santigo-Pontes al Este (a nuestra izquierda), Cazorla al Sur (en el medio) y La Iruela al Oeste (a la derecha).

(Un ciento de metros más y nos plantamos ante el embalse de los órganos y el Puntal de las Iglesias)

(Embalse de los Órganos, T.M. Cazorla, ± 11,6 K / ± 1240 m.a. / 14:15 h. / Pto. 12 Mapa)

(Aguas Negras por la izquierda y la laguna de Valdeazores por la derecha)

De momento no cruzaremos todo el dique para pasar al otro lado, pues antes nos vamos a tirar a la izquierda para subir hasta el Nacimiento de Aguas Negras, lo que algunos llaman la fuente del Borosa. Se trata de un pequeño desvio de unos trescientos metros para acercarnos hasta un bello e interesante rincón de estas sierras, se trata de un acuífero subterráneo que parece que viene de la altiplanicie de los Campos de Hernán Perea (un paraje que tenemos apuntado para visitar pero no sé si lo lograremos, son muchas las opciones). Lateralmente viene un arroyo, miramos en el mapa y nos informa que se trata de Ramblaseca, así que con ese nombre nos imaginamos que su caudal no será muy constante.

(De momento, no cruzamos el dique y nos vamos por la izquierda hacia el nacimiento de Aguas Negras)

(Por un camino un poco angosto, entre encinas y pinos)

(Nacimiento del Aguas Negras, ± 11,9 K / ± 1250 m.a. / 14:20 - 14:30 h. / Pto. 13 Mapa)

Al Nacimiento de Aguas Negras llegamos en solitario, pero pronto escuchamos que llegaba más gente, así que aprovechamos el momento para grabar un pequeño video. Aquí os lo dejamos como testimonio de como brota el agua, nada que ver con la excursión del día anterior al nacimiento del río Guadalquivir, que no echaba una lágrima de agua, por algo el Borosa es uno de sus grandes aportes.

 

(Si tienes algún problema en la visualización del video pincha este enlace e irás directamente a su visualización)

Después llegó la gente, hora de retirarse para volver hacia el dique del embalse y cruzarlo, teníamos intención de conocer el último hito de la larga jornada andariega por el río Borosa, hablamos de la Laguna de Valdeazores. Unos metros después de cruzar nos encontramos con un ancho camino que después se convertirá en pista. Vamos camino de la cola del pantano bajo el cobijo de unos pinos, la vegetación lateral es muy tupida, así que no podíamos ver mucho, alguna mancha de agua verde, cañaverales y otro dique pequeño que debía regular las aguas de la laguna que vamos a visitar.

(Embalse de los Órganos, ± 12,2 K / ± 1240 m.a. / 14:35 h. / Pto. 12 Mapa)

(Tras un inicial camino el mismo se va ensanchando hasta convertirse en una ancha traza)

(La vegetación que rodea al embalse en grande así que poco pudimos ver)

(Depués una larga pista que nos guia al borde de la laguna de Valdeazores)

(Un dique mucho más pequeño que el de Los Órganos y llegamos a la laguna de Valdeazores)

(Laguna de Valdeazores, ± 13,5 K / ± 1275 m.a. / 14:50 h. / Pto. 14 Mapa)

Ni rastro de los patitos que nos informaban en un gran panel que el transito tropezamos, a buen cobijo estaban. Al final pillamos un claro y nos encontramos con gran cantidad de peces. Nos fuimos hasta el final de la laguna para buscar un lugar apropiado para comer el bocada, especialmente fuera de la gran pista, asunto que encontramos a la vera del ya arroyo de Valdeazores.

(Detalle de la verde Laguna de Valdeazores)

(Muchos peces vimos, por algo lo de "Refugio de pesca")

(También zapateros en clara suspensión sobre el agua)

(Más florines y... ¡hora del bocata!)

(Ayo. Valdeazores, T.M. La Iruela y Cazorla, ± 13,8 K / ± 1285 m.a. / 15:00 - 16:00 h. / Pto. 15 Mapa)

Una hora nos relajamos en las inmediaciones del arroyo, mientras nos reponíamos un poco del calor y del esfuerzo, comentábamos la pequeña decepción que nos deparó esta pequeña laguna, esperábamos una parecida a las nuestras norteñas, mucho más abierta, pero no era así, no todos los patrones se repiten. También realizamos las últimas anotaciones sobre el mapa, sobre el segundo pliego del mismo, el que va desde la Central Hidroeléctrica hasta donde ahora nos encontramos. Así, creo que es el momento de dejar aquí el recorrido que realizamos sobre el mapa del IGN, que junto al GPS, es material indispensable para hacer la ruta con cierta seguridad, pues, aunque la ruta sea fácil siempre surge alguna duda y no siempre te vas a encontrar a un lugareño u otro montañero para resolverla.

(Tramo 2º entre C. H. - Órganos - Aguas Negras - Valdeazores / ‘© INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL DE ESPAÑA’)

A las cuatro de la tarde cargamos de nuevo nuestras mochilas, volvemos a sacar nuestros frontales y linternas (pues pronto los volveremos a utilizar) e iniciamos el largo camino de vuelta. Unos trece kilómetros nos quedan por delante deshaciendo nuestros propios pasos, lo que siempre puede resultar un poco incómodo, sobre todo si estamos acostumbrados a realizar recorridos circulares, pero en este caso no resulta tanto pues son muchos los bellos detalles que podemos volver a contemplar, disfrutándolos por partida doble.

(De nuevo sobre el camino, sobre nuestros propios pasos, río Borosa abajo)

Como es habitual en nosotros el regreso resultó tranquilo, no nos apuramos mucho y casi echamos, pese a ir en descenso, el mismo tiempo que la subida, claro ejemplo del repaso contemplativo y fotográfico que realizamos. Creo que no procede volver a documentar el camino de regreso, con los numerosos detalles fotográficos y de vídeo que ya compartimos. Esperamos y deseamos que sea más que suficiente para poder ilustrar claramente la belleza del paraje por el que hoy hemos caminado. Está bien claro que por algo figura en el ranking de las rutas más famosas de España, está clara que su fama no es gratuita, aunque por nuestra parte algún reparo si le podríamos pero no nos vamos a poner “tikis mikis”, que hemos disfrutado mucho y no queremos ser desagradecidos.

Pasadas las ocho de la tarde llegamos a las proximidades del río Guadalquivir, hemos recorrido dos veces el cauce del río Borosa, disfrutándolo a tope. A mitad de camino, en una parada técnica, nos encontramos con una pequeña sorpresa, a una mamá jabalí con su amplia rueca. Pena que nuestra máquina fotográfica no estuviera tan a la mano y solo nos quedamos con una foto (desde una lejanía prudencial) testimonial de la "mami" tras poner los rayones a salvo, hubiera sido un precioso broche de oro y brillantes.

Ahora queda volver a nuestro lugar de alojamiento, en el precioso pueblo serrano de Cazorla y repasar los apuntes para la salida del día siguiente, la cual será corta, pues hoy ya vamos un poco calientes, aunque con muchas ganas del volver a la sierra, que aún nos queda mucho por disfrutar.

 

JFCamina

Para referencias sobre la zona correspondiente en www.jfcamina.es

 

 


Deja tus comentarios

 

* Para volver a ver otra ruta cliclea aqui: www.jfcamina.es

* Aviso: En estos documentos solo tratamos de narrar la experiencia personal vivida al realizar nuestros recorridos, los itinerarios que aquí describimos son orientativos. Queda a la responsabilidad de quien realice la ruta el tomar las medidas de seguridad apropiadas para cada dificultad, que dependerán muchas condiciones, entre ellas el estado del terreno, la altitud, la meteorología, etc... así como la preparación tanto técnica como física de las personas que realicen la actividad.